Los toros dan y quitan

PEDRO GOTILLA "PEDRO ROMERO " (XXXX - 1954)

Solo para efectos ilustrativos

Fuerte de San Juan en Marsella

Cortesía de Ma. José Rubín

Matador de novillos, que resultó gravemente herido en el vientre en una corrida celebrada en el Palacio de Deporte de Marsella el 3 de enero de 1954, alternando con los espadas Domingo Tormo y Jeromie Clavel. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

HÉCTOR SAUCEDO GALINDO (1928 - 1954)

Héctor Saucedo en la Plaza de Toros "Armillita" de Saltillo Coah.
23 de marzo de 1952
Cortesía del Ing. Manuel Gómez Ramírez

Matador de toros mexicano, nacido en Ramos de Arizpe, estado de Coahuila (México),  en 1928. Tomó la alternativa el 27 de noviembre de 1949, en la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León (México), al cederle Fermín Rivera el toro primero del hierro de Golondrinas que se lidió aquella tarde, en presencia de Ricardo Torres. Falleció, víctima de un accidente de aviación, el 25 de marzo de 1954.
Fuente: Crónica de don Abel Murillo Adame/ http://.historiadeltorero.com

Foto Cortesía de
Ing. Manuel Gómez Ramírez

Refiere el extinto cronista, don Ángel Villatoro, en su "Antología Taurina Mexicana", que << Héctor Saucedo, tiene en 1952 su época de mayor apogeo. Tales son sus triunfos por los estados, que la empresa de la capital le ofrece contratos, que él rechaza. Toma la alternativa en el interior, sin confirmarla en el Distrito Federal. Era valeroso y artista y, en lo personal, muy extraño en su comportamiento. A veces se dejaba la barba como un ermitaño. Muchas tardes salía a torear sin el añadido y con medias de un color rosa muy subido. Mataba con decisión y era muy artista con el capote. Era simpático, aunque a veces caía en extrañas ausencias. Murió en Monterrey a consecuencia de un accidente de aviación, cuando se dirigía a dicha ciudad para tomar parte en una corrida. >>

El miércoles 26 de enero de 2011, el prestigiado Diario de Coahuila publicó una editorial del cronista Miguel Ángel Tovar titulada "Un Torero con Historia", anotando que Héctor Saucedo Galindo tomó la alternativa como matador en el Coliseo de Monterrey, la tarde del 27 de noviembre de 1949, acompañado por el padrino Fermín Rivera y de testigo Ricardo Torres, para lidiar al toro "Muñeco", número 44 de la ganadería Golondrinas. Murió en un accidente de aviación el 25 de marzo de 1954 al regresar de Nogales, Sonora. Se le recuerda sobre todo con mayor insistencia en estas fechas, pues se aproxima el LVII aniversario luctuoso. Baldemar Saucedo Galindo, hermano de Héctor, menciona que fue un torero completo. "Ponía banderillas y sabía ser variado con el capote y la muleta. Realizaba el toreo con esencia, con base en temple, mando y mucha valentía", refirió. "Su época de novillero la hizo de 1946 a 1949 y actuó como matador de toros de 1949 a 1954. Así, pues la familia vivió intensamente la fiesta durante 9 años."Baldemar con mente fotográfica dice que el cerro denominado "La Pandura del Oso", ubicado muy cerca del antiguo aeropuerto de Monterrey, fue en donde ocurrió el accidente. "Yo fui el primer civil que llegó al sitio del accidente, ya estaba ahí la Cruz Roja y el Ejército. A la una de la mañana nos avisaron en la casa de Monterrey, unas personas preguntaron por Armando el apoderado de Héctor y dijeron que el avión no aparecía. Llegamos al aeropuerto y nos encontramos con Boby Arreola y Francisco Villarreal, se comentó que en la torre central del aeropuerto se le avisó al piloto que diera una vuelta, mientras salía uno de Mexicana de Aviación y en el intento de retomar la pista vino la tragedia", añadió. "Desde abajo del cerro nos dimos cuenta que no era fácil llegar al lugar en donde estaba el avión, sin embargo llegué junto con mi hermano Román y 2 periodistas. Aproximadamente a la distancia de 2 kilómetros vi que el avión estaba humeando, me acerqué corriendo y el primer cuerpo que vi boca arriba era el de Héctor, de la cintura para abajo estaba quemado. Al llegar horas después un helicóptero al bajar ocasionó fuertes vientos y las piernas de Héctor y un brazo se volaron, así pues por ese motivo fue sepultado medio cuerpo con un brazo. Hice una oración y me regresé para empezar a bajar, no dije nada a mi hermano Román, pues se trataba de un momento muy difícil. De pronto éste se fue a Monterrey y yo tuve que empezar a buscar cómo llegar a casa, al hacerlo me encontré con una multitud en las calles de Allende y Juárez. La afición, familiares y amigos querían enterarse."Baldemar comentó que Héctor nació en el centro de la ciudad. Calle Ramos Arizpe y Mina. "Mi padre ahí tuvo una tienda de abarrotes. Finalmente, Baldemar explicó que para él ha sido muy grato haber formado una peña taurina y estructurar un museo en honor de su hermano. La fiesta brava forma parte importante de su vida, ha sido presidente del patronato de la Plaza Fermín Espinosa "Armillita", ganadero y empresario.
¿Quién fue?...
Héctor Saucedo Galindo
Fecha de nacimiento: 26 de junio de 1927.
Lugar de nacimiento: Saltillo, Coahuila.
Alternativa: 27 de noviembre de 1949.
Padres: Román Saucedo Aguirre y María Luisa Galindo de Saucedo.
Hermanos: Benito, Román, José Ángel, Héctor, María Luisa, Irma, Roberto Guadalupe y Baldemar.

