MUERTE DE "DIOS Y SU CUÑADO" EN FERMOSELLE (XXXX - 1960)

Solo para efectos ilustrativos

Encierros en Fermoselle, Zamora, España

Cortesía de Javier de la Fuente

Muerte de 2 personas en Fermoselle (Zamora, Comarca de Sayago) España, que eran conocidas como “Dios y su cuñado”.  Dios, afirman, era el apellido y encontró la muerte junto a su cuñado. Ocurrió, según los vecinos, en el año 1960. La tragedia acaeció  cuando se hallaban sentados en una de las pilastras utilizadas como asiento. (Fuente: Diario La Opinión de Zamora-Publicación en la Web del domingo 26 de agosto de 2007) 

JOSÉ ALEMÁO (XXXX - 1960)

Fue un afamado forcado originario de la villa portuguesa de Alcochete (perteneciente al distrito de Setúbal, en la región de Lisboa) poseedor de un portentoso físico de atleta. José, que alineó con varios grupos de forcados en esta tierra de famosos pegadores, en el ejercicio de tan riesgosa profesión llegó, por su gran calidad y valor, a pegar toros en Madrid y en Tánger; empero la muerte asechaba a este famoso alcochetano afuera de los redondeles. La tragedia surgió a bordo de un barco anclado en el río Tejo donde trabajaba con dos coterráneos, los cuales no pudieron hacer nada para librarlo de su espantosa muerte.
Fuente:
Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
Revista O Século ilustrado, No: 1162 de 9 de abril de 1960, pag. 31.
Toros por Pepe Luís
http://revistaantigaportuguesa.blogspot.com/search/label/tauromaquia

AGUSTÍN LÓPEZ LEÓN (1935 - 1960)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del pintor mexicano
Francisco Montes Flores (1919-1984)
(Pancho Flores)

El 15 de agosto de 2014, recibí una amable carta del historiógrafo taurino, D. Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog en Internet: "Toreros Mexicanos", donde me allega un recorte de la revista "El ruedo", No. 856, del 17 de noviembre de 1960, donde dan la triste noticia del fallecimiento del novillero Agustín López León.- "En la Isla de San Fernando, y en accidente de circulación, ha muerto el novillero Agustín López León. El infortunado muchacho viajaba en una moto de la Empresa Nacional Bazán por la carretera, cuando fue atropellado por un camión."

Por su parte el afamado diario ABC No 17849, del sábado 12 de noviembre de 1960, Edición de Andalucía, página 24, anota: "Trágico accidente de carretera/ Perdió la vida el novillero de Chiclana Agustín López León"/ Cádiz, 11 de noviembre.- " En la carretera de La Carraca a San Fernando ha ocurrido esta tarde un lamentable suceso que ha costado la vida al novillero de Chiclana de la Frontera Agustín López León, que trabajaba en el taller de calderería de hierro de la Empresa Nacional Bazán. Sobre las seis y media de la tarde salió de la factoría en una motocicleta, y al tratar de pasar a un ómnibus de dicha empresa, tuvo la desgracia de tropezar con el manillar de una bicicleta y caer a la calzada, en el preciso momento en que el camión pasaba, y con las ruedas traseras le aplastó la cabeza, muriendo en el acto. El finado contaba veinticinco años de edad y era muy apreciado en Chiclana y en San Fernando, habiendo toreado en esta última localidad durante tres tardes de la pasada temporada.- Corresponsal"

JOSÉ SABIO GONZÁLEZ " PARRAO II " (XXXX - 1961)

Solo pare efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Alcalá de Henares

Cortesía de Daniel Rodríguez Calvo en el Sitio Web: http://farm4.static.flickr.com

El novillero y después subalterno José Sabio González (Parrao II) murió el 24 de mayo de 1961, como consecuencia de la cogida sufrida el 19 de febrero anterior en Alcalá de Henares. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”)

 

Refiere el historiador taurino, don Juan Moreno Castro, que << José Sabio González (Parrao II) era hermano del matador de toros  Pablo Sabio González (Parrao), que nació en La Carolina, el 14 de enero de 1910, aunque residió en Madrid, donde falleció el 23 de abril de 1988 de una enfermedad pulmonar. Donó sangre para Manolete, con el que le unía amistad. "

El extinto maestro de la crónica taurina, don "José Alameda", lo considera en su obra "Crónica de Sangre" al citar que " Un banderillero conocido con el mote de "Parrao" sufrió mortal cogida el 19 de febrero de 1961, en la plaza de Alcalá de Henares, de un toro homicida de la ganadería de García Sánchez."

VICENTE URRIZOLA ISTÚRIZ (1929 - 1961)

Solo pare efectos ilustrativos

“Luces de Mayo”

Obra del magistral  pintor colombiano Diego Ramos

Corredor de encierros originario de Pamplona, de 32 años de edad , que resultó cogido el 9 de julio de 1961 en los festejos de San Fermín por un toro de la Ganadería de Torrestrella de don Álvaro Domecq Díez. Vicente fue corneado mortalmente en la zona posterior del cuello, en la cuesta de Santo Domingo, a la altura del antiguo Hospital Militar.

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el bravo navarro de 32 años de edad, corredor avezado en los encierros de Pamplona, Vicente Urrizola Istúriz, falleció en el Hospital Provincial de la capital navarra el 10 de julio de 1961, como consecuencia de una cornada en la región cervical que le propinó un toro de la vacada de Álvaro Domecq durante el encierro del día anterior. "

JOSÉ RUIZ MARTÍNEZ (XXXX - 1961)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Hellín (Albacete)  (1862)

Cortesía del Sitio Web: http://juanlopezdocon.blogspot.com 

El 1 de octubre de 1961 fue herido de gravedad el guardia municipal José Ruiz Martínez  en el coso taurino de Hellín, produciéndose la defunción el siguiente 18 de noviembre de 1961 en la citada ciudad manchega. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 199)

 

ERNEST HEMINGWAY (1899 - 1961)

Photo © Bettmann/CORBIS (Ernest Hemingway)

Ernest Miller Hemingway, editorialista y escritor taurino, nace en Oak Park (Illinois USA), el 21 de Julio de 1899. Hijo de un médico de Chicago, quien recibe de su padre una gran afición al campo, a la caza y a la vida al aire libre. Esto, unido a su espíritu aventurero, define su existencia. Comienza como reportero del Kansas City Star y después en el Toronto Star, del que sería corresponsal en Europa. Fue gravemente herido durante la 1a guerra mundial, donde se encontraba como voluntario de la Cruz Roja en el frente italiano. Esta traumática experiencia condicionó su vida, lanzándolo a cometer actos arriesgados o heroicos como exorcismo contra el miedo, y su obra, en la que el valor, a pesar de su inutilidad, es presentado como la única justificación de la existencia del ser humano. En España (1922) asiste a las fiestas de San Fermín en Pamplona, donde las corridas de toros le impresionan de tal manera que su pasión taurina es una constante de toda su vida. Fue corresponsal en España durante la guerra civil (1937-1938), su apoyo y simpatía por la causa republicana le lleva a colaborar en el rodaje de la película “Tierra de España”. Escribe entonces su única obra de teatro “La Quinta Columna”. En la 2da  guerra mundial toma parte en la invasión de Normandía y entra en París con su unidad de partisanos, participa como corresponsal, en la guerra chino-japonesa en 1941, y vive los primeros momentos de la revolución castrista en Cuba. En París entró en contacto con Gertrudis Stein, Ezra Pound, Scott Fitzgerald y otros componentes de la llamada “generación perdida”. Su espíritu libre y su concepción del mundo y de la existencia, basados en la idea de que el hombre debe hacer frente a su destino e incluso ser dueño de él. (“El hombre no está hecho para la derrota –escribía-; un hombre puede ser destruido pero no derrotado”), le llevan a ser consecuente, incluso en el último acto de su vida: aquejado de una dolencia mortal, Ernest Hemingway se suicida con una escopeta de caza el 2 de julio de 1961, en Ketchum, Idaho. La eficacia y expresividad de su estilo sencillo y directo, lleno de imágenes precisas y descripciones de variados ambientes, le hicieron alcanzar gran éxito. Fue galardonado con el premio Pulitzer por su novela El viejo y el mar (1953), y en 1954 le fue concedido el premio Nobel de Literatura. Dio a conocer al mundo entero la ciudad de Pamplona y los sanfermines, cuyos toros “corre” por las calles de la capital navarra. Entre los títulos más relevantes de sus novelas se cuentan: Tres historias y diez poemas (1923), En nuestro tiempo (1924), Los torrentes de primavera, También sale el sol (1926), Hombres sin mujeres, Fiesta brava (1927), Asesinos (llevada a la pantalla con el nombre de Forajidos), Adiós a las armas (1929), novela en cierta medida autobiográfica en la que desarrolla uno de los temas recurrentes: la necesidad de los amantes de tener una “paz separada” del mundo, Muerte en la tarde (1932), ensayo sobre las corridas de toros, Las verdes colinas de África (1935) , Las nieves del Kilimanjaro (1936), Tener y no tener (1937), sobre el contrabando de alcoholes, Los primeros cuarenta y nueve cuentos (1938), Por quién doblan las campanas (1940), su obra de mayor éxito comercial.  A través del río y entre los árboles (1950), ambientada en escenarios de la 2da guerra mundial fue muy censurada por la crítica. En 1953, publica uno de sus más bellos relatos, la novela corta El viejo y el mar. Su última obra El verano sangriento (1960), es una novela que tiene por motivo la rivalidad entre dos toreros. Después de su muerte aparecieron París era una fiesta (1963), recuerdos de su juventud, e Islas a la deriva (1970). En nuestro país Hemingway “ve” los toros como un arte. Vive la guerra civil, va y viene una y otra vez. En el pueblecito malagueño de Churriana, escribe largas temporadas. Parecía un apóstol con su barba blanca. En sus días siguiendo todas las ferias importantes y sus corridas de toros, vio Hemingway muchos toros y muchos toreros. Desde “El Niño de la Palma” a su hijo Antonio. Dijo muy claramente que Antonio Ordóñez era el mejor torero que vieron sus ojos. Y en el mundo de los toros, Hemingway era el mejor novelista.  Casi cincuenta años después de su muerte, Hemingway sigue siendo el autor norteamericano más conocido –y más leído- de la primera mitad del siglo XX. Y como dijera el gran escritor norteamericano: “El gran artista va entonces más allá de lo que ha sido hecho o conocido hasta entonces, y hace su propia obra”. (Fuente: Ing. Francisco Arias Solis)

