ANTONIO MEJÍAS BIENVENIDA (1922 - 1975)

Antonio Bienvenida y el erudito taurino don José María de Cossío

El más famoso y con mayor número de años en activo de los descendientes de Manuel Mejías Rapela. Nació el 25 de junio de 1922 en Caracas (Venezuela) y tomó la alternativa en Madrid, el 9 de abril de 1942, mano a mano con Pepe Bienvenida y toros de Miura. Don José María de Cossío describe así el toreo de don Antonio: "Busca su puesto en la aparente ligereza sevillana, pero con un matiz de melancolía que no llega al patetismo. Esta negativa a conducir su arte por los escapes que pudiéramos llamar románticos del arte de torear caracteriza su toreo y le da pleno derecho a la consideración de clásico, de maestro clásico de su arte". De ello dio fe en las más de 800 corridas toreadas y en los más de 1.600 toros que cayeron bajo su espada. El 16 de junio de 1960 intentó la hazaña de matar 12 toros de distintas ganaderías, seis por la tarde y seis en corrida nocturna, viéndose obligado a desistir después de que doblara el noveno. Se retiró definitivamente en la plaza madrileña de Vista Alegre, el 5 de octubre de 1974. Tentando unas vaquillas en la finca “Puerta Verde”, de Amelia Pérez-Tabernero, sita en San Lorenzo de El Escorial (Madrid), el 5 de octubre de 1975, una de ellas, de nombre “Conocida”, de pelo negro, nº 7, con unos 300 kilos de peso, se quedó pegada a la puerta de salida, y cuando se abrió de nuevo para soltar a la siguiente, regresó a la placita, con tan mala fortuna que no la vio el diestro, que estaba de espaldas. Hizo la infausta por él y sufrió una aparatosa voltereta, que le produjo lesiones irreversibles en las vértebras cervicales a consecuencia de las cuales falleció el 7 de noviembre de 1975. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)

Al respecto de su inesperada muerte, el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere que << lejos de una repleta plaza de toros en tarde de sol y feria, habría de encontrar un insospechado y trágico fin el veterano maestro Antonio Mejías Jiménez, quien, al igual que sus familiares, honró el apodo de “Bienvenida”. Retirado definitivamente de la arriesgada aventura torera, en la que siempre ocupó un puesto relevante, el 5 de octubre de 1974 en el coso madrileño de Vista Alegre, parecía haberse alejado, de por vida, del peligro de las cornadas. En la mañana del 4 de octubre de 1975 se desplaza, en unión de su hermano Ángel Luis y de su sobrino Miguel – quien por entonces soñaba reverdecer las viejas glorias taurinas de su linaje- , a la finca que en el término municipal de El Escorial posee la ganadera Amelia Pérez-Tabernero. Allí torea unas vaquillas impartiendo su postrera lección magistral , cuando una de ellas, “Conocida”, retorna a la placita de tienta, al ser su puerta abierta para dar salida a la siguiente res, y embiste por la espalda a Antonio, que no la ha visto, y lo lanza al aire, con tan mala fortuna que al caer en mala posición se producen irreparables lesiones en las vértebras, que ocasionaron el fallecimiento del antiguo espada en la tarde del siguiente día 7 de octubre de 1975 en la Residencia Sanitaria de La Paz, de Madrid. Un monumento instalado cerca de la puerta grande del madrileño coso de Las Ventas, por la que tantas ocasiones salió en vida y una vez muerto, recordarán a las generaciones venideras las calidades, profesionales y humanas, de esta gloria de la torería. "

El padre de la afamada vaquilla asesina de nombre "Conocida" que causó la muerte del inolvidable diestro Antonio Bienvenida el 7 de noviembre de 1975 se llamaba "Navajito", un encastado y noble toro negro de Amelia Pérez Tabernero, lidiado e indultado en Segovia el 29 de junio de 1968.
Fuente:
http://aportagayola.wordpress.com/el-toro/toros-famosos/

DOMINGO GONZÁLEZ LUCAS " DOMINGUÍN " (1920 - 1975)

Domingo Dominguín ( el que recibe al centro)  sorteando. San Fermin´50 (© Inge Morath Foundation)
Cortesía del Sitio Web: A paso de Banderillas/ http://www.feriadeltoro.net

Refiere el Sevillano Diario ABC del 22 de noviembre de 1977, que << hace un par de años (se refieren al año de 1975), en Guayaquil Ecuador, se pegó un tiro en la cabeza Domingo (Dominguín), un gran señor del mundo de los toros, todo un intelectual, seguramente el torero con más amor por la cultura que ha existido después de Ignacio Sánchez Mejías. "

El 13 de julio de 2008, el eximio cronista Benjamín H. Montanari, escribe una brillante editorial para el diario “El Almería”, titulada: “Los Dominguín, sangre almeriense”, donde refiere que la bellísima pelotari gitana, natural de Tíjola, Gracia Lucas Lorente, casó con un torero de nombre Domingo González apodado “Dominguín”. De ellos nacieron cinco hijos, “Los González Lucas”. A los varones les pusieron el nombre de: Domingo, Pepe y Luis Miguel, estirpe de la saga Dominguín. Antonio Ordóñez se casó con Carmen Dominguín, hermana de los tres toreros, siendo Domingo el apoderado de su cuñado. Domingo murió en el año 1975 en Guayaquil, en Ecuador. Dicen que por las relaciones con una periodista colombiana que le forzó a pegarse un tiro en el corazón. Otros más cercanos refieren que lo mataron por su relación con la ex-mujer del gobernador del Valle del Cauca. -Nadie se pega dos tiros en el pecho-. Así se las juegan por allá.

En la hemeroteca del 30 de junio de 2007 del Diario Tribuna de Salamanca (Editorial de don Paco Cañamero) refiere sobre la llegada de Domingo “Dominguín” al Ecuador, donde  se instaló en la finca ganadera de Santa Mónica, al lado de Cayambe, la hermosa ciudad que es la tierra de las flores, la música y la nieve, donde permaneció como eficaz mayoral e improvisado picador de muchos toreros españoles cuando actuaban en Ecuador o Cayambe. Había transcurrido una década desde que emigró, cuando un genial taurino español se fue a vivir allí. Se trataba de Domingo Dominguín (hermano de Luis Miguel y suegro de Curro Vázquez) cuando rompió con todo se marchó a esa tierra donde fundó la ganadería de ‘Aracataca’ y llevó como hombre de confianza (con todos los poderes) al salmantino Manolo Cerezo.  Pocos años duró la relación entre Cerezo y Domingo “Dominguín”, pues un día que toreaba su yerno Curro Vázquez, en Cayambe, Manolo acompañó a Curro como hombre de confianza dejando a su suegro en el hotel, con la disculpa que enseguida iría para allá, pero nunca llegó a la plaza y al regresar de la corrida, Curro y Cerezo, desazonados, encontraron el cuerpo de Domingo Dominguín, que se había pegado un tiro en la cabeza.  

Refiere don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) haber leído que DOMINGO GONZÁLEZ LUCAS (DOMINGUÍN) nace en Madrid, España el 10 de junio de 1920.

El guionista y director de cine Joaquín Jordá cuenta:
«La historia de los Dominguín da para varios libros. Tres hermanos, a cual más distinto. Tres críos toledanos que comienzan a torear en la primera posguerra, en los años más duros. Una cuadrilla de niños toreros explotados por su padre, padre y patrón, hasta que se independizan.» Yo fui amigo íntimo de Domingo, el mayor. Domingo era comunista y Luis Miguel era un asiduo de El Pardo y las cacerías de Franco, pero respaldaba a su hermano en todo, porque estaba fascinado por él. Domingo decía que entró en el PC por las injusticias que había vivido de pequeño y por el recuerdo de la Guerra Civil. Y por excentricidad, y por ganas de llevar la contraria. En una entrevista en Dígame le preguntaron por sus santos de cabecera y dijo: "San Marx, san Lenin y san Stalin". Luis Miguel tenía audiencia directa con Carrero Blanco, que más de una vez le hizo alguna advertencia sobre Domingo. En una cacería, Franco le preguntó: "Dígame, Dominguín, ¿quién es el comunista de los tres?". Y Luis Miguel le contesta: "Los tres, mi general, los tres". Tras su ruptura con el partido, Domingo acabó en Suramérica, pasando armas para la guerrilla venezolana. Hubo una delación y se suicidó, entre otras cosas, para que no le pillaran. En cuanto a Pepe, nunca llegó a ser un mito público, como Luis Miguel, ni un mito secreto, como Domingo. Estaba muy enamorado de su mujer, la actriz María Rosa Salgado, y siempre se mantuvo en un segundo plano, centrado en su vida familiar. »Como torero, Domingo era castellano en el peor sentido de la palabra: un estoqueador certero y directo, sin vuelos. Pepe era un buen banderillero, y Luis Miguel era un completo, pero al principio tuvo que pechar con la hostilidad de los aficionados, que le acusaban de haber llevado a la muerte a Manolete en aquel famoso mano a mano que acabó con su cogida: el torero joven, descollante, enfrentado al torero mayor, al que le fallan las fuerzas. Otro mito clásico, ¿no? Y también, probablemente, una exageración. Pero desde principios de siglo, los toros en España habían sido un mundo de enfrentamientos acérrimos, de estar con uno o con otro: una cadena que enfrentaba a Joselito con Belmonte, a Manolete con Arruza, a Dominguín con Manolete, y, a finales de los cincuenta, a Ordóñez con Dominguín en aquel "verano peligroso" que relató Hemingway. Historias españolas. Españolísimas».
Pere Portabella: «El mundo de los Dominguín era absolutamente violento. Era un clan, un clan con sentimiento de tribu. Había un vínculo fortísimo entre los tres hermanos: Domingo, Luis Miguel y Pepe. El vínculo de la lucha por la vida, de la supervivencia. Poco a poco fueron contándome cosas de su infancia y adolescencia. Cosas terribles, escalofriantes. Venían de la pobreza más absoluta y fueron explotados por su padre, el viejo Dominguín, que era un torero mediocre y descubrió que en sus hijos tenía un filón. Pero nadie podía faltar a su padre en su presencia. Ni a nadie de la familia. Eran ellos contra el mundo. Parecían italianos de película. Más que eso: personajes de western. Yo me los imaginaba perfectamente entre los pioneros americanos, mitad héroes mitad canallas, capaces de llevarse por delante lo que hiciera falta para defender aquel territorio que les había costado tanto conquistar. »Un día estaba yo con el trío en la Cervecería Alemana, su sede. La madre, la señora Gracia, un personaje que daría para un libro entero, vivía muy cerca de allí. Estamos sentados en una mesa Domingo, Luis Miguel, Pepe y yo. Hablando y riendo, tomando finos. Entonces veo que Luis Miguel le hace un pequeño gesto con la cabeza a Pepe. Un gesto casi imperceptible. Acaban de entrar en la cervecería los tres Lozano. El clan de los Lozano. Era una familia rival, de toreros y empresarios. Domingo también era empresario y había una lucha muy fuerte por el control de las plazas de toros. Él tenía tres plazas: la de Vistalegre, la de Cuenca y la de Pontevedra. »Luis Miguel hace ese gesto y Pepe se levanta y va hacia ellos. Pepe era el más fuerte de los tres, una bestia. Fue directo hacia el jefe de los Lozano y sin mediar palabra le soltó un puñetazo que, literalmente, le rompió la cara. Le partió la mandíbula, lo dejó tirado en el suelo. No era un puñetazo de advertencia. Era un puñetazo para poner fin a algo. Un puñetazo definitivo. La gente comenzó a gritar, hubo el consabido alboroto… Los otros dos Lozano recogieron al caído y, sin decir nada, se retiraron. Yo me quedé helado. Le pregunté a Luis Miguel. "Nada, no te preocupes, asuntos nuestros. Cosas del toro". Volvió Pepe y siguieron hablando y bebiendo como si no hubiera pasado nada. Asunto zanjado, fuera lo que fuera.
»Yo he conocido a muchas personas en mi vida. Unos cuantos valientes y muchísimos cobardes, pero los Dominguín eran de otro palo. Estaban más allá de la valentía. No tenían miedo a nada ni a nadie porque no sabían lo que era el miedo. Desde pequeños habían ido a por todas, y en algún momento debieron decidir, si es que eso se decide, que a ellos no iba a toserles nadie. Se encaraban con quien hiciera falta. Cualquiera hubiera podido pensar que era pura chulería, puro machismo. No. En una pelea se ve inmediatamente quién es el chulo. El chulo es el que se pavonea, el que amenaza, el que habla demasiado. Ellos no hablaban. Entraban por derecho. »Otra vez estábamos en un bar y alguien empezó a hablar mal de Luis Miguel sin darse cuenta de que Domingo y yo estábamos al lado, en la barra. Domingo fue hacia aquel tipo y le bastó con mirarle. No le amenazó, simplemente se encaró con él. No he vuelto a ver una mirada como aquella en toda mi vida. Y el otro, que era un gigante y podía haberle matado, se deshizo en excusas y arrió velas. »Había un fatalismo muy español detrás de todo aquello. Domingo se suicidó y no le extrañó a nadie, a nadie que le conociera. Hablaba del suicidio con absoluta tranquilidad. "A partir de cierta edad hay que quitarse de en medio", decía. Y así lo hizo. Cuando consideró que su vida estaba acabada, que ya no valía la pena vivirla, se pegó un tiro.
»Quizás Luis Miguel podía parecer el más chulo de los tres. Era el más guapo, el más triunfador, el que había llegado más lejos. Pero también iba más allá de la chulería. Cuando decía que era el número uno, cuando lo proclamaba levantando el dedo en las corridas, era un convencimiento absoluto. Era la constatación de un hecho, y punto».
Fuente:
http://loqueyotediga.net/files/CapituloVI.htm