JOSÉ ARIAS MOYANO (XXXX - 1954)

Plaza Portátil de Arevalo, Ávila

Cortesía del sitio web: arevaloinfo.blogspot.com

Novillero principiante, nacido en Madrid, que actuaba por tentaderos y capeas celebradas por plazas de segunda y tercera categoría por tierras salmantinas y vallisoletanas. El 6 de junio de 1954, fue cogido por una res en uno de aquellos modestos festejos celebrados en la plaza portátil de Arévalo (Ávila) al intentar dar una larga cambiada de rodillas, resultando corneado en un costado y con fractura de la base del cráneo. Trasladado al domicilio de sus padres falleció poco tiempo después. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra "Víctimas del Toreo").

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su libro "Víctimas de la Fiesta", que " en la avilesa de Arévalo recibió heridas mortales el espada principiante José Arias Moyano, madrileño de nacimiento, el 6 de junio de 1954. La defunción tuvo lugar a su llegada a la Villa y Corte.

TEODORO RUIZ "MACARENO " (XXXX - 1954)

Solo para efectos ilustrativos

Coliseo de Nimes, Francia

Cortesía  de El Mesoncico/ Sitio Web: http://mesoncico.blogspot.com

El mayoral de la plaza de toros de Nimes (Francia), Teodoro Ruiz, que en sus tiempos de novillero y peón utilizó el apodo de (Macareno), resultó mortalmente herido en el mencionado coliseo por un novillo de la ganadería de Infante da Cámara, el 4 de julio de 1954. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

FRANCISCO RABADÁN GARCÍA (XXXX - 1954)

Refiere el historiador, Juan José de Bonifaz Ybarra en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << causa muy remota del fallecimiento del que fuera primeramente aceptable matador de novillos madrileño Francisco Rabanal* García, fue la cogida que sufriera el 15 de junio de 1941 en la plaza de Las Ventas, de Madrid, provocada por un novillo de la ganadería de Manuel García Boyero. La cornada afectó al diafragma, estómago y pulmón izquierdo y provoco su inmediata retirada del toreo. Su salud fue lentamente resintiéndose hasta la fecha de su fallecimiento, ocurrido en su villa natal el 1 de agosto de 1954. "

 

(*) Para el erudito Cossío, en Los Toros, Tomo 3, página 665, el primer apellido es RABADÁN

 

A efecto de aclarar la divergencia entre los dos eruditos respecto del apellido correcto de este lidiador, me he topado afortunadamente en la hemeroteca del diario español ABC, del día 12 de julio de 1932,  con una foto del novillero Francisco Rabadán, y una trágica  reseña de la corrida, donde informan de una " Gravísima cogida en la Plaza de Tetuán: La terna de novilleros Luis Morales, Antoñete Iglesias y Francisco Rabadán, que haría su reaparición, logró casi agotar los billetes. Y la fiesta -con ganado de Zaballos- -dejó en todos los espectadores el sabor amargo de la tragedia. Grave cogida de Morales y cogida gravísima de Rabadán. Éste, al hacer un quite en el segundo toro, fue enganchado por la res, según se ve en la fotografía. La cornada le perforó el recto por tres partes, interesando la vejiga y el peritoneo. " Luego después de leer esta nota, y confirmar que se apellidaba Rabadán, según la versión del sabio Cossío, nos permite colegir,  que con tan graves heridas recibidas en  las corridas de julio de 1932 y de junio de 1941, es lógico suponer, que seguramente las secuelas de los daños recibidos, fueron la causa de su paulatino deterioro hasta la fecha de su fallecimiento el 1 de agosto de 1954.