 

El 2 de julio de 1961, en Ketchum (Idaho, USA) se disparó a sí mismo con una escopeta. Dada la ausencia de una nota de suicidio y el ángulo del disparo, es difícil determinar si realmente su muerte fue suicidio o si fue un accidente. Se presume que una posible causa fue la enfermedad de Alzheimer que se le fuera diagnosticada poco antes, así como también su carácter depresivo.

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ernest_Hemingway)

Los progresivos tormentos mentales de Ernest Hemingway llevaron a suponer que, en el colmo de la angustia (real o imaginaria), se suicidó de un tiro en la boca. Decía que en los últimos años se sentía perseguido por agentes del FBI, a quienes veía en cada esquina, en los cafés y en las plazas de toros. Una vez intentó escapar de un avión en pleno vuelo, acosado por los ojos inquisidores de un supuesto (o real) perseguidor y no fue tarea fácil para pasajeros y tripulantes de la nave el disuadirlo de su paranoia. Años después de la muerte del novelista, se comprobó que en efecto el FBI lo seguía sol y a sombra en todas las latitudes, por su participación al lado de los republicanos en la guerra civil española y sus simpatías por la naciente revolución cubana.
Fuente:
Los escritores del manicomio
José Luis Diaz-Granados Prensa Latina
http://kdito.deviantart.com/journal/Los-escritores-del-manicomio-214170754

CUATRO MUERTOS EN LA PLAZA DE TOROS DE JIMENA (XXXX - 1961)

Foto cortesía de Eugenio Vallecillo http://tiojimenodigital.blogspot.com/2007_06_11_archive.html

El 17 de agosto de 1961 cuatro personas murieron al hundirse la plaza de toros "La Espléndida" de Jimena de la Frontera (Cádiz, España) según informes del Diario de Cádiz. Los hospitales del Campo de Gibraltar se encuentran atestados de heridos a causa del hundimiento de la plaza de toros portátil de Jimena de la Frontera. Lidiaban los novilleros Corbacho y Pacheco. En el tercer toro, por causas desconocidas la plaza se vino abajo arrastrando a las cuatro mil quinientas personas que ocupaban los tendidos. Cuatro personas han resultado muertas y los heridos, algunos de gravedad, pasan de los mil. Las calles de Jimena se llenaron de heridos. En coches particulares, y en cualquier medio de transporte, comenzaron a ser llevados los heridos a los diferentes hospitales de la zona, Algeciras, San Roque y La Línea. Uno de esos heridos, leve, es la hija del primer ministro británico, MacMillan. Desde los pueblos cercanos se enviaron toda clase de auxilios, aunque por el momento siguen evacuándose heridos y se desconocen las cifras exactas de la tragedia.
Fuente:
http://www.arteynobleza.com/web/noticias/132/hoy_hace_50_anos

Tras el anuncio, por parte de la concejalía de festejos, de la puesta en marcha de una corrida de toros en la próxima Feria de Mayo, los jimenatos mas ancianos estarán rememorando lo sucedido aquel 17 de Agosto de 1961 cuando la Plaza Portátil "La Esplendida" ubicada a la entrada del pueblo para los festejos taurinos de aquella Feria de Agosto se cerró en abanico provocando aquel luctuoso accidente que ha perdurado en la memoria histórica local. Por otro lado los más jóvenes se preguntan que fue exactamente lo que pasó en aquella fatídica fecha. TIO JIMENO DIGITAL les ofrece los carteles y la crónica que hiciera, un día después, la prensa de la época. Si pinchan en los dos primeros documentos podrán ampliarlo y leer como se anunciaban dos festejos: Una magnífica novillada con 5 novillos-toros de la ganadería de Goizueta de Los Barrios para un mano a mano entre los entonces novilleros RAFAEL GARCIA PACHECO "As de Espadas" de San Roque y CARLOS CORBACHO "El Ídolo de la Afición" de La Línea. Antes del duelo presentaba un novillo para el rejoneador Madrileño Mariano Cristóbal de Miguel. En el segundo festejo se anunciaba un mano a mano entre los novilleros Francisco García "El Carbonerito" de la Estación de San Roque y José Mateos "Molinilla" que por razones obvias no llegó a celebrarse. Los precios de las entradas oscilaban entre las 20 pesetas para los "Niños y militares sin graduación" en la zona de Sol y las 150 en barrera numerada de Sombra. La organización corría a cargo de la empresa Serrano Bonfligio. Durante el primer momento del festejo, me cuentan que la plaza estaba llena a reventar y que se pudo observar como algunos operarios aún atornillaban los tendidos momentos antes del inicio de este. "Se cerró como un abanico hacía la derecha, solo la zona donde se encontraba el camión que servio de toriles quedó en pié. El palco de presidencia y la zona donde se ubicaban los integrantes de la banda musical fueron los primeros en balancearse y caer al tendido" nos comentan testigos presénciales. Se hundió la plaza portátil y como cuentan las crónicas de la época (que pueden leer pinchando y ampliando la imagen de texto de arriba) hubo seis muertos, entre ellos un niño (me cuentan que se encontraba fuera de la plaza mirando por un agujerillo la corrida). Había alrededor de 4.000 personas en la plaza. 150 heridos, entre ellos una dama inglesa que venía a la corrida desde Gibraltar, "mistress Julian Amery (hija del primer ministro británico y esposa del ministro del Aire de Inglaterra, Mr Amery que se encontraba junto a ella cuando ocurrió la catástrofe".Todo ocurrió durante la lidia del tercer novillo, las crónicas relatan como los peones, viendo lo que sucedía, apuntillaron inmediatamente al toro suelto por el ruedo, aunque me han comentado que este fue rematado por el disparo de un guardia civil presente en la plaza. Las escenas que siguen a este hecho se las pueden imaginar. Algunas de ellas fueron recogidas en fotografías que puedes ver pinchando en esta link:
http://tiojimenodigital.blogspot.com/2007/04/hundimiento-de-la-plaza-toros-portatil_17.html
Fuente:
http://tiojimenodigital.blogspot.com/2007/04/hundimiento-de-la-plaza-toros-portatil_20.html

La Foto-Editorial más completa sobre el tema:
El blog de Ignacio Trillo
TRAGEDIA TAURINA EN JIMENA: EL HUNDIMIENTO DE SU PLAZA DE TOROS.
AGOSTO 1961
http://ignaciotrillo.wordpress.com/2013/02/05/14892/

GEORGES ANDRÉ "EL BRONCO" (XXXX - 1961)

Vista de la ciudad de Casablanca en Marruecos
Cortesía de http://viajesperfectos.com/2014/04/

El 18 de agosto de 2014, recibí una amable carta del historiógrafo taurino D. Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog: Toreros Mexicanos, donde me allega un recorte digitalizado de la revista "El Ruedo", No. 898, del 7 de septiembre de 1961, donde publican en notas de luto, que había muerto Georges André, "El Bronco".- En Casablanca, donde residía, ha fallecido víctima de un accidente de automóvil, el crítico taurino de "Le Petit Marocain" Georges André, que había popularizado los seudónimos de "Le Muscur" y "El Bronco" en las páginas del popular y veterano diario marroquí. "El Bronco" era un aficionado de categoría y con solera, que hacía frecuentes viajes a Francia y España para asistir a las grandes galas de la tauromaquia. Sus crónicas escritas con donaire y gran conocimiento de la fiesta, eran seguidas con mucho interés por los aficionados de todo Marruecos. Estaba considerado como uno de los mejores revisteros taurinos franceses. Había nacido en Montpelier, casi a la vera de España, y de ahí le venía su afición. Hasta 1945 trabajó en varios periódicos franceses, trasladándose en esa fecha a Marruecos, donde en 1951 reanudó sus trabajos periodísticos en "Le Petit Marocain". A sus familiares y amigos de Casablanca enviamos con estas líneas la expresión de nuestra condolencia.