Cita el acreditado cronista coetáneo, don Héctor Budar que: Domingo González Lucas, nombre de pila de este torero que fue conocido en el planeta taurino como Domingo Dominguín, nombre y apodo que heredó de su padre Domingo González Mateos, matador de toros, que a su retiro fue apoderado, empresario e importante hombre de negocios taurinos y padre del mencionado Domingo, Pepe, y Luis Miguel quienes fueron conocidos como los “Dominguín”, los tres matadores de toros. El referido domingo hijo, nació en la ciudad de Madrid el 10 de Junio de 1920, aunque creció en el ambiente de toros y toreros, su primer deseo fue el estudio de una carrera profesional, cuando su padre aún toreaba y alternaba sus actividades con las de empresario, confiándole a su hijo algunos proyectos de su empresa, porque el joven se fue adentrando a esa atmosfera de la que fue cobrando pasión. Así que guardó los libros y con 19 años se viste por primera vez de torero, haciendo su debut en el año de 1939 en la plaza de Linares, el primero de septiembre de 1940 se presenta en Madrid alternando con su hermano Pepe y Mariano Rodríguez con novillos de Arturo Sánchez Cobaleda. Tomó la alternativa en Barcelona el 7 de junio de 1942 con el apadrinamiento de Joaquín Rodríguez “Cagancho” y el testimonio de Emiliano de la Casa, “Morenito de Talavera” con toros de Domingo Ortega. Confirma su alternativa catalana en Madrid el 25 de junio del mismo año, cediéndole los trastos Nicanor Villata, nuevamente testimoniando el acto “Morenito de Talavera” se lidiaron tres toros de Charro, dos de Marzal y uno de Villagodio. Domingo no fue un torero arrollador, pero si un gran conocedor de toros, su mejor cualidad era el oficio con la espada. La falta de atractivo le impedía tener mayor rodaje profesional, más bien entraba en los carteles que su padre organizaba acompañando a sus hermanos, Pepe y Luis Miguel. Domingo en el corto tiempo que actuó como matador de toros, fue duramente castigado. Los percances o quizá porque u idea no era ser torero, fue perdiendo interés y se inclinó con mayor atención a los negocios de la empresa promotora desarrollando un gran talento en el apoderamiento de sus hermanos, cuando Luis Miguel era la gran figura proclamándose "El Número Uno". Sus negocios tuvieron gran arraigo sobre rodo en Sudamérica donde organizaba las más importantes ferias de Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador. Este torero si bien no fue un gran profesional que se le recuerde por sus virtudes en los ruedos, en cambio su inteligencia, su habilidad y su capacidad para manejar el gran aparato empresarial internacional queda de manifiesto en la administración que sus hermanos Luis Miguel compró la plaza de Quito, Ecuador por lo que Domingo decidió radicarse en esa ciudad para organizar las corridas de ese país. El 13 de octubre de 1975 al concluir una serie de corridas en el puerto de Guayaquil se quitó la vida en esa ciudad, los motivos que lo orillaron a tomar esa drástica decisión fueron con él a la tumba. Su determinación fue un acto bien meditado, pues todo lo dispuso en su testamento, incluyendo ser enterrado en la localidad de Cayambe, en las cercanías de una finca de su propiedad donde tenía proyectado fundar una ganadería de toros de Lidia.

NÉSTOR TOVILLA PÉREZ (1958 - 1975)

Magangué, Bolívar, Colombia

Cortesía del Sitio Web: http://andavid.files.wordpress.com 

Este joven torero nativo de Magangué, Bolívar, muere a los 18 años. Lo corneó mortalmente el toro "Mazamorra" de color bayo, jugado en la tarde del ganadero Juvenal Martínez, procedente de Tolemaida, de Juan Perna Maceo. Al momento de salir el toro, el joven le comenta a su compañero de cuadrilla que éste lo había toreado fácilmente en otra plaza luciéndose; sin embargo el compañero le reitera que estaba confundido y que este era otro toro. Le aseguró que había sido jugado el 20 de enero en Sincelejo y que allá había causado muchos daños. Le recalcó que tuviera cuidado y que no lo fuera a torear más. El joven le va y al recibirlo el toro le acomete por derecho y le da la cornada mortal; el muchacho no se va al suelo sino que afloja la muleta y sale corriendo donde lo recibe "El Negro Rocha" en sus brazos, donde muere. Nació en 1958 y murió el 23 de septiembre de 1975. Estos datos los suministró su señora madre Juana Mercedes Pérez Pérez de 79 años de edad, quien aún llora inconsolable la muerte de su hijo torero. En 1975 Néstor Tovilla Pérez. Recibe el apodo de "Manuel María" debido a que se desplazaba a todas las fiestas en compañía de su hermana María Celsa Pérez Pérez, la cual colocaba un bar o garita debajo de los palcos llamado "La Bandida". (Fuente: Diario El Merdiano de Sucre) 

JOSÉ AMEZOLA (1900 - 1975)

Solo para efectos ilustrativos
“Presagios”
Obra del excelso artista español
Lorenzo Goñi

Refiere el cronista Rafael Gómez Lozano Dientefino, documentado con información de don Adiel Armando Bolio y del libro: Plaza México: Historia de una cincuentona Monumental, de Daniel Medina de la Serna, Tomo 2, Página 545, que el 24 de noviembre de 1975, fallece en Mérida Yucatán,  el picador José Amezola,  a resultas de las heridas sufridas al ser atropellado. Que lejos había dejado atrás su glorioso imperio y su participación como picador de toros en la histórica inauguración de la Plaza Monumental México, el 5 de febrero de 1946, cuando con toros de la ganadería zacatecana de San Mateo, de don Antonio Llaguno González, hicieron el paseíllo Luis Castro “el Soldado”, Manuel Rodríguez “Manolete” y Luis Procuna, donde el primer astado que se jugó en la arena del coso metropolitano se llamó “Jardinero” de pelo cárdeno oscuro y caribello, marcado con el número 33. El primer capotazo lo dio Román Guzmán “el Chato”, quien clavó también el primer par de banderillas. Ese día de celebración en grande, la primera vara estuvo a cargo del afamado picador José Amezola, que por azares del destino marró, siendo José Noriega “el Cubano” quien realmente puso la primera puya. El primer muletazo fue de “el Soldado” (un ayudado por alto), lo mismo que la primera estocada, que hubo de refrendarla con el descabello al segundo golpe. Quien le iba a decir a don José Amezola,  que sería un vehículo de acero y no el embate de un toro,  el que le causara finalmente la muerte. Tenía al morir setenta y cinco años y era tío de la afamada cancionista María Victoria.

EZEQUIEL MENDOZA "EL SASTRE" (XXXX - 1975)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del genio español Pablo Picasso

Refiere el historiógrafo taurino, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), quien es propietario de la enciclopedia virtual “Toreros Mexicanos”, que recuerda haber leído en la obra Plaza México: Historia de una cincuentona Monumental, de Daniel Medina de la Serna., Tomo 2, Página 545, que don  Ezequiel Mendoza "El Sastre" (Picador), cayó atropellado en la carretera a Pachuca en 1975.

JUAN MALDONADO (XXXX - 1975)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del ilustre naturalista español
Antonio Guzmán Capel

Refiere el erudito Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario de la enciclopedia virtual “Toreros Mexicanos”, haber leído en el libro Plaza México: Historia de una cincuentona Monumental, de Daniel Medina de la Serna. Tomo 2, Página 545, que Juan Maldonado fue un picador de toros, consanguíneo de los afamados “Tatos” de estirpe torera, que fue atropellado y muerto hacia 1975 en una calle de Azcapotzalco, México.

RAFAEL BOLIO (XXXX - 1975)

Solo para efectos ilustrativos
El valeroso e indómito matador mexicano Antonio Lomelín (Q.E.P.D.)

Rafael Bolio, abuelo del cronista taurino Arturo Bolio Cerdán, fue un febril aficionado a la Fiesta de los Toros, que en edad senil, y enfermo de glaucoma, quedó finalmente ciego. Imposibilitado para disfrutar las corridas de toros en la plaza, las escuchaba por la radio. El 16 de febrero de 1975, oyendo la transmisión de la corrida de toros que hacía "Paco Malgesto" desde la Plaza México, donde un burel llamado "Bermejo" de la trágica dehesa de Xajay, en el tercio de banderillas, espantosamente destripa al matador guerrerense Antonio Lomelín, lo impresiona de tal manera, que fue causa que le diera un infarto y falleciera. Al respecto de esta tragedia, y a manera de sentido homenaje, Arturo Bolio Cerdán, su nieto, escribiría un par de años después, una conmovedora nota editorial titulada "Muerte por cornada ajena" publicada en la revista "Gaceta Taurina"/Año II-Número 13- Página 18/ Agosto de 1977/ y que a continuación escribo la liga para su lectura: http://www.bibliotoro.com/gacetas/Gac_2-13.pdf

Este aciago 16 de febrero de 1975, el toro "Bermejo" que había pastado en las dehesas de Xajay, se arrancó malamente contra Antonio Lomelín cuando éste pretendía banderillearle al quiebro y le asestó una espantosa cornada en el vientre, que obligó al valeroso torero de Acapulco a correr hasta las tablas sujetándose los intestinos con su mano derecha. El espanto que causó esta cogida, junto al asombro que despertó la sangre fría del espada herido, acrecentó notablemente el renombre de torero valiente y temerario que arrastraba Antonio Lomelín desde el inicio de su carrera taurina."
Fuente:
http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lomelin-migoni-antonio

RODRIGO RODARTE (XXXX - 1975)

Toro en el aire
Aguatinta del extraordinario grabador mexicano Juan Alcázar Méndez

El 21 de febrero de 2015, recibí una amable carta de don Luis Sotelo Hernández, desde Santiago Ixcuintla, Nayarit, México, donde anota.- "Hola, un cordial saludo y un favor. Le escribo para comentarle de un gran montador de toros llamado Rodrigo Rodarte, que murió un 6 de agosto de 1975, en un jaripeo ranchero celebrado en el pueblo de "La Presa", Nayarit, al montar un toro de nombre "Centenario", al que ya le había realizado una "queda" en fecha anterior ; pero infortunadamente ese día andaba un poco alicorado y un mucho envalentonado, y pidió al toro para salir a pretal de grapa, y después de hacerle una monta espectacular, el toro martillea hacia adelante al mismo tiempo que cabecea hacia atrás, lo que provoca que el cuerno derecho del animal se le incruste en el cuello, tras lo cual cayo y murió casi al instante. Esta anécdota me la cuenta mi abuelo, quien estuvo presente en la desgracia de Rodrigo Rodarte. Se le organizó un funeral en su pueblo con homenaje, y sus restos reposan a la sombra de Dios en el panteón ejidal de su pueblo natal, La Presa, Nayarit. Espero y suba esta tragedia y así rendirle un merecido homenaje a este gran jinete nayarita. Descanse en paz.

VICENTE VEGA HUMANES " GITANILLO DE TRIANA CHICO" (1920 - 1976)

Foto de Sevilla desde el  Puente de Triana donde se aprecia La Maestranza y La Giralda

Cortesía de Raquel Montero

Vicente Vega Humanes “Gitanillo de Triana Chico”, nació en Sevilla el 8 de noviembre de 1920. Fue novillero a partir de 1940 y se presentó en Madrid el 23 de marzo de 1941, fecha en la que se presentó en dicho ruedo para matar con “Parrao” y Doblado novillos de Pablo Romero. Toreó poco siendo novillero e hizo largas ausencias en América, con el recuerdo de una grave cornada en Madrid el 12 de julio de 1942 por un novillo de Guardiola. En 1945 marchó a América, donde actuó varias temporadas consecutivas y tomó la alternativa. Olvidado estaba cuando el 10 de agosto de 1952 tomó la alternativa en la Plaza Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel con toros de la Ganadería de Miura. El padrino fue el torero de Cenicientos (Madrid) Jerónimo Pimentel y de testigo el almeriense Octavio Martínez "Nacional", y volvió a desaparecer de la escena. En 1955 se retiró de la profesión para dedicarse a asuntos taurinos y apoderamiento de matadores, entre otros de Paco Camino, Litri, Campuzano, Jairo Antonio y,  Antonio Montesinos. Vicente Vega regresaba en la tarde del domingo 26 de junio de 1976 de un festival celebrado en Alosno (a 40 kilómetros de Huelva), en un vehículo que conducía su hijo Felipe y en el también viajaba el novillero Antonio Montesinos. El coche entró en colisión con otro y dio varias vueltas de campana. Los tres ocupantes resultaron heridos y fueron atendidos en la Ciudad Sanitaria de Huelva. Posteriormente se les traslada a la Ciudad Sanitaria "Virgen del Rocío", de Sevilla, donde “Gitanillo de Triana Chico” falleció poco después de ingresar hacia el 27 de junio de 1976. Su hijo ingresó con heridas de pronóstico grave, y lesiones menos graves, Antonio Montesinos, el torero fallecido,  fue enterrado en el cementerio de San Fernando, de Sevilla. Fuentes: Sitio web “Historia del Torero” y Revista Terralia No 68-La Raíz Cabrera.


