Los toros dan y quitan

ÁNGEL CÓRDOBA (1916 - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del famoso pintor y caricaturista mexicano  “Pancho Flores”  (1919-1984)

Aspirante a novillero que el 5 de mayo de 1934 saltó de espontáneo  al albero del coso de Vista Alegre, que se erigió en la calzada de San Antonio Abad, en Tlalpan, México D.F. y que operó de 1933 a 1937. Al dar un muletazo de pecho, el astado tlaxcalteca de la dehesa de Rancho Seco le abrió las carnes con una puñalada mortífera, dibujando un impresionante percance. Un cornadón de esos que se hacen llamar de caballo. Dos días después, murió este inquieto aspirante a torero.

DANIEL ARAGÓN "CHUSQUINA " (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Valladolid (1890)

Cortesía del Sitio Web: http://.taurodelta.es

El empleado de la plaza de toros de Valladolid, Daniel Aragón (Chusquina), halló la muerte al ayudar en el apartado de una novillada, de la ganadería de Manuel Santos,  que se celebró el 13 de mayo de 1934, falleciendo el día 21 del mismo mes. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Pagina 195).

ANTONIO GONZÁLEZ PÉREZ (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Antigua Plaza de Toros en Cádiz

Archivo de don Ricardo García/ Sitio Web: http://.fotosconhistoria.canalhistoria.com

La tarde de la festividad del Corpus de 1934, el 31 de mayo, muere en Cádiz el espontáneo Antonio González Pérez, al resultar empitonado por un toro de la vacada de Félix Moreno Ardanuy. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Pagina 195).

JOSÉ LÓPEZ VICENTE "IGUIÑO" (1893 - 1934)

Novillero que fue cogido por un novillo el 10 de junio de 1934 y fue muerto el día 14 siguiente a resultas de sus heridas. Para mayor abundamiento sobre su vida, expongo aquí la crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega,  quien refiere que << José López Vicente (Iguiño), matador de novillos y banderillero, nació en Almería el 23 de marzo de 1893, falleció en 1934, a los 41 años de edad. Aquel día 10 de junio de 1934,  fue a torear como banderillero en la Plaza de Toros de Almería. Toreaban esta novillada Manuel Fuentes Bejarano, “Niño de la Alambra”  y “Piqueras”. El ganado era de Hernández. De primero cogió a nuestro biografiado al clavar de segundo par de banderillas, infiriéndole una gravísima herida, que, agravada aún más con una complicación cardiaca, le produjo la muerte en la madrugada del día 11. En calidad de banderillero, comenzó a trabajar en 1912 en una cuadrilla de niños almerienses. Su labor resultaba muy lucida, tanto con de capote como con las banderillas, que manejaba con gran desenvoltura. Más tarde se decidió a tomar de estoque, y trabajó como matador. Alternó el 24 de agosto de 1919 con los novilleros Luis Muñoz y Saulo Ballesteros, lidiando ganado de don Manuel Santos. En el quinto novillo, Luis Muñoz sufrió una cornada en el vientre, a consecuencia de la cual falleció el 9 de septiembre de 1919. El 21de septiembre de 1919, toreando en la Plaza de Toros de Zaragoza, sufrió una grave cornada en la región anal de 16 centímetros de profundidad. El 26 de agosto de 1922 se celebró una charloteada nocturna en Madrid, y José López (Iguiño) estoqueó un novillo de Moreno Santamaría después de rejonearlo “Barajas”. Después de una faena de muleta mediocre, tumbó a la res de una buena estocada y un descabello. Al día siguiente toreó en la plaza de Tetuán de las Victorias y estuvo bien. Toreó  bastante, sin duda al amparo de este éxito y de otros obtenidos en la Plaza de Toros madrileña de Vista-Alegre (Carabanchel Bajo), en esta misma temporada y en la siguiente de 1923, Tenla de prurito de destacarse como matador,  y, efectivamente, mató algunos novillos muy bien, con valor y con bastante buen estilo. Pero esto no era lo suficiente para llegar al puesto que él anhelaba. Estaban en contra suya la edad, demasiado madura para  principiante; su tipo, demasiado fuerte y obeso y alto, y su falta de agilidad y soltura en los movimientos y poca alegría en su semblante. Por todo ello, a pesar de su esfuerzo, no logró situarse. Para sostener su casa hubo de volver a las banderillas y de capote, y aun ayudarse con algunas actividades extrañas a la profesión, aunque taurinas varias de ellas. Habla sido nombrado gerente de la Plaza de Toros de Orán, e iba a marchar para tomar posesión de este destino cuando se le ocurrió torear y ahí fue cogido de muerte. Reflejado queda en esta breve biografía que realmente su vida taurómaca carece de toda importancia; pero José López (Iguiño) gozó de muchas simpatías, porque fue un hombre bueno, deseoso siempre del bienestar de los suyos y con una cultura muy superior a la general del medio en que vivía."

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra, “Víctimas de la Fiesta”, que << en uno de los últimos festejos en que iba a participar –acababa de ser nombrado gerente de la plaza de toros de Orán (Argelia)-, el que se celebró en su natal Almería el 10 de junio de 1934, fue doblemente herido, en la ingle y en el bajo vientre, José López Vicente (Iguiño), que en los comienzos de su carrera taurina había actuado como novillero. El astado causante de la tragedia  estaba marcado con el hierro de Esteban Hernández y el desenlace se registró  el día 17 del propio mes de junio de 1934 en una clínica almeriense. "

CÁNDIDO ROIG ROURA (1898 - 1934)

Solo para efectos ilustrativos
“Tauromaquia” (2007)
Obra del pintor Joaquim Falcó 

La tragedia acaeció  en la plaza de toros de Marineda en La Coruña. El 6 de agosto de 1934, Juan Belmonte, al intentar descabellar con el estoque de matar, lo pierde al revolverse el toro y el estoque sale despedido y se clava en el espectador que ocupa "el asiento 34 de la fila sexta del tendido 1", detalla Jesús Reiriz en su libro Anecdotario Coruñés. El herido se llamaba Cándido Roig Roura, de 36 años, quien murió al poco rato. Dejó viuda y cinco hijos. "A raíz de este suceso, el Gobierno modificó el reglamento taurino, prohibiendo el estoque de matar para el descabello, y naciendo así el verduguillo", escribe Reiriz.

