RAFAEL MATEOS "PICA " (XXXX - 1911)

Foto cortesía del Sitio Web Taurino Who´s Who de Dale Pierce

Picador de toros muy respetado y confiable que fue lesionado en la Plaza de Santander el 26 de julio de 1911 al caer de su cabalgadura, sufriendo graves lesiones internas, tales que fue difunto el 1 de agosto de 1911. “Pica” es tristemente descuidado en la mayoría de los libros que tratan con las víctimas de los toros. (Crónica de Mr. Dale Pierce)

 

Por su parte, el erudito taurino español, don  Juan José de Bonifaz Ybarra, en su libro “Víctimas de la Fiesta”, refiere que <<Rafael Mateos (Pica) falleció en Cartagena el 1 de agosto de 1911 a resultas de las lesiones que le propinó una res el anterior 26 de julio en la plaza de Santander. "

 

En el estudio cronológico “Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941” de los doctores Puertas y Celis,  aparece lesionado en día indeterminado del mes de julio de 1911 y que falleció el 1 de agosto de 1911.

MANUEL DÍAZ HERRERA "MINUTO CHICO" (1884 - 1911)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/manuel-diaz-vargas-minuto-chico.html

Matador de toros que nació en Sevilla el 15 de febrero de 1884, era sobrino de Enrique Vargas (Minuto). El 3 de septiembre de 1911 se produjo la única cogida mortal ocurrida en la Plaza de Toros de Alicante. El novillo “Faccioso”, de la ganadería de D. Samuel Flores, acabó con la vida del torero sevillano Manuel Díaz “Minuto Chico” siendo muerto al día siguiente a los 27 años de edad. Fue el tercer toro de la tarde, y al darle “Minuto Chico” los primeros lances, en un capotazo fue enganchado por la entrepierna y sufrió una gran cornada que tuvo fatales consecuencias, ya que la herida contusa en la cara antero-interna, del tercio medio izquierdo hacia arriba, tenía 25 centímetros de profundidad e interesaba la piel, tejido celular, músculos, así como el desgarro de la arteria femoral, terminó con su vida a las siete de la mañana del siguiente día, 4 de septiembre de 1911. Esa tarde compartía cartel con Andrés Nebot "Esparteret”.


Refiere el cronista coetáneo D. Juan Moreno Castro, que “El Cossío” le considera novillero, pero que en algún lado ha leído que recibió la alternativa concedida por su tío Enrique Vargas "Minuto". Al respecto del suceso, d. Manuel Ledesma (Matador de Toros y cronista) refiere a forma de contar sobre el suceso,  que no le tocaba esa suerte tan negra,  sino que su destino llevó sus pasos al desenlace:" Cuando Andrés Nebot, "Esparteret" pasaba de muleta a "Faccioso" de la ganadería de Sabino Flores, a Manuel Díaz Herrera, "Minuto Chico", le pareció oportuno darle un capotazo, con tan mala suerte que resultó corneado en el triángulo de Scarpa del muslo izquierdo con rotura de la femoral. El hecho tuvo lugar el día 3 de septiembre de 1911en la Plaza de Toros de Alicante, en cuya enfermería fallecería a primeras horas del siguiente día."

 

Por su parte don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino español,  refiere así su trágica singladura taurina en su obra “Víctimas de la Fiesta” << no le correspondió en el sorteo a Manuel Díaz Herrera (Minuto chico) aquel astado de la divisa de Sabino Flores llamado “Faccioso”, lidiado en tercer lugar en el festejo celebrado el 3 de septiembre de 1911 en la plaza de Alicante. Le había tocado a Andrés Nebot (Esparteret), quien le estaba pasando de muleta cuando a “Minuto Chico” le pareció oportuno darle un capotazo, con tan mala fortuna que resultó corneado en el triangulo de Scarpa del muslo izquierdo, con rotura de la arteria femoral. En la misma enfermería del coso dejaría de existir cuando comenzaba el siguiente día. "

El historiador contemporáneo, José Antonio Román Romero refiere de este trágico personaje de la fiesta que: MANUEL DÍAZ HERRERA, "MINUTO CHICO", nació en Sevilla el 15 de Febrero de 1884. Hizo su debut como matador, en Constantina el 25 de, Julio de 1905. Vistió el traje de luces por vez primera en Cartagena el Domingo de Pascua de 1906, alternando con "Parraito". Sin haber toreado en Madrid y Sevilla, era muy conocido de la afición, pues en plazas de segundo y tercer orden toreaba muy poco. Era valiente y habilidoso. No tuvo más que una cogida en Albacete el 8 de septiembre de 1908, en que un toro de Flores le dio una cornada en el muslo derecho. El 3 de septiembre de 1911, fue a estoquear en unión de Esparteret, cuatro novillos de D. Higinio Flores á la plaza de Alicante. En el tercer toro llamado «Faccioso», retinto y muy grande, al dar un capotazo para ayudar a Esparteret, cuando le toreaba de muleta, es cogido Minuto chico, resultando con una tremenda cornada de unos veinticinco centímetros, en el muslo izquierdo con rotura de la femoral, lo que fue causa de su fallecimiento al día siguiente. Era sobrino de "Minuto", y usaba el apodo de "Minuto Chico", la herida, aunque al pronto creyó el desventurado diestro que no tenía importancia, era mortal, tan mortal, que el pobre torero no salió de la enfermería, donde, á pesar de los solícitos cuidados con que fue atendido, pereció antes de las veinticuatro horas de la cogida. . El entierro constituyó una manifestación de duelo imponente.


Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

MANUEL LAGARTO "PATOLAS" (1879 - 1911)

Cortesía del historiador Mario Sánchez
http://www.fotomadrid.com/verArticulo/76

Novillero cogido por un novillo el 5 de septiembre de 1911, y muerto el 11 del mismo mes de septiembre de 1911. (Fuente: Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941 de los Doctores Puertas y Celis)

Don Diego Ledesma, matador de toros y respetado cronista taurino, refiere de su suerte lo siguiente: << en Pozuelo de Alarcón encontraría la muerte el novillero Manuel Lagarto, "Patolas", cuando intervenía en una función taurina el día 5 de septiembre de 1911. Corneado en el ano, con importantes desgarros en el recto, fue trasladado al Hospital madrileño de La Princesa, donde falleció el siguiente día 11. "

He encontrado en la web un cartel de la Plaza de Toros de Tetuán del domingo 24 de mayo de 1908 donde se lidian  6 novillos-toros de don Félix Sanz por los novilleros: Antonio Villa “Habla Poco”, Manuel Lagarto “Patolas” y Remigio Frutos “Algeteño”


Manuel Lagarto "Patolas"
Cortesía del historiador José Antonio Román Romero

Al respecto de este lidiador, el erudito Juan José Zaldívar Ortega refiere que << fue un matador de novillos y banderillero madrileño nacido hacia el año de 1879, que la tarde del 5 de septiembre de 1911 recibió una gravísima cornada en el vientre, en la placita de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Aquél día se celebró una capea y una de las dos reses que había de estoquear “Patolas”, de casta desconocida, le dio una terrible cornada al entrar a matar, expirando el 11de septiembre de 1911 en el Hospital de La Princesa, de Madrid. Manuel Lagarto fue un torero inteligente y con mucha simpatía. Tuvo más éxito como peón de brega que como novillero. Su vida torera se deslizó principalmente por capeas y plazas de menor importancia en los pueblos castellanos, como en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias, donde era muy popular y querido. En 1899 actuó de matador en la Plaza de Toros de Carabanchel Bajo, y siguió su obscura labor por los pueblos, trabajando unas veces como estoqueador y otra como banderillero de los diestros principiantes.  Hasta el 11 de marzo de 1911 no consiguió pisar el suelo madrileño; ese día actuó en su arena como banderillero en una corrida en la que se lidiaron novillos de la viuda de Pérez Tabernero. Escuchó muchos aplausos aquella tarde, y actuó algunas veces más. "


Manuel Lagarto "Patolas" y su hijo
Cortesía del historiador José Antonio Román Romero

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino español, refiere así su trágico infortunio en su obra “Víctimas de la Fiesta” << en el extrarradio madrileño, Pozuelo de Alarcón, encontraría su fin Manuel Lagarto (Patolas), al intervenir en una función taurina de escasa categoría celebrada el 5 de septiembre de 1911, en cuyo transcurso fue corneado en la zona anal, con desgarros en el recto. Llevado urgentemente al madrileño Hospital de La Princesa, allí dejó de existir en la tarde del día 11 de septiembre de 1911. "

Una de las dos incineradoras donde iban a parar y quemar los cuerpos de los ejecutados por la Inquisición, se encontraba a las afueras de la puerta de Fuencarral, en lo que hoy es la glorieta de Ruiz Jiménez. Después de muchos años de recibir cuerpos que eran convertidos en cenizas, fue clausurado a principios del siglo XIX, quedando libre un amplio solar que durante muchos años permaneció yermo, porque nadie quería construir sobre terrenos tan macabros. Pero en el año 1836 se construyó en este solar el Hospital de la Princesa, cuyo nombre le fue dado para conmemorar el natalicio de la futura reina Isabel II. Algo de maleficio debía tener el lugar, porque a los 18 años tuvo que ser rehabilitado, ya que, sin saber por qué, se encontraba a punto de la ruina. El hospital fue derribado en los años 60 del siglo XX, y hasta 1974 no se construyó sobre el solar. Los arquitectos Fernando Higueras y Antonio Miró levantaron por encargo varios edificios de viviendas militares con hormigón blanco, decorándolo con numerosas plantas naturales colgantes. A la hora de la cimentación aparecieron restos del viejo quemadero, lo que despertó algunas supersticiones. (Ángel del Río/ Diario El Mundo). Estos edificios han sufrido, en los últimos tiempos, como síntoma de su declive, un cambio deplorable en su aspecto, al perder la vegetación que los cubría, y al pintar de color pastel, el sobrio y desnudo hormigón natural que poseía; incluso el eximio arquitecto Higueras, ya fallecido, llamó "peoras" a las mejoras realizadas, y curiosamente, los locales comerciales en ese aciago sitio, han permanecido cerrados y en litigios durante dos décadas, como si el comerciar en Campo Santo fuese mal visto por tantos inocentes que fueron calcinados. En ese Hospital de La Princesa, edificado sobre cenizas de muertos, falleció también, por cogida, en 1916, el novillero Ángel Álvarez (Angelillo); el ganadero de Brunete (Madrid), Pedro Fernández Rodríguez, corneado bárbaramente en 1921; lo mismo que el banderillero Guillermo Peregrinal (Chatillo de Madrid) corneado en 1924.