Vicente Vega Humanes “Gitanillo de Triana Chico”
Cortesía de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

ANTONIO MONTESINOS (XXXX - 1976)

Foto de Sevilla desde el  Puente de Triana donde se aprecia La Maestranza y La Giralda

Cortesía de Raquel Montero

Vicente Vega Humanes “Gitanillo de Triana Chico”, nació en Sevilla el 8 de noviembre de 1920. Fue novillero a partir de 1940 y se presentó en Madrid el 23 de marzo de 1941, fecha en la que se presentó en dicho ruedo para matar con “Parrao” y Doblado novillos de Pablo Romero. Toreó poco siendo novillero e hizo largas ausencias en América, con el recuerdo de una grave cornada en Madrid el 12 de julio de 1942 por un novillo de Guardiola. En 1945 marchó a América, donde actuó varias temporadas consecutivas y tomó la alternativa. Olvidado estaba cuando el 10 de agosto de 1952 tomó la alternativa en la Plaza Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel con toros de la Ganadería de Miura. El padrino fue el torero de Cenicientos (Madrid) Jerónimo Pimentel y de testigo el almeriense Octavio Martínez "Nacional", y volvió a desaparecer de la escena. En 1955 se retiró de la profesión para dedicarse a asuntos taurinos y apoderamiento de matadores, entre otros de Paco Camino, Litri, Campuzano, Jairo Antonio y,  Antonio Montesinos. Vicente Vega regresaba en la tarde del domingo 26 de junio de 1976 de un festival celebrado en Alosno (a 40 kilómetros de Huelva), en un vehículo que conducía su hijo Felipe y en el también viajaba el novillero Antonio Montesinos. El coche entró en colisión con otro y dio varias vueltas de campana. Los tres ocupantes resultaron heridos y fueron atendidos en la Ciudad Sanitaria de Huelva. Posteriormente se les traslada a la Ciudad Sanitaria "Virgen del Rocío", de Sevilla, donde “Gitanillo de Triana Chico” falleció poco después de ingresar hacia el 27 de junio de 1976. Su hijo ingresó con heridas de pronóstico grave, y lesiones menos graves, Antonio Montesinos, el torero fallecido,  fue enterrado en el cementerio de San Fernando, de Sevilla. Fuentes: Sitio web “Historia del Torero” y Revista Terralia No 68-La Raíz Cabrera.

JOAO ALVES BRANCO NUNCIO (1901 - 1976)

Joao Alves Branco Nuncio, insigne rejoneador portugués nació el 15 de febrero de 1901 en la Villa de Alcacer do Sal, perteneciendo a una familia de gran tradición taurina, por lo que a muy tierna edad comienza a interesarse por el mundo de los caballos, demostrando poseer excepcionales aptitudes para la equitación. Tan temprana es su vocación que, según cuentan, con sólo 9 años rejoneaba becerras en el campo.

 
Su carrera profesional se inició a los 14 años de edad, llevando a cabo sus primeras actuaciones en público en San Juan de Évora durante la temporada de 1915.
Después de varias temporadas de rodaje, llega la alternativa en Lisboa, en el coso de Campo Pequeño, la tarde del 27 de mayo de 1923, de manos de Antonio Luis Lopes, con quien el público le hizo mantener importante rivalidad a partir de entonces. El motivo de este enfrentamiento no era otro que la disparidad de estilos: mientras Lopes era el representante del clasicismo puro y académico, Branco Nuncio destacaba por su rejoneo alegre y rico en adornos, estilo peculiar que le hace mantenerse en la primera línea del rejoneo en su país natal. Tras la alternativa, aún tardó 4 años en presentarse en España, hecho que tuvo lugar en Badajoz en el año 1927, logrando gran cartel después en plazas tan importantes como las de Madrid o Sevilla.

 
Una de sus peculiares suertes era la de intentar matar al toro con el estoque desde el caballo, suerte prácticamente en desuso desde épocas remotas y que muy pocos han practicado después por la gran dificultad que entraña. Toreo un total de 901 corridas, 879 en Portugal y 22 en España.

 

A los 75 años Branco Nuncio, en enero de 1976  se encontraba montando a caballo en la Quinta Da Broa propiedad de su amigo d. Manuel Veiga, lugar donde preparaba su regreso forzado a los ruedos por problemas económico derivados de la expropiación gubernamental de sus propiedades en 1974,  y le era preciso trabajar para mantenerse, cuando en el picadero de la Casa Veiga, en lomos de un caballo y con espuelas puestas  le sobrevino un infarto y le alcanzó la muerte. De Nuncio dijo el imperecedero matador Juan Belmonte al verlo torear en Sevilla la tarde del 10 de octubre de 1926: “Nunca supuse que fuera posible torear así; he visto muchas corridas a la portuguesa, asistí en España al trabajo de buenos rejoneadores portugueses, más,  como Joao Nuncio no hay nadie, enorme, divino”  tal y tanto cautivó su arte al inconmensurable “Pasmo de Triana”, lo que ratifica entre figuras su gran calidad.

Don Alvaro Domécq y Díez le dedicó este epitafio: "A ti, Juan Branco Nuncio, mi compañero, mi amigo, mi admirado jinete, a tí, rejoneador sin par que supiste ser jinete y torero a un tiempo y que no necesitaste leer más libro que el que llevabas dentro, a ti, el recuerdo de tu arte indiscutible."

FRANCISCO MARTÍN CARO CASES " CURRO CARO " (1915 - 1976)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

“Curro Caro”, matador de Toros natural de Madrid España, actuó en Méjico y en España en los años 70´s y después de su retiro de los ruedos fue representante de toreros. Fue muerto en un accidente automovilístico El 27 de junio de 1976.

Nació Curro Caro el 16 de marzo de 1915. Se hizo torero en el campo, en tentaderos y cercados, y pronto despertó grandes esperanzas por su valor y calidad. En la placita de las Ventas toreó su primera becerrada en 1932. Debuta con picadores en Salamanca en julio de 1933. El año siguiente, toreó catorce novilladas y tomó la alternativa el 27 de mayo de 1934, en Salamanca, con toros de Antonio Pérez y de manos de Domingo Ortega. Actuó aquel año catorce tardes como matador de toros y llegado el invierno, hizo una dilatada campaña en México. El, 16 de mayo de 1935 Marcial Lalanda le confirma la alternativa en Madrid con ganado de Martín Alonso. Intervienen también, en éste festejo Villalta y Manolo Bienvenida. Torea 21 corridas más, y en invierno, marcha a Venezuela. Durante la contienda civil ha de interrumpir su carrera, aunque actúa en diversas corridas y festivales que denominaban patrióticas. En 1939 reaparece, pero decae el interés de los aficionados por este torero, dado que surgen nuevos valores que polarizan la atención de los públicos. El 15 de agosto de 1941 sufrió una cornada grave en Ávila, y el 20 de septiembre del 42, obtiene un señalado éxito en Madrid. Torea poco en la temporada siguiente, siempre por debajo de las 18 corridas, y en 1950 tiene en Colmenar la cornada más grave de su vida. El 30 de septiembre de 1951 se despide del toreo en Madrid, con una corrida de Pinohermoso, en la que confirma la alternativa a su hermano Antonio. Cortó una oreja. Era Curro Caro, aunque de repertorio y recursos limitados, de acusada personalidad y fino estilo. Ya retirado, se dedicó al apoderamiento de toreros. Dirigió profesionalmente a “Currillo” y  a Miguel Márquez. “Curro Caro” permaneció internado en la residencia Carlos Haya, de Málaga, desde el 12 de junio de 1976, fecha en la que su coche se estrelló con un camión en el término de Casa Bermeja. Sufrió numerosas fracturas y hemorragias gástricas y se le sometió a una intervención quirúrgica, que tuvo un resultado satisfactorio, pero posteriormente surgieron complicaciones que le determinaron la muerte el 27 de junio de 1976. Fue enterrado en el cementerio de Benalmádena.

Refieren en el portal taurino en la Red "Toros y Faenas"- Efemérides del 27 de junio, que, ese aciago día de 1976 fallece en la ciudad malagueña de Fuengirola en accidente de automóvil ocurrido el día 12 de junio el matador de toros Francisco Martín-Caro Cases "Curro Caro ". Contaba con 61 años de edad. También falleció su esposa. El torero madrileño había nacido en el año 1915 y había cortado un rabo en la Monumental Plaza de Las Ventas de Madrid.

MANUEL CARDOZA (XXXX - 1976)

Solo para efectos ilustrativos

Lambayeque Perú

Cortesía del Sitio Web: www.lambayeque.com

El 1 de noviembre de 1976 en los corrales de la Plaza de Toros de Acho falleció instantáneamente el mayoral de la ganadería de "La Viña" de nombre Manuel Cardoza, víctima de múltiples cornadas que le infiriera el toro "Marraqueto", número 2. El pupilo de "La Viña", criado en la finca Jayanca, Lambayeque (Perú), mató a cornadas al mayoral que se resbaló y cayó al corral de la plaza en el reconocimiento del ganado que se realiza en horas de la mañana antes del sorteo de los alternantes. Fue en la tercera de abono de la Feria del Señor de los Milagros de 1976, esa tarde alternaron Palomo Linares, Rafael Puga y Jorge Herrera. (Fuente: Crónica de don Dikey Fernández Vásquez)

El erudito español, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su libro “Víctimas de La Fiesta”, Capitulo 7, Página 201,  que <<MANUEL CARDOZO, mayoral de la ganadería peruana de “La Viña”, moría al ser corneado por un cornúpeta de tal hierro en noviembre de 1976. " 

El 4 de septiembre de 2014 recibí una amable carta del historiador taurino D. Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar la digitalización de un fragmento de la revista "El Ruedo", del 23 de noviembre de 1976, donde anotan: En Lima murió un mayoral corneado por un toro.- Manuel Cadozo, mayoral de la ganadería peruana de "La Viña", encontró la muerte al recibir varias cornadas, tras caerse en un corral donde se encontraba encerrado un toro llamado "Trueno" perteneciente a la citada ganadería. Don Manuel Cardozo falleció a las cuarenta y ocho horas de sufrir el fatal percance. El astado sería lidiado posteriormente por el espada "Curro" Vázquez, en la segunda corrida de la feria de Lima.

ANTONIO MILLÁN DÍAZ " CARNICERITO DE ÚBEDA " (1947 - 1976)

Foto de Antonio Millán Díaz, cortesía del sitio web “Los Toros con Agustín Hervás”

Antonio Millán Díaz nació en Úbeda (Jaén), el 22 de septiembre de 1947 y  era hijo de un carnicero, de ahí su mote. Conocido por haber salido como triunfador por la puerta grande de la Plaza de Toros deLas Ventas, en Madrid, tres veces como novillero en 1967 y otras tres como matador en 1971. Da sus primeros pasos en el Matadero de la ciudad, sigue en tentaderos y fiestas camperas. Su primer traje de luces lo viste en Úbeda el 28 de mayo de 1964.Corta dos orejas del novillo de Francisca Jiménez. Después le siguen dos decenas de espectáculos para torear su primera novillada con picadores en Jaén el 13 de junio de 1965, donde da muerte a reses de Juan Pedro Domecq junto a Andrés Jiménez Torres (El Monaguillo) y Fernando Tortosa. En Las Ventas se presenta el 5 de marzo de 1967 para alternar con Gregorio Lalanda y Adolfo Rojas en la lidia de cinco reses de la ganadería de "Maribáñez", y una de Amelia Pérez Tabernero. Triunfa cortando una oreja y es repetido el domingo siguiente. Su temporada novilleril es triunfal sumando cincuenta y cinco actuaciones y cortando ciento ocho orejas. Por otra parte, intervino en repetidas ocasiones como espada único, circunstancia rara en los novilleros, tal en Huelva en Sevilla, en la plaza de Vista Alegre, de Madrid. Al comienzo de la siguiente temporada toma la alternativa, en su ciudad natal, el 10 de marzo, al cederle Antonio Ordóñez, ante Ángel Teruel, la muerte del toro -Cantito-, negro, número 62, del hierro de Lisardo Sánchez. Logra tres orejas y un rabo. Cierra el año con veintinueve actuaciones en su haber y el siguiente se viste de luces veinticinco tardes, entre ellas la de su confirmación de alternativa, el 20 de mayo, en plena Feria madrileña de San Isidro. Actuaron Paco Camino y Francisco Rivera "Paquirri", como padrino y testigo de la ceremonia, respectivamente, y el ganado fue de Pío Tabernero, atendiendo el de la cesión por -Hacendoso-. En el año 1970 cinco corridas por realizar la "mili". Después diecisiete durante 1971 y 1972. No tiene suerte con los apoderados y los frecuentes cambios influyen decisivamente en su porvenir taurino. El descenso de sus contratos se acentúa. En 1973 torea diez corridas, ocho en 1974, nueve en el siguiente y tan sólo una en 1976, año en que encontraría la muerte. Falleció trágicamente casi al inicio de su carrera de matador, el 4 de noviembre de 1976,  en accidente de automóvil ocurrido entre Úbeda y Navas de San Juan. Úbeda le rinde homenaje paseando a hombros el féretro, en vuelta al ruedo póstuma, por el coso de San Nicasio. Tuvo varias cogidas graves en su carrera, fue testigo de la cornada mortal de su compañero de cartel José Mata, en la plaza de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real).Lo más notable de su toreo: el pase natural, el purísimo toreo de frente que muchas tarde lucía y la suerte de matar que dominaba con excelencia. Ha sido el torero más grande que ha dado la ciudad de Úbeda, habiendo sido un torero de mucha calidad. Tiene un sobrino torero de nombre Juan Antonio Millán: "Carnicerito de Úbeda-II".