JOSÉ RUEDA (XXXX - 1961)

FOTOGRAFIA DEL TORERO MANOLO VAZQUEZ JUNTO
AL APODERADO JOSE RUEDA Y EL CRITICO JULIO MONTES.
Cortesía de: http://en.todocoleccion.net

El 18 de agosto de 2014, recibí una amable carta del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog taurino "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar la digitalización de unas efemérides de 1961 del autor A.A.M., publicadas en la revista "EL Ruedo", número 911, del 7 de diciembre de 1961, quien refiere.- Marzo 20 de 1961: En un accidente de automóvil sufrido en las proximidades del pueblo de "Los Palacios" (Sevilla), fallece don José Rueda, apoderado del espada Manolo Vázquez, muriendo también el chofer del vehículo, don Eduardo García Vaquero.

ALBERTO VERA LÓPEZ "AREVA" (XXXX - 1961)

Foto de El Ruedo, No. 893, del 3 de agosto de 1961.
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

El 18 de agosto de 2014, recibí una amable carta del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog taurino "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar la digitalización de unas efemérides de 1961 del autor A.A.M., publicadas en la revista "EL Ruedo", número 911, del 7 de diciembre de 1961, quien refiere.- Julio 30 de 1961: Fallece repentinamente en la Plaza de Villena, presenciando la novillada que en ella se celebrara, el prestigiado escritor taurino don Alberto Vera, que firmaba sus escritos con el seudónimo de "Areva". Era colaborador de "El Ruedo" y autor de varios documentadísimos libros sobre ganaderías bravas.


De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

MANUEL CASANOVA CARRERA (XXXX - 1961)

Cortesía de
http://periodicosregalo.blogspot.mx/2013/10/revista-el-ruedo-1944-1977.html

El 18 de agosto de 2014, recibí una amable carta del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog taurino "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar la digitalización de unas efemérides de 1961 del autor A.A.M., publicadas en la revista "EL Ruedo", número 911, del 7 de diciembre de 1961, quien refiere.- Septiembre 29 de 1961: En un accidente de automóvil ocurrido en las cercanías de Almansa, encuentran la muerte el director de "El Ruedo"(de 1947 a 1961), don Manuel Casanova Carrera, y su esposa, doña Marina Gómez Oliveros, resultando gravemente heridos sus hijos Rafael y María. Ilustre escritor y político, el señor Casanova había sido también director de la revista "Marca" y de otras publicaciones, Gobernador civil de Toledo y Jefe del Sindicato Nacional del Espectáculo (tomando parte activa y ejecutiva en las reuniones que trataban los asuntos internos del toreo).

JUAN BELMONTE GARCÍA "EL PASMO DE TRIANA" (1892 - 1962)

Juan Belmonte García (a la derecha) posa junto a su amigo,  José Gómez Ortega “Joselito o Gallito”, en la Plaza de Murcia en mayo de 1920, en la cumbre de “La Época de Oro del Toreo”

Nació en Sevilla, en la calle Ancha de Feria en 1892. Su padre regentaba una humilde quincallería y, por cambiar de suerte, se fue a vivir al barrio de Triana.  Cuando empezó a ser mocito, llegaron los torerillos,  que  no tenían otro norte confeso que restaurar la tauromaquia de Antonio Montes, único matador respetable y al que, naturalmente, ninguno había visto torear. De noche, se iban a las dehesas, apartaban algún novillo y lo toreaban con su chaquetilla a la luz de la luna. Como los mayorales no podían con ellos se hizo cargo la Guardia Civil. Pero estos trianeros imposibles se atrevían hasta con la Benemérita. Nadie creía en él, salvo Calderón, un banderillero del “Espartero”, que fue su padrino en las tertulias sevillanas.


 Tras un disparatado debut en Elvas, pudo, a trancas y barrancas, empezar a torear con nombre propio o prestado, en sustituciones granujientas, cuando por fin se coló en una novillada de la Maestranza, le echaron los dos novillos al corral. Ante el segundo, tras sonar el tercer aviso, tiró la espada, se hincó de rodillas, acercó la cara al testuz de la fiera y se puso a gritarle: " ¡Mátame! ¡Mátame!". El animal, mucho más prudente que el novillero, se volvió a los corrales sin mancharse las astas. Tras un invierno de desolación, trabajando como jornalero pudo volver a empezar desde abajo, en Valencia, y allí, derrochando un valor temerario, hacerse un hueco en la Fiesta. Desde Valencia, su nombre iba asociado al “Hule” y a la “Pálida”, esto es, a las cornadas de apariencia fatal. No era Belmonte un torero tremendista sino, según el público más entendido, simplemente suicida.

Belmonte no admitía derechos de propiedad dentro del ruedo, ni a humanos ni a fieras. Esa fue su revolución. Lo demás fue valor, arte y un magnetismo especial para los públicos. Sólo le faltaba un rival y lo encontró en el torero más perfecto que ha dado hasta hoy la Fiesta: José Gómez “Gallito”, o “Joselito”. La rivalidad entre “Joselito” y Belmonte, que marca “La Edad de Oro del Toreo”, no fue una casualidad. José era una criatura portentosa con la ferocidad de la juventud, el duende de una dinastía, y el dominio de la técnica nunca visto. Era altanero, valeroso, soberbio, apolíneo. Tenía que tropezarse con su envés: el oscuro, el pobre, el enfermo, el que sólo podía poner frente al toro su infinita capacidad de morir. Y ese era Juan. Tan fatal era ese duelo que el primer día en que Belmonte triunfó en Sevilla quisieron sus enloquecidos partidarios hacerle pasar el puente de Triana no en hombros, que era poco para el semidiós, sino en andas, como “El Cachorro” en Semana Santa. Heroicamente resistió un cura el intento de robar las andas, amenazando de excomunión a los sacrílegos y, cuando al fin consiguió su propósito, rezongó: ¡Si por lo menos hubiera sido Joselito!".



Desde 1914 España se divide entre “Gallistas” y “Belmontistas”. Con ambos llega un nuevo concepto de la tauromaquia, la creación de grandes plazas -como la Monumental de Las Ventas, impulsada por Joselito- y el acercamiento de los intelectuales a la Fiesta, mérito de Belmonte, que desde novillero se aficionó al trato de Valle-Inclán, Pérez de Ayala, Romero de Torres y otros artistas taurófilos.  A veces, Belmonte se quedaba a dormir en el estudio de Solana o de Vázquez Díaz, a sus anchas entre libros y cuadros. Y no era una pose. Cuenta Josefina Carabias que Paco Madrid, compañero de las primeras capeas, le aseguró que junto a la espuerta con el utillaje taurino llevaba siempre otra llena de libros: "Un torero más leído y más bañado no lo ha habido ni lo habrá jamás".

Con el dinero y la gloria llegaron los contratos para América, llenos de aventuras increíbles en el México de la revolución o en la Lima encantadora y colonial, que le recordaba a Sevilla,  y en la que encontró esposa, aunque muy flaca para los gustos de entonces. ¿Cogidas? Todas. Pero la peor fue la de Joselito. Habían llegado José y Juan a ser grandes amigos. Del mismo modo que José acabó toreando en los terrenos de Juan, y Juan aprendiendo la técnica de José, aunque con limitaciones físicas, sus dos personalidades se fueron hermanando. Viajaban juntos en el tren y se cambiaban de vagón al llegar a las estaciones, para no defraudar. “Joselito”, que lo tenía todo, era muy desgraciado en amores. Enamorado de una muchacha de la aristocracia andaluza, el padre se negaba a consentir su matrimonio con el torero. José llegó a dar clases para leer mejor y mejorar su letra pero todo era inútil. También estaba harto del público, que se había cansado de verlos triunfar juntos y ganar dinero. El día antes de su muerte, torearon en Madrid y “Gallito” le dijo a Belmonte que debían retirarse, porque así no se podía torear. Juan estaba de acuerdo. Fue una tarde horrible. José canceló la corrida madrileña del día siguiente y se fue a torear a Talavera. Allí le esperaba la muerte.
Belmonte murió con él. Luego se retiró dos veces, rejoneó, tuvo cortijo, ganado y millones. Envejeció lentamente, entre Madrid, Sevilla, y su finca de Utrera. De vez en cuando se le veía en "Los Corales", con sus gafas negras, hablando poco y del tiempo. Tenía en la boca la tristeza de la muerte que fue de otro. Con 70 años, en edad provecta, semi-jorobado, desquijarado pero poseedor de una ganadería, fincas y una fortuna envidiable,  se enamoró sin esperanzas de una rejoneadora colombiana muy joven de nombre Amina Asís, quien no le correspondió en querencia. La tarde del 8 de abril de 1962, salió a pasear a caballo, arreó el ganado, contempló el ocaso, volvió a la casa, subió a su habitación, y se pegó un tiro.

