Los toros dan y quitan

JORGE AGUILAR GONZÁLEZ " EL RANCHERO " (1927 - 1981)

Cortesía del Sitio Web: http://www.historiadeltorero.com

Matador de toros mejicano, nacido en Tlaxcala el 29 de abril de 1927. Tomó la alternativa en la capital de su país el 26 de enero de 1951 de manos de Manuel Dos Santos, con Jesús Córdoba de testigo y toros de La Laguna, y vino a España en 1952, para confirmar dicho grado en Madrid con fecha 13 de julio, actuando Manuel Navarro de padrino, en una corrida en la que se lidiaron ocho toros de Aleas y Luis Briones confirmó también la alternativa a Jaime Malaver. Estuvo muy bien en tal ocasión, y como en el invierno siguiente realizó una campaña muy lucida en su país, toreó bastante en España durante la temporada de 1953, pues llegó a sumar cuarenta corridas, que hubieran sido más sin los percances sufridos en Granada y La Coruña. Pero ni su valentía ni sus aciertos fueron bastantes para hacerle llagar al puesto que aspiraba. Con fecha 11 de enero de 1968 se despidió del toreo en la plaza "México" de aquella capital. Falleció en Coaxamalacán (México) el 27 de enero de 1981 a consecuencia de un infarto de miocardio, al dar el tercer muletazo en un tentadero. (Fuente: Sitio Web: Historia del Torero/ http://www.historiadeltorero.com)


De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jorge%20Aguilar%20%28El%20Ranchero%29

Cita el notable historiógrafo taurino mexicano D. Rafael Gómez Lozano en su enciclopedia taurina en la Red "Toreros Mexicanos", que JORGE AGUILAR GONZALEZ - Matador de toros.- Nació en la Hacienda de Piedras Negras, Tetla, Tlaxcala, el 29 de abril de 1927. Debutó como novillero en marzo de 1945 en Tehuacán, Puebla. Se presentó en la Plaza de toros México, el 1 de junio de 1947, con el novillo "Rabanero" de la ganadería de La Laguna. Alternó con Nacho Pérez y José Rodríguez "Joselillo".

Alternativa
Fecha: 13 de Marzo de 1949
Lugar: Tlaxcala, Tlaxcala
Padrino: Diamantino Vizeu
Testigo: Mano a Mano
Ganadería: La Laguna
Toro: "Cócoro"

Renunció a la alternativa. El 19 de noviembre de 1950, en la Plaza de toros México, cortó cuatro orejas y dos rabos a novillos de La Laguna.

Alternativa (2)
Fecha: 28 de Enero de 1951
Lugar: México
Plaza de toros México
Padrino: Manolo Dos Santos
Testigo: Jesús Córdoba
Ganadería: La Laguna Toro: "Cartonero"

Debutó en España (Barcelona) el 4 de mayo de 1952. Alternó con Rafael Llorente y Antonio Caro con toros de Natera.

Confirmación
Fecha: 13 de Julio de 1952
Lugar: Madrid
Padrino: Manolo Navarro
Testigo: Luis Briones y Jaime Malaver
Ganadería: Manuel García Aleas
Toro: "Caramelo"

Se retiró del toreo en la Plaza de toros México, el 11 de febrero de 1968. Alternó con Joselito Huerta y Jesús Solórzano con toros de Mimiahuapam.

Falleció durante una tienta en la ganadería de Coaxamalucan, el 27 de enero de 1981.

Fechas relevantes en su carrera:

Debutó en Francia (Vichy) el 16 de agosto de 1952. Alternó con Carlos Vera "Cañitas" y Pepe Dominguín con toros de Pouly.

El 31 de mayo de 1953, debuta en Portugal toreando en la plaza de Lisboa astados de la finca de Coimbra al lado del local Antonio Dos Santos y el venezolano César Girón.

Debutó en Guatemala el 25 de octubre de 1955. Toreó mano a mano con Rafael Rodríguez toros de Xajay.

Inauguró, junto con Juan Silveti y Curro Ortega con toros de Pastejé, la Plaza de toros "Caletilla" de Acapulco, Guerrero, el 21 de mayo de 1955.

Debutó en Quito, Ecuador, 7 de febrero de 1960. Alternó con Juan Antonio Romero y Manolo Cadena Torres con toros de Gangotena.

Ganó la "Oreja de Oro" en Tijuana, Baja California, el 11 de septiembre de 1960. La disputó con Ricardo Balderas, Jesús Córdoba, Guillermo Carvajal, Antonio del Olivar y José Ramón Tirado.

El 19 de marzo de 1961 ganó "La Oreja de Oro" en la Plaza de toros México. La disputó con Manolo Dos Santos, Juanito Silveti, José Zúñiga "Joselillo de Colombia", Alfredo Leal y Jaime Rangel con toros de Santo Domingo.

Obtuvo la "Oreja de Oro" en Mérida, Yucatán, el 13 de mayo de 1962. La disputó con Manolo dos Santos y Benjamín López Esqueda con toros de Palomeque.