En la revista "Toros y Toreros" de 1911 (Detalles y Apreciación de la Última Temporada Taurina), de don M. Serrano García-Vao (Dulzuras), refiere en las páginas 267 y 268, que el joven Manuel Lagarto, "Patolas", era muy popular en algunos barrios de Madrid, y muy especialmente entre el público que asistía á la plaza de toros de Tetuán. Luchaba hace años por abrirse paso, y no pasaba de ser un banderillero trabajador y peón entendido, que mataba en algunas corridas. Este año lo había hecho en Tetuán el 29 de enero. También había debutado como banderillero en Madrid el día 5 de marzo. El día 5 de septiembre, en la novillada capea de Pozuelo, fue cogido por uno de los toros, y resultó con una cornada en el esfínter, de 17 centímetros de extensión, que le interesó el recto. Conducido al Hospital de la Princesa, falleció á las siete de la tarde del día 11.

JOSÉ ANTONIO GARCIA "ZURDO HIJO " (1893 - 1911)

Cortesía del historiador José Antonio Román Romero

Rehiletero cogido por un novillo el 11 de septiembre de 1911 y que falleció el día 12 siguiente a resultas de sus heridas. (Fuente: Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941, de los doctores Puertas y Celis)

Don Diego Ledesma, matador de toros y cronista,  refiere del suceso lo siguiente: <<al poco de iniciarse en su profesión torera, fallecería el banderillero José García "Zurdo", cuando intentó quebrar a cuerpo limpio a un novillo de la ganadería de Juan Contreras. El hecho ocurrió en Badajoz el día 8 de septiembre de 1911. Las lesiones internas sufridas por el modesto subalterno le ocasionaron la muerte en la mañana del siguiente día. "

Don Juan José Zaldivar Ortega, refiere en su obra “Víctimas del Toreo”, que <<José –Antonio- García (el Zurdo), banderillero y peón de brega principiante, hijo de Antonio García (el Zurdo), que prometía ser bastante hábil en su profesión. El 8 de septiembre de 1911 se celebró en Badajoz una novillada con ganado de don Juan Contreras sin picadores, y en ella actuaron los jóvenes Juan Molina (Lagartijo chico) y Enrique Ruiz (Machaquito II). En el cuarto novillo se arrojaron al ruedo, con el permiso presidencial, los aficionados (el Tato) y (el Gaditano), que banderillearon regularmente. José García, picado en su amor propio, citó al novillo para cambiarlo a cuerpo limpio sin llevar banderillas en las manos, pero esperó demasiado al bicho, y cuando quiso señalar la salida recibió un tremendo testarazo en el pecho y fue aparatosamente volteado. El accidente no pareció ser de importancia; (el Zurdo) se retiró a su hospedaje y conversó con sus compañeros alegremente. Al día siguiente se intensificaron tanto los dolores en la zona afectada y con tanta rapidez, que a las once y cuarto de la mañana había dejado de existir. Reconocido el cadáver, resultó haber sufrido la fractura del esternón, conmoción visceral y derrame interior. Sólo contaba dieciocho años el desgraciado torero.

Por su parte,  el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que <<al inicio de la profesión dejaría de existir el cordobés José Garzía (Zurdo), al intentar quebrar a cuerpo limpio a un novillo de la divisa de Juan Contreras, el 8 de septiembre de 1911 en Badajoz. Las lesiones internas sufridas provocaron su deceso, registrado la mañana del siguiente día en la Fonda Oliventina, donde se hospedaba, y a la que fue llevado al no existir heridas externas. "

Don José Antonio Román Romero, el historiador taurino contemporáneo, cita en su Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos" que por "Zurdo" se le conocía a José Antonio García, hijo del que en vida fue banderillero de "Machaquito", "Lagartijo" y otros espadas de igual renombre. Zurdo (hijo), toreando en Badajoz el día 8 de septiembre de 1911 sufrió una cogida que, al parecer, no tenía importancia; el Zurdo se retiró a su hospedaje y conversó con sus compañeros alegremente. Al día siguiente se intensificaron tanto los dolores en la zona afectada y con tanta rapidez, que a las once y cuarto de la mañana había dejado de existir. Reconocido el cadáver, resultó haber sufrido la fractura del esternón, conmoción visceral y derrame interior. Sólo contaba dieciocho años. La cogida le ocurrió al querer practicar la suerte portuguesa de los forcados. El bicho lo volteó y le despidió con violencia contra la arena. Su muerte impresionó mucho a toda la capital.

FRANCISCO ALARCÓN SANZ (1889 - 1911)

Solo para efectos ilustrativos

Morata de Tajuña (Madrid)

Cortesía del Sitio Web: http://.ayuntamientodemorata.org

 

En otra capea celebrada el 17 de septiembre de 1911 en Morata de Tajuña (Madrid) resultó corneado mortalmente el aficionado Francisco Alarcón Sanz. (Fuente: Crónica del erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página 189.)

En la revista "Toros y Toreros" de 1911 (Detalles y Apreciación de la Última Temporada Taurina), de don M. Serrano García-Vao (Dulzuras), refiere en la página 265, que en Morata de Tajuña, el día 17 de Septiembre, se celebró una capea con honores de novillada, y en ella fue herido el aficionado Francisco Alarcón Sanz, de veintidós años, resultando con una cornada, con perforación de los intestinos, á consecuencia de la cual falleció en el Hospital Provincial de Madrid á los pocos días.

MANUEL RODRIGO (XXXX - 1911)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Tomelloso (Ciudad Real) 1859

Cortesía del Sitio Web: http://.tomelloso.es

El 22 de septiembre de 1911 fallecía, como consecuencia de una cornada, el vaquero del coso de Tomelloso (Ciudad Real), Manuel Rodrigo, inferida por un toro de la divisa  de Traperos. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 189) 

En la revista "Toros y Toreros" de 1911 (Detalles y Apreciación de la Última Temporada Taurina), de don M. Serrano García-Vao (Dulzuras), refiere en la página 267, que de la corrida que se celebró en Tomelloso el día 17 de Septiembre de 1911, quedó sin lidiar un toro de la ganadería de Traperos, y estaba en los corrales de la plaza. El día 22 acometió á un vaquero ó empleado de la plaza, llamado Manuel Rodrigo, y lo corneó tan furiosamente, que lo dejó cadáver.

CARLOS MONTERO (XXXX - 1911)

Plaza de Toros El Toreo de  La Condesa (1907 -1946)
http://laaldeadetauro.blogspot.com/2009/09/22-de-septiembre-de-1907-se-inaugura-el.html

Carlos Montero, joven de buena familia, que le gustaba ayudar en las faenas de enchiqueramiento en la antigua plaza "El Toreo", fue protagonista de uno de los sucesos más raros presenciados en un coso taurino, allá por el año de 1911. Al aparecer un toro en la puerta de cuadrillas, traía en el cuerno prendido al infeliz muchacho, a quién seguramente alcanzó en los toriles. El astado cruzó el ruedo con su presa en el pitón y lo soltó hasta que llegó a las tablas del lado contrario de la plaza. Carlos Montero fue uno de los pocos que murieron por cornada, en el mismo coso de La Condesa.