Reposa en paz don Juan Belmonte García, "el Pasmo de Triana", en el célebre cementerio de San Fernando de Sevilla, España, que fue inaugurado en 1852, y que guarda celosamente los restos de los afamados toreros : Manuel García Cuesta "El Espartero" (1865-1894); Joselito "El Gallo", "el Rey de los Toreros" (1895-1920); Francisco Vega de los Reyes "Gitanillo de Triana" (1904-1931); Ignacio Sánchez Mejías (1891-1934); Francisco Rivera "Paquirri" (1948-1984) y Manuel González Cabello (1929-1987). Curiosamente casi todos los difuntos enunciados, sepultos en tierra Santa Sevillana, con excepción hecha de don "Manolo González", fallecieron de alguna forma, de modo violento, lo que habla de su entrega y temperamento.


Tumba de don Juan Belmonte García
http://joseayaso.blogspot.com/p/cementerio-de-sevilla.html

MANUEL MUÑOZ FALCÓN " LEBRIJA CHICO " (XXXX - 1962)

Solo para efectos ilustrativos
Alcalá de Guadaira (Sevilla
Cortesía del Sitio Web: http://www.ciao.es 

Había intentado Manuel Muñoz Falcón (Lebrija Chico) el triunfar como espada, y al no conseguir sus propósitos actuaba como puntillero en corridas que se celebraban en cosos andaluces. En la que tuvo lugar el 22 de abril de 1962 en Alcalá de Guadaira (Sevilla) resultó herido de gravedad al intentar dar el cachete a un novillo, y a resultas de las lesiones recibidas falleció el siguiente 7 de agosto en la ciudad de la Giralda. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”- Capitulo 5 (Puntilleros), Página 181).

El ilustre y finado cronista, don "José Alameda" lo considera en su obra "Crónica de Sangre" publicado por Editorial Grijalbo en 1981, al referir que " un puntillero conocido como LEBRIJA III, recibió mortal cornada el 22 de abril de 1962 en la plaza de Alcalá de la Guadaira. "

En el segundo Anuario Taurino que amablemente me envió el cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino) anotan que el 7 de agosto de 1962 fallece Manuel Muñoz (Lebrija III), de profesión puntillero en Alcalá de la Guadaira por cogida de un toro de la ganadería de Diego Garrido.

En el semanario gráfico de los toros "El Ruedo", número 965, del 20 de diciembre de 1962, página 27, anotan en las efemérides de ese año, que en agosto 9, MUERE LEBRIJA CHICO.-A los dieciocho años de edad, en Sevilla, murió el puntillero «Lebrija Chico» a consecuencia de la fractura de la medula espinal, sufrida cuatro meses antes en la Plaza de Alcalá de Guadaira, al resultar cogido por el novillo que iba a apuntillar.

LORENZO LUCENA BALMACEDA (1936 - 1962)

Cortesía de
José Antonio Román Romero

Novillero nacido en Écija (Sevilla) el 10 de agosto de 1936, y que falleció el 8 de agosto de 1962. En 1961 fue el triunfador del festejo del Bolsín Taurino Mirobrigense. Falleció a consecuencia de un percance sufrido cuando toreaba en la Plaza de Toros de Santa Cruz del Valle (Ávila), y donde el toro en una voltereta le quebró la columna vertebral. Contaba con 26 años de edad y su muerte ha causado gran sentimiento en la ciudad, donde era muy apreciado. Era hermano del también novillero Luis Lucena. (Fuentes: Diario ABC  de Sevilla España; don Juan José Zaldívar Ortega)


Cortesía de
José Antonio Román Romero

Abundando sobre la tragedia el “Diario La Vanguardia” del día 9 de agosto de 1962 refiere << Madrid: Ha fallecido en el  Sanatorio de Toreros, el novillero Lorenzo Lucena, de 21 años de edad, natural da Ecija (Sevilla). Cuando toreaba en Santa Cruz del Valle (Ávila), como único matador, en una corrida sin picadores, fue volteado aparatosamente por un novillo, el segundo de la tarde. Lorenzo Lucena recibió al caer, de cabeza, un fuerte golpe rompiéndose la columna vertebral. Inmediatamente fue trasladado al Sanatorio de Toreros donde falleció a poco después de ingresar. Era  hermano del también novillero Luis Lucena y había actuado solamente en novilladas sin picadores. Los restos mortales de Lorenzo Lucena serán trasladados hoy a Écija (Cifra) "

El erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << como único espada estuvo anunciado el ecijano Lorenzo Lucena Balmaceda para dar muerte a dos reses de la divisa de Buendía Hermanos, el 8 de agosto de 1962, en Santa Cruz del Valle (Ávila). Triunfa, con corte de oreja, en su primer enemigo y es volteado por el otro, cayendo en mala posición y fracturándose la espina dorsal. Se le envía al madrileño Sanatorio de Toreros, donde ingresa ya sin vida. "

Cita el historiador taurino José Antonio Román Romero en su Blog Taurino en Internet "De Hombres, Toros y Caballos",que, Lorenzo Lucena Balmaseda, matador de novillos, nacido en Écija (Sevilla) el (10-08-1936), del que don José María de Cossío dice no tener noticia de que llegara a intervenir en festejos de categoría. El (08-08-1962) actuó como único espada en la Plaza de Toros de Santa Cruz del Valle (Ávila), para estoquear reses de Buendía Hermanos. Cortó una oreja a su primer enemigo, pero tuvo la desgracia de ser volteado en su segundo, con tan mala fortuna que, al caer de cabeza, se produjo la fractura de la columna vertebral a la altura de la cuarta vértebra cervical. Se le trasladó inmediatamente al Sanatorio de Toreros de Madrid, donde ingresó ya sin vida, cuando contaba 26 años de edad.

FIDENCIO MATA CORTÉS (1922 - 1962)

Fidencio Mata
Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Matador de novillos mexicano, nacido en La Peñuela (Estado de Querétaro) el 20 de noviembre de 1922, y que falleció el 8 de septiembre de 1962, a los 40 años de edad, a consecuencia de la mortal cogida sufrida en la Plaza de Toros de Tlanepantla (Edo de México), por el toro, de nombre “Señorito”, de la ganadería mexicana de don Ernesto Cuevas, que le seccionó la yugular. Desde la temporada de 1937, en que por primera vez viste de luces, actuó casi únicamente en festejos de escasa importancia, sin haber conseguido realizar progresos estimables en su profesión. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)

Por su parte el ilustre cronista español, don  Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este lidiador, que << al reaparecer como matador de novillos Fidencio Mata Cortés, nacido en La Peñuela (México), tras varios años de actuaciones como banderillero, encontraría la muerte al ser corneado en el cuello, con sección de la yugular, por el astado “Señorito” de la vacada de Ernesto Cuevas, el 8 de septiembre de 1962, en la localidad mexicana de Tlanepantla. "

Don Rafael Gómez Lozano refiere de este desventurado personaje de la fiesta en su Blog en Internet "Toreros Mexicanos" que Fidencio Mata Cortés, fue un matador de novillos que nació en La Peñuela, Querétaro, el 20 de noviembre de 1922. Se vistió de luces por primera vez en Tepeji del Río, Hidalgo, el 16 de septiembre de 1937, para salir de banderillero en la cuadrilla de un novillero de nombre Encarnación Pérez. Se presentó como novillero en la Plaza de toros "El Toreo de la Condesa" el 21 de octubre de 1945, matando un séptimo novillo de La Laguna, en festejo en que partieron plaza Bonifacio García "Yoni", Nacho Pérez y Ramón López. Se presentó en la Plaza de toros México el 26 de julio de 1947. Alternó con Luis de la Sota, Juan Vela, Alfonso Reyes Lira, Roberto Marín y Eduardo Olguín "El Fantasma" con novillos de Torreón de Cañas. Ya estaba retirado de los ruedos cuando asistió, en calidad de auxiliar, a un festival de aficionados prácticos en Tlalnepantla, Estado de México. Al salir de un par de banderillas, perseguido por el astado de nombre "Señorito", de la ganadería de Ernesto Cuevas, tropezó y recibió una gravísima cornada que le seccionó la yugular. Falleció allí mismo, ese 8 de septiembre de 1962.
Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Fidencio%20Mata

JOSÉ TAMARIT GARCÍA (XXXX - 1962)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Játiva (Valencia)

Cortesía del Sitio Web: http://www.interempresas.net

En un hospital valenciano falleció, el 18 de septiembre de 1962, el aficionado José Tamarit García, herido por un novillo al saltar éste al callejón de la plaza de toros de Játiva (Valencia). (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 199)

RAUL MACÍAS << EL QUEMAO>> (XXXX - 1962)

Solo para efectos ilustrativos
Cuadrilla de Niños Toreros
http://www.opinionytoros.com/reportajes.php?Id=20

Me cuenta el bienquisto erudito taurino mexicano, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), en una carta que me amablemente me envió el 4 de noviembre de 2010, para colaborar en la mejora de esta humilde cronología biográfica ilustrada de tragedias taurinas, que del difunto niño torero Raúl Macías, sólo ha encontrado el párrafo en que de él se ocupan los escritores Ignacio Solares y Jaime Rojas Palacios, en su libro "Las Cornadas" publicado en 1981, donde refieren: << Y hablando de niños, consignamos aquí que el chamaco Raúl Macías, integrante de la “Cuadrilla Infantil de Aguascalientes”, que dirigía Jesús Alonso, murió el 25 de noviembre de 1962, a causa de los golpes que recibió en el vientre propinados por un becerro. En esta cuadrilla, figuró en un tiempo el hoy famoso matador Eloy Cavazos." (Página 299). >>

Raúl Macias, "el Quemao", formó parte de la reconocida "Cuadrilla de Niños Toreros de Aguascalientes" que con mucho esfuerzo y carencias entrenaba y sostenía don Jesús Alonso Martínez. Don Jesús y sus hermanas Malenita e Isidra, eran verdaderos Ángeles de la Guarda de todo aquel "maletilla" que se acercaba por Aguascalientes, que al igual que Juanita Acosta nunca los desampararon ofreciéndoles cobijo y alimentos.
Fuente:
Crónica de don Pedro Julio Jiménez Villaseñor
http://www.noticierotaurino.com/nota.asp?IDNOTA=232

El docto historiógrafo taurino, don Luis Ruiz Quiroz, quien pareciera traer equivocado el nombre de ésta víctima de la Fiesta, refiere en sus leídas efemérides que le publican en la página de Internet Campo Bravo México, de la Asociación de Criadores de Toros de Lidia, que: "El 25 de noviembre de 1962 muere en Aguascalientes el becerrista Manuel (en vez de Raúl) Macías, por cornada recibida semanas antes en Tampico". Que grandeza de cronista, que aún en el error me ilustra.

BALTASAR MORANTE DIEZ (XXXX - 1962)

Cortesía de
http://fotosorizabamariofabela.blogspot.com/2008/05/fotografias-antiguas-de-orizaba.html

Refiere el historiógrafo taurino (LRQ) en las efemérides de la página de Internet Campo Bravo-México, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 10 de febrero de 1962, se suicida en la ciudad de Orizaba, estado de Veracruz, en México, don Baltasar Morante Diez, uno de los socios-dueños de la plaza de toros de ese lugar. (El Toreo de Orizaba, que posteriormente tuvo que ser demolida a consecuencia de los daños del temblor de 1973).

En esta plaza, “El Toreo de Orizaba”, inaugurada en 1945, sólo se tuvo un percance mortal, precisamente en su año de apertura, el fallecimiento de Cenobio Esparza, picador que al darle un tumbo un toro de la ganadería de Carlos Cuevas, sufrió estallamiento de vísceras.
Fuente:
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?p=44977334

RAMÓN OLLEROS (XXXX - 1962)

Solo para efectos ilustrativos

“La postrimería de un aristócrata”

Obra del excelso pintor sevillano Justo G. Girón

Don Ramón Olleros, Alcalde de Béjar (ciudad castellana del sudoeste salmantino) y buen aficionado a la fiesta de los toros, muere en accidente de tráfico el 8 de diciembre de 1962. Hacia 1961, D. Ramón Olleros, decide restaurar “La Ancianita” (plaza de toros inaugurada en 1711) por hallarse en ruinas. Elimina definitivamente el callejón y arregla la presidencia y tendidos para dar festejos.

Fuente:

http://www.escaleradelexito.com/Salidas_asp/Noticias/noticiasTaurinas.asp?Numerador=3978

SILVINO ZAFÓN RODRÍGUEZ " NIÑO DE LA ESTRELLA " (1908 - 1963)

Cortesía de Don Andrés Verdeguer Taléns
(http://cornadasparatodos.blogspot.com) 

Torero de mérito heróico que se hacía anunciar “Silvino Rodríguez” porque éste era su segundo apellido, y en verdad que no era manco el hombre cuando actuaba como novillero, pues además de valiente toreaba con buen arte cuando daba con ganado de dócil condición. Por eso toreó de 25 a 30 funciones en cada una de las temporadas de 1932 a 1935. El 16 de mayo de 1937, durante el período rojo, tomó una alternativa de ocasión en la plaza Monumental de Barcelona, con “Pedrucho” de padrino, Jaime Noain de testigo y toros de Pellón. Su presentación en Madrid como novillero se había efectuado, en una función nocturna sin caballos, y acompañado de Eliseo Capilla, el 28 de junio de 1930. Terminada la guerra volvió a las filas novilleriles, pero ya no tuvo la circulación de antes. Se borró su nombre, se perdió su pista y no se supo nada más de él hasta que la prensa dio cuenta de que había muerto a consecuencia de un accidente de automóvil, en Orange (Francia) el 14 de marzo de 1963. Había nacido en La Estrella (Teruel) el 12 de septiembre de 1908. (Fuente: Crónica de don Abel Murillo Adame/ http://www.historiadeltorero.com).

Refieren otros distinguidos estudiosos de la vida de este torero << que en la Guerra Civil formó parte de un batallón de toreros republicanos, que toreó en Madrid con Juanita Reina (también republicana), y que después de la guerra estuvo preso. " Joan 

Por su parte el respetado cronista español, don Rafael González Zubieta (El Zubi), refiere que " Silvino Zafón el Niño de la Estrella, era natural de Estrella, una aldea de Mosqueruela (Teruel), donde nació en 1902. A los 12 años se traslada a Barcelona donde aprende la profesión de panadero. Allá fue donde se envenenó del ambiente taurino y donde aprendió a usar la capa y la muleta. Torea como novillero en Vinaroz en 1928 anunciándose como Silvino Rodríguez. Tras unos años toreando por los pueblos debuta en Madrid el 28 de junio de 1930, alternando con Eliseo Capilla. Su carrera como novillero va ascendiendo en actuaciones y va toreando en las principales plazas españolas. En 1936 forma parte de la junta directiva de su Asociación presidida por Marcial Lalanda, teniendo junto a los demás un fuerte protagonismo en el "pleito con los toreros mexicanos". Toma la alternativa el 16 de mayo de 1937 en Barcelona, ya metidos en plena guerra civil, de manos de Pedro Basauri Pedrucho, con ganado de Pellón y alternando de testigo Jaime Noaín. Toreó dos corridas mas en Barcelona y pasa a incorporarse a la 96 Brigada entrando en combate en el frente de Teruel, donde al parecer tuvo el grado de comisario político. Al acabar el conflicto armado vuelve a su profesión pero ya no le reconocen la alternativa que tomo en 1937 en Barcelona y regresa al escalafón de novilleros. Reaparece el 8 de junio de 1939 en la plaza de las Arenas de Barcelona, pero su estrella como torero se va apagando paulatinamente a causa de la marginación que los públicos y empresarios le someten por haber participado en la guerra en las filas republicanas. En 1945 es detenido por colaborar con el maquis de las provincias de Teruel y Zaragoza. En 1947 es puesto en libertad y torea en la plaza de Linares. Decide finalmente emigrar a Francia presionado por los servicios secretos españoles, donde fija su residencia aunque sigue vinculado al mundo taurino. Muere en Orange en un accidente de moto el 14 de marzo de 1963 cuando contaba 54 años. " Fuente: http://rafazubi52.blogspot.com/2010/05/republica-guerra-civil-y-toros-v.html


Cortesía de don Rafael González Zubieta, "el Zubi"

Don Israel Márquez Ruiz, publicó en el Blog "El Patio de Mamá", que un 14 de marzo de 1963 Silvino Zafón "Niño de la Estrella" falleció en accidente de tráfico conduciendo una mobylette en Orange (Francia), fue enterrado en Arlés. Nacido en La Estrella (Teruel) el 12 de septiembre de 1908 debutó como novillero en Vinaroz el año 1928. Se presentó en Madrid el 28 de junio de 1930, alternando con el valenciano Eliseo Capilla. La temporada de 1932 fue la más pródiga en cuanto a novilladas toreadas a lo largo de su carrera, sumó 31 festejos. El 16 de mayo de de 1937 Pedro Basauri Paguaga "Pedrucho" le dió la alternativa en Barcelona, como testigo actuó el gallartino Jaime Noaín González, con toros de Pellón. Tan solo fueron dos las corridas de toros que toreó tras el doctorado, acabada la contienda civil retornó a las filas novilleriles.

JOSÉ MONTÍN DÍAZ (XXXX - 1963)

Solo para efectos ilustrativos

Valverde del Camino (Huelva) España

Cortesía del Sitio Web: http://www.devalverde.es

Un novillo de la ganadería de Rincón infirió mortal cornada al empleado de la plaza de toros de Valverde del Camino (Huelva) José Montín Díaz, en un festejo celebrado en tal ciudad en el mes de septiembre de 1963. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 199)

Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 199.


Momento en que ingresaban a la clínica al herido ante la curiosidad de las gentes.
Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo"
Fotos Almeida y Roque

Refieren en el Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 1007, del 10 de octubre de 1963, página 12. "Entierro de un mozo de plaza#.- Ya en nuestro número anterior nos hicimos eco del trágico suceso. E1 mozo de la Plaza de Valverde del Camino, don José Montin Díaz, resultó alcanzado por un toro de don Francisco Rincón, y tan mala fue la cornada, que José falleció a las pocas horas, a pesar de los esfuerzos de la ciencia por salvarle. Ahora nos llegan tres estampas del drama de Valverde, un drama que puso en conmoción al pueblo entero, entre el que José Montin tenía grandes cariños. El toro que corneó de muerte al mozo se llamaba "Carmencillo".


