Los toros dan y quitan

JOSÉ VIDAL <<TANGUERITO>> (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del famoso pintor taurino Carlos Ruano Llopis

(1878-1950)

Novillero corneado y muerto el 19 de marzo de 1922.

 

Al respecto de este personaje el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que fue un << matador de novillos y torerillo bufo. Actuó como tal,  algunos años, sin conseguir fortuna estimable. Desengañado, se hizo torero bufo y entró de "Botones" en la cuadrilla de Llapisera. El 19 de marzo de 1922 una res de casta indefinida, toreando en un pueblo de la región levantina, le enganchó e hirió mortalmente. "

 

El erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << José Vidal Bea (Tanguerito, o Sanguerito para otros cronistas), que comenzara sus andanzas por los ruedos como novillero en festejos de tercer orden, actuando ya de torero bufo, resultó gravemente herido el 7 de febrero de 1922 en el coso de Alfara del Patriarca (Valencia) y como consecuencia de las lesiones falleció el posterior día 10 de marzo de 1922 en la capital levantina. "

 

MANUEL GRANERO VALLS (1902 - 1922)

Matador de toros nacido en Valencia el 4 de abril de 1902, en la calle San Antonio nº 1 del Barrio del Pilar, descendiente de una familia burguesa, cursa estudios de música, llegando a ser un buen violinista, profesión que abandona por su afición a los toros, en 1914 con tan sólo doce años de edad se lanza de espontáneo en la Plaza de Toros de Valencia y a partir de este momento su afición se decantaría por el mundo del toro. Sus triunfos como novillero en 1920 en las Plazas de Barcelona Santander y Madrid, al poco de morir Joselito, le llevan a la alternativa, la que recibió de Rafael "El Gallo" el día 28 de septiembre de 1920 en la Plaza de Sevilla. El 22 de abril de 1921 confirmó en Madrid con Chicuelo de padrino.  Apenas cumplidos veinte años, el 7 de mayo de 1922 en Madrid, en corrida en la que Marcial Lalanda confirmaba alternativa con el testimonio de Juan Luis de la Rosa, Granero, en crema y azabache (El cronista Juan José de Bonifaz, extrañamente refiere que vestía ese día de azul marino y oro), siendo empitonado, por la pierna derecha, por un toro cárdeno, bragado,  de nombre  "Pocapena" de la dehesa del Duque de Veragua XV, quinto de la tarde, de mucho poder y nervio, y que había derribado a los picadores en las cuatro varas que recibió, y el que al inicio de su quehacer con la muleta, estando cerca de las tablas, al darle un pase ayudado por alto (o del Celeste Imperio), le derrumbó sobre el albero,  y codicioso, a base de derrotes,  lo llevó hasta debajo del estribo del tendido 2, donde le introdujo, por desventura,  un cuerno por el ojo derecho hasta el cerebro contra la barrera, causándole la muerte casi en forma instantánea, falleciendo a poco en la enfermería, donde nada pudieron hacer, más que coser, de la mejor manera posible, las terribles heridas en el rostro del espada que quedó desfigurado, y con seña de dolor. Fue enterrado en el Cementerio General de Valencia, en medio de una gran manifestación de duelo, en un mausoleo realizado por el escultor valenciano José Arnal García. Granero, dejó ver en su corta vida de torero una excepcional valentía, además de muy buenas maneras, sobre todo con la muleta y por la derecha, así como una notable creatividad (fue el creador del conocido y vistoso "pase de la firma"); todos ellos indicios de que, perfeccionando el dominio de los toros, hubiera podido llegar a ser un fuera de serie, dominaba como pocos el acero y las banderillas. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra Víctimas del Toreo. "

 