Debutó en Caracas, Venezuela, el 22 de noviembre de 1963. Alternó con Juan Montero y Manuel Jiménez "Chicuelo II" con toros de Guayabita.

VICTORIANO DE LA SERNA GIL (1908 - 1981)

Refiere el respetable  cronista español d. Antonio D. Olano, que Victoriano de la Serna Gil fue un torero segoviano de grande clase que nació en Sepúlveda España en septiembre de 1908, en cuna de oro (como se decía antes). Un día, tras comenzar la carrera de medicina en Valladolid, se le ocurrió que podía ser torero, y fue exactamente lo que quiso ser. Tomó la alternativa el 29 de octubre de 1931 en Madrid de manos de Félix Rodríguez. La Guerra Civil cortó su trayectoria y durante la contienda toreó en plazas de Venezuela, Colombia y Perú;  se le  consideró en su tiempo un maestro en el dominio del capote. Cuando reapareció en España, su decadencia artística era evidente, retirándose de los ruedos en 1941. El 22 de mayo de 1981 se quita la vida por propia mano en su domicilio de la calle de Campanillas en Madrid.

En el catálogo de la exposición fotográfica, conmemorativa, está impreso un juicio del erudito José María de Cossío, en el que reza: “Victoriano de la Serna Gil ha sido un torero excepcional, por la autenticidad y valía de su estilo, y un lidiador enterado e inteligente. Su carácter, originalísimo, parece que imprimió su huella al carácter de su toreo, y las actuaciones desconcertantes, bien por su valor y su arte, bien por su dejadez y abandono, componen una personalidad que, no siendo rara en el toreo, no creo que se haya dado nunca con extremos más singulares. Todas las tendencias de estilo estimadas por los aficionados de su época las llevó a extremos increíble de perfección en la práctica. Cuantos elogios se hagan de sus faenas afortunadas no son excesivos. Sus caídas eran, sin duda ruidosas, pero las daba carácter singular la indiferencia del diestro ante ellas.  Su procedencia distinguida, sus estudios, su inteligencia y cortesía, junto con su carácter entero y un poco arbitrario, era complemento de su personalidad torera, única e inconfundible”.

Se recuerda a Pepe Ortiz que tenía en su memoria la fecha del 8 de mayo de 1932, que marcó la historia del toreo a la verónica: “Vestía de plata, lo que acentuaba con luz la verticalidad de su figura casi enfrentada con el toro; pero el secreto de su lance estaba en su manera de esperar el toro y en lo horizontal, como traía al toro con la capa abierta ante si, casi tendida, más en una atmósfera de milagro que sobre la arena. Tuvo Victoriano la virtud de eliminar de la verónica todo movimiento superfluo. Ejecutaba el lance muy por delante, moviendo únicamente los brazos, y después ni ellos. En el último tiempo de la verónica toreaba tan solo con la cintura”. La tarde de su presentación de novillero en Madrid. El impacto fue tal que“alborozadamente se le recibe como un revolucionario del estilo de torear pues sus virtudes con la muleta son parejas a su estilo con el capote”, escribía el erudito José María de Cossío.

El 22 de mayo de 1981 murió por su propia mano en su finca “Hato de Garro”, situada en el valle de Alcudia, en Almodóvar del Campo. Ese día desapareció un genio. Un torero muy creativo, el inventor de la manoletina (antes de Manolete se llamó lasernina) y de los pases de las flores y lasernista. (Fuente: Crónica del editorialista Don José Luis Ramón)

El cronista Carlos Abella refiere en el Tomo 2 de su "Historia del Toreo" que << el 22 de mayo de 1981, el genial La Serna decidió poner fin a su vida. Tenía setenta y un años y desde hacía varios meses un tumor cerebral >>

FRANCISCO OLIVARES (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros La Santamaría en el Barrio de La Macarena en  Bogotá, Colombia, para 14,500 espectadores,  inaugurada en 1931 y diseñada por el Arquitecto español Santiago Mora.

Cortesía del Sitio Web: http://upload.wikimedia.org/ Foto de Arturo Edison Aparicio Guzmán 

Banderillero colombiano, del que únicamente sabemos la fecha de su muerte, en junio de 1981, por un toro cunero, que le infringió una cornada mortal al salir de colocar un par de banderillas. (Fuente: Cónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Por su parte el erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en forma sucinta en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el antiguo matador de novillos colombianos Francisco Olivares, que ya había abandonado los pertrechos de espada, falleció, víctima de la Fiesta, en junio de 1981 en Bogotá (Colombia). " 

TOMÁS RECAJO GONZÁLEZ (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Santa María de la Corona en Egea de los Caballeros (Zaragoza)

Cortesía del Sitio Web: Galería de Fertomu bajo licencia de Creative Commons

El 3 de julio de 1981 fallecía en un hospital de Zaragoza el aficionado Tomás Recajo González como consecuencia de las lesiones producidas en una capea celebrada el anterior 26 de junio en la villa de Egea de los Caballeros (Zaragoza). (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202).