Fuentes: Don Juan Moreno Castro/ Página de Internet “Blanco y Oro” y Wikipedia- Biografía de Antonio Millán Díaz 

HUMBERTO COMBE (1935 - 1976)

Solo para efectos ilustrativos
Cortesía del Sitio Web:
http://www.enfrentearte.com

El 11 de diciembre de 1976, muere asesinado en Guadalajara Jalisco, Méjico el rejoneador Humberto Combe. (Fuente: Efemérides Taurinas/ Suerte Matador.com).

En el libro “El Rejoneo: Origen, evolución y normas” escrito por don José Santos Alonso, refiere que Humberto Combe, Mauricio Locken Izaguirre y Roberto Arreola, también incursionaron en el rejoneo hacia la década de los sesentas, pero su paso por esta profesión fue tan breve que no dejaron huella. Este mismo respetado autor y cronista,  cita en el “Diario El Sol de San Luis Potosí”, del 31 de mayo de 2007, que << han sido siete los rejoneadores mexicanos que han recibido la alternativa en Portugal, ellos son: Gastón Santos, Humberto Combe, quien la recibió el 1° de septiembre de 1963 del maestro David Riveiro Telles; Mauricio Locken, el 30 de septiembre de 1964, a quien también se la otorgó David Riveiro Téllez; Roberto Arreola, el 4 de mayo de 1965 de manos de José Ataide; Jorge Hernández Espinosa, el 20 de junio de 1967, de Joao Mestre Baptista; Carlos Arruza hijo, el año 1975 del maestro David Riveiro Téllez, y Octavio Sánchez, el 30 de agosto de 1988, de Gustavo Zenkel.>>

En la temporada mexicana de 1963, Humberto Combe rejonea en la ciudad de Mérida Yucatán, luciéndose con rejones y banderillas, pero fallando con el rejón de muerte, alternaban ese día los diestros de a pie, Joaquín Bernadó y Humberto Moro con toros regulares de Palomeque, siendo devueltos dos a los corrales por mansos. (Fuente: Diario ABC de Sevilla/EFE del 2 de abril de 1963)

El sevillano diario ABC del 4 de junio de 1963,  refiere que en corrida celebrada en Monterrey, Nuevo León, Méjico, con 6 toros de El Romeral y uno de Zacatepec, que presentaron dificultades, compartieron cartel, el rejoneador Humberto Combe, quien estuvo lucido. En lidia ordinaria, Félix Briones, discreto. El español “Mondeño”, ovacionado en sus dos toros; y Pepe Osuna, ovacionado en uno y superior en el último, salió a hombros.

El 27 de octubre de 1963, la divisa de José Muñoz lidia su primera corrida de toros en el coso de Parral, Chihuahua, y la despachan el rejoneador Humberto Combe y, a pie, el catalán Joaquín Bernadó Bertomeu y Eliseo Gómez “El Charro”.

El sevillano diario ABC del 4 de febrero de 1964,  refiere que en la mejicana plaza de toros de Villa de Álvarez, con toros de Gerardo Muñoz, que resultaron bravos, el rejoneador Humberto Combé actuó bien y fue ovacionado. Antonio Campos “el Imposible”, ovación, oreja y vuelta al ruedo en su primer toro; en su segundo, dos orejas, rabo y vuelta al ruedo. Fernando de la Peña fue ovacionado en uno y se le concedieron las dos orejas del otro.


Cortesía de
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2011/09/humberto-combe.html

Refiere el acreditado historiador mexicano Rafael Gómez Lozano del Caballero Rejoneador Humberto Combe en su Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", que debutó en Ciudad Madero, Tamaulipas, México, el 20 de noviembre de 1960. Completaron el cartel los novilleros Luis Antonio Ávila, Ángel Vázquez "Angelillo" y Guillermo Cota con novillos de Las Huertas. Tomando su alternativa de Caballero Rejoneador el 1 de septiembre de 1963 en Montemor-O-Novo, Portugal, de manos de David Ribeiro Telles.

El diario "El Informador" del 12 de diciembre de 1976 publicó una nota policiaca comentando "Asesinado a tiros cuando caminaba cerca de su casa".- Ocho heridas de bala presentaba el cadáver del comerciante Humberto Combe Ayala, de cuarenta y un años, que yacía antenoche en el pavimento de la Avenida del Sur y frente al número 1854. La policía no cuenta con pista alguna para esclarecer el asesinato cometido hacia las veintiuna cincuenta horas, cuando el comerciante paseaba junto con su perra pastor alemán, luego de haber cenado en su domicilio ubicado en la Avenida del Sur número 1944, a corta distancia del lugar en que fue muerto por motivos que se ignoran. Los vecinos de por el rumbo relataron haber escuchado varias detonaciones, pero al salir a la calle solamente vieron tirado el cadáver de un desconocido y nadie se encontraba junto a él, ni siquiera la perra con la que había salido hacía unos instantes de su casa. Ambulantes de la Cruz Roja recogieron el cadáver del comerciante, y no fue posible encontrar por el lugar los casquillos de las balas que le causaron la muerte. Presume la policía que el móvil del crimen fue el robo, toda vez que se asegura que el comerciante traía cuando menos dos mil pesos en sus bolsillos, y al ser registrado su cuerpo solamente traía 27 pesos en moneda fraccionaria, además de un anillo, billetes de la lotería y una chequera.No se le encontró el reloj que traía al salir de su domicilio. La Señora María Inés Martínez Almendariz, de veintinueve años, dijo que su esposo Humberto Combe salió de su casa a las veintiuna treinta horas, indicándole que deseaba dar un paseo por el barrio y que se iba a llevar a su perra, a la que traía sujeta con una traílla. Momentos después, agregó la señora, fue notificada que su esposo acababa de ser balaceado y que se encontraba en la Cruz Roja. Aseguró que nunca supo que su esposo tuviera enemigos, por lo que ignora las razones que hayan tenido para darle muerte. Por otra parte, la perra pastor alemán a la que se hace mención, hasta anoche no aparecía por ningún lado.
Fuente:
http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/visualizar/558a399c7d1ed64f16f46468?palabras=Humberto-Combe

CÉSAR GIMÉNEZ PRECIOSO (1956 - 1976)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Yeste, Albacete, con la Iglesia de la Asunción
Cortesía de Mastermindjamr

El conocido diario español "EL País", del miércoles 25 de agosto de 1976, informó que al ser alcanzado por un toro falleció César Giménez Precioso, de veinte años de edad, en los encierros que se celebran en Yeste (Albacete). Perseguido por una res se encaramó en una empalizada, pero resbaló y fue a caer sobre los cuernos, que le atravesaron el pecho. Trasladado a una clínica de Hellín, nada pudo hacerse para salvarle la vida.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1976/08/25/cultura/209772012_850215.html

Por su parte el afamado diario ABC de Sevilla, del 25 de agosto de 1976, publicaba en su edición Andalucía, página 16: "Mortal encierro de reses bravas".- Yeste, Albacete (24), César Giménez Precioso, de veinte años de edad, falleció al ser alcanzado por un toro en los tradicionales encierros de reses bravas que se celebran en Yeste. Al verse perseguido por uno de los astados, el joven intentó subirse a la empalizada de la plaza de toros y resbaló, con tan mala fortuna que cayó sobre los cuernos del toro, que le atravesó el pecho.-Cifra.
Fuente:
http://hemeroteca.sevilla.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1976/08/25/030.html

JUAN ÁLVAREZ SALAS (XXXX - 1977)

Solo para efectos ilustrativos

Foro cortesía del Sitio Web PICASA

El 24 de abril de 1977 murió Juan Álvarez Salas,  puntillero de la plaza de Cáceres, al ser cogido por un novillo. (Fuente: El País-Edición Impresa/ Editorial “Muertes en el Ruedo”,  01/06/1988)

 

El erudito,  Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este lidiador en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << en un festival celebrado en la plaza de toros de Cáceres, el 24 de abril de 1977, fue herido en la ingle por un astado de la ganadería de (Los Remedios)  Juan Álvarez Salas, y fallecería durante la siguiente madrugada. "

MANUEL DOMÍNGUEZ MELERO (1897 - 1977)

Solo para efectos ilustrativos

Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla)

Cortesía del Sitio Web: http://www.revistadelacarolina.com

El 12 de junio de 1977 era mortalmente herido en la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla,  el empleado del mismo coso,  Manuel Domínguez Melero, quien fallecería el posterior día 17 de junio de 1977 en la Residencia Sanitaria Virgen del Rocío, de la mencionada capital andaluza. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 201).

 

El diario ABC de Madrid del día domingo 19 de junio de 1977 (Página 56) refiere en uno de sus titulares << Murió el empleado de la plaza corneado el domingo en Sevilla. -Sevilla 18 (Cifra)-: Ha muerto en la Residencia Sanitaria Virgen del Rocío, de la Seguridad Social, don Manuel Domínguez Melero, el octogenario empleado de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla, que resultó alcanzado el pasado domingo cuando uno de los novillos saltó al callejón. El novillo de la ganadería de los Herederos de Salvador Guardiola Fantoni, corneó al anciano empleado, cuando éste, auxiliado por otros compañeros, pugnaba por saltar a la arena huyendo del astado. El pronóstico del cirujano de la Maestranza fue gravísimo. Trasladado después a la unidad de cuidados intensivos de la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social, en los últimos días pareció experimentar una cierta mejoría, pero después sufrió un nuevo agravamiento en su estado y falleció ayer (17 de junio de 1977). Al entierro han asistido sus compañeros de la plantilla de empleados de la Real Maestranza, toreros y subalternos, el gerente de la plaza y numerosos amigos. "

JOSÉ JOAQUÍN ESPARZA SARASÍBAR (1959 - 1977)

Novel corredor de encierros originario de Ribaforada que vino al mundo el 18 de septiembre de 1959. Con solo 17 años de edad muere trágicamente en los festejos de San Fermín del 8 de julio de 1977,  por las heridas recibidas de un toro de Miura de nombre “Silletero” en un amontonamiento a la entrada de la Plaza de Toros de Pamplona, sufriendo una hemorragia de la vena cava inferior al ser pisado por un toro, mientras que otros  cronistas detallan que falleció en el callejón de la plaza aplastado por la multitud que había formado un "montón" que taponó la entrada. A José Joaquín le gustaba correr los encierros de los “Sanfermines”. Era de los que aguantaban en la Estafeta con su correr fino y brioso, pero apareció el infortunado accidente del callejón de la plaza de toros, donde le resultó imposible correr, al ser derribado por el tropel y pisado por algún bicho, y Dios se lo reservó para siempre. Ese mismo año Joaquín había terminado COU en el Colegio Irabia y se preparaba para comenzar los estudios de INEF. Fue un brillante corredor de las distancias de 1,000 y 5,000 metros. En 4 x 400 logró con el equipo de Irabia, la mejor marca nacional juvenil.

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, le dedica a esta víctima inocente, el siguiente comentario en su libro, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 201, al referir que, << Un joven estudiante natural de Pamplona, José Esparza Sarasíbar, ingresó ya muerto en la enfermería de la plaza de su patria chica la mañana del 8 de julio de 1977, tras participar en el encierro de los toros de la divisa de Eduardo Miura que serían lidiados aquella tarde. "

El documentado portal en la Internet: "Sanferminencierro.com" cita que: el 8 de julio de 1977, y con apenas 17 años, el chantreano José Joaquín Esparza perdió la vida en un montón originado justo antes de la entrada al ruedo. En un principio, se pensó que el fallecimiento se produjo por asfixia. No obstante, la autopsia determinó después que la causa de su muerte fue una hemorragia interna provocada por la rotura de la vena cava inferior, que se rompió como consecuencia de un pisotón de algún cabestro o astado de Miura.