Fuente: Carta de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)/extracto de la página 301 del libro “Las Cornadas” de Ignacio Solares y Jaime Rojas Palacios (1981)

Posteriormente, el 28 de abril de 2020, volví a recibir una carta de don Rafael Gómez Lozano, donde me envía una página del periódico "El Popular", del lunes 23 de abril de 1906, donde consigna la "Estadística Taurina de la temporada 1905-1906", y donde citan entre otras precisiones:
"Como nota negra haremos constar en este resumen, la grave cogida que sufrió el joven aficionado Carlos Montero, el 14 de diciembre de 1905 en la Plaza México al estar auxiliando a los torileros que efectuaban la operación de apartado y enchiqueramiento de los toros de Piedras Negras, que ese día se lidiaron en la 13a corrida de la temporada, falleciendo Montero a consecuencia de las heridas que recibió el 26 de dicho mes. "

DAMON GUPTILL Y HORACE LUCE (XXXX - 1911)

Solo para efectos ilustrativos
Antigua postal de Dover N.H. USA (1913)
http://en.wikipedia.org/wiki/File:PostcardBIRDSEYEVIEWDoverNH1913.jpg

El domingo 9 de julio de 1911, el diario norteamericano  “The New York Times” publicó entre sus titulares, que el día anterior, en Dover New Hampshire, un toro había dado muerte a dos hombres, como resultado de los daños recibidos por un toro enfurecido. Damon Guptill, el dueño del animal, y Horace Luce (empleado de Guptill) resultaron muertos. Al toro lo habían considerado siempre como domado, e incluso se le vio seguido con arnés estirando un carromato por las calles de la ciudad. El jueves 6 de julio de 1911, el animal embistió a Guptill acornándolo de gravedad, de manera que falleció el día siguiente. Ayer por la tarde, al estar llevando al agua al toro, Luce fue embestido por el bruto, y tan terriblemente fue dañado, que su muerte no tardó en presentarse a las pocas horas.
Fuente:
http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=F40C16F73F5517738DDDA00894DF405B818DF1D3

SANTOS GUTIÉRREZ VEGA "MONTAÑÉS" (XXXX - 1911)

Solo para efectos ilustrativos
Antigua plaza de toros en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México.
Detrás se asoma la Quinta Dale, arquitectura característica de la época porfirista
http://ri.ibero.mx/handle/ibero/535

Banderillero, de nacimiento probablemente montañés a juzgar por el mote que usó. En plazas mexicanas intentó conquistar nombradía y dinero trabajando a las órdenes de espadas españoles que por allí iban y de otros españoles. En febrero de 1911, toreando en la plaza de Chihuahua, falleció en el mismo redondel a consecuencia de un ataque cerebral. (J.M. de Cossío, T. III, página 424)

Fuente:
Galería de Toreros Mexicanos de a pie y de a caballo (Siglos XVI - XIX) (De la D a la G)
Maestro en historia D. José Francisco Coello Ugalde
Fomento Cultural Tauromaquia Hispanoamericana
http://www.fcth.mx/php/libros.php?title=Galer%C3%ADa%20de%20Toreros%20de%20la%20D%20a%20la%20G&d=galer_a_de_la_d_a_la_g

JOSÉ FERNÁNDEZ "EL GALLEGO " (XXXX - 1912)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza en Jerez de la Frontera (Cádiz), España

Cortesía del Sitio Web: http://.jerezsiempre.com

 

El 18 de abril de 1912 moriría, por cogida, el aficionado José Fernández (el Gallego), en Jerez de la Frontera (Cádiz) Fuente: (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

JULIO PELLICER GARCÍA (18XX - 1912)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Luceni cortesía de Frangmon-Panoramio

Matador de novillos, del que tenemos la única referencia de que, toreando en la Plaza de Toros de Luceni (Villa situada en la Ribera Alta del Ebro, a 38 Km. de Zaragoza), la tarde del 4 de mayo de 1912, en un festejo de vaquillas, una de ellas le introdujo el asta en un ojo, a consecuencia de lo cual falleció. (Fuente: Juan José Zaldívar Ortega/ de su obra “Víctimas del Toreo”)

 

El maestro Juan José de Bonifaz Ybarra refiere del trágico suceso, que << el principiante Julio Pellicer García falleció a poco de ingresar en el Hospital Provincial de Zaragoza a consecuencia de una cornada recibida en su ojo derecho, propinada por una vaquilla en el desarrollo de una capea celebrada en Luceni (Zaragoza) el 4 de mayo de 1912. "

FERNANDO BRENES GARCÍA (1872 - 1912)

Cortesía de la página web: Artetoreo.com

Plaza de Toros de Málaga,  fue construida en el año 1874 por Joaquín Rucoba. Fue inaugurada el 11 de junio de 1876, alternaron  Manuel Rodríguez “Desperdicios”, Antonio Carmona “Gordito” y “Lagartijo” con toros de Murube. El primer toro que pisó el albero  fue “Salamanquino” y fue bravo, sin embargo, el que pasó ese día a la historia fue el toro “Baratero”, que tomó 17 puyas y mató 7 caballos, siendo estoqueado por “Gordito”.

Refiere el cronista don Juan José Zaldívar Ortega en su magistral obra “Víctimas del Toreo”, que << Fernando Brenes García, era un empleado de la Plaza de Toros de Málaga, que el 5 de mayo de 1912, fue cogido en el callejón por un novillo de la ganadería de Peláez que había saltado inesperadamente la barrera. Recibió una cornada en el vientre (región epigástrica), de la que falleció aquella misma noche en un hospital malagueño, a los cuarenta años de edad. "

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el empleado de la empresa de la plaza de Málaga Fernando Brenes García,  dejó de existir en la mencionada capital, el 5 de mayo de 1912, al ser corneado por un novillo del hierro de Páez. "

TOMÁS PERIBÁÑEZ ANTON (1899 - 1912)

Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

Novillero-banderillero que fue cogido el 25 de agosto de 1912 por un toro de nombre “Hojalatero” en Colmenar Viejo y que falleció a los 23 años de edad  el día 27 de agosto de 1912;  era hermano del torero Pacomio Peribañez  del norte de España.

 

El cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere de este valeroso lidiador que << Tomás Peribáñez y Antón, banderillero de toros, nacido en Valladolid el 29 de diciembre de 1889, falleció en 1912, cuando contaba 23 años de edad. El 25 de agosto de 1912 actuó en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo (Madrid), lidiándose toros de doña Áurea Gómez, del citado Colmenar. Al lidiarse el primer toro, llamado “Hojalatero”, colorado, buen mozo, envió a la enfermería al picador “Farnesio chico”. Puso el primer par “Esparterito”, y Tomás intentó socorrerle. El mucho aire que hacía descubrió al banderillero vallisoletano, corneándole el toro el muslo derecho y elevándole. Peribáñez cayó por la cola del bicho. Acudió Pacomio rápidamente, pero ya vio que su desgraciado hermano llevaba parte de los intestinos fuera de la taleguilla. Trasladado inmediatamente a la enfermería, se vio que había recibido una cornada de seis centímetros de extensión en la ingle derecha, con salida de intestino. Luchando con la muerte estuvo hasta la noche del día 27 de agosto de 1912, en que, por fin, dejó de existir. Resulta muy extraño que naciera el mismo día y mes que su hermano David. Fue un buen rehiletero, inteligente e incansable en la brega, y se le ofrecía un excelente porvenir en la profesión. Entusiasmado por los triunfos de su hermano Pacomio dejó que creciera su vocación por los toros y después de tomar parte en varias capeas celebradas en su provincia, recibió su bautismo de sangre en la placita de Boecillo (Valladolid) el 9 de septiembre de 1905, causándole un morucho graves heridas en la espalda. A ruegos de su familia dejó temporalmente esta actividad, dedicándose algún tiempo a regentar un comercio en San Sebastián. Pero alentado una vez más por los triunfos de su hermano Pacomio, decidió volver a la lidia, presentándose a las órdenes de su hermano en la novillada celebrada en Guijuelo (Salamanca) el 9 de septiembre de 1909. Con él siguió toreando los años 1910 a 1912, sabiendo ganarse las simpatías del público por su elegancia toreando. "

 

Respecto de la suerte de este infortunado lidiador, el erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra  cita en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << “Hojalatero” , toro cuajado y de mucha cabeza de la vacada de Félix Sanz, segó la joven vida del vallisoletano Tomás Peribáñez Antón, hermano del espada Pacomio, al cornearle en la ingle derecha, el 25 de agosto de 1912, en Colmenar viejo Madrid. La profunda herida, que provocó la salida de intestinos, fue curada en la enfermería de la plaza, donde dejaría de existir dos días más tarde. "

RICARDO MONROY (XXXX - 1912)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del afamado pintor y escultor  colombiano Fernando Botero

Rehiletero cogido por un toro el 12 de septiembre de 1912 y que falleció a resultas de sus heridas el 2 de noviembre del mismo año.

Don Juan José Zaldívar Ortega, el ilustre cronista,  refiere de este lidiador que"fue un novillero y banderillero de novillos, que el 12 de septiembre de1912 asistió a una capea en la Plaza de Toros de Chinchón (Madrid), y un toro, según dice llamado “Morucho”, de la ganadería de Tablada, le cogió y corneó horriblemente, introduciéndole el asta por un ojo, en tarde en la que alternaba con (Agujeta hijo). Trasladado a Madrid, luchando entre la vida y la muerte, estuvo en el Hospital Provincial. Todos los esfuerzos de la Medicina fueron inútiles y falleció el 2 de noviembre de 1912. Se trata de una cornada verdaderamente terrible. "

Por su parte, don Juan José de Bonifaz, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << toreaba el madrileño Ricardo Monroy Sánchez el 23 de septiembre de 1912 en la típica plaza de Chinchón (Madrid) a las órdenes del novillero Ramón Martínez (Agujetas hijo), cuando un astado de Tablada le corneó en una orbita ocular. Tras luchar con la Parca durante muchas jornadas, acabó sus días, el posterior 3 de noviembre de 1912, en el Hospital Provincial, de la Villa y Corte. "

Refiere "Don Víctor", el dedicado cronista madrileño que mantiene en la Internet el Blog taurino "A los toros", en sus efemérides del 12 de septiembre, que en 1912 en la capea que esa tarde se celebraba en la localidad de Chinchón (Madrid), resultó cogido de suma gravedad el banderillero madrileño Ricardo Monroy. Uno de los astados le cogió y corneó con tan mala fortuna que le introdujo el asta por la región orbital. Fue trasladado al Hospital Provincial de Madrid y allí estuvo luchando entre la vida y la muerte hasta el 2 de noviembre en que se produjo el óbito. Empezó a torear por los pueblos sobre 1908, y fue en la plaza de Tetuán donde finalmente se dio a conocer. A veces actuaba como sobresaliente y fueron varias las ocasiones en que llegó a estoquear novillos.