FRANCISCO CARNEROS BENECHETO (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Figarol (Consejo de Carcastillo) Navarra

Cortesía del Sitio Web: http://www.consorcioeder.com

Francisco Carneros Benecheto, resultó muerto en una capea, que tuvo lugar el 22 de agosto de 1981 en la localidad navarra de Figarol. El difunto era natural de Carcastillo, en la misma  provincia. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202).

FERNANDO ELES VILLARROEL "EL CHOCOLATE" (1954 - 1981)

Foto cortesía de: http://farm1.static.flickr.com/50/146084904_66ade04dd1.jpg

El 14 de septiembre de 1981 resultó muerto Fernando Eles Villarroel Sánchez de 27 años, apodado “El Chocolate”, y que se lanzó al ruedo en Albacete como espontáneo.

Toreaban “El Cordobés”, Rafael de Paula y Palomo Linares, en una tarde que no había empezado nada bien para los dos primeros espadas, quienes sortearon hábilmente con cabeceos y quiebros de mozuelos una  lluvia de objetos, almohadillas e improperios  por lo desastroso de sus deslucidas lidias.

El quinto bovino de la dehesa de Los Guateles, y de nombre “Sospechoso”, con 485 kgs  y pitones respetables, acababa de saltar al ruedo, cuando por el tendido 7 se lanzó un chaval con el torso desnudo y  camisa en mano,  que al parecer había bebido. Se dirigió hacia el astado y lo citó, el toro se le arrancó, corneándole en repetidas ocasiones, dándole, entre otras, dos cornadas mortales de necesidad. Una le rompió la aorta, y otra le hizo un boquete en el bazo, por lo que el joven murió en la arena desangrándose en cuestión de segundos ante la reserva de la cuadrilla de “El Cordobés” y los demás toreros, que tardaron más de lo normal en echar un capote.

El propio “Cordobés” y su cuadrilla, visiblemente perturbados por el suceso y por la bronca de adjudicarles su muerte, abandonaron Albacete a pocos minutos después de terminada la corrida, por temor a los reclamos. Fernando de 27 años, estaba casado con una joven de 23 y tenía tres hijos; era encofrador de oficio. Había entrado en la plaza colándose por la tapia, sin pagar, y ya antes había dicho que "iba a tirarse a un toro para que “El Cordobés” supiera quién era".

La concurrencia sumida en una tensión generalizada y matizada con incidentes, desmayos y abandonos en protesta, reprendió enérgicamente a “El Cordobés” y a su cuadrilla de lerdos, llamándoles "asesinos", por gamberros, al no haber intervenido a tiempo. El primero en saltar al ruedo a asistir al desventurado espontáneo fue el matador conquense “Curro Fuentes”, que se encontraba en el callejón de espectador, el cual recogió a la víctima con el apoyo de varias almas piadosas, entre ellas la del distinguido crítico taurino don Alfonso Navalón. Así la tarde se anubló de oscuras tachas y, aunque muchos pensaban que la corrida debía suspenderse, al conocerse la muerte del espontáneo, ésta continuó como si nada hubiese ocurrido, en medio del caos en que se había convertido la plaza de toros de Albacete al conjuro de justicia para con este pobre aficionado que ignoraron los protagonistas de la lidia y las autoridades de la plaza, en abono a su descrédito y a su falta de misericordia para con esta alma desventurada,  que en medio de sus sueños de grandeza, no deseaba mejor logro, “que el Cordobés supiera quien era”… cosa que consiguió a deshonra de salpicar al Quinto Califa del Toreo, con la tinta encarnada de la ignominia y del repudio de la afición;  suceso trágico que incluso se piensa que aceleró el retiro del admirado maestro de Palma del Río, quien al parecer como a “Guerrita” (El Segundo Califa) , se le había olvidado mirar hacia atrás, hacia los tiempos duros aquellos en que también fue un espontáneo malquisto, al que volteaban los toros sin que nadie le echara un capote para salvarle de las cornadas.

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere del discutido suceso que << gran resonancia produjo la muerte del espontáneo Fernando Elez Villaroel, registrada en la plaza de toros de Albacete la tarde del 14 de septiembre de 1981, al ser corneado por un toro de la vacada de “Los Guateles” , ya que el público culpó con rotunda injusticia, a peones y espadas actuantes de pasividad en el momento de hacer el quite. La posterior retirada de los ruedos de Manuel Benítez (el Cordobés) se achacó a aquella lamentable circunstancia, pues el cornúpeta homicida formaba parte de su lote. "

Refiere el historiógrafo Pedro José Jaén Sánchez, que las fotografías de don Manuel Podio de esta muerte (parte superior) dieron la vuelta al mundo, consiguiendo uno de los premios más importantes del periodismo gráfico: una Mención Honorífica en el "World Press Photo", en un certamen en el que participaron más de 900 reporteros de 54 países. El 14 de septiembre de 1981, toreando el Cordobés, el espontáneo Fernando Villarroel de Albacete, se arrojó al ruedo. El toro le dio dos espantosas cornadas que le produjeron una abundante hemorragia en el cuello causándole la muerte en la propia plaza.