Refiere el sevillano Diario ABC-Edición Andalucía, del 7 de agosto de 1934, que " el herido por el estoque falleció en brazos de las asistencias cuando pasaba a la enfermería. El desgraciado Sr. Roig era concejal del Ayuntamiento de Noya. "

Cita "Don Víctor", el cronista coetáneo que mantiene en la Red el Blog taurino "A los Toros", que el 6 de agosto de 1934, en la plaza de toros de La Coruña se celebró una corrida en la que con toros de Albaserrada actuaron los diestros, Juan Belmonte, Sánchez Mejía y Ortega. Al que abrió plaza, manso como el resto de sus hermanos, el trianero le hizo una templada faena y tras un pinchazo hondo se dispuso a descabellar. El animal le tiró un derrote a la muñeca derecha saliendo despedido el acero a gran velocidad hacia el tendido 1, donde se clavó en el lado derecho del pecho del espectador Cándido Roig Roura, vecino del cercano pueblo de Noya. El infortunado con su propia mano se quitó la espada mientras sus vecinos de localidad le levaron a la enfermería, los médicos comprobaron que el aficionado presentaba una herida penetrante en el tórax, parte derecha, atravesando el pulmón, mortal de necesidad, instantes después falleció en la cama de operaciones. El mismo estoque que acabó con la vida de Cándido hirió en su trayectoria, antes de su fatal destino, al periodista local Carlos García Puebla, colaborador de "El Ideal Gallego". También fue asistido el diestro Belmonte de una distensión ligamentosa en la muñeca derecha. Al no ser esta la primera vez que ocurría algo parecido, el 27 de noviembre de ese año se probó en el Matadero Municipal de Madrid ocho modelos de estoques de descabellar. Idea original de Vicente Pastor que hizo colocar una cruceta en su parte inferior para delimitar la longitud que debía profundizar en la testuz del toro y así evitar que hiciese ballesta y saliese disparado. Se encargaron del ensayo Diego Mazquiarán (Fortuna) y Pepe Bienvenida; el 6 de enero de 1936 se implantó la Orden para su obligado cumplimiento.

PABLO SÁNCHEZ GARCÍA (XXXX - 1934)

“Corrida de toros en Eirba”

Obra del eximio  pintor vasco Ignacio Zuloaga

El espontáneo Pablo Sánchez García resultó herido de gravedad, el 5 de agosto de 1934, al saltar al ruedo del coso madrileño, a la salida de un novillo del hierro de Pérez de la Concha. La muerte se produjo dos días después en un hospital de la capital de España. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Pagina 195).

IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS (1891 - 1934)

Foto Cortesía del sitio web: http://portaltaurino.com/enciclopedia/doku.php/catedra_ignacio_sanchez_mejias_de_comunicacion_y_tauromaquia

Matador de Toros atípico, amigo de intelectuales, comediógrafo y mecenas de de espectáculos de altura,  que nació el 6 de junio de 1891, en la sevillanísima calle de La Palma.  El 16 de marzo de  1919 tomó la alternativa en Barcelona de manos de Joselito y con Belmonte de testigo. La confirmó en Madrid al año siguiente, en abril.  Contrató para 1920 más de un centenar de corridas y sólo dos cornadas le impidieron alcanzarlas. Pero antes le esperaba Talavera. La fotografía de Ignacio abrumado por el dolor, sosteniendo con una mano abierta la cara mientras con la otra acaricia la cabeza de Joselito yaciente, tranquilo ya en su gloria, es quizás la más emocionante de la historia de la tauromaquia.  Tras permanecer siete años apartado de los ruedos, retornó para desgracia al toreo activo, siendo cogido el 11 de agosto de 1934 en Manzanares (Provincia de Ciudad Real) por un toro de la dehesa de don Demetrio y don Ricardo Ayala, número 16, "Granadino", negro bragado, corniapretado, bizco del derecho, manso, astifino y badanudo, el primero de la tarde,  lo enganchó cuando daba uno de sus típicos pases sentados en el estribo,  causándole una herida penetrante en la región antero interna del muslo derecho. El se agarró a los cuernos y llegó hasta los medios con el asta dentro, dirigiendo el quite de Alfredito Corrochano. No quiso que lo operaran en la mísera enfermería y pidió volver a Madrid, pero la ambulancia tardó varias horas y el viaje fue muy malo. Lo atendieron en el Sanatorio del Doctor Segovia empero a los dos días se declaró la gangrena y murió a causa de esta, sufriendo y delirando a las 10 de la  mañana del día 13 de agosto de 1934. Descansa en paz en Sevilla junto a sus cuñados Fernando Gómez “Gallito”, Rafael “El Gallo” y el inmenso “Joselito”. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega de su obra “Víctimas del Toreo”).