Trágica montonera en la plaza de toros, en 1977. Foto: TVE

El prestigiado diario español "El País" del 9 de julio de 1977, informó sobre dos muertos en la segunda jornada de los sanfermines.- Dos jóvenes muertos y una treintena de heridos es el balance de la segunda jornada de los sanfermines de Pamplona, probablemente la más trágica de la historia de las populares fiestas de la capital navarra. El joven José Joaquín Esparza, de diecisiete años, resultó ayer aplastado en el montón de mozos que se formó a la entrada de la plaza de toros. Decenas de personas cayeron apretujadas por los miuras que iban a lidiarse por la tarde y, bajo la imponente masa de personas y toros, el muchacho murió por asfixia. En el encierro hubo más de treinta contusionados o heridos, dos de ellos por asta de toro.
Por otra parte, Gonzalo Tapia, palentino de veinticinco años, fue encontrado muerto, en plena vía pública a primeras horas de la mañana. Su cuerpo aparecía aplastado del cráneo y se supone que pudo ser arrollado por un camión, cuyo conductor no se apercibió de su presencia cuando dormía debajo de las ruedas del vehículo en plena vía pública. Fuente:
http://elpais.com/diario/1977/07/09/portada/237247203_850215.html
http://elpais.com/diario/1977/07/09/ultima/237247201_850215.html

SERGIO MOLINAR (XXXX - 1977)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor español Dr. Antonio Guijarro Morales

La jornada taurina del domingo 9 de octubre de 1977 en América estuvo marcada por la trágica novillada celebrada en San Lucas, Michoacán, México, en la que perdió la vida el novillero mexicano Sergio Molinar. La tercera res de la tarde le cogió de mala manera y se desnucó al caer. La muerte fue instantánea.
Fuente:
Diario "El País", martes 11 de octubre de 1977

El 12 de febrero de 2019 recibí un amable correo electrónico del historiógrafo taurino mexicano D. Rafael Gómez Lozano quien me allega una digitalización del diario jalisciense "El Informador" del lunes 10 de octubre de 1977, página 4-B, Sección Vida Deportiva -Corridas de Toros en los Estados-, donde refieren:
SAN LUCAS.- Lleno, novillos de los Hermanos Avellanedo, de la región, difíciles, peligrosos, causando la muerte en el quinto de la tarde al joven novillero potosino Sergio Molinar, que cuando toreaba con el capote fue cogido y al caer de cabeza se desnucó.
Fernando Reyes, mexicano, en su primero salió del paso. En su segundo una estocada, una oreja.
Sergio Reyes, mexicano, en su primero vuelta, en su segundo dos orejas. Reyes mato el toro que causo la muerte al novillero Molinar.

San Lucas es un municipio mexicano del estado de Michoacán. Tiene una población de 18,461 habitantes según el censo de INEGI de 2010 y una extensión superficial de 474.15 km². Su capital, San Lucas, tiene una altitud de 300 msnm y dista 225 km de la capital del estado, Morelia.
Fuente:
Wikipedia

FRANCISCO MUÑOZ HERREROS "PAQUITO MUÑOZ" (1928 - 1977)

En Almería: Bienvenida junto a Parrita y al fondo Enrique Vera y Paquito Muñoz.

Matador de toros español, nacido en Paracuellos del Jarama (Madrid) el 2 de octubre de 1928, y muerto por propia mano el 12 de noviembre de 1977. El 21 de marzo de 1943, en Villafranca de los Barros, se vistió de luces por primera vez; pero no haría su presentación en Las Ventas hasta tres años más tarde (el 12 de octubre de 1946). Tomó la alternativa el 23 de julio de 1947 en las arenas del coso valenciano, donde lidió y dio muerte a estoque al toro "Trianero", del hierro de Sánchez Fabrés, cedido por su padrino, Manuel Álvarez Pruaño "El Andaluz", en presencia del diestro peruano Raúl Acha Sanz "Rovira". Por razones que se desconocen, la noche aciaga del 12 de  noviembre de 1977, "Paquito Muñoz", torero todo simpatía, sonriente, de trato agradable, que siempre alternó con las figuras, puesto que él lo era, con un cartel que muchos toreros envidaban, se arrojó del céntrico puente vehicular de San Martín de Toledo en la capital española, dejando la incógnita de sus móviles a una edad en la que todavía se esperaba mucho de él como torero.

El sevillano diario ABC del martes 22 de noviembre de 1977 refiere entre otras cosas, que << Hace pocos días se ha suicidado Paquito Muñoz tirándose por un puente en Toledo. Paquito Muñoz -que el año próximo hubiera alcanzado los cincuenta- toreó su última corrida el 14 de octubre de 1962, en Sevilla -cumplidos los seis meses del suicidio de Belmonte-, tarde en la que dio la alternativa a Manuel García (Palmeño), con Emilio Oliva de testigo y toros de Camacho. "

Refiere el distinguido historiógrafo taurino Antonio Román Romero de esta trágica personalidad de la fiesta: FRANCISCO MUÑOZ HERRERO (PACO MUÑOZ).- Matador de toros español, nacido en Paracuellos del Jarama (Madrid) el 2 de octubre de 1928, y muerto en Toledo el 12 de noviembre de 1977. El 21 de marzo de 1943, en Villafranca de los Barros, se vistió de luces por primera vez; pero no haría su presentación en Las Ventas hasta tres años más tarde (el 12 de octubre de 1946). Tomó la alternativa en las arenas del coso valenciano, donde lidió y dio muerte a estoque al toro Trianero, del hierro de Sánchez Fabrés, cedido por su padrino, Manuel Álvarez Pruaño (“El Andaluz”), en presencia del diestro peruano Raúl Acha Sanz (“Rovira”). Dicha ceremonia se verificó el 23 de julio de 1947. El 2 de octubre de aquel mismo año, en la plaza Monumental de Las Ventas, “Paquito Muñoz” compareció para buscar la confirmación de su alternativa.


Cortesía
http://gestauro.blogspot.mx/

También fue su padrino en esta ocasión “El Andaluz”, quien le cedió los trastos de lidiar y matar en presencia del testigo Manuel Escudero Gómez, para que se enfrentase al toro Navarrito, perteneciente a la vacada de don Alipio Pérez-Tabernero Sanchón. Tras cinco años de trayectoria irregular, jalonada por menos éxitos de los que hubieran sido deseables, se cortó la coleta en 1952, para reaparecer, en Barcelona, al cabo de diez años, el 24 de junio de 1962. Pero durante esta temporada de su retorno a las arenas de los ruedos apenas pudo firmar ocho contratos (el último de los cuales, fijado para el 14 de octubre de 1962, le sirvió para ceder la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla al joven diestro “Palmeño”, en presencia de Emilio Oliva y con reses del hierro de don Manuel Camacho). Retirado definitivamente tras este fallido intento de reaparición, se apartó del mundo de los toros y fijó su residencia en Toledo, donde, un mal 12 de noviembre de 1977, se arrojó al vacío desde el puente de San Martín.


Cortesía
http://gestauro.blogspot.mx/

Don Victor, el docto historiógrafo español, escribe en su Blog taurino en la Internet "A los Toros", la siguiente efeméride del 12 de noviembre de 1977.- "El ex matador de toros Francisco Muñoz Herrero, "Paquito Muñoz" en los carteles, agobiado por sus tristezas y las angustias que padecía tomó la trágica decisión de quitarse la vida, en Toledo. Lo último que se conoce de él es que se marchó a la citada ciudad y por sus calles anduvo deambulando durante dos días, fue reconocido por algunos aficionados, al no estar registrado en ningún hotel se supone que durmió en el interior de su Renault-8. Después de dejar una nota alejando la sospecha de cualquier culpabilidad para nadie terminó arrojándose al Tajo. "Perdonadme. Llamar a las autoridades". Eso decía la nota que encontraron junto a la chaqueta del torero después de haberse arrojado desde el puente de San Martín, alrededor de las diez de la mañana. No cayó al cauce del río sino sobre un escarpado rocoso, murió en el acto tras estrellarse contra las piedras.

Según comentaron sus familiares, últimamente padecía frecuentes desvanecimientos y no comía. En los últimos días había perdido de seis a ocho kilos de peso. Tenía cuarenta y nueve años, era casado, con varios hijos y natural de Madrid. Sus familiares manifestaron ante la Policía gubernativa su deseo de que no se divulgasen las circunstancias del desgraciado suceso. Como escribieran doctamente Milinko y Alcobendas en su hermoso Blog "Banderillas Negras", "diera la impresión que no estaba preparado emocionalmente para soportar el apagón de la gloria, tampoco el silencio, cuando ya no eres más el centro de los focos".

Nació en Paracuellos del Jarama (Madrid) el 2 de septiembre de 1928. Se presentó como novillero en Madrid el 12 de octubre de 1946 alternando con Manuel Navarro y con Mora en la lidia de seis novillos de Castillo de Higueras. Tomó la alternativa en Valencia el 23 de julio de 1947, Manuel Álvarez "Andaluz" le cedió el toro "Trianero", de Sánchez Fabrés, de segundo espada actuó el argentino Raúl Acha "Rovira". El 2 de octubre de ese mismo año la confirmó en Madrid con el mismo padrino siendo Manuel Escudero el testigo, los toros eran de Alipio Pérez. A partir de su alternativa toreó 39 corridas en 1947; 79 en 1948; 61 en 1949; 51 en 1950; 25 en 1951 y 10 en 1952, se retiró el día del Pilar. En 1962 volvió a los ruedos toreando tan sólo 8 tardes, su última corrida fue en Sevilla el 14 de octubre alternando con Emilio Oliva y Manuel García "Palmeño", al que le invistió de matador con reses de Camacho. Vivía en la Plaza de la Lealtad, 3 de Madrid".
Fuentes:
http://alostoros.blogspot.mx/2012_11_01_archive.html
http://banderillasnegras.blogspot.mx/2012_12_31_archive.html

Citan en el libro "Amores y Desamores Toreros" de Benjamín Bentura Remacha, que Paco Muñoz se casó en la iglesia de la Concepción, de Madrid, el 21 de enero de 1953, con Margarita Severino, hermana del ganadero Higinio Luis Severino, de Salamanca. El final del torero de Paracuellos del Jarama fue muy trágico puesto que acabó despeñado en las rocas del Tajo a su paso por Toledo. Se hicieron algunos comentarios que parece que no tienen ningún viso de realidad puesto que se afirmó que el cadáver encontrado en las inmediaciones de la capital toledana no pertenecía al torero y éste se había fugado a México por culpa de sus deudas.

MIGUEL PARRA MEDINA (XXXX - 1978)

Solo para efectos ilustrativos
Catedral de Valencia, cuya torre campanario es conocida como “El Miguelete”
Cortesía del Sitio Web: http://www.canal-valencia.es

El 14 de marzo de 1978 se lanzó al ruedo de la plaza de toros de Valencia el espontáneo Miguel Parra Medina, produciéndose lesiones que le ocasionaron la muerte el día siguiente (15 de marzo de 1978), al haberse estrellado contra la barrera por calcular deficientemente el salto. Por una vez el toro bravo no tuvo participación en el suceso. (Fuente: Crónica  de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202).

El Diario ABC de Madrid del jueves 16 de marzo de 1978, Página 56, informa en sus titulares que << Ha muerto el espontáneo de la primer corrida de Valencia. A las 10 de la mañana de ayer (se refieren al 15 de marzo de 1978) falleció en el Hospital Provincial de Valencia el espontáneo Miguel Parra Medina, que se arrojó anteayer al ruedo en la primera corrida de las Fallas Valencianas. El muchacho provisto de una muletilla, apareció por el tendido ocho. Antes de dar el salto, la autoridad consiguió quitarle los trastos de torear. De todas formas, Miguel Parra puso el pie en la maroma y se lanzó al ruedo precipitadamente, con tan mala fortuna que, al medir mal el salto, se dio de lleno contra las tablas, quedando inconsciente. Las asistencias le recogieron y le llevaron rápidamente a la enfermería, donde entró en estado muy grave. El doctor Felipe de Luz procedió con toda urgencia a trasfundirle 600 centímetros cúbicos de sangre y administrarle sustancias reanimadoras, disponiendo seguidamente su traslado al Hospital Provincial, donde se le intervino de una rotura hepática de 15 a 20 centímetros en la cara posterior superior, con gran hemoperitoneo, requiriendo la transfusión de 3,600 centímetros cúbicos más de sangre. En la operación se le extrajeron del estómago cinco litros de sangre. "

En las efemérides del "Foro Taurino Manchego" refieren que un 14 de marzo de 1978 , en una novillada en la Plaza de Toros de Valencia donde debutaba el torero sevillano de Triana EMILIO MUÑOZ, alternando con José Hernández "El Melenas" y Pepe Luis Vargas, con novillos de la ganadería de Diego Romero, el espontáneo y aspirante a torero MIGUEL PARRA "PICASENT" se lanzo desde el tendido al ruedo, pero al no medir bien el salto se estrello contra la barrera, sufriendo tan graves lesiones que provocaron su muerte.