JOSÉ SAMANIEGO ORTEGA (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Herce (La Rioja Baja) España

Cortesía de Zaisev del Sitio Web: http://zaisev.blogspot.com

En un encierro en la población riojana de Herce, halló su trágico fin el aficionado José Samaniego Ortega, con fecha 15 de septiembre de 1981. El deceso aconteció al ser urgentemente trasladado a Calahorra, de la misma provincia. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 202)

JOSÉ BECERRA (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Toro de Garfias negro entrepelado de 475 Kilos en pie

Cortesía del Sito Web: http://torosenlamexico.suertematador.com

El mayoral de la ganadería mexicana de Javier Garfias (*), José Becerra, sería muerto por un astado de dicha divisa en octubre de 1981, cuando alimentaba a una corrida que se lidió más tarde en un coso sudamericano. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 203)

(*) El erudito refiere al ganadero en su libro como (Javier Garfis), debiendo ser un error de imprenta, basado en que:

Javier Garfias de los Santos (1929-2005), empresario y mexicano. Fundador de las Ganaderías Garfias, Hnos Garfias y los Cués. Es considerado uno de los ganaderos de toros de lidia más importantes de la segunda mitad del siglo XX en México. Fue además Gerente General de Demsa empresa que manejó los destinos de la Plaza México entre 1971 y 1976. (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Garfias)

Para confirmar lo anterior, en la página taurina en la Internet (suertematador.com), en el apartado de efemérides taurinas del 2 de octubre cita que << Cuando alimentaba a un toro en la ganadería de Javier Garfias, el caporal de la misma, José Becerra, sufre mortal cornada. "

MANUEL URRUTIA BOLAÑOS (XXXX - 1981)

Solo para efectos ilustrativos

Salamanca, Guanajuato, México

Foto cortesía de Dulce Lupita en http://www.flickr.com

Refiere el sevillano diario ABC del 31 de julio de 1981, que el novillero mexicano Manuel Urrutia Bolaños, murió  el 29 de julio de 1981 en accidente automovilístico en el que sufrieron también graves lesiones los también novilleros Pepe Lomelín y Jaime Bolaños, éste último, hijo del ex matador de toros del mismo nombre, según informa la agencia EFE. El trágico percance tuvo lugar cuando los tres jóvenes lidiadores viajaban de Aguascalientes a México capital, un poco antes de llegar a la ciudad de Salamanca, en el estado de Guanajuato. Pepe Lomelín con golpes contusos en todo el cuerpo, y Jaime Bolaños, con fracturas en el cráneo, brazos y piernas, fueron internados en un sanatorio de Salamanca.

 

El padre del novillero y joven promesa trunca, Manuel Urrutia Bolaños, fue don Manuel Urrutia, matador de toros, quien tomó la alternativa en Tlaltenango, Zacatecas, el 2 de enero de 1966, de manos de Luis Procuna (Padre), en mano a mano, con toros de la finca de Peñuelas, y como testigo Gastón Santos, con toros de Quiriceo; mientras que su madre, Soledad Hilda Bolaños Monzón, torea como aficionada en ganaderías y festivales privados. Su hermano, Antonio Urrutia Bolaños, toma la alternativa el 18 de abril de 1982 en la  Monumental Plaza México, recibiendo los trastos de matador de toros de manos de Manolo Martínez, teniendo como testigo a Miguel Espinosa, "Armillita", chico, enfrentándose a "Torpedero", con el Número 82 con 455 Kilos de  la ganadería de los Martínez, en una tarde en donde salo al tercio en los dos toros que le tocaron. Era  sobrino de los toreros Jaime Bolaños y Martín Bolaños, y sobrino segundo del matador Felipe Rosas.

Fuente: http://portaltaurino.com/matadores/antonio_urrutia.htm

 

CINCUENTA MUERTOS EN MÉRIDA YUCATÁN, MÉXICO (XXXX - 1981)

Mérida Yucatán, Cortesía del Sitio Web: http://www.skyscrapercity.com

El 15 de noviembre de 1981 fallecen cincuenta personas al hundirse una parte de la plaza de toros de Mérida Yucatán, México durante un mitin político y artístico. Con medio centenar de muertos y otros tantos heridos concluyó ese domingo la campaña política del general Graciano Alpuche Pinzón, candidato del PRI a la gobernación del estado de Yucatán. Dado que el evento fue gratuito, la afluencia esperada rebasó toda expectativa al congregarse 20,000 espectadores en una plaza de toros con capacidad para 8,000 personas. Debido al sobrepeso y a la fatalidad, un muro de 2 metros de espesor que soportaba una grada de 8 metros de longitud crujió de pronto y en segundos se vino abajo, arrastrando a los espectadores que sobre ella había y aplastando a los que se encontraban debajo y a los que caían entre los escombros. De las víctimas, 10 fueron niños y el resto adultos. (Fuente: Información del madrileño diario ABC del 17 de noviembre de 1981)


http://www.informativoquintanaroo.com.mx/index.php/yucatan/4985-a-30-anos-de-la-mayor-tragedia-en-yucatan