Por su parte,  el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su tragedia,  que << ¡Con cuanta ilusión ciñó aquel tierno terno azul marino y oro Manuel Granero Valls la tarde del 7 de mayo de 1922 en la plaza de Madrid! Estaba seguro que triunfaría en el empeño al competir con Juan Luis de la Rosa y Marcial Lalanda, quien confirmaría en tal oportunidad su alternativa. El cartel de “no hay billetes” sobre las taquillas del coso demostraba la expectación surgida. El astado que salió en quinto lugar, “Pocapena”, con la divisa del duque de Veragua, empitonó al  diestro por la pierna derecha al iniciar la faena con un pase ayudado por alto, los que entonces se denominaban “del Celeste Imperio”. Una vez el espada sobre la arena, el toro, de varios derrotes, metió el cuerpo del torero bajo el estribo del tendido 2, el de la cátedra de aquellos tiempos, para tirarle una cornada que, penetrando por el ojo derecho, le destrozó la masa encefálica con fractura de diversos huesos del cráneo. La firme esperanza, no solo de la afición de su Valencia natal, sino de toda España, llegó sin vida a la enfermería de la plaza. El violín, en este caso tanto de Ingres como de Granero (había estudiado para violinista), quedaba así callado para siempre. "


Más información y Videoteca de su sus pompas fúnebres en:
http://apellidogranero.blogspot.com/2011/03/manuel-granero-valls-torero-valenciano.html
Manuel Granero, en el trágico momento en que el asta de «Pocapena», penetra en la región orbitalina derecha, siguiendo su recorrido, con fractura del fondo de esta cavidad; sigue por la fosa cerebral media, atravesándose en toda su extensión, destrozando la masa encefálica; los huesos frontal, etmoides, esfenoides, parietal, temporal, maxilar superior y malar, con desgarramiento de partes blandas del pericráneo, desde la órbita y procedencia de gran cantidad de masa encefálica, con fractura igulamente del cráneo, que da comunicación con esta cavidad y de ésta con la faringe. La herida es mortal de necesidad. Otra herida contusa de tres centímetros en la cara anteriointerna del muslo derecho. El herido que penetró en la enfermería en estado agónico, falleció momentos después.
Fuente: (Foto y Crónica)
Víctimas del Toreo (Tomo I, página 103) Juan José Zaldivar Ortega

MANUEL VARÉ GARCÍA "VARELITO" (1893 - 1922)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros sevillano y trianero nacido el 29 de septiembre de 1893. Debuta con novillos el 27 de julio de 1913 en la arena de Madrid, donde, cinco años después, el 26 de septiembre de 1918 habría de tomar la alternativa de manos de José Gómez Ortega, "Joselito", en presencia de Domingo González Mateos, "Dominguín", que hizo las veces de testigo. "Varelito" se doctoró con la lidia y muerte del toro “Flor de Jara”, del hierro de García de la Lama. Lesionado gravemente por el toro “Bombito”, negro y cornicorto No 33, de la dehesa de Guadalest el 21 de abril de 1922 en la Plaza de Toros de Sevilla, en la última corrida de su famosa feria, la que no le había sido propicia. Refieren las crónicas del suceso, que ese día parecía flotar en el ambiente el recuerdo de “Joselito”, el malogrado, y la ausencia de Belmonte. Salió a torear “Varelito” el quinto toro ya nombrado, sin conseguir desarrugar el ceño hosco de la gente. A la salida de un pinchazo, el toro le enganchó e infirió una gran cornada, con rotura del esfínter anal y la mucosa anterior del recto, desgarros musculares y destrucción de vasos. Al ser conducido a la enfermería se le oyó decir: " ¡Ya me la ha pegao! ¡Ya os habéis salido ustedes con la suya!", refiriéndose a los espectadores. Cerca de un mes luchó entre la vida y la muerte en medio de grandes sufrimientos. El interés de los aficionados por su estado de salud tuvo todo el carácter de un remordimiento. El 13 de mayo de 1922 fallecía, a las seis de la mañana. Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)

