JUAN PÉREZ NAVARRO - ALIRIO VILLALBA (XXXX - 1978)

Solo para efectos ilustrativos

Corraleja en Sincelejo Colombia

Cortesía del Sitio Web: http://api.ning.com

Juan Pérez Navarro, "Juancito", como le decían los amigos. Septiembre 23 de 1978 fue la fecha de la única presentación del ganadero Pedro Galé. El templado garrochero Juan Pérez, después de haber tenido una tarde gloriosa en las corralejas de Sincé, finalizando la corrida pica a uno de los más soberbios toros, éste en estampida se abalanza sobre la multitud y sucede que se cae del caballo y con el fuerte golpe de inmediato es llevado a la ciudad de Cartagena Colombia, donde después de una larga agonía de 5 días, el 28 de Septiembre de 1978, muere.


En el momento del percance muere de manera inmediata un aficionado de nombre Alirio Villalba, oriundo de Caucasia, Antioquia, quien se desempeñaba como cantinero en un bar llamado "La Ceiba", quien finalmente es sepultado en su tierra natal.


(Fuente: Diario el Meridiano de Sucre, Colombia)

FÉLIX OCHOA VÁZQUEZ "EL CAMINANTE" (1932 - 1978)

Félix con la manta doblada bajo el brazo y Carmelo, a su derecha, fueron despedidos por un par de amigos en la Basílica de Guadalupe en México D.F.

El 7 de enero de 2012 recibí una amable carta de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), donde me envía, de su hemeroteca, una hermosa editorial de don Miguel Ángel García, publicada en el mexicano diario ESTO del 10 de febrero de 2004 y que lleva por título: "Félix Ochoa Vázquez – Caminante no hay camino".- De una y mil historias esta tejida nuestra fiesta de toros. Algunas son de éxitos, pero otras conllevan lo agridulce de la vida, sinsabores que no nos abandonan. Atrás del cortijo "El Caminante" hay una historia llena de dramatismo. Se trata de un novillero que dejaba a su familia para ir en busca de una quimera en el toreo y convertirse en figura, pero sólo encontró maltrato, cansancios, hambres y al final un trágico desenlace.

Corría el año de 1932, el 22 de noviembre en Coatzacoalcos, Veracruz (México), llegaba a este mundo Félix Ochoa Vázquez, personaje principal de esta historia. A la edad de tres años, huérfano de padre y madre, en los brazos de un tío, por cierto de oficio peluquero, Félix tendría que abandonar su lugar de origen y así llega a la capital. El chaval pasaría sus años de infancia aprendiendo la alta peluquería, oficio que años más tarde le daría también para comer. Una ocasión cuando niño, terminando de barrer los cabellos de la clientela, su tío lo lleva a una corrida de toros donde actuaba José Laurentino "Joselillo" y ahí Félix quedó inoculado por la pasión de la torería, su sueño y su cruz.

Por los años anduvo recorriendo la legua, aunque por desgracia el muchacho fue etiquetado como torero humilde de la fiesta brava; entre tantos caminos, uno lo llevó con la mujer que sería su compañera de toda la vida, se casó a los 20 años con la señora Isabel Gallardo, con la que procrearía 5 varones y 4 mujeres. Al igual que el matador Amado Ramírez "El Loco", Félix tuvo la escuela del desaparecido Alberto Cosío "El Patatero", banderillero de la gran figura mundial, Rodolfo Gaona; no obstante sus ganas de sobresalir en la torería, ésta era dura y en ocasiones peor, nunca bajó la guardia y anduvo toreando en ferias y novenarios por diferentes partes de la República, sin importar el tipo de ganado que le echaran.

Así, con ambos oficios, peluquero y torero, se olvidó del primero y con ello hizo sufrir a su familia, puesto que del segundo no salía ni para que él comiera. Dejando pues, a su familia en ocasiones sin el pan de cada día y empeñado cada día más en su sueño taurino, Félix se dedica a tocar puertas de las empresas pidiendo oportunidad de torear, pero sólo encuentra negativas. Es entonces cuando decide realizar una caminata a pie de México a Monterrey en compañía de un amigo, Carmelo Linares, con el fin de llamar la atención del empresario César Garza, quien iniciaba una temporada de novilladas en la ciudad regia y pidiéndole a través de este esfuerzo una oportunidad para torear. La Basílica de Guadalupe fue el punto de partida. Escuchan misa y al final, a caminar. Y así comienza su peregrinar hacia el norte, con avíos al hombro y una manta alusiva que decía, "Félix y Carmelo, a pie 1000 kms México-Monterrey". Para eso, un joven estudiante de periodismo, Fernando Zaragoza, se adelantaba al poblado siguiente con el fin de que las autoridades les expidieran una constancia de su paso por esos lugares, escrito y firmado por la autoridad, la que a su vez pedía a los cuerpos policíacos y militares, así como a toda la población en general, les prestaran toda clase de facilidades y apoyo para que los toreros pudieran llegar a su destino.

En una de tantas anécdotas, una vez que no les firmaron el dichoso documento a punto estuvieron de perder la vida; esto sucedió en el tramo de San Juan del Río, en el poblado de Cañadas. Fueron aprehendidos por un grupo de campesinos que los confundieron con abigeos, gracias a la pronta intervención de la policía los campesinos los dejaron libres, pero bien asustados.

La segunda semana de caminata, cuando cruzaban la tierra del maestro Fermín Rivera, en San Luis Potosí, la prensa local se ocupa de ellos dando constancia que la caminata era de verdad y que la afición de estos andarines toreros se vería recompensada con la oportunidad de torear que según les daría el empresario de Monterrey. Por ahí en un tramo de Matehuala ambos desfallecen de agotamiento, la Cruz Roja y varios pobladores los auxilian; ese día recibieron alojamiento y alimentos para luego retomar el camino. La parte más crítica, según cuentan, fue cuando cruzaron Saltillo, ya que el clima de ese lugar es demasiado caluroso, afortunadamente reciben muestras de apoyo en ese lugar de la gente y taurinos, manifestándoles sus buenos deseos. La temporada en Monterrey avanzaba y la preocupación crecía. Un jueves por la mañana ven asomar el cerro de la Silla, por la tarde hacen su arribo, llegan al palacio municipal para que les acrediten su llegada y luego con los diversos medios de comunicación, quienes los acogen. El domingo siguiente se presentan temprano a las afueras de la plaza con su inseparable manta, la afición les brindó un caluroso recibimiento y les aseguró que el empresario los pondrá a torear, ese día también observan el festejo desde las tribunas; al término el empresario los cita al día siguiente en sus oficinas y les da la fecha de su presentación: "En quince días torean, mientras se reponen físicamente", les dice el Señor Garza.

Así pues, con mil ilusiones los novilleros comienzan a prepararse taurina y físicamente entrenando todos los días, desgraciadamente a la siguiente semana se enteran por los periódicos que el empresario da por terminada la temporada de novilladas sin ninguna explicación para estos humildes de la fiesta, cortando de tajo con sus sueños, ilusiones, esfuerzo y afición, pero no con la vergüenza torera que dejaron día a día en la carretera.

Finalmente el 24 de julio de 1978 a la edad de 49 años, Félix sufre un trágico accidente automovilístico. Fue de regreso a esta capital en el tramo Jilotepec-Estado de México, lugar que años antes lo vio pasar rumbo a un sueño que nunca consiguió, ahora lo despedía de esta vida. Viajaba en un camión de pasajeros cuando en el carril contrario explotó una pipa de gas, el fuego alcanzó al autobús y quemó a todos los pasajeros. Félix, tras cinco días de luchar por su vida, murió un 29 de julio de 1978 a los 49 años, en la Cruz Verde del Distrito Federal, a causa de las quemaduras. Del otro caminante ya jamás se supo nada.

En memoria de Félix Ochoa Vázquez sus hijos construyeron un cortijo en Apan, estado de Hidalgo, que lleva por nombre "El Caminante".

JOSÉ IGNACIO DEL RÍO (1958 - 1978)

Solo para efectos ilustrativos
Paseo del Arenal, a la derecha de la imagen, visto desde el puente del Arenal
Cortesía de Don José Luis Filpo Cabana

El acreditado diario español "El País, del jueves 24 de agosto de 1978, informó de la pluma de su corresponsal en Bilbao, Jesús Ceberio, que un joven murió ayer (23) en Bilbao, Vizcaya, a las ocho de la mañana, aplastado por una marquesina que se derrumbó en el Paseo del Arenal bajo el peso de varias decenas de personas que se habían encaramado para presenciar el encierro del toro ensogado (Sokamuturra).

Tres jóvenes resultaron también heridos de gravedad -uno de ellos con amputación traumática de un pie- y otros ocho fueron atendidos de lesiones de pronóstico leve. Desde el mismo día en que comenzaron las fiestas de Bilbao, que han estrenado este año un marcado acento popular, los miembros de la comisión destacaron a través de los altavoces el peligro que entrañaba la utilización de las marquesinas y lo reiteraron el pasado martes en una rueda de prensa. Incluso unas horas antes de que ocurriera el accidente fueron recibidos con el grito de ¡que se vayan!, cuando trataron de desalojar a un grupo que se había subido a una de estas marquesinas.

El accidente se produjo apenas unos segundos después de que fuera soltado el toro. La víctima, José Ignacio del Río, de veinte años de edad, que corría delante del toro, quedó aprisionado materialmente bajo los escombros. La marquesina que sirve para proteger de la lluvia en la parada del autobús y que está construida para soportar pesos de unos mil kilos, sostenía en ese momento a unas 45 personas. Fue necesaria la presencia de los bomberos para extraer a las doce personas que habían quedado enterradas. En el hospital nada pudieron hacer por el joven Del Río, que llegó sin vida. Reunida la comisión de fiestas después del accidente, acordó que todos los actos festivos programados para ayer dieran comienzo con un minuto de silencio. Las comparsas tampoco hicieron uso de sus instrumentos musicales en la plaza de toros ni durante el desfile posterior que finalizó con la lectura de un comunicado en el mismo escenario en el que ocurrió la muerte de José Ignacio del Río.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1978/08/24/espana/272757620_850215.html

ÁNGEL RAMÓN SULBARÁN (1955 - 1979)

Foto cortesía del Sitio Web: Who´s Who-Dale Pierce

Refiere el erudito venezolano don Nilson Guerra Zambrano, que “Ángel Sulbarán”, su nombre artístico,  fue un  matador de toros nacido el 15 de marzo de 1955 en el  estado Anzoátegui, oriente  de Venezuela, pero formado en Mérida como hombre y como torero. Fue  discípulo del finado maestro y  novillero Humberto Álvarez. Recibe su alternativa en México de manos del “Pequeño Gigante del Toreo”, Eloy Cavazos,  el 1 de octubre de 1977 en la Plaza de Toros de  San Miguel de Allende, Guanajuato, México, con el toro de nombre “Iniciador”, de la dehesa de Montecristo, atestiguando Ernesto San Román, “El Queretano”, y siendo el primer torero merideño,  por adopción, que recibe su alternativa en suelo azteca. El 11 de octubre de 1977 lidió en Durango México con toros de Carranco que dieron buen juego, dando vuelta al ruedo en su primer toro y cortando dos orejas al  segundo de su lote. Ese día alternó con los diestros Manolo Armilla, que dio vuelta al ruedo y ovación en el segundo, y Eloy Cavazos,  quien recibió oreja en el primero y dos orejas y rabo en el segundo. El Rejoneador Gastón Santos se llevo una oreja. El 29 de enero de 1978 trabajó  en Cd. Obregón Sonora, México, eran cinco toros de la dehesa de Coronado (sangre de Garfias) de don José Hernández Espinosa para el rejoneador Gastón Santos, y a pie Eloy Cavazos, que cortó las dos orejas del primero de su lote, más dos y rabo de su segundo y Ángel Sulbarán el venezolano, que se llevó un apéndice del que cerro plaza. Hacia finales de marzo de 1978, actúa en San Cristóbal en el mexicano estado de Chiapas, fueron 5 toros de Zotoluca que dieron buen juego, El rejonador Jorge Hernández Andrés, vuelta. "El Queretano", vuelta y cogido, pasando medio conmocionado a la enfermería con una herida en la frente; mientras que Ángel Sulbarán consigue vuelta y oreja, el triunfador de la tarde. Dos meses antes de su fallecimiento, justo en febrero 26 de 1979, y dentro de los festejos del Carnaval Taurino de América celebrado en Mérida, Venezuela, en la cuarta corrida de toros,  se lidiaron 5 toros colombianos de la dehesa de don Félix Rodríguez y 1 toro de ganadería de La Carbonera para un excelente cartel compuesto por los espadas españoles José Mari Manzanares, Pedro Moya, “El Niño de la Capea”, y el debutante diestro merideño Ángel Sulbarán. El triunfador de esta corrida fue precisamente este último, quien cortó las 2 orejas del primer astado de su lote y de nombre “Mañanero” de don Félix Rodríguez.