Curiosamente el destino acomodó las cartas de la suerte para que se diera el trágico suceso, pues refiere el maestro Juan José de Bonifaz Ybarra en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el 6 de agosto del citado 1934 actúa en La Coruña junto a Juan Belmonte y Domingo Ortega, festejo que tendría funestas consecuencias, ya que no solo al intentar descabellar a un toro de Bernardo Escudero Bueno, saltó el estoque al tendido matando a un espectador, sino que al regresar a Madrid el automóvil de ortega sufrió un accidente de circulación en el que resultó herido el espada de Borox, por lo que no puede acudir el siguiente día a 11 a Manzanares (Ciudad Real), donde tenía contratada la corrida de feria. El puesto vacante es ocupado por Sánchez Mejías, quedando el cartel de la siguiente forma: dos reses para el rejoneador Simao da Veiga, y otras seis para Ignacio, Fermín Espinosa (Armillita chico) y Alfredo Corrochano. Los ocho toros fueron de los hermanos Demetrio y Ricardo Ayala. "

El 2 de octubre de 2012, recibí una amable carta del Lic. Eduardo Izaguirre Fierro, nieto del cronista y doctor, Baltazar Izaguirre Rojo, quien se firmaba en su tiempo bajo el seudónimo de "Lance del Desdén", y donde me allega una editorial de la autoría de su abuelo publicada en el mexicano diario El Universal del domingo 19 de agosto de 1934, titulada: Ignacio Sánchez Mejías ¡¡ Descanse en paz !!, donde refiere: Ignacio Sánchez Mejías ha muerto! El hombre denodado, el hombre esforzado, rodó sobre la arena sangrienta de una plaza provinciana para no levantarse mas al aplauso y al clamor de sus admiradores! Cayó como el deseaba, frente a la apoteosis de una tarde magnificente, en una lírica imprecación de valentía! Como cayeron los gladiadores de las edades muertas frente a la garra indómita de la fiera azuzada y poderosa! Sin desfallecimientos! Sin titubeos! Sin lipotimias vergonzantes y ridículas en el trueque bochornoso de los sexos! Y es que Sanchez Mejias mas que un torero abstracto, mas que un artista implícito, era un hombre integral! Era un hombre que había forjado su corazón a las altas temperaturas del heroísmo y la temeridad! Hombre capacitado para todas las lidias de todos los momentos emocionados de la historia, que, por haber extraviado el camino, en retrasos seculares, no acompaño a Alejandro en su larga y pasmosa expedición asiática, ni lego con Atila a las puertas de Roma reclutado en las murallas augustas de Sagunto, ni piso, palpitante de ocasos y de perlas, las barcas alucinadas del Almirante insigne que se embriagaran de silencio, de soledad y de epopeya antes de montar una esmeralda de ilusiones en la isla miraculada del Archipiélago Antillano! Si, su noble y recio carcax de eternidades, en el concepto de su concepto de lo eterno, mas que emanación hacia la gratitud estética del peligro y de la gloria, era una substanciación dinámica de la arrogancia y la temeridad! Sus flechas eran flechas de pasión y de acción y de renunciación lanzadas a los rumbos de lo perspectivo sobre las munificas aristocracias del desprecio a las trivialidades de la vida! La testa y el morrillo y la sangre y la muerte, fueron para la templanza de sus destemplanzas rebosantes, una flagelación de lo admirable presta a herir e impresionar mas a la multitud que a su devoción, mejor a los expectantes que a si mismo! Su vida, plena de un impulso gravitativo por si fanatismo a la epopeya, corrió tempestades de lujurias emotivas, cual barca desbocada sobre la superficie en vértigo de olas, tras el arrecife donde estrellarse o encallar de cara a los postreros reflejos del sol, aptos para fundirse en el aroma de un clavel anhelante o en la fosforescencia de unos ojos bruñidos en el calofrío de un alma de mujer! Por eso no recargo el satín de sus impertinencias terrenales con leves mutilaciones de lo perecedero capaces de avivar ese rescoldo que dejan en sus nexos quienes fueron predestinados por la Divinidad para enseñar, ejecutar y merecer! No subrayo sus reciedumbres de anima en una erudición imperativa y nueva de nuevas e imperativas formulas de arte! No! Porque el arte de su arte mas que en pensamiento, mejor que en la inteligencia y el cerebro, se compulsaba y sostenía entre el tejido férreo de su potente corazón antiguo! Mejor que una silueta destinada a la película de lo juncal dislocativo, era una aliento reforzado por todas las emancipaciones primigenias de la virilidad y la energía! Y en ellas y con ellas vio y bebió y gozo el alarido atormentado de las gentes, cortando con el ala cortante de sus extraños plumones implacables, lo que a el le correspondía de tributo en la macula epifanía de las muchedumbres! Y así, se sostuvo ante los afortunados por la capacidad misteriosa de lo arcano, y vio los derrotados muchas veces, a pesar de lo inexplicable de sus inspiraciones y a pesar de lo inaccesible de los hondos augurios de lo eterno! Tal vez por eso a arribado este momento de su anulación irremediable tras el largo descanso de los designios de su fatalidad! Tal vez los dioses fatigados de mirarlo vencer sus adelantos y sus privilegios y sus selecciones, uncieron las potencias en un haz y apagaron aquel corazón que amenazaba obscurecer de nuevo el preludio del destello de sus astros! Y por eso callo frente a la tarde, hurgando una constelación de magnitudes para embalsamarse afirmativo en el sacro recuerdo de los hombres...! Descanse en paz bajo la paz de Dios y sobre la infinita emulación de nuestro tiempo, enfermo de pequeñez, de cobardía y de feminidad!

JUAN JIMÉNEZ MARTÍNEZ (1912 - 1934)

Fotos cortesía del historiógrafo taurino
Don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

Novillero que fue cogido por un novillo el 3 de agosto de 1934 y fue muerto el día 16 del mismo mes a resultas de sus heridas.

Refiere el erudito. d. Juan José Zaldívar Ortega,  que <<Juan Jiménez Martínez, fue un matador de novillos, natural de Sevilla, donde nació el 1 de enero de 1912, habiendo fallecido en 1934, a los 24 años de edad, debido al percance sufrido el día 3 del mismo mes. El 3 de agosto de 1934 toreó en la Plaza de Toros de Valencia, en cuya corrida se lidiaron reses de la dehesa de Concha y Sierra, y en el octavo, al hacer un quite, de rodillas, le empitonó y la causó una herida en la región femoral izquierda, a consecuencia de la cual falleció el 16 de agosto de ese año del 34.