RAFAEL DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ " GAMUZA Ó GAMUCITA" (XXXX - 1978)

Foto cortesía del cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Refiere el historiador taurino , Juan José Zaldívar Ortega, en una de sus obras escritas en 2003 y llamada: “4000 Toros Bravos”,  que el día 9 de octubre de 1978, en corrida que se celebraba en la Plaza México, en México D.F., el toro “Minuto , de don Manuel de Haro, saltó al callejón de la manera más inesperada para no estrellarse contra las tablas,  e hirió mortalmente a un monosabio y al torero cómico Rafael Domínguez Sánchez (Gamucita), pintoresco, simpático y querido personaje, y de paso a otro compañero suyo en es aciaga tarde lluviosa.

Por su parte el erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra, “Víctimas de la Fiesta”, que << un antiguo novillero, posteriormente monosabio, Rafael Domínguez (Gamuza), el 8 de octubre de 1978 encontraría su fin al ser corneado mortalmente en el ruedo de la monumental plaza México de la capital azteca. El tránsito tuvo lugar el siguiente día (9 de octubre de 1978). "

Refiere el docto cronista de mote "Alcalino" que una las tres víctimas mortales inmoladas en la Plaza México fue el veterano monosabio "Gamusita", Rafael Domínguez, a quien el novillo "Minuto", de Haro, le perforó el pulmón una tarde de octubre de 1978, cuando saltó al callejón de la Monumental. A "Minuto", un cárdeno fuerte y con cara de toro, lo estoqueó el novillero poblano Felipe González, hijo mayor del Talismán.
Fuente:
http://www.campobravo.org/noticias/noticiasact.php?cat=1&acc=1¬icia_id=3918

Don Luis Ruiz Quiroz, el afamado historiógrafo mexicano, refiere en sus leídas efemérides que un día 8 de octubre de 1978, el monosabio Rafael Domínguez "Gamusita" sufre gravísima cornada en la Plaza México por el novillo "Minuto" de Manuel de Haro que brincó al callejón cuando torean José Luis Ortega, César Pastor y Felipe González.

Curiosamente, el 28 de diciembre de 2014, durante la accidentada décima corrida de la temporada taurina 2014-2015 celebrada en la Monumental Plaza de Toros México (donde hubo 8 lesionados), un artero toro de D. Armando Guadiana, de nombre "Gamusino", número 21, cárdeno claro nevado, de 495 kilos de peso, coge y por poco mata al valeroso monosabio Federico Domínguez "Gamucita Chico", hijo de Rafael, aquel valiente monosabio apodado “Gamucita”, al que infiriera mortal cornada en ese mismo lugar el 8 de octubre de 1978, el novillo de De Haro bautizado como “Minuto”. Al día siguiente dejó de existir. Hoy 28 de diciembre de 2014, su valiente heredero pagó con su temerario oficio, su cuota de sangre, al ser prendido con una cornada en el glúteo izquierdo de 25 centímetros hacia adentro y arriba (que fractura el hueso sacro, perfora piso pélvico y diseca espacio retroperitoneal sin lesionar vísceras, por lo que se espera se encuentre restablecido en 3 semanas) cuando intentaban trasladar a Karla de los Ángeles al callejón, después que la cogiera el toro de su alternativa.


Momento en que el toro "Gamucino" cogía a "Gamucita hijo"
Foto de Edmundo Toca

GERMÁN RODRÍGUEZ (XXXX - 1978)

Refiere la Unidad Cívica Navarra por la República, que en 1978 en la celebración de los “Sanfermines” y tras la intervención de las Fuerzas de Orden Público (FOP), 200 personas resultaron heridas, 11 de bala, además de un joven muerto, Germán Rodríguez, militante de la LKI,  sin que "los culpables pagaran por ello".

Estas fuerzas eran comandadas por Rodolfo Martín Villa, entonces jefe de la represión franquista. Sus esbirros entraron en la plaza de toros de Pamplona a tiro limpio y provocaron casi un centenar de heridos. Fuente: Don Javier Ortiz (qepd)/Maldito San Fermín/http://www.javierortiz.net)


La Policía Armada irrumpe en la plaza de toros de Pamplona para dispersar un grupo de manifestantes que reclamaban la libertad de los presos.
http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20130708/54376518855/transicion-politica-sanfermines-1978-navarra-fuerzas-del-orden-policia-victimas-mortales.html

El lunes 8 de julio de 2003, el prestigiado diario "La Vanguardia" en su edición en la Internet, publicó de su hemeroteca una completísima editorial titulada: "Los Sanfermines más tristes", donde refieren que.- El 8 de julio de 1978, los 'grises' irrumpen en la plaza de toros de Pamplona para disolver a unos jóvenes que pedían la libertad de los presos. | En los enfrentamientos posteriores con la Policía Armada, Germán Rodríguez muere por un disparo en la frente. | Los turistas abandonan la ciudad y las fiestas son suspendidas.

Las fiestas de los Sanfermines se celebran cada año desde el 6 hasta el 14 de julio. Todo comienza en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona a las doce del mediodía del día 6 con el chupinazo. A las ocho de la mañana del día 7 comienza el primero de los ocho encierros de los toros que serán lidiados en la corrida de la tarde.

A lo largo de la historia, los Sanfermines se han suspendido en muy pocas ocasiones, siempre por motivos políticos. En 1937 y 1938 por la Guerra Civil; en 1978, tras la muerte de Germán Rodríguez el 8 de julio, y el posterior fallecimiento de otro joven en una manifestación de solidaridad en San Sebastián. La última interrupción parcial fue en 1997, cuando se suspendió la sexta corrida y el séptimo encierro en señal de duelo y repulsa por el secuestro y posterior asesinato a manos de ETA, del concejal del Partido Popular de Ermua, Miguel Ángel Blanco.

La tensión política previa a los Sanfermines de 1978 era máxima. En plena transición y en pleno debate sobre la Constitución, Navarra, reclamada por los nacionalistas vascos como parte del País Vasco, era uno de los temas críticos. En Pamplona, la semana pro-amnistía de mayo de 1977 había finalizado con dos muertos en las calles. En noviembre de aquel mismo año, ETA había asesinado al comandante Joaquín Imaz, que estaba al mando de la Policía Armada en la ciudad. Fue sustituido por Fernando Ávila García, proveniente de la Legión y al que varias fuentes atribuyeron su solicitud para ocupar la plaza vacante a su deseo de dar un escarmiento a los pamploneses rebeldes. Este clima de violencia durante los primeros meses de 1978 se fue acrecentando por acciones en las calles de la extrema derecha y de los abertzales. En mayo, un grupo de jóvenes asesinó en la calle Chapitela al subteniente de la Guardia Civil Juan Antonio Eseberri. A raíz de aquella acción hubo cinco detenidos que ingresaron en la cárcel de Pamplona. Difícilmente una fiesta como los Sanfermines podía frenar tanta agitación.

Al finalizar la faena del sexto toro del segundo festejo, unas decenas de jóvenes de las peñas saltaron al ruedo con una pancarta reclamando la libertad de los presos. La reclamación levantó aplausos y silbidos. Después hubo un altercado en el tendido entre partidarios y contrarios a la politización de las fiestas. Escasos minutos más tarde, cerca de cuarenta miembros de la Policía Armada, de los 200 que custodiaban la plaza, con material antidisturbios, comandados por el comisario jefe de Pamplona, Miguel Rubio, irrumpieron en la arena para reprimir duramente a los jóvenes de las peñas. Fue la mecha que hizo explotar la tensión contenida en una ciudad vigilada excepcionalmente por las fuerzas del orden. La policía disparó pelotas de gomas, botes de humo y, finalmente, fuego real. Hubo siete heridos de bala en la plaza. El gobernador civil, Ignacio Llano, presente en la tribuna, negó haber dado la orden de actuar a la Policía –otros dijeron, que su orden de no intervenir fue interpretada de forma errónea-. De los casi 20.000 asistentes al festejo, muchos se dispersaron por las calles adyacentes; otros hicieron frente a los antidisturbios arrojando todo tipo de objetos. Los enfrentamientos se extendieron a las calles adyacentes al coso.

En el cruce de la calle Roscenvalles con Carlos III, a las 22.15 h, Germán Rodríguez, un joven pamplonés, recibió un tiro en la frente proveniente, según unos, de una ráfaga de metralleta; según otros, de disparos espaciados. La realidad, es que treinticinco años después se desconoce quién disparó y qué tipo de arma se utilizó. Germán, militante de la Liga Comunista Revolucionaria (LKI) y miembro de una conocida familia de la ciudad, falleció horas después en el Hospital Provincial de Navarra sin que los médicos pudieran salvarle la vida. Los disturbios se convirtieron en una revuelta. La batalla duró hasta la madrugada. Los manifestantes intentaron asaltar el Gobierno Civil y el palacio de la Diputación Foral. El día 9 por la mañana, el centro de la ciudad presentaba un aspecto dantesco y solitario: oficinas bancarias, tiendas y bares destrozados; decenas de coches, utilizados como barricadas –todavía no había contenedores de basuras en las calles- incendiados. Miles de turistas, aterrorizados, abandonaron la ciudad. El balance final de víctimas, además de Germán, fue de once heridos de bala y otros 150 con diferentes lesiones.

Las protestas se extendieron por Navarra y el País Vasco. En San Sebastián, otro joven –Joseba Barandiaran- murió en una manifestación de solidaridad. Después de dos días de luto, el día 11, el alcalde, de acuerdo con las peñas, anunció desde el balcón consistorial que las fiestas quedaban definitivamente suspendidas. Para compensar la anulación, en septiembre, se celebraron los Sanfermines pequeños. Curiosamente, muchos pamplonicas los recuerdan como uno de los mejores, sin foráneos, en un ambiente familiar, recuperaron las sensaciones de una fiesta local que desde la década de los años veinte –en buena parte, gracias al escritor estadounidense Ernest Hemingway- se ha transformado en una fiesta universal.

El ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, reconoció en el Congreso que “la actuación de la Policía Armada en Pamplona fue desproporcionada” aunque defendió que según los informes en poder del Gobierno, la policía no disparó contra Germán Rodríguez. La única responsabilidad política fue la dimisión del gobernador civil, Ignacio Llano. Por su parte, en agosto, la comisión de Peñas presentó el informe San Fermín 78, en la que cifraban los daños económicos -116 millones de pesetas- físicos y morales causados por las fuerzas de orden público. No aportaba ningún dato nuevo pero daba por cierto que el responsable directo de la carga policial en la plaza de toros fue el comisario jefe Miguel Rubio –contra el que se querellarían- y que la bala que causó la muerte a Germán fue disparada por la policía. Asimismo, recordaban que según la misma policía se dispararon más de 150 balas de fuego real, 5.000 pelotas de goma, 1.000 botes de humo y otros 1.000 gases lacrimógenos.

En abril de 1983, la Audiencia de Pamplona dictaminó el sobreseimiento del sumario seguido por la muerte de Germán Rodríguez. El auto consideraba que no había lugar al procesamiento del comandante de la Policía Armada, Ávila García, ni al de los capitanes Giménez Cacho y Lafuente Ramírez, todos ellos acusados por delitos de asesinato y lesiones por encubrimiento del asesino o asesinos de Germán. La razón para cerrar provisionalmente el sumario era la falta de datos, tales como los nombres y destinos de los oficiales y policías que el 8 de julio se hallaban en el lugar y el armamento utilizado. En el año 2005 se presentó en el Festival de Cine Español de Málaga el documental Sanfermines 78, dirigido por Juan Gautier y José Ángel Jiménez, con destacados testimonios, como el de Ignacio Llano o Miguel Rubio, aunque ninguno de los dos aclaró quién o quienes ordenaron la entrada de la policía en la plaza. El documental también proporcionó imágenes inéditas tanto de los enfrentamientos en las calles como de la entrada de la Policía Armada en la plaza. Imágenes, estas últimas, rescatadas en Francia y que TVE después de haberlas emitido una sola vez en los informativos del 9 de julio nunca más volvió a difundir. De hecho, no se localizan en sus archivos. Otro punto oscuro en otro de los episodios negros de la transición.

HENRY HIGGINS " EL INGLÉS, ó ENRIQUE CAÑADAS " (XXXX - 1978)

Foto cortesía del Sitio Web: Who´s Who-Dale Pierce

Henry Higgins nació en Colombia, de padre Inglés, es el tercer torero Inglés, se le conoció en el medio taurino como "El Inglés" y también como "Enrique Cañadas". Solía contar que vino a España porque quería aprender a tocar la guitarra y que debió heredar de los genes maternos -que eran colombianos- su denodada afición por el arte de Cúchares, encontró la muerte hacia 1978 mientras practicaba "hand glider"  (ala delta o vuelo sin motor) en Mojácar.