El periódico digital "Informativo" de Quintana Roo, México, publicó el lunes 14 de noviembre de 2011una editorial de nombre "A 30 años de la mayor tragedia en Yucatán", donde refiere que: El derrumbe de un muro fue el detonante de la peor tragedia en la historia de Yucatán el domingo 15 de noviembre de 1981. Esa tarde, hace casi 30 años, fallecieron aplastadas y pisoteadas 45 personas durante una estampida en los pasillos interiores de la Plaza de Toros "Mérida", mientras que otras 48 resultaron lesionadas. De todos los hechos trágicos que se recuerden entre el siglo pasado y el actual, ésta ha sido la mayor catástrofe de pérdidas de vidas humanas de la historia del Estado. Ese aciago y frío domingo de hace casi tres décadas, numerosas personas de poblaciones del interior del Estado y colonias populares de la capital yucateca abarrotaron el viejo coso de Reforma. Era el cierre de campaña del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya que el día 22 de ese mes serían las elecciones para Gobernador del Estado (periodo 1982-88) y Alcalde de Mérida (1982-84). Los candidatos del tricolor eran, para la gubernatura, el general Graciliano Alpuche Pinzón, y para la Alcaldía meridana, -¡qué ironía!- el empresario de funerarias Guido Espadas Cantón. Un interminable río de gente entraba a la Plaza Mérida, pues se había anunciado, como suele suceder en este tipo de eventos, un magno festival con numerosos artistas, así como regalos para los presentes, como camisetas, gorras, llaveros y plumas con el logotipo del partido, así como jugos, tortas y tacos. Los militantes tricolores acudieron en familias completas, con papá, mamá, hijos, abuelitos, tíos... El coso era un maremágnum, no cabía un alfiler, pues, como se dice en las crónicas taurinas, la plaza había registrado un lleno "hasta la bandera". Los artistas invitados para esa jornada eran la "crema y nata" del espectáculo yucateco de aquellos tiempos, algunos eran triunfadores en escenarios de toda la República y el extranjero. Estaban anunciados para desfilar en la tarima instalada en el centro de la arena los compositores y cantantes Luis Demetrio, "Coki" Navarro, Sergio Esquivel y Guadalupe Trigo, éste con su esposa Viola; las intérpretes María Medina e Imelda Miller; la también cantante Míriam Núñez (del dueto "Las Hermanitas Núñez"), el pianista Pastor Cervera, el cantante Enrique Cáceres, el cómico regional Héctor Herrera "Cholo"; el show de "Los Uxmal"; el grupo "Los Aragón", el Ballet Regional y la Orquesta Sinfónica de Yucatán; así como la actuación especial de los magos Chen Kai y Krotani. Una auténtica constelación de estrellas, y la entrada era, desde luego, gratis. Un elenco por demás atractivo para el populacho, que no quería perderse esta gran fiesta. Muchas calles alrededor de la plaza estaban cerradas por la Policía (la entonces DGSPTE), dirigida por Raymundo Vargas Cruz (hoy empresario camionero). Era una locura, pues no se podía transitar en varias cuadras a la redonda, ya que, además, infinidad de autobuses y camiones de redilas llegados de poblaciones del interior ocupaban los espacios, haciendo más difícil el paso de los vehículos por esa zona. El entusiasmo de la gente que llegaba a la arena era inmenso. Un espectáculo de ese tipo no se da todos los días, y más si es gratuito. Además, se había anunciado el posible arribo del entonces presidente de la República, José López Portillo (llegó al día siguiente, lunes), acompañado del dirigente nacional del partido, Pedro Ojeda Paullada (éste sí estuvo ese día en el coso taurino). El Gobernador del Estado, Francisco Luna Kan, estaba también presente. Así, tras unos largos y cansados discursos de los líderes y candidatos, empezó la fiesta, con los acordes de la música guapachosa de "Los Aragón", con la gente bailando y gozando canciones como "El Cable" y "La Sospechita". Pero a las 16:23 horas aconteció lo inimaginable. De pronto, por la presión de la gente y el retumbar de música, gritos y tumulto, un muro de bloques, de 2 metros de alto por 4 de extensión, se vino abajo, golpeando a las personas que se encontraban cerca. Y la hecatombe sobrevino cuando alguien gritó: "¡Se cae la Plaza, sálvese quien pueda!". Entonces, enseguida ocurrió lo peor: la gente, asustada por la falsa alarma, comenzó a gritar y a correr despavorida, produciéndose una mortífera estampida, y por lo apretujado que estaba el gentío, muchos murieron aplastados unos con otros, por empujones cuerpo a cuerpo, y algunos más cayeron al suelo, falleciendo pisoteados por los que huían de lo que creían era el "derrumbe" de todo el coso. Cuando poco a poco la gente fue despejando el área del desastre; el lugar parecía un campo de batalla. Cuerpos inertes regados por todo el piso. Todo era confusión y lamentos. La muerte no respetó sexo o edades, había niños, madres, padres y ancianos tirados sin vida, la mayoría era gente humilde, portando su ropa autóctona, hipil, sombrero, alpargatas... Los lesionados se quejaban y el llanto por el familiar fallecido no cesaba. La tragedia ocurrió en unos 8 minutos a lo sumo, tiempo suficiente para dejar ese reguero de muerte. Al momento del trágico incidente, los socorristas de la Cruz Roja se encontraban en una ofrenda floral en el Cementerio General. Estaban en el panteón cuando recibieron una llamada de auxilio "urgente", por lo que suspendieron la ceremonia luctuosa en el camposanto para dirigirse de inmediato al inmueble de la avenida Reforma. Al llegar, los camilleros (ahora llamados paramédicos) no esperaban encontrarse con ese dantesco panorama. No podían creer lo que veían. Jamás les había tocado estar en una catástrofe de esa magnitud. No se daban abasto para atender al casi medio centenar de lesionados, mientras revisaban los cadáveres para ver si alguna de las víctimas aún estaba con vida. La escena era desgarradora e inenarrable, ya que algunas familias habían perdido a varios miembros, y los llantos de esa gente que había venido a Mérida a divertirse, sólo había hallado la desgracia. Asimismo, los entonces pocos hospitales de Mérida se vieron de pronto abarrotados y sin darse abasto para atender a los 48 heridos graves y el más de centenar de lesionados que sólo sufrieron golpes diversos. El O'Horán, la T-1 del IMSS, el Hospital Juárez, Issste, Cruz Roja y el Hospital Militar se vieron atestados. No había cama desocupada. Por varias semanas, la población de Yobaín se vistió de luto, pues fue la localidad más golpeada, con cerca de una veintena de fallecidos. Hubo una familia, Uc Bacab, que perdió a tres de sus integrantes (madre y dos hijos). De pronto, su pequeño cementerio se vio lleno de cruces y lápidas. Hasta la fecha los yobainenses recuerdan esta tragedia con gran dolor. Por varios días muchos cadáveres quedaron sin identificar en la morgue, pues sus familiares no habían ido a reconocerlos, y como los fallecidos no portaban algún papel de identificación, se quedaron en el cuarto frío hasta terminar en la fosa común. Existe la versión de que esa tarde, partidarios del contrincante panista del general Alpuche Pinzón, Carlos Castillo Peraza, atentaron contra el acto, bajando el switch de la plaza, lo que atrasó el acto mientras se averiguaba qué pasaba. También se dijo que alguien lanzó a los cables de alta tensión una soga con piedras en los extremos, lo que provocó el misterioso apagón. La lista de los muertos: En total fueron 45 personas las que fallecieron en esa funesta fecha, en su mayoría niños y mujeres, que al ser los más indefensos, fueron aplastados por el numeroso gentío que huía del "derrumbe". Los muertos eran originarios, en su mayoría, de Yobaín y Mérida, pero también hubo víctimas de Hunucmá, Xocchel y Sacalum.