Fue un torero más de los incontables malogrados; sabía torear y era valiente. Muy pronto se inició como becerrista, y en 1927 obtuvo un buen éxito en El Puerto de Santa María con becerros de Moreno Santamaría. Como becerrista hizo su  presentación en la Plaza de Toros de Madrid el 28 de junio de 1928, alternando con Antonio Iglesias, con novillos de don Manuel Santos, en función nocturna. Siguió luchando, y en 1931 consiguió presentarse como novillero en la Plaza de Toros de Madrid, el 30 de agosto de 1931, con novillos de Bartolomé y alternando con “Pinturas”  y Paco Céster; cuatro corridas más estoqueó ese año y ocho en 1932, con bastantes aplausos. En 1933 trabajó en 12 corridas con buenos éxitos. Empezó con grandes esperanzas en 1934 y, en efecto, escuchó ovaciones en todas las novilladas, especialmente en Valencia, donde toreó cuatro, y en Madrid, una. "


El célebre cronista, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << al adornarse en un quite con ambas rodillas en tierra fue cogido el sevillano Juan Jiménez Martínez, en la novillada de feria celebrada en Valencia el 3 de agosto de 1934, por “Hormigón”, de la ganadería de Concepción de la Concha y Sierra. El antiguo becerrista, que confiaba en recibir la alternativa al final de la temporada, sufrió la herida, con tres trayectorias, en el muslo izquierdo, produciéndose su defunción a las ocho de la noche del día 16 del mismo mes de agosto de 1934.  "


"Don Víctor", el eminente cronista coetáneo, propietario del leído "Blog Taurino A los Toros", refiere en sus efemérides, que << el 16 de agosto de 1934 falleció el novillero Juan Jiménez a consecuencia de la cornada sufrida el 3 de agosto en la Plaza de Toros de Valencia al hacer un quite de rodillas al octavo novillo de la tarde. Eran las nueve de la noche cuando el doctor Serra terminó la intervención quirúrgica y extendió el siguiente parte: "Durante la lidia del octavo toro ha ingresado en la enfermería el diestro Juanito Jiménez, el cual presenta una herida en el tercio medio antero posterior de la región femoral izquierda, con tres trayectorias; una ascendente que llega hasta el arco crural; otra ascendente, con dirección hacia abajo y dentro atrás, de quince centímetros de extensión, y otra fuera y atrás, de diez centímetros, bordeando el fémur, que interesa piel, tejido celular y músculos de la región, con sección completa del sartorio, dejando al descubierto el paquete vásculo-nervioso, con intensa hemorragia. Muy grave.". Novillada de feria la celebrada esa tarde con reses de Concha y Sierra para los espadas Juanito Jiménez, Jaime Pericás, Niño del Barrio y Ricardo Torres. >>

AURELIANO MANCHADO (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Castro Urdiales (Santander)

Al torear el joven espada Aureliano Manchado en la parte seria de un espectáculo bufo titulado “Los Chicos de la Ricarda”, en Castro Urdiales (Santander), el 15 de agosto de 1934, fue corneado por una res. Se le lleva sin demora al Hospital de Basurto y allí le llega la muerte el día 17 de agosto de 1934. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.) 

MIGUEL CASIELLES PUERTA (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos Fotografía de cuerpo entero tomada al diestro asturiano Bernardo Casielles, hermano del fallecido, vistiendo el traje de luces con su mano y brazo izquierdo sostiene la montera y un capote bordado. http://bivir.uacj.mx/Postales/Postal.asp?CodBar=001427956

Novillero que fue cogido y muerto por un novillo el la antigua Plaza de Toros de Tetuán España el 19 de agosto de 1934.

El historiador, Juan José Zaldívar Ortega, nos ilustra sobre este lidiador al decir,  que << Miguel Casielles Puerta, novillero y banderillero, natural de Gijón (Asturias)  era el hermano menor del matador Bernardo y,  sin duda sugestionado por el ambiente familiar, se dedicó al toreo. Comenzó como tal en 1924, sólo en plazas de poca  importancia. El 11 de julio de 1926,  se presentó en la madrileña Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias con novillos de don Justo Puente, de Colmenar. Estuvo muy lucido. Pero pese a ello, no logró hacerse de cartel, y en 1927 toreó tan sólo una novillada en Tarancón, el 8 de septiembre de 1927. Renunció a sus ilusiones de matador y se dedicó a banderillero. El 19 de agosto de 1934, toreando como tal en la plaza de Tetuán de las Victorias, el tercer novillo, de doña María Montalvo, le cogió, produciéndole tan graves heridas en el vientre, que falleció a consecuencia de ellas. "

El docto Bonifaz, en su obra “Víctimas de la Fiesta”, refiere de su infortunio,  que << hermano de Bernardo, matador de alternativa, y antiguo novillero, el gijonés Miguel Casielles Puerta toreó su postrer  corrida el 19 de agosto de 1934 en el coso de Tetuán de las Victorias, arrabal entonces de Madrid. Dicha tarde fue empitonado por un novillo de María Montalvo, que le caló la ingle derecha hasta el abdomen, con perforación del intestino. Al no estar asociado al Montepío de Toreros, es llevado al Hospital Provincial de Madrid, donde encuentra su fin el día 23 de agosto de 1934"

Por su parte, Don "Víctor", el acreditado cronista coetáneo y propietario del concurrido blog taurino "A los Toros", refiere en sus estudiadas efemérides, que << en agosto 19 de 1934 el banderillero MIGUEL CASIELLES fue cogido en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias por el tercer novillo de la tarde, de María Montalvo, produciéndole tan graves heridas en el vientre que falleció a consecuencia de las mismas. El cartel lo formaban el mejicano Edmundo Zapata, Miguel Cirujeda y Rafael de la Serna, a cuyas órdenes actuaba el infortunado Casielles. La cornada había entrado en la región inguino-crural derecha, con dirección ascendente, penetrando en el abdomen por el anillo crural, dejando al descubierto la arteria y la vena femoral. La herida perforaba el intestino delgado en dos puntos, así como la cara lateral de la vejiga. Pronóstico gravísimo. Los doctores Ramírez y Almiñaque cloroformizaron al herido practicándole una delicada operación que duró más de hora y media. A las nueve de la noche se le trasladó al herido al Hospital de la Beneficencia, fue sometido a tratamiento tónico cardiaco sin que lograran salvarle. Novillero gijonés venía toreando desde 1924 sin apenas éxito, viendo inalcanzable el sueño de hacerse matador de toros tomó la determinación de ingresar en el escalafón de plata a finales de 1927. >>