En 1967 apadrinado en lo económico por Brian Epstein, el famoso apoderado de Los Beatles, debuta en Tenerife y como presentarse en los cosos con nombre británico resultaría extraño, Henry optó por cambiárselo por el de "Enrique Cañadas", mucho más hispano.  Tres años después tomó la alternativa en Fuengirola de manos de Juan Beca Belmonte y donde Pepe Luis Román actuó como testigo. Sus gestas dieron la vuelta al mundo taurino, y si bien no destacó en el escalafón como, sin duda, él hubiera querido,  el maestro Antonio Ordóñez le ofreció un contrato para ocho corridas en la Costa del Sol, pero "El Inglés" fracasó en las dos primeras corridas  y Ordóñez le retiró la oferta. Es co-autor de la biografía: "To be a Matador" (Ser un matador, 1972).  Su cuerpo descansa en el cementerio de los ingleses de Mojácar, una bellísima localidad almeriense. Un enamorado de ese pueblo que se precipita sobre la montaña y en el que encontró la muerte,  no por asta de toro, sino al estrellarse en 1978 mientras practicaba el ala delta.
Fuentes: Web-Blog de Manuel Segura Verdú (Artículo Arde Mojácar; Web-Site de Portal Taurino, Artículo Toros en Inglaterra)

"Don Víctor", el docto cronista madrileño que mantiene en la Internet el Blog Taurino: "A los Toros", cita en sus efemérides del 20 de septiembre, que en 1970 toma la alternativa en Fuengirola el diestro de nacionalidad inglesa Henry Higgins, adoptó el nombre de Enrique Cañadas para anunciarse en los carteles. Se corrieron toros de Carmen Ordóñez que dieron excelente juego, al segundo se le dio la vuelta al ruedo; Juan Carlos Beca Belmonte fue el padrino y Pepe Luis Román actuó de padrino. Resultó cogido sin consecuencias en su primero. Faena vulgar para un pinchazo, estocada y descabello al segundo intento. Escuchó aplausos en su segunda faena que acabó tras una estocada y cinco intentos con el descabello, le concedieron una oreja. Retirado ya de los toros y cuando practicaba el ala delta sufrió un accidente mortal en Mojácar (Almería), sus restos reposan en el cementerio de esa localidad.

FRANCISCO MADRIGAL " EL CHINANAS " (XXXX - 1978)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

El rehiletero Chinanas al centro de la fotografía

Rehiletero visto muchas veces en Ciudad Juárez, fue cogido por un toro en la Plaza Monumental de Tijuana México. Es la única víctima mortal de esta importante arena fronteriza llena de un historial de cogidas. Fue atrapado por el toro en un descuido clavándole el pitón bajo la axila llegándole a interesar hasta el cuello. Aunque no falleció instantáneamente, murió en el término de una semana. (Crónica de Mr.Dale Pierce)

El 27 de agosto de 1979 cayó para siempre el mexicano Francisco Madrigal (el Chinanas), como consecuencia de las heridas que le produjo en un pulmón el astado “Quetzal”, de la ganadería de Riaño. El hecho aconteció en la ciudad de Tijuana (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”)

Por su parte el historiador, Juan José Zaldívar Ortega refiere de este garapullero,  que << Francisco Madrigal, banderillero nacido en 1935, del que sólo contamos con la referencia de su trágica muerte, acaecida en la Plaza de Toros mexicana de Tijuana, y provocada la tarde del 27 de agosto de 1979 por una cornada en el pecho que interesó uno de los pulmones, cuando contaba ya 42 años de edad. "

En las efemérides del 27 de agosto de 1978 (un año antes de lo que refieren los doctos Bonifaz y Zaldívar), publicadas en la página de Internet de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, de México, (ANCTL) refieren que: << El banderillero Francisco Madrigal "Chinanas" recibe mortal cornada en Tijuana por un toro de la ganadería "Boquilla del Carmen" al actuar en la cuadrilla de Marcos Ortega quién alterna con John Fulton y Carlos Serrano "El Voluntario". >>

De la hemeroteca del prestigiado diario ABC de Sevilla me envía don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), una publicación del 7 de septiembre de 1978, donde refieren: Muere un banderillero a causa de una cornada.- Falleció el pasado domingo 3 de septiembre, en una clínica de la ciudad de Tijuana (México), el banderillero Francisco Madrigal "Chinanas", a consecuencia de la gravísima cornada que sufrió el 27 de agosto. Fue sepultado el martes, según informa Efe, en el Cementerio Civil de Guadalajara Jalisco (México). Asistieron al sepelio numerosos toreros mexicanos.


Banderillero de toros. Nació en Guadalajara, Jalisco. Falleció en Tijuana, Baja California, México, el 3 de septiembre de 1978, a causa de la cornada que recibió del toro "Quetzal" de la ganadería de Riaño, el 27 de agosto en la Plaza de toros Monumental. La tercia de esa corrida la formaron los matadores de toros John Fulton, Carlos Serrano "El Voluntario" y Marcos Ortega.
Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Francisco%20Madrigal%20%28El%20Chinanas%29

JUAN PÉREZ NAVARRO - ALIRIO VILLALBA (XXXX - 1978)

Solo para efectos ilustrativos

Corraleja en Sincelejo Colombia

Cortesía del Sitio Web: http://api.ning.com

Juan Pérez Navarro, "Juancito", como le decían los amigos. Septiembre 23 de 1978 fue la fecha de la única presentación del ganadero Pedro Galé. El templado garrochero Juan Pérez, después de haber tenido una tarde gloriosa en las corralejas de Sincé, finalizando la corrida pica a uno de los más soberbios toros, éste en estampida se abalanza sobre la multitud y sucede que se cae del caballo y con el fuerte golpe de inmediato es llevado a la ciudad de Cartagena Colombia, donde después de una larga agonía de 5 días, el 28 de Septiembre de 1978, muere.


En el momento del percance muere de manera inmediata un aficionado de nombre Alirio Villalba, oriundo de Caucasia, Antioquia, quien se desempeñaba como cantinero en un bar llamado "La Ceiba", quien finalmente es sepultado en su tierra natal.


(Fuente: Diario el Meridiano de Sucre, Colombia)

FÉLIX OCHOA VÁZQUEZ "EL CAMINANTE" (1932 - 1978)

Félix con la manta doblada bajo el brazo y Carmelo, a su derecha, fueron despedidos por un par de amigos en la Basílica de Guadalupe en México D.F.

El 7 de enero de 2012 recibí una amable carta de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), donde me envía, de su hemeroteca, una hermosa editorial de don Miguel Ángel García, publicada en el mexicano diario ESTO del 10 de febrero de 2004 y que lleva por título: "Félix Ochoa Vázquez – Caminante no hay camino".- De una y mil historias esta tejida nuestra fiesta de toros. Algunas son de éxitos, pero otras conllevan lo agridulce de la vida, sinsabores que no nos abandonan. Atrás del cortijo "El Caminante" hay una historia llena de dramatismo. Se trata de un novillero que dejaba a su familia para ir en busca de una quimera en el toreo y convertirse en figura, pero sólo encontró maltrato, cansancios, hambres y al final un trágico desenlace.

Corría el año de 1932, el 22 de noviembre en Coatzacoalcos, Veracruz (México), llegaba a este mundo Félix Ochoa Vázquez, personaje principal de esta historia. A la edad de tres años, huérfano de padre y madre, en los brazos de un tío, por cierto de oficio peluquero, Félix tendría que abandonar su lugar de origen y así llega a la capital. El chaval pasaría sus años de infancia aprendiendo la alta peluquería, oficio que años más tarde le daría también para comer. Una ocasión cuando niño, terminando de barrer los cabellos de la clientela, su tío lo lleva a una corrida de toros donde actuaba José Laurentino "Joselillo" y ahí Félix quedó inoculado por la pasión de la torería, su sueño y su cruz.

Por los años anduvo recorriendo la legua, aunque por desgracia el muchacho fue etiquetado como torero humilde de la fiesta brava; entre tantos caminos, uno lo llevó con la mujer que sería su compañera de toda la vida, se casó a los 20 años con la señora Isabel Gallardo, con la que procrearía 5 varones y 4 mujeres. Al igual que el matador Amado Ramírez "El Loco", Félix tuvo la escuela del desaparecido Alberto Cosío "El Patatero", banderillero de la gran figura mundial, Rodolfo Gaona; no obstante sus ganas de sobresalir en la torería, ésta era dura y en ocasiones peor, nunca bajó la guardia y anduvo toreando en ferias y novenarios por diferentes partes de la República, sin importar el tipo de ganado que le echaran.

Así, con ambos oficios, peluquero y torero, se olvidó del primero y con ello hizo sufrir a su familia, puesto que del segundo no salía ni para que él comiera. Dejando pues, a su familia en ocasiones sin el pan de cada día y empeñado cada día más en su sueño taurino, Félix se dedica a tocar puertas de las empresas pidiendo oportunidad de torear, pero sólo encuentra negativas. Es entonces cuando decide realizar una caminata a pie de México a Monterrey en compañía de un amigo, Carmelo Linares, con el fin de llamar la atención del empresario César Garza, quien iniciaba una temporada de novilladas en la ciudad regia y pidiéndole a través de este esfuerzo una oportunidad para torear. La Basílica de Guadalupe fue el punto de partida. Escuchan misa y al final, a caminar. Y así comienza su peregrinar hacia el norte, con avíos al hombro y una manta alusiva que decía, "Félix y Carmelo, a pie 1000 kms México-Monterrey". Para eso, un joven estudiante de periodismo, Fernando Zaragoza, se adelantaba al poblado siguiente con el fin de que las autoridades les expidieran una constancia de su paso por esos lugares, escrito y firmado por la autoridad, la que a su vez pedía a los cuerpos policíacos y militares, así como a toda la población en general, les prestaran toda clase de facilidades y apoyo para que los toreros pudieran llegar a su destino.

En una de tantas anécdotas, una vez que no les firmaron el dichoso documento a punto estuvieron de perder la vida; esto sucedió en el tramo de San Juan del Río, en el poblado de Cañadas. Fueron aprehendidos por un grupo de campesinos que los confundieron con abigeos, gracias a la pronta intervención de la policía los campesinos los dejaron libres, pero bien asustados.

La segunda semana de caminata, cuando cruzaban la tierra del maestro Fermín Rivera, en San Luis Potosí, la prensa local se ocupa de ellos dando constancia que la caminata era de verdad y que la afición de estos andarines toreros se vería recompensada con la oportunidad de torear que según les daría el empresario de Monterrey. Por ahí en un tramo de Matehuala ambos desfallecen de agotamiento, la Cruz Roja y varios pobladores los auxilian; ese día recibieron alojamiento y alimentos para luego retomar el camino. La parte más crítica, según cuentan, fue cuando cruzaron Saltillo, ya que el clima de ese lugar es demasiado caluroso, afortunadamente reciben muestras de apoyo en ese lugar de la gente y taurinos, manifestándoles sus buenos deseos. La temporada en Monterrey avanzaba y la preocupación crecía. Un jueves por la mañana ven asomar el cerro de la Silla, por la tarde hacen su arribo, llegan al palacio municipal para que les acrediten su llegada y luego con los diversos medios de comunicación, quienes los acogen. El domingo siguiente se presentan temprano a las afueras de la plaza con su inseparable manta, la afición les brindó un caluroso recibimiento y les aseguró que el empresario los pondrá a torear, ese día también observan el festejo desde las tribunas; al término el empresario los cita al día siguiente en sus oficinas y les da la fecha de su presentación: "En quince días torean, mientras se reponen físicamente", les dice el Señor Garza.

Así pues, con mil ilusiones los novilleros comienzan a prepararse taurina y físicamente entrenando todos los días, desgraciadamente a la siguiente semana se enteran por los periódicos que el empresario da por terminada la temporada de novilladas sin ninguna explicación para estos humildes de la fiesta, cortando de tajo con sus sueños, ilusiones, esfuerzo y afición, pero no con la vergüenza torera que dejaron día a día en la carretera.

Finalmente el 24 de julio de 1978 a la edad de 49 años, Félix sufre un trágico accidente automovilístico. Fue de regreso a esta capital en el tramo Jilotepec-Estado de México, lugar que años antes lo vio pasar rumbo a un sueño que nunca consiguió, ahora lo despedía de esta vida. Viajaba en un camión de pasajeros cuando en el carril contrario explotó una pipa de gas, el fuego alcanzó al autobús y quemó a todos los pasajeros. Félix, tras cinco días de luchar por su vida, murió un 29 de julio de 1978 a los 49 años, en la Cruz Verde del Distrito Federal, a causa de las quemaduras. Del otro caminante ya jamás se supo nada.

En memoria de Félix Ochoa Vázquez sus hijos construyeron un cortijo en Apan, estado de Hidalgo, que lleva por nombre "El Caminante".

JOSÉ IGNACIO DEL RÍO (1958 - 1978)

Solo para efectos ilustrativos
Paseo del Arenal, a la derecha de la imagen, visto desde el puente del Arenal
Cortesía de Don José Luis Filpo Cabana

El acreditado diario español "El País, del jueves 24 de agosto de 1978, informó de la pluma de su corresponsal en Bilbao, Jesús Ceberio, que un joven murió ayer (23) en Bilbao, Vizcaya, a las ocho de la mañana, aplastado por una marquesina que se derrumbó en el Paseo del Arenal bajo el peso de varias decenas de personas que se habían encaramado para presenciar el encierro del toro ensogado (Sokamuturra).

