RICARDO MARTÍN LAFFITTE "TRASMONTES" (1908 - 1963)

Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Ricardo Martin Laffitte nació en San Martín de Valdeiglesias, el 4 de noviembre de 1908, de padre madrileño y madre francesa, maestra. Del primer tercio de su vida sólo conocemos sus tempranas incursiones taurinas, de las que se cuenta con numerosos testimonios gráficos, en carteles y fotos, de actuaciones suyas como novillero en Salamanca (1930 y 1931) o Tetuán (1933 y 1935), donde torearía con Domingo Ortega y Vicente Barrera. Por el contrario, desconocemos cuándo llega a Jaén. Nos consta que era republicano y de izquierda, y que, por pertenecer a algún cuerpo de seguridad de la República -Agente de Vigilancia, según su libro de Familia-, es destinado a Jaén, en concreto a la Diputación, en los años precedentes a la guerra. Sería allí donde, al poco de comenzar ésta, conocería a Encarnación Barea Siles, la que sería su esposa, por un singular juego de coincidencias. Finalizada la guerra los datos se confunden; su hija me afirma que Ricardo es llevado a un campo de concentración a Francia. De hecho, la familia conserva numerosas "postales" enviadas desde allí. Sin embargo, su diversa procedencia (Perpignan, Toulouse, Burdeos, Marsella...) y el hecho de que en esos años de la postguerra nos consta que "Trasmonte" vuelve a los ruedos, toreando en muchas plazas del sur del país vecino, nos lleva a pensar que allí se encontraba sencillamente exiliado, refugiado. Resulta muy curioso leer en francés las reseñas relativas a sus faenas en tierra gala (En premier lieu, le vaillant matador Ricardo Martin Trasmonteavait á licher deux toros de l'ancienne race d. Salins...)


Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Encarnación haría todo lo posible para que su marido volviera, sabía que era inocente y no había cometido delito alguno. Y sus gestiones dan el oportuno fruto. El 29 de junio de 1940 Ricardo le escribe desde Portbou: "Hoy llego a las 12 a nuestra querida España. Con esta fecha salimos para Figueras, donde nos tendrán hasta que Dios quiera, al llegar allí os pondré un telegrama". Martín Laffitte sería conducido al campo de concentración abierto en Algeciras, donde permanecería por algún tiempo. Una vez liberado viaja a Martos donde se encontraba su esposa, y aquí decide residir hasta el final de sus días. Curiosamente, como hemos podido ver, salvo en su época de prisionero en Cádiz, en todo su periplo vital está presente el Ricardo taurino. Su pasión por los toros.

Reanudó su contacto con los toros a partir de 1943, como banderillero, pero, obviamente, este trabajo/afición no era suficiente para sacar adelante a su familia, por lo que hubo de abrirse camino en otros campos. Durante mucho tiempo su principal fuente de ingresos fue una fábrica de capachos que tenía en su propia casa, en la calle Morería, donde llegó a tener contratadas hasta 20 personas. Más tarde vinieron duros momentos pues esta irregular actividad le propició duros reveses, por lo que se aventuró a la búsqueda de otros medios de sustento, como lo fue la representación comercial. Emociona ver sus agendas anuales, en las que, con preciosismo y minuciosidad, va registrando las faenas en las que interviene, fijando el día y la hora de la corrida así como la cuadrilla con la sale al ruedo. De hecho, "Trasmonte", que formaba parte de la cuadrilla de Gitanillo de Triana, uno de los matadores que toreaban en Linares junto con Manolete la aciaga tarde del 28 de agosto de 1947 en la que el toro Islero acabó con su vida, fue uno de los que portó su féretro cuando éste salía del Hospital de los Marqueses para ser llevado a Córdoba.

El cariño de la profesión queda también patente en las numerosas fotografías dedicadas por toreros, banderilleros o ganaderos que conserva su familia. Pero lo cierto es que fue ésta, pese a su honda pasión taurina, el verdadero objeto de sus desvelos. En opinión de Lita, su hija, una cornada mal curada, sufrida por su padre en la boca en sus últimos años de banderillero, fue el origen del cáncer que acabaría con su vida. Murió en Madrid, d 7 de abril de 1963, a los 55 años y, como no podía ser de otro modo, en el Sanatorio de Toreros.

Fuente:
Publicado por Blogger para De Hombres,Toros y Caballos el 12/27/2016
http://gestauro.blogspot.mx/

JULIO CÁNOVAS TORRES (1942 - 1964)

Solo para efectos ilustrativos

Capea nocturna en Ciudad Rodrigo (Salamanca), España

Cortesía del Sitio Web: http://ecodiario.eleconomista.es

En una capea, el 11 de febrero de 1964, en la localidad salamantina de Ciudad Rodrigo fue cogido mortalmente el aficionado murciano Julio Cánovas Torres. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 199)

El 9 de marzo de 2014 recibí una amable carta del docto periodista e investigador español Juan Tomas Muñoz Garzón, quien a la sazón nos dice: "Con motivo de la efeméride que se cumplía este año -el cincuentenario de la tragedia- escribí un artículo sobre la muerte de este torerillo albaceteño en lo que aquí se conoce como el Libro de Carnaval, una publicación anual que alcanza ya su número 35. Me permito adjuntárselo por si es de su interés, así como una fotografía del maletilla junto a otra del momento de la cogida. Todo ello, si lo considera conveniente, puede utilizarlo para su página".


Julio Cánovas Torres
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Cincuentenario de la trágica cogida de Julio Canovas Torres Muerte de un maletilla Por Juan Tomas Muñoz Garzón (Centro de Estudios Mirobrigenses)

Estos toros y esta plaza son para correr, para torear sin muleta; si acaso, con un pañuelo o un saco, que sirven para hacerse el propio quite cuando fallan las piernas. Pero no para dar naturales, como pretendéis vosotros. ¡Por amor de Dios, torerillos de mi alma, dejad estas fiestas para los mozos de Ciudad Rodrigo! Vuestro sitio no es esa Plaza Mayor cuajada de tablados y de historia. Allí no aprenderéis más que a escaparos y desconfiaros. O a morir1...

“Hablé con él por la noche. Le invité a unos vasos de vino y charlamos de toros. Me contó que le gustaba el toreo puro, conocía las suertes y venía desde muy lejos con la ilusión de dar unos capotazos, de verse con un toro de carne y hueso a dos palmos de su cuerpo. Volví a verlo en la plaza la tarde del lunes; era una más entre las mil muletas que buscaban al toro, y vi cómo era izado por los cuernos de un animal impresionante y cómo el quite de estas mil muletas llegaba tarde...”

Este párrafo fue escrito por Fernando Giles, redactor de la revista taurina El Ruedo, días después de la muerte del joven maletilla albaceteño Julio Canovas Torres2 . Había llegado a Ciudad Rodrigo como lo habían hecho otras decenas de torerillos, andando, con el ansia de pegar unos pases en la plaza de toros mirobrigense durante los festejos de Carnaval de 1964, que se desarrollaron entre el 8 y el 11 de febrero. Todos emulando a El Cordobés, referencia por sus orígenes modestos y el éxito alcanzado: jersey ajustado o chaquetilla, pantalones de pana y visera. Pero el anhelo del triunfo quedó cercenado de raíz. A Julio Canovas le esperaba la tragedia en la fatídica tarde del Lunes de Carnaval, dos días después de haber pisado de nuevo el albero mirobrigense.

La muerte, agazapada y disfrazada en un impresionante toro, le esperaba inopinadamente. Era el cuarto capeón. A las cinco y media de la tarde entraba, malherido, en la enfermería de la plaza. “No había quien le quitara de la cabeza la idea de los toros. Era como su obsesión”, recordaba su madre, Sacramentos Torres, en una entrevista que publicó el citado semanario taurino el 27 de febrero. “Déjalo, hijo. No es tan fácil ser torero. Tu familia siempre ha vivido del trabajo”, le repetía su madre. Su padre, Alfonso Canovas Romero, cantero de oficio, quiso también evadirle de su obsesión. Incluso hizo que le acompañase en vari

________________________________________________
1Recomposición de parte del artículo firmado con el seudónimo Farinato y que se insertó en la página 32 del número 1.026 de la revista taurina El Ruedo, de fecha 20 de febrero de 1964.
2Aunque en todos los documentos manejados figura este nombre, en realidad, como advierte el Registro Civil de Ciudad Rodrigo en una nota al margen del certificado de defunción, fechada en octubre de 2007 y a instancias de la propia madre de Julio Canovas Torres, el nombre correcto es Alfonso Julián Canovas Torres, nacido el 27 de mayo de 1942 en El Jardín, pedanía de Alcaraz (Albacete).

acompañase en varias campañas de recolección de frutas o vendimias en Francia. Rindió en su trabajo, pero la idea de ser torero, de triunfar en los ruedos, era una constante en sus pensamientos. Y a la menor oportunidad, aunque fuera en Francia, en Arlés en este caso, se tiraba al ruedo como espontáneo. “Era superior a sus fuerzas”, señalaba su madre entre sollozos. La afición le venía de lejos. A los 12 años ya se había tirado como espontáneo en una plaza portátil de Alcantarilla, localidad murciana en la que residía su familia, numerosa en miembros –nueve hermanos-. Recorrió infinidad de pueblos, buscando dar unos pases que le vistieran de gloria. Años de tapias, de tentaderos, de capeas... hasta que en 1964, con 21 años, recaló como otros tantos maletillas en Ciudad Rodrigo. Llegó andando, con la ilusión de robar unos pases a los morlacos del Carnaval rodericense. Era su última oportunidad antes de que, en marzo, tuviera que incorporarse a filas en una de las plazas soberanas del norte de África. Mientras llegaba el Carnaval, como había hecho en otras ocasiones, se dejaba ver por los ambientes taurinos, preferentemente en el café Moderno, en donde se rumiaba el mundo de los toros al socaire de la familia bolsinista. Incluso, como hizo en las vísperas del antruejo, no dejaba pasar la oportunidad de acudir a las fincas, a los tentaderos del Bolsín para hacer tapia a la espera de que el ganadero de turno les brindase una erala que les permitiera dar unos pases. Eso ocurrió, por ejemplo, el 7 de febrero en la placita de San Fernando, tres días antes de que sufriera la mortal cogida cuando quiso refugiarse en el amplio burladero de la parte de abajo del cuadrilongo mirobrigense. Las Fiestas Tradicionales de 1964 se habían abierto el día 8 con el ya entonces habitual festival taurino a beneficio del Asilo de Ancianos Desamparados y del Hospital de la Pasión. El cartel lo formaban Antonio de Jesús, Andrés Vázquez, Lugillano II, José Fuentes y el novillero Manolo Amaya. Decenas de maletillas estaban repartidos por las gradas en espera de la capea, pero también sopesando la posibilidad de tirarse al ruedo como espontáneos durante el desarrollo de la corrida. Así lo hicieron dos de ellos, que eligieron el toro que le tocó al diestro de Linares, José Fuentes. Uno logró escapar, pero el otro fue aprehendido por los municipales; cuando iban con él por el centro de la plaza, disfrazado, como otros muchos, de El Cordobés, llegó corriendo el torero linarense que, ofendido, se explayó dando al maletilla una patada en la entrepierna. Una acción, un gesto que fue reprendido por el público, como también lo hizo cuando Fuentes, incapaz de descabellar y apuntillar al toro en tiempo y forma y con rabia evidente, muerto ya el animal, le clavó la espada.

En la jornada dominical se asomó la tragedia. Entre las numerosas cogidas, dos fueron de gravedad. Una se produjo durante la prueba matinal: a las 12 de la mañana fue atendido en la enfermería de la plaza Eduardo José Moraleja Cuello, de 29 años y de profesión peón de albañil, natural de San José de Costa Rica, en donde nació el 14 de abril de 1934, y vecino de Ciudad Rodrigo, domiciliado en el barrio de San Isidoro, en el número 57. Fue cogido por el segundo toro de la mañana y, según las diligencias judiciales instruidas, se encontraba sentado en el tendido y en un momento determinado se tiró como espontáneo a la plaza. El parte médico, redactado por el doctor Manuel Fernández Pérez, explicaba que el atendido sufría una “herida por asta de toro de unos 25 cm de extensión en cara interna del muslo izquierdo, que secciona piel, aponeurosis, dejando al descubierto el paquete femoral que contusiona fuertemente, originando grandes destrozos en músculos sartorio y recto interno con gran hemorragia y shock traumático”. Fue trasladado al Hospital de la Pasión, en donde se recuperó de la grave cornada, al igual que ocurrió con Serafín Peralta Espinazo, nacido en Castillejo de Martín Viejo el 24 de agosto de 1937, localidad de la que era también vecino. De profesión jornalero, Serafín fue cogido en la novillada de la tarde, concretamente a las cinco y media. Se le observó y fue tratado de una herida por asta de toro en el tercio interior del muslo izquierdo, que penetra hasta la espina ilíaca interior superior, produciendo grandes destrozos musculares e intensa hemorragia. Su pronóstico, grave. Según informes periciales, Serafín se hallaba sentado en un burladero de la plaza, adonde había subido tratando de eludir el peligro; como tuviese las piernas colgando hacía la plaza, fue alcanzado por el asta del toro3...

Con estos antecedentes, se llegó a la jornada del Lunes de Carnaval. La mañana discurrió con normalidad, con los sustos acostumbrados y la algarabía general. En la novillada de la tarde participó Florencio Blázquez –más conocido posteriormente como Flores Blázquez-, quien había quedado triunfador de esta edición del Bolsín Taurino Mirobrigense entre los 60 aspirantes que participaron. Tras el festejo taurino se celebró un desfile de carrozas –se recuperaba en esta edición-, en la que solo participó la preparada por la peña U.M.O. (Unión de Maridos Oprimidos): “...una artística carroza de esa castiza agrupación, que, aparte su obligación ‘constitucional’ de empinar el codo en la bodega de El Rodeo, se ha creído este año con la de organizar este festejo, digno del mayor aplauso, como así se lo concedió el público. Precedida por tres elegantes charros a caballo y guiada por otro charro de categoría, como lo es Miguel Sánchez Arjona, marqués de Bayamo, representaba una boda tradicional de nuestra tierra, con su tamborilero y todo y hasta con el baile de novios e invitados sobre la plataforma rodante que les servía de escenario...”, escribía Jesús Huerta en el semanario local La Voz de Mióbriga. Acabó el desfile y tomaron protagonismo los capeones. La plaza volvió a llenarse de franelas. Decenas de maletillas, junto a los mozos locales, esperaban la salida de los toros. La capea discurrió de forma habitual, con los sustos acostumbrados. En Ciudad Rodrigo, el toro “es una disculpa para divertirse. Es el Toro de la Alegría que ‘hace hilo’ con un pueblo entero, y lo lleva y lo trae en una orgía de sustos y carreras que dura cuatro días”, explicaba un tal Farinato en la citada revista taurina El Ruedo. Pero a veces esa alegría vinculada al toro trueca en tragedia. Eso pasó con el cuarto capeón. Julio Canovas “se hallaba toreándolo y después de darle cuatro o cinco pases se cerró mucho en tablas y al no tener salida tiró la muleta, siendo entonces cuando el toro hizo por él4” , declaraba en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Ciudad Rodrigo Antonio Zapata Teruel, compañero del Julio Canovas, maletilla como él y además vecino de la misma localidad. El maletilla albaceteño buscaba el refugio del burladero. Había tirado la muleta pretendiendo encelar al toro. No lo consiguió. Llegó apurado al burladero de la parte de abajo de la plaza. No entraba un alfiler. El toro lo persiguió y le alcanzó con el pitón izquierdo en el costado. Lo levantó por encima del burladero, mientras que en el público se mascaba la tragedia, sabedor de la importancia de la cornada. La cogida no fue tan aparatosa como otras infligidas esa misma tarde o en los días anteriores. Pero las consecuencias se aventuraban dramáticas.

________________________________________________
3Archivo Histórico Provincial. Sección Juzgado de Instrucción de Primera Instancia Nº 2 de Ciudad Rodrigo, Dep. 9, sig 111. Sumarios 14, 15 y 16 de 1964, relativos a cogidas en los festejos populares del Carnaval mirobrigense. El número 14 corresponde a Julio Canovas Torres, al que se ha recurrido para varias informaciones recogidas en este artículo. Los marcados con los números 15 y 16 se refieren a las cogidas del Domingo de Carnaval.
4AHP. Expediente judicial citado.