Refiere el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << con paso firme conseguía ganar puestos en el escalafón de espadas de alternativa el sevillano y trianero Manuel Varé García (Varelito). Sus reiterados triunfos en la suerte suprema, con un estilo muy personal de realizarla, fue la principal causa de sus éxitos. Y, precisamente, al salir a propinar un pinchazo al toro “Bombito”, del hierro del marqués de Guadalest, lidiado en Sevilla el 21 de abril de 1922, en la última corrida de su famosa feria, la que no le había sido propicia, fue herido de suma gravedad en el recto, y a sus resultas moriría el siguiente 13 de mayo. No pudo cumplirse la profecía de un popular crítico taurino y poeta festivo de que habría de aviyelar millones de vareses. "

Refiere sobre las muertes de Granero y Varelito el acreditado cronista José Ramón Márquez, que en la desgraciada corrida del día 21 de abril de 1922, última corrida de la Feria, en la que el toro "Bombito", número 33, de Guadalest, propinó la fatal cornada que le costaría la vida a Manuel Varest, "Varelito".Éste alternaba con Manuel Jiménez "Chicuelo", Manuel Granero y Marcial Lalanda. Es sabido que Varelito no murió inmediatamente en la arena. Fue operado de urgencia en La Maestranza y después enviado, como entonces era costumbre, a su casa de la calle Gerona. En la casa se habilitó una habitación de la planta baja como enfermería donde poder atenderle y practicarle las dolorosas curas de la época anterior a la penicilina e incluso se enarenó un tramo de la calle para evitar que el ruido de los carruajes y los cascos de los caballos al pasar pudiesen molestar al torero mal herido. Entre los que se acercan a la casa a interesarse por el estado de salud del maltrecho diestro se encuentra su compañero de la desdichada tarde, Manuel Granero. Para animarle, le dice: -Anda, hombre, que tienes que ponerte bien, que tenemos que volver a torear juntos. El trianero le responde: -Qué más quisiera yo, Manuel. Yo estoy muy mal y me voy a morir... Granero, que era un torero bastante jovial, se ríe y le responde: -¿Tú te vas a morir? Pues mira, que a lo mejor me muero yo antes.

El día 7 de mayo, en la Plaza Vieja de Madrid, el toro "Pocapena" de Veragua le propina una tremenda cornada a Granero en las tablas del tendido 2 que le entra por el ojo destrozándole el cerebro y ocasionando la muerte inmediata del valeroso torero valenciano. Varelito fallece de septicemia en Sevilla el día 13 de mayo a las seis de la mañana, seis días después de Granero. Se da además la triste circunstancia de que se había organizado el bautizo de la hija de Varelito, de siete meses de edad, para después de la corrida. Por ese motivo y para actuar como padrino de la niña había viajado a Sevilla el pintor taurino Ruano Llopis, que era íntimo amigo del torero.
Fuente:
http://salmonetesyanonosquedan.blogspot.com/2010/11/sobre-las-muertes-de-granero-y-varelito.html

PANEZAS (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

“Corrida en Casa Vieja”

Del Pintor Francés Roger Montebello

Un aficionado apellidado “Panezas” resultó mortalmente herido en la localidad francesa de Saint René de Provence el 14 de mayo de 1922. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191) 

JOSÉ BELZA "BELZITA" (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

“Quijotesco”

Obra del pintor cubano Carmelo González Gutiérrez

Novillero corneado y muerto en Nimes Francia  por un toro de la dehesa de Robert  el 25 de julio de 1922.

 

Al respecto de la crónica anterior, el maestro Juan José Zaldivar Ortega difiere en la fecha del fallecimiento y en el nombre de la dehesa del bicho asesino, al afirmar en su obra “Víctimas del Toreo”, que: << José Belza (Belzita), matador de novillos y banderillero, que casi con toda seguridad era hermano de Francisco, ya que los dos hicieron casi toda su carrera taurina en Francia, además del apellido y el mote. El 25 de mayo de 1922, cuando llevaba toreando en el país galo varios años, fue cogido por un novillo de la Camarga, en la Plaza de Toros de Nimes, ocasionándole una cornada en el pecho, a consecuencia de la cual falleció a los pocos momentos."

 

En el estudio “Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801-1941 de los doctores Puertas y Celis”,  refieren que la cogida y el  suceso del fallecimiento acaecieron el 25 de julio de 1922.