Caetano matando a "Carmencillo", toro al que cortó las dos orejas y el rabo.
Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo"
Fotos Almeida y Roque.

Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

JOAQUÍN PALOMAR (XXXX - 1963)

Solo para efectos ilustrativos

Municipio de Agustín Codazzi, Departamento del Cesar, Colombia

Cortesía de http://agustincodazzi-cesar.gov.co

Matador de novillos, tal vez colombiano, cuyo nombre aparece por primera y única vez en carteles de la Plaza de Toros de Codazzi, en Colombia, que en la temporada de 1963, actuando como tal, recibió una cornada en el cuello, con rotura de la arteria carótida, a consecuencia de la cual falleció. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

En la obra del erudito español d. Juan José de Bonifaz, “Víctimas de la Fiesta”, refiere que << en fecha indeterminada del año 1963 fue mortalmente herido en el ejercicio de su profesión torera el novillero colombiano Joaquín Palomar. El hecho tuvo lugar en el municipio de Codazzi, de su patria natal. "

JOAQUÍN TORRES (XXXX - 1963)

Solo para efectos ilustrativos

Poblado de Villanueva, Departamento de Casanare, Colombia

Cortesía del sitio Web: http://www.villanueva-casanare.gov.co

Novillero colombiano, cuyo nombre no es registrado por don José María de Cossío, del que sólo tenemos la referencia de su trágica muerte en la temporada de 1963, cuando actuaba como tal en la Plaza de Toros de Villanueva (Colombia), debido a que uno de sus enemigos le infringió una mortal cornada en la ingle, con rotura de la femoral y grandes destrozos en la zona. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.) 

FRANCISCO MOLINA MARTÍNEZ << EL FRASQUI >> (1882 - 1963)

http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Archivo:El_Frasqui.jpg

Francisco Molina Martínez "El Frasqui" nace en Córdoba el 7 de noviembre de1882 en el Barrio del Matadero Viejo. Hijo de famoso banderillero Juan Molina Sánchez , sobrino de Rafael Molina Sánchez "Lagartijo" y hermano del Rafael Molina Martínez "Lagartijo Chico". Siguió la trayectoria torera de la familia al incorporase en 1898 en la Cuadrilla de Niños Cordobeses con el nombre de "Lagartijillo" en la que también formaba parte como banderillero Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete" (Padre), presentándose ambos en Barcelona el 27 de agosto de 1899 con novillos de Flores. Al desaparecer la cuadrilla, "El Frasqui" intento seguir en solitario, pues tenía facilidad en la suerte suprema, pero no le acompañaba el mismo estilo en el capote y muleta, por ello decide dedicase al arte de las banderillas incorporándose a las órdenes de su hermano "Lagartijo Chico", al fallecer éste, fue admitido en la cuadrilla de su paisano y compañero "Manolete". "El Frasqui" no pudo alcanzar la fama de sus familiares en el arte del toreo, pero llevó la sangre de los "Molina" durante toda su vida. Se le veía de mayor en su barrio -al regentar un estanco en la taberna Casa Paco Acedo- como un auténtico clásico del torero unido al casticismo cordobés, llegando a formar tertulia con antiguos colegas y amigos -entre ellos el Marqués del Cucharón, otro clásico cordobés- en dónde contaba anécdotas de la familia torera y de aquel mundo tan particular de la tauromaquia como fue el siglo XIX y principios del XX. Fallece en Córdoba el 25 de enero de 1963 a consecuencia de haber sido atropellado por un automóvil.

Fuente de la crónica:

http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Francisco_Molina_Mart%C3%ADnez_%22El_Frasqui%22

SEBASTIÁN GIL HERNÁNDEZ (1927 - 1963)

Solo para efectos ilustrativos
Cogida en un festejo taurino de Ciudad Rodrigo
Cortesía de don Juan Tomas Muñoz Garzón

El 11 de julio de 2014 recibí una amable carta del docto periodista e investigador español Juan Tomas Muñoz Garzón donde me cuenta: "Vuelvo a ponerme en contacto con usted para darle cuenta (ver nota editorial anexa) de una nueva víctima del toreo, una cogida ocurrida durante las fiestas tradicionales de 1963 -Franco prohibió que se utilizase el vocablo carnaval durante su dictadura- en Ciudad Rodrigo. Se trata del mirobrigense Sebastián Gil Hernández, que fue cogido por un toro en el desencierro del ganado en la tarde del Domingo de Carnaval, 24 de febrero de 1963, falleciendo el 3 de marzo siguiente, como consecuencia de la fractura de la base del cráneo que le provocó el morlaco en la avenida de Foxá. Le adjunto también una fotografía de la época, una cogida en un festejo taurino de Ciudad Rodrigo a efectos de ilustración, así como la portada del folleto que se confeccionó con motivo de estas fiestas. Agradeciéndole de nuevo sus atenciones, reciba un afectuoso saludo. Juan T. Muñoz."


Folleto de Fiestas de 1963 en Ciudad Rodrigo
Cortesía de don Juan Tomas Muñoz Garzón

SEBASTIÁN GIL HERNÁNDEZ
(19/02/1927 – 03/03/1963)

La tragedia se presentó en la tarde del Domingo de Carnaval, 24 de febrero de 1963. Se acercaba el desencierro y Sebastián Gil Hernández, natural de Ciudad Rodrigo, jornalero de 37 años, acompañado de Álvaro Hernández –conocido por Bernadé-, un albañil de 61 años con el que mantenía buena relación, a la sazón arrendador de la Huerta de la Esperanza –ubicada en la margen izquierda de la carretera a Sanjuanejo, a la altura de la Huerta del Piojo, en donde tenía su domicilio Sebastián-, enfilaban la vía que ese mismo año se había dedicado al escritor falangista Agustín de Foxá, ambos camino de sus respectivas moradas. También con el propósito de ver, no sabían muy bien desde dónde, el paso de los toros en el desencierro. Sebastián, según refieren las diligencias judiciales 1 , iba alegre, espiritoso por los abundantes caldos trasegados durante la densa jornada carnavalesca, tal vez para soportar y encarar los sinsabores de una vida conyugal que habían trascendido. Por eso Álvaro estaba pendiente de lo que pudiera hacer Sebastián, intentando que no se expusiera al peligro visto el estado que presentaba.

___________________________________________
1 ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL. Expedientes judiciales de Ciudad Rodrigo, núm. 22/63: Lesiones que sufre Sebastián Gil Hernández al ser alcanzado por una res en la tarde de ayer (24 de febrero de 1963), instruido por el juez Hilario Muñoz Méndez.

Dámaso González, responsable de la comisaría de Policía de Ciudad Rodrigo en aquel momento, explica en el atestado realizado sobre el particular que Álvaro Hernández vio los “dos toros que bajaban hacia la avenida o carretera donde ellos se hallaban, en vista de lo cual se ocupó rápidamente de apartarse de la carretera por donde aquellos habían de pasar y ayudó a Sebastián Gil a subir a la pared del patio posterior de las escuelas, ya que el Sebastián Gil no se hallaba en condiciones adecuadas para hacerlo por sí, por encontrarse en visible estado de embriaguez; conseguido su propósito de subir ambos a la citada pared junto a la cuneta de la carretera, pasó en el acto el primero de los toros, pero no así el segundo, que se retrasó un poco por llamarle la atención, como es costumbre, el público que le seguía. No obstante, también este toro llegó a la altura donde los dos amigos se encontraban y cuando apenas había pasado por delante de ellos, el Sebastián Gil se bajó de la pared y como el toro le viera, se volvió y arremetió contra él en la cuneta de la carretera… 2” Algunos detalles más, con ciertas aunque menores discrepancias, ofrece la versión que dio Juan Antonio Martín, de 62 años de edad. Declaró este militar retirado en las diligencias abiertas por tal suceso que “la tarde del domingo 24 del pasado mes de febrero estuvo viendo el desencierro del ganado que se había lidiado por la tarde y a continuación se marchó para su casa y al llegar a la boca de la calle de San Pelayo con la avenida de Foxá, donde hay unas angarillas para que no pueda pasar el ganado, se quedó hablando con una vecina contándole que en El Registro, sitio conocido en la Puerta del Conde, un hombre se había caído y decían que si se había matado, el cual era vecino de Alamedilla; que a los pocos momentos pasó Sebastián Gil Hernández en compañía de Álvaro, conocido por Bernadé, siendo aquel criado suyo (mejor dicho, rentero), el cual iba un poco alegre ya que durante las fiestas siempre se hace algún exceso. Que acaban de pasar, cuando se oyó ruido de que venía más ganado y efectivamente vieron dos toros ya por la avenida de Foxá, viendo cómo Álvaro se subía a la pared de las Escuelas Graduadas [de San Francisco] y el Sebastián saltaba por uno de los portillos pasando los toros, pero debido sin duda a que uno de ellos era de casta y lo habían metido en la plaza enjaulado, no sabía la salida. El caso es que como todo el mundo lo llamaba, se volvió nuevamente por la avenida y al bajar nuevamente se arrimó a la pared y, quizá, cosa que desconozco por la distancia que había, el Sebastián pudo llamar al animal. El caso es que lo sacó de donde estaba, cayendo al suelo, arremetiendo