JOSÉ PÉREZ (XXXX - 1912)

Solo para efectos ilustrativos

Santiago de Chile

Cortesía del Sitio Web: http://images.google.com.mx

Del espada José Pérez, inventariado por Ramón Carande, tan solo tengo los datos que suministro, es decir, que fue mortalmente herido en la ciudad de Santiago de Chile el 21 de noviembre de 1912. Dejo constancia de que la fiesta de los toros fue suprimida oficialmente en Chile en 1823, por lo que puede ponerse en duda la celebración de una corrida, por modesta que fuese, en la propia capital de la nación. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra,  de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

MANUEL LARA REYES " EL JEREZANO" (1867 - 1912)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de Toros andaluz nacido en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 8 de diciembre de 1867 o de 1868.  Recibe la alternativa en Barcelona el 29 de octubre de 1899 de manos de su tío “Chicorro” quien se despedía de torero, siendo testigo “Parrao” con toros de la dehesa de Filiberto Mira, confirmándosela "Quinito" en Madrid, el 18 de marzo de 1900 con toros de Arribas.  No logrando especial renombre en España, viaja repetidamente en las temporadas invernales a Méjico, donde encontraría la muerte el 6 de octubre de 1912, en el poblado de Nopalapán, en el estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, México, recibió de un toro de la ganadería de Blanco,  un fuerte topetazo en el bajo vientre (encima de una cornada anterior),  cuando le daba un lance con el capote, por lo que fue trasladado para su atención a puerto, lugar donde falleció al día siguiente, 7 de octubre de 1912, en el Hotel Universal donde se hospedaba, a consecuencia de una peritonitis que le sobrevino por estallamiento de vísceras. Esa fatídica tarde toreaba con Eduardo Leal "Llaverito". Después llevaron sus restos mortales a Jerez. Al principio se apodaba "El Gato". Era un torero inteligente, seguro,  y completo. Tuvo varias cornadas, pero dos de ellas muy graves, una en 1895 en el cuello, y en otra en 1897 que le tuvo año y medio imposibilitado. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)


Cortesía de
http://lafiestaprohibida.blogspot.mx/p/gestos-toreros.html

Por su parte, el erudito español,  don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << tampoco logró especial renombre Manuel Lara Reyes (Jerezano), que había tomado la alternativa de manos de su tío carnal José Lara (Chicorro) el día 29 de octubre de 1829, en que éste se cortó la coleta en Barcelona. Como no abundan los ajustes, marcha repetidamente a tierras mexicanas en los inviernos y allí encontraría su fin, ya que, toreando de capa el 6 de diciembre de 1912 en la plaza de Veracruz, fue cogido por un astado de la vacada de Nopalapán, resultando gravemente lesionado en el vientre, lo que determinó su fallecimiento dos días más tarde en el Hotel Universal de la mencionada ciudad azteca. "

"Don Víctor" el acreditado cronista del Blog Taurino a los Toros, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el 6 de octubre de 1912, Manuel Lara Reyes "Jerezano" estando toreando en la plaza de toros de Veracruz (Méjico) fue cogido por un toro de Nopalapán cuando lo lanceaba de capa, sufrió tan fuerte golpe que dio lugar a que se le declarase la peritonitis, falleció dos días después. Nació en Jeréz de la Frontera el 8 de diciembre de 1867; se presentó en Madrid el 15 de agosto de 1891 junto a El Toledano con novillos de Medrano y de Udaeta. José Lara "Chicorro", tío carnal de Manuel, y al despedirse de los ruedos, le dio la alternativa en Barcelona el 29 de octubre de 1899 estoqueando reses de Filiberto Mira y con Joaquín Hernández "Parrao" de testigo. La confirmó en Madrid el 18 de marzo de 1900 de manos de Joaquín Navarro "Quinito" con toros de Arribas Hermanos. A pesar de tener aptitudes para haber destacado en su profesión, nunca logró salir del último grupo del escalafón. >>

En las efemérides taurinas jerezanas del 8 de diciembre citan que en 1867, nace Manuel Lara Reyes "El Jerezano", matador de toros. Toma la alternativa en Barcelona el 29 de octubre de 1899 con toros de Filiberto Mira, siendo padrino su tío José Lara "Chicorro". Confirma en Madrid el 18 de marzo de 1900 con toros de Arribas y Hermanos, siendo padrino "Quinito". Alternó con las figuras más importantes de su tiempo. Apadrinó la alternativa a "El Yeclano" y la confirmación de "Valenciano", de Rodolfo Gaona y de "Capita". Llegó a torear 54 corridas de toros en su ciudad natal. En Veracruz (Méjico) el 6 de octubre de 1912 un toro de Nopalapam lo hirió mortalmente; falleció dos días después.

Confirma en Madrid el 18 de marzo de 1900 con toros de Arribas y Hermanos, siendo padrino "Quinito". Alternó con las figuras más importantes de su tiempo. Apadrinó la alternativa a "El Yeclano" y la confirmación de "Valenciano", de Rodolfo Gaona y de "Capita". Llegó a torear 54 corridas de toros en su ciudad natal. En Veracruz (Méjico) el 6 de octubre de 1912 un toro de Nopalapam lo hirió mortalmente; falleció dos días después.


Cortesía de
http://lafiestaprohibida.blogspot.mx/p/gestos-toreros.html

JUAN ASTILLERO << EL COMPARE >> (1886 - 1912)

Solo para efectos ilustrativos

Cortesía del Sitio Web

http://www.e-consulta.com

El afamado cronista taurino, don “José Alameda”, refiere en su obra “Crónica de Sangre- 400 Cornadas Mortales y algunas más” (Editorial Grijalbo/1981/ Pág. 58), en listado tabulado,  << que un banderillero conocido como el “Compare”, perdió la vida el 5 de mayo de 1912, en la plaza de Tetuán de las Victorias, a resultas de las heridas causadas por un toro homicida de la ganadería de M. Hernán >>

El erudito taurino mexicano Rafael Gómez Lozano (Dientefino) en carta recibida el 11 de noviembre de 2010, refiere de este difuso rehiletero, que en la enciclopedia taurina titulada "Los Toros. Tratado Técnico e Histórico" dirigida por el afamado académico don José María de Cossío y publicada por vez primera en 1943, que: <<ASTILLERO PÉREZ (JUAN), Compare. Banderillero, nacido en Andújar (Jaén) el 24 de enero de 1886. Empezó a torear en Tetuán de las Victorias en 1909. En la temporada de este año sufrió tres cornadas, una de ellas de importancia. En 1911 tomó parte en 35 corridas, y el 16 de agosto recibió un puntazo trabajando en Cebreros a las órdenes de Llavero. El 29 de octubre de 1911 salió como banderillero al ruedo de Madrid en una novillada de cinco toros de Murube y uno de Gamero Cívico para Vázquez II, Eusebio Fuentes y Torquito. Al Compare se le aplaudió intensamente un gran par que clavó al sexto de la tarde, Balconero. El 5 de mayo de 1912, al ir a parear a Tetuán de las Victorias al primer novillo, fué enganchado nuestro banderillero y sufrió tres heridas que pusieron en grave peligro su vida: una de tres centímetros en la región lateral del cuello, otra de dos en la anterolateral y otra en la región escapular izquierda. Los novillos eran, cuatro de don Máximo Hernán y dos de la marquesa de Cullar para los espadas Minerito, Alfarero y Vernia. Juan Astillero era un banderillero muy valiente y adornado. (Tomo III, Pag. 68). >>, Sin embargo, no refiere el "Cossío" que haya fallecido de estas heridas, no sucediendo lo mismo con el maestro de la crónica José Alameda (Pepe Alameda) quien en su libro "Crónica de Sangre (400 cornadas mortales y algunas más)" lo enlista como fallecido el 5 de mayo de 1912 en Tetuán de las Victorias por un toro de M. Hernán. (pag. 58). La antigua Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias operó de 1900 a 1936, siendo derruida en 1939 a consecuencia de los destrozos causados por la Guerra Civil. Quede pues la mesa servida, para que en un futuro no muy lejano, me escriba un desprendido docto taurino, para confirmar lo que afirmó don "Pepe Alameda", o para aclarar que murió de muerte natural.