El morlaco dejó malherido al torerillo. Sus compañeros le llevaron en volandas a la enfermería de la plaza. Allí esperaban los doctores Manuel Pérez Fernández, médico forense, y Pedro Lorenzo Brusi, médico titular. La gravedad de la cogida era evidente en la exploración inicial. El parte médico lo confirmaría después: “a las 5:30 de la tarde ingresó en la enfermería de la plaza de toros Julio Canovas Torres, de 21 años de edad, soltero y vecino de Alcantarilla (Murcia), con una herida penetrante en vientre a nivel de reborde costal izquierdo. Con anestesia general se le hizo una laparotomía media supraumbilical, apreciándose enseguida intensa hemorragia peritoneal. Se encontró una perforación en colon transverso y un desgarro de 5 cm en mesocolon que sangra abundantemente, penetrando después en la transcavidad de los epiplones, donde contusiona pared posterior del estómago y desgarra el páncreas. Su pronóstico es gravísimo y fue trasladado al Hospital de la Pasión, no estando en condiciones de ser oído5” ; es decir, no pudo declarar, contar su versión de lo ocurrido.
Por eso, el juez, Hilario Muñoz Méndez, ordena a la policía gubernativa y a la Guardia Civil que emita un informe. El más prolijo es el de la primera, firmado el 17 de febrero por el “principal jefe de la policía” –así se autodenomina-, Víctor Sevillano, quien expresa que “aproximadamente a las 17:30 horas del indicado día [10 de febrero], el citado lesionado Julio Canovas, al intentar refugiarse en el burladero de la parte baja de la plaza para librarse de la acometida de uno de los toros, no pudo penetrar de lleno en dicho burladero, siendo en aquel momento alcanzado por el toro, que le infirió una cornada. Seguidamente fue llevado a la enfermería de la plaza, en donde le fue apreciada una cornada en un costado, penetrando en el vientre. La intervención se prolongó hasta las 22:25 horas, en que fue ingresado en el Hospital de la Pasión. En cuanto a las circunstancias concurrentes en dichos hechos, cabe destacar la enorme cantidad de personas que se encuentran en el ruedo durante la celebración de las indicadas capeas, entre ellas gran cantidad de aficionados al toreo (maletillas) y otros muchos vecinos de esta ciudad, que les gusta estar en la plaza durante las capeas que se celebran, tanto en la mañana, las llamadas pruebas, como en las capeas de la tarde, estando en el ruedo incalculable número de personas, las que al ser acometidas por los toros que se corren intentan ponerse a salvo de dichas acometidas, refugiándose en los burladeros y en las llamadas barreras, siendo, en algunos momentos, prácticamente imposible el poder refugiarse, dado el gran número de personas que acuden a la dicha barrera o burladero. Concretamente, en la cogida del infortunado Julio Canovas Torres, según parece, estas fueron las causas de su cogida, al no poder penetrar de lleno en el burladero, siendo alcanzado por el toro en el mismo momento de penetrar en el burladero”. Y finaliza afirmando que “no cabe atribuir culpa a persona determinada y sí al extremo indicado de la aglomeración de personas en la plaza que intentan refugiarse todas juntas en el burladero o barrera que tienen más próximo6” , aunque en los

________________________________________________
5ibídem.
6Ibídem.

mentideros locales corrió la información de que alguien obstaculizó de alguna manera la entrada del maletilla en el burladero. El juez, siguiendo la pauta establecida, había ordenado la instrucción de las oportunas diligencias por si los “hechos pudieran ser constitutivos de delito” y, por tanto, por si hubiera “culpa o imprudencia de alguna persona”, algo que finalmente fue descartado en los informes periciales, como se recoge en las 28 páginas de que consta el sumario judicial instruido al efecto y que fue cerrado el 24 de febrero. Julio Canovas ingresó con un hilo de vida en la sala San Luis del Hospital de la Pasión. Quedó internado pasadas las diez y media de la noche del Lunes de Carnaval. La cama en la que permaneció se encontraba “entrando a dicha sala a la izquierda”. En la mesilla se hallaba una cartera de plástico que contenía documentos y fotografías y una carpeta de cartón con más documentos, todo ello pertenencias del herido. La gravedad de las heridas hacía temer lo peor. El alcalde de Ciudad Rodrigo, Joaquín Martín Báez, como otros muchos ciudadanos mirobrigenses y decenas de maletillas, se acercó al Hospital de la Pasión para interesarse directamente por el estado del torerillo. Las esperanzas de una evolución favorable eran prácticamente nulas. Por eso inmediatamente se puso en contacto telefónico con el alcalde de Alcantarilla, Diego Riquelme Rodríguez7 , a la sazón jefe local de Falange, para que informara a la familia de Julio Canovas de la gravedad de las lesiones, al tiempo que el Ayuntamiento mirobrigense ponía a disposición de los familiares un vehículo para su desplazamiento a Ciudad Rodrigo. Por otro lado, “...todos los maletillas, con rara y total compenetración con su desgraciado compañero, extendían sus capotes por calles y plazas pidiendo donativos para él. Nos consta que todo cuanto sacaron todos fue al Hospital como primer donativo de sus compañeros en la esperanza de socorrerle y salvarle. Allí permanecieron todos esperando, cuidando de él a los que se permitió, prestos a ayudar en cuanto se les pidiera, muchos de ellos hasta sin cenar por cuanto lo que pudieran llevar encima pasó a engrosar la suscripción tan generosa iniciada por ellos”, refería el citado Jesús Huerta en la crónica insertada en el susodicho semanario local mirobrigense. Si esto ocurría en el Hospital de la Pasión, “fuera, en la calle, en los espectáculos, en los bailes, la gente comentaba el gravísimo percance y las débiles esperanzas de salvación que se veían”, señalaba Huerta. Un presagio convertido en realidad cuando se certificó la muerte de Julio Canovas Torres a las siete de la mañana del Martes de Carnaval. “La tragedia confirmada produjo verdadera angustia en la ciudad. En el Hospital el cuadro era tremendo y cuantos allí acudían no podían contener las lágrimas viendo llorar a todos los maletillas en torno al cadáver de su compañero. Todo Ciudad Rodrigo se aprestaba a contribuir en pro de tan desgraciada familia.

________________________________________________
72 de marzo de 1964, el alcalde de Alcantarilla envió esta carta de agradecimiento al alcalde de Ciudad Rodrigo: “Mi querido amigo y camarada: Después de la desgracia ocurrida en esa población al vecino de esta Julio Canovas Torres, debo manifestarte en mi nombre y en el de la Corporación que me honro en presidir, así como de toda esta villa, la forma cómo se ha portado, no ya tu Autoridad y todas las autoridades de Ciudad Rodrigo, sino todo el pueblo entero, según mis informes, cosa que debemos agradecer por tu mediación para hacerles llegar a todos la gratitud de la familia afectada y la de todos nosotros en esta lamentable desgracia del mencionado mozo. Con mi gratitud, recibe también la expresión de mi reconocimiento y queda a tu disposición con un fuerte abrazo, tu buen amigo y colega.” Fdo. Diego Riquelme Rodríguez. La carta se vio en la comisión permanente del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo en la sesión celebrada el 13 de marzo de 1964, acordando que fuese publicada en el semanario local La Voz de Miróbriga.

“La capea de la mañana tuvo unas ausencias. Ni un solo capote, ni una sola muleta de los maletillas aparecieron en el ruedo. Solo se veía a estos en sus idas y venidas en torno al Hospital, con los ojos enrojecidos por el llanto, enlutados con negros brazaletes... En los tablados, no había ya esa alegría consustancias con las fiestas... “La tragedia, además, tenía su coincidencia tremenda. Por la tarde, el toro de muerte iba a ser lidiado por el más caracterizado y veterano de tantos y tantos maletas de hoy: por El Conrado8 , que conseguía de esta forma su única oportunidad... “¡Qué cosa más triste el paseíllo de la tarde! ¡Cómo nos impresionó a todos ver a El Conrado con su traje corto y su camisa rizada haciendo el paseíllo descubierto! ¡Al saludar ante la presidencia toda la cuadrilla inclinó sus frentes a la tierra con respeto en silente oración por el amigo muerto! Toda la plaza, que había dedicado una ovación enorme a la cuadrilla humilde, se quedó muda también, pensando, rezando... “Al Conrado, triste también es decirlo, no le salieron las cosas bien. Le tocó un toro con mucho poder, con genio, desigual, y mientras la cosa estaba en las verónicas o en los pases de muleta –que es lo suyo-, todavía se lució el muchacho y consiguió auténticos clamores. Pero cuando tuvo que agarrar esa cosa tan seria y a la vez tan nueva para él, que es el estoque, la cosa cambió. No pudo con la papeleta y tras larga porfía y algunos débiles pinchazos, fueron sonando los tres fatídicos avisos y el toro se devolvió a los corrales. El Conrado, que tuvo el bello gesto de hacer primero un brindis señalando al cielo en memoria del amigo muerto y luego al público, impresionado como estaba por las emociones del día, tuvo que retirarse. Y lo hizo llorando...”, se apunta en la crónica de La Voz de Miróbriga. Jesús Huerta da mas detalles de lo ocurrido: “Si el intermedio del día anterior había señalado la alegría de la carroza, la rondalla, las comparsas, el intermedio del martes tuvo un signo: la caridad. Don Joaquín Martín Báez, nuestro alcalde, pronunció un emotivo discurso invitando a todos a sumarse a la colecta en pro de la familia de Julio Canovas, y al ruedo salieron señoritas de la ciudad en compañía de los maletillas, sosteniendo varios capotes que iban recibiendo los donativos del público de los tablados. En los balcones se hacían cuestaciones particulares, que luego volaban en envoltorios, en pañuelos, en gorras, hasta los capotes que en el ruedo sostenían las chicas y los maletas. “En el centro del redondel, el señor interventor del Ayuntamiento se iba haciendo cargo, en otro capote allí colocado, de las cuestaciones parciales que le iban llegando. Al final, un buen montón de monedas y billetes señalaba la caridad del pueblo mirobrigense de la plaza. Más de dieciocho mil pesetas se recogieron allí, lo que, unido a los mil duros que otras señoritas mirobrigenses recaudaron en el baile del mediodía del Casino, a las dos mil pesetas conseguidas en el Club Juvenil en la misma ocasión; a otras cuestaciones que se hicieron por la noche por miembros de esta organización, y a lo que en la capilla ardiente se fue también obteniendo, creemos se acerque a las treinta mil pesetas con que se ha socorrido de modo tan espontáneo a la familia del infortunado Julio Canovas Torres”. Aunque se avisó telegráficamente, la familia de Julio Canovas llegó a Ciudad Rodrigo sin tener noticia de su muerte. Se enteraron nada más bajar del coche. Y las escenas, como es de prever, fueron patéticas al llegar al Hospital de la Pasión. El cadáver del maletilla había sido amortajado con un “traje negro y una camisa blanca, calcetines grises y zapatos marrones” aportados por el alcalde mirobrigense.

________________________________________________
8Conrado Abad Bullón había ganado la edición del Bolsín Taurino en la edición de 1963. Tuvo la oportunidad de volver a torear un novillo, de José Martín, de Aldeavieja, actuando como sobresaliente Julio González Moraleja, El Ordenanza.

Simultáneamente a la instalación de la capilla ardiente, se van sucediendo los preparativos para el traslado del cadáver a Alcantarilla. Lo solicita el padre del maletilla, Alfonso Canovas, a quien se le hace entrega de los efectos personales del finado. Se concreta el traslado con la funeraria La Inmaculada. Pero antes hay que practicar la autopsia al cadáver que se realiza en el depósito municipal a las diez de la mañana del Miércoles de Ceniza. La realizan los doctores Pérez Fernández y Lorenzo Brusi y en ella emplean 45 minutos. Tras explicar cómo iba vestido, y afirmar que el cadáver estaba ya en avanzado estado de descomposición, los susodichos médicos practican el análisis de las cavidades craneal y torácica, sin que encuentren ninguna anomalía. “A continuación se abrió la cavidad abdominal, la cual se encontraba dañada sobre todo en la región esplénica de sangre y un líquido turbio en cantidad de unos 200 cm cúbicos. Se exploró el intestino, apreciándose en colon transverso y en su proximidad con el ángulo esplénico una perforación de unos 3 cm suturada en dos planos y un desgarro de mesocolon transverso también suturado. Se abrió la transcavidad de los epiplones apreciándose el trayecto seguido por el asta de toro que contusiona fuertemente la pared posterior del estómago, destrozando el páncreas y rasgando, de atrás adelante, el pequeño epiplón, donde hay un gran hematoma9

Tras la práctica de la autopsia, “el cadáver fue trasladado a la capilla del Hospital, donde fue oficiado un solemne funeral de corpore insepulto, con asistencia de las primeras autoridades, familiares del difunto, representaciones religiosas y de la junta del Hospital, Banda Municipal de Música y el pueblo en masa, que llenaba no solamente el templo, sino las calles de los Colegios y Velayos, constituyendo una manifestación de duelo como no se recuerda en nuestra ciudad. “El féretro, después del funeral, fue transportado a hombros de los maletillas que pugnaban por llevarlo, por las calles de Velayos, Sánchez Arjona y la Plaza Mayor, donde al pie mismo del lugar donde fue herido por el toro, se detuvo la triste comitiva y en medio de la más honda emoción de todos los presentes, se rezó un padrenuestro por su alma. “Seguidamente, la comitiva se puso en marcha hasta Amayuelas, desde donde, ya en la carroza automóvil y seguido por otros dos vehículos con familiares del difunto, se inició el traslado a la tierra murciana, donde reposará para siempre el infortunado muchacho”, relataba Jesús Huerta en el referido semanario mirobrigense.

Aunque la cuestación popular había sido generosa10

________________________________________________
9AHP. Ibídem.
10El 23 de marzo de 1964, Alfonso Canovas Romero, padre de Julio Canovas Torres, escribe una carta al alcalde mirobrigense en la que el pide el favor de que le remita la “carta de difunció de mi desafortunado hijo”. Afirma que le han escrito desde Madrid “para mandarme la indenizazió que le corresponde”. También le pide que le confirme si ha recibido “los recordatorios que mandé, y dígame si le han fartado para mandale má”. El alcalde solicita al “juez comarcal” el certificado de defunción con fecha 23 de marzo de 1964. Se lo remite el día 30 y se registra en el Ayuntamiento el 2 de abril. El 4 de abril se le envía el certificado al padre y se le confirma que “a su debido tiempo se recibieron los recordatorios y han sido distribuidos entre las autoridades y parte de la población”.

compañero Julio Canovas Torres. Salieron de Ciudad Rodrigo como llegaron, andando, para desplazarse hasta Murcia, en donde se había organizado una novillada, patrocinada por Radio Popular y el Club Taurino de Murcia, “en homenaje a los tres maletillas postulantes y a beneficio de la familia del infortunado torero de Alcantarilla muerto por un toro, en una capea, en Ciudad Rodrigo, y que han hecho el recorrido a pie desde dicho pueblo a Murcia”, rezaba el cartel, fijando el festejo para el domingo 12 de abril, dos meses después de la muerte de Julio Canovas, con la intervención de Ramón Ortiz Caro, José Antonio de los Reyes –El Jerez- y Basilio Repiso –El Marqués-, quienes se las vieron con novillos de Gabriel García Sánchez, vecino de Aranjuez, cortando el primero una oreja y el resto se conformaron con ovaciones y sendas vueltas al ruedo.


Momento de la tragedia de Julio Cánovas Torres
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Recordatorio que de su muerte hizo su familia,
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Julio Cánovas con una mujer en los días previos a la tragedia.
La instantánea está tomada en la plaza de San Salvador, en Ciudad Rodrigo.
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Partida de defunción de Julio Cánovas Torres
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

MANUEL LEYTON PEÑA " EL COLI o MANUEL VARGAS " (1920 - 1964)

Foto cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Novillero y Rehiletero oriundo de Jerez de la Frontera (Cádiz),  nacido el 3 de marzo de 1920 y fallecido el 15 de agosto de 1964 en la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid. Esa tarde gris, salió como banderillero en la cuadrilla de José González Copano. Su primer toro le atrapó al bregar con el capote, para sesgar la vida de un buen torero y mejor ser humano.  Manuel Leyton "El Coli" sufre una herida en la cara posterior del hemitórax izquierdo que alcanzó el corazón, provocando su muerte en el acto. El toro causante del percance fue el toro "Cuatrero", de la dehesa de d. Ángel Rodríguez de Arce.

El destino cuenta y las circunstancias se cruzaron para que esa tarde el jerezano “Coli” toreara en Madrid, cuando no pensaba hacerlo. Como buen profesional, sabía llevar muy bien a los toros a una mano, y poseía gran valor. La muerte se lo llevó a la temprana edad de 46 años. Dicen quienes estuvieron ahí, que le perdió la cara al toro, que en realidad era un novillo, y éste pudo ser su error fatal. Tras su muerte, lo llevaron a Jerez, para ser enterrado en la tierra que le vio nacer. Fue Bernardo Muñoz “Carnicerito de Málaga”, con la ayuda de don Álvaro Domecq y Díez quienes posibilitaron la voluntad de la familia de traer su cuerpo a descansar en Jerez. En su adolescencia se fue a vivir a Madrid para labrarse un futuro en el difícil mundo del toro. Vio truncada su carrera de novillero por la Guerra Civil, aunque no terminó de cumplir su servicio militar. Vivía en Madrid, pero frecuentaba mucho Jerez para ver a su madre. Fue en la capital donde se creó su mundo y su círculo de amistades, entre los que se encontraban el “Príncipe Gitano” y “Bojilla”.