___________________________________________
2 Ibidem

contra él mismo el toro y lo lanzó contra la pared, dándose un fuerte golpe en la cabeza; que seguidamente volvió el animal a darle, metiéndole el cuerno por debajo de la chaqueta, rompiéndole esta, así como una de las mangas, que se quedó el toro en las astas, y debido a lo resbaladizo del terreno, el toro se cayó, teniendo el Sebastián uno de los brazos junto a las manos de la res; que como el toro no hacía nada por levantarse, se arrimó el declarante en unión de otras personas, recogiendo al herido, pasándole por la pared para evitar que el toro pudiera hacer algo más con el Sebastián. Que cree no ha habido culpa o imprudencia por parte de ninguna persona3 ”. El percance se produjo sobre las seis y cuarto de la tarde. Después de apartarlo del toro, Sebastián Gil fue evacuado en grave estado a la clínica del doctor Francisco Pérez Fernández, en donde quedó ingresado a las siete de la tarde. El diagnóstico era de suma gravedad, al apreciarle el facultativo una fractura en la base del cráneo. El juez Hilario Muñoz ordena instruir diligencias y hace un requerimiento al médico forense –también el doctor Pérez Fernández- para que “tan pronto como esté en condiciones de ser oído Sebastián Gil Hernández lo ponga en conocimiento del juzgado, como asimismo se encargue de la asistencia facultativa o inspección del mismo dando partes de su estado cada cuarto día o antes si necesario fuese hasta su completa curación en que proceda emitir el correspondiente informe de sanidad4 ”. El 28 de febrero, cuatro días después de la cogida, el médico forense comunica que “el lesionado sigue gravísimo. Tiene una hemiplejía izquierda y ha sido necesario trepanarle5 ”. Continúa, lógicamente, sin poder declarar. El 2 de marzo el Dr. Pérez Fernández informa que “dado el estado de extrema gravedad del lesionado Sebastián Gil, a petición de los familiares ha sido trasladado a su domicilio a las 13 horas del día de la fecha6 ”. Al día siguiente, a las siete y media de la mañana, falleció el herido. Poco después, tras conocer el desenlace, se presentaría en el domicilio del finado, en la Huerta de la Esperanza, la comisión judicial para certificar su muerte: “En una habitación se encuentra el cuerpo de un hombre sobre una cama, de 35 o 40 años de edad, en posición de cúbito supino, vistiendo una camisa verde a rayas y sin que presente herida externa alguna salvo en la nariz, teniendo vendada la cabeza”, refiere la instrucción. Además de la comisión judicial, estuvieron presentes “en este acto D. Juan Antonio Martín Vicente, mayor de edad, viudo, militar retirado y vecino de

___________________________________________
3 Ibídem. Declaración realizada el 4 de marzo.
4 Ibídem.
5 Ibídem.
6 Ibídem.
6 Ibídem.

aquí; [y] D. José Manuel Plaza Curto, mayor de edad, casado, labrador y vecino de La Encina, [quienes] previo juramento que hicieron en legal forma, manifestaron que el cuerpo que tenían a la vista correspondía en vida a quien se llamó Sebastián Gil Hernández, nacido en esta ciudad el 19 de febrero de 1927, hijo de Francisco y Victoriana, casado con Rafaela Cruz Cortés y sin que tenga descendencia7 ”. Se procedió al levantamiento del cadáver. Su esposa Rafaela, que contaba con 34 años de edad y también era vecina de Ciudad Rodrigo, declara ante el juez que “no sabe nada sobre cómo ocurrieron los hechos de la muerte de su esposo, más que lo que le han contado, sin que crea haya habido culpa por parte de nadie8 ”. El juez ordena la práctica de la autopsia el 4 de marzo a las 10 de la mañana. Tardan 30 minutos en realizarla e informan que la causa de la muerte es “fractura de la base del cráneo”. El informe, firmado por el doctor Pérez Fernández, refiere que “se trata de un hombre de 35 a 40 años, estatura baja, delgado, vistiendo pantalón de paño oscuro, calzoncillo blanco, camisa verde a rayas, calcetines oscuros y zapato negro. Le cabeza está vendada y al quitar dicha venda se aprecia en la región temporal una herida quirúrgica en forma de colgajo, cuya base está a nivel del pabellón auricular. Esta herida está suturada con puntos entrecortados. En esta región se observa también erosiones y un fuerte hematoma que se extiende a región parpebral de dicho lado. Desprovisto de vestiduras, se abrió la cavidad craneana, apreciándose una fractura en la base del cráneo y un gran edema de meninges y masa encefálica con salida de abundante exudado serosanguinolento. En la región intervenida se observa una trepanación de unos tres centímetros de diámetro. En la cavidad torácica y abdominal, nada digno de mención, si no es la intensa anemia que presenta9 ”. El cadáver de Sebastián Gil Hernández fue inhumado en el cementerio de Ciudad Rodrigo “en una fosa que dista de la pared este 153 metros, la del oeste, 58; la del sur, 167, lindando con el norte con la pared19 ”.

___________________________________________
7 Ibídem.
8 Ibídem.
9 Ibídem.
10 Ibídem.

PABLO BAOS Y COVARRUBIAS "EL SORDO" (1887 - 1963)

Cortesía de
Don José Antonio Román Romero

Refiere el historiador contemporáneo José Antonio Román Romero en su Blog en Internet: "De Hombres, Toros y Caballos", que a Pablo Baos y Covarrubias, el alegre y craso banderillero; se le designó siempre con el sobrenombre de "Sordo" con absoluta propiedad, pues, como diría cualquier personaje de un sainete de Arniches, tiene dañada "la trompa de Ustaquio", y nunca percibió bien los sonidos.

Nació en Villaviciosa de Odón (Madrid) el 6 de abril de 1887, y como cuando solamente contaba seis meses se trasladaron sus padres hasta la capital donde se crió y vivió siempre por madrileño neto puede pasar quien cuenta, con una historia tan intensa como pintoresca. Al ofició de zapatero le dedicaron los autores de sus días, así que estuvo en edad de empezar a ganarse la vida; pero al hacerse mocito empezó a sentir odiosos el tirapié y la lezna, al mismo tiempo que se aficionaba al capote de torear y a tomar parte en todas aquellas capeas a las que podía concurrir. ¡Pa chasco que no lo hiciera! y si podía tomar parte en las faenas camperas de algunas ganaderías próximas a los Madriles, no se quedaba en casa, pues todo lo que fuera hallarse en el ambiente taurino ganaba en absoluto su voluntad., colocado en tal pendiente, y dispuesto a ser torero, vistió por primera vez el traje de luces en Alcalá de Henares, el 29 de junio de 1905, como banderillero de Eduardo Albasanz "Bonifa", en una novillada en la que éste y Antonio García, "Covadonga", estoquearon reses de don Félix Sanz.

En el invierno siguiente marchó a Río de Janeiro, donde tomó parte en algunas funciones, que no cobró, y esta falta de pecunia le puso en trance de aguzar el ingenio de manera tan sutil, que el mismísimo Lázaro de Tormes hubiera envidiado sus recursos, hasta que, para poder regresar a España, hubo de alistarse como peón en un barco. Situado otra vez en Madrid, después de tal aventura, toreó con quien pudo y cuando hubo ocasión de hacerlo, hasta que en el año 1908 obtuvo una plaza de banderillero en la cuadrilla de "Saleri" (Juan Sal), el buen torero madrileño; pero como éste toreaba muy poco, cuando solamente llevaba tres corridas a sus órdenes cambió de matador y pasó a servir a Tomás Alarcón, "Mazzantinito", que también era de Madrid, y toreaba bastante más que "Saleri", porque era más decidido y seguro al matar. Otro espada madrileño fue su tercer jefe, Antonio Boto "Regaterín", a cuya cuadrilla perteneció en 1910; después toreó suelto algunos años, y no le faltaron corridas, debido a que, además de ser un buen banderillero del lado derecho, sabía distinguirse como peón duro y valiente, sin finuras, es cierto, pero eficaz en todas sus actuaciones.

En el año 1914 ingresó en la cuadrilla de Vicente Pastor, con quien estuvo hasta que éste se retiró en 1918; seguidamente se enroló con "Cocherito de Bilbao", y al abandonar éste la profesión, "El Sordo" no tuvo matador fijo hasta que trabajó a las órdenes de Pablo Lalanda, exceptuando los años 1926 y 1927, durante los cuales lo hizo a las de Rafael "El Gallo". Su permanencia en la cuadrilla de Vicente Pastor fue la consolidación de su prestigio, el cual era ya considerable desde la tarde histórica del 10 de julio del año 1910, cuando "Bienvenida" se encerró en la Plaza de Madrid con seis toros de Tréspalacios y no pudo matar más que dos por haberle herido gravemente el tercero. El sobresaliente, "Celita", hubo de estoquear cuatro; en tal ocasión, "El Sordo" banderilleó en unión de "Bienvenida" al toro causante del percance, llamado "Viajero", y acompañado de "Recalcao" el sexto, de nombre "Fanfarrón", y tanto clavando rehiletes como bregando se distinguió tan notablemente, que fue objeto de grandes y frecuentes ovaciones. Once viajes realizó a América, y como nunca pasó inadvertido al andar por el ruedo, fue muy conocido de los públicos de México, Perú y Venezuela.

