Los toros dan y quitan

RAFAEL FERNÁNDEZ GORDILLO "BELMONTE DE MÁLAGA " (1912 - 1942)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Quito Ecuador

Rafael Fernández (Belmonte de Málaga), matador de novillos, nacido hacia el año 1912, falleció el 14 de junio de 1942, a los 30 años de edad, por cornada sufrida en la Plaza de Toros de Quito (Ecuador). De él sabemos que toreaba por plazas de Andalucía entre los años de 1930 a 1933, sin que lograra sobresalir, de ahí que se fuera a buscar fortuna en las plazas sudamericanas. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega).

 

Por su parte,  el afamado historiador taurino español,  don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra Víctimas de la Fiesta, que << llevaba varias temporadas toreando en cosos sudamericanos Rafael Fernández (Belmonte de Málaga) cuando encontró su fin al ser herido de muerte el 14 de junio de 1942 en la plaza de Quito Ecuador. "

Un nieto de este novillero, al parecer radicado en Colombia, donde este valeroso lidiador dejó descendencia, informa que su abuelo se apellidaba por lo materno, Gordillo, y que pereció por cornada en la mítica plaza Belmonte, antiguamente llamada "La Vieja", en Quito.

Al poco tiempo, leí en el diario virtual de Quito "Hoy.com.ec/Solo deportes" del 9 de junio de 2010, que el maestro, después de ser herido en plaza Belmonte, falleció en el Hospital San Juan de Dios.

Esta plaza Belmonte está ubicada en la calle Antepara, sector de San Blas. Fue construida por Don Abel Guarderas y se inauguró dos veces: en 1918 y en 1920. Tenía una capacidad para 2.500 personas. En la corrida inaugural en 1920 estuvo Manuel Mejías Rapella "El Papa Negro", de la famosa dinastía de los Bienvenida, cuyo apodo lo debe a un periodista llamado José de la Loma, "Don Modesto"; lo acompañó José Rodríguez Báez "El Litri". Era una plaza en la que el límite del ruedo era de piedra, frente al cual se levantaban los burladeros; no existía callejón. Por aquí pasó, en 1929, Rafael Gómez "El Gallo", a quien le llamaban el "divino calvo", hermano de José Gómez Ortega, "Joselito". En esta plaza se presentó el primer rejoneador que se recuerda haya visitado el país: Antonio Couchet. En este ruedo recibió una cornada mortal Rafael Hernández "Belmonte de Málaga", quien murió en el hospital "San Juan de Dios". Actualmente, reconstruida en el mismo lugar, le pertenece al Municipio de Quito y en ella se realizan festivales taurinos y espectáculos artísticos.

Esta misma fuente precisa más adelante, que quienes atendieron en el trance al valeroso novillero, fueron el doctor Elías Gallegos Anda, el famoso "Barril Gallegos", quien era el jefe de servicio de cirugía y médico de la plaza Belmonte y como su asistente estaba el ahora insigne cirujano taurino don Guillermo Acosta Velasco. Una cornada hirió letalmente a Rafael Hernández "Belmonte de Málaga", quien murió pocos minutos después, en su camino al hospital. Eran épocas en las que el servicio médico era un palco bajo en las plazas quiteñas.

En la segunda década de este siglo se inauguró la plaza Belmonte, llamada así en homenaje a Juan Belmonte, conocido como el "padre del toreo clásico". En la gráfica, una foto antigua de una tarde de lleno en el ruedo del barrio de San Blas.

Crónica y Foto Cortesía de http://www.hoy.com.ec/especial/lidia/fasc02.htm

SIXTO GARCÍA HERNÁNDEZ (1902 - 1942)

Solo para efectos ilustrativos

Fachada y Torre Mudéjar de la Iglesia de Paniza (Zaragoza)

Cortesía de Miguel Ángel Latorre/ Sitio Web: http://.aragoneria.com

Sixto García Hernández, cuarentón aficionado leonés, fue a encontrar su destino, el 10 de septiembre de 1942, en la localidad zaragozana de Paniza, en el transcurso de una capea. Falleció el inmediato día 13 de septiembre de 1942, en el Hospital Provincial de Zaragoza. . (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra,  de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 196)

MIGUEL HERNÁNDEZ GILABERT (1910 - 1942)

Miguel Hernández Gilabert retratado por Antonio Buero Vallejo
(Revista Pájaro de Fuego)

http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Hern%C3%A1ndez

 

Nacido en Orihuela (Alicante) España  el 30 de octubre de 1910, es hoy en día, por la calidad de su producción literaria,  por su hombría,  y firmeza de convicciones, uno de los poetas y dramaturgos más encumbrados  de la humanidad. Fue en un tiempo, entre otras cosas, seleccionado como secretario y redactor asistente de la más afamada y completa enciclopedia taurina,  “Los Toros”,  de don José María de Cossío, quien después fuera su amigo, protector y admirador. Al término de la Guerra Civil, por su militancia en el bando republicano, fue víctima del revanchismo de las huestes Franquistas, habiendo estado preso de 1939 hasta su muerte temprana en marzo 28 de 1942 en Alicante, víctima primero de bronquitis,  luego de tifus, y finalmente de tuberculosis, por las condiciones infames de su cautiverio.  Fue enterrado este mártir de España, en el nicho número mil nueve del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante.

ARTURO DE LEÓN GARCÍA (XXXX - 1942)

Iglesia de los 3 Reyes Magos en Tizimín, Yucatán, México.
Foto Cortesía de : Grzegorzmielczarek (Flickr).

El 5 de Mayo de 1942, fallece el valeroso novillero Arturo de León García,  por cornada recibida días antes en Palmas de Tizimín, Estado de Yucatán, en México.
Fuente: http://www.campobravo.org/efemerides.php

Refiere el ilustre cronista Luis Ruiz Quiroz, en sus leídas efemérides que publica la página de Internet Campo Bravo-México, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 3 de mayo de 1942, el novillero yucateco Arturo de León García recibe mortal cornada en Palmas de Izamal en tarde en que alterna con "Poblanito" y muere dos días después.

CARLOS ROJAS (XXXX - 1942)

Solo para efectos ilustrativos
“Los toros y la luna”
Obra del excelso pintor peruano
Goyo Menaut

Refiere don Luis Ruiz Quiroz, el afamado historiógrafo taurino, en sus efemérides de la página de Internet “Campo Bravo-México”, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 14 de marzo de 1942,  fallece el caporal de la ganadería de “Las Animas”,  Carlos Rojas,  a consecuencia de una cornada.