 

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra “Víctimas de la Fiesta”, refiere de la suerte de este infortunado garapullero que << sus principios en las arenas habían sido como novillero y los cosos franceses su lugar habitual de acción. Pero José Belza (Belzita), al no lograr ascensos en su escalafón, se convirtió en banderillero. Al participar el 25 de mayo de 1922 en una corrida que tuvo por marco el coliseo de Nimes (Francia), es corneado de tanta gravedad por un astado de la Camarga que el óbito tardó muy poco tiempo en presentarse. "

JUAN RUIZ <<LAGARTIJA II>> (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos
“Torero Español II” (2008)
Obra del pintor argentino Pepe Barraquero

Espada que le cogió de muerte el toro “Gorete” de la ganadería de Antonio Flores, en la Plaza de La Condomina de Murcia el 25 de junio de 1922, la herida fue en la región inguinal derecha, de doce centímetros de extensión, con sección completa de la vena femoral y safena. Esa tarde no pudo ser más accidentada. “Durante la lidia del quinto novillo ingresaron en la enfermería tres toreros. El picador (Suizo), con un puntazo en la región posterior de la pierna derecha. El banderillero (Rubio), con un puntazo en el tercio medio del muslo derecho de cinco centímetros, y el espada, Juan Ruiz (Lagartija II), con una cornada mortal”

Abundando sobre la tragedia, el historiador Juan José Zaldívar Ortega, refiere que <<Juan Ruiz (Lagartija), matador de novillos segoviano, que comenzó rodando por capeas como banderillero, y en 1915 actuó ya en corridas de su provincia como sobresaliente de espada. El 1 de septiembre de 1916  figuró como matador en la plaza de su ciudad natal. Al banderillear al tercer novillo recibió un palotazo que le hizo retirarse del ruedo. No consiguió progresar en la profesión y, sin embargo, toreó varias funciones, sin lograr presentarse en Madrid. El 25 de junio de 1922 fue a torear a Murcia novillos de don Antonio Flores, en unión de “Facultades” y “Nacional chico”. Al entrar a matar el quinto novillo fue cogido al dar una gran estocada, resultando con tan grave herida en la ingle derecha que falleció a las nueve de la noche. La corrida se  suspendió al darse cuenta el público de la gravedad de la herida. "

El historiador Juan José de Bonifaz Ybarra refiere de esta víctima de la fiesta,  que << llevaba ya bastantes años en la profesión torera Juan Ruiz (Lagartija II) cuando marcha a torear el 25 de junio de 1922 a la plaza de Murcia. Al dar una magnífica estocada a su segundo oponente, de la divisa de Antonio Flores, es herido de extrema gravedad en la ingle derecha, lo que provocó su deceso a primera hora de aquella misma noche. El público al darse cuenta de la importancia de la cornada, solicitó y obtuvo de la presidencia la suspensión del festejo. "

Cita don F.Ojados, del diario español "La Verdad", en una completísima editorial titulada: "Cuando los tendidos se visten de luto", publicado el 6 de septiembre de 2012, a raíz de los festejos conmemorativos de los 125 años de la plaza de toros "La Condomina" de Murcia, que el novillero Juan Ruiz 'Lagartija II' fue la cuarta víctima mortal en dicho coso. El suceso tuvo lugar durante el 25 de mayo de 1922. El burel que lo cogió de muerte era de la ganadería de Antonio Flores y respondía al nombre de 'Gorete'. La herida fue en la región inguinal derecha, de doce centímetros de extensión, con sección completa de la vena femoral y safena. Esa tarde, en la que debutaba como cirujano de "La Condomina" el doctor Sánchez-Parra, no pudo ser más accidentada. Durante la lidia del quinto novillo ingresaron en la enfermería tres toreros. El picador, "Suizo", con un puntazo en la región posterior de la pierna derecha. El banderillero, "Rubio", con un pinchazo en el tercio medio del muslo derecho de cinco centímetros, y el mencionado espada, Juan Ruiz "Lagartija II", con una cornada mortal.
Juan Ruiz era segoviano. Comenzó como banderillero en capeas y, en 1915, actuó en corridas de su provincia como sobresaliente. El 1 de septiembre de 1916 figuró como matador en la plaza de su ciudad natal. No logró presentarse en Madrid, pero llevaba bastantes años en la profesión cuando vino el 25 de junio de 1922 a Murcia para torear novillos de Antonio Flores, en unión de "Facultades" y "Nacional chico". Recibió la cornada al matar al quinto novillo y, tan grave fue la herida, que falleció a las nueve de la noche. El público, al darse cuenta de la importancia de la cornada, solicitó y obtuvo de la presidencia la suspensión del festejo.
Fuente:
http://extras-murcia.laverdad.es/especiales/125-anos-plaza-toros-murcia/1663-cuando-los-tendidos-se-visten-de-luto