RAFAEL CARBONELL RAMOS (1930 - 1954)

Foto de Rafael Carbonell Ramos cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Nacido en Huelva España fue creciendo como novillero en los años cincuenta teniendo una gran aceptación en los aficionados, quienes vieron trunca su carrera muy joven. Murió de una grave cornada en la pierna que le interesó la arteria femoral en una corrida en Huelva donde reposa.
(Fuente: Crónica de Dale Pierce)

Respecto de este desconocido lidiador el cronista d. Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”,  que <<Rafael Carbonell Ramos,  fue un matador de novillos,  probablemente nacido en Huelva y cuyo nombre no figura en el Cossío, falleció el 17 de agosto de 1954, en la Plaza de Toros de su ciudad natal, por un toro de Moreno Santamaría, que le rompió la femoral, cuando alternaba con J. Romero y “El Venezolano”. "

Don Juan José de Bonifaz refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”,   que << habría de ser herido de muerte en su Huelva natal Rafael Carbonell Ramos tras haber hecho su presentación como novillero, poco tiempo antes, en la Plaza de las Ventas, de Madrid, donde, por cierto, resultó lesionado. Actúa ante sus paisanos el 17 de junio de 1954 y un astado de la divisa de Moreno Santamaría le cornea en el muslo derecho, con rotura de la vena femoral, cuando lo toreaba de muleta. Expiró, bien poco después, en la propia enfermería de la plaza. "

El afamado Blog taurino de Huelva en la Internet "Ambitotoros" de don Javier García-Barquero, publicó una hermosa editorial del cronista Vicente Parra Roldán (17 de junio de 1954: Cogida y Muerte de Rafael Carbonell) donde refiere que: La afición taurina onubense no puede olvidarse de la fatídica fecha del 17 de junio de 1954, día en la que perdió la vida en la enfermería de la plaza de toros onubense el diestro local Rafael Carbonell.- En aquella jornada se lidió un encierro de Dolores Moreno de Santamaría por parte de Joselito Romero (que estuvo muy lucido en sus dos novillos y dio la vuelta al ruedo), Rafael Carbonell (que resultó cogido al torear de muleta) y Alejandro Arnó "El Venezolano" (que se mostró torpe pero muy valiente en los tres novillos que lidió). Antes de que finalizara el festejo fue dado a conocer el parte facultativo sobre la cornada sufrida por Rafael Carbonell y que decía que el diestro "sufría un herida por asta de toro en el vértice del triángulo de Scarpa derecho, con trayecto ascendente por debajo del paquete vascular, con sección de la vena safena, y otro trayecto ascendente por dentro de la cresta iliaca, desgarrando peritoneo posterior, con fuerte hemorragia interna y schock traumático. Pronóstico gravísimo". Al diestro se le hicieron transfusiones de sangre, poniéndose 1.200 centímetros cúbicos. Desgraciadamente, todos los esfuerzos de la ciencia por salvar la vida del torero resultaron inútiles, falleciendo el torero en la propia enfermería de la plaza. La noticia de la muerte de Rafael Carbonell circuló rápidamente por toda la ciudad, produciendo penosísima impresión ya que el joven novillero gozaba de la general simpatía, recordándose su reciente triunfo en la plaza onubense el día de la Ascensión en la que, alternando con Antonio Cobo y Vázquez, cortó tres orejas y un rabo, saliendo a hombros.

Rafael Carbonell había nacido en Huelva el 20 de abril de 1.930, debutando en una novillada con picadores en la plaza choquera el 11 de mayo de 1.952. Carbonell triunfó y salió a hombros con las dos orejas de su enemigo, ganando también una oreja de plata, que más tarde ofreció a la Virgen de la Cinta. Después de varios éxitos, renovó su triunfo en Huelva el 3 de agosto de 1.953, alternando con Chamaco y El Coriano, cortando tres orejas y un rabo. Su presentación en Sevilla la hizo el 13 de septiembre de 1.953, con Zerpa y Andrés Luque Gago, dando la vuelta al ruedo. El 29 de marzo de 1.954 hizo su presentación en Madrid, acompañado de Francisco Ruiz y Raúl Iglesias, con novillos de Molero Hermanos, resultando cogido y pasando a la enfermería. Estos contratiempos no hicieron mella en el ánimo de Carbonell que, nuevamente, se presentó en Huelva el 27 de mayo, triunfando ruidosamente. El 6 de junio actuó en Nerva, mano a mano con Cobo, y salió a hombros de la plaza tras cortar dos orejas y rabo. Carbonell procedía de una familia muy humilde y trabajaba como peón de albañil. Sus padres estaban enfermos y sus siete hermanos pequeños solo contaban con él para resolver la difícil situación económica que les agobiaba. Después de la tragedia que le había costado la vida a Rafael Carbonell, el barrio de Viaplana, donde el novillero vivía en una humilde habitación, se condolió de la desgracia y de la mala suerte que había perseguido al torero que, salvo en dos o tres ocasiones, casi nunca llegó a cobrar honorarios por actuar.