Refieren otras fuentes, que siendo valiente hasta la temeridad, tenía carencias técnicas para hacer historia en el toreo, siendo tomado fuera de tiempo copiosamente por los toros, quienes lo golpearon muy seguido, causándole seguramente daños cerebrales que fueron desdeñados, una grave situación que derivó en depresión y suicido, mediante ahorcamiento,  en tierras mexicanas hacia mediados de abril de 1979.

A mayor abundamiento sobre las causas del suicidio precisa el ilustrado cronista Nilson Guerra Zambrano (http://www.nilsonguerra.com/hoja.html), <<que el Dr. José  Antonio Cabello Arizaleta (Pepe Cabello), el cronista de más dilatada labor en el mundo taurino venezolano, hoy fuera  de los medios, recuerda que - la muerte  de Ángel Ramón Ortega Sulbarán estuvo relacionada con el rompimiento  de relaciones con su novia hondureña, quien le hizo un envío  de una  fruta  o frutas,  amarradas con una cinta o  cabuya con la cual  se colgó en el baño  de una pensión donde vivía en ciudad  de  México.  Igualmente trae al recuerdo que sus hermanos, en Venezuela, publicaron un comunicado en el cual  señalaron que no se había  suicidado, buscando limpiar el buen nombre del apellido-  En mi caso particular,  de esa incidencia  recuerdo que constituyó  un gran motivo de pesar porque con su triunfo en  Mérida había despertado mucha expectativa en cuanto a que podía  ser el  torero de  renovación  de la cartelera venezolana. "

"Don Víctor", el docto taurino propietario del concurrido Blog "A los Toros", refiere que fue el 16 de abril de 1979 cuando Ángel Ramón Ortega Sulbarán, se quitó la vida mediante ahorcamiento en el apartamento en que vivía en la capital mejicana. Dejó una breve nota en la que pedía perdón a todos aquellos que creyeron en él, asimismo indicaba que no debía culparse a nadie de su muerte. Nació el 15 de marzo de 1955 en el estado de Anzoátegui (Venezuela), hizo casi toda su breve carrera taurina en Méjico, adonde llegó en el año 1977, después de haber toreado novilladas sin caballos en España. La alternativa la tomó el 1º de octubre de 1977 en la plaza de toros de San Miguel de Allende, Guanajuato, Méjico, de manos de Eloy Cavazos que le cedió el toro "Iniciador", de Montecristo, de segundo espada actuó Ernesto San Román "El Queretano".


Foto de la familia Sulbarán
Recibe su alternativa en México de manos de Eloy Cavazos, el 1 de octubre de 1977 en la Plaza de Toros de San Miguel de Allende, Guanajuato, México, atestigua Ernesto San Román, "El Queretano".

Por muchas cosas extrañas que me han sucedido, respecto de varios lidiadores contenidos en esta cronología biográfica ilustrada de tragedias taurinas, que con mucho esfuerzo alimento y mantengo al aire en memoria de los idos, pienso sinceramente que desde el más allá los finados mueven a sus parientes y amigos, o estudiosos de ellos, para que se publiquen las enmiendas y aclaraciones que en justicia consideran pertinentes, y gracias a Dios, pienso que éste, en particular, es un nuevo caso, donde un hermano del fallecido (supuestamente por suicidio tras sufrir una decepción amorosa) amablemente me escribe para aclararnos que tiene elementos de peso para considerar que su hermano fue asesinado; por lo que sirva ésta carta, para que las autoridades o algún un estudioso penalista mexicano, tome como suyo el caso, para que logre que se haga justicia a éste valeroso matador venezolano.

Enseguida les comento que el 12 de marzo de 2012, recibí una amable carta del Sr. Pedro Sulbaran, donde enmienda el nombre del matador, su lugar de nacimiento, la nacionalidad de la novia del espada y el estado de su relación con ella al momento de su muerte, así como una descriptiva de cómo vieron ellos los hechos cuando vinieron a México por los restos de su hermano, y la valoración que del cuerpo del matador hicieron los médicos venezolanos al llegar a aquel país hermano, donde detectan que muy seguramente embozado en apariencia de suicidio se cometió un asesinato. La carta dice textualmente:

Estimado Ing. Leopoldo Peña del Bosque, mi nombre es Pedro Sulbaran, hermano del Torero Ángel Sulbaran, quien le escribe ésta misiva para aclararle a usted y a todos los lectores de su pagina de Internet, que tiene graves errores y que nos gustaría se tomaran en cuenta, pues sabemos que no se actúa de mala fe, y que se tomaron artículos de mi país para redactar la misma.

En primer lugar le aclaro que el nombre exacto del matador es ÁNGEL RAMÓN SULBARÁN y no Ortega; éste es el apellido de nuestra hermana, y en ningún momento tomó éste apellido. El fue hijo de María Angelina Sulbarán y de quien hizo el papel de padre, Jorge Baudilio Ortega, siendo el tercero de cinco hermanos: Josè Román Sulbarán, Pedro Antonio Sulbarán, Jorge Omar Ortega Sulbarán y Belkis Xiomara Ortega Sulbarán. Angel Ramón Sulbarán aunque no ostentó el apellido Ortega, se llevó siempre bien con su padrastro Jorge Baudilio Ortega, y nunca existió diferencia entre medios hermanos, pues para él todos eran sus hijos, sin ninguna distinción, y lo quería y respetaba como tal.

Su lugar de nacimiento fue en TINACO ESTADO COJEDES, VENEZUELA siendo su fecha de nacimiento el 23 de Marzo de 1955 y falleciendo a los 23 años de edad. El 15 de Abril de 1979 fue velado y embalsamado en México y recibido en el aeropuerto de Mérida Venezuela el 21 siguiente.

En cuanto a que fue golpeado por los toros numerosas veces a lo largo de su vida profesional como torero, tampoco es cierto, pues solo recibió dos cornadas. No valoraremos su técnica, ya que ésta la conocen quienes le vimos torear, lo que nadie puede negar era su gran valor en los ruedos, cosa que mostró desde temprana edad ya que se tiro de espontáneo a los 10 años quitándole el toro al ya fallecido torero Humberto Álvarez y quien fuera posteriormente su maestro, aunque fue el espada de alternativa Cesar Faraco "el Cóndor de los Andes" quien estuvo a su lado tendiéndole la mano.

Don Pepe Cabello comenta sobre su muerte sin contar con información fidedigna, ya que menciona que su muerte estuvo relacionada con el rompimiento de relaciones con su novia hondureña, quien le hizo un envío de una fruta o frutas, amarradas con una cinta o cabuya con la cual se colgó en el baño de una pensión donde vivía en la ciudad de México. Al respecto aclaro que su novia era de NICARAGUA y no de HONDURAS, y no había roto su relación a esa fecha, pues en contrario pensaban viajar a España juntos, y no le envió en ningún momento frutas, y la cuerda que nunca apareció, según dijo la persona de esa casa, que no era una pensión, fue de una botella de vino que tenia ella en su casa como adorno.

Por su parte el madrileño "Don Víctor", dice que dejó una breve nota en la que pedía perdón a todos aquellos que creyeron en él, asimismo indicaba que no debía culparse a nadie de su muerte. Aclarándole terminantemente que no es cierto que esta nota existió, ni tampoco la vimos nosotros cuando fuimos por él a México, ni lo informo la policía cuando hablamos con ellos.

Lo que si le informo, es que cuando llegamos a Venezuela, con sus restos, unos médicos patólogos de la localidad revisaron su cuerpo y detectaron en su cuello marcas hechas con las manos y un gran golpe en su cabeza, lo que pone en duda su suicidio. La policía de México cerro el caso sin ninguna investigación, cosa que al parecer sucede con frecuencia en éste país con las muertes de extranjeros; le comento a manera de ejemplo, el caso de un pelotero venezolano que apareció muerto en su habitación en México y declararon el hecho como "muerte por suicidio", pero su familia contrato gente especializada que demostraron que era un homicidio y lograron atrapar al asesino.

En nuestro caso no teníamos en ese entonces los recursos para hacerlo y solo podemos tener la duda fundada de lo que realmente sucedió. Agradecemos mi hermana Belkis y un servidor a usted y a su apreciada página tomar en cuenta esta sucinta nota aclaratoria, y roguemos a Dios para que algún día, a través de las autoridades mexicanas, o de algún honorable profesional que quiera tomar como suyo el caso, sin mediar estipendio, nos aclaren las dudas fundadas que tenemos sobre las verdaderas causas de su muerte. Protesto lo necesario. Reciba un abrazo fraternal desde Venezuela,
Muchas Gracias.
Pedro Sulbarán.


Foto propiedad de la familia Sulbarán
Feria del Sol, Mérida Venezuela, (26 de febrero de 1979)

Foto propiedad de la familia Sulbarán
Sepulcro donde reposan los restos de Ángel Ramón Sulbarán en el cementerio Jardines La Inmaculada, sector A, al lado de la Virgen de las Nieves en la ciudad de Mérida Venezuela

LUIS MILLÁN SÁNCHEZ (EL TERUEL) (1949 - 1979)

Cortesía de

http://blancoyoro.blogspot.com/2010_10_01_archive.html

El 12 de febrero de 1979 fallece en circunstancias extrañas en Las Palmas de Gran Canarias el diestro aragonés Luis Millán “El Teruel”. Nació en Teruel el 9 de marzo de 1949, vistió su primer traje de luces en un festejo para noveles que se celebró el 1º de septiembre de 1968 en la plaza de toros de Zaragoza. Se presentó en Las Ventas el 25 de julio de 1972 para lidiar novillos de Flores Albarrán junto a Ángel Llorente y Pedro Castañeda, cortó tres orejas. El 7 de julio de 1973 hizo el paseíllo en su ciudad natal junto a Francisco Rivera “Paquirri” y Manolo Cortés con el fin de tomar la alternativa, no pudo ser ya que el primer astado de Carlos Sánchez Rico le hirió en la ingle izquierda cuando le lanceaba de salida. Mejor suerte tuvo el 7 de octubre siguiente al recibirla en el mismo ruedo de manos de Julián García y Luis Algarra “El Estudiante de segundo espada, toros de Carlos Sánchez Rico, cortó dos orejas y rabo. Al poco tiempo abandonó su profesión y no volvió a vestirse de luces.

Fuente: “Don Víctor”/ Blog Taurino “A los Toros”/Efemérides del 12 de febrero de 2011

http://alostoros.blogsome.com/2011/02/

 

"EL TERUEL" (Luis Millán Sánchez): Nació en Teruel el 9 de marzo de 1949. Pensó tomar la alternativa en Teruel el 7 de julio de 1973 por "Paquirri", pero no se llegó a consumar la misma, al ser corneado en la ingle al lancear el primer toro. La tomó definitivamente en Teruel el 7 de octubre de 1973 por Julián García (padrino) y Luis Algarra "El Estudiante" de testigo. Falleció muy joven, en Las Palmas de Gran Canarias el 12 de febrero de 1979. Está enterrado en Bétera (Valencia).

Fuente: Don Juan Moreno Castro

http://blancoyoro.blogspot.com/2010_10_01_archive.html

 

Curiosamente en la triunfal corrida de su doctorado definitivo en octubre, se dio la triste circunstancia de que al término de la misma,  el conserje de la plaza, Lucas Sánchez, fue cogido por un toro que había sido devuelto a los corrales. A resulta de las heridas, falleció este buen hombre el 19 de octubre de 1973. De ahí en delante, como mal presagio, bruna suerte le persigue, hasta acabar con sus días el 12 de febrero de 1979.

 

El diario “La Vanguardia Española”, del martes 8 de enero de 1974 (página 11), publicaba una nota de “Cifra” desde Valencia,  donde refiere que: El torero Luis Millán “el Teruel” quedó el día 6 por la mañana a disposición de la comisaría de policía de Zaidia, de esta capital, por promover un escándalo en un bar. Hacia las once y media de la mañana, Francisco Cerezo Arenas, dueño del bar “El Cordobés”, requirió la presencia de la policía municipal para reducir a un individuo que escandalizaba en el establecimiento, donde llegó incluso a romper algunas copas y vasos. Identificado el alborotador, resultó ser Luis Millán Sánchez, de 25 años de edad, de profesión Matador de Toros. Se ignora la causa del alboroto.