MARTÍN ECHANDÍA "CHICO o CHIQUITO DE BASURTO" (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del excelso pintor  Roberto Domingo Fallola (París 1883-Madrid 1956).

Banderillero y novillero vasco, que el día 9 de junio de 1922, en Medina de Rió Seco (Valladolid), un toro de la dehesa de Villagodio le dio una cornada en la cabeza,  y tras delicadísima operación, perdió la razón, siendo traslado al Hospital de Valladolid, donde expiró el 7 de agosto de 1922. (Coinciden estas fechas de cogida y fallecimiento con los que se refieren en el estudio Accidentes Oculares en la Tauromaquia I  de 1801 a 1941 de los doctores Puertas y Celis)

Al respecto de este lidiador, la versión de don  Juan José Zaldívar es la siguiente: << Martín Echeandía (Chico de Basurto), novillero y banderillero vasco, por su apellido nacido en la localidad de Basurto. Tras banderillear se presentó como novillero en Madrid, en festejo nocturno, el 15 de julio de1920, y con novillos del Duque de Tovar. En su segundo novillo estuvo desgraciadísimo, y al oír el tercer aviso de la presidencia y ver salir los cabestros a la plaza, se arrancó la coleta. No volvió a torear en Madrid, y muy poco en las demás plazas. El 9 de junio de 1922, en Medina de Rioseco (Valladolid), un toro de Villagodio le dio una cornada en la cabeza y tras delicadísima operación, perdió la razón, siendo traslado al Hospital de Valladolid, donde expiró el  4 de julio de 1922."

El erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de esta víctima de la fiesta, que << en la plaza de Medina de Rioseco (Valladolid) es herido de gravedad en la cabeza por un novillo de Villagodio el espada Martín Echeandía (Chico de Basurto) el 9 de junio de 1922. Pese a una laboriosa intervención quirúrgica, el herido pierde la razón, dejando de existir en el hospital de Valladolid el 7 de agosto del mencionado año "

En las efemérides del Blog Taurino "A Los Toros", citan que el 9 de junio de 1922 el novillero Martín Echeandía "Chico de Basurto" fue cogido en Medina de Rioseco (Valladolid), un toro de Villagodio le corneó gravemente en la cabeza, tras delicada operación fue trasladado al Hospital de Valladolid en donde perdió la razón, allí falleció el 7 de agosto siguiente.
El 22 de junio de 1913 se celebró en la plaza de toros de Vista-Alegre de Bilbao una novillada en la que tomó parte. Se lidiaron seis novillos de la ganadería de don Amador García, de Salamanca, para los espadas Alejandro Irala, de Bilbao; Basilio Segura, de Marzana (Bilbao); Jerónimo Loizaga "Chatillo de Baracaldo"; Diego Mazquiarán "Fortuna de Sestao"; Martín Echeandía "Chico de Basurto" y Elisardo Urgoiti, de Bilbao. Hubo tres premios: el primero, de una onza de oro y un contrato para Septiembre; el segundo, de media onza de oro y contrato también, y el tercero, de cinco duros, en oro. Inició su carrera como banderillero hasta que se presentó en Madrid de novillero en la corrida nocturna celebrada el 15 de julio de 1920, con novillos del duque de Tovar. Le dieron los tres avisos en su segundo novillo y ni corto ni perezoso se arrancó la castañeta. A pesar de ello volvió a la actividad aunque poco fue lo que toreó desde entonces hasta la fatídica tarde a que hacemos referencia.

SILVINO CARBONELL (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

“Tendidos”

Obra del pintor español Carlos Pardo Vázquez

Banderillero que fue cogido y muerto por un novillo el 9 de agosto de 1922 (Fuente Accidentes Oculares en la Tauromaquia I  de 1801 a 1941 de los doctores Puertas y Celis)

El maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas de Toreo”,  que << Silvino Carbonell, banderillero en novilladas, que el 9 de agosto de 1922 toreando como tal en la Plaza de Toros de Silla (Valencia), y cuando estaba a punto de entrar en un burladero, le alcanzó la res, infiriéndole una cornada tan grave que murió pocos minutos después.

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  refiere que << el 9 de agosto de 1922 en la localidad valenciana de Silla, cuando un novillo hirió al modesto Silvino Carbonell en el transcurso de una función taurina de escasa categoría. "

FRANCISCO MATESANZ (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Sepúlveda (Segovia)

Cortesía del Sitio Web: http://imagesb.ciao.com

El 3 de septiembre de 1922 era cogido mortalmente en Sepúlveda (Segovia), el aficionado Francisco Matesanz.  (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 191). 

SATURNINO MUCIAGAS (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia en Morata de Tajuña

Cortesía de Ana Salcedo/ Sitio Web: http://.panoramio.com

Aficionado que encontró la muerte al ser herido en una capea celebrada en Morata de la Tajuña (Madrid) el 10 de septiembre de 1922. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 191). Justo 11 años atrás, el 17 de septiembre de 1911, en una capea celebrada en esa misma población, había fallecido, el también aficionado Francisco Alarcón Sanz.

PELAYO HERNÁNDEZ (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Novillada en Chinchón (Madrid)

Cortesía del Sitio Web: Toros con Retranca/ http://torosconretranca.blogspot.com

El 24 de septiembre de 1922, en el desarrollo de una capea en la localidad madrileña de Chinchón, dejó de existir el aficionado Pelayo Hernández. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo7, Página 192)

MARIANO GARCÍA (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

Antigua Capea de 1934

Cortesía de http://.joseluisluna.com

El 8 de octubre de 1922, fallecía el aficionado Mariano García, en una capea, de un modesto pueblo de Zaragoza (España). (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”) 

TEODORO BRAVO "CHAMIZO" (XXXX - 1922)

Solo para efectos ilustrativos

“Cuadrilla”

Del coetáneo pintor colombiano Diego Ramos

Muletilla que irrumpió como espontáneo en la plaza de toros de Málaga conocida como “La Malagueta”, y que fue corneado mortalmente el 26 de noviembre de 1922, muriendo al día siguiente.

 

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, contrario a tales afirmaciones respecto de la dudosa calidad del artista, refiere que << por tratarse de un torero profesional, y no de un mero aficionado, creo que es éste (se refiere al listado de novilleros), y no otro, el lugar adecuado para inventariar al madrileño Teodoro Bravo (Chamizo), que se lanzó de espontáneo en la plaza de Madrid el 26 de noviembre de 1922. Un novillo de Natera le propinó tan importante cornada en la región lumbar que la muerte no se hizo esperar, presentándose a primeras horas de la madrugada del siguiente día. "

 

A mayor abundamiento sobre lo acontecido, el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Teodoro Bravo (Chamizo), matador de novillos madrileño, que el 26 de noviembre de 1922, en una novillada en la que alternaba “Belmontito” y Rafael Fuentes Bejarano, en un mano a mano, se tiró al ruedo en el tercer novillo, en la plaza de toros de Madrid,  perteneciente a la ganadería de don Antonio Natera Junquera, y al intentar darle un pase con la muletilla que llevaba preparada, el novillo le enganchó, infiriéndole una cornada en la región lumbar que le ocasionó la muerte a las tres de la madrugada del día citado al principio."