ANTONIO CASTIÑEIRA TOMÁS (XXXX - 1934)

Solo para aspectos ilustrativos

“A solas con la maestranza” (1989)

Obra del Sevillano Antonio Dorado Guerra

Novillero en ciernes, que actuando en la Plaza de Toros de Villar de Ciervo, recibió una cornada en el corazón, el 29 de agosto de 1934, de la que, lógicamente, falleció al instante. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de esta víctima de la fiesta, que << en la localidad salamantina de Villar del Ciervo, el 29 de agosto de 1934, moría instantáneamente el vecino Antonio Castiñeira Tomás, al ser herido en el corazón en el desarrollo de un modesto espectáculo taurino. "

MIGUEL MORILLA ESPINAR "ATARFEÑO" (1909 - 1934)

Foto de Atarfeño cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Nació en Atarfe (Granada)  el 17 de noviembre de 1909, el 1 de mayo de 1927 sale en Granada por pri­mera vez vestido de luces con Perete y Joseíto de Granada. Diecinueve llevaba toreadas cuando le anuncian en Granada para matar seis novillos de Rufino Moreno Santamaría. Esta era la corrida llave de la alternativa que tomaría en octubre de 1934 y nada menos que de manos de Belmon­te, pero el pobre “Atarfeño” quedó en el camino.

El joven novillero entrega su vida en el ruedo a cambio de la negra gloria del ídolo caído y de la inmortalidad de un toro berrendo en negro, de nombre “Bellotero", una inmortalidad inmerecida por su condición de manso, áspero y ‘con sentido’. “Atarfeño” se despedía como novillero en su tierra y quiso hacerla matando seis novillos-toros en su querida Plaza del Triunfo. “Bellotero” le corneó brutalmente en la ingle y le secciono la arteria femoral y la vena safena. Fue al darle el tercer pase de muleta, falleciendo  a poco de entrar en la enfermería. “Atarfeño” ganaba esa tarde mil duros y estrenó un terno azul y plata. “Artafeño” fue consciente desde el primer momento de la gravedad de la cornada: “Cogedme bien que me caigo”, le dice a Fandila y a su hermano José, que le ayudaron a levantarse. “Que me desangro, que me muero,” después urgió: “Me derramo por la vejiga, me muero”  le comenta angustiado a los médicos, que tratan desesperadamente de reponer la sangre y ligar las arterias y venas. “No hagáis nada, todo es inútil, quiero morirme para no sufrir más”, suplica el torero, que pide a los amigos: “Id por mi hijo corriendo. ¡Hijo mío!”. El niño estaba con su abuela materna en el Hotel San Pedro y no pudo alcanzarle con vida. “Atarfeño”,  moría instantes después, a las siete menos veinte de la tarde, fue de lo último que pronunció aquella aciaga tarde del 2 de septiembre de 1934 en que fue muerto.

 

La crónica del maestro Juan José Zaldívar Ortega describe así la tragedia << Miguel Morilla Espinar “Atarfeño”, matador de novillos, nacido en Atarfe (Granada), el 17 de noviembre de 1909, falleció en 1934, cuando contaba 25 años de edad. Esa temporada hizo un esfuerzo tremendo por evitar su decadencia definitiva y lograr la alternativa. Diecinueve novilladas había toreado cuando le anuncian que recibiría su alternativa en la Plaza de Toros de Granada para matar 6 novillos de don Rufino Moreno Santamaría. Esta era la corrida clave para poder recibir la citada alternativa, que en la misma ciudad recibiría en octubre y nada menos que de manos de Juan Belmonte; pero el desgraciado de “Atarfeño” quedó en el camino la tarde del 2 de septiembre de 1934. El novillo corrido en segundo lugar, de nombre “Bellotero”, de pelaje berrendo en negro, gordo, grande y manso, que llegó al último tercio con todo su poder y avisadísimo, al darle el tercer pase de muleta, le infirió una cornada que le seccionó la arteria femoral y la vena safena, falleciendo a poco de entrar en la enfermería. “Atarfeño” iba a ganar esa tarde 1.000 duros y estrenó un terno azul plata. El novillero Epifanio Bulnes, que actuaba de sobresaliente, tuvo que matar tres toros, pues al conocer el público la muerte del torero hizo que se suspendiera la corrida. Fue un buen estoqueador y discreto con el capote y la muleta; quizá hubiera llegado no a un puesto sobresaliente en la torería, pero sí a ocupar esa cola de las grandes figuras, con quienes alternan y a las que a veces vencen. Recordamos la tarde de su presentación en  la Plaza de Toros de Madrid en la que obtuvo un triunfo ruidoso, pues le  concedieron orejas y le colmaron de ovaciones. Después, decayó sensiblemente, y al pretender resurgir, una cornada traidora de un manso se llevó su vida e ilusiones. "

 

El historiador, Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de esta víctima de la fiesta, que << actuaba como único espada Miguel Morilla Espinar (Atarfeño) en su familiar plaza de Granada, para dar cuenta de cuatro astados de Rufino Moreno Santamaría y dos de Julio Garrido el 2 de septiembre de 1934. El corrido en segundo lugar, “Bellotero”, de la primera de las citadas vacadas, le hirió de tal gravedad, al pasarle de muleta, en el muslo izquierdo, que el deceso se produjo momentos después en la enfermería de la plaza del Triunfo. Se dio el caso, único en la historia del toreo, de que su viuda, Luisa Jiménez, comenzó a actuar como espada en los ruedos poco después de ocurrida la trágica muerte de su marido. "

Foto de Atarfeño muerto. Cortesía del Sitio Web http://elblogdecarlos.files.wordpress.com

PEDRO VELA MEJÍAS (1912 - 1934)

Cortesía del historiógrafo taurino José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/10/pedro-mejias.html

Novillero que fue cogido el 9 de septiembre de 1934 y fue muerto el día 11 del mismo mes.