JOSÉ HERNÁNDEZ RÍOS " EL CHATO DE TAMPICO " (1915 - 1980)

Foto cortesía del Sitio Web: Who´s Who-Dale Pierce

Treinta y nueve años tenía como subalterno y sesenta y cinco de edad el "Chato de Tampico". Como su esposa Guadalupe López de Hernández lo viera ya sin condiciones, le pedía a cada rato que se retirara. Muchas veces él contestó:"Si mi madre nunca consiguió convencerme, menos tú". Sin embargo, días antes de que actuara el domingo 13 de enero de 1980 en el Rancho de la Villa en Coquimatlán,  Colima, le dijo que ésa sería su última corrida. "Estaba decaído y algo triste el sábado por la noche, cuando lo acompañé a la estación para que se trasladara a Colima -comentó la señora- si no quieres no vayas -le dijo- "Tengo que cumplir", respondió y se fue. Tal vez José tenía algún presentimiento. Ese día actuaron el rejoneador don Álvaro de Mendoza y los matadores Paco Santoyo, Manolo de los Reyes y Rafael Castillo. Los toros fueron de San Felipe Torresmochas. El primer toro de la lidia ordinaria ya estaba estoqueado. Era un bicho manso y con fuerza. Se resistía a echarse, a pesar de que tenía la espada adentro. Los peones Miguel Carrasco y el infortunado "Chato" lo movían para que doblara (la famosa rueda de peones). José Hernández trastabilló y lo alcanzó la res, lanzándolo al suelo; al caer lo volvió a prender, sepultándole el pitón en el cuello. Así lo levantó y lo llevó por el burladero, que es de ladrillo, seis o siete metros, y finalmente lo dejó a la altura del tercio. "El Chato de Tampico" intentó ponerse en pie; pero se tambaleaba. Al sostenerlo las cuadrillas, se desplomó y al llegar a la puerta expiró. Se suspendió el festejo y se guardó un minuto de silencio. El parte facultativo del Doctor José de Jesús Arias Montes decía: "Herida por cuerno de toro en el cuello, aproximadamente de 21 centímetros de extensión, desde el lóbulo de la oreja derecha hasta dos centímetros de la comisura izquierda de la boca, que interesó y destrozó toda la cara anterior del cuello. También cercenó arteria carótida y vena yugular derecha; cortó toda la base de la lengua y piso de la boca, con una trayectoria del lado derecho hasta la articulación tempo mandibular derecha. Otra cornada del lazo izquierdo ascendente, que fracturó los tres primeros anillos de la tráquea y destrozó la bóveda del maxilar derecho". El cadáver fue llevado a México y después de ser velado se le trasladó a Tampico, su tierra natal.  Terrible drama de este hombre que, como otros muchos, no pueden irse de tan peligrosa profesión como es el toreo no obstante lo inadecuado de su edad, por la miseria.

 

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra,  lo enlista  entre las víctimas de la fiesta consideradas en su afamada obra literaria, al decir que << José Hernández Ríos (Chato de Tampico), al tomar parte en un festejo que tuvo lugar el 13 de enero de 1980 en la localidad de Rincón de la Villa, en el estado azteca de Colima, resultó mortalmente herido por un cornúpeta de la vacada de San Felipe Torresmochas. "

El acreditado cronista Adiel Armando Bolio refiere en sus efemérides que publican en el sitio en la Internet ( http://www.suertematador.com ), que un día 13 de enero 1980.- Víctima de una gravísima cornada que le infirió un burel de la vacada de San Felipe Torresmochas cuando alternaban los diestros, el gaditano Manolo de los Reyes, quien así debutó en cosos nacionales, Paco Santoyo y Rafael Castillo, fallece en la plaza de Villa Colima el banderillero José Hernández "Chato de Tampico".

LOS 400 MUERTOS DE LA CORRALEJA DE SINCELEJO COLOMBIA (XXXX - 1980)

Derrumbe de los palcos en la plaza Hermógenes Cumplido en Sincelejo Colombia en 1980

Foto propiedad de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República de Colombia

Una de las tragedias más significativas dentro de la historia de las fiestas en corraleja fue registrada el día 20 de Enero del año 1980,  cerca de las 4 PM  cuando los palcos de la plaza de tres pisos en ese entonces se vinieron abajo, trayendo en su caída y sepultando entre toneladas de madera y escombros a cerca de un millar de personas entre las que se contaron hombres, mujeres y niños; debido al sobre cupo que existía esa tarde. Esta trágica tarde puso fin a la tradicional fiesta hasta el año 1999, cuando se reanudó. La fiesta que tiene mayor trascendencia a nivel regional y nacional en Colombia  es la del 20 de enero que se celebra en Sincelejo, también conocida como la fiesta del “Dulce Nombre de Jesús”. El historiador Ramiro de la Espriella sostiene: "Las primeras fiestas de toros, como carralejas, tienen lugar en Sincelejo en octubre, el 3 de octubre de 1845, en honor a su patrono San Francisco de Asís, teniendo, así, como primer escenario la Plaza de San Francisco, y en ella se celebraron durante 85 años.

 

Ese trágico día del 20 de enero del año 1980, en la plaza Hermógenes Cumplido, donde hoy funciona el nuevo estadio de Mochila, eran lidiados bajo un torrencial aguacero dos astados. Para ese fatídico día, la Junta de las Festividades había relegado a la Ganadería de don Arturo Cumplido Sierra, quien tradicionalmente suministraba las reses para la festividad, y a modo de nefasta maldición, por semejante ingratitud, el aguacero hizo que unos palcos cedieran,  y se fueran cayendo uno a uno como fichas de dominó. Las víctimas mortales se calcularon entre 400 y 700, mientras que la cifra de heridos superó los 2 mil.

Abertura por el derrumbe los palcos, 1980

Foto propiedad de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República de Colombia

El 20 de enero de 1980 la ciudad amaneció con un sol canicular. A las 12:00 del día los toros llegaron a la plaza. A las 2:00 de la tarde, bajo un sol calcinante, salió el primero para la lidia. A las 3:00 de la tarde todos los tendidos estaban colmados de aficionados. A las 4:00 salen cuatro toros negros, y en segundos, del fuerte sol, se pasa a una espesa nube negra que deja caer sobre la plaza una fuerte lluvia que trae consigo el derrumbe de una decena de palcos de la zona sur. Es el hecho más trágico del siglo XX en la ciudad de Sincelejo por el crecido número de víctimas.

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ NAVASCUÉS (1954 - 1980)

Solo para efectos ilustrativos

Vista parcial del Monumento a los “Sanfermines” en Pamplona España

(Foto propiedad de flickr)

Corredor de encierros originario de Cintruénigo (Navarra) de 26 años de edad que falleció el 13 de julio de 1980  en los festejos de los “Sanfermines” de Pamplona,  tras ser cogido por el toro "Antioquío" de la Ganadería de don Salvador Guardiola Fantoni. Fue corneado este temerario joven cirbonero por la zona de la plaza del Ayuntamiento, a la altura de Casa Seminario; donde el toro embravecido le arrastró por varios metros  hasta la curva que une con Estafeta.


Un hermoso recuerdo dedicado por sus paisanos a José Antonio Sánchez Navascués, en la Plaza de Toros de Cintruénigo (Navarra)
Cortesía de
http://www.feriadeltoro.net/2011/miscelanea/el-ultimo-escalofrio-de-antioquio/

VICENTE LADIO RISCO SIERRA (1951 - 1980)

Cortesía del Blog Taurino a los Toros
(Foto de ABC: Momento de la cogida de Vicente Ladio Risco)

Corredor de encierros natural de Orellana la Vieja (Badajoz) aunque residente en Huarte Araquil (Navarra), de 29 años,  que fue masacrado en los festejos de los “Sanfermines”  del 13 de julio de 1980 por el toro "Antioquío" de la ganadería de Salvador Guardiola Fantoni. Fue empitonado brutalmente en el vientre en la plaza de toros. Fallece en el acto.

Abundando sobre la tragedia, detallan los enterados, que “Antioquío”, después de cornear a José Antonio Sánchez, había recorrido el trayecto del encierro en solitario,  y a la entrada de la Monumental se presentó hacia la derecha y alcanzó a Vicente Risco, manteniéndolo colgado en el asta derecha durante varios segundos. Tras desentenderse del joven, Risco se quedó preocupado palpando la herida de la parte izquierda del vientre, donde había recibido la cogida, pero el astado atacó de nuevo, sacudiéndole repetidas veces. Volvió a soltarlo y a magullarle hasta herirlo de muerte. Nadie pudo salvar a Vicente Risco de aquel trance de muerte.

Resumiendo la doble tragedia, el ilustre cronista don Juan José de Bonifaz Ybarra refiere del suceso en su obra, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202, que << la historia se repite y al igual de lo sucedido en el encierro de Pamplona del 10 de julio de 1947, en el del día 13 del mismo mes (de julio) de 1980, un mismo toro, en esta coyuntura de la divisa de los Herederos de Salvador Guardiola, reseñado con el nombre de “Antioquío”, mató a dos corredores: Vicente Ladio Risco Sierra y José Antonio Sánchez Navascués. El primero fue enganchado en la plaza de toros y su óbito fue prácticamente instantáneo, mientras el segundo fue herido durante el recorrido del encierro y su muerte se registró pocas horas más tarde en el Hospital Provincial de la capital de Navarra."

Cita "don Víctor", propietario del Blog taurino en la Red "A los Toros", que el 13 de julio de 1980, en el encierro celebrado esa mañana en Pamplona, uno de los más largos de los sanfermines, dos corredores fueron corneados mortalmente por el mismo toro. En la cuesta de Santo Domingo fue empitonado el mozo José Antonio Area Moreira de carácter menos grave, el toro causante de la cogida se llamaba "Antioquía", estaba marcado con el número 17 y dio en la báscula 543 Kg. Un poco más adelante este mismo toro se quedó rezagado al caerse y al entrar en la plaza del Ayuntamiento, a la altura de la Casa Seminario, cogió por el abdomen a José Antonio Sánchez Navascués, falleció en el Hospital de Navarra dos horas y veinte minutos después. El animal recorrió en solitario la calle de Estafeta y en la puerta de la plaza empitonó por el estómago a Vicente Ladio Risco Sierra. Trasladado a la enfermería nada pudieron hacer por su vida, tres minutos después dejaba de existir. Era la segunda vez en la historia de los encierros de San Fermín en que un mismo toro mataba a dos corredores, la primera de ellas tuvo lugar el 10 de julio de 1947.

RAMÓN LUIS FERNÁNDEZ (1964 - 1980)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia Asunción Espaldaña, en Parla, Madrid, España
http://www.pueblos-espana.org/comunidad+de+madrid/madrid/parla/190938/

El acreditado diario español "El País", del 16 de septiembre de 1980, informó que un joven resultó muerto al ser corneado por una vaquilla en el encierro de Parla.- Ramón Luis Fernández, un estudiante de dieciséis años, residente en Parla (ciudad localizada en la zona sur de comunidad de Madrid), resultó muerto el domingo a consecuencia de una cogida sufrida horas antes cuando participaba en el encierro taurino que se celebraba con motivo de las fiestas de la localidad. Otras 51 personas fueron ingresadas ese mismo día en la ciudad sanitaria Primero de Octubre para ser asistidas de las lesiones sufridas en ese encierro y en el celebrado en Móstoles. También en Fuenlabrada se celebró ayer un festejo similar sin que se hayan registrado víctimas.

Los encierros de Parla estaban este año mejor organizados que en ocasiones anteriores y se había establecido mayor número de refugios y más fiables a lo largo de una carrera de unos trescientos metros. El pasado domingo, a las ocho de la mañana, el camión de la ganadería madrileña de Mariano García de Lora, cargado con varios erales y con la vaca, se situó en el lugar preciso de la calle de Juan Carlos 1. Los cabestros habían sido desencajonados y esperaban la salida de la manada. Como siempre, cuando el primer toro abandonó el camión fue lanzado un cohete. Cuando estalló el tercer cohete todo el encierro estaba en la calle, según es costumbre. Este año, sin embargo, tenía en Parla algo de especial: más de 10,000 personas se apiñarían en la antigua plaza portátil, convertida en plaza fija hace varios años y cuyo aforo es de 4,800 asientos. Una verdadera multitud.

Los expertos habían comentado que en estas condiciones de concurrencia los corredores deberían ser auténticos profesionales, porque los aficionados habrían de afrontar serios peligros, cuando no de provocarlos con su inexperiencia. O habría que confiar en la suerte -que otras veces se había encargado de hacer muy buenos quites a los novatos-. Ramón Luis, un estudiante de dieciséis años, el menor de cinco hijos de una familia residente en el pueblo, se había instalado en uno de los primeros refugios. En teoría estaba a salvo, pero este año los toros tardaron en agruparse, y un toro desmandado en un encierro es, a decir de los expertos, simplemente una fiera sin control. Cuando veía llegar cada toro, Ramón se escondía. La última vez que se asomó, tal vez convencido de que no quedaba ninguno, se encontró de frente con la vaquilla. Varios testigos comentaron que "la vaca lo cogió por el pecho". Fue trasladado inmediatamente hasta el ambulatorio, que está muy próximo al lugar en que fue cogido, y de allí a la ciudad sanitaria Primero de Octubre. Falleció a las dos de la tarde. En las dependencias médicas próximas se registró el ingreso de otros doce heridos de distinta consideración. Algunos de ellos, los más graves, fueron también trasladados a la ciudad sanitaria.

Muchos heridos en Móstoles:

En Parla los tres encierros se habían anunciado, respectivamente, para anteayer, ayer y para el sábado próximo. Después de la tragedia del domingo, ayer los corredores se movieron con mayor cautela, algunos contusos, y nada más. Paralelamente, el sábado y el domingo habían sido organizados los encierros de Móstoles. También allí circularon noticias alarmantes: varias decenas de corredores habían recibido asistencia médica en las clínicas próximas. Como siempre, los rumores de tragedia se multiplicaron, ayer, lunes, diez personas procedentes de Móstoles y Parla seguían recibiendo cuidados médicos. Al fin se supo que solamente cuatro de ellas, según cálculos apresurados, padecían lesiones de consideración. Un portavoz del Ayuntamiento de Parla comentaba que, "según noticias llegadas del ayuntamiento, 52 personas precisaron curas o chequeos de urgencia el domingo, y que sólo un reducido número de ellas había sufrido lesiones más o menos graves".
Fuente:
http://elpais.com/diario/1980/09/16/madrid/337951455_850215.html

MARÍA VELENTINA RUIZ PATILLA (1904 - 1980)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Santurce, Vizcaya, España
Cortesía de Etxeorratz

El acreditado diario español "El País", del 2 de julio de 1980, informó que había muerto una mujer en Santurtzi (Santurce, municipalidad española de la provincia de Vizcaya) tras ser cogida por una vaquilla en las fiestas.- María Valentina Ruiz Patilla de 76 años de edad, viuda y madre de tres hijos, falleció ayer en la Ciudad Sanitaria de Cruces, en Vizcaya, horas después de ser cogida por una vaquilla que se escapó del recinto preparado para el "sokamuturra" o toro ensogado de las fiestas de San Pedro en el barrio de Cabieces, en Santurce, según informó Efe.

Durante el pasado fin de semana fueron varios los lesionados por la celebración del "sokamuturra". Algunos de los heridos tuvieron que ser atendidos en la ciudad sanitaria y uno de ellos tuvo que ser ingresado. En Sestao, el puesto ambulante de asistencia sanitaria atendió a diecinueve personas que habían resultado heridas por las vaquillas. Baldomero Cortés Barreroa, de treinta años, con residencia en el barrio de Mamariga, en Santurce, tuvo que ser trasladado a Cruces. Aunque en un principio se pensó que su estado era grave, después de ser asistido pudo volver a su domicilio.

JOSÉ JUÁREZ "GITANILLO DE MÉXICO" (1922 - 1980)

Cortesía del historiador taurino Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jos%C3%A9%20Ju%C3%A1rez%20%28Gitanillo%29

Relata don Héctor Budar Martínez en su libro "Final sin Gloria - Doscientos Años de Historia", que, José Juárez Ortega fue el nombre completo de este matador de novillos mexicano, que nació el 30 de junio de 1928, en Patzcuaro Michoacán, México. Proveniente de familia humilde, queda huérfano a muy corta edad y decide marcharse a la capital del país, con el objeto de trabajar para pagarse los estudios de la Licenciatura en Comercio. Objetivo que consiguió con los mejores reconocimientos.
Con sus compañeros de estudios asistió a una corrida de toros al Toreo Capitalino, quedando maravillado del espectáculo, por lo que en lo sucesivo solo pensaba en emular a los arlequines de seda y oro, por lo que al tiempo que estudiaba y trabajaba, se las ingeniaba para entrenar y asistir con otros soñadores de gloria a tentaderos y capeas. Vistió el terno de luces por primera vez en Puente de Vigas, Estado de México, en Marzo de 1943, tarde en la que alternó con el malogrado José Rodríguez "Joselillo". El 30 de Junio de 1946, hizo su debut, en la entonces Monumental Plaza México, completando una tercia con Pablo González "Parrao", (español) y el regiomontano Félix Briones, que lidiaron una novillada de Zotoluca. El buen éxito que obtuvo le permitió torear varias tardes en el coso de Insurgentes y algunas más en los Estados.
José Juárez "Gitanillo de México", no fue un torero muy castigado, pero las cuatro cornadas que sufrió fueron bastante graves. Esto sucedió en los años 1945, 1946, 1947 y 1949. El 10 de Junio de 1951 se presentó en la plaza de toros de las Ventas de Madrid, estoqueando un encierro de don Manuel García Aleas, con Pedro de la Casa, "Morenito de Talavera Chico" y José Ugaz, con muy buenos resultados, miesmos que no supo capitalizar. Regresó a la patria y poco a poco se fue perdiendo en el olvido, hasta que optó por dedicarse por entero a su otra profesión en la que logró destacar. "Gitanillo de México", poseía una gran cultura y entre otras virtudes se distinguía en la oratoria.
En 1979 decidió asistir a las corridas de la Feria de San Isidro en Madrid y disfrutando de uno de estos festejos en compañía de la famosa "Peña del Siete", sufrió un infarto. Sus acompañantes hicieron todo lo posible para sacarlo del trance, peo fueron inútiles todos los auxilios; José Juárez Ortega "Gitanillo de México", pasó a mejor vida, en un final sin gloria, como espectador de la fiesta que tanto le apasionó.

Don Rafael Gómez Lozano, historiógrafo taurino, cita en su Blog en la Red "Toreros Mexicanos", que, José Carlos Juárez Ortega "Gitanillo", matador de novillos, nació en Patzcuaro, Michoacán, el 1 de julio de 1922. Debutó en la Plaza de toros "El Toreo" el 7 de junio de 1945. Alternó con Rafael Castillo, Aurelio García, Alfonso Reyes Lira, Alfonso Ruiz y Rubén Blanco con novillos de San Isidro. Hizo su primer paseíllo en la Plaza de toros México el 30 de junio de 1946. Alternó con Pablo González "Parrao" y Félix Briones con novillos de Zotoluca. Se presentó en la Plaza de toros "Las Ventas" de Madrid, el 10 de junio de 1951. Alternó con Pedro de la Casa "Morenito de Talavera Chico" y José Ugaz con novillos de Manuel García Aleas. Falleció en el Distrito Villaverde de Madrid, España -de un shock circulatorio periférico- el 3 de junio de 1980.

JORGE AGUILAR GONZÁLEZ " EL RANCHERO " (1927 - 1981)

Cortesía del Sitio Web: http://www.historiadeltorero.com

Matador de toros mejicano, nacido en Tlaxcala el 29 de abril de 1927. Tomó la alternativa en la capital de su país el 26 de enero de 1951 de manos de Manuel Dos Santos, con Jesús Córdoba de testigo y toros de La Laguna, y vino a España en 1952, para confirmar dicho grado en Madrid con fecha 13 de julio, actuando Manuel Navarro de padrino, en una corrida en la que se lidiaron ocho toros de Aleas y Luis Briones confirmó también la alternativa a Jaime Malaver. Estuvo muy bien en tal ocasión, y como en el invierno siguiente realizó una campaña muy lucida en su país, toreó bastante en España durante la temporada de 1953, pues llegó a sumar cuarenta corridas, que hubieran sido más sin los percances sufridos en Granada y La Coruña. Pero ni su valentía ni sus aciertos fueron bastantes para hacerle llagar al puesto que aspiraba. Con fecha 11 de enero de 1968 se despidió del toreo en la plaza "México" de aquella capital. Falleció en Coaxamalacán (México) el 27 de enero de 1981 a consecuencia de un infarto de miocardio, al dar el tercer muletazo en un tentadero. (Fuente: Sitio Web: Historia del Torero/ http://www.historiadeltorero.com)


De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jorge%20Aguilar%20%28El%20Ranchero%29

Cita el notable historiógrafo taurino mexicano D. Rafael Gómez Lozano en su enciclopedia taurina en la Red "Toreros Mexicanos", que JORGE AGUILAR GONZALEZ - Matador de toros.- Nació en la Hacienda de Piedras Negras, Tetla, Tlaxcala, el 29 de abril de 1927. Debutó como novillero en marzo de 1945 en Tehuacán, Puebla. Se presentó en la Plaza de toros México, el 1 de junio de 1947, con el novillo "Rabanero" de la ganadería de La Laguna. Alternó con Nacho Pérez y José Rodríguez "Joselillo".

Alternativa
Fecha: 13 de Marzo de 1949
Lugar: Tlaxcala, Tlaxcala
Padrino: Diamantino Vizeu
Testigo: Mano a Mano
Ganadería: La Laguna
Toro: "Cócoro"

Renunció a la alternativa. El 19 de noviembre de 1950, en la Plaza de toros México, cortó cuatro orejas y dos rabos a novillos de La Laguna.

Alternativa (2)
Fecha: 28 de Enero de 1951
Lugar: México
Plaza de toros México
Padrino: Manolo Dos Santos
Testigo: Jesús Córdoba
Ganadería: La Laguna Toro: "Cartonero"

Debutó en España (Barcelona) el 4 de mayo de 1952. Alternó con Rafael Llorente y Antonio Caro con toros de Natera.

Confirmación
Fecha: 13 de Julio de 1952
Lugar: Madrid
Padrino: Manolo Navarro
Testigo: Luis Briones y Jaime Malaver
Ganadería: Manuel García Aleas
Toro: "Caramelo"

Se retiró del toreo en la Plaza de toros México, el 11 de febrero de 1968. Alternó con Joselito Huerta y Jesús Solórzano con toros de Mimiahuapam.

Falleció durante una tienta en la ganadería de Coaxamalucan, el 27 de enero de 1981.

Fechas relevantes en su carrera:

Debutó en Francia (Vichy) el 16 de agosto de 1952. Alternó con Carlos Vera "Cañitas" y Pepe Dominguín con toros de Pouly.

El 31 de mayo de 1953, debuta en Portugal toreando en la plaza de Lisboa astados de la finca de Coimbra al lado del local Antonio Dos Santos y el venezolano César Girón.

Debutó en Guatemala el 25 de octubre de 1955. Toreó mano a mano con Rafael Rodríguez toros de Xajay.

Inauguró, junto con Juan Silveti y Curro Ortega con toros de Pastejé, la Plaza de toros "Caletilla" de Acapulco, Guerrero, el 21 de mayo de 1955.

Debutó en Quito, Ecuador, 7 de febrero de 1960. Alternó con Juan Antonio Romero y Manolo Cadena Torres con toros de Gangotena.

Ganó la "Oreja de Oro" en Tijuana, Baja California, el 11 de septiembre de 1960. La disputó con Ricardo Balderas, Jesús Córdoba, Guillermo Carvajal, Antonio del Olivar y José Ramón Tirado.

El 19 de marzo de 1961 ganó "La Oreja de Oro" en la Plaza de toros México. La disputó con Manolo Dos Santos, Juanito Silveti, José Zúñiga "Joselillo de Colombia", Alfredo Leal y Jaime Rangel con toros de Santo Domingo.

Obtuvo la "Oreja de Oro" en Mérida, Yucatán, el 13 de mayo de 1962. La disputó con Manolo dos Santos y Benjamín López Esqueda con toros de Palomeque.

Debutó en Caracas, Venezuela, el 22 de noviembre de 1963. Alternó con Juan Montero y Manuel Jiménez "Chicuelo II" con toros de Guayabita.

VICTORIANO DE LA SERNA GIL (1908 - 1981)

Refiere el respetable  cronista español d. Antonio D. Olano, que Victoriano de la Serna Gil fue un torero segoviano de grande clase que nació en Sepúlveda España en septiembre de 1908, en cuna de oro (como se decía antes). Un día, tras comenzar la carrera de medicina en Valladolid, se le ocurrió que podía ser torero, y fue exactamente lo que quiso ser. Tomó la alternativa el 29 de octubre de 1931 en Madrid de manos de Félix Rodríguez. La Guerra Civil cortó su trayectoria y durante la contienda toreó en plazas de Venezuela, Colombia y Perú;  se le  consideró en su tiempo un maestro en el dominio del capote. Cuando reapareció en España, su decadencia artística era evidente, retirándose de los ruedos en 1941. El 22 de mayo de 1981 se quita la vida por propia mano en su domicilio de la calle de Campanillas en Madrid.

En el catálogo de la exposición fotográfica, conmemorativa, está impreso un juicio del erudito José María de Cossío, en el que reza: “Victoriano de la Serna Gil ha sido un torero excepcional, por la autenticidad y valía de su estilo, y un lidiador enterado e inteligente. Su carácter, originalísimo, parece que imprimió su huella al carácter de su toreo, y las actuaciones desconcertantes, bien por su valor y su arte, bien por su dejadez y abandono, componen una personalidad que, no siendo rara en el toreo, no creo que se haya dado nunca con extremos más singulares. Todas las tendencias de estilo estimadas por los aficionados de su época las llevó a extremos increíble de perfección en la práctica. Cuantos elogios se hagan de sus faenas afortunadas no son excesivos. Sus caídas eran, sin duda ruidosas, pero las daba carácter singular la indiferencia del diestro ante ellas.  Su procedencia distinguida, sus estudios, su inteligencia y cortesía, junto con su carácter entero y un poco arbitrario, era complemento de su personalidad torera, única e inconfundible”.

Se recuerda a Pepe Ortiz que tenía en su memoria la fecha del 8 de mayo de 1932, que marcó la historia del toreo a la verónica: “Vestía de plata, lo que acentuaba con luz la verticalidad de su figura casi enfrentada con el toro; pero el secreto de su lance estaba en su manera de esperar el toro y en lo horizontal, como traía al toro con la capa abierta ante si, casi tendida, más en una atmósfera de milagro que sobre la arena. Tuvo Victoriano la virtud de eliminar de la verónica todo movimiento superfluo. Ejecutaba el lance muy por delante, moviendo únicamente los brazos, y después ni ellos. En el último tiempo de la verónica toreaba tan solo con la cintura”. La tarde de su presentación de novillero en Madrid. El impacto fue tal que“alborozadamente se le recibe como un revolucionario del estilo de torear pues sus virtudes con la muleta son parejas a su estilo con el capote”, escribía el erudito José María de Cossío.

El 22 de mayo de 1981 murió por su propia mano en su finca “Hato de Garro”, situada en el valle de Alcudia, en Almodóvar del Campo. Ese día desapareció un genio. Un torero muy creativo, el inventor de la manoletina (antes de Manolete se llamó lasernina) y de los pases de las flores y lasernista. (Fuente: Crónica del editorialista Don José Luis Ramón)

El cronista Carlos Abella refiere en el Tomo 2 de su "Historia del Toreo" que << el 22 de mayo de 1981, el genial La Serna decidió poner fin a su vida. Tenía setenta y un años y desde hacía varios meses un tumor cerebral >>

FRANCISCO OLIVARES (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros La Santamaría en el Barrio de La Macarena en  Bogotá, Colombia, para 14,500 espectadores,  inaugurada en 1931 y diseñada por el Arquitecto español Santiago Mora.

Cortesía del Sitio Web: http://upload.wikimedia.org/ Foto de Arturo Edison Aparicio Guzmán 

Banderillero colombiano, del que únicamente sabemos la fecha de su muerte, en junio de 1981, por un toro cunero, que le infringió una cornada mortal al salir de colocar un par de banderillas. (Fuente: Cónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Por su parte el erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en forma sucinta en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el antiguo matador de novillos colombianos Francisco Olivares, que ya había abandonado los pertrechos de espada, falleció, víctima de la Fiesta, en junio de 1981 en Bogotá (Colombia). " 

TOMÁS RECAJO GONZÁLEZ (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Santa María de la Corona en Egea de los Caballeros (Zaragoza)

Cortesía del Sitio Web: Galería de Fertomu bajo licencia de Creative Commons

El 3 de julio de 1981 fallecía en un hospital de Zaragoza el aficionado Tomás Recajo González como consecuencia de las lesiones producidas en una capea celebrada el anterior 26 de junio en la villa de Egea de los Caballeros (Zaragoza). (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202).

FRANCISCO CARNEROS BENECHETO (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Figarol (Consejo de Carcastillo) Navarra

Cortesía del Sitio Web: http://www.consorcioeder.com

Francisco Carneros Benecheto, resultó muerto en una capea, que tuvo lugar el 22 de agosto de 1981 en la localidad navarra de Figarol. El difunto era natural de Carcastillo, en la misma  provincia. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202).

FERNANDO ELES VILLARROEL "EL CHOCOLATE" (1954 - 1981)

Foto cortesía de: http://farm1.static.flickr.com/50/146084904_66ade04dd1.jpg

El 14 de septiembre de 1981 resultó muerto Fernando Eles Villarroel Sánchez de 27 años, apodado “El Chocolate”, y que se lanzó al ruedo en Albacete como espontáneo.

Toreaban “El Cordobés”, Rafael de Paula y Palomo Linares, en una tarde que no había empezado nada bien para los dos primeros espadas, quienes sortearon hábilmente con cabeceos y quiebros de mozuelos una  lluvia de objetos, almohadillas e improperios  por lo desastroso de sus deslucidas lidias.

El quinto bovino de la dehesa de Los Guateles, y de nombre “Sospechoso”, con 485 kgs  y pitones respetables, acababa de saltar al ruedo, cuando por el tendido 7 se lanzó un chaval con el torso desnudo y  camisa en mano,  que al parecer había bebido. Se dirigió hacia el astado y lo citó, el toro se le arrancó, corneándole en repetidas ocasiones, dándole, entre otras, dos cornadas mortales de necesidad. Una le rompió la aorta, y otra le hizo un boquete en el bazo, por lo que el joven murió en la arena desangrándose en cuestión de segundos ante la reserva de la cuadrilla de “El Cordobés” y los demás toreros, que tardaron más de lo normal en echar un capote.

El propio “Cordobés” y su cuadrilla, visiblemente perturbados por el suceso y por la bronca de adjudicarles su muerte, abandonaron Albacete a pocos minutos después de terminada la corrida, por temor a los reclamos. Fernando de 27 años, estaba casado con una joven de 23 y tenía tres hijos; era encofrador de oficio. Había entrado en la plaza colándose por la tapia, sin pagar, y ya antes había dicho que "iba a tirarse a un toro para que “El Cordobés” supiera quién era".

La concurrencia sumida en una tensión generalizada y matizada con incidentes, desmayos y abandonos en protesta, reprendió enérgicamente a “El Cordobés” y a su cuadrilla de lerdos, llamándoles "asesinos", por gamberros, al no haber intervenido a tiempo. El primero en saltar al ruedo a asistir al desventurado espontáneo fue el matador conquense “Curro Fuentes”, que se encontraba en el callejón de espectador, el cual recogió a la víctima con el apoyo de varias almas piadosas, entre ellas la del distinguido crítico taurino don Alfonso Navalón. Así la tarde se anubló de oscuras tachas y, aunque muchos pensaban que la corrida debía suspenderse, al conocerse la muerte del espontáneo, ésta continuó como si nada hubiese ocurrido, en medio del caos en que se había convertido la plaza de toros de Albacete al conjuro de justicia para con este pobre aficionado que ignoraron los protagonistas de la lidia y las autoridades de la plaza, en abono a su descrédito y a su falta de misericordia para con esta alma desventurada,  que en medio de sus sueños de grandeza, no deseaba mejor logro, “que el Cordobés supiera quien era”… cosa que consiguió a deshonra de salpicar al Quinto Califa del Toreo, con la tinta encarnada de la ignominia y del repudio de la afición;  suceso trágico que incluso se piensa que aceleró el retiro del admirado maestro de Palma del Río, quien al parecer como a “Guerrita” (El Segundo Califa) , se le había olvidado mirar hacia atrás, hacia los tiempos duros aquellos en que también fue un espontáneo malquisto, al que volteaban los toros sin que nadie le echara un capote para salvarle de las cornadas.

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere del discutido suceso que << gran resonancia produjo la muerte del espontáneo Fernando Elez Villaroel, registrada en la plaza de toros de Albacete la tarde del 14 de septiembre de 1981, al ser corneado por un toro de la vacada de “Los Guateles” , ya que el público culpó con rotunda injusticia, a peones y espadas actuantes de pasividad en el momento de hacer el quite. La posterior retirada de los ruedos de Manuel Benítez (el Cordobés) se achacó a aquella lamentable circunstancia, pues el cornúpeta homicida formaba parte de su lote. "

Refiere el historiógrafo Pedro José Jaén Sánchez, que las fotografías de don Manuel Podio de esta muerte (parte superior) dieron la vuelta al mundo, consiguiendo uno de los premios más importantes del periodismo gráfico: una Mención Honorífica en el "World Press Photo", en un certamen en el que participaron más de 900 reporteros de 54 países. El 14 de septiembre de 1981, toreando el Cordobés, el espontáneo Fernando Villarroel de Albacete, se arrojó al ruedo. El toro le dio dos espantosas cornadas que le produjeron una abundante hemorragia en el cuello causándole la muerte en la propia plaza.

JOSÉ SAMANIEGO ORTEGA (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Herce (La Rioja Baja) España

Cortesía de Zaisev del Sitio Web: http://zaisev.blogspot.com

En un encierro en la población riojana de Herce, halló su trágico fin el aficionado José Samaniego Ortega, con fecha 15 de septiembre de 1981. El deceso aconteció al ser urgentemente trasladado a Calahorra, de la misma provincia. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202)

JOSÉ BECERRA (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Toro de Garfias negro entrepelado de 475 Kilos en pie

Cortesía del Sito Web: http://torosenlamexico.suertematador.com

El mayoral de la ganadería mexicana de Javier Garfias (*), José Becerra, sería muerto por un astado de dicha divisa en octubre de 1981, cuando alimentaba a una corrida que se lidió más tarde en un coso sudamericano. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 203)

(*) El erudito refiere al ganadero en su libro como (Javier Garfis), debiendo ser un error de imprenta, basado en que:

Javier Garfias de los Santos (1929-2005), empresario y mexicano. Fundador de las Ganaderías Garfias, Hnos Garfias y los Cués. Es considerado uno de los ganaderos de toros de lidia más importantes de la segunda mitad del siglo XX en México. Fue además Gerente General de Demsa empresa que manejó los destinos de la Plaza México entre 1971 y 1976. (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Garfias)

Para confirmar lo anterior, en la página taurina en la Internet (suertematador.com), en el apartado de efemérides taurinas del 2 de octubre cita que << Cuando alimentaba a un toro en la ganadería de Javier Garfias, el caporal de la misma, José Becerra, sufre mortal cornada. "

MANUEL URRUTIA BOLAÑOS (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Salamanca, Guanajuato, México

Foto cortesía de Dulce Lupita en http://www.flickr.com

Refiere el sevillano diario ABC del 31 de julio de 1981, que el novillero mexicano Manuel Urrutia Bolaños, murió  el 29 de julio de 1981 en accidente automovilístico en el que sufrieron también graves lesiones los también novilleros Pepe Lomelín y Jaime Bolaños, éste último, hijo del ex matador de toros del mismo nombre, según informa la agencia EFE. El trágico percance tuvo lugar cuando los tres jóvenes lidiadores viajaban de Aguascalientes a México capital, un poco antes de llegar a la ciudad de Salamanca, en el estado de Guanajuato. Pepe Lomelín con golpes contusos en todo el cuerpo, y Jaime Bolaños, con fracturas en el cráneo, brazos y piernas, fueron internados en un sanatorio de Salamanca.

 

El padre del novillero y joven promesa trunca, Manuel Urrutia Bolaños, fue don Manuel Urrutia, matador de toros, quien tomó la alternativa en Tlaltenango, Zacatecas, el 2 de enero de 1966, de manos de Luis Procuna (Padre), en mano a mano, con toros de la finca de Peñuelas, y como testigo Gastón Santos, con toros de Quiriceo; mientras que su madre, Soledad Hilda Bolaños Monzón, torea como aficionada en ganaderías y festivales privados. Su hermano, Antonio Urrutia Bolaños, toma la alternativa el 18 de abril de 1982 en la  Monumental Plaza México, recibiendo los trastos de matador de toros de manos de Manolo Martínez, teniendo como testigo a Miguel Espinosa, "Armillita", chico, enfrentándose a "Torpedero", con el Número 82 con 455 Kilos de  la ganadería de los Martínez, en una tarde en donde salo al tercio en los dos toros que le tocaron. Era  sobrino de los toreros Jaime Bolaños y Martín Bolaños, y sobrino segundo del matador Felipe Rosas.

Fuente: http://portaltaurino.com/matadores/antonio_urrutia.htm

 

CINCUENTA MUERTOS EN MÉRIDA YUCATÁN, MÉXICO (XXXX - 1981)

Mérida Yucatán, Cortesía del Sitio Web: http://www.skyscrapercity.com

El 15 de noviembre de 1981 fallecen cincuenta personas al hundirse una parte de la plaza de toros de Mérida Yucatán, México durante un mitin político y artístico. Con medio centenar de muertos y otros tantos heridos concluyó ese domingo la campaña política del general Graciano Alpuche Pinzón, candidato del PRI a la gobernación del estado de Yucatán. Dado que el evento fue gratuito, la afluencia esperada rebasó toda expectativa al congregarse 20,000 espectadores en una plaza de toros con capacidad para 8,000 personas. Debido al sobrepeso y a la fatalidad, un muro de 2 metros de espesor que soportaba una grada de 8 metros de longitud crujió de pronto y en segundos se vino abajo, arrastrando a los espectadores que sobre ella había y aplastando a los que se encontraban debajo y a los que caían entre los escombros. De las víctimas, 10 fueron niños y el resto adultos. (Fuente: Información del madrileño diario ABC del 17 de noviembre de 1981)


http://www.informativoquintanaroo.com.mx/index.php/yucatan/4985-a-30-anos-de-la-mayor-tragedia-en-yucatan

El periódico digital "Informativo" de Quintana Roo, México, publicó el lunes 14 de noviembre de 2011una editorial de nombre "A 30 años de la mayor tragedia en Yucatán", donde refiere que: El derrumbe de un muro fue el detonante de la peor tragedia en la historia de Yucatán el domingo 15 de noviembre de 1981. Esa tarde, hace casi 30 años, fallecieron aplastadas y pisoteadas 45 personas durante una estampida en los pasillos interiores de la Plaza de Toros "Mérida", mientras que otras 48 resultaron lesionadas. De todos los hechos trágicos que se recuerden entre el siglo pasado y el actual, ésta ha sido la mayor catástrofe de pérdidas de vidas humanas de la historia del Estado. Ese aciago y frío domingo de hace casi tres décadas, numerosas personas de poblaciones del interior del Estado y colonias populares de la capital yucateca abarrotaron el viejo coso de Reforma. Era el cierre de campaña del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya que el día 22 de ese mes serían las elecciones para Gobernador del Estado (periodo 1982-88) y Alcalde de Mérida (1982-84). Los candidatos del tricolor eran, para la gubernatura, el general Graciliano Alpuche Pinzón, y para la Alcaldía meridana, -¡qué ironía!- el empresario de funerarias Guido Espadas Cantón. Un interminable río de gente entraba a la Plaza Mérida, pues se había anunciado, como suele suceder en este tipo de eventos, un magno festival con numerosos artistas, así como regalos para los presentes, como camisetas, gorras, llaveros y plumas con el logotipo del partido, así como jugos, tortas y tacos. Los militantes tricolores acudieron en familias completas, con papá, mamá, hijos, abuelitos, tíos... El coso era un maremágnum, no cabía un alfiler, pues, como se dice en las crónicas taurinas, la plaza había registrado un lleno "hasta la bandera". Los artistas invitados para esa jornada eran la "crema y nata" del espectáculo yucateco de aquellos tiempos, algunos eran triunfadores en escenarios de toda la República y el extranjero. Estaban anunciados para desfilar en la tarima instalada en el centro de la arena los compositores y cantantes Luis Demetrio, "Coki" Navarro, Sergio Esquivel y Guadalupe Trigo, éste con su esposa Viola; las intérpretes María Medina e Imelda Miller; la también cantante Míriam Núñez (del dueto "Las Hermanitas Núñez"), el pianista Pastor Cervera, el cantante Enrique Cáceres, el cómico regional Héctor Herrera "Cholo"; el show de "Los Uxmal"; el grupo "Los Aragón", el Ballet Regional y la Orquesta Sinfónica de Yucatán; así como la actuación especial de los magos Chen Kai y Krotani. Una auténtica constelación de estrellas, y la entrada era, desde luego, gratis. Un elenco por demás atractivo para el populacho, que no quería perderse esta gran fiesta. Muchas calles alrededor de la plaza estaban cerradas por la Policía (la entonces DGSPTE), dirigida por Raymundo Vargas Cruz (hoy empresario camionero). Era una locura, pues no se podía transitar en varias cuadras a la redonda, ya que, además, infinidad de autobuses y camiones de redilas llegados de poblaciones del interior ocupaban los espacios, haciendo más difícil el paso de los vehículos por esa zona. El entusiasmo de la gente que llegaba a la arena era inmenso. Un espectáculo de ese tipo no se da todos los días, y más si es gratuito. Además, se había anunciado el posible arribo del entonces presidente de la República, José López Portillo (llegó al día siguiente, lunes), acompañado del dirigente nacional del partido, Pedro Ojeda Paullada (éste sí estuvo ese día en el coso taurino). El Gobernador del Estado, Francisco Luna Kan, estaba también presente. Así, tras unos largos y cansados discursos de los líderes y candidatos, empezó la fiesta, con los acordes de la música guapachosa de "Los Aragón", con la gente bailando y gozando canciones como "El Cable" y "La Sospechita". Pero a las 16:23 horas aconteció lo inimaginable. De pronto, por la presión de la gente y el retumbar de música, gritos y tumulto, un muro de bloques, de 2 metros de alto por 4 de extensión, se vino abajo, golpeando a las personas que se encontraban cerca. Y la hecatombe sobrevino cuando alguien gritó: "¡Se cae la Plaza, sálvese quien pueda!". Entonces, enseguida ocurrió lo peor: la gente, asustada por la falsa alarma, comenzó a gritar y a correr despavorida, produciéndose una mortífera estampida, y por lo apretujado que estaba el gentío, muchos murieron aplastados unos con otros, por empujones cuerpo a cuerpo, y algunos más cayeron al suelo, falleciendo pisoteados por los que huían de lo que creían era el "derrumbe" de todo el coso. Cuando poco a poco la gente fue despejando el área del desastre; el lugar parecía un campo de batalla. Cuerpos inertes regados por todo el piso. Todo era confusión y lamentos. La muerte no respetó sexo o edades, había niños, madres, padres y ancianos tirados sin vida, la mayoría era gente humilde, portando su ropa autóctona, hipil, sombrero, alpargatas... Los lesionados se quejaban y el llanto por el familiar fallecido no cesaba. La tragedia ocurrió en unos 8 minutos a lo sumo, tiempo suficiente para dejar ese reguero de muerte. Al momento del trágico incidente, los socorristas de la Cruz Roja se encontraban en una ofrenda floral en el Cementerio General. Estaban en el panteón cuando recibieron una llamada de auxilio "urgente", por lo que suspendieron la ceremonia luctuosa en el camposanto para dirigirse de inmediato al inmueble de la avenida Reforma. Al llegar, los camilleros (ahora llamados paramédicos) no esperaban encontrarse con ese dantesco panorama. No podían creer lo que veían. Jamás les había tocado estar en una catástrofe de esa magnitud. No se daban abasto para atender al casi medio centenar de lesionados, mientras revisaban los cadáveres para ver si alguna de las víctimas aún estaba con vida. La escena era desgarradora e inenarrable, ya que algunas familias habían perdido a varios miembros, y los llantos de esa gente que había venido a Mérida a divertirse, sólo había hallado la desgracia. Asimismo, los entonces pocos hospitales de Mérida se vieron de pronto abarrotados y sin darse abasto para atender a los 48 heridos graves y el más de centenar de lesionados que sólo sufrieron golpes diversos. El O'Horán, la T-1 del IMSS, el Hospital Juárez, Issste, Cruz Roja y el Hospital Militar se vieron atestados. No había cama desocupada. Por varias semanas, la población de Yobaín se vistió de luto, pues fue la localidad más golpeada, con cerca de una veintena de fallecidos. Hubo una familia, Uc Bacab, que perdió a tres de sus integrantes (madre y dos hijos). De pronto, su pequeño cementerio se vio lleno de cruces y lápidas. Hasta la fecha los yobainenses recuerdan esta tragedia con gran dolor. Por varios días muchos cadáveres quedaron sin identificar en la morgue, pues sus familiares no habían ido a reconocerlos, y como los fallecidos no portaban algún papel de identificación, se quedaron en el cuarto frío hasta terminar en la fosa común. Existe la versión de que esa tarde, partidarios del contrincante panista del general Alpuche Pinzón, Carlos Castillo Peraza, atentaron contra el acto, bajando el switch de la plaza, lo que atrasó el acto mientras se averiguaba qué pasaba. También se dijo que alguien lanzó a los cables de alta tensión una soga con piedras en los extremos, lo que provocó el misterioso apagón. La lista de los muertos: En total fueron 45 personas las que fallecieron en esa funesta fecha, en su mayoría niños y mujeres, que al ser los más indefensos, fueron aplastados por el numeroso gentío que huía del "derrumbe". Los muertos eran originarios, en su mayoría, de Yobaín y Mérida, pero también hubo víctimas de Hunucmá, Xocchel y Sacalum.

JAIME RIVERO SALMERÓN << EL HÚNGARO >> (XXXX - 1981)

Jaime Rivero “El Húngaro”

Cortesía de: http://torerosmexicanos.blogspot.com

Jaime Rivero, apodado “El Húngaro” porque pertenecía a una familia conectada con las trashumantes y pueblerinas ferias de juegos mecánicos. Era ahijado de bautizo de uno de los hermanos Sotelo, acaudalados dueños de ruedas de la fortuna y de caballitos y látigos, quienes a veces, como complemento de sus festivas instalaciones, daban también en sus campos festejos taurinos, como por ejemplo en Tenancingo, donde la plaza de toros, en los días en que no había corridas, se llenaba de agua y funcionaba como alberca. “El Húngaro” era un joven torero de muy fuerte personalidad. ¿Y que más? Muy poco más. Valiente, sí, como todos los novilleros; pero ni artista (lo que más gusta en México) ni tampoco poderoso con los toros, a cuya merced era frecuente verlo, cuando de un pitón a otro se lo pasaban, afortunadamente sin herirlo nunca de gravedad. Su defecto más notorio (el creía que era una cualidad) era su ansia de hacerse notorio, a como diera lugar, con alguna originalidad o extravagancia. Después de torear en varias novilladas en la capital y en el interior de la República, marchó a España donde no tuvo mucha suerte como torero,  por lo que se vio precisado a trabajar de mesero en un café. Tan valiente y personal novillero encontró la muerte, en plena juventud, no en el ruedo, en las astas de un toro, sino en un accidente trágico, en la ciudad de México; estalló la caldera de un establecimiento de baños públicos, cuando él estaba tomando uno, y la explosión lo mató, de manera que aunque apareció su nombre en la nota roja de los periódicos, pocos aficionados se dieron cuenta de que se trataba de tan singular torero, que sino dejó honda huella de su paso por las arenas, si consiguió grabar su recuerdo en quienes fueron sus amigos, y lamentaron su fin desairado, tal es el caso de don Rafael Solana, autor de esta editorial  y  quien trabajó para el capitalino diario La Afición de México D.F.

Fuente: Extracto de Don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) de una nota editorial del cronista Rafael Solana,  publicada en 1990 en  del Diario La Afición, de México, D.F.


Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

En abundamiento de su singladura taurina, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) refiere que de Jaime Rivero (El Húngaro) cita “El Cossío” << Matador de novillos mexicano que actuó en la plaza México, de la capital de su nación, el 2 de noviembre de 1969, para despachar un encierro de la ganadería de Santoyo en unión de Rodrigo Viteri y Daniel Vilches. Agradó tanto su labor, que a pesar de no acertar con el acero salió a hombros del coso. Durante la siguiente temporada es herido en dos ocasiones, ambas en el ruedo de la Guadalajara azteca. El 25 de enero por una res del hierro de “San Marcos”, en el muslo derecho, ante sus compañeros de terna Ángel y Raúl Ponce de León y el 12 de abril por un astado de Ezequiel Gutiérrez, en la región perineal derecha, en presencia de Alfredo Acosta y Alberto Zavala “El Memín”. En 1971 viene a España y aquí interviene en un par de corridas picadas, una de ellas, el 23 de mayo, el la plaza “La Tercera”, de San Sebastián de los Reyes, en las inmediaciones de Madrid. Se corrió en tal coyuntura ganado de “Barcial”, fueron sus compañeros de cartel Antonio Porras y Antonio Benete “el Mesías” y resultó cogido por su segundo enemigo tras haber cortado una oreja a su primero. >> Después esta misma fuente tan respetable cita: <<  RIVERO (Jaime), “El Húngaro”. Matador de novillos mexicano, del que traté en la página 346 del tomo VI de este tratado. Su muerte se produjo en circunstancias trágicas, al explotar una caldera cuando el infortunado espada se encontraba en una sauna. Ello ocurrió en la capital azteca el 28 de junio de 1981.


Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

El pasado 4 de agosto de 2011, recibí una emotiva carta del Sr. José Oliver Hernández Rivero, sobrino del valeroso novillero Jaime Rivero Salmerón "El Húngaro" donde nos cuenta, aparte de enviarme 2 fotos de su propiedad que muestro en esta necrología, lo siguiente: Es muy satisfactorio entregarle estas fotos, ya que así lo hubiera deseado mi entrañable tío. Yo era un niño cuando él murió, tenia 11 años, y me recuerdo bien que mi tío tocaba muy bien la guitarra, puro flamenco, también cantaba. Muchas de sus fotos estaban en un ropero pero le entro agua y se echaron a perder; su esposa tiene más, pero ella vive en Morelia Michoacán. Mi tío solo tuvo un hijo y se llama igual que él, Jaime Rivero. Le voy a conseguir mas fotos y muy buenas; su hermana, mi tía José, tiene de cuando él estuvo en España. Me recuerdo que vi la oreja y el rabo que corto, su muleta y su capote también, y todo lo que allí dice es verdad, lo único que se les paso comentar es que el papa de mi tío, o sea mi abuelo, era el dueño de la feria y se llamaba José Rivero Ponce. De hecho, casi todos, la familia Rivero, nos dedicamos a la feria. Una vez nos llevaron a la casa del señor Solana y después a un restaurante que tenia una plaza pequeñita, ya tiene mucho de eso, había muchas personas del medio. A mi, en lo personal, me gusta mucho la fiesta brava, me hubiera gustado ver torear a mi tío, en sus fotos veo que esta muy cerca del toro. Déjeme conseguirle más fotos y se las mando. Mi nombre es José Oliver Hernández Rivero y estoy para servirle.

Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

GABRIEL FRANZONI (XXXX - 1981)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/ Foto de Yhova Ferral

Refiere el dedicado cronista (LRQ) de la ANCTL (Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México), que el 16 de octubre de 1981, muere en Puebla el matador de toros Gabriel Franzoni a consecuencia de un accidente de motocicleta sufrido días antes.

Investigando los comienzos de su rodaje taurino, y de la lectura de los apuntes del eminente cronista José Antonio Luna Alarcón (reconocido en el medio por sus brillantes editoriales: “De Purísima y Oro”), quien tuvo la suerte augusta de conocerlo a fondo y contarlo como amigo, encontramos que el 16 de junio de 1974,  Gabriel Franzoni, Pepe Luis Vázquez -hijo- y Paco Pardo “Pardete”, se presentan como novilleros en la “Monumental Plaza México” lidiando bureles de la muy respetable divisa de “La Playa”. Completaron el cartel Armando Martínez, Roberto Hernández “El Regio” y Manolo Vázquez. Posteriormente el 30 de junio de 1974, repite en la Plaza México con toros de “La Ventilla” de doña Irene Garfias de Meade, acartelado con José Luis Rodríguez y Francisco Pardo “Pardete”. El 22 de septiembre de 1974, debuta en la Monumental Plaza México Gustavo Garza, lidiando novillos del hato de Garfias, junto con Gabriel Franzoni y Humberto Moro -hijo-. El Diario El País, y la hermosa página de Internet “Toreros Mexicanos” de mi  estimado amigo y cronista don Rafael Gómez Lozano “Dientefino”,  refieren que << Gabriel Franzoni había tomado la alternativa el 2 de enero de 1977 en la Plaza “El Pinar” de Teziutlán, Puebla (consiguiendo vuelta al ruedo y oreja), de manos del inolvidable diestro Manolo Martínez (palmas y dos orejas y, rabo), siendo testigo “Curro Leal” (palmas y vuelta al ruedo),  con toros de “La Laguna”.>>  Más adelante, el 1 de enero de 1978, se inaugura para festejos profesionales la plaza de toros “Las Brisas” (ubicada a las orillas del Lago de Valsequillo, a unos 20 minutos de la ciudad de Puebla. El inmueble fue construido en 1944 por el Dr. Teto Guzmán, siendo entonces un cortijo privado, teniendo el coso un aforo para 7,200 espectadores) presentándose Gabriel Franzoni con los matadores Paco Ortiz y nada menos que Manolo Martínez. Posteriormente hacia finales de marzo de 1978, reaparece en el mismo coso de Valsequillo en corrida de lujo, con toros de Jorge Barbachano Ponce, que embistieron bien aunque acusaron poca fuerza los tres primeros. Paco Camino (el Niño Sabio de Camas), ovación y oreja. Manolo Martínez, palmas y dos orejas. Gabriel Franzoni, oreja y cumplidor. Tal y tanto era el magisterio de este modesto torero poblano, y el sentirse a modo en este coso de Valsequillo, como para alternar con estas primerísimas figuras del toreo y salir bien librado. Reza el madrileño diario ABC del 20 de febrero de 1979 - sin especificar en que lugar y plaza acontece- ,  que << En corrida de feria con lleno total, se lidiaron toros de Coapantes, que dieron juego desigual. El rejoneador Gastón Santos, consiguió una oreja. Ernesto Sanromán “el Queretano”, palmas en sus dos toros. Bolívar Vasco, palmas en su lote, y  Gabriel Franzoni, una oreja y una vuelta. >>

MORTAL ACCIDENTE DE LA CUADRILLA DE MANOLO ESPINOSA (XXXX - 1981)

Manolo Espinosa y Calesero Chico el 16 de agosto de 1964
(Foto: Archivo Carlos Meza Gómez)
Cortesía de: http://laaldeadetauro.blogspot.com/2009_11_01_archive.html

El 14 de noviembre de 1981, los banderilleros Jesús Rangel y Ángel Prado; el picador Isabel Prado y el mozo de estoques Víctor Martínez " El Pana" mueren en accidente de carretera cerca de Acayucan Veracruz, cuando iban a torear al día siguiente en Cancún en la cuadrilla de Manolo Espinosa.
Fuente:
Don Luis Ruiz Quiroz/Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México (ANCTL). http://www.campobravo.org/efemerides.php

La edición impresa del diario español “EL País” del 15 de noviembre de 1981 publicaba: << Cuatro de los cinco miembros de la cuadrilla del diestro Manuel Armilla fallecieron ayer en accidente de carretera, cuando se dirigían a la ciudad mexicana de Cancún, donde iban a torear esta tarde. El automóvil en que viajaban se estrelló contra un camión, y resultaron muertos en el acto los banderilleros Jesús Rangel y Alejandro Prado, el picador José Isabel Prado y el mozo de espadas Víctor Martínez, El Pana. El único miembro de la cuadrilla que sobrevivió (con contusiones en todo el cuerpo y fractura de varias costillas) es el banderillero Alfredo Ibarra, quien se encuentra internado en un sanatorio de Acayucan, en el Estado de Veracruz. .Manolo Armilla tenía previsto trasladarse hoy a Cancún por vía aérea, pero se ignora si podrá torear, pues se encuentra profundamente impresionado por este suceso. El picador fallecido, José Isabel Prado, era hijo del también picador Isabel Prado, que murió en Aguascalientes (México) en 1948 como consecuencia de una riña que tuvo con el novillero Carlos González. >>

El domingo 31 de julio de 2011, recibí una carta de mi amigo y reconocido cronista taurino, don Pedro Julio Jiménez Villaseñor, donde cita: Una observación... En su escrito MORTAL ACCIDENTE DE LA CUADRILLA DE MANOLO ESPINOSA (XXXX - 1981) los nombres correctos de los fallecidos fueron, Jesús Rangel, José Isabel Prado Ramos, Alfredo "El Chop", Prado Ramos y Víctor Martínez, "El Panadero", este ultimo bien lo dice era sastre y mozo de espadas, anteriormente iba con Fermín Espinosa y con Gastón Santos. Alfredo Ibarra, "El Ciezo", efectivamente quedó solo muy lastimado pero años después falleció también en un accidente carretero. Un abrazo.

JACQUES BRUNET ANDRÉ " JAQUITO " (1948 - 1982)

Jacques Brunet André “Jaquito”
Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Matador de toros nacido en la ciudad francesa de Nimes el 26 de marzo de 1948. Tomó la alternativa en Tarragona, el 15 de agosto de 1976, con reses de don Javier Molina y con Gabriel de la Casa y Agustín Parra (Parrita) de padrino y testigo, respectivamente. El 14 de mayo de 1978, en la plaza de su ciudad natal, un toro de Torrestrella le atravesó una pierna al lancearle, siendo tan grave herida seguramente la causa de que decidiera retirarse. Así, el 22 de octubre siguiente, alternando con Nimeño y Simón Casas, lidió su última corrida en su Nimes natal. Victima de un accidente de automóvil falleció en Bellegarde (Francia) el 13 de abril de 1982.
Fuente:
http://www.historiadeltorero.com

Don Víctor el cronista madrileño propietario del Blog taurino "A los Toros" refiere que el 13 de abril de 1982 fallece en accidente de carretera el diestro francés Jacques Brunet André "Jaquito", cuando regresaba de la feria de Arlés su automóvil giró hacia la izquierda y entró en colisión con un camión, resultó muerto a consecuencia del golpe, el siniestro ocurrió en el municipio de Bellagarde, en el sudeste de Francia. Nació en Nimes el 26 de marzo de 1948. Tomó la alternativa en Tarragona el 15 de agosto de 1976, Gabriel de la Casa le cedió el toro "Campanito", de Javier Molina, y Agustín Parra "Parrita" actuó de segundo matador. En 1978 fue herido de gravedad en Nimes y decidió abandonar el escalafón en que militaba. Su última corrida como matador de toros tuvo lugar el 22 de octubre de ese año en su ciudad natal, junto a Nimeño II y Simón Casas. Se hizo banderillero y se especializó como puntillero.


Jacques Brunet André “Jaquito”
Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Refiere el historiógrafo taurino José Antonio Román Romero en su Blog Taurino en la Red: De Hombres, Toros y Caballos, que, Jacques Brunet André “Jaquito” nació en Nimes el 26 de marzo de 1948. Tomó la alternativa en Tarragona el 15 de agosto de 1976, Gabriel de la Casa le cedió el toro "Campanito", de Javier Molina, y Agustín Parra "Parrita" actuó de segundo matador. Como dato anecdótico cabe destacar que el torero francés Jacques André Brunet “Jaquito” se presentó en Cuenca el día 24 de agosto de 1975, a la hora del sorteo, con la intención de tomar la alternativa, ya que tenía un contrato con el empresario Sanz Casanova, pues además era baja del cartel por cogida José María Manzanares. Le acompañaban su apoderado con un contrato en su poder y la cuadrilla. Al final, tras largas discusiones, entre su apoderado y el empresario, el torero de Nimes se tuvo que conformar con ver la corrida y tomar la alternativa en otra plaza (al año siguiente, en Tarragona, con Gabriel de la Casa como padrino), tras un acuerdo económico. En 1978 fue herido de gravedad en Nimes y decidió abandonar el escalafón en que militaba. Su última corrida como matador de toros tuvo lugar el 22 de octubre de ese año en su ciudad natal, junto a Nimeño II y Simón Casas. Se hizo banderillero y se especializó como puntillero. El 13 de abril de 1982 fallece en accidente de carretera, cuando regresaba de la feria de Arlés su automóvil giró hacia la izquierda y entró en colisión con un camión, resultó muerto a consecuencia del golpe, el siniestro ocurrió en el municipio de Bellagarde, en el sudeste de Francia.

MARIANO MARTÍN AGUILAR " CARRILES " (1930 - 1982)

Foto de la alternativa de Mariano "Carriles"
Recibe de "Nacional" los trastos de torero
Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

El subalterno, que intentó ser matador, Mariano Martín Aguilar (Carriles), que pertenecía a la cuadrilla de Dámaso González, sufrió un infarto al miocardio, muriendo en el acto, cuando actuaba en Valencia el 29 de julio de 1982. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”)

 

Por su parte, la aclamada página web española: “Portal Taurino”, exhibe la siguiente nota biográfica: Mariano Martín Aguilar (Carriles) nace en Marchena (Sevilla) el 9 de junio de 1930, vistiendo por vez primera de luces en la plaza de Utrera el 9 de septiembre de 1948 y haciendo su presentación en Sevilla el 25 de octubre de 1950 en novillada de noveles; debuta en la Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid), el 29 de julio de 1951, con ganado de Juan Belmonte, compartiendo cartel con Francisco Honrubia y Enrique Vera. Toma su alternativa como matador en la Real Maestranza de Sevilla, el 21 de abril de 1957,  llevando de Padrino a  “Nacional” y de testigo a  Joselito Huerta, con el toro de nombre "Arreado", de la ganadería de Tassara. Confirma en Madrid el 8 de setiembre de 1957, de manos del matador sevillano Mario Carrión, siendo testigo Fermín Murillo con  reses de la dehesa de Escudero Calvo. Resultó herido por el segundo de su lote, con grave cornada en el muslo izquierdo. Tras inciertos pasos como matador, pasa a las filas de los de plata durante  las temporadas de 1960 a la de 1982,  convirtiéndose en un buen banderillero y peón de brega, figurando en las formaciones de Luis Parra y Dámaso González. En la temporada de 1982, el 29 de julio, actuando en la cuadrilla de Dámaso González en la plaza de Valencia, sufre infarto de miorcadio y fallece en el acto.


En su confirmación, en septiembre de 1957, resultó herido por el segundo de su lote, con grave cornada en el muslo izquierdo.
Foto del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", No. 692, del 26 de septiembre de 1957
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

HERIBERTO GARCÍA ESPEJEL (1907 - 1982)

Fotografía cortesía del Blog La Aldea de Tauro del cronista  don Xavier González Fisher

Matador de toros natural de Singuilucan Edo de Hidalgo en Méjico, que nació el 10 de marzo 1907 y quien logró sobresalir principalmente como muletero y estoqueador,  en una época en la que la fiesta mexicana fue dominada por el poderío y la sabiduría de “Armillita”. La personalidad de Heriberto se afinca en el gusto de la afición en las temporadas novilleriles del Toreo capitalino en los años 27 y 28 del pasado siglo, después de que el hidalguense renunciara a una alternativa que obtuviera en Aguascalientes el 2 de febrero de 1927, de manos de Joselito Flores, lidiando toros de Garabato. El 28 de octubre de 1928, en el coso de la Condesa en México DF, Juan Espinosa, “Armillita” le otorga una nueva alternativa en presencia de Pepe Ortiz, al cederle el toro “Cartero” de la tlaxcalteca vacada de Zotoluca, en cartel que también integró el padre del rejoneo español, Antonio Cañero. Una nueva alternativa en Barcelona, el 31 de marzo de 1929, esta vez de manos deValencia II”, misma que se confirma en Madrid el 30 de mayo de ese año, fungiendo como padrino “Fortuna” y como testigo Luis Fuentes Bejarano, siendo el toro “Viñadero” de la dehesa de Miura. Tras de una regular campaña española, el 8 de diciembre de 1929, en El Toreo de Méjico DF, Heriberto García escribirá la primera página inmortal de su historia, al llevarse en la espuerta el rabo del toro “Vigía” de la ganadería de La Laguna, en una corrida mano a mano con Joaquín Rodríguez, “Cagancho”, faena que culminó con una estocada recibiendo, misma que sería una de las rúbricas personalísimas de su quehacer en los ruedos. Tras de una regular campaña española, el 8 de diciembre de 1929, en El Toreo del DF, Heriberto García escribirá la primera página inmortal de su historia, al llevarse en la espuerta el rabo del toro “Vigía” de La Laguna, en una corrida mano a mano con Joaquín Rodríguez, “Cagancho”, faena que culminó con una estocada recibiendo, misma que sería una de las rúbricas personalísimas de su quehacer en los ruedos. Sin recuperarse totalmente de esa herida, la carrera de Heriberto comenzó a sufrir altibajos, así como le cortaba el rabo al colorado “Lamparillo” de Miura en El Toreo del DF el 1 de febrero de 1931, el 29 de enero de 1933, un toro de Piedras Negras le infirió una cornada en la axila derecha, que penetró el tórax, también en la Capital mexicana. Su presencia en los ruedos se fue volviendo intermitente y a partir de 1949 se dedicó mejor a formar toreros. Dos de los más destacados fueron el “León de Tetela de Ocampo”, Joselito Huerta y Humberto Flores, quien le acompañaba en el accidente de automóvil que le costó la vida el 29 de agosto de 1982. (Fuente: Blog “La Aldea de Tauro”,  del afamado cronista taurino, don Xavier González Fisher.)

Murió la mañana del 29 de agosto de 1982, en un lamentable accidente de automóvil, en la mexiquense localidad de Ixtlahuaca, cerca de la ganadería de Pastejé. Iba acompañado de un grupo de alumnos para realizar una faena de tienta de vaquillas.
Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Heriberto%20Garc%C3%ADa

MARÍA ELENA DE RAMOS (XXXX - 1982)

Solo para efectos ilustrativos
Tarde de la alternativa de Leopoldo Ramos “el Ahijado del Matadero”.
En la foto “Manolete”, el ganadero Eduardo N. Iturbide y “el Ave de las Tempestades”.
http://laaldeadetauro.blogspot.com/2009_01_01_archive.html

El matador de toros mexicano Leopoldo Ramos “El Ahijado del Matadero” falleció en Irapuato Guanajuato (México) el 27 de abril de 1982 Contaba con 69 años de edad. Leopoldo Ramos, padecía un mal incurable. Impresionada por su muerte, su esposa María Elena se suicidó horas después. Aún se recuerda la participación de este valiente diestro en la memorable tarde en la que Manuel Rodríguez “Manolete”, le organizó un improvisado mano a mano con el que fuera llamado “Ave de las Tempestades”, el mexicano Lorenzo Garza, la tarde del 11 de diciembre de 1946.
Fuente:
http://www.elpais.com/articulo/agenda/MEXICO/Leopoldo/Ramos/matador/toros/mexicano/elpepigen/19820504elpepiage_3/Tes

Leopoldo Ramos, conocido como “el Ahijado del Matadero”, nació el 9 de marzo de 1912 en Tezontepec, estado de Hidalgo. El 14 de febrero de 1932 viste por primera vez de luces en la plaza de Tacuba, en el Distrito Federal, y alterna con Higinio González “Macareno” y “Tato II” en la lidia de novillos de la hacienda de La Encarnación.  Pasados cuatro años, toma una primera alternativa como matador de toros en la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo Tamaulipas el  4 de julio de 1936, para  tomar luego, tras tres años de espera, una segunda alternativa en Ciudad Juárez Chihuahua,  el 7 de mayo de 1939, llevando como padrino a José González "Carnicerito de México" con toros de Heriberto Rodríguez. El 8 de noviembre de 1942 toma una tercera alternativa en la Ciudad de Chihuahua siendo su padrino David Liceaga en un mano a mano con toros de Heriberto Rodríguez. Hacia el 26 de Noviembre de 1944 toma una cuarta alternativa en Ciudad Juárez Chihuahua, siendo su padrino de lujo Carlos Arruza con reses de Corlomé, para después confirmarla en el antiguo coso del Toreo de la Condesa en la Cd. De México el 11 de diciembre de 1946, llevando de padrino a Lorenzo Garza “el Ave de las Tempestades” y de testigo de lujo a  Manuel Rodríguez "Manolete", siendo “Monaguillo” de la dehesa de Pastejé, el toro de la confirmación de su  doctorado.
Fuentes:
http://torerosmexicanos.blogspot.com/2010/04/leopoldo-ramos-el-ahijado-del-matadero.html
http://www.laplazareal.net/index.php?section=blog&cmd=tordetails&id=315

Desde luego que a las nuevas generaciones poco les dice el nombre de Leopoldo Ramos, al mismo que anunciaban con el sobrenombre de “El Ahijado del Matadero”, obviamente que el alias proviene por la razón de que lo protegían en uno de esos viejos rastros de la ciudad de México, su lugar nativo, el Distrito Federal. Bien y bastante le traté afortunadamente. Alto, moreno, de ronca voz, siempre con el pecho por delante, de lejos y de cerca se notaba era un torero, torero con percha, con personalidad, dueño de ese raro don de caer bien desde antes de tratarlo, valiente a carta cabal y amigo noble y leal como pocos. A don Leopoldo le tocó quedar en medio de los años que por finales de la década de los treintas del siglo pasado, no existía convenio taurino entre México y España y, junto a un puñado de toreros aztecas, hubo de refugiarse en Portugal para poder buscar contratos, ejercer su profesión y ganar el diario sustento, los compañeros que le acompañaban en ese político-taurino exilio eran, Gregorio García, Luís Castro, “El Soldado”, Fermín Rivera y meses posteriores se les unió Carlos Arruza, de quien me decía llegaba, más que todo, para olvidar problemas personales suscitados en la capital mexicana, sin embargo fue quien tuvo la suerte de participar en la primer corrida en Madrid una vez arreglado el mencionado convenio taurino, precisamente la tarde que al segundo par de banderillas de nuestro paisano, el publico se unió solicitando las orejas “para el mexicano”. Todos los viejos conocemos en que Portugal el máximo ídolo de la afición lusitana era el primero de los mencionados, simple y sencillamente era el rey de los toreros. Había cigarrillos, corbatas, vinos, lociones, camisas y varios artículos más que usaban a Gregorio García como muestra de calidad en sus productos... y de admiración al torero potosino de los habitantes de ese culto pueblo. Don Leopoldo no quedaba a la zaga, era popular y requerido por las empresas, se le contrató en las mejores plazas y ferias y en el momento oportuno sumo importantes tardes por la geografía del Oso y de Madroño, España. El tiempo pasa rápidamente y el 11 de diciembre de 1946 la recién inaugurada plaza México lo acoge para que se le confirme la alternativa al lado de dos monstruos de la tauromaquia de todos los tiempos, don Lorenzo Garza Arrambide y Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”, precisamente la tarde en que el pintor valenciano Carlos Ruano Llopis inmortalizó al cordobés instrumentado un natural, donde se nota la toledana en el piso, en la arena, óleo famoso y con historia ya que se cuenta que Garza había dicho que el español instrumentaba ese muletazo ayudándose con la punta de la espada, la replica callada del ibérico fue tirarla y así dar varias tandas con la izquierda ante el asombro de los parroquianos que ni enterados estaban del porqué de las cosas. Al “Ahijado” se vio requete bien, pero al lado de esos toreros ellos acapararon la atención de la concurrencia. Cuando don Leopoldo decidió olvidarse de la profesión ante la escasez de buenos contratos, surgió el ofrecimiento de su mejor amigo, don Carlos Arruza, para que ingresara a las filas de los subalternos y pertenecer de planta en su cuadrilla, ofrecimiento denegado con toda amabilidad y cortesía, argumentando era matado de toros  y matador de toros moriría. Un hijo, del mismo nombre, “El Pollo”, ingeniero agrónomo egresado de la escuela Hermanos Escobar de Ciudad Juárez, heredero de las bondades morales de su señor padre, le recomendó se fuese a vivir a Pastor Ortiz, Michoacán, entre Abasolo y Penjamo, zona muy agrícola, y ahí instalara un negocio de insecticidas ya que su primogénito residía en el cercano Irapuato siendo representante de varias firmas de esos productos agroquímicos. Aceptó y se sitúo en el centro del poblado. Fue precisamente en ese lugar donde mas lo trate, donde pasábamos horas enteras platicando de toros, un verdadero intercambio, él me contaba lo de antaño y su servidor lo de actualidad puesto que a la pequeña población no llegaban periódicos, siempre ante la presencia de su joven esposa, la señora María Elena, excelente cocinera que jamás nos desamparaba con botanas, con exóticos platillos regionales y que por lo general eran productos de una cercana laguna. Todo desde luego que acompañado con brindis de una especie de bebida entre tequila y mezcal, unas botellas que en su interior tienen un trozo de caña de azúcar y del cual no recuerdo su nombre. Él sentado esperando y atendiendo la clientela, la misma a la que le recomendaba el mosquicida que yo vendía en toda esa zona tan cercana a La Piedad, Michoacán, que me quedaba a un paso. Poco a poco notaba su salud minaba, su corpulencia iba en decaimiento y una tarde me lo confesó, le habían detectado cáncer en la próstata. Fuerte de carácter, con sentido del humor y aceptando la enfermedad, jamás volvimos a tocar el tema, al contrario, las platicas se hacían mas largas, al grado de que cambie mi cuartel de partida laboral del hotel de La Piedad a uno frente a su negocio en la población de su hábitat. Pocas semanas hubieron de pasar para que la maligna enfermedad lo consumiera y la noche que entrego su alma al Creador fue trasladado a conocida funeraria de la ciudad de Irapuato por su queridísimo “Pollo”. Era de madrugada, se le colocó a don Leopoldo en el ataúd, la señora María Elena no hablaba para nada, si acaso se le preguntaba algo solo afirmaba o negaba con leve movimiento de su cabeza, se le veía deshecha, se sentó en la elegante sala en solitario, el ingeniero y esposa terminados los tramites se retiraron a casa, la noche había sido larga y pesada, un buen baño de agua templada lo deseaban para retornar al recinto donde se velaría al torero, algo de alimento le llevarían a la desconsolada joven mujer, su segunda por cierto, pero quien verdaderamente manda es el destino y al llegar “El Pollo” a su residencia, fue recibido con una nueva desagradable noticia, su velador le avisaba regresara de inmediato de donde llegaba, a escasos 10 minutos de la funeraria, la señora no había soportado la muerte de su esposo, al verse sola y sin testigos que lo evitaran, decidió acompañar en su ultimo viaje a “El Ahijado”, en uno de los baños de las instalaciones se quito la vida. Una tragedia, ni quien lo dude, pero esto habla de la calidad humana de don Leopoldo, de lo que se hacia quererse y de que, como siempre le he dicho, era un tipazo fuera de serie, un guerrero de los ruedos, un excelente amigo y un cariñoso padre.
Fuente:
Don Pedro Julio Jiménez Villaseñor

http://omenlosmedios.blogspot.com/2010/07/de-toros-y-toreros-desde-aguascalientes.html


Leopoldo Ramos López
"El Ahijado del Matadero" (1912-1982)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Leopoldo%20Ramos%20%28El%20Ahijado%20del%20Matadero%29

JESÚS GÓMEZ HERRERO (PANADERITO) (1942 - 1982)

Solo para efectos ilustrativos
Foto añosa de los encierros de Cuéllar, Segovia, España
Cortesía de http://www.cuellar.es/

El reconocido diario español "El País", del domingo 5 de septiembre de 1982, informó con tristeza que había muerto un corredor en los encierros de Cuéllar.- Jesús Gómez Herrero, de cuarenta años, que fue volteado por un toro en los encierros de Cuéllar (Segovia), falleció el pasado jueves (2), veinticuatro horas después de la cogida, en la clínica madrileña de Puerta de Hierro, a donde le trasladaron, como consecuencia de la fractura de cráneo que sufrió en la caída. El entierro tuvo lugar en Cuéllar el viernes (3), y asistió al mismo una multitud. Los encierros, que están considerados como los más antiguos de España, quedaron suspendidos en señal de duelo. Jesús Gómez, apodado "Panaderito", era muy popular en las fiestas por su condición de buen corredor. Deja mujer y cuatro hijos. Es el primer año que ocurre una cogida mortal en los encierros de Cuéllar. Por otra parte, el novillero Manuel Alba "Albita" sufrió una cornada grave durante el festejo celebrado ayer en la plaza de El Puerto de Santa María. La herida es de doce centímetros e interesa el músculo recto internó. Los novillos eran de José Luis Osborne.
Fuentes:
http://elpais.com/diario/1982/09/05/cultura/400024811_850215.html
http://joseluismunozgomez.blogspot.mx/2013/07/esta-vez-va-de-toros.html
http://www.cuellar.es/historia-de-los-encierros-de-cuellar/