FRANCISCO ALOY BELTRÁN << PACO CALDERA >> (1862 - 1912)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Almería

http://www.culturandalucia.com/ALMER%C3%8DA/Fotografias_antiguas_ALMERIA.htm

Refiere el prestigioso historiador Antonio Sevillano que, << “Paco Caldera” triunfó junto a los también almerienses Felipe Navarro, Bernardo Salas y Minuto (finales del XIX) en el primitivo coso de la rambla Belén. Francisco Aloy Beltrán, formó y dirigió la primera Cuadrilla de Niños Toreros Almerienses. El atractivo de su corta edad y el asequible caché les facilitó numerosos contratos en su época. Hijo de Blas y de Ana, Francisco Aloy Beltrán nació en 1862 en el número 60 de la populosa calle Granada, en el seno de una humilde familia de jornaleros. En sus comienzos novilleriles se anunció con el nombre artístico de “El Habanero”. El más conocido apodo de “Caldera” estaba cantado dada su profesión: "calderero"; competidor y vecino del reputado Cataollas de la plaza San Sebastián. En el último tercio del siglo XIX el "ilustrado" Felipe Navarro -con despacho de gestión administrativa y aduanera, además de teneduría de libros, abierto en la glorieta de San Pedro- y José García "Minuto" eran los amos de la novillería andante local. Fue precisamente encuadrado en la cuadrilla de este último cuando su nombre irrumpe en la prensa. Ocurrió en el antiguo coso de la rambla de Belén (Los Jardinillos) la tarde del 15 de mayo de 1881, donde, además, sufrió su "bautismo de sangre". Tuvo una breve pero intensa carrera profesional, en calidad de novillero y banderillero dentro y fuera de Almería. Se había casado el 7 de abril de 1890,  en la iglesia parroquial del Sagrario de la Catedral con Antonia Zea Rodríguez, almeriense de La Almedina, habitante en la calle Cepero nº 8. Del matrimonio nació un hijo llamado Miguel. El bueno de “Caldera”, tras deshacerse la Cuadrilla e imposibilitado por enfermedad para continuar en los ruedos sufrió estrecheces económicas; aliviadas en parte gracias a la generosidad de “Relampaguito”, puntero por esas fechas del escalafón novilleril. En abril de 1906 -un año antes de tomar la alternativa- lo incorporó a sus filas como hombre de confianza en una corrida en Valencia, en la que alternó con Manolete (padre) y Vicente Dauder; bello gesto sin duda hacia quien había sido su maestro, aplaudido por aficionados y no aficionados. Muy poco tiempo después -no tenemos acceso a su ficha clínica- ingresó en el Manicomio Provincial de la carretera de Níjar y de aquí al Hospital de la Diputación, donde el 6 de mayo de 1912 falleció víctima de una "parálisis progresiva". A los 51 años de edad dejó de existir un taurino tan emprendedor como ignorado por sus conciudadanos. Salvo La Crónica Meridional, el resto de diarios no publicaron ni unas mínimas líneas de condolencia. Igual que en el caso de Pastoret, nada más se supo de su viuda y de su hijo. >>

 

ANTONIO PÉREZ (EL CHICO DE LA GUAYABERA) (XXXX - 1912)

Solo para efectos ilustrativos>
"Ídolos Futuros o Torerillos"
Obra del inconmensurable pintor español Ignacio Zuloaga y Zabaleta (1870 – 1945)

Me escribe el docto cronista mexicano, don Rafael Gómez Lozano para comentarme que refiere don José María Cossío en el Tomo III de su obra "Los Toros-Tratado técnico e histórico", Pág. 722, que Antonio Pérez (Chico de la Guayabera) fue un muchacho zaragozano, que mató vacas en su tierra en contadas ocasiones cuando Florentino Ballesteros empezaba y hacía lo mismo. Se presentó en Zaragoza en 1910 y volvió a actuar en 1911. En Luceni, el 4 de mayo de 1912, sufrió de una vaca una grave cornada en el cuello. Murió a poco, víctima de la tuberculosis.

Sigue contando don Rafael, que en otra versión más añosa del Cossío, se le figura con más rodaje taurino, al referir que: Pérez, Antonio (Chico de la Guayabera) (?-1912). Nacido en Zaragoza, fue un muchacho que decidido a triunfar en el mundo de los toros, comenzó a participar en capeas por diferentes localidades. En 1910 debutó en Zaragoza, matando varias vacas, y así continuó por diversas plazas, hasta que el 4 de mayo de 1912, actuando en Luceni, sufrió una gravísima cornada en el cuello, de la que falleció poco después, al complicarse la evolución de sus heridas por la tuberculosis pulmonar que padecía.
Fuente:
http://www.cesbor.com/PDF/descargas/biografiasII.pdf
(Pag. 825 del PDF.)

Resulta por demás coincidente, puesto que se trata de la misma localidad y fecha en que sucede la tragedia, que los eruditos Juan José de Bonifaz e Ibarra, y don Juan José Zaldívar Ortega consignen a un tal JULIO PELLICER GARCÍA, de quien citan respectivamente en ese órden:

El principiante Julio Pellicer García falleció a poco de ingresar en el Hospital Provincial de Zaragoza a consecuencia de una cornada recibida en su ojo derecho, propinada por una vaquilla en el desarrollo de una capea celebrada en Luceni (Zaragoza) el 4 de mayo de 1912.

Matador de novillos, del que tenemos la única referencia de que, toreando en la Plaza de Toros de Luceni (Villa situada en la Ribera Alta del Ebro, a 38 Km. de Zaragoza), la tarde del 4 de mayo de 1912, en un festejo de vaquillas, una de ellas le introdujo el asta en un ojo, a consecuencia de lo cual falleció.

En esta cronología de tragedias taurinas se incluyen por separado ambas necrologías, resultando materia de estudio, el investigar si se trata de la misma persona, o bien conocer, si en esta funesta capea acaso hubo dos accidentados, cosa bastante improbable, uno por cornada en el cuello, y el otro por cornada en el ojo, o bien indagar quien era realmente JULIO PELLICER GARCÍA y el porqué los doctos Bonifaz y Zaldívar omiten mencionar a ANTONIO PÉREZ "EL CHICO DE LA GUAYABERA" en el listado de las víctimas de la fiesta, a no ser porque los médicos que le atendían de la cogida, finalmente decretaron su muerte debido al agravamiento de la tuberculosis que padecía, y no por la cornada en el cuello, o simplemente se trata de un error de estos eruditos.

En el libro "Magenta y Oro" (Biografía del torero zaragozano Florentino Ballesteros) de don Emilio Quintanilla Buey, se cita en sus páginas 131-134, que ese día, 4 de mayo de 1912, Florentino Ballesteros y Antonio Pérez "El Chico de la Guayabera", quienes llevaban grande amistad, tomaron juntos el tren para asistir a las fiestas de la Santa Espina en Luceni para participar en la capea. Ahí refiere este autor textualmente: Los dos amigos hicieron las delicias del público que asistía a las vacas y que terminó por dejar a ambos chavales solos en la plaza. Los lances de capa y de muleta, los quites y los arriesgados adornos entusiasmaron a los luceneros. Pero no andaba lejos la tragedia. Una de las reses empitonó a "El Chico de la Guayabera" por el cuello y lo dejó tendido en el suelo, inconsciente y muy mal herido. Los desesperados intentos por reanimarle y por cortar la hemorragia en esos momentos tuvieron escaso éxito y se decidió trasladarlo cuanto antes a la capital. Cuando ingresó en el Hospital de Zaragoza apenas le quedaba un soplo de vida. Todavía consiguieron los médicos que Antonio Pérez viviera casi dos meses. Hubo un momento en que abrigaron un rayo de esperanza. Antonio llegó incluso a reconocer desde el lecho del Hospital a Florentino y a intercambiar con él algunas palabras entrecortadas. -Qué mala suerte, Florentino... Estas cosas a veces pasan... Los que nos dedicamos al toreo tenemos que estar preparados para esto... Me encuentro muy mal… Creo que es el final... -No digas eso, Antonio -trató de animarle su amigo-. Te pondrás bien. Dentro de poco estaremos otra vez toreando. Ya lo verás. Finalmente un vómito de sangre hizo que "El Chico de la Guayabera" entrara en coma, estado del que ya no se habría de recuperar. A finales de junio de 1912 falleció el mejor amigo que Florentino había tenido nunca. Casi un hermano. Los médicos no achacaron la muerte a la cornada recibida en Luceni, sino a un súbito agravamiento de su enfermedad pulmonar. Florentino se quedó sin su mejor amigo y, de alguna forma, sin su "apoderado", ya que era Antonio Pérez quien, por la buena relación que llegó a tener con el empresario de la plaza de toros en aquellos años, don Estanislao Fraile, le buscaba a Florentino oportunidades de intervenir en diversas becerradas y capeas aunque fuera como banderillero o como sobresaliente, lo que le proporcionaba al chico algunos ingresos por supuesto muy precarios. El entierro del "Chico de la Guayabera" fue muy emotivo. No sólo el Hospicio en pleno, sino gran parte de las figuras del mundo taurino zaragozano y numerosos críticos se congregaron en el acto. Florentino se encontraba muy afectado repasando mentalmente todo lo que Antonio Pérez había representado en su vida, desde muy niño: su compañero de juegos, su confidente, su camarada de fechorías en la etapa de Calatayud, su amigo leal en los últimos años, su "empresario" gracias al cual había vestido por primera vez en su vida un traje de luces...

JUAN MEDEL (LOBO) (XXXX - 1913)

Solo para efectos ilustrativos
“A las cinco de la tarde”
Pintor español Salvador Perez Bassols

El 16 de julio de 2014 recibí un amable correo electrónico del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog Enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar en forma digital un recorte del "Anuario Taurino de 1913" de Enrique Minguet "Pensamientos", donde anota: Día 16 de enero de 1913.- El novillero Juan Medel (Lobo), que hace años estaba loco en Huelva, apareció ahogado en Cabo de Palos.