A mayor abundamiento de su vida, don Juan José Zaldívar Ortega refiere, que << Pedro Vela Mejías, fue un novillero nacido en Tomares (Sevilla) el año 1912, falleció en Madrid el 11 de septiembre de 1934, a los 22 años de edad, a consecuencia de dos cornadas penetrantes en el vientre. El 9 de septiembre de 1934, toreando en la Plaza de Toros de Ocaña (Toledo) fue cogido al dar un pase de muleta a su primer novillo, de la ganadería de Cobaleda, que fue el que le mató."

Por su parte el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  describe de esta víctima de la fiesta, que << el 9 de septiembre de 1934 tuvo lugar en Ocaña (Toledo) un festejo en el que se lidiarían seis novillos del hierro de Juan Cobaleda para los espadas Natalio Sacristán Fuentes, Pedro Vela Mejías y Juan Peral. En la faena de muleta de su primer oponente es corneado en el recto el diestro citado en segundo lugar, quien es enviado urgentemente al Hospital Provincial, de Madrid, donde expira el posterior día 11 del  propio mes. "

Refiere “Don Víctor”, el docto historiador taurino propietario del Blog en la Internet: “A los Toros”, que el 11 de septiembre de 1934, el matador de novillos Pedro Vela Mejías nacido en Tomares (Sevilla) el año 1912, falleció en el Hospital Provincial de Madrid a donde había sido llevado tras ser cogido cuando toreaba la tarde anterior al primero de la corrida, en la plaza de toros de Ocaña (Toledo), los novillos eran de Cobaleda. Se le apreció una herida en el recto con dos trayectorias: una, ascendente, que perfora la vejiga y el peritoneo, y otra, descendente, que llega y penetra en la región abdominal, el pronóstico era de gravísimo. Le acompañaban en el cartel Juan Peral, que falló a espadas, y Natalio Sacristán Fuentes que mató cuatro novillos de sendas estocadas y tras cortar varias orejas y rabos lo sacaron a hombros.

Refiere el historiógrafo taurino José Antonio Román Romero, en su portal en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", que Pedro Vela Mejías, matador de novillos, nacido en Tomares (Sevilla) el año 1912, falleció en Madrid el 11 de septiembre de1934, a los 22 años de edad, a consecuencia de dos cornadas. En 1930 comenzó a torear. El 9 de septiembre de 1934, toreando en la Plaza de Toros de Ocaña (Toledo) un festejo en el que se lidiarían seis novillos del hierro de Juan Cobaleda para los espadas Natalio Sacristán Fuentes, Pedro Vela Mejías y Juan Peral. En la faena de muleta de su primer oponente es corneado en el recto el diestro citado en segundo lugar, quien es enviado urgentemente al Hospital Provincial, de Madrid. Resultó con dos cornadas penetrantes en el vientre y falleció dos días después: Pedro Mejías era pariente de los Bombita.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2013/10/pedro-mejias.html

FAUSTO BARAJAS SÁNCHEZ (XXXX - 1934)

Fausto Barajas, matador de toros, que falleció en Madrid el 12 de octubre de 1934 a consecuencia de las lesiones recibidas el 18 de septiembre de 1934 en Madrid. (Fuente: Hemeroteca del Diario ABC de Madrid del 9 de noviembre de 1976).

Hermano de Basilio, que fue monosabio, rejoneador y jefe de las caballerizas de la plaza de toros de Madrid. Fausto Barajas Sánchez nació en dicha capital el 12 de enero de 1902 y se hizo un buen novillero a base de unos enormes pares de banderillas y de sus poderosas facultades. En el año 1921 estuvo de moda en Barcelona formando pareja con Antonio Márquez. Tomó la alternativa en Linares el día 30 de agosto de 1922 de manos de Sánchez Mejía con toros de Campos Varela, cartel que completaron Marcial y Pablo Lalanda. Y se la confirmó en Madrid de derecho ya que no de hecho (pues le cogió el primer toro al banderillearlo) Juan Luis de la Rosa el 1 º de octubre del mismo año, figurando el referido Pablo Lalanda de segundo espada. Al hacerse matador de toros quedó atascado, sin duda por los pocos progresos que hizo con la muleta. Herido gravemente en un accidente de automóvil ocurrido cerca de El Escorial el 18 de septiembre de 1934, falleció en Madrid, a causa del mismo, el 18 de octubre siguiente.  (Fuente: Historia del Torero/ http://.historiadeltorero.com)

El afamado cronista taurino Luis Ruiz Quiroz consigna en sus efemérides del 10 de octubre de 1926, que Fausto Barajas debuta en El Toreo de México matando toros de San Diego de los Padres y alterna con Juan Espinosa "Armillita" y Pepe Ortíz.

GREGORIO SORIA "LOBITO DEL ÁLAMO " (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Paz en Portillo de Toledo 

Gregorio Soria “Lobito”, fue un matador de novillos, que no sobrepasó la categoría más modesta. Toreando el 21 de octubre de 1934, en la Plaza de Toros de Portillo (Toledo) fue cogido y herido de mucha gravedad por un novillo de don Tiburcio Falceto. Traslado urgentemente a un hospital de Madrid, falleció el día 24 de octubre de 1934. Llevaba muy poco tiempo en la profesión. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega).