JAIME RIVERO SALMERÓN << EL HÚNGARO >> (XXXX - 1981)

Jaime Rivero “El Húngaro”

Cortesía de: http://torerosmexicanos.blogspot.com

Jaime Rivero, apodado “El Húngaro” porque pertenecía a una familia conectada con las trashumantes y pueblerinas ferias de juegos mecánicos. Era ahijado de bautizo de uno de los hermanos Sotelo, acaudalados dueños de ruedas de la fortuna y de caballitos y látigos, quienes a veces, como complemento de sus festivas instalaciones, daban también en sus campos festejos taurinos, como por ejemplo en Tenancingo, donde la plaza de toros, en los días en que no había corridas, se llenaba de agua y funcionaba como alberca. “El Húngaro” era un joven torero de muy fuerte personalidad. ¿Y que más? Muy poco más. Valiente, sí, como todos los novilleros; pero ni artista (lo que más gusta en México) ni tampoco poderoso con los toros, a cuya merced era frecuente verlo, cuando de un pitón a otro se lo pasaban, afortunadamente sin herirlo nunca de gravedad. Su defecto más notorio (el creía que era una cualidad) era su ansia de hacerse notorio, a como diera lugar, con alguna originalidad o extravagancia. Después de torear en varias novilladas en la capital y en el interior de la República, marchó a España donde no tuvo mucha suerte como torero,  por lo que se vio precisado a trabajar de mesero en un café. Tan valiente y personal novillero encontró la muerte, en plena juventud, no en el ruedo, en las astas de un toro, sino en un accidente trágico, en la ciudad de México; estalló la caldera de un establecimiento de baños públicos, cuando él estaba tomando uno, y la explosión lo mató, de manera que aunque apareció su nombre en la nota roja de los periódicos, pocos aficionados se dieron cuenta de que se trataba de tan singular torero, que sino dejó honda huella de su paso por las arenas, si consiguió grabar su recuerdo en quienes fueron sus amigos, y lamentaron su fin desairado, tal es el caso de don Rafael Solana, autor de esta editorial  y  quien trabajó para el capitalino diario La Afición de México D.F.