Tres percances graves se registran en su historia taurómaca, a saber: El 27 de agosto de 1912, toreando en Almería a las órdenes de "Relampaguito", le cogió un astado de González Nandín y le produjo una herida en el pecho. El 5 de enero de 1913, en Lima, un toro de Celso Vázquez le infirió una cornada en el muslo derecho, en la que hubieron de darle 27 puntos de sutura. Y el 9 de octubre de 1936, obligado a tomar parte en un festival celebrado en Almadén, sufrió una cornada gravísima que exigió larga curación, percance ocasionado por un novillo de Pablo Romero. Locuaz, vivo, muy despierto y con mucha simpatía personal, los años que ejerció la profesión y lo mucho que corrió dotáronle de grandes conocimientos. A un hombre tan inteligente como él, sus andanzas por el mundo le prestan un arsenal de recursos de todo orden para hacerse notar en todas partes, y "El Sordo" se hizo un filósofo a su manera. Archivo de anécdotas y de sucedidos en los que fue actor, si graciosos en sí, parecen mucho más narrados por él, y a veces dijérase que es un personaje arrancado de una de las novelas picarescas de nuestros clásicos, como Hurtado de Mendoza, Mateo Alemán, Cervantes, Quevedo y Espinel, autores que no se hubieran desdeñado escribiendo de Pablo Baos y Covarrubias. Aunque, en este orden, quizá tenga lugar más adecuado en "Sobremesa y alivio de caminantes", de Juan de Timoneda. Concurrente bastante asiduo a la tertulia que, el famoso empresario don Eduardo Pagés tuvo establecida en cierto café madrileño. Murió el 13 de Febrero de 1963, en un accidente fortuito, al resbalar en la calle en suelo nevado.

JESÚS PÉREZ "RONDEÑO" (XXXX - 1963)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del afamado pintor de Santander,
Miguel Macaya

Me comenta don Rafael Gómez Lozano, el historiador que mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", que ha leído en el semanario gráfico de los toros "El Ruedo", del 3 de enero de 1963, número 967, página 17, sobre un novillero español muerto en Alemania. Se trata de Jesús Pérez "Rondeño", joven aragonés que probó fortuna como novillero, marchó a Alemania para trabajar allí durante el invierno. En Frankfurt fue arrollado por un vehículo en la vía pública y falleció a consecuencia de las heridas. Descanse en paz.

ENRIQUE HERNÁN "KIRI" (XXXX - 1963)

Refieren en el semanario gráfico de los toros "El Ruedo", número 1004, del 19 de septiembre de 1963, página 9, "El Kiri" ha muerto.- El pasado domingo, a un kilómetro de Colmenar Viejo, fue víctima de un mortal accidente de circulación, el novillero, Enrique Hernán "Kiri". La motocicleta era conducida por el infortunado novillero, que se dirigía a Madrid, acompañado de su amigo el doctor don Manuel Marina, con objeto de asistir a la novillada en la que tomaba parte su paisano, Agapito García "Serranito". El vehículo resbaló, saliendo despedido el muchacho, con tan mala fortuna, que en la caída se fracturó la base del cráneo. Trasladado urgentemente a Colmenar Viejo, de donde era natural y residía, murió a las siete de la tarde, sin haber recobrado el conocimiento. La muerte del "Kiri", muy estimado por la afición taurina colmenareña, donde contaba con una Peña de más de trescientos socios y de la que eran presidentes honorarios, don Carlos de Larra (q. e. p. d.) y don Ricardo García "K-Híto", ha causado una profunda impresión. Su bondad y simpatía le convertían en hombre muy querido por todos sus paisanos. Su acompañante, felizmente, sólo sufrió heridas diagnosticadas de carácter leve. A Enrique Hernán, no le sonrió la suerte. Dotado de condiciones para ser torero, no consiguió torear en la Monumental de Madrid, que era su máxima ilusión, a pesar de haber actuado cuatro veces en Vista Alegre. Su carrera, dura, como la de la mayoría de los toreros comenzó por los pueblos de la Sierra. Su toreo, recio y viril, dotado de una fuerte personalidad, sobresalió, y en el mes de septiembre de 1958, toreaba por primera vez con picadores en la feria de su pueblo. Alternaban con él Curro Montes y Paco Medina. Su triunfo fue completo y en los dos toros le otorgaron las orejas y el rabo. El 16 de agosto del año siguiente, hizo su presentación en la plaza de Vista Alegre, en compañía del venezolano Sergio Díaz y el alicantino Roberto Camarasa. Su debut no pudo ser más prometedor. Cortó oreja en sus dos novillos y fue llevado a hombros hasta el Puente de Toledo. Repitió tres veces más en el mismo ruedo, sumando nuevos trofeos. El año siguiente, inexplicablemente, toreó poco. Pero no se desanimó y continuó en la brecha. El "Kiri" tenía una meta fija: torear en el coso de las Ventas. Colmenar Viejo, tierra de toros, no había dado nunca toreros. Enrique fue el primero. Su aparición fue el germen de la promoción que saldría posteriormente. Poca fortuna ha tenido Enrique. Ha caído lejos de los ruedos. Precisamente, cuando se proponía presenciar la actuación de un paisano suyo en Madrid. Lo que él no había conseguido. Su máxima ilusión. Descanse en paz. (F. S. A.)


Enrique Hernán "Kiri" en su debut con picadores en la Plaza de Colmenar Viejo

Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

JESÚS FLORES (1930 - 1963)

Cortesía de D. Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jes%C3%BAs%20Flores

Refiere el escritor e historiador Héctor Budar Martínez en su libro "Final sin Gloria"-Doscientos Años de Historia, de Jesús Flores, que, fue un matador de novillos que nació en la ciudad de México, D.F., el 29 de mayo de 1930. Muy joven comenzó a dejarse ver por la antigua plaza del Toreo, donde gracias a su carácter afable y simpático se ganó el aprecio de los toreros que diariamente iban a entrenar a dicho coso. Pronto tuvo la fortuna de ser invitado a una tienta en la ganadería tlaxcalteca de Piedras Negras, donde pudo demostrar que el tipo que echaba toreando de salón, también lo hacía en los tentaderos y capeas por el Estado de México y Morelos. El 12 de octubre de 1947 se ciñó el primer terno bordado en la ciudad de Chilpancingo, Gro., con ganado de media casta, actuando en Puente de Vigas, Tlalnepantla y la Morena en varios festejos sin caballos. En 1948 toreó su primera novillada picada en el Rancho del Charro de la ciudad de México con buen éxito, esto le permitió torear dos fechas más en dicho coso, sin que esto le permitiera una campaña continuada por lo que marchó al sureste donde permaneció varios meses, logrando ser un importante protagonista en la temporada de 1951, en el Circo Teatro Yucateco de la ciudad de Mérida, Yucatán. El 7 de septiembre de 1952 hizo su debut en la Plaza México con un novillo de regalo que salió en séptimo lugar. Fue tal su éxito con capote y muleta que lo repitieron el siguiente domingo, con Alfredo Leal y el español "Frasquito" de alternantes y novillos de Miguel Franco, sin que pudiera repetir el éxito anterior. Posteriormente marchó al Perú, donde permaneció varios años y en 1958 todavía recibió una nueva oportunidad en el coso de Insurgentes, sin que ésta le redituara los dividendos esperados. En diciembre de 1963 ya sin aspiraciones taurinas regresó de una fiesta a su domicilio y al estar acostado descansando, prendió un cigarro que al quedarse dormido, éste cayó al colchón incendiándolo sin que el torero despertara, cuando reaccionó, solo fue para dar unos cuantos pasos hacia la puerta que no logró abrir, para caer muerto por asfixia. Fue así como este novillero que tuvo un buen comienzo, encontró un final sin gloria.

Cita el también historiador taurino y amigo, D. Rafael Gómez Lozano, en su Blog taurino en la Red "Toreros Mexicanos", que, Jesús Flores Quintero, fue un matador de novillos, que nació en San Luis Potosí, SLP, México, el 23 de diciembre de 1930. Se presentó en la Plaza de toros México el 7 de septiembre de 1952. Lidió un séptimo novillo de la ganadería de don Heriberto Rodríguez, el cual vio regresar vivo a los corrales tras escuchar los tres avisos. La tercia de esa tarde la formaron Antonio Gómez, Fernando Brand y José González "Fajerito", con novillos de doña Carmen González y Peñuelas. No obstante el fracaso, repitió en tercia al domingo siguiente alternando con Alfredo Leal y Francisco Sánchez "Frasquito" con astados de don Miguel Franco.