 

Refiere don Juan José de Bonifaz Ybarra, de ésta víctima de la fiesta, que << En el Hospital Provincial, de Madrid, deja de existir el 24 de octubre de 1934 el novel espada Gregorio Soria (Lobito del Álamo), como resultado de las heridas que le produjo un astado de la ganadería de Tiburcio Falceto en el coso toledano de Portillo el anterior día 21.

LUIS FREG CASTRO "EL MÁRTIR DE TACUBA ó DON VALOR " (1888 - 1934)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Fue un valeroso matador de toros, natural de Méjico D.F., nacido el 21 de junio de 1988, y que triunfó tanto en Méjico como en España, recibió en su carrera taurina 118 cornadas. Su sangre corrió en demasía por los ruedos ya que era muy arriesgado, así que se pasaba más tiempo en la enfermería y en el quirófano que partiendo plaza vestido de luces. Luis Freg nació en 1,988, hijo mayor de una familia numerosa de la que se sentía responsable. Fue apodado como “Don Valor”  por su entrega y profesionalismo. Compraba mes a mes la revista española denominada Sol y Sombra, donde Freg vio muchas fotografías que le ilustraron sobre la forma de ejecutar la suerte de matar a volapié. Y así aprendió. Admiración había de causar en España, donde se le tributaron honores de estoqueador. Pero tal había sido y no otra su escuela de gran estoqueador como lo fue aquella revista llena de fotografías. Lo demás, él lo ponía, sobre todo el ¡gran valor! Debutó en El Toreo a los 22 años de edad, en 1910, pero su mala suerte empezó en el mismo principio, ya que las acciones revolucionarias interrumpieron pronto las corridas. Luis Freg se fue a España. Allá, en su primera temporada tomó la alternativa hasta tres veces consecutivas. Esto, porque los empresarios, viendo que era un desconocido, le aconsejaban decir que no era matador de toros para que acudiera público a las plazas a ver su alternativa. En Almería recibió Freg una gravísima cornada que puso en riesgo su vida. Sí, una de las peores de las ¡118! Que recibió en su carrera. Fue una cornada por el recto al salir de la suerte de banderillas que lo hizo tener tan mala temporada, pues no sanó del todo y debió de empeñar un anillo de oro para poder regresar a México en barco de tercera. Ya en nuestro país logró varias actuaciones excelentes, aunque las cornadas continuaron. La dinastía torera de los hermanos Freg, la primera que se cultivó en México, fue sinónimo de valentía. Era la cualidad paralela que distinguía al grupo encabezado por Luis. Se integraron a él, Alfredo, Salvador, Miguel y un primo Rafael Romero Freg. Luis Freg “Don Valor escribió páginas brillantes, trazó hazañas y, desde luego, se volvió uno de los toreros más valientes y arrojados de la historia. Alternó con los diestros más famosos de la época, tanto en México como en España: Rodolfo Gaona, Juan Silveti, del que era todo un admirador, Juan Belmonte, José Gómez “Joselito y Rafael Gómez “El Gallo”, Ignacio Sánchez Mejía, Samuel Solís, Ernesto Pastor, y muchos otros. Fue además el primer matador en hacer la gesta de matar seis toros en solitario (encerrona); lo hizo el 26 de febrero de 1911, en El Toreo de México: ejemplares de Piedras Negras. “Don Valor, asimismo, se convirtió en el primer torero mexicano que cortó un rabo en España. La tarde del 26 de junio de 1914, en la plaza de Algeciras, al lado de Belmonte, “Limeño y “Morenito de Algeciras. Astado del hato ganadero de González Nandín. Fue el primer torero, en el mundo, en utilizar un aeroplano para cumplir con una corrida, el 6 de junio de 1918. Voló de Barcelona a Palma de Mallorca. En aquel tiempo se necesitaba más valentía que salirle al mismo toro. El 10 de noviembre de 1934, paradójicamente falleció ahogado, siendo un gran nadador. Fue en La Laguna del Carmen en el río Palizar, en Campeche. Trató de salvar a unos niños que desesperados y llenos de terror en su lucha contra el agua se aferraron a sus piernas arrastrándolo hacia el fondo. (Fuentes: Diario El Universal de México, Diario Regio Deporte)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.com/2010/03/luis-freg.html

Cita "Don Víctor", el bienquisto historiador madrileño, en su visitado Blog taurino en la Red, "A los Toros", que el 10 de noviembre de 1934, mientras realizaba junto a su familia una excursión por el río Palizada, en Campeche, Méjico, murió ahogado el diestro Luis Freg Castro al zozobrar la lancha en que viajaba, sabía nadar pero falleció al tratar de salvar a dos criaturas que habían caído al agua. Tenía cuarenta y cuatro años y la vida le había dejado maltrecho en lo físico y en lo económico.

Se trataba de un torero que a pesar de que se defendía con los aceros, era torpe manejando los engaños. Su enorme pundonor le hizo sufrir muchas y muy graves cornadas. Tenía ciento diez cicatrices y ver su cuerpo resultaba espeluznante, en seis ocasiones le administraron los Santos Sacramentos.

Fue el primer torero azteca que cortó un rabo en España, ocurrió la tarde del 26 de noviembre de 1914 en la Plaza de Algeciras. Por su inmenso valor le pusieron el apelativo de "Don Valor Freg".


Cortesía de Don Víctor
http://alostoros.blogspot.mx/

Nació en Méjico el 21 de junio de 1890. Se presentó en la plaza de El Toreo el 3 de abril de 1910 junto a Ricardo Ortíz y Lorenzo Gutiérrez. Vino a España en 1911 con la alternativa que el 23 de octubre del año anterior tomó en la plaza citada anteriormente, se lidiaron toros de Piedras Negras y José Moreno (Lagartijillo Chico) le cedió el primer toro, fue un mano a mano.