Fuente: Extracto de Don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) de una nota editorial del cronista Rafael Solana,  publicada en 1990 en  del Diario La Afición, de México, D.F.


Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

En abundamiento de su singladura taurina, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) refiere que de Jaime Rivero (El Húngaro) cita “El Cossío” << Matador de novillos mexicano que actuó en la plaza México, de la capital de su nación, el 2 de noviembre de 1969, para despachar un encierro de la ganadería de Santoyo en unión de Rodrigo Viteri y Daniel Vilches. Agradó tanto su labor, que a pesar de no acertar con el acero salió a hombros del coso. Durante la siguiente temporada es herido en dos ocasiones, ambas en el ruedo de la Guadalajara azteca. El 25 de enero por una res del hierro de “San Marcos”, en el muslo derecho, ante sus compañeros de terna Ángel y Raúl Ponce de León y el 12 de abril por un astado de Ezequiel Gutiérrez, en la región perineal derecha, en presencia de Alfredo Acosta y Alberto Zavala “El Memín”. En 1971 viene a España y aquí interviene en un par de corridas picadas, una de ellas, el 23 de mayo, el la plaza “La Tercera”, de San Sebastián de los Reyes, en las inmediaciones de Madrid. Se corrió en tal coyuntura ganado de “Barcial”, fueron sus compañeros de cartel Antonio Porras y Antonio Benete “el Mesías” y resultó cogido por su segundo enemigo tras haber cortado una oreja a su primero. >> Después esta misma fuente tan respetable cita: <<  RIVERO (Jaime), “El Húngaro”. Matador de novillos mexicano, del que traté en la página 346 del tomo VI de este tratado. Su muerte se produjo en circunstancias trágicas, al explotar una caldera cuando el infortunado espada se encontraba en una sauna. Ello ocurrió en la capital azteca el 28 de junio de 1981.


Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

El pasado 4 de agosto de 2011, recibí una emotiva carta del Sr. José Oliver Hernández Rivero, sobrino del valeroso novillero Jaime Rivero Salmerón "El Húngaro" donde nos cuenta, aparte de enviarme 2 fotos de su propiedad que muestro en esta necrología, lo siguiente: Es muy satisfactorio entregarle estas fotos, ya que así lo hubiera deseado mi entrañable tío. Yo era un niño cuando él murió, tenia 11 años, y me recuerdo bien que mi tío tocaba muy bien la guitarra, puro flamenco, también cantaba. Muchas de sus fotos estaban en un ropero pero le entro agua y se echaron a perder; su esposa tiene más, pero ella vive en Morelia Michoacán. Mi tío solo tuvo un hijo y se llama igual que él, Jaime Rivero. Le voy a conseguir mas fotos y muy buenas; su hermana, mi tía José, tiene de cuando él estuvo en España. Me recuerdo que vi la oreja y el rabo que corto, su muleta y su capote también, y todo lo que allí dice es verdad, lo único que se les paso comentar es que el papa de mi tío, o sea mi abuelo, era el dueño de la feria y se llamaba José Rivero Ponce. De hecho, casi todos, la familia Rivero, nos dedicamos a la feria. Una vez nos llevaron a la casa del señor Solana y después a un restaurante que tenia una plaza pequeñita, ya tiene mucho de eso, había muchas personas del medio. A mi, en lo personal, me gusta mucho la fiesta brava, me hubiera gustado ver torear a mi tío, en sus fotos veo que esta muy cerca del toro. Déjeme conseguirle más fotos y se las mando. Mi nombre es José Oliver Hernández Rivero y estoy para servirle.

Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

Cortesía de José Oliver Hernández Rivero

GABRIEL FRANZONI (XXXX - 1981)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/ Foto de Yhova Ferral

Refiere el dedicado cronista (LRQ) de la ANCTL (Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México), que el 16 de octubre de 1981, muere en Puebla el matador de toros Gabriel Franzoni a consecuencia de un accidente de motocicleta sufrido días antes.