A las seis y media de la tarde de la jornada siguiente se verificó el sepelio del malogrado diestro onubense. Desde muchas horas antes de la anunciada para el acto muchas personas se habían arremolinado en los alrededores del domicilio del torero, donde había sido velado su cadáver. Todas las ventanas y balcones de la Isla Chica, Viaplana, del barrio del Matadero y del de San Sebastián y las calles por donde recorrió el cortejo fúnebre aparecieron cubiertas con crespones negros en señal de dueño así como se produjo el cierre de todos los establecimientos públicos de esas zonas. Más de veinte coronas, enviadas por peñas taurinas, compañeros del infortunado Rafael, Gobierno Civil, Ayuntamiento y otras instituciones fueron portadas por compañeros y amigos del torero. El féretro fue llevado a hombros por los ex toreros Diego Gómez Laínez, Niño de la Isla, El Nene, Joselito Romero, directiva de la Peña Carbonell y numerosas personas. Sobre el ataúd aparecían la montera y el capote de paseo del diestro. Formaron la presidencia del duelo los padres y hermanos de Rafael Carbonell, con representaciones de las peñas taurinas Litri, Chamaco y del propio Rafael así como el primer teniente de alcalde, en representación del Ayuntamiento, y otras autoridades. En el cortejo también formaron parte estandartes de las distintas Hermandades religiosas a las que el torero perteneció, encabezando el cortejo la Banda Municipal de Música que interpretó diversas composiciones fúnebres. Una compacta muchedumbre acompañó al cadáver desde la casa mortuoria hasta el Cementerio, pudiéndose calcular en más de 20.000 personas las que figuraron en el cortejo. Desde la Isla Chica hasta El Punto, la aglomeración fue enorme y se pudieron ver a muchas mujeres conmovidas por el trágico fin del joven torero onubense Rafael Carbonell. Y muy pronto empezaron a llegar las ayudas económicas para la familia. La primera en hacerlo fue la del diestro gaditano Rafael Ortega quien, nada más producirse la tragedia, puso a disposición del Montepío de Toreros, para su entrega la familia de Carbonell, los honorarios devengados por su intervención en la corrida del Corpus de Cádiz.

ARTURO BAÑALES DE LA PAZ (XXXX - 1954)

El charro Arturo Bañales agoniza en la enfermería de la Santamaría bogotana entre su hermano y un
asistente de la plaza.
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Refieren don Juan José de Bonifaz en su libro "Víctimas de la Fiesta", y don Antonio Santainés Cirés en su "Historia del toreo en Colombia, en Venezuela, en el resto de América..." que << el 19 de septiembre de 1954, Arturo Bañales de la Paz, charro mexicano, cuando actuaba en la Plaza de Toros Santa María de Bogotá (Colombia), dejó de existir al ser cogido por un astado. Los Charros de Rancho Grande presentaban el "Jaripeo Mejicano", cuando  el charro Arturo Bañales de la Paz salió al ruedo y montó un toro cebú llanero de bastante poder que con sus brincos lanzó a Bañales hacia delante, y  al derrotar el toro, de cornamenta larga y abierta hacia arriba, lo hizo con tan mala fortuna que uno de sus cuernos penetró en el ojo izquierdo del charro con tal violencia que le atravesó el cráneo hasta la nuca, falleciendo minutos más tarde. "

JUAN MANUEL MORENO "MARCHENITA " (1936 - 1954)

Cortesía del historiador
José Antonio Román Romero

Matador de novillos, nacido en Marchena (Sevilla), en 1936 y de muy modesta categoría, falleció el 21 de septiembre de 1954, cuando contaba 18 años de edad. El día 3 de septiembre de 1954 toreó en la Plaza de Toros de Valderrobles (Teruel), una novillada sin picadores, alternando con Jesús Omedas en la lidia de novillos de don Ramos Matías. Al estoquear a su segundo enemigo resultó enganchado y herido muy gravemente en el vientre, lesiones de las que fallecía en Valencia el día 21 de ese mes. (Fuente: Crónica del historiador d. Juan José Zaldívar Ortega)