Tres jóvenes resultaron también heridos de gravedad -uno de ellos con amputación traumática de un pie- y otros ocho fueron atendidos de lesiones de pronóstico leve. Desde el mismo día en que comenzaron las fiestas de Bilbao, que han estrenado este año un marcado acento popular, los miembros de la comisión destacaron a través de los altavoces el peligro que entrañaba la utilización de las marquesinas y lo reiteraron el pasado martes en una rueda de prensa. Incluso unas horas antes de que ocurriera el accidente fueron recibidos con el grito de ¡que se vayan!, cuando trataron de desalojar a un grupo que se había subido a una de estas marquesinas.

El accidente se produjo apenas unos segundos después de que fuera soltado el toro. La víctima, José Ignacio del Río, de veinte años de edad, que corría delante del toro, quedó aprisionado materialmente bajo los escombros. La marquesina que sirve para proteger de la lluvia en la parada del autobús y que está construida para soportar pesos de unos mil kilos, sostenía en ese momento a unas 45 personas. Fue necesaria la presencia de los bomberos para extraer a las doce personas que habían quedado enterradas. En el hospital nada pudieron hacer por el joven Del Río, que llegó sin vida. Reunida la comisión de fiestas después del accidente, acordó que todos los actos festivos programados para ayer dieran comienzo con un minuto de silencio. Las comparsas tampoco hicieron uso de sus instrumentos musicales en la plaza de toros ni durante el desfile posterior que finalizó con la lectura de un comunicado en el mismo escenario en el que ocurrió la muerte de José Ignacio del Río.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1978/08/24/espana/272757620_850215.html

ÁNGEL RAMÓN SULBARÁN (1955 - 1979)

Foto cortesía del Sitio Web: Who´s Who-Dale Pierce

Refiere el erudito venezolano don Nilson Guerra Zambrano, que “Ángel Sulbarán”, su nombre artístico,  fue un  matador de toros nacido el 15 de marzo de 1955 en el  estado Anzoátegui, oriente  de Venezuela, pero formado en Mérida como hombre y como torero. Fue  discípulo del finado maestro y  novillero Humberto Álvarez. Recibe su alternativa en México de manos del “Pequeño Gigante del Toreo”, Eloy Cavazos,  el 1 de octubre de 1977 en la Plaza de Toros de  San Miguel de Allende, Guanajuato, México, con el toro de nombre “Iniciador”, de la dehesa de Montecristo, atestiguando Ernesto San Román, “El Queretano”, y siendo el primer torero merideño,  por adopción, que recibe su alternativa en suelo azteca. El 11 de octubre de 1977 lidió en Durango México con toros de Carranco que dieron buen juego, dando vuelta al ruedo en su primer toro y cortando dos orejas al  segundo de su lote. Ese día alternó con los diestros Manolo Armilla, que dio vuelta al ruedo y ovación en el segundo, y Eloy Cavazos,  quien recibió oreja en el primero y dos orejas y rabo en el segundo. El Rejoneador Gastón Santos se llevo una oreja. El 29 de enero de 1978 trabajó  en Cd. Obregón Sonora, México, eran cinco toros de la dehesa de Coronado (sangre de Garfias) de don José Hernández Espinosa para el rejoneador Gastón Santos, y a pie Eloy Cavazos, que cortó las dos orejas del primero de su lote, más dos y rabo de su segundo y Ángel Sulbarán el venezolano, que se llevó un apéndice del que cerro plaza. Hacia finales de marzo de 1978, actúa en San Cristóbal en el mexicano estado de Chiapas, fueron 5 toros de Zotoluca que dieron buen juego, El rejonador Jorge Hernández Andrés, vuelta. "El Queretano", vuelta y cogido, pasando medio conmocionado a la enfermería con una herida en la frente; mientras que Ángel Sulbarán consigue vuelta y oreja, el triunfador de la tarde. Dos meses antes de su fallecimiento, justo en febrero 26 de 1979, y dentro de los festejos del Carnaval Taurino de América celebrado en Mérida, Venezuela, en la cuarta corrida de toros,  se lidiaron 5 toros colombianos de la dehesa de don Félix Rodríguez y 1 toro de ganadería de La Carbonera para un excelente cartel compuesto por los espadas españoles José Mari Manzanares, Pedro Moya, “El Niño de la Capea”, y el debutante diestro merideño Ángel Sulbarán. El triunfador de esta corrida fue precisamente este último, quien cortó las 2 orejas del primer astado de su lote y de nombre “Mañanero” de don Félix Rodríguez.

Refieren otras fuentes, que siendo valiente hasta la temeridad, tenía carencias técnicas para hacer historia en el toreo, siendo tomado fuera de tiempo copiosamente por los toros, quienes lo golpearon muy seguido, causándole seguramente daños cerebrales que fueron desdeñados, una grave situación que derivó en depresión y suicido, mediante ahorcamiento,  en tierras mexicanas hacia mediados de abril de 1979.

A mayor abundamiento sobre las causas del suicidio precisa el ilustrado cronista Nilson Guerra Zambrano (http://www.nilsonguerra.com/hoja.html), <<que el Dr. José  Antonio Cabello Arizaleta (Pepe Cabello), el cronista de más dilatada labor en el mundo taurino venezolano, hoy fuera  de los medios, recuerda que - la muerte  de Ángel Ramón Ortega Sulbarán estuvo relacionada con el rompimiento  de relaciones con su novia hondureña, quien le hizo un envío  de una  fruta  o frutas,  amarradas con una cinta o  cabuya con la cual  se colgó en el baño  de una pensión donde vivía en ciudad  de  México.  Igualmente trae al recuerdo que sus hermanos, en Venezuela, publicaron un comunicado en el cual  señalaron que no se había  suicidado, buscando limpiar el buen nombre del apellido-  En mi caso particular,  de esa incidencia  recuerdo que constituyó  un gran motivo de pesar porque con su triunfo en  Mérida había despertado mucha expectativa en cuanto a que podía  ser el  torero de  renovación  de la cartelera venezolana. "

"Don Víctor", el docto taurino propietario del concurrido Blog "A los Toros", refiere que fue el 16 de abril de 1979 cuando Ángel Ramón Ortega Sulbarán, se quitó la vida mediante ahorcamiento en el apartamento en que vivía en la capital mejicana. Dejó una breve nota en la que pedía perdón a todos aquellos que creyeron en él, asimismo indicaba que no debía culparse a nadie de su muerte. Nació el 15 de marzo de 1955 en el estado de Anzoátegui (Venezuela), hizo casi toda su breve carrera taurina en Méjico, adonde llegó en el año 1977, después de haber toreado novilladas sin caballos en España. La alternativa la tomó el 1º de octubre de 1977 en la plaza de toros de San Miguel de Allende, Guanajuato, Méjico, de manos de Eloy Cavazos que le cedió el toro "Iniciador", de Montecristo, de segundo espada actuó Ernesto San Román "El Queretano".


Foto de la familia Sulbarán
Recibe su alternativa en México de manos de Eloy Cavazos, el 1 de octubre de 1977 en la Plaza de Toros de San Miguel de Allende, Guanajuato, México, atestigua Ernesto San Román, "El Queretano".

Por muchas cosas extrañas que me han sucedido, respecto de varios lidiadores contenidos en esta cronología biográfica ilustrada de tragedias taurinas, que con mucho esfuerzo alimento y mantengo al aire en memoria de los idos, pienso sinceramente que desde el más allá los finados mueven a sus parientes y amigos, o estudiosos de ellos, para que se publiquen las enmiendas y aclaraciones que en justicia consideran pertinentes, y gracias a Dios, pienso que éste, en particular, es un nuevo caso, donde un hermano del fallecido (supuestamente por suicidio tras sufrir una decepción amorosa) amablemente me escribe para aclararnos que tiene elementos de peso para considerar que su hermano fue asesinado; por lo que sirva ésta carta, para que las autoridades o algún un estudioso penalista mexicano, tome como suyo el caso, para que logre que se haga justicia a éste valeroso matador venezolano.

Enseguida les comento que el 12 de marzo de 2012, recibí una amable carta del Sr. Pedro Sulbaran, donde enmienda el nombre del matador, su lugar de nacimiento, la nacionalidad de la novia del espada y el estado de su relación con ella al momento de su muerte, así como una descriptiva de cómo vieron ellos los hechos cuando vinieron a México por los restos de su hermano, y la valoración que del cuerpo del matador hicieron los médicos venezolanos al llegar a aquel país hermano, donde detectan que muy seguramente embozado en apariencia de suicidio se cometió un asesinato. La carta dice textualmente:

Estimado Ing. Leopoldo Peña del Bosque, mi nombre es Pedro Sulbaran, hermano del Torero Ángel Sulbaran, quien le escribe ésta misiva para aclararle a usted y a todos los lectores de su pagina de Internet, que tiene graves errores y que nos gustaría se tomaran en cuenta, pues sabemos que no se actúa de mala fe, y que se tomaron artículos de mi país para redactar la misma.

En primer lugar le aclaro que el nombre exacto del matador es ÁNGEL RAMÓN SULBARÁN y no Ortega; éste es el apellido de nuestra hermana, y en ningún momento tomó éste apellido. El fue hijo de María Angelina Sulbarán y de quien hizo el papel de padre, Jorge Baudilio Ortega, siendo el tercero de cinco hermanos: Josè Román Sulbarán, Pedro Antonio Sulbarán, Jorge Omar Ortega Sulbarán y Belkis Xiomara Ortega Sulbarán. Angel Ramón Sulbarán aunque no ostentó el apellido Ortega, se llevó siempre bien con su padrastro Jorge Baudilio Ortega, y nunca existió diferencia entre medios hermanos, pues para él todos eran sus hijos, sin ninguna distinción, y lo quería y respetaba como tal.

Su lugar de nacimiento fue en TINACO ESTADO COJEDES, VENEZUELA siendo su fecha de nacimiento el 23 de Marzo de 1955 y falleciendo a los 23 años de edad. El 15 de Abril de 1979 fue velado y embalsamado en México y recibido en el aeropuerto de Mérida Venezuela el 21 siguiente.

En cuanto a que fue golpeado por los toros numerosas veces a lo largo de su vida profesional como torero, tampoco es cierto, pues solo recibió dos cornadas. No valoraremos su técnica, ya que ésta la conocen quienes le vimos torear, lo que nadie puede negar era su gran valor en los ruedos, cosa que mostró desde temprana edad ya que se tiro de espontáneo a los 10 años quitándole el toro al ya fallecido torero Humberto Álvarez y quien fuera posteriormente su maestro, aunque fue el espada de alternativa Cesar Faraco "el Cóndor de los Andes" quien estuvo a su lado tendiéndole la mano.

Don Pepe Cabello comenta sobre su muerte sin contar con información fidedigna, ya que menciona que su muerte estuvo relacionada con el rompimiento de relaciones con su novia hondureña, quien le hizo un envío de una fruta o frutas, amarradas con una cinta o cabuya con la cual se colgó en el baño de una pensión donde vivía en la ciudad de México. Al respecto aclaro que su novia era de NICARAGUA y no de HONDURAS, y no había roto su relación a esa fecha, pues en contrario pensaban viajar a España juntos, y no le envió en ningún momento frutas, y la cuerda que nunca apareció, según dijo la persona de esa casa, que no era una pensión, fue de una botella de vino que tenia ella en su casa como adorno.

Por su parte el madrileño "Don Víctor", dice que dejó una breve nota en la que pedía perdón a todos aquellos que creyeron en él, asimismo indicaba que no debía culparse a nadie de su muerte. Aclarándole terminantemente que no es cierto que esta nota existió, ni tampoco la vimos nosotros cuando fuimos por él a México, ni lo informo la policía cuando hablamos con ellos.

Lo que si le informo, es que cuando llegamos a Venezuela, con sus restos, unos médicos patólogos de la localidad revisaron su cuerpo y detectaron en su cuello marcas hechas con las manos y un gran golpe en su cabeza, lo que pone en duda su suicidio. La policía de México cerro el caso sin ninguna investigación, cosa que al parecer sucede con frecuencia en éste país con las muertes de extranjeros; le comento a manera de ejemplo, el caso de un pelotero venezolano que apareció muerto en su habitación en México y declararon el hecho como "muerte por suicidio", pero su familia contrato gente especializada que demostraron que era un homicidio y lograron atrapar al asesino.

En nuestro caso no teníamos en ese entonces los recursos para hacerlo y solo podemos tener la duda fundada de lo que realmente sucedió. Agradecemos mi hermana Belkis y un servidor a usted y a su apreciada página tomar en cuenta esta sucinta nota aclaratoria, y roguemos a Dios para que algún día, a través de las autoridades mexicanas, o de algún honorable profesional que quiera tomar como suyo el caso, sin mediar estipendio, nos aclaren las dudas fundadas que tenemos sobre las verdaderas causas de su muerte. Protesto lo necesario. Reciba un abrazo fraternal desde Venezuela,
Muchas Gracias.
Pedro Sulbarán.


Foto propiedad de la familia Sulbarán
Feria del Sol, Mérida Venezuela, (26 de febrero de 1979)

Foto propiedad de la familia Sulbarán
Sepulcro donde reposan los restos de Ángel Ramón Sulbarán en el cementerio Jardines La Inmaculada, sector A, al lado de la Virgen de las Nieves en la ciudad de Mérida Venezuela