ANDRÉS DEL CAMPO ALCARAZ "DOMINGUÍN"" (1887 - 1913)

Novillero, nacido en Madrid el 30 de noviembre de1887, cuatro años después de su hermano Domingo, y falleció el 10 de febrero de 1913 de una cornada en el vientre que le asestó el toro, de nombre “Escribano”, el día anterior 9 de febrero de -1913, cuando contaba 26 años de edad. Se celebró una novillada en la Plaza de Toros de Madrid, con ganado de don José Bueno, en la que actuaron Andrés, “Conejito III” y “Algabeño II”; salió el primer toro, de nombre ya citado, de pelaje negro, y al darle un capotazo “Dominguín” sufrió la cornada mortal. Fue un torero de estilo poco fino y escaso de recursos, aunque muy valiente y con mucho pundonor. Sabía estoquear, pero le faltaron muchos conocimientos que no llegó a adquirir nunca. Tampoco, por ello, logró despertar grandes entusiasmos, ya que resultaba frío y despojado de los adornos y las gracias esas que tanto ayudan a rematar felizmente y con buen éxito las faenas. Andrés del Campo Alcaraz “Dominguín”, figuró en la temporada de 1899 como sobresaliente de espada en una cuadrilla de niños madrileños, que se disolvió a poco de formarse. En 1900, en la Plaza de Toros de El Escorial, estoqueó su primer becerro. Toreó en la Plaza de Toros de Vista-Alegre (Carabanchel, Madrid) novillos, sin arte, pero con voluntad y valor. Transcurrieron unos años después de la trágica muerte de su hermano, Domingo, y Andrés del Campo  alejado de los ruedos por el triste suceso se presentó en la Plaza de Toros de Madrid el 25 de noviembre de 1906, alternando con Fernando Gómez, Hipólito Zumel y Manuel Calderón. Estoqueó un novillo cárdeno y de poco peso, que lo enganchó sin consecuencias. Siguió toreando en los años sucesivos por provincias y de cuando en cuando en Madrid. Andrés del Campo Alcaraz, toreó por primera vez en la Real Maestranza de Sevilla el 11 de junio de 1909 y gustó su trabajo, actuando en varias novilladas más. En la del día 25 de junio de 1909 sufrió un puntazo en la axila derecha y fractura del omoplato. El 22 de agosto de 1909, al matar en la plaza madrileña un novillo, recibió otro puntazo en la cabeza. Sabiendo poco y aprendiendo menos, se agotaba como novillero y se decidió a tomar la alternativa pronto. En las temporadas de 1911 y 12 trabajó mucho en plazas de provincia de primera categoría. El  9 de febrero de 1913 se celebró una novillada en la de Madrid, con ganado de don José Bueno, en la que actuaron Andrés, “Conejito III” y “Algabeño II”; salió el primer toro, de nombre “Escribano”, negro, y al darle un capotazo “Dominguín” sufrió una cornada mortal en el vientre, falleciendo al día siguiente, 10 de febrero de 1913. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito taurino, don  Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << el madrileño Andrés del Campo Alcaraz (Dominguín), apodo que utilizó por ser empleado por su hermano Domingo, pensaba tomar la alternativa en breve plazo cuando pisó,  la tarde del 9 de febrero de 1913, la arena del ruedo de la plaza de Madrid. El astado que abrió plaza, “Escribano” de nombre, negro de capa, de la ganadería de José Bueno, corneó mortalmente en el vientre a “Dominguín”, quien moriría al día siguiente. "

"Don Víctor", el historiógrafo madrileño, refiere en su blog taurino "A los Toros", que el 16 de marzo de 1913 se celebró en Madrid una novillada en beneficio de la viuda y los hijos de Andrés del Campo "Dominguín" cogido mortalmente en dicha plaza por el primer novillo, de don José Bueno, la tarde del 9 de febrero anterior, sufrió una tremenda cornada en el vientre de la que falleció al día siguiente a las nueve y media de la noche tras haber sido operado por los doctores Recatero y Ruíz Albéniz. Con lleno absoluto se lidiaron seis novillos de Clairac por Algeteño, Zapaterito, Agujetas, Ocejito, Gregorio Garrido y Eduardo Vega, los dos últimos nuevos en la plaza matritense. Banderillearon Saleri, Joselito, Gaona, Celita, Pacomio Peribáñez, Segurita, Ostioncito y Chiquito de Begoña.


Andrés del Campo "Dominguín", (Madrid 1887 - 1913), después de la cura que le hicieron los doctores Recatero y Albéniz
Foto:http://festivalesdespa.blogspot.com.es

EDUARDO ARECHEVALETA "CHAVACHA" (1890 - 1913)

Eduardo Arechavaleta “Chavacha”
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/12/chavacha.html

El 9 de marzo de 1913 se celebró en la Plaza de la Barceloneta una novillada económica con “Palmerito”, “Barberito”, “Asturiano” y Eduardo Arechavaleta, “Chavacha”. El cuarto novillo alcanzó al infortunado bilbaíno “Chavacha” al entrar a matar,  infiriéndole una cornada en región inguinal derecha. En el Hospital de la Santa Cruz falleció de peritonitis el día 14 de marzo de 1913. Tenía 23 años.

Al respecto de este lidiador el esforzado historiador, don Juan José Zaldívar Ortega refiere que fue un <<matador de novillos, natural de Bilbao. El 5 de noviembre de 1911 actuó por vez primera en una corrida completa, en una novillada-concurso celebrada en la Plaza de Toros de Vista-Alegre. Se corrieron cinco novillos navarros de la ganadería de don Felipe del Saso, de Villafranca, por “Ibarrondo”, “Irala”, “Chavacha”, “Pablete” y “Martinito de Begoña” y Arechavaleta se llevó el premio asignado, por haber sido su labor la más lucida entre todas. El 21 de enero de 1912 volvió a torear en Bilbao alternando con “Torquito chico” en la muerte de novillos, de casta navarra, de don Roque Alaiza, de Tudela, estando valiente y torpe al mismo tiempo. Ya empezaba a sonar su nombre, y el 13 de enero de 1913 se presentó en la Plaza de Toros de Barcelona para alternar con un novillero apodado “Palmerito”. Al pasar de muleta al cuarto novillo, de Pobes y Santos, resultó herido de suma gravedad en el vientre. Al día siguiente, 14 de enero de 1913, se agravó su estado y dejó de existir."

En el estudio “Accidentes Oculares en la Tauromaquia (1801 a 1941) de los doctores Puertas y Celis, refieren la fecha de la cogida de Eduardo Arechavaleta como acaecida  el 9 de marzo de 1913, y su fallecimiento el 10 de marzo de 1913.

Por su parte el erudito taurino, don  Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << el 9 de marzo de 1913 fue mortalmente herido el bilbaino Eduardo Arechavaleta (Chavacha) al presentarse en Barcelona, en cuya plaza de la Barceloneta fue herido en el vientre por un novillo de Santos, que le produjo la muerte el posterior día 14. "

Refiere el historiógrafo taurino José Antonio Román Romero que el 9 de Marzo, de 1913 fue cogido en la Plaza Vieja de Barcelona el modesto matador de novillos, bilbaíno Eduardo Arechavaleta "Chavacha" por un toro de Santos, sufriendo una herida en la región abdominal, con salida del intestino, que le produjo la muerte el día 14. Con el infortunado torero alternaban Palmeríto, Barberito y Asturiano. Los toros salieron tan grandes y difíciles, que tres volvieron al corral por no poder con ellos las cuadrillas. Chavacha debutaba el día de su cogida en la ciudad condal, en una de esas corridas económicas, sin picadores y el cuarto bicho, el causante de la avería volvió al corral. La herida del infeliz muchacho fue en la fosa ilíaca derecha, interesándole el peritoneo Eduardo murió en el hospital de Santa Cruz el día 14, y el sábado 15 se verificó el entierro, asistiendo a él los Gallo y todos los toreros que se encontraban en Barcelona.

ANTONIO GUTIÉRREZ PAJUELO "MEDINA" (1865 - 1913)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Picador de toros, nacido en Alcalá de Guadaira (Sevilla), hacia el año 1880, falleció el 27 de abril de 1913, a los 33 años de edad a  consecuencia de una caída, provocada por el embate de un toro y, que lesionó interiormente sus vísceras en Cartagena. (Fuente: Juan José Zaldívar Ortega, “Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941” de los doctores Puertas y Celis).