El historiador Juan José Zaldívar Ortega,  refiere que <<Manuel Leyton Peña (el Coli o Manuel Vargas), banderillero y novillero, nacido en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 3de marzo de 1920, que falleció el 16 de agosto de 1964, cuando contaba 44 años de edad. Aquel día estaba a las órdenes del novillero José González Copano, y al parar los pies al primer novillo, de don Ángel Rodríguez de Arce, fue derribado y empitonado con tan funesto acierto que el cuerno penetró en el vientre destrozando el bazo y en su ascensión el asta alcanzó de lleno el ventrículo izquierdo del corazón. El fallecimiento del desventurado banderillero fue instantáneo, por lo que el conocerse la noticia se suspendió la corrida tras el arrastre del tercer astado. El cadáver fue trasladado de su ciudad natal donde fue inhumado. El apodo de (el Coli) lo heredó de su padre, notable cantaor gitano. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra relata de su suerte que << Manuel Leyton Peña (el Coli), gitano de Jerez de la Frontera, había utilizado el apodo de Manuel Vargas en su época de novillero de cierta categoría. Ya como banderillero figuró algunas temporadas entre la gente de Antonio Ordóñez. El 16 de agosto de 1964 es herido en el coso de Las Ventas, de Madrid, por el novillo “Cuatrero”, de la divisa de Ángel Rodríguez de Arce, en el bazo y corazón, con lo que el óbito se produce prácticamente en el acto. Como en ocasiones anteriores ocurridas en la misma plaza, se suspendió la corrida antes de de su normal término. "

La afamada revista "Aplausos" No 1769 del 26 de agosto de 2011 refiere que Manuel Leyton "El Coli", es cogido y muerto por un novillo en la plaza de las Ventas.- Ocurrió el 15 de agosto de 1964. Aquel día, el banderillero Manuel Leyton Peña "El Coli", vestido de morado y azabache, hizo su último paseíllo. Su último paseo en Las Ventas, su último paseo en la vida. Actuaba a las órdenes del entonces novillero José González "Copano" cuando el primer utrero del festejo, de nombre "Cuatrero" y perteneciente a la vacada de Rodríguez de Arce, le hirió mortalmente. "El 15 de agosto, día de la Virgen, no hay pueblo de este suelo que Dios nos dio sin su fiesta grande, y mueren muchos toros en este día. En la primera plaza del mundo también ha muerto un torero". Así arrancaba el semanario El Ruedo -en su número del 18 de agosto de 1964- la crónica de aquella fatídica tarde, que proseguía: "El novillo, "Cuatrero" de nombre, número 88, negro bragao, ligeramente bizco, fuerte, con presencia y potencia y a las puertas de ser toro, trotó por la arena con la seriedad caliente de una guadaña al sol de agosto. En el 8 le esperó Manuel Leyton Peña "El Coli", de morado y azabache. Dos lances dio, que nunca los hubiera dado; le atropelló "Cuatrero", le recogió y empitonó, lanzándole contra las tablas. Cuando el milagro del quite se produjo en el capote del subalterno Mario Cuhelo, "Cuatrero -de la vacada de Rodríguez de Arce- había sacudido la muerte de sus pitones". El texto continuaba: "La noticia de la muerte llegó arañando los tendidos cuando las mulillas arrastraban a "Rondeño", tercer novillo de la tarde, y aquí terminó la corrida.Copano, a cuya cuadrilla pertenecía El Coli, corrió la plaza para venir a llorar entre dos picadores. El Pepe lloró contra las tablas. El Estudiante y los demás toreros en el ruedo hacían gestos negativos a la presidencia. Cayó el silencio y se elevó un padrenuestro. Después, un clamor dio la vuelta al ruedo y los altavoces suspendieron la corrida". "Más tarde, en el Sanatorio de Toreros, donde se instaló la capilla ardiente, se sucedieron las indescriptibles escenas de dolor por parte de la familia y amigos del subalterno muerto". La crónica concluía: "En la mañana del domingo se le hizo la autopsia, y a las seis de la tarde, mientras en la plaza otras cuadrillas hacían el paseíllo, El Coli viajaba por última vez hacia su Jerez natal".
Fuente:
http://www.aplausos.es/noticia/7696/

Manuel Leyton "El Coli"

"Cuatrero", le recogió y empitonó, lanzándole contra las tablas.

MANUEL ALPEÑEL POLVILLO (1943 - 1964)

Solo para efectos ilustrativos
Monasterio de Santa María la Real de Nájera
Cortesía del Sitio Web: www.ranimirum.com/monasterios/najera.jpg

Matador de novillos, nacido en Cantillana de la Cuesta (Sevilla) en el año de 1943, pero que en la localidad sevillana de Camas vivió con su familia desde muy corta edad. El 18 de septiembre de 1964 torea como único espada, llevando de sobresaliente a Enrique De la Calle, en la Plaza de Toros de Nájera (Logroño), siendo empitonado por su primer enemigo, que le infringió un puntazo en el triángulo de Scarpa izquierdo y schock traumático, produciéndole la muerte a los cinco minutos de ingresar en la enfermería, cuando contaba 21 años de edad. Los gastos de traslado y entierro en Camas fueron costeados de manera loable por el ex matador y hoy ganadero, Francisco Camino (El Niño Sabio de Camas). Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.

El maestro Juan José de Bonifaz Ybarra, en su libro “Víctimas de la Fiesta”,  relaciona al modesto espada como MANUEL ALPIÑEL POLVILLO, y refiere de su persona que << nace en Cantillana de la Cuesta (Sevilla), el 13 de junio de 1943. Como único matador actúa el 18 de septiembre de 1964 en la localidad riojana de Nájera, donde es herido en el triángulo de Scarpa, presentándose un alarmante cuadro de shock traumático del que fallecería a los pocos minutos de ser ingresado en la enfermería. "

En el segundo Anuario Taurino que amablemente me envía el cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino) consignan que el 18 de septiembre de 1964, fallece el novillero MANUEL ALPAÑEL POLVILLO en la plaza de Nájera (La Rioja) por cogida de un astado del ganadero Policarpo Rivas.

ANTONIO CAMPOS " EL IMPOSIBLE " (1931 - 1964)

Cortesía del Sitio Web: http://aulataurinadegranada.blogspot.com

Refiere el distinguido cronista Antonio Casanueva, en una sentida editorial dedicada a este valeroso espada mexicano, que << Antonio Campos “El Imposible”, fue un torero de personalidad única, oriundo del estado de Puebla, aunque hay quienes lo hacen natural de San Luis Potosí. Junto con Joselito Huerta - una de las mas grandes figuras nacionales de todos los tiempos-, fue “El Imposible” de quien se conocieron públicamente, dos nombres, dos carreras y al menos dos historias completas como hombre, torero y persona. “El Imposible” triunfó mas en España que en México. Si bien es cierto que el final su carrera se vio un tanto opacado por el dolor y desconcierto que le produjeron fuertes cornadas, tanto aquí como allá. Su personalidad, arrojo y sobre todo la espectacularidad de su toreo, siguen en el recuerdo de los aficionados. Su nombre real era Carlos Moreno, y como tal, debutó en tan difícil como arraigada profesión. Nació en la ciudad de Puebla el 4 de Noviembre de 1931, Se dice, que inició su carrera como Carlos Moreno en las regiones taurinas tanto de Puebla como de Tlaxcala a inicios de la década de los 50s. Su lanzamiento formal fue en Plaza de Toros “El Toreo” de Cuatro Caminos, en Naucalpan, Edo. de Mex, en un festival efectuado el 3 de julio de 1960, causando tal impresión que para el día 17 de ese mismo mes, debutó formalmente como novillero en esa misma plaza cuatrocaminera, en cuya temporada actuaría en dos tardes y debido a la gran expectación causada, pasara a la Plaza México en donde se presentó el 14 de agosto para completar la gesta actuando en cinco actuaciones, ganando La Oreja de Plata de aquella temporada. Continuó presentándose como novillero en diversas plazas hasta tomar la alternativa en Tijuana, B. C., el 14 de junio de 1961 de manos de Jesús Córdoba, siendo testigo Raúl García, con toros de Javier Garfias. En su siguiente actuación en esa misma plaza sufrió un doloroso accidente provocado por la cogida de un toro de Santo Domingo ocasionándole una punzante desviación en la columna vertebral, impidiéndole actuar varios meses. Luego de su recuperación, en 1962 viajó a España en donde actuó en 14 corridas y al año siguiente otras diez, confirmando la alternativa de Matador de Toros en la Plaza de Madrid, durante La Feria de San Isidro, el 12 de mayo de 1963 siendo padrino Pedro Martínez “Pedrés” y de testigo Andrés Vázquez con un toro de don Carlos Núñez. En su estancia de ese año en España, sufrió varias cornadas; el 14 de abril en Málaga por un toro de Samuel Flores, el 9 de junio en Plascencia, por un toro de Manuel Arranz, el 25 de julio en Palma de Mallorca, y finalmente el 12 de agosto en San Sebastián por un toro de la incipiente ganadería de Antonio Ordóñez. Algunas de ellas -cabe aclararlo- fueron cornadas de mucha gravedad,  por lo que llegó a temerse por su vida, para que las consecuencias de alguna de ellas, finalmente le causaría una dolorosa enfermedad que lo llevó a la muerte prematura. De regreso en México, confirmó la alternativa en la Plaza México, el 9 de febrero de 1964, siendo el padrino Alfonso Ramírez “El Calesero” y de testigo Diego Puerta; el toro se llamó “Soldadito” de la ganadería de queretana de Tequisquiapan, en cuya temporada, actuó en 2 ocasiones, la ya referida de la alternativa y una segunda el 1 de marzo de ese mismo año, actuando nuevamente con quien fuera su padrino de confirmación “El Calesero” y Luís Procuna con toros de Rancho Seco. Fue ésta un homenaje al maestro Agustín Lara, quien bajó al ruedo después de efectuado el paseillo, dando una vuelta al ruedo en compañía de los diestros actuantes. “El Imposible”, con problemas de salud, que fueron agravándose a lo largo del tiempo siguió toreando, siendo la última vez que se vistiera de luces, el 12 de octubre de 1964 en la Plaza de Torreón, Coah. en donde sufrió su postrer cornada, inferida por un toro de Peñuelas. Falleció el 28 de diciembre de 1964, en la ciudad de México víctima de cáncer en el hígado, provocado por alguna de las gravísimas cornadas recibidas a lo largo de su vida. El entierro de “El Imposible” fue la manifestación pública de duelo impresionante hacia un torero que dio la vida sin inmutarse, pensando siempre en los posibles avances de su profesión. Ya que nadie podía imaginar que haría unos cuatro años que padeciera tan terrible enfermedad alojado en el hígado y que poco a poco se le fuera trasladando al páncreas, con lo que poco a poco fuera perdiendo los ímpetus físicos de su juventud, que lo llevaban a sufrir graves cornadas y desengaños. Antonio Campos “El Imposible”, pasó de inmediato, con su muerte a formar parte de los llamados toreros heroicos, si así se les pudiera llamar, que padeciendo tan grave enfermedad, nunca se echó para atrás, ni ante los pitones de sus enemigos, ni tampoco ante la mala suerte que pareciera atravesarse en su camino, luchando siempre a brazo partido por convertirse en figura del toreo, lo que una vez conseguido por permanecer en ese sitio. No obstante toda su vida, que ahora podría parecer una sola tragedia, la sobrellevó como un hombre íntegro, de carácter indómito y cuyo profesionalismo ha servido a las siguientes generaciones de toreros como un ejemplo a seguir. 

EDMUNDO GUERRERO PERRUSQUÍA (XXXX - 1964)

Solo para efectos ilustrativos

Jabonero número 12 de Xajay en 1944

Cortesía de don Javier Gonzáles Fisher:

http://laaldeadetauro.blogspot.com/2008_12_01_archive.html

 

El 9 de mayo de 1964 muere asesinado en su propia ganadería de Xajay, don Edmundo Guerrero Perrusquía.

Fuente: Efemérides del 9 de mayo/Don Adiel Armando Bolio

http://suertematador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2955&Itemid=312

 

El prestigiado diario ABC de Sevilla del 22 de mayo de 1964, publicó una nota procedente de México informando del coincidente  “Trágico fin de unos asesinos”, << El asesinato del ganadero mejicano Edmundo Guerrero ha tenido consecuencias funestas para dos de los culpables, muertos igualmente en forma violenta. Juan Abrego Ugalde, detenido en relación con el crimen, apareció ahorcado en su celda, y Alejo Osornio, que era buscado por el mismo delito, fue encontrado muerto a tiros en unos matorrales. Los incidentes se iniciaron por una disputa sobre reparto de tierras entre Guerrero y un grupo de campesinos.-EFE. >> Lo anterior acaeció durante el régimen Gubernativo Estatal de Manuel González Cosío de 1961 al 67.

 

La afamada dehesa de Xajay fue fundada en 1923 por los señores Edmundo y Jorge Guerrero Perrusquía en la Hacienda de Xajay en San Juan del Río, Estado de Querétaro, en México, con sangre de San Nicolás Peralta (reses propiedad de Doña Amada Díaz Quiñones, viuda de don Ignacio de la Torre y Mier, yerno del Presidente de la República, Porfirio Díaz) y dos sementales de Piedras Negras.

 

Fuente: Don Francisco Lazo/ Notas Taurinas del 3 de febrero de 2009

http://www.oem.com.mx/esto/notas/n1031350.htm

 

En 1925 agregaron vacas y sementales de Campos Varela; 22 vacas de José Julián Llaguno, cuatro de San Martín, dos de San Mateo y 50 de Garfias a partir de 1963 al igual que varios sementales de Garfias, San Martín y San Mateo desde ese mismo año. El (16-08-1925) debutó con novillos en la Plaza de Toros de El Toreo de la Condesa, con seis astados para Porfirio Magaña y  José Ortiz, además de dos becerros para Fermín Espinosa (Armillita). Lidió su primera corrida de toros en dicha plaza el (06-01-1935): seis astados para el mano a  mano entre Fermín Espinosa (Armillita) y el diestro español Domingo López Ortega. En 1945 adquirieron 3 sementales del diestro español citado (Parladé). Una muy buena época se vivió en esta casa ganadera con los triunfos cosechados, especialmente por los toros llamados: Luna Roja, Retoño y Escarcha.

 

Fue en 1963 cuando la adquirió don Juan Sordo Madaleno (fallecido en 1985) y a quien, durante algunos años, le dio la mano su hijo mayor don José Juan Sordo Bringas, que falleció en un accidente automovilístico en 1974, por lo que en ausencia de los dos, en 1985 toma las riendas Doña Magdalena Bringas Aguado, juntamente con sus hijos menores, el arquitecto D. Xavier y la señora Magdalena Sordo Madaleno Bringas, quienes la han manejado con acierto hasta la fecha. Queda en claro que desde 1963 la Ganadería de Xajay se cambió a su actual ubicación en el añoso Rancho La Laja ubicado en Tequisquiapan, Estado de Querétaro, en México.

 

Fuentes:

Don Víctor Cano Sordo/http://www.bisabuelos.com/lalaja.html

Don Juan José Zaldívar Ortega/ Toros Notables –Entrega No 44 del 26 de febrero de 2007. / http://www.laplazareal.net/torosnotables45.htm

Don Francisco Lazo/ http://www.oem.com.mx/esto/notas/n313694.htm

 

Don Jorge y Edmundo Guerrero Perrusquía, eran hijos del primer matrimonio de doña Concepción Perrusquía,  quien caso en segundas nupcias con don Julio Herrera, ejecutor testamentario para la venta de los bienes de don Ignacio de la Torre y Mier (Siendo la Revolución de 1910 de un fondo eminentemente agrario y habiendo fallecido Ignacio de la Torre y Mier en 1918 después de haber pasado casi 5 años en prisión por causas políticas, resultaba lógico que su viuda –hostigada por las deudas que heredara del controvertido marido- se deshiciera de la vacada, por lo que el ejecutor testamentario de De la Torre, Julio Herrera, comienza a encontrar interesados en adquirir esos ganados aptos para la lidia, logrando distribuirlos en cuatro grandes fracciones, ubicadas en las ganaderías de La Punta, Xajay, Peñuelas y Jalpa.)

Fuente: Don Javier González Fisher

http://laaldeadetauro.blogspot.com/2008_12_01_archive.html

EARL THODE (1900 - 1964)

Earl Thode

RAA&#39;s First &quot;All-Around Cowboy&quot; 1929

Cortesía del Sitio Web:

 http://ericksonartstudio.com/OurOils.aspx

Afamado e innovador jinete rodeo norteamericano, natural de Belvidere, en Dakota del Sur. Thode creció en un rancho en ese mismo estado y participó en su primer rodeo en  “White River” (Río Blanco) cuando tenía 20 años de edad. Compitió en los rodeos locales los fines de semana durante siete años más;  luego ingresó al circuito profesional como jinete de caballos broncos con silla  y lucha con novillos (steer wrestler). En 1927, ganó su primer título de monta de caballos broncos en silla  en la competición  “The Cheyenne Frontier Days” en Wyoming, y llegó a ganar tres títulos más,  que aún sigue siendo un récord  de este  evento tan prestigioso. Más tarde obtuvo los títulos de monta de broncos en silla en 1929 y 1931. A la edad de 37 años, ganó el campeonato de monta de broncos en el acreditado certamen “The Calgary Stampede”, y luego se retiró. Thode, había nacido un 7 de diciembre de 1900, y vino a morir  ahogado cuando su barco volcó mientras estaba pescando en un lago de Arizona el 18 de mayo de 1964.

Fuente:

http://www.worldofrodeo.com/stories/prcahalloffame.htm#Earl%20Thode

ANTONIO CHANCA BLANCO (PATATO) (1922 - 1964)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del excelso pintor y grabador madrileño
Vicente Arnás Lozano

Refiere el historiador taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) haber leído textualmente en la enciclopedia taurina el “Cossío” (Tomo 5, página 839) que CHANCA BLANCO (Antonio), Patato. Picador de toros, nacido en Fuenteguinaldo (Salamanca) el 9 de febrero de 1922, que durante los últimos años de su vida residió en Ciudad Rodrigo, en la provincia natal. Durante la temporada de 1959 figuró en la cuadrilla de Miguel Mateo (Miguelín) y como consecuencia de ciertos incidentes que provocaron la suspensión de la corrida que debiera haberse celebrado en Albacete, el 11 de septiembre, fue sancionado por la Dirección General de Seguridad con una multa de 25,000 pesetas y la prohibición de sus actividades en todo el territorio nacional durante el plazo de un mes. La campaña de 1963 la realizó a las órdenes de Pedro Martínez (Pedrés) para pasar en 1964 a la plantilla de Alfonso Vázquez (Vázquez II). El día 19 de julio de tal año actuó en Figueras (Gerona) y al regresar con varios compañeros en un taxi  se produjo una violenta colisión contra un camión en las proximidades de Fraga (Huesca), sobre las cuatro de la madrugada del día siguiente, resultando heridos varios de los ocupantes del turismo y de extrema gravedad este “Patato” que fallecería en una ambulancia antes de su llegada al Sanatorio de Toreros de Madrid.

VICENTE JULIÁN ESCRIBANO (1941 - 1964)

“El Viti”
Carboncillo y lápiz de color del afamado pintor taurino
José Cros Estrems

Refiere don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), historiógrafo propietario del concurrido sitio en la Internet, “Toreros Mexicanos”, que ha leído textualmente en el “Cossío” (Tomo 5, página 884) que: ESCRIBANO JULIAN (Vicente). Matador de novillos en festejos económicos. Murió ahogado el 13 de agosto de 1964, a la edad de veintitrés años, cuando se bañaba en el pantano de Alarcón (Cuenca), España.

JUAN ORDÓÑEZ ARAUJO "JUAN DE LA PALMA" (1930 - 1965)

Cortesía de http://anna-sebas.org/genealogia/paf_09/images/197c00.jpg

Novillero y rehiletero español, hijo del afamado matador español Cayetano Ordóñez y Aguilera, "Niño de la Palma", y hermano de los también toreros Cayetano, Antonio (que tocó la gloria con su arte, maravillando al mundo), José y Alfonso; fue otra de las figuras de esta ilustre estirpe de toreros.

Juan, nació en Sevilla el 24 de febrero de 1930. Tres muchachos aspiraban a salir catapultados de la plaza madrileña de Las Ventas el 30 de mayo de 1948: Morenito de Talavera "Chico", Rafael Yagüe, y "Juan de la Palma"; estos se enfrentaron a reses de la ganadería de Marcial Domínguez de Sevilla. El hijo de Cayetano el grande cumple, pero sabe que para triunfar hay que dar más de sí, y en sopesando su nivel por si mismo, decide pasarse al honorable gremio de los rehileteros. El 24 de enero de 1965 se quita la vida por propia mano en su domicilio, después de haber ingerido una gran cantidad de barbitúricos.
Entre 1960 al 65, año de su muerte, estuvo casado con la exitosa artista sevillana Francisca Rico Martínez, "Paquita Rico", uno de los rostros más bellos que ha dado el cine y la copla andaluza.

Refieren algunos medios españoles, que Juan Ordóñez, abrumado por su fracaso como torero, y escaso de ajustes como rehiletero, vivió a últimas fechas a expensas de su mujer, cosa que resultó demasiado humillante para Juan, quien se suicidó.


Uno de los pocos documentos gráfico de Paquita Rico y su primer marido, el torero Juan Ordoñez
http://vuestraradio.foroactivo.com/t24895p180-los-grandes-de-la-copla-historia-de-la-cancion-espanola

Citan en el Blog en Internet: "A Los Toros" (Todo sobre el mundo de los toros), que el 24 de enero de 1965 Juan Ordóñez Araujo falleció a consecuencia de una excesiva ingestión de barbitúricos. Conocido en el medio taurino como "Juan de la Palma" contaba treinta y cinco años de edad y estaba casado con la famosa actriz y cantante Paquita Rico. Desde mucho antes de la hora señalada para el sepelio se había concentrado frente a su casa, en las proximidades del Estadio Bernabéu, gran cantidad de amigos, artistas y toreros. El féretro fue sacado de la casa mortuoria a hombros de Antonio, Pepe y Cayetano Ordóñez, hermanos del finado, y de Julio Aparicio y Juan González "El Trianero". El cortejo fúnebre se dirigió al cementerio de la Almudena donde recibió sepultura Juan de la Palma.
Fuente:
http://alostoros.blogspot.mx/2013/01/

También se sabe que tras su fracaso como novillero, trabajó como banderillero en la cuadrilla de su hermano y grande figura del toreo Antonio Ordoñez, de quien también fue su administrador y secretario, pero seguramente no dejaba de sentirse deprimido por sus exiguos alcances personales en el toreo y que sin duda hubiera querido se asemejaran a los éxitos de su hermosísima mujer y grande actriz y cantante "Paquita Rico", mismo incubo de morbo negro que creció en su cerebro y le llevó al suicidio, no sin antes dejarle una carta póstuma a su esposa, que se sabe la conservó, bañada en lágrimas, hasta su muerte. "Paquita Rico" contrajo segundas nupcias el 26 de agosto de 1968  con Don Guillermo Arsenio Arocha Fernández, quien falleció el 20 de septiembre de 2002. Era tía en segundo grado de la fenecida actriz Soledad Miranda. Paquita falleció el domingo 9 de julio de 2017 a los 87 años de edad en el hospital Infanta Luisa debido a complicaciones derivadas de su avanzada edad. No tuvo descendencia.
Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Paquita_Rico
http://www.libertaddigital.com/cultura/cine/2017-07-10/la-tragedia-que-paquita-ricoque-nunca-pudo-olvidar-1276602654/

ANTONIO OSORIO (1946 - 1965)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Venadillo (Tolima) Colombia -Foto cortesía de Iqufab-Panoramio

Novillero colombiano de efímera vida profesional como tal y del que sólo tenemos la referencia de su trágica muerte a los 19 años de edad,  la tarde del 30 de mayo de 1965, en la Plaza de Toros colombiana de Venadillo, por un toro de nombre desconocido, de la ganadería local de La Chamba, que le destrozó la yugular, cuando alternaba con Juan Gómez y Espinoza. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Abundando sobre su tragedia el ilustre historiador español, d. Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el joven diestro colombiano Antonio Osorio halló el fin de su existencia el 30 de mayo de 1965 cuando en Venadillo (Colombia) colocaba un par de  banderillas a un astado de su lote, de la vacada de “La Chamba”. La certera cornada, en el cuello, le seccionó la yugular, con lo que el fallecimiento no se hizo esperar.

 

Por alguna razón que desconozco, en la Revista “La Montera” de don Rafael González Zubieta, citan en el artículo “Mayo un buen mes para morir en los ruedos”  que ANTONIO ÁLVAREZ,  fue un  novillero y rehiletero colombiano muerto al poner un par de banderillas en Venadillo (Colombia) en el transcurso de un festival del mes de mayo; por lo que estimo que debe ser el mismo Antonio Osorio que refieren los historiadores Bonifaz y Zaldívar. 

GABRIEL PINILLA MALAGÓN (1941 - 1965)

Solo para efectos ilustrativos

Pasuncha, Corregimiento del Municipio de Pacho, Departamento de Cundinamarca, Colombia

Cortesía del Cronista  Tito Ortiz

Matador de novillos colombiano, del que tenemos la única referencia de su trágica muerte, la tarde del 20 de junio de 1965, en la plaza de toros colombiana de Pasuncha, infringida por un toro de raza cebú, que le fracturó los huesos parietales, en un festival Cómico taurino, cuando contaba 24 años de edad. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.).

Abundando sobre su trágica singladura taurina, el maestro Juan José Bonifaz Ybarra refiere de este novillero de escasa categoría artística, que " habría de morir el 20 de junio de 1965 al actuar en la llamada parte seria de un espectáculo bufo que se celebró en la localidad de Pasuncha (Colombia). Al trompicarle el novillejo, dio la cabeza del espada contra un poste, fracturándosele un parietal, dejando de existir prácticamente en el acto. "

ERNEST PORTER TUCK " EL RUBIO DE BOSTON " (1932 - 1965)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Prometedor novillero norteamericano nacido el 25 de mayo de 1932, que sufrió una grave cornada en España hacia 1955 y de la cual jamás logró recuperarse, cayendo incluso, por las secuelas dolorosas de la herida, en el consumo de drogas, y  por estas, en una dañosa depresión al postergarse su regreso a los ruedos, por lo que transcurridos 10 años de la cogida, puso fin a su existencia, dándose un balazo en la cabeza en un parque de Nueva York. (Crónica de Mr. Dale Pierce) 

El 16 de diciembre de 1954, en la novillada de "La Peña del 5" en la plaza de toros de Casablanca, se presentó Ernest Porter con picadores alternando con Miguel Campos "el Turia", donde obtuvo un gran triunfo, cortando cuatro orejas y un rabo a reses cornalonas y bravas de Juan Belmonte, y donde se reveló como estoqueador de gran calidad, fácil y seguro, aparte de puro ejecutor de esta suerte. Con el capote toreó con quietud, temple y reposo, en lentas verónicas, haciendo quites emotivos, capote a la espalda. Con la muleta toreó con temple también, al natural en los muletazos en redondo y en los de pecho, teniendo una tarde redonda. (Fuente: Juan Brasa/ http://aulataurinadegranada.blogspot.com) Toya Albert, hija del patrocinador de Porter Tuck, refiere en una página de Internet, que Ernest, toreó tanto en México como en España, y que entiende que el padre de Ernest era una especie de coleccionista de arte, hijo de Ernest Porter Tuck y Laurette (un francés canadiense). Se fue a Europa en la década de 1950, donde terminó su formación como torero con Sidney Franklin. Esto significa que sólo tenía 20 o más en el momento de sus primeras corridas en México. Se mantuvo como novillero, no logrando su doctorado, pese a que fue considerado como prometedor, probablemente debido a la grave cornada que recibió en 1955 en Valencia, que casi lo mata. He oído que a su regreso a los Estados Unidos se casó y tuvo familia. En cuanto a su muerte, fue encontrado muerto a tiros en un parque en Nueva York, en mayo de 1965, con el arma a su lado. Desconoce de donde nace la historia de su muerte en un hotel. Hay un libro, de una imprenta privada, llamado "Un río de Leones", de Patrick Cunningham, que narra la historia velada de Ernest en sus años de formación. Michael Tuck, un pariente lejano, refiere que la familia del torero provenía de Hamilton, Massachussets, justo al norte de Boston, habiendo Ernest toreado exitosamente en México, pero sufriendo dos graves cornadas en España. Cita que los ancestros de Ernest eran una familia prominente en Hamilton en los años 1880 y 1890. Otro informante de nombre, Kathy McGeeney, refiere que conoce a un amigo que trató a Ernest Porter Tuck, a su esposa Margo y a su hija en New York a principios de los 60s. (Fuente: http://genforum.genealogy.com/tuck)

Cortesía del Sitio Web
http://aulataurinadegranada.blogspot.com/2009/08/el-rubio-de-boston.html

WILLIAM E. (BILL) LINDERMAN " THE KING " (1920 - 1965)

“Bill Linderman”

Una cortesía del sitio web:

http://www.rodeocountry.org/bill%20linderman.jpg

Bill Linderman, conocido en su tiempo como “el Rey”,  nació el 13 de abril de 1920 en Bridger, Montana, en los EE.UU.,  fue el primer vaquero en la historia del rodeo profesional en ganar tres campeonatos del mundo en una sola temporada, En su brillante carrera profesional, consiguió siete títulos mundiales en tres diferentes suertes.  Siempre un líder, Linderman con sólo 27 años fue elegido miembro directivo de la Asociación de Vaqueros de Rodeo (RCA, el precursor de la APCR de hoy). En 1951, fue elegido presidente y fue reelegido hasta que se negó a aceptar el nombramiento en 1958. Bill Linderman, desgraciadamente falleció a los 45 años de edad,  en un accidente aéreo en un vuelo comercial acaecido en  Salt Lake City, Utah, el 11 de noviembre de 1965. El honroso “Premio Linderman” fue creado en su memoria,  y es una de las preseas más codiciadas del rodeo profesional (Pro-Rodeo); ésta se otorga cada año, para el vaquero de rodeo que muchos consideran el mejor atleta de todos, en todo. Se le atribuye este profundo y sabio comentario: “El rodeo es el único deporte que no puedes arreglar a tu conveniencia, habrías de hablar primero con toros y caballos,  y no te entenderían”.

Fuentes:

http://www.worldofrodeo.com/stories/prcahalloffame.htm#Bill%20Linderman

http://www.hypokritical.com/inductees/billlinderman.htm

FRANCOIS CANTO (XXXX - 1965)

Solo para efectos ilustrativos
Antigua Tarjeta Postal de Beaucaire - Les Arenes
http://www.cartes-postales-anciennes.com/cpa/cartes.php/30032

La página de Internet de la FFCC (Federación Francesa de la Corrida Camarguesa) consigna en sus archivos de decesos de "raseteurs" que fueron víctimas de cornadas de toros, que el 8 de mayo de 1965, un valiente raseteur, en Beaucaire (comuna francesa situada en el departamento de Gard en la región de Languedoc-Rosellón) de nombre François Canto, fue muerto al desafiar un toro de nombre "Aureillois" de la manada de Chauvet-Chapelle.
Fuente:
http://www.ffcc.info/article743.html

El medio informativo en la Internet: "EXPATICA.COM", publicó el 7 de septiembre de 2006 una descriptiva editorial titulada "Corridas de Toros, no solo para los españoles", donde abordan el tema de las añosas Corridas de Toros de Camargue, deporte practicado sin matar al toro en el sur de Francia, en el que los participantes intentan captar los atributos adjuntos a los cuernos de un toro. Este juego es un deporte muy popular en el Gard, Herault, una gran parte de los Bouches-du-Rhone, y en algunas comunas de la Vaucluse, donde cada año tres torneos captan la atención de los aficionados: El prestigioso "Medallón de Oro de Arles", "La Palma de Oro Beaucaire" y "Los ases del trofeo final" que se celebraran alternativamente en Nimes y Arles. El juego, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, se catalogó oficialmente como deporte en 1975, año en que las normas se estandarizan, se entregan a los jugadores premios, y se les otorga el beneficio de contar con seguro médico y de vida, de manera que se ha convertido en un importante evento en cuatro departamentos que comprenden tales destinos turísticos bien conocidos como son Arles, Nimes, Avignon, Montpellier y Marsella. En la tauromaquia Camarguesa, un equipo de hombres vestidos de blanco, conocido como "raseteurs", corren por la arena tratando, con la ayuda de un pequeño gancho, para arrebatar borlas y cordones de cinta alrededor de los cuernos de su adversario.

Este festejo se realiza en recintos cerrados y en la mayoría de los casos fijos, como las plazas de toros españolas pero que en esta región reciben el nombre de Arenes (arenas). El ruedo cuenta con una forma de elipse y la barrera es baja para facilitar el salto de los razeteurs, en los muros de las gradas barras y peanas ayudan a librarse de las embestidas y posibles saltos del animal. El festejo comienza con el desfile de una banda de música, le siguen un grupo de mujeres ataviadas con el traje típico arlesín y a continuación los representante de cada manade (ganadería) montados a caballo, juntos forma un pasillo por el que atraviesan los razeteurs atraviesan al son de la música de "Carmen" para saludar a los miembros de la presidencia, a este desfile-presentación de le denomina Capelado. Llegados a este punto conviene destacar que existen varias categorías y tipos de corridas: As Elite 1 (algo así como la primera división), Avenir, Etalons, Protection. En estas categorías los animales participantes son toros capones pero también hay otras course en las que toman parte vacas y toros aun sin castrar. Lo mas normal es que cada toro participante, siete en toda la tarde, sea de una ganadería diferente y los toros tienen una preferencia por encima de los razeteurs en la elaboración de los carteles, son animales que gozan de mayor fama que las vacas de nuestra zona y arrastran tras de si años de experiencia en diferentes ruedos. En todos los casos el orden que se sigue en una corrida camarguesa es el mismo: Al primer toque de trompeta se abre la puerta del toril y sale el toro al ruedo. Durante un minuto el animal tiene la oportunidad de desplazarse a sus anchas para reconocer la plaza. Cuando suena el segundo toque, los "razeteurs" comienzan a realizar los razets (recortes) que tienen por objetivo quitarle los atributos sujetos en los cuernos del toro, con la ayuda de un crochet (gancho).
El orden para quitar los atributos es inamovible:
Coupe de la cocarde (corte de la divisa o escarapela): hay que cortar el pequeño trozo de tela rojo sujeto por un hilo y situado en medio de la testuz.
Cocarde (divisa o escarapela): la cinta roja.
Glands (borlas): pequeños pompones de lana blanca sujetos por una goma, cada una en un cuerno.
Frontal: cordel que une los cuernos entre ellos en la parte de la nuca.
Ficelles: son una serie de hilos que rodean los cuernos del toro en su cepa.

El presidente de la corrida va dando los premios a medida que se desarrolla la corrida. Estos son donados tanto por simpatizantes del club taurino organizador como por cualquier otra persona que lo desee. La cuantía de los premios aumenta dependiendo de la categoría e importancia del festejo y también por la dificultad que presenta el toro. En la lidia del animal, que se alarga en un cuarto de hora, los razeteurs cuenta con la ayuda de los torneurs, hombres que colocan al toro en la mejor situación. Al finalizar se realiza un recuento de los atributos quitados y permiten a los razeteurs contabilizar el dinero y los puntos obtenidos. Con esos puntos se realiza una clasificación ya que al igual que los toreros y novilleros, también existe un escalafón de razeteurs. Detrás de una course camarguaise hay mucho trabajo y bien organizado gracias a la Federación Francesa de la Course Camarguaise www.ffcc.info , en su web pueden comprobar con meses de antelación el calendario de festejos con los toros participantes, razeteurs, precio de las entradas e incluso quien será el presidente del festejo. Todo un ejemplo de eficacia.
Fuente:
Víctor Manuel Giménez Remón
http://www.festejospopulares.net/reportajes/2007/la_camarga/camarga.htm

ARABELLA ÁRBENZ VILANOVA (1941 - 1965)

Fotos de la revista “Life” de la hermosa Arabella Árbenz observando cómo un toro corneaba a Jaime Bravo. La disputa entrambos en Bogotá,  fue porque ella quería que él no fuera torero. Curiosamente, 5 años después de su infortunado suicidio, a Jaime Bravo lo mató el toro negro de la carretera. De haber sabido el matador que Arabella era pitonisa, se hubieran salvado dos vidas.

Delgada, pálida y hermosa, Arabella Árbenz, una naciente actriz en ascenso, se suicidó en un restaurante colombiano en presencia de su novio, el torero mexicano Jaime Bravo. Hija del ex presidente guatemalteco Jacobo Árbenz, con la película “Un alma pura” Arabella sólo dejó el recuerdo en blanco y negro de su bello rostro y su hierática sonrisa en las tomas de Manhattan. Una joven de 24 años, de una belleza singular, se encontraba sentada en un restaurante de Bogotá, un 5 de octubre de 1965. Frente a ella, un apuesto galán de telenovelas y de paso, matador de toros. Desde fuera, se ve que la conversación entre ambos es de un destino fatídico. La reunión aumenta de tonos, y la joven ve hacia abajo. De su bolso saca una pistola, la apunta a su sien y jala el gatillo. Poco tiempo después, el 2 de febrero de 1970, el matador moriría en un accidente automovilístico. Dos días más tarde la prensa colombiana anunciaba el suicidio de la actriz Arabella Árbenz Vilanova (hija de Jacobo Árbenz Guzmán) por una disputa con el torero mexicano Jaime Bravo. Carlos Fuentes, en su etapa de director, relata en Gabo: memorias de la memoria, que “todas las muchachas eran bellas. ¿Quién más que la trágica, frágil orquídea de un invernadero ístmico, Arabella Árbenz?”. Sin duda, una belleza sin límites irradiaba la “rebelde” de la familia. En los sesenta su padre fue invitado a Cuba por Fidel Castro para vivir el exilio, pero Arabella, la mayor de sus hijos, se negó a ir a La Habana. En cambio, decidió quedarse en París estudiando para ser actriz. De su filmografía, solo se encuentra su papel protagónico en “Un alma pura”. Esta cinta pertenece a Los bienamados (1965), un doble relato sobre la imposibilidad de amar en un mundo moderno y repleto de desencanto. La dirección de “Un alma pura” estuvo a cargo de Juan Ibáñez. Y en el guión es de Carlos Fuentes, basado en un cuento propio. Arabella interpreta a dos personajes: Clara y Claudia. La historia trata de cómo Claudia viaja a Suiza a traer el cadáver de su hermano Juan Luis (Enrique Rocha). En su regreso a México, se nos revela que los hermanos tenían una relación incestuosa que conduciría a la muerte de Clara, la prometida de Juan Luis. “Un alma pura” fue la primera película en la que una actriz guatemalteca hizo un desnudo completo.
Fuente:
http://www.elperiodico.com.gt/es/20110406/cultura/193703/

ENRIQUE BARRAGÁN "CAGANCHITO" (XXXX - 1965)

Enrique Barragán "Caganchito" (al centro)
Cortesía del historiador taurino Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2016/08/enrique-barragan-caganchito.html

El 11 de agosto de 2016, recibí una amable carta del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde me allega de su hemeroteca un recorte del mexicano diario "El Informador", de Guadalajara, Jalisco, del martes 10 de agosto de 1965, donde anotan: "Descanse en paz Enrique Barragán".- Desde ayer, en el Cementerio de Mezquitán, descansan los restos del que fuera popular novillero tapatío, Enrique Barragán "Caganchito", quien seguramente decepcionado por su mala fortuna en los ruedos taurinos, optó por quitarse la vida, ingiriendo una fuerte dosis de cianuro en un hotel de esta ciudad (fue en el Hotel Roma de la Calle Juárez de Guadalajara). En el centro de la gráfica aparece el malogrado diestro, en compañía del ex-matador de toros y actual banderillero Carlos Barrón y del ex-novillero Carlos Moreno "Campeche", quienes lo acompañaron en la última actuación que tuvo "Caganchito" en la cercana población de Zalatitán, donde apenas hace un mes escuchó las últimas ovaciones de su vida torera. Entonces, como se puede apreciar en la foto, Enrique estaba feliz, soñando todavía en que su afición y valor lo podrían colocar en la cumbre de tan difícil como arriesgada profesión.

Cita don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador, en su ficha necrológica, que Enrique Barragán "Caganchito", fue un matador de novillos mexicano que nació en Guadalajara, Jalisco. El 1 de noviembre de 1955 actuó en la Plaza de Toros "El Progreso", en la lidia ordinaria del espectáculo "Cuatro Siglos de Toreo en México", alternando con Lucio Ortega, Armando Garrido y Guillermo Serrano con astados de Paco Terán y Río Verde. Se presentó formalmente en la misma plaza el 24 de marzo de 1957. Alternó con Rafael Rodríguez Vela "Lagartijillo" y Raúl Estrada con novillos de la ganadería de Presillas. Se presentó en la Plaza de toros "El Toreo de Cuatro Caminos" el 17 de julio de 1960. Alternó con Alberto Valadez y Antonio Campos "El Imposible" (que debutaba) con novillos de Piedras Negras. En noviembre de 1964 hizo una huelga de hambre buscando otra oportunidad en "El Progreso" y fue incluido en el cartel del día 8 junto a Jorge Riveroll y Ricardo García en la lidia de novillos de la ganadería de Cerralvo. Al torear de rodillas al tercero de la tarde, de nombre "Gitano", recibió dos graves cornadas, una en el muslo derecho y otra en el recto. Reapareció hasta el 27 de junio de 1965 en la Plaza de Toros "La Esperanza" de Zalatitán, Jalisco. Alternó con Pepín Martín López, Ricardo Hernández y Lodegario Mendoza con novillos de Curiel. Probablemente decepcionado de su poca fortuna en los ruedos, se suicidó en un hotel de Guadalajara en agosto del mismo año, -cabe citar, en descargo a este acto incomprensible, que una hermana del novillero se había suicidado años atrás, tragedia que lo abatió grandemente, y que quizás lo predispuso en ánimo a quitarse la vida al no poder manejar sus infortunios o sus crisis de depresión. Solo Dios lo sabe. Que en paz descanse su alma, y se encuentre junto al Señor-.


Cementerio de Mezquitán, en Guadalajara, Jalisco, México.
Avenida Federalismo Norte 977, en la Colonia Mezquitán de Guadalajara.
http://leyendasdejalisco.blogspot.mx/2013/04/panteon-de-mezquitan-y-sus-leyendas.html

Don Leopoldo Barragán Maldonado, Maestro en Ciencias, miembro de la Academia Colimense de Filisofía y Ciencias, A.C., y primo del fallecido, escribió en el "Diario de Colima" una brillante elegía de nombre "Toreo y Suicidio (a la memoria de "Caganchito") que se anexa para su disfrute en esta liga: http://www1.ucol.mx/hemeroteca/pdfs/100705.pdf

RAFAEL ROMERO SÁNCHEZ (1936 - 1965)

Cortesía de
https://www.la-prensa.com.mx/archivos/126249-misteriosa-muerte-en-la-casa-de-ana-luisa-peluffo

El jueves 23 de diciembre de 2016 recibí una amable carta del historiador Rafael Gómez Lozano, quien me allega un recorte del diario en la Red "La Prensa" del 16 de diciembre de 2016, donde publica el editorialista Luis Francisco Macías una investigación hemerográfica en su sección "Archivos Secretos de Policía", sobre la misteriosa muerte en la casa de la artista Ana Luisa Peluffo de un periodista y ex-novillero que se hacía llamar en lo artístico "Rafael Romero Sánchez" cuyo verdadero nombre era Arturo Cal Sánchez.- Hace 51 años, Ana Luisa Peluffo brillaba como toda una estrella del cine, teatro y televisión. Su imagen era apreciada en todos los medios donde se publicitaba su belleza. Sin embargo, en aquella época surgió una noticia que la hizo pasar del mundo de la farándula y glamour a la nota policial.
En LA PRENSA se leía que “Todo un velo de misterio cubrió el deceso del periodista y exnovillero Rafael Romero Sánchez, quien perdió la vida en el interior de la residencia de la actriz Ana Luisa Peluffo, en Cuernavaca. Este hecho tuvo lugar el domingo 27 de junio de 1965”.
La versión de la policía en aquella ciudad hacía aparecer el caso como un crimen.
Jorge Herrera, enviado especial de este diario, redactaba que el periodista fue asesinado en la residencia de la estrella de cine a consecuencia de los golpes que recibió en la cabeza y estómago, según informaron los médicos legistas al concluir la necropsia de ley. Sin embargo, Jorge Luis Navarro, gerente del periódico donde trabajó Rafael Romero Sánchez, afirmó que éste murió a consecuencia de un accidente.

Personas interesadas en ocultar los hechos habían solicitado la dispensa de la autopsia, argumentando que Rafael había perecido ahogado en la alberca de la fastuosa residencia de Ana Luisa Peluffo, agregó un investigador.
El Servicio Secreto de esta capital solicitó oficialmente la colaboración de la Policía Judicial del Distrito, a efecto de realizar varias aprehensiones para esclarecer los hechos. Se supo que en la residencia de la Avenida Palmira, estuvieron el domingo 27 Ana Luisa, sus padres, así como un grupo de norteamericanos, así como los periodistas David Ruiz Cabañas, Jorge Luis Navarro y Cuauhtémoc Muñoz, además del infortunado diarista.
Rafael estaba casado con Gloria Ávila Richardi, hija del extinto general Maximino Ávila Camacho. Estaban separados desde hacía varios meses, según informó la policía. El periodista, cuyo verdadero nombre era Arturo Cal Sánchez, contaba con 29 años al morir. Inició su carrera a la edad de 18 años, después de haber probado suerte como novillero. Era hijo de don Eduardo Cal Camiño y María Sánchez Mier de Cal. LA PRENSA, al entrevistar a varios agentes secretos comisionados en la investigación, fue informada de las “maniobras que se realizaron la misma noche del domingo para que la muerte de Romero Sánchez fuese clasificada como accidental”.


Rafael Romero Sánchez, quien perdió la vida en el interior de la residencia de la actriz Ana Luisa Peluffo, en Cuernavaca.

Ana Luisa Peluffo

La actriz de cine Ana Luisa Peluffo se vio envuelta en un escándalo por la muerte del periodista y ex-novillero Rafael Romero Sánchez, en su residencia de Cuernavaca, misma que se aprecia en la gráfica superior.
ANA LUISA NEGÓ GOLPIZA AL EX-NOVILLERO
David Ruiz Cabañas, compañero de labores de Rafael en una publicación dominical, declaró que alrededor de las 3 de la tarde del domingo 27 de junio llegaron él, Rafael, Jorge Luis Navarro y Cuauhtémoc Muñoz, a la residencia de Ana Luisa Peluffo. Explicó Ruiz Cabañas que la visita a la estrella de cine fue netamente en plan comercial. Manifestó que la mayor parte del tiempo en la residencia de la queretana la pasaron en el jardín, Estuvieron conversando con Ana Luisa, con su padre, Manuel Tránsito Peluffo, y con la señora Ana María Paz de Peluffo -madre de la artista-, así como con otras personas.
Cabañas declaró también que en un momento dado se dio cuenta de que Rafael se apartaba del grupo e iba hacia uno de los extremos de la residencia, precisamente hacia el sitio donde estaba la alberca.
Nadie le dio importancia a tal suceso, pero dijo Cabañas que él vio cuando Romero Sánchez se arrojaba al agua.
Después manifestó que en virtud de que no volvieron a ver a Romero Sánchez empezaron a buscarlo, dirigiéndose hacia la alberca y lo rescataron, aplicándole respiración artificial y que para ello también llamaron al doctor Francisco Vázquez, quien les indicó que deberían llevarlo a la Cruz Roja.

Cuando los médicos de esa institución examinaron a Romero Sánchez, hicieron notar que cualquier esfuerzo era inútil porque el hombre había expirado. La policía local informó que quienes estaban en la residencia de la Peluffo trataron de ocultar los hechos y de evitar que se conociera la verdad. Al jefe del Servicio Secreto, Francisco Galindo, le informaron los médicos legistas que Rafael Romero había fallecido a consecuencia de varios golpes que recibió en el cuerpo y que descartaban la posibilidad de una asfixia por sumersión, ya que era notoria la ausencia de agua en los pulmones.
Entre las lesiones que fueron observadas se contaban: una fractura en la región parietal, además de una herida de seis centímetros de profundidad en la misma región; estallamiento del hígado y de otras vísceras.
Esas lesiones, en concepto de los médicos legistas, fueron causadas con un objeto semejante a una varilla corrugada o bien se las ocasionaron propinándole patadas. Pese al hermetismo de la policía morelense, se logró conocer una de las versiones que tenía sobre los hechos ocurridos en la residencia de Ana Luisa Peluffo.
Conocido por la policía el carácter un tanto irritable de Romero Sánchez, sobre todo cuando se había tomado unas copas, pensaban los investigadores que posiblemente tuvo un altercado con uno o varios de los asistentes a la reunión. Rafael pudo haberse enfrentado a uno o más de aquellos invitados; perdió el combate y al quedar inconsciente, o tal vez muerto, lo arrojaron a la alberca con la idea de que pareciera que se hubiese ahogado.
La misma estrella del cine y sus padres consideraron una infamia de parte de la policía de Cuernavaca, el afirmar que Rafael Romero Sánchez fue golpeado hasta morir cuando estaba de visita en la casa de la artista.
LA PRENSA entrevistó a la familia Peluffo en su domicilio de esta capital, y fue el señor Manuel Tránsito Peluffo quien se encargó de hablar sobre lo ocurrido la tarde del domingo.
Hizo el siguiente relato:
La tarde del domingo se encontraba él, con su esposa Ana María Paz de Peluffo, su hija Ana Luisa, y otras personas
. Después llegaron hasta la residencia Rafael Romero Sánchez, Jorge Luis Navarro, Cuauhtémoc Muñoz y un señor de apellido Ancona. La visita era con el único objeto de saludar a Ana Luisa, ya que era madrina de la publicación donde laboraban los antes citados. Luego notó que Romero Sánchez ya había tomado algunas copas. Después de una hora de estar conversando, Romero Sánchez se apartó del grupo y fue hasta el cuarto de huéspedes; entró al cuarto de baño y de ahí tomó un traje para nadar. Durante unos minutos nadó y se reincorporó al grupo, comentando que “el agua estaba muy calientita”.
El señor Peluffo dijo que vio cuando Rafael volvía a arrojarse al agua y en esa ocasión lo hacía en la parte honda de la alberca. El grupo prosiguió en su plática, pero él, Manuel Tránsito, al voltear hacia la alberca, vio que Rafael apenas si sacaba la cabeza y que parecía no poder nadar. Alcanzó a llegar hasta la mitad de la alberca y ahí volvió a sumergirse. “Me quité la camisa, el pantalón y los zapatos -dijo nuestro entrevistado- y me tiré al agua para ayudar a Rafael. Lo encontré sobre el piso, en la parte más profunda, y lo arrastré unos metros, pero me faltó el aire y tuve que salir sin rescatarlo”.
Luego añadió:
“Cuando salí a la superficie grité para que otros me ayudaran. Fue entonces cuando el señor Jorge Luis Navarro se quitó su saco y se tiró al agua; fue Navarro el que, finalmente, logró sacar a Rafael”.
Acto seguido, prosiguió Peluffo, entre varios empezaron a aplicarle los primeros auxilios.
Mientras tanto, Ana Luisa llamaba desesperada a los bomberos y a la Cruz Roja.
Para esto ya había intervenido un doctor particular y le aplicaron una inyección.
Finalmente fue trasladado a la Cruz Roja.
Navarro acompañó a los ambulantes y regresó a la residencia hasta las 22:00 horas, indicando que Rafael había fallecido.
Dijo que le habían comunicado que murió a consecuencia de una congestión alcohólica. El señor Peluffo afirmó que no hubo ninguna riña en la residencia y que Rafael seguramente sufrió un accidente al estar nadando, por el estado en que se encontraba. Por su parte, Jorge Luis Navarro afirmó que ellos aplicaron los auxilios necesarios a Rafael Romero, sin tener conocimientos médicos, por lo cual pudieron causarle las lesiones de que se habló al realizarle la necropsia.
Navarro aseguró que un médico legista le explicó que cuando un individuo se lanza al agua y además de conmocionarse se golpea, el agua “no se le va a los pulmones, sino al estómago”, y de ahí que se afirmara que Rafael no falleció de asfixia por sumersión, basados los médicos en el hecho de no haber encontrado agua en los pulmones del periodista.


El comunicador y ex-novillero (parado al centro) en una reunión de amigos, poco antes de la tragedia en la residencia de Ana Luisa Peluffo.

Rafael Romero se ahogó accidentalmente, aseguraba y repetía el señor Navarro, cuya afirmación tenía el aval de otro testigo de los hechos, el de Cuauhtémoc Muñoz, también periodista.
Luego Jorge Luis Navarro conoció la versión dada por la policía de Morelos, en el sentido de que al realizar la autopsia en el cuerpo de Rafael se le localizó un desgarre en los intestinos, amén de escoriaciones en todo el cuerpo. Extrañado, dijo al respecto:
“Yo personalmente, y varios de los presentes, sometimos el cuerpo de Rafael a una presión continua en nuestro afán de extraerle el agua que había ingerido. Lo movimos una y otra vez y es posible que se las haya causado contra el suelo”.
Sin embargo, dadas las influencias interpuestas por muchos personajes, así como la veloz huida de quienes estuvieron en la residencia de Ana Luisa Peluffo y el desorden que había en el jardín de esa casa, fueron circunstancias en que la policía morelense fundó sus sospechas de que el periodista Rafael Romero no murió accidentalmente.
Además, declaró el licenciado Benjamín Gaxiola Cota, que los bomberos y el personal de la Cruz Roja fueron llamados hora y media después de que Romero Sánchez había caído a la alberca.
Esa misma noche empezó la movilización para que el suceso no trascendiera a la opinión pública y para que la muerte del periodista y ex-novillero fuera considerada como accidental. Varias personas insistieron en que se dispensara la autopsia, afirmó Gaxiola Cota, quien era uno de los agentes del ministerio público comisionados para realizar la averiguación.
Mientras el doctor Gilbón Maitret examinaba el cuerpo de Romero Sánchez, practicando una segunda necropsia, Gaxiola Cota fue interrogado por los reporteros.
Declaró el funcionario morelense que el asunto “era muy delicado”. Al inquirírsele por qué no se interrogó a los que se encontraban en la residencia, incluyendo a la familia Peluffo, Gaxiola tuvo esta respuesta:
“Después de que murió el periodista, fue un arrancadero de coches. Aquello parecía un rally como si dieran el banderazo de salida. Nadie se quedó, ni los Peluffo. En el jardín había muchas mesas, sillas, botellas y vasos.
La mayor parte de las sillas y mesas estaban derribadas y en completo desorden; muchos vasos estaban rotos y había botellas regadas por todo el jardín”.
Respecto a la intervención de los bomberos y del médico de la Cruz Roja, solicitados por Ana Luisa Peluffo, después de que se habían hecho intentos para salvar a Romero Sánchez, Gaxiola Cota declaró:
“El llamado a la Cruz Roja fue aproximadamente a las nueve de la noche, poco antes se solicitó el servicio de los bomberos. Los hechos habían ocurrido a las 19:30 horas; tardaron mucho tiempo en hacer esos llamados.


Escenificando dramáticamente, el padre de Ana Luisa Peluffo explicaba que la muerte de Rafael
Romero Sánchez se debió a un accidente, ya que el periodista se metió a nadar en estado de ebriedad. La escena fue captada en la Policía Judicial del Distrito.

GRAVES TORPEZAS EN PESQUISAS

Por otra parte, se presentaron ante la dirección de la Policía Judicial del Distrito, específicamente ante el señor Melchor Cárdenas, Manuel Tránsito Peluffo, David Ruiz Cabañas y Cuauhtémoc Muñoz.
Peluffo ratificó todo lo declarado a LA PRENSA, en el sentido de que la muerte de Rafael fue accidental y que él, Manuel Tránsito, fue quien primero se dio cuenta de que el periodista no salía a flote en la alberca.
Con muchos movimientos, para hacer su declaración más gráfica que oral, hablando reiteradamente de que no hubo riña alguna en la residencia de Ana Luisa, Tránsito Peluffo manifestó que Rafael Romero estaba ebrio y empezó a nadar; luego hizo bromas y finalmente se arrojó con fuerza a la alberca. Dijo que “no hay nada que ocultar”.
El doctor Gilbón Maitret, por su parte, indicó que “sabemos que se cayó y que se golpeó. No podemos decir si fue voluntariamente o no; me inclino a creer en lo accidental por las versiones que hay”.
Lo que precisó Gilbón Maitret fue que no hubo estallamiento de vísceras y que las escoriaciones observadas probablemente fueron producto de la misma caída dentro de la alberca o en las maniobras realizadas para sacar el cuerpo de ese lugar. En nueva entrevista manifestó:
“Si esto fue accidental, sólo puede ser que se haya caído o que alguien, jugando, sin querer causarle mal alguno o la muerte, lo haya aventado a la alberca. Respecto a que haya intención delictiva, no hay nada ostensible”.
Expresó Gilbón Maitret que lo importante en el caso era investigar si “se echó al agua o lo echaron; si fue golpeado antes de entrar al agua y saber la magnitud de ese golpe, pues pudo haber sufrido nada más una conmoción o bien pudo ser mortal”.
Opinó que la fractura en la cabeza se la pudo causar al golpearse contra una parte plana y ésta pudo ser el piso de la alberca.
Dijo el criminalista que “aun golpeándose una persona al caer a una alberca, le entra agua a los pulmones; si únicamente le entró agua al estómago, entonces no murió ahogado”. Luego señaló que si a Rafael lo hubiesen arrojado a la alberca cuando ya hubiese fallecido, “no se habrían encontrado escoriaciones”.
Añadió que se pudo producir un paro respiratorio tras recibir el golpe; permaneció en estado de inconsciencia y aunque ya no respiraba, el corazón seguía trabajando.
Mientras tanto, el señor Eduardo Cal, padre del infortunado periodista, señaló lo siguiente:
“Yo no puedo asegurar nada. Sólo la justicia divina castigará a quien me quitó a mi hijo; la justicia humana se amolda por el que tiene dinero. Yo no lo tengo ni tengo”. Don Eduardo añadió que después de enterarse de todo, consideró que difícilmente se esclarecerá el caso. “Pero no voy -dijo- a lanzar cargos ni mucho menos voy a poner investigadores, porque no dispongo de dinero para hacerlo”.
El viernes 2 de julio de 1965 el licenciado José Banjamín Gaxiola Cota nos informó que fue cesado de su cargo como agente del ministerio público adscrito a la Jefatura de Policía en Cuernavaca, por haber declarado lo que él consideraba la verdad en relación con la muerte del periodista Rafael Romero Sánchez.
Gaxiola Cota dijo a los reporteros que sostenía que no se trataba de un accidente sino de un crimen lo ocurrido el domingo 27 de junio de ese año en la residencia de Ana Luisa Peluffo.
Con esto, el caso tomó un sesgo especial. También en Cuernavaca se supo que el doctor Ignacio Petriz Ortiz, jefe de los servicios médicos legales, recibiría el cese fulminante porque dictaminó -después de practicar la primera necropsia- que Romero Sánchez fue asesinado a golpes y no ahogado.
Ana Luisa Peluffo y su familia reiteraban el 2 de julio en la Procuraduría de Justicia que la muerte del periodista fue producto de un accidente. Durante una hora la artista dio explicaciones sobre lo sucedido y reiteró que lamentaba mucho la muerte de Rafael Romero Sánchez, a quien era la segunda ocasión que veía.
Quedó precisado que fue el doctor Francisco Magdaleno Vega quien atendió a Romero Sánchez. Ana Luisa afirmó que personalmente fue a la residencia del médico, a 150 metros de la famosa “casa de los cuatro nueves”, donde el misterio se apoderó de la verdad en este caso trágico ocurrido en 1965.
Fuentes:
Escrito por LA PRENSA
Consulta hemerográfica:
Luis Francisco Macías
https://www.la-prensa.com.mx/archivos/126249-misteriosa-muerte-en-la-casa-de-ana-luisa-peluffo
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

JOSÉ HUANCA (XXXX - 1966)

Solo para efectos ilustrativos

ldquo;Torero”

Obra del pintor español Vicente Maeso

Matador de novillos, nacido en Canas (Cuzco, Perú) del únicamente tenemos la referencia de su trágica muerte, ocurrida en su ciudad natal en febrero de 1966, al ser corneado por la res que lidiaba. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

El maestro,  Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra, “Víctimas de la Fiesta” lo refiere con el nombre de JOSÉ HUANCA,   y anota sobre su vida << en su patria chica, Canas (Perú) encontró su final el diestro José Huanca, como consecuencia de las heridas que recibiera en febrero de 1966. " 

MARIANO GARCÍA PÉREZ " EL GALVEÑO " (1948 - 1966)

Solo para efectos ilustrativos

San Martín de la Vega (Madrid)

Cortesía del Sitio Web: http://www.madridiario.es

Novillero principiante, nacido en Gálvez (Toledo) en 1948, falleció la tarde del 26 de abril de 1966, cuando contaba 18 años de edad. En un festejo celebrado en la Plaza de Toros de San Martín de la Vega (Madrid) el citado día, sufrió tales lesiones en la columna vertebral que le produjeron la muerte casi de forma instantánea. La res criminal era de la ganadería de Ubrigis de Cortes, que desentonaba por su excesiva edad, peso y trapío para un festejo tan modesto. ¿Por qué no se determinarán responsabilidades en estas situaciones? (Fuente: Crónica del maestro Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Por su parte,  el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este personaje de la fiesta que << todavía estudiaba el catón taurino el toledano, de Gálvez, Mariano García Pérez (el Galveño) cuando fue contratado para torear el 26 de abril de 1966 en la población madrileña de San Martín de la Vega, donde un viejo toraco de la ganadería de Ubrigia de Cortés, impropio de un festejo económico sin picadores, le produjo tan serias lesiones en la columna vertebral, que el deceso no tardó en producirse. "

CARLOS RUIZ CAMINO " CARLOS ARRUZA " (1920 - 1966)

“Carlos Arruza” o “El Ciclón Mexicano”, fue un afamado matador y rejoneador mexicano nacido el 17 de febrero de 1920 en México D.F., era hijo de padres españoles y sobrino del poeta León Felipe.  Debuta ante el público el 28 de noviembre de 1934, en la plaza mexicana de Vista Alegre. Toma su alternativa el  1 de diciembre de 1940, en la plaza  El Toreo de México D.F., de manos de Fermín Espinosa Saucedo “Armilita Chico” que le cedió la muerte de "Oncito" el cual le hirió al entrar a matar.  En la temporada de 1944  visita la península Ibérica, toreando 4 corridas en Portugal. Confirma su alternativa en Madrid en 1944, apadrinado por Antonio Mejías Jiménez (Antonio Bienvenida) con "Morenito de Talavera" como testigo, obteniendo un éxito extraordinario. En la temporada de 1945 suma 108 corridas.  Desde que Carlos Arruza recibió la alternativa en 1940, inició una carrera de éxitos sin precedente al lado de los más grandes toreros mexicanos de la época de oro: Armillita, Silverio, Garza, Solórzano y El Soldado. Dotado de excelentes cualidades físicas, vistoso en todas sus acciones y muy especialmente en la suerte de banderillas, se trató de enfrentarlo a Manolete, pero la diferencia de temperamento y calidad de ambos diestros impidió que cuajara el mano a mano. Junto a Manolete, fue considerado uno de los mejores matadores de toros del inicio de la década de 1940. Actuó en dos películas mexicanas acerca de los toros, y participó en 1960 en la película de John Wayne,El Álamo. Su vida se plasmó en un documental de 1971 dirigido por Budd Boetticher. Hacia febrero de 1948 anuncia su retirada como matador de toros, sin embargo regresa para la temporada de 1951, sumando 21 corridas. Se retira definitivamente de los ruedos en Ciudad Juárez Chihuahua, México, alternando con Juan Silveti, pero después reaparece como rejoneador en la plaza de Nogales Sonora México, el 16 de septiembre de 1956 para actuar como rejoneador en una breve etapa de su vida haciéndolo con éxito. Falleció en México el 20 de mayo de 1966 en un accidente automovilístico, en la carretera de Toluca hacia la ciudad de México.

VIDEOTECA:
http://www.youtube.com/watch?v=_jZ6Ns9jSlY&NR=1
http://www.youtube.com/watch?v=YSb616kRfHI&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=vCx0fQ9ZaRA&feature=related

El docto historiador taurino "Don Víctor", que ampara el Blog taurino en la Internet: "A los Toros", comenta de su tragedia que: El 20 de mayo de 1966, pierde la vida en un accidente de tráfico el diestro Carlos Arruza, uno de los más brillantes toreros mejicanos, cuando en coche se dirigía a la ciudad de Méjico, por la carretera de Toluca, a unos 75 kilómetros de dicha capital, contaba cuarenta y seis años. El trágico suceso acaeció a las 15:45, hora local, y se debió a la lluvia y a la velocidad. Venía de su finca "Dolores", situada en el kilómetro 73 de la carretera de Méjico a Toluca, la furgoneta en que viajaba derrapó y dio una vuelta de campana estrellándose contra un camión, iba acompañado de su mozo de espadas, José Rosales Aragón "La Rana", que es quien conducía. Una ambulancia de la Cruz Roja lo recogió para trasladarle a un centro sanitario, falleció cinco minutos después. Una vez en la capital mejicana su cuerpo quedó instalado en la misma sala donde su hermano Manolo murió hacía veinticinco años. El escultor Humberto Pedraza sacó una mascarilla de su rostro.


Dos amigos, dos destinos trágicos.
Manolete y Carlos Arruza sonrientes.
Foto cortesía de Víctor José López "El Vito"

Refiere el conocido historiador Víctor José López "El Vito", que esta figura mexicana - que había nacido el 17 de febrero de 1920 en la capital de México-, murió con 46 años. El toro de la carretera le jugó una mala pasada. Conducía su mozo de espadas, Jorge Rosales Aragón, "La Rana". El tiempo lluvioso que empezó a reinar desde mediodía hizo que la carretera se encontrara resbaladiza. Cuando volvían de su finca "Dolores", al salir de una curva, a 18 kilómetros de Toluca, el mozo de espadas no pudo controlar el vehículo, derrapó, se estrelló contra un camión, rebotó contra la cuneta y allí, moribundo, quedó el cuerpo del torero. La noticia corrió como reguero de pólvora en la ciudad. Su viuda, doña María del Carmen Vázquez, sufrió un desmayo al ver inerme al que fuera compañero de su vida. Unas manos piadosas pusieron sobre su cuello un crucifijo en madera negra.
Fuente:
https://vjlopez2014.wordpress.com/

Refiere el conocido historiador Víctor José López "El Vito", que esta figura mexicana - que había nacido el 17 de febrero de 1920 en la capital de México-, murió con 46 años. El toro de la carretera le jugó una mala pasada. Conducía su mozo de espadas, Jorge Rosales Aragón, "La Rana". El tiempo lluvioso que empezó a reinar desde mediodía hizo que la carretera se encontrara resbaladiza. Cuando volvían de su finca "Dolores", al salir de una curva, a 18 kilómetros de Toluca, el mozo de espadas no pudo controlar el vehículo, derrapó, se estrelló contra un camión, rebotó contra la cuneta y allí, moribundo, quedó el cuerpo del torero. La noticia corrió como reguero de pólvora en la ciudad. Su viuda, doña María del Carmen Vázquez, sufrió un desmayo al ver inerme al que fuera compañero de su vida. Unas manos piadosas pusieron sobre su cuello un crucifijo en madera negra.
Fuente:
https://vjlopez2014.wordpress.com/

GENARO BARRERA ELBAL (1914 - 1966)

Solo para efectos ilustrativos

Fotografía del hermano del fallecido y matador de alternativa

Pedro Barrera Elbar (1912-1977)

Cortesía del Sitio Web: http://www.regmurcia.com

Rehiletero originario de Caravaca era hermano del famoso matador Pedro Barrera. Murió en Pastrana (Guadalajara), por una cogida de toro, siendo subalterno de Bartolomé Sánchez Coloma << SIMÓN " (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo- Apartado de Banderilleros”.)

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el mozo de estoques Genaro Barrera Elbar, hermano del que fuera espada de alternativa Pedro, fallecería en Madrid el 18 de julio de 1966 por las heridas que le produjo un novillo de Escolar en Pastrana (Guadalajara) en la misma fecha.

Refiere P. Barrera de la prestigiada página taurina en la Internet "Opinión y Toros" en una brillante editorial de su autoría titulada "A los mozos de espadas también puede matarlos el toro", que El 18 de julio de 1966 en Pastrana (Guadalajara), Genaro Barrera fue herido mortalmente por un novillo, bizco, de pelo cárdeno del hierro de José Escolar. La falta de enfermería y negligencia del conserje del Sanatorio de Toreros dieron lugar al fatal desenlace. Genaro Barrera es uno de los tres mozos de espadas muertos por asta de toro de los 200 últimos años documentados. Uno en la plaza de toros en Zaragoza en 1917 y otro en Perú en 1995. El fatídico 18 de julio de 1966. Genaro fue con su hijo Pedro y un sobrino, ambos de 15 años, a Pastrana (Guadalajara), a una novillada de José Escolar, en la que actuaban Salvador Ruiz Caro y Bartolomé Sánchez "Sánchez Coloma". El empresario, Ramón Elbal, le pidió que le ayudase a controlar las entradas, debido a la gran cantidad de público asistente. Finalizado su cometido el empresario lo ubicó en un burladero. El segundo novillo salió suelto del tercio de varas, pasó por el burladero sin mirar, con la mala fortuna que el novillo se volvió y empitonó al antiguo mozo de espadas contra el muro. La plaza no tenía enfermería, el herido fue trasladado a una casa de enfrente, donde los doctores Toledano y Cortijo le atendieron con los pocos medios que tenían. Un joven llamado Juan Martínez, en su Renault, lo llevó a Madrid con su hijo y sobrino. Genaro consciente de su gravedad dijo "Me ha matao". Y tuvo fuerzas para indicar la dirección del Sanatorio de Toreros. "A la calle Bocangel". Fueron sus últimas palabras. A la puerta del sanatorio "Salio un señor con bata blanca que les denegó el paso, alegando que no era torero profesional". Los enviaron al centro quirúrgico de la calle Montesa, especializado en accidentes de circulación. El cirujano que le atendió dijo que no tenía experiencia en este tipo de heridas. Allí ingresó con un parte medico que reflejaba:"Herida por asta de toro de 10 centímetros en la fosa Iliaca izquierda, penetrando en la cavidad abdominal con rotura del meso y hematoma peritoneal. De pronostico muy grave".Su estado no mejoró, falleciendo a las 02.00 horas. Según refleja un artículo del 21 de julio en el diario "El Alcázar".En un principio a la herida no se le dio importancia porque era del tamaño de un ojal. Sí Ramón Elbal hubiese ido con ellos al sanatorio habría informado que el herido tenía carné profesional actualizado de mozo de espadas, lo que ignoraba su hijo, y que además era muy amigo del doctor Jiménez Guinea, desde siempre, por sus largas estancias en el sanatorio, debido a las cogidas de su hermano Pedro. Su muerte fue un duro golpe para el matador de toros que se encontraba en su finca El Pinar en Caravaca (Murcia). Al llegar a Madrid comentó: "Tiene que ser el destino porque con el miedo que le tenía a los toros, uno lo ha matado, cuando lo normal es que hubiera sido a mí". La muerte de Genaro Barrera corrió como la pólvora. A pesar de la fecha acudieron al sepelio matadores de toros, ganaderos, empresarios y gran numero de amigos. El 27 de julio de 1966 en el diario "El Alcázar" salio una nota del Montepío de Toreros donde justificaban su actuación, acogiéndose al artículo 63. "El Sanatorio de Toreros no es una clínica de urgencias", firmado por el secretario Antonio Soto. La redacción del periódico insertó una nota de prensa que establecía; "Lo primero deben ser los intereses humanos y luego lo demás". Pedro no quiso demandar al Sanatorio de Toreros por "Omisión del deber de Socorro", pues ya a Genaro nadie le podía devolver la vida. En esta época la prensa hablada y escrita tendría tema para una larga temporada.

A la izquierda de Pedro Barrera, Genaro, a la derecha el banderillero José Mª Fuentes

Cortesía del Sitio Web:

http://www.opinionytoros.com/tribuna.php?Id=917&PHPSESSID=3d9064a5d6c54ac08ce1c174078cae78

ANTONIO RIZO PASTOR (1928 - 1966)

Revista El Ruedo
No 1158/30 de agosto de 1966
Fotos de Cuevas
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Matador de novillos y banderillero  oriundo del Barrio del Puente de Vallecas (Madrid), de 38 años de edad, que el 23 de agosto de 1966, fue cogido por el toro “Bolero”, (número 176, berrendo en cárdeno, de hermosa lámina de don Álvaro Domecq), en Bilbao, resultando muerto,  pues una cornada en el pecho le interesó el corazón. “Bolero” tomó esa tarde nublada, 3 varas con codicia de los picadores. Tocan a banderillas y uno de los rehileteros de “El Monaguillo”, llamado Antonio Rizo Pastor, prende un par, saliendo del encuentro presuroso en busca de las tablas, pero al ir a ganar el estribo se cae. Pretende incorporarse pero el toro estaba cercano, y al verlo moverse, se precipita sobre él con fiereza y lo cornea en forma por demás certera, en el corazón. Antonio medio se endereza al sentir la muerte, pero cae desfallecido en brazos de sus compañeros, quienes lo socorren con premura y en cosa de minutos ingresa en la enfermería en los últimos estertores. Nadie pudo salvarle, pues el parte médico no dejaba esperanza: Herida de asta de toro, que penetrando en el tórax a nivel de la línea mamilar del quinto espacio intercostal derecho, que desgarra la auricular y el ventrículo derecho, en cuyo interior se encuentra un fragmento óseo. Mortal de necesidad. “El Cordobés”, Paco Camino y “El Monaguillo”, oraron ante su cadáver. También acudió a la enfermería de la plaza,  don Álvaro Domecq y su hijo Álvaro, pues se lidiaban sus reses. Después en el ruedo rezaron los acongojados toreros y sus cuadrillas, un padre nuestro,  por el descanso del cumplido peón, en medio de un impresionante silencio de la concurrencia en los tendidos.

A los 14 años Antonio debutó en los ruedos. Al principio, en plazas de pueblos pequeños; más tarde ya con picadores, en tierras de Guadalajara. El servicio militar interrumpió lo que prometía ser una brillante carrera como matador. Su presentación en Madrid, con escaso éxito, la efectuó en Vista Alegre, y justamente en otra Vista Alegre, la de Bilbao, ha terminado con su carrera taurina. Como matador toreó unas 60 novilladas. Luego se sintió ya viejo para seguir en ese camino, y pasó, llevado por su afición, a subalterno. Durante 12 años Antonio Rizo actuó sucesivamente como banderillero de José Luis Serrano, Paquito Rodrigo, Antonio García “Currito”, Manolo Blázquez y “El Monaguillo”, con el que comenzó a actuar ya en la temporada pasada. En 1948 en Almagro, toreando con Antonio Velázquez, sufrió una cogida de toro que le produjo una fractura de la columna vertebral por lo que anduvo escayolado varios meses. (Fuente: Diario ABC de Sevilla)


Revista El Ruedo
No 1158/30 de agosto de 1966
Fotos de Cuevas
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

El maestro, Juan José Zaldívar Ortega, refiere sobre este lidiador, que <<Antonio Rizos Pastor, matador de novillos, nacido en 1928, falleció en 1966, cuando contaba 38 años de edad. Don Álvaro Domecq Díez, desde su dehesa jerezana de Los Alburejos, envió a la Plaza de Toros de Bilbao una corrida de toros, de la divisa de Torrestrella, que fue lidiada la tarde del 23 de agosto de 1966 y uno de los astados que atendía por el nombre de “Bolero”, de pelaje negro y marcado con el nº 176, corneó mortalmente al banderillero Antonio Rizos. El fallecimiento del subalterno se produjo en el acto, pues la cornada interesó el corazón. La tarde del 15 de agosto de 1951 actuó Rizos en la Plaza de Toros madrileña de Vista-Alegre (Carabanchel Bajo), en una novillada-concurso con picadores, alternando con otros cinco aspirantes. Se lidiaron en dicha ocasión novillos de Suárez Ternero y la actuación de Rizos fue bastante aceptable. Después siguió toreando novilladas 15 años más (1952-1966). "

A efecto de aclarar si se apellidaba Rizo o Rizos, el maestro Juan José de Bonifaz Ybarra escribe que," el también antiguo novillero, madrileño, Antonio Rizo Pastor había figurado en cuadrillas notables, como las de Agapito García (Serranito), Manuel Blázquez, Francisco Rodrigo y Andrés Jiménez Torres (el Monaguillo). A las órdenes de este último sale a torear el 23 de agosto de 1966 en la bilbaína plaza de Vista Alegre, donde es herido en el corazón por un toro de la vacada de Torrestrella, la muerte fue inmediata y el festejo se suspendió poco más tarde. "


Revista El Ruedo
No 1158/30 de agosto de 1966
Fotos de Cuevas
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

JOAQUIM JOSÉ CORREIA (1945 - 1966)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

En la plaza de Campo Pequeño, de Lisboa, es derribado de su cabalgadura el 16 de octubre de 1966, la joven promesa del toreo ecuestre Joaquim José Correia, al intervenir en un festejo benéfico. Había tomado la alternativa en el citado coliseo el 18 de abril de la anterior temporada. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”).

El madrileño diario ABC-(Agencia Efe), del martes 18 de octubre de 1966, informa que en Lisboa Portugal, el 16 pasado " El rejoneador Joaquim José Correia ha muerto hoy como consecuencia de las heridas que sufrió en la plaza de toros de Campo Pequeño, de esta capital, informa la agencia "ANI". El caballero portugués formaba parte en un festival a beneficio del Orfanato-Escuela Santa Isabel. El infortunado cayó del caballo y recibió un fuerte golpe con una pata en la cabeza. De la enfermería de la plaza fue trasladado al hospital de San José. Correia tenía veintiún años, que cumplía hoy precisamente. Se daba como cierto en las primeras informaciones que había llegado cadáver al hospital San José, pero hubo un instante en que llegó a ser reanimado por medio de masajes al corazón. Correia actuaba con su compañero José Manuel Lupi, dueño de los toros rejoneados, y en el mismo festival actuaban también los diestros Julio Aparicio, Antonio Borrego "Chamaco", Paco Camino, Paco Palhares y los "forzados" de Montijo, aficionados. -Efe. "

El erudito taurino Juan José Zaldivar Ortega, en su libro "Víctimas del Toreo", Apartado de Picadores, página 51, refiere que: José Joaquín Correia, rejoneador portugués, del que desconocemos la fecha de su nacimiento, que trabajando como tal la tarde del (16-10-1966), en la Plaza de Toros de Campo Pequenho, en Lisboa, en un festival a beneficio del Orfanato-Escuela de Santa Isabel, cayó del caballo y estando ya en suelo el animal le pisó la cabeza, produciéndole tan grave lesión, que falleció antes de llegar al hospital donde fue conducido. Alternaba aquella tarde con Paco Camino y otros diestros de a pie. Desde muy joven practicó el arte de Marialva, habiendo recibido la alternativa en la Plaza de Toros de Lisboa el (16-04-1965), que le fue concedida por José Ataide.

Agrega "D. Víctor", el cronista madrileño contemporáneo, que alegra la Red con su Blog taurino "A los Toros", que se dio la triste circunstancia que ese día el infortunado rejoneador cumplía 21 años de edad, había nacido el 16 de octubre de 1945 en la ciudad portuguesa de Évora. La alternativa la tomó de manos de José de Athayde el 18 de abril de 1965 en la plaza de toros de la capital lisboeta, los toros fueron de la ganadería de Diego Passanha y completaron el cartel los matadores Armando Soares y Manuel Álvarez (El Bala).

JOSÉ LUIS DE LA SIERRA (1941 - 1966)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Armas de Trujillo, Perú

Cortesía del Sitio Web: http://www.fotopaises.com/foto/Peru/Trujillo/13261.html

Refiere el madrileño diario ABC, que el 10 de febrero de 1966 un torero español muere atropellado en Trujillo (Perú). José Luis de la Sierra, de veinticinco años de edad, fue atropellado por una camioneta, muriendo instantáneamente. El vehículo que, atropelló también a un acompañante del torero, hiriendolo levemente, fue a estrellarse a continuación contra un poste eléctrico, sin que haya que lamentar más víctimas. De la Sierra iba a torear al siguiente día en un festival de la feria de la localidad cercana de Paijan. Sus restos fueron trasladados al depósito del Hospital Obrero de Chocope (Efe)

TODD WHATLEY " DADDY " (1920 - 1966)

Todd “Daddy” Whatley

Cortesía de Clifton S. Rogers

Todd “Daddy” Whatley, nacido el 18 de diciembre de 1920, fue uno de los más famosos cowboys del rodeo norteamericano.  Entró en su primer rodeo cuando tenía 17 años y ganó los títulos de monta de toros en las ciudades de Houston y Cheyenne, dos de los rodeos más importantes de la nación, en 1945. Whatley ganó el Primer Rodeo de la Asociación de Cowboys (luego llamado PRCA), y más tarde el “World All Around Title” en 1947. Después obtuvo el titulo “World Champion All Around Cowboy” y el “World Champion Steer Wrestler” en 1947 y el prestigiado  “World Champion Bull Rider” en 1953. Fue director de monta de toros en la Mesa Directiva  de la PRCAs,  de 1952-55 y el Director  de Steer Wrestler  de 1956-57 en esta misma Asociación de Profesionales del Rodeo. Fue incluido en el National Cowboy and Western Heritage Museum en 1955. El 16 de junio de 1966 participó en un rodeo en Hugo, Oklahoma, USA, y fue invitado a un baile por la noche después del evento. Todd Whatley aparentemente se encontraba sentado en su automóvil platicando con la señora Opal M. Kizer (a quien conoció esa noche,  y quien había asistido con su marido al rodeo y al baile), cuando el  marido de ésta,  borracho, los sorprendió e intentó abrir el coche, pero lo tenían cerrado. Luego Ed Kizer se dirigió a su auto, y cogió su arma, regresando al coche de Whatley  e  intentó  nuevamente abrir el auto para sacar a su esposa, pero no pudo, por lo que enfurecido, comenzó a disparar a sus ocupantes. Whatley fue asesinado y la Sra. Kizer herida. Más tarde declaró la Sra. Kizer que el tiroteo fue la tercera vez que su marido había intentado matarla, mientras que la defensa del Sr. Kizer alegó que éste  disparó porque aparentemente Todd estaba maltratando a su esposa). Edward R. Kizer, fue declarado culpable de homicidio en primer grado, y fue sentenciado a cinco años de prisión en la penitenciaría del estado por la muerte de Whatley. Todd se encuentra sepultado en el “Mount Olivet Cemetery”, en el poblado de Hugo, Choctaw County, Oklahoma, USA, famoso por albergar también los restos mortales de otros dos Campeones Mundiales del Rodeo, como lo fueron, Lane Clyde Frost  y su héroe y mentor Warren Granger “Freckles” Brown.

(Fuente: Iola/ http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi?GRid=18807&page=gr)

LUIS RÍOS " EL PINTURERO " (1945 - 1966)

Foto del diestro recogida en el libro «Luis Ríos. El pinturero»

Cortesía del Sitio Web: http://media.lavozdegalicia.es

Refiere el madrileño diario ABC del martes 20 de diciembre de 1966 (Edición Matutina Pág. 101), << que la tarde del domingo 18 de diciembre en Cartagena de Indias, Colombia, falleció el torero español Luis Ríos (el Pinturero) al lanzarse desde una avioneta que volaba a  unos mil metros de altura, para caer en la Plaza de Serrezuela, en la que debía enfrentarse con dos toros. Cayó, sin embargo, desgraciadamente, al mar, a mil metros de distancia de la  playa. Un pescador que se hallaba en la zona en que cayó el torero acudió en su auxilio, pero “el  Pinturero” enredado en el paracaídas, no pudo luchar contra las olas, y murió ahogado. Su cadáver fue rescatado inmediatamente, y trasladado a la ciudad. El diestro iba a ganar por su salto – el segundo que ejecutaba en su vida- y por la corrida, cinco mil pesos, es decir, veinticuatro mil pesetas.- Efe-Upi.

“El Pinturero” era gallego, natural de Lugo, y tenía veintiún años de edad. En 1960 ingresó voluntario en la Escuela de Paracaidistas de Alcantarilla. Últimamente fue instructor civil en Cuatro Vientos. Torero “tremendista”, había intentado en España el salto en paracaídas hasta el coso taurino. El 20 de agosto de 1965 se lanzó desde una avioneta, vestido con el traje de luces, en el intento de caer en el ruedo de la plaza de toros de Getafe. Fracasó en su intento, y cayó en el campo, a dos kilómetros de la Plaza, pero desde allí, ileso, pudo trasladarse hasta el ruedo, y actuar como cuarto novillero de la tarde. No hace mucho tiempo, Luis Ríos había revelado el propósito de efectuar otro lanzamiento en paracaídas desde dos mil metros de altura, a la gran Vía Madrileña. >>   

El 20 de noviembre de 2008 el periodista colombiano Enrique G. Souto pormenorizó en un diario de su país, que las crónicas decían que Luis Ríos (el Pinturero) era el «único torero paracaidista de la historia». Luis Ríos, tenía 24 años cuando el 18 de diciembre de 1966 murió ahogado al caer al mar cuando intentaba llegar a la plaza de Serrezuela, en Colombia. El Pinturero era un gallego de Lugo, donde aún vive su hermano José; desde Barcelona, su hermana María Carmen desarrolla gestiones desde hace largo tiempo para conseguir que se rinda un homenaje en su ciudad natal al torero paracaidista. Los padres de Luis Ríos (José y Filomena) vivían en la casa número 64 de la ronda General Primo de Rivera (hoy ronda de la Muralla, a la altura de la puerta del Carmen). Allí quiere María Carmen colocar una placa en recuerdo de su hermano. Está dispuesta a correr con los gastos. Pero quiere que sea un homenaje en el que se implique la primera institución de la ciudad, el Ayuntamiento y, por tanto, la corporación municipal. Antes intentó, sin éxito, que el Concello dedicase una calle al Pinturero, pero no lo consiguió; por eso ahora trata de que el acto consista en el descubrimiento de una placa. No está María Carmen muy contenta con el gobierno local lucense y con algunos de sus colaboradores, entre los que cita al jefe de gabinete, José Ángel González Corredoira, y a «una secretaria» que la atendió telefónicamente hace un par de días. Por el contrario, ha encontrado, dice, en Xosé Anxo Lage (BNG) un concejal dispuesto a ayudarla; también cita con agradecimiento al popular Enrique Rozas. Al margen del Ayuntamiento, destaca la amabilidad que en su día tuvo con ella el subdelegado del Gobierno, Jesús Otero, y no deja de mencionar, por su voluntad de cooperación, al presidente del Aeroclub, Luis Abelleira, y a un lejano antecesor de éste en el cargo, Pallín.
Fuente:
Don Pedro Tomás Muñoz Saladen

El docto cronista contemporáneo Antonio Román Romero escribe de este infortunado novillero español: LUIS RÍOS (EL PINTURERO).- Luis Ríos "El Pinturero" A partir de los años sesentas, España advierte un incremento en el número de turistas internacionales que se dan a la tarea de “experimentar” y descubrir la cultura local. Parte de esa experiencia turística consiste en ver una novillada o corrida de toros. El número de festejos se incrementa exponencialmente, también surge y florece el caudal taurino que se conoce como el “tremendismo”. Nicho en el que pueden colocarse a figuras como (y principalmente) Manuel Benítez “El Cordobés”, pero también algunos otros toreros que adoptaron nombres tan estrafalarios como “El Satélite”, “El terremoto de Gredos” o “El Bala”. Luis Ríos, Pinturero, se encuentra en ese contexto del toreo de artilugio, ya que el llegar a la plaza en paracaídas lo diferenciaba, aunque eso en nada mejoró su nivel taurino, que siempre fue modesto con mucho.


http://gestauro.blogspot.mx/
El Pinturero” era gallego, natural de Lugo, y tenía veintiún años de edad. En 1960 ingresó voluntario en la Escuela de Paracaidistas de Alcantarilla. Últimamente fue instructor civil en Cuatro Vientos. Torero “tremendista”, había intentado en España el salto en paracaídas hasta el coso taurino. El 20 de agosto de 1965 se lanzó desde una avioneta, vestido con el traje de luces, en el intento de caer en el ruedo de la plaza de toros de Getafe. Fracasó en su intento, y cayó en el campo, a dos kilómetros de la Plaza, pero desde allí, ileso, pudo trasladarse hasta el ruedo, y actuar como cuarto novillero de la tarde. No hace mucho tiempo, Luis Ríos había revelado el propósito de efectuar otro lanzamiento en paracaídas desde dos mil metros de altura, a la gran Vía Madrileña. Se le reconocía como el “pinturero” en el mundo de la tauromaquia, por hacerle homenaje a un pájaro que lleva ese nombre en su natal Galicia.


http://gestauro.blogspot.mx/

El pinturero original es de plumaje llamativo, de colores que contrastan y de brillantez exquisita, y Luis queriendo parecerse aún más al ave, imitaba con su vestido la majestuosidad de él. Perdió la vida el 18 de diciembre de 1966 al tratar de llegar a la plaza de “la Serrezuela”, Cartagena en paracaídas. Desvió el curso y cayó en el mar donde pereció ahogado. El pintor Enrique Grau, recreo su muerte en un cuadro llamado "La muerte de Pinturero".


"La muerte de Pinturero"
Obra de Enrique Grau
http://gestauro.blogspot.mx/

RODOLFO CARMELO AGUAS PINEDA (XXXX - 1966)

Antigua Corraleja en Sincelejo
(Con la catedral San Francisco de Asís de fondo)
Lugar: Parque central (Hoy Parque Santander)

Cortesía del Sitio Web: http://www.skyscrapercity.com

En 1966, en las corralejas de Sincé, Colombia, segunda tarde de toros, muere Rodolfo Carmelo Aguas Pineda al intentar garrochar uno de éstos. Los toros procedían de la ganadería de Don Anastasio Yépez, de Las Palmitas, Sucre, "Región de la Sangre", la Mojana. Hay que anotar que Aguas Pineda era trabajador de los Yépez y fue uno de los vaqueros encargados de trasladar los toros hasta Sincé. (Fuente: Diario El Meridiano de Sucre)

IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS (HIJO) (1917 - 1966)

Juan Belmonte hijo, e Ignacio Sánchez Mejías hijo

Una cortesía del historiador Dale Pierce

http://members.tripod.com/circle_of_sand/who/BelmonteSanchez.jpg

Nace en Sevilla el 9 de octubre de 1917, siendo hijo del famoso y malogrado torero del mismo nombre, pronto se inicia en las artes de la tauromaquia, y hacia la convulsiva temporada de 1936,  forma pareja con Juan Belmonte Campoy, el hijo del inmenso  Juan Belmonte, y con quien  durante la Guerra Civil española, torean juntos,  aunque no en muchas corridas. Recibe su alternativa el 13 de abril de 1941, en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Sevilla, de manos de Pepe Bienvenida como Padrino, llevando de Testigo a  Pascual Márquez, con reses de Francisco Chica. El 22 de mayo de ese mismo año, confirma su alternativa en Madrid, siendo su Padrino el incomparable diestro Marcial Lalanda, con reses de don Alipio Pérez Tabernero. En 1943 se retira de los ruedos para dedicarse al apoderamiento de nuevos toreros. Estando de trabajo en el Perú apoderando a “Antoñete” sufre un infarto en la añosa Plaza de Acho de Lima, atendiéndolo en la propia enfermería, donde por su gravedad lo derivan a otro hospital de la localidad, donde fallece por  infarto al miocardio el 2 de noviembre de 1966.

Fuentes:

http://portaltaurino.com/matadores/schez_mejias2.htm

http://www.aficionperu.com/tauromaquia/cirujia.php?seccion=2&subsecc=34&codnota=115


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2014/02/jose-ignacio-sanchez-mejias-ortegajose.html

Consigna el historiógrafo taurino José Antonio Román Romero, en su Blog en la Red: "De Hombres Toros y Caballos", que José Ignacio Sánchez Mejías Ortega, "José Ignacio Sánchez Mejías", en los ruedos, nació en Sevilla el 09 de Octubre de 1917, hijo del famoso Ignacio Sánchez Mejías y Lola Gómez Ortega, hermana de "los Gallos", su padre quiso que estudiara y se pasó varios años en Suiza, pero la sangre torera pudo más que todo y dos años después de la trágica muerte de su padre, José Ignacio entro de lleno en los ruedos.

Por dos temporadas José Ignacio parecía que llegaría a lo más alto, pero no se sostuvo y después de tomar la alternativa en 1941 en Sevilla, apenas actuó en dos temporadas más, sin mayor éxito, su nombre dejó de figurar en los carteles a partir de 1944, corta carrera que apenas sumó treinta corridas, formó pareja con el hijo de Juan Belmonte, Juanito.


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2014/02/jose-ignacio-sanchez-mejias-ortegajose.html

Incorporado a la casa "Chopera" fue apoderado de varios matadores (Curro Romero, Jaime Ostos, Antoñete, Amador, etc.).Falleció a los 49 años en Lima (Perú) el 02 de Noviembre de 1966 de un infarto de miocardio cuando acompañaba a su poderdado "Antoñete" que toreaba allá.

MANUEL HERNÁNDEZ GARCÍA (1890 - 1966)

Solo para efectos ilustrativos
Desencierro en Ciudad Rodrigo, España
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

El 15 de marzo de 2014 recibí una amable carta del investigador y periodista, Juan Tomás Muñoz Garzón, donde pone en conocimiento en este humilde compendio de tragedias taurinas, la muerte de un anciano en las fiestas de verano de 1966 en Ciudad Rodrigo. Ahí me dice don Juan, que esta mañana ha redactado un artículo inédito que adjunta, sobre la muerte de Manuel Hernández García, de 76 años, natural de Matilla de los Caños del Río y que pereció a resulta de las heridas que le propinó un toro del ganadero Antonio Moreno, escapado del recorrido del desencierro celebrado el 21 de agosto de 1966. En esta suerte de inmerecido privilegio, reproduzco el artículo en comento:

TRÁGICA COGIDA DE UN ANCIANO

Manuel Hernández García (12/08/1890 – 22/08/1966)

Era ajeno a la fiesta. Paseaba, como tantos otros días, en el entorno de la vivienda que habitaba ocasionalmente 21 en la calle de los Caños, el número 18, en donde moraba su hija Felícitas, la primogénita de la familia. Sonaba el Reloj Suelto, la campana municipal, como tantas veces lo hacía durante la fiesta: en el desarrollo de los encierros y desencierros, cuando había un toro suelto por las calles, ya fuera dentro o fuera del recorrido de los festejos taurinos.

___________________________________________
21
Pasaba también temporadas en Ponferrada (León), donde vivía otra de sus hijas.

El día antes de la tragedia, 20 de agosto de 1966, unos “desaprensivos” 22 , que quedaron en el anonimato pese a las investigaciones policiales, habían defenestrado el vallado del encierro existente en las inmediaciones de la plaza de toros portátil Arenas de España, instalada junto al edificio en construcción de la futura Escuela de Artes y Oficios y alquilada por el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo al empresario placentino José Gutiérrez Izquierdo por 130.000 pesetas. Ese portillo sería la espita que, a la postre, originó el trágico percance, la cogida mortal del anciano Manuel Hernández García, natural de Matilla de los Caños del Río, pueblo salmantino de solera ganadera y que también aportaría otra víctima de los toros en el Carnaval de 1986, cuando falleció prácticamente en el acto el joven matillense, arraigado en Eibar, Miguel Ángel Garzón Benito, alcanzado por un toro de Benito Ramajo en el desencierro matinal. Se sabía de la peligrosidad del astado que protagonizó la tragedia, un “animal de poder y bravura extraordinarios”23 procedente de la ganadería de Antonio Moreno, de la finca Palomar, ubicada en las inmediaciones de Ciudad Rodrigo, cerca del agregado de Ivanrey. Por ello, atendiendo a las sugerencias del ganadero, el Ayuntamiento rodericense dispuso que este toro no participase en el encierro, siendo “llevado a la plaza enjaulado por su peligrosidad, en lugar de entrar con los restantes en el encierro de la mañana”, según se explica en el expediente judicial abierto al efecto a instancias de los familiares reclamando una indemnización de 300.000 pesetas por la muerte accidental de Manuel Hernández García. Finalmente, el juez la fijo en 100.000 pesetas. Este toro no participó en la “prueba” de la mañana, aunque saldría como capeón en la capea vespertina para integrar posteriormente, junto a otros astados, el desencierro. El Ayuntamiento no había reparado el portillo. El toro, que iba dejando heridos en el recorrido 24 , enfiló el vano y accedió al glacis de la muralla comprendido entre las

___________________________________________
22 Archivo Histórico Municipal de Ciudad Rodrigo, caja 305, exp. 14. Es el calificativo que se utiliza reiteradamente al referirse a los autores de la tropelía que derivó en un vano abierto en el vallado y que forma parte del expediente judicial de reclamación de indemnización por la muerte del anciano promovido por sus familiares. También, en defensa del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, su letrado, Ramón de Dios, explica que “ocurrió, sin embargo, que alguna o algunas personas, deliberadamente o no, con conciencia de sus actos o sin ella, pero en cualquier caso ajenas a la entidad demandada, rompieron la valla de retén originando con esta acción que el animal se desmanara”.
23 Ibídem.
24 Ibídem. Fueron atendidos en la clínica del doctor Manuel Pérez Fernández, además de Manuel Hernández García, “Querubín Manzano Peláez, nacido en Campillo de Azaba el 10 de marzo de 1916, hijo de Justo y de Nieves, casado, carretero y con domicilio en Primo de Rivera, 27; el cual sufre una herida producida por asta de toro en región inguinal izquierda de 20 cm de extensión por seis de profundidad, con gran hemorragia, y una vez intervenido fue trasladado al Hospital, siendo su pronóstico grave. Pedro Regalado Cuadrado, nacido en Adamuz (Córdoba), hijo de Ildefonso y Francisca, domiciliado en Hospitalet de Llobregat, calle Amapola, 13, y actualmente en esta plaza, calle Mateo H.

puertas del Conde y del Sol. Se arrojó al foso y allí permaneció hasta que decidió ascender por la rampa del puente de la Puerta del Sol y dirigirse, de nuevo, a las inmediaciones de la plaza de toros. En este punto quedó emplazado bastante tiempo, hasta que decidió emprender otros derroteros, cruzando el parque de La Glorieta y callejeando por el Arrabal de San Francisco hasta que encontró en su camino al infortunado Manuel Hernández García, ajeno a todo lo que sucedía 25 . Había transcurrido hora y media desde que el toro se escapó. Pasaban ya las ocho de la tarde. Manuel caminaba, ajeno a cuanto acaecía, hacía la casa que moraba en la calle de los Caños: “Caminaba tranquilamente por una calle que le llevaba hacía la realización de un cometido personal. Para él la algarabía producida por unos toros desmandados no tenían ningún aliciente, ni el menor interés, cuando menos, en esos momentos. No era torero. Por la espalda, alevosamente, un toro de casta le atacó en un fatum emotivo y escalofriante de pura sorpresa. La muerte galopante, con brivaciones [sic] de furia negra, puesta a punto por la enervación de una multitud electrizada, descargó sobre una víctima inociente”, escribía Mariano Ayuso Gil en un artículo publicado en el desaparecido semanario local La Voz de Miróbriga al socaire de la tragedia. Manuel Hernández García, tras la brutal acometida del toro –la cogida se produjo en lo que ahora se conoce como Plaza de los Herradores, el espacio en el que confluyen la Avenida de España y las calles San Fernando y Canal- fue llevado a la clínica del doctor Manuel Pérez Fernández, quien le apreció, según figura en la nota de los heridos atendidos esa tarde, “fracturas múltiples de costillas en hemitórax izquierdo

___________________________________________
Vegas, 24; el cual presentaba una herida de 4 cm en región mitad izquierda, erosiones múltiples y conmoción cerebral, siendo trasladado al Hospital; pronóstico, grave. Celso Sánchez Moro, casado, obrero, nacido en esta ciudad el 30 de enero de 1939, hijo de Segundo y de Mariana, con domicilio en San Cristóbal, 34; el cual presentaba contusiones y erosiones múltiples con conmoción cerebral; estado grave, pasando al Hospital. Felisa Benito Hernández Prieto, soltera, sus labores, nacida en esta plaza el día 21 de marzo de 1947, hija de Antonio y de Dolores, con domicilio en Alameda Vieja, 3; con contusiones y erosiones múltiples, pasando a su domicilio; pronóstico reservado. En la clínica del doctor Pérez Fraile el siguiente: José Velasco Montes, nacido en esta ciudad el 3 de junio de 1942, hijo de Maximino y de Antonia, soltero, hortelano y domiciliado en Huerta de las Viñas. Fractura doble de pierna, grave”.
25Ibídem. “Fuera ya el toro de los alares, se dirigió al glacis del foso, existente entre las Puertas del Conde y del Sol; saltó después a la parte del foso comprendido entre dichas puertas; pasado un rato considerable salió de él por el puente de la Puerta del Sol, bajando a las inmediaciones de la plaza de toros, emplazada en las inmediaciones donde se está celebrando, queremos decir levantando la Escuela de Maestría Industrial; allí estuvo emplazado un lapso considerable de tiempo; y por último atravesó La Glorieta, dirigiéndose por las calles del Arrabal de San Francisco hasta encontrarse en su carrera con el infortunado Manuel Hernández García”.

interno” y “stok [sic] traumático, de pronóstico grave, el cual ha fallecido en las primeras horas de hoy [22 de agosto de 1966] en su domicilio, donde fue trasladado26 ”. El litigio planteado posteriormente por los familiares de Manuel derivó en unas sorprendentes justificaciones en defensa de la responsabilidad del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, unas apreciaciones fuera de lugar que intentaban culpar al anciano de cierta negligencia al no haber tenido en cuenta las advertencias que supone el campaneo del Reloj Suelto, un aviso popular de que hay toros en la calle: “Ocurre, sin embargo, que hay demasiado gente que, bien por la familiaridad que al correr del tiempo adquieren con su tañido, bien por la equivocada creencia de que la tocan con otros fines, o bien por tener excesiva confianza en sus propios medios, hacen caso omiso del mensaje, oyéndolo, al decir popular, como quien oye llover. Don Manuel Hernández García era uno de ellos27 ”. Y no queda ahí la extemporánea defensa del Consistorio para evitar la indemnización: “Cuando el animal llevaba más de una hora escapado por su mismo barrio –expone el letrado del Ayuntamiento mirobrigense- y cuando la señal de alarma era más intensa y penetrante, este pobre anciano de 76 años sale tranquila e irresponsablemente de su casa en un alarde de temeridad poco común, afrontando y aceptando voluntariamente un riesgo que a la misma hora otras personas trataban de eludir”.

___________________________________________
26Ibídem.
27En el parte de heridos del desencierro vespertino, el doctor Pérez Fernández señala los datos de filiación de Manuel Hernández García: “Nacido en Matilla de los Caños el 12 de agosto de 1890, viudo, jubilado, hijo de Lorenzo e Isabel, con domicilio actual en calle de los Caños, 18...” Ibídem.