Investigando los comienzos de su rodaje taurino, y de la lectura de los apuntes del eminente cronista José Antonio Luna Alarcón (reconocido en el medio por sus brillantes editoriales: “De Purísima y Oro”), quien tuvo la suerte augusta de conocerlo a fondo y contarlo como amigo, encontramos que el 16 de junio de 1974,  Gabriel Franzoni, Pepe Luis Vázquez -hijo- y Paco Pardo “Pardete”, se presentan como novilleros en la “Monumental Plaza México” lidiando bureles de la muy respetable divisa de “La Playa”. Completaron el cartel Armando Martínez, Roberto Hernández “El Regio” y Manolo Vázquez. Posteriormente el 30 de junio de 1974, repite en la Plaza México con toros de “La Ventilla” de doña Irene Garfias de Meade, acartelado con José Luis Rodríguez y Francisco Pardo “Pardete”. El 22 de septiembre de 1974, debuta en la Monumental Plaza México Gustavo Garza, lidiando novillos del hato de Garfias, junto con Gabriel Franzoni y Humberto Moro -hijo-. El Diario El País, y la hermosa página de Internet “Toreros Mexicanos” de mi  estimado amigo y cronista don Rafael Gómez Lozano “Dientefino”,  refieren que << Gabriel Franzoni había tomado la alternativa el 2 de enero de 1977 en la Plaza “El Pinar” de Teziutlán, Puebla (consiguiendo vuelta al ruedo y oreja), de manos del inolvidable diestro Manolo Martínez (palmas y dos orejas y, rabo), siendo testigo “Curro Leal” (palmas y vuelta al ruedo),  con toros de “La Laguna”.>>  Más adelante, el 1 de enero de 1978, se inaugura para festejos profesionales la plaza de toros “Las Brisas” (ubicada a las orillas del Lago de Valsequillo, a unos 20 minutos de la ciudad de Puebla. El inmueble fue construido en 1944 por el Dr. Teto Guzmán, siendo entonces un cortijo privado, teniendo el coso un aforo para 7,200 espectadores) presentándose Gabriel Franzoni con los matadores Paco Ortiz y nada menos que Manolo Martínez. Posteriormente hacia finales de marzo de 1978, reaparece en el mismo coso de Valsequillo en corrida de lujo, con toros de Jorge Barbachano Ponce, que embistieron bien aunque acusaron poca fuerza los tres primeros. Paco Camino (el Niño Sabio de Camas), ovación y oreja. Manolo Martínez, palmas y dos orejas. Gabriel Franzoni, oreja y cumplidor. Tal y tanto era el magisterio de este modesto torero poblano, y el sentirse a modo en este coso de Valsequillo, como para alternar con estas primerísimas figuras del toreo y salir bien librado. Reza el madrileño diario ABC del 20 de febrero de 1979 - sin especificar en que lugar y plaza acontece- ,  que << En corrida de feria con lleno total, se lidiaron toros de Coapantes, que dieron juego desigual. El rejoneador Gastón Santos, consiguió una oreja. Ernesto Sanromán “el Queretano”, palmas en sus dos toros. Bolívar Vasco, palmas en su lote, y  Gabriel Franzoni, una oreja y una vuelta. >>

MORTAL ACCIDENTE DE LA CUADRILLA DE MANOLO ESPINOSA (XXXX - 1981)

Manolo Espinosa y Calesero Chico el 16 de agosto de 1964
(Foto: Archivo Carlos Meza Gómez)
Cortesía de: http://laaldeadetauro.blogspot.com/2009_11_01_archive.html

El 14 de noviembre de 1981, los banderilleros Jesús Rangel y Ángel Prado; el picador Isabel Prado y el mozo de estoques Víctor Martínez " El Pana" mueren en accidente de carretera cerca de Acayucan Veracruz, cuando iban a torear al día siguiente en Cancún en la cuadrilla de Manolo Espinosa.
Fuente:
Don Luis Ruiz Quiroz/Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México (ANCTL). http://www.campobravo.org/efemerides.php

La edición impresa del diario español “EL País” del 15 de noviembre de 1981 publicaba: << Cuatro de los cinco miembros de la cuadrilla del diestro Manuel Armilla fallecieron ayer en accidente de carretera, cuando se dirigían a la ciudad mexicana de Cancún, donde iban a torear esta tarde. El automóvil en que viajaban se estrelló contra un camión, y resultaron muertos en el acto los banderilleros Jesús Rangel y Alejandro Prado, el picador José Isabel Prado y el mozo de espadas Víctor Martínez, El Pana. El único miembro de la cuadrilla que sobrevivió (con contusiones en todo el cuerpo y fractura de varias costillas) es el banderillero Alfredo Ibarra, quien se encuentra internado en un sanatorio de Acayucan, en el Estado de Veracruz. .Manolo Armilla tenía previsto trasladarse hoy a Cancún por vía aérea, pero se ignora si podrá torear, pues se encuentra profundamente impresionado por este suceso. El picador fallecido, José Isabel Prado, era hijo del también picador Isabel Prado, que murió en Aguascalientes (México) en 1948 como consecuencia de una riña que tuvo con el novillero Carlos González. >>

El domingo 31 de julio de 2011, recibí una carta de mi amigo y reconocido cronista taurino, don Pedro Julio Jiménez Villaseñor, donde cita: Una observación... En su escrito MORTAL ACCIDENTE DE LA CUADRILLA DE MANOLO ESPINOSA (XXXX - 1981) los nombres correctos de los fallecidos fueron, Jesús Rangel, José Isabel Prado Ramos, Alfredo "El Chop", Prado Ramos y Víctor Martínez, "El Panadero", este ultimo bien lo dice era sastre y mozo de espadas, anteriormente iba con Fermín Espinosa y con Gastón Santos. Alfredo Ibarra, "El Ciezo", efectivamente quedó solo muy lastimado pero años después falleció también en un accidente carretero. Un abrazo.