El erudito Cossío lo refiere como Antonio Gutiérrez Medina (Los Toros, Tomo 3, Página 422)

El ilustre cronista, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << Inmejorable categoría alcanzó en su profesión Antonio Gutiérrez Pajuelo (Medina), ya que llegó a figurar en la cuadrilla de José Gómez Ortega, que por aquellos años se anunciaba como (Gallito chico). Actúa en una función taurina celebrada en Cartagena el 27 de abril de 1913 y un astado de la divisa del marqués de los Castellones le tumba el jaco, sin que de la caída parezca quedar lesionado, por lo que continúa picando en la corrida. Sin embargo, cuando regresa con sus compañeros comienza a sentirse indispuesto y ha de quedarse en la capital murciana, donde moriría al día siguiente, 28 de abril de 1913, al presentársele una peritonitis traumática. " 

El 12 de agosto de 2014, recibí, a petición de parte, un amable respuesta electrónica, de don José Antonio Román Romero, el esforzado historiógrafo taurino propietario del Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", donde me allega la página número 323 de un añoso libro de don M. Serrano García-Vao donde escribe: EL PICADOR MEDINA.- Antonio Gutiérrez Pajuelo, apodado "Medina", había nacido en Arcos de la Frontera el año 1865, y contaba, por lo tanto, cuarenta y siete años de edad. Estaba casado con doña Dolores Granado Gutiérrez, y tenía dos niños de corta edad. Residía en Alcalá de Guadaira, y por esto algunos dijeron que era de este pueblo. Fue buen picador, y en Madrid se le había aplaudido muchas veces, pues le vimos picar como el que mejor en los tiempos en que vino con "Parrao" y otros, ya hace muchos años. En el año actual figuraba en la cuadrilla de Joselito "El Gallo", pero duró poco. En la corrida que se celebró en Cartagena el 27 de abril (de 1913), al poner una vara al toro sexto, de Páez, sufrió una caída fuerte, lastimándose el bajo vientre con la perilla de la silla. Con la cuadrilla marchó en el tren, pero tuvo que quedarse en Murcia, acompañado de Antonio Parra, persona de gran confianza en la cuadrilla. Instalado en el Hotel Universal, fue asistido por el doctor Hernández Ros, quien lo encontró gravísimo. Al día siguiente, 28, después de aplicarle dos inyecciones de suero, sin resultado alguno, al aplicarle otra un practicante, falleció a las nueve y media de la noche. Así acabó la vida de éste que fue buen picador de toros.

Asimismo me envía un recorte de la revista "Palmas y Pitos", donde escriben desde Cartagena, sobre la muerte de un picador.- Había anunciada para el 27 una corrida de toros de Páez, antes de Castellones, para "Machaco" y Gallito III. Por encontrarse grave una de las hijas de "Machaco", no pudo éste torear, y la empresa contrató a "Bienvenida" y Paco Madrid, que alternaron con Joselito. Bienvenida en su primero no hizo nada notable, oyó dos avisos y pitos. En su segundo hizo una faena emocionante y clásica, y aunque atizó muchos pinchazos fue ovacionado. Paco Madrid, el héroe de la tarde; hizo faenas en sus toros buenísimas y se llevó las dos orejas; se lesionó una mano en su primero, pero no le impidió esto matar a su segundo. Gallito cortó una oreja en su primero, y en el último mediano. El 28 del actual dejó de existir, a consecuencia de un fuerte porrazo sufrido el día anterior, el piquero Antonio Gutiérrez Pajuelo "Medina". El infortunado perteneció a las cuadrillas de "Gavira", "Montes" y Pepete" durante algunos años, y en la actualidad a la de José Gómez "Gallito". El dictamen del forense, Sr. Castillo, al practicar la autopsia, fue que el picador Antonio Medina, que es como se anunciaba en los carteles, falleció a consecuencia de un derrame cerebral, congestión pulmonar e intestinal y fractura de tres costillas. A las seis y media de la tarde del 29 fue trasladado el cadáver del picador, en un lujoso féretro, al cementerio de Nuestro Padre Jesús, acompañándole el empresario D. Manuel Dorda, el representante de "Gallito", Sr. Parra, los novilleros "Paquillo" y "Marinito" y muchos revisteros y aficionados murcianos. Los hermanos "Gallito", apenas tuvieron noticia del fallecimiento, telegrafiaron a Antonio Parra lo siguiente: "Dispón entierro, no economices nada; hágase todo lo necesario; díganse sufragios y misas. -Rafael y José-". Y así se ha hecho, con beneplácito de Murcia, que alaba su cristiano proceder a los simpáticos hermanos. Ellos han adquirido una fosa individual a perpetuidad y han mandado construir una modesta sepultura con verja y lápida. El infortunado "Medina" contaba cuarenta y siete años; era natural de Arcos de la Frontera.

RAMÓN ECHEVARRÍA "BIENVENIDA CHICO " (1890 - 1913)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del eximio pintor español Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828)

 

Rehiletero que fue cogido por un toro el 7 de junio de 1913 y que falleció al siguiente día a resultas de sus heridas. (Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941 de los Doctores Puertas y Celis).

 

Refiere el cronista Juan José Zaldívar Ortega, en su obra “Víctimas del Toreo”, que <<Ramón Echevarría (Bienvenida chico), banderillero asturiano, nacido hacia 1890, falleció el 8 de junio de 1913, a consecuencia de una cornada en el pecho el día anterior, cuando contaba 23 años de edad. En la segunda corrida que toreaba Echevarría, después de aquél gravísimo percance –una tremenda cornada, por un astado de la ganadería mexicana de Nopalapan, con fractura completa de la pierna derecha el mismo año de llegar a México (1912), en la plaza de Veracruz-, otro toro, también de la  ganadería de Nopalapan, le infirió en el pecho tan tremenda cornada que falleció al día siguiente. “Bienvenida chico”, fue de modestísima categoría y actuó tan sólo en novilladas. Aspirando a mayores empresas, o para asegurar mejor su medio de vida, vino a México en 1912. Su notoriedad aquí la adquirió por sus desgracias. "

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, escribe en su obra “Víctimas de la Fiesta”, de ese personaje, que << el 7 de junio de 1913 resultó gravísimamente herido en el pecho por una res de la divisa de Nopalapán en el coso mexicano de Veracruz el modesto peón asturiano Ramón Echevarría (Bienvenida chico). El óbito se produjo al siguiente día. "

JOSÉ AVILÉS (XXXX - 1913)

Solo para efectos ilustrativos

Capea en San Juan del Puerto (Huelva), España

Cortesía de Jubuen / Sitio Web: http://.panoramio.com

José Avilés, hallaría su fin el 22 de junio de 1913 en la localidad onubense de San Juan, en el curso de una capea. (Fuente: Crónica del erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

ANTONIO MIRANDA "PIPO " (1869 - 1913)

Solo para efectos ilustrativos

Vista de San Juan Raboso, Puebla, México

Cortesía de don Carlos G. Rodríguez, en Panoramio.

Banderillero sevillano, nacido en 1869, falleció en junio de 1913, a los 44 años de edad, cuando estaba apartando una corrida de toros en la Hacienda Raboso, en México. Uno de los toros le corneó mortalmente en un descuido. Empezó a trabajar en las plazas de su tierra por el año 1889. Marchó después a México con Diego Prieto (Cuatrodedos), trabajando en circos de este país durante varios años, hasta que murió allá trágicamente. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el afamado erudito taurino, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << en día no determinado del mes de junio de 1913, fue herido y muerto el sevillano Antonio Miranda (Pipo), cuando ayudaba en los trabajos de apartar una corrida en la mexicana hacienda de “El Raboso” . Había marchado a aquella república a comienzos del siglo integrado en la cuadrilla de Diego Prieto (Cuatrodedos). >>

Existe hasta nuestros días,  la añosa Hacienda de Raboso, en San Juan Raboso, cercano a  Izúcar de Matamoros, en el mexicano Estado de Puebla. Desde 1914, existen cartas donde se  refiere a esta Hacienda aportando fondos para el sostenimiento de las tropas libertadoras leales al General Emiliano Zapata, por lo que es probable que este lidiador taurino  haya fallecido en el Estado de Puebla. Hacia 1913 esta hacienda era propiedad de los sucesores de d. Francisco Illescas, un hacendado español que también fue dueño de otras haciendas de la zona y quienes la transformaron de ganadera a productora de caña de azúcar. Hacia 1915 la familia Maurer adquirió la Hacienda Raboso, pero su compra se formalizó legalmente en 1918. Antes de los Illescas, la hacienda había sido propiedad de un acaudalado protestante de nombre Mateo Mucito, que fue fusilado por las huestes de don Miguel Hidalgo en la Guerra de Independencia, y fue su Viuda quien le vendió a los Illescas. A su vez Mateo Mucito, usando salaciones, les había comprado la quebrada hacienda ganadera a los últimos descendientes de d. Juan Raboso. Por muchas historias sobrenaturales, siempre se habló de una hacienda hechizada, y estas imprecaciones, alcanzaron también a Antonio Miranda (Pipo) sin deberla ni temerla. 

ARTURO PASTRAT "MORENITO DE CÁDIZ " (XXXX - 1913)

Solo para efectos ilustrativos

Yumbo, Colombia

Ciudad Precolombina descubierta por el Capitán Español Miguel López Muñoz

Cortesía del Sitio Web http://2.bp.blogspot.com

También en tierras ultramarinas, ahora en las colombianas, halló su postrer día el gaditano Arturo Pastrat (Morenito de Cádiz), al ser herido mortalmente el 7 de agosto de 1913 en Yumbo. (Crónica del erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”).

El docto historiador Pablo Rodríguez Jiménez, profesor de historia de la Universidad Nacional de Colombia, cita en su ensayo: "La Fiesta de Toros en Colombia entre los siglos XVI - XIX", que en las arenas colombianas perdieron la vida muchos toreros. Allí cayeron corneados, entre otros, Arturo Pastrat, llamado familiarmente “Morenito de Cádiz”, quien perdió la vida en una corrida de festejo. Entusiasmadas las autoridades de una pequeña población cercana a Cali por el arribo del primer tren, quisieron festejar con un toro en su plaza. Pastrat cayó corneado en el vientre. Trasladado a Cali en uno de los primeros automóviles de entonces, logró sobrevivir varios días, acompañado de su esposa Isabel Caicedo de Pastrat y sus amigos.
Fuente:
http://www.taurologia.com/imagenes%5Cfotosdeldia%5C1672_ensayo__la_fiesta_de_toros_en_colombia.pdf

En el Blog en la Internet "Pasodobles y Toreros" (hospedado en La Coctelera), citan dentro de sus efemérides taurinas, que un 28 de octubre de 1910, en la plaza de toros de Caracas Venezuela, actuaron los españoles Vicente Sanz "Matapozuelos" y Antolin Arenzana "Recajo". En la cuadrilla de banderilleros actuaba Arturo Pastrat "Morenito de Cádiz", muerto éste trágicamente, años después, en Cali, Colombia.