Al no ser válida en nuestro país, el 25 de agosto de 1911 volvió a tomarla en Alcalá de Henares con reses de la marquesa de Cuéllar, Antonio Boto (Regaterín) le entregó los trastos en una corrida mano a mano. La confirmó en Madrid un mes después, el 24 de septiembre, Tomás Alarcón (Mazzantinito) actuó de padrino y Juan Cecilio (Punteret) testificó la ceremonia, los toros fueron de Olea.

La última vez que toreó en España fue en Barcelona el 23 de agosto de 1931, la organizó él mismo para despedirse de ese público y actuó junto a Armillita, Pepe Ortíz y Antonio Balderas, se lidiaron ocho toros de don Alipio Pérez Tabernero y el mejicano fue sacado en hombros tras haber cortado una oreja en cada uno de sus astados.


Cortesía de Don Víctor
http://alostoros.blogspot.mx/

DOLORES VEGA (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

Grabado de 1870 que muestra los tranvías de tracción animal que operaron en la Ciudad de México hasta el año de 1900,  pasando justamente enfrente de la Plaza de Toros que existió en la Calle Rosales

Cortesía de Allen Morrison del Sitio Web: http://.tramz.com

El 25 de noviembre de 1934 fue corneado el torilero de la plaza de toros de Tacuba (México) Dolores Vega por una res que se había refugiado en un patio del coso, ocurriendo el fallecimiento dos días más tarde en el hospital de la Cruz Roja de la mencionada ciudad. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Pagina 195).

BERNARDO MARÍN (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos

“Manoletina”

Obra de la pintora española Margarita Sáenz Mir 

Novillero mexicano muerto en 1934 en el albero del coso de Vista Alegre, ubicado en la calzada de San Antonio Abad, en Tlalpan, México DF y que operó de 1933 al 37. La mala suerte recorrió como un fantasma las entrañas de la plaza, desde su inauguración, y cuyo slogan señalaba que era nada menos que la antesala de la plaza grande: El Toreo de la Colonia Condesa. El mal fario de la plaza provenía del hecho que la empresa gustaba de comprar verdaderos toros, para enfrentar a los novilleros. Era muy frecuente apreciar en el anunció novillada de tal ganadería con 600 kilos de peso. Y en efecto, los tenían, sobre todo los toros de las dehesas tlaxcaltecas de Zacatepec y Rancho Seco. Llegaban muy bien servidas. Sí, todo lo que se quedaba en el campo que no venía a El Toreo, en muchas corridas de toros, era lo que adquiría el señor Sotelo Rodríguez para echárselos a los aspirantes a matadores de toros. Murió también en esa plaza, un torero cómico que se anunciaba como “Chivito” (y del cual no tengo información).

 

Por su parte el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere así su trágica singladura taurina << Bernardo Marín, novillero mexicano, del que desconocemos la fecha y lugar de su nacimiento. Apenas empezaba a destacar, cuando actuó en un festival celebrado el 1de diciembre de 1934 en la Plaza de Toros Vista Alegre, de la ciudad de México. Al pasar de muleta a su primer novillo fue empitonado, recibiendo tan grave herida, que falleció en el Hospital adonde había sido trasladado. Don José María de Cossío escribe una reseña en la que no especifica la fecha de su muerte. "

 

El erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << en la plaza de Vista Alegre, de México, y en el transcurso de un festival, fue herido de extrema gravedad, al torear de muleta, el espada Bernardo Marín. Trasladado sin pérdida de tiempo a una institución sanitaria, allí dejo de existir en la misma fecha de la cogida, el 1 de diciembre de 1934. "

IGNACIO GONZÁLEZ " ARMILLITA IV " (XXXX - 1934)

Cocoteros Finca de la Manigua, Campeche, 1970

Cortesía de la Galería Pública de don Efraín Caldera 

El 10 de noviembre de 1934, después de voltearse la lancha, en Laguna del Carmen, Campeche (Méjico) , en la que viajaba de excursión con otras personas, y cansado tras haber salvado la vida de varios de sus acompañantes, el valiente diestro Luis Freg muere ahogado junto con el novillero Ignacio González “Armillita IV” y el banderillero Alberto Pérez “Juanillo” . Habian toreado los tres, sin saberlo, la última corrida de su vida en la plaza de Ciudad del Carmen, Campeche, el anterior 4 de noviembre de 1934.

Fuente: Efemérides Taurinas del 4 y 10 de noviembre/ http://suertematador.com

 

El 4 de Noviembre de 1934 se presentaron en Ciudad del Carmen Campeche (Méjico) en la Plaza de Toros "La Beneficencia" en donde las gradas eran de cedro y caoba y ocupaba terreno en lo que hoy se encuentra la Escuela Central, el torero Luis Freg "Don Valor", el novillero Ignacio González "Armillita IV", el bandillero Alberto Pérez "Juanillo" y dos peones de brega, con 4 toros de "Chichicaste" en una temporada relámpago de dos domingos: el 4 de Noviembre y el 11 de Noviembre debido al gran exito de la temporada. Durante la semana intermedia los toreros permanecieron en Ciudad del Carmen siendo objeto de atenciones como paseos en playa, banquetes y diversas reuniones, una de ellas planeada en la finca de "La Manigua" por los empleados de la Aduana para cual se habilitaron dos lanchas de inspección de la Aduana "El Hiram" y "La Marina" mismas que partieron del muelle fiscal al mediodia del sábado 10 de Noviembre de 1934 día previo a la segunda corrida donde los que no alcanzaron cupo fueron en vehiculos hasta la "Puntilla" para cruzar el arrollo de los franceses a nado a pesar de las corrientes fuertes; a las cinco de la tarde los paseantes decidieron regresar antes de que anocheciera, en el retorno a una de las lanchas le falló el motor y hubo que amarrarla acoderada con la otra nave, pero como los paseantes continuaron bailando y festejando, el peso se recargó en los costados de las lanchas, lo cual, aunado a una turbonada repentina frente al área de La Puntilla, hizo que las embarcaciones se volteran con trