Los toros dan y quitan

JOSÉ PÉREZ MORENO "BIGORNIA " (1855 - 1878)

JOSÉ PÉREZ MORENO "BIGORNIA "

Solo para efectos ilustrativos
“Pase de Pecho”
Del pintor español José Puente (1928-2002)

El 6 de agosto de 1878 se celebró una corrida para pegadores portugueses en la Plaza de Málaga. La mañana de ese día los pegadores realizaron la operación de enfundar las astas de los toros. El picador malagueño, José Pérez Moreno, se hallaba allí de espectador, en un corralillo próximo, cuando inesperadamente se salió un cabestro, llamado  “Boticario”, que actuó exactamente igual que un toro bravo, ya que estaría iracundo por el mal trato que le dieron en los jaulones, y atacó al indefenso picador, lo arroyó, lo tiró al suelo, lo corneó y le dio varios derrotes... enganchándolo y volteándole mortalmente, falleciendo a las 22:00 horas de dicho día. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra: Los Poderosos Toros de Ayer…)

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de esta víctima de los toros, que << no fue cogido en el ruedo de una plaza de toros, sino en un corral de la de Málaga, el picador en activo José Pérez Moreno (Bigornia), al irrumpir un cabestro llamado “Boticario”. Tan extraño suceso tuvo lugar un 6 de agosto de 1878, mientras presenciaba las labores de enfundado de astas que realizaban unos pegadores portugueses que allí iban a intervenir en un festejo taurino. La muerte del desventurado “Bigornia” se produjo aquella misma noche. "

El historiógrafo y escritor Juan José Zaldívar Ortega consigna en otra de sus obras taurinas: "Víctimas del Toreo"- Apartado de Picadores (Página 83 y 84), que José Pérez Moreno (Bigornia), picador de novillos, nacido en Antequera (Málaga) el (23-07-1855), falleció el (06-08-1878), a los 23 años de edad. Desde 1876 figuró en diversas cuadrillas de su especialidad, y picó algunas veces en corridas formales, a las órdenes de Manuel Carmona y José Lara (Chicorro). Su jefe más frecuente fue el matador de novillos Francisco Carvajal (el Pollo) de Málaga). No llegó a presentarse en la Plaza de Madrid. El citado día 6 se celebró una corrida para pegadores portugueses en la Plaza de Toros de Málaga. La mañana de ese día los pegadores realizaron la operación de enfundar las astas de los toros. El picador malagueño, "Bigornia", se hallaba allí de espectador, en un corralillo próximo cuando inesperadamente se salió un cabestro, de nombre "Boticario" -que por ello no merecería ocupar aquí un sitio-, que actuó exactamente igual que un toro bravo, ya que estaría iracundo por el mal trato que le dieron en los jaulones, y atacó al indefenso picador, lo arroyó, lo tiró al suelo, corneó y le dio varios derrotes... enganchándolo y volteándole mortalmente, falleciendo a las 22:00 horas de dicho día. Al respecto de la tragedia don Juan José refiere que las reacciones de los cabestros resultan a veces contradictorias, ya que su permanente contacto en su peculiar trabajo con los vaqueros para manejar los toros, hace que algunos estén muy humanizados y no acepten que se les trate mal, respondiendo con inesperada agresividad.