En la clínica donde fue ingresado con su Madre, hermana y apoderado.
Cortesía del historiador
José Antonio Román Romero

Refiere José Bonifaz de este lidiador, que << todavía no había participado en corridas con plazas montadas Juan Manuel Moreno (Marchenita), cuyo apodo indica su naturaleza, cuando marcha a torear el 3 de septiembre de 1954 a Valderrobles (Teruel). Al dar muerte a su segundo enemigo, de la vacada de Ramos Matías, es empitonado por el vientre y tras ser conducido a Valencia allí deja de existir al día 21 del mismo mes de septiembre de 1954, en el Sanatorio de la Alameda."

Refiere don José Antonio Román Romero en su visitado Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos":

ESCENARIO: Valderrobles, pueblecillo perdido en las serranías turolenses, con la nota briosa de su placita de toros, como pincelada luminosa del maestro Zuloaga; estampa que se repite en centenares y centenares de lugares españoles durante el taurino mes de septiembre. En estas plazas pueblerinas es donde vibra, con toda intensidad, el alma española ante la tragedia de la lidia. Los irregulares tablados se hallan ocupados por abigarrado gentío que no da reposo a la «bota», y las gentes gritan y gesticulan, enardecidas, ante la presencia del toro, que, engallada su cabeza, desafía al público cercano, despejando el pueblo de mozos. La figurilla garbosa del torerillo se yergue ante el furioso animal, y una y otra vez burla a la fiera. Sigue toreando con las rodillas en tierra, poniendo el corazón en la muleta. El clamor de los ¡oles! y de la ovaciones colman sus ilusiones, y embriagado por las palmas se olvida del peligro. Está viviendo sus sueños. Se perfila para matar, y al consumar la suerte su cuerpecillo de adolescente es terriblemente corneado. El color bermejo de su sangre pone la nota trágica en la tarde bulliciosa... Allá se llevan, pálidos y sangrantes, a Juan Manuel Moraza, «Marchenita›, que así se llamaba el torerillo, con un terrible cornalón en el vientre; su apoderado, enloquecido, va taponando con la mano la herida, y en tránsito de agonía llegan a la casa del médico. El público, tan alegre unos momentos antes, permanece mudo y apenado, mientras de bellos y femeninos ojos aragoneses caen unas lágrimas piadosas. Los médicos, hermanos Navarro Tafalla, luchan a brazo partido con la Muerte, para ganarle la vida del chavalillo, y uno de los doctores, en, cede en el acto su sangre generosa. No basta; la vida se acaba, pero allí está la bella señorita a la que el diestro brindó el toro, y allí está su sangre para salvar la vida que se va y le cede su sangre para otra transfusión. El vecindario siguió horas y horas ante la clínica, en angustiosa cola, para disputarse la piedad de ofrendar su sangre, efectuándose hasta ocho transfusiones, cedidas por nobles corazones baturros. Esta impresionante página taurina, digna de la musa de un poeta auténtico, se escribió en la villa de Valderrobles (Teruel) el día 3 de septiembre de 1954.

"MARCHENITA" FALLECIO EL DIA 21: A la una de la tarde del martes día 21 de septiembre de 1954 falleció en Valencia el novillero Juan Manuel Moraza, "Marchenita" que fue trasladado el día 18 del mismo mes desde Vaiderrobles a Valencia en gravísimo estado. Se hizo cargo del herido el doctor Serra, que, después de reconocer al herido, manifestó que Marchenita padecía un fuerte ataque de uremia y tenía altísima tensión arterial. El doctor Serra manifestó que era de temer un fatal desenlace. «Marchenita», falleció en el sanatorio de la Alameda. El cadáver del infortunado novillero, muerto a los dieciocho años, recibió cristiana sepultura en el cementerio general de Valencia.

Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/04/juan-manuel-moraza-salbochea-marchenita.html

LORENZO ORELLANA TEJERA (XXXX - 1954)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Parroquial Nuestra Señora de Gracia (XVI) en Fernancaballero (Ciudad Real) España

Cortesía del Sitio Web: http://.ciudad-real.es

 

Durante el mes de octubre de 1954, dejó de existir en Fernancaballero (Ciudad Real) el aficionado Lorenzo Orellana Tejera, al correr en el encierro del ganado que se lidiaría aquella tarde. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)