UBALDO TAPIA MARTÍN (1860 - 1913)

Solo para efectos ilustrativos
Fotografía de 1910 de una capea en Rueda (Valladolid), España
Cortesía de la familia Cobos Marcos/ Sitio Web: http://.diputaciondevalladolid.es

El 17 de agosto de 1913, en el desarrollo de una capea en Rueda (Valladolid), encontraría la muerte el aficionado Ubaldo Tapia.

Fuente:
Crónica del erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.

El 23 de enero de 2015, recibí un amable correo electrónico del historiador Rafael Gómez Lozano, donde me adjunta la digitalización de la revista taurina "Palmas y Pitos", número 23, del 25 de agosto de 1913, y donde en su página 3 apunta "Don Pepe": Las Capeas.- Un muerto y varios heridos: Ignoro si legalmente existen las capeas; pero que existen, no cabe duda alguna. Estaba en la creencia de que un ilustre Ministro conservador las había suprimido; y como persona y como aficionado, me alegraba de tan cuerda y plausible determinación. Como persona, porque la fiesta no puede ser más inhumana. Como aficionado, porque allí no hay arte ni escuela donde aprender los novatos, ni cosa que lo valga. Ved si no, sensata y reposadamente, lo que presenciamos el viernes último, los que fuimos al pueblo de Castilla la Vieja, que se llama Tudela de Duero. Tras de un viaje de una hora, de la hora de más calor del día, de dos a tres, cuando para que los pulmones sigan su ritmo vital es preciso que les empuje y les aliente la voluntad y la razón, llegamos al simpático y alegre pueblo en tumultuosa y retozona caravana, compuesta de mil y pico de locos. Visitamos brevemente el Casino, y de allí a la Plaza Mayor, al sitio donde se verifican las arcaicas y brutales fiestas. Empalizadas y tablados, en perpetuo equilibrio inestable, cobijan y soportan pacientemente a miles de pueblerinas y pueblerinos que, en conjunto abigarrado, chillón y mareante, aguardan la señal. Para que la fiesta tenga carácter oficial, allí están representadas todas las autoridades: la eclesiástica, por la Iglesia, que sostiene el más amplio tablado en su antigua fachada, y el cura del pueblo; la política, por la Casa Municipal (cuyos balcones ocupamos las personas de viso y los forasteros), el alcalde, el secretario, etc., etc.; hasta el orden, el mayor enemigo de tan brutales algazaras, tiene allí su representación en varias parejas de la Guardia civil. Y cuando llega la hora, y con la plaza llena de gente bebida, gente de movimientos tardos y torpes gracias al vino y a la falta material de espacio, sale a la desnivelada plaza un bicho de cuatro o cinco años, con muchas arrobas y mucha leña, y más sabiduría que leña y arrobas. Cuando apenas ha abandonado el toril, en su primera carrera ya ha herido a dos o tres infelices que pudieron muy bien pasar de esta vida a la otra, teniendo como último recuerdo la borrachera que tomaron por la mañana, el día de la función. El bicho, que se da cuenta de todo, y que conoce a este alcalde y al antecesor, se sitúa en una querencia favorable, que no abandona como no sea para dar ocupación al médico del lugar. Y así, un toro y otro, por la mañana, por la tarde y por la noche. ¿Es esto arte? ¿Debemos defender estas corridas los aficionados? Si sólo fuesen estos espectáculos, sosos, ridículos, de mojiganga, podrían tolerarse; pero es que las más de las veces resultan trágicos. El 16 de Agosto actual, murió, en la capea de Rueda, un pobre labrador, de cincuenta y tres años, Ubaldo Tapia Martín. En peñafiel sufrió Patricio González una gravísima herida, que no sabemos cómo terminará. Y en Tudela presenciamos nosotros unas cinco o seis terribles cogidas, de las cuales una tuvo consecuencias de importancia, siendo las otras, milagrosamente inofensivas. Hay que terminar con esto de una vez. Que muera en las astas del toro un profesional, es muy triste, muy lamentable; pero que muera un desdichado beodo inconscientemente, es un delito de lesa humanidad, un asesinato que perpetra quien, pudiéndolo evitar, no lo evita. ¿Qué es muy difícil cortar de raíz esta perniciosa costumbre? ¿Que por prohibir las capeas se alteró muchas veces él orden público? No; no es esto lo que sostiene tan afrentoso espectáculo, el cual, por sí solo, produce tantas víctimas como una grave epidemia. Es que la concesión es la dádiva que más agradecen nuestros embrutecidos pueblos y el recurso de más fuerza de que dispone un cacique. Y aunque nos vamos civilizando, sabido es que el carro del progreso no lleva la velocidad que los automóviles. Y no es por falta de caballos precisamente.

EDUARDO SERRANO GUERRERO "GORDET " (1880 - 1913)

Novillero, nacido en Játiva (Valencia) el 22 de septiembre de 1880. El 9 de marzo de 1913 recibió una cornada en Burdeos Francia (otros precisan Toulouse) por un toro de la dehesa de Victorino Cortes, y en tanto se quebrantó su salud, que el 25 de agosto de 1913 falleció en Valencia.

Se presentó en Valencia por vez primera el 19 de septiembre de 1897, matando un becerro. El  3 de noviembre de 1898 estrenó el traje de luces. En 1900 toreaba en Barcelona y quedó regularmente. Recorrió las plazas de la región levantina practicando y mejorando su arte, logrando fama de buen torero. El 27 de febrero de 1910 estrenó el albero de Madrid, estoqueando novillos de don Patricio Sanz, alternando con “Celitay el afamado “Ostioncito”. Desde entonces adquirió más popularidad y fue más celebrado su nombre. Toreó en Barcelona, Zaragoza y Bilbao, así como por las plazas de la Francia meridional. La última corrida en la que intervino fue la celebrada en Orihuela (Murcia) el 15 de agosto de 1913, muriendo a los 10 días en Valencia. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo).

Por su parte el historiador don Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el 9 de marzo de 1913 fue mortalmente herido el valenciano de Játiva Eduardo Serrano Guerrero (Gordet). El hecho se produjo en el coso francés de Toulouse, y el cornúpeta homicida pertenecía a la vacada de Cortés, y la muerte del torero se demoró hasta el 25 de agosto del mismo año de 1913, día en que expiró en Valencia. "


Cortesía de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/eduardo-serrano-guerrero-gordet.html

Refiere el historiador taurino, don Antonio Román Romero, en su Blog en Internet: "De Hombres, Toros y Caballos", que en Valencia 25 de Agosto de 1913 a las 9 de la noche falleció el valiente novillero valenciano Eduardo Serrano (Gordet), a consecuencia de un "cólico miserere" (1), complicado con el recrudecimiento de las heridas que sufrió en una plaza del Sur de Francia.


Cortesía de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/eduardo-serrano-guerrero-gordet.html

La última corrida que toreó Eduardo Serrano (Gordet), fue en Orihuela. Era un torerito inteligente y de pundonor.- Comenzó á torear el 23 de Marzo de 1897, cuando tenía diez y seis años; fue director de la cuadrilla de señoritas toreras, y casó con Lolita Pretel, que era la directora de aquellas lidiadoras. Ha muerto pobre, pues aunque ganó mucho, perdió tanto como tenía en desgraciadas empresas industriales.

Nota (1): Cebe aclarar que en aquella época, la expresión "cólico miserere" era la definición de una enfermedad mortal cuya identificación en la etiología moderna podría corresponder a una peritonitis, o a un ataque de apendicitis aguda, ó a una oclusión intestinal aguda, por causas diferentes, que establece un estado gravísimo del paciente, con acceso doloroso localizado en los intestinos, que provoca violentos retortijones, ansiedad, sudoraciones, y cuyo síntoma más característico es el vómito de los excrementos.

JUAN GARCÍA (18XX - 1913)

Solo para efectos ilustrativos

“El Picador”

Obra del ilustre grabador mexicano José Guadalupe Posada Aguilar (1852-1913)

Refiere André López Lorente (Nomenclature en hommage aux victimes du toreo édité par la Société Taurine "La Muleta" 2007) que fue un novillero muerto en Istres, Francia por un toro de la dehesa de Lescot en 1913.

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, relata en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  de este desconocido novillero, que << debe figurar en la presente relación (se refiere a la de víctimas del toreo) el nombre del modesto y veterano espada Juan García, quien, avecindado en la ciudad francesa de Marsella, por allí actuaba en funciones taurinas de tercer orden. En agosto de 1913 fue cogido al actuar en un coso del citado departamento, resultando herido y trasladado a Marsella en automóvil, que volcó en el recorrido, produciendo al ya herido nuevas lesiones, que provocaron su fallecimiento al poco de llegar a un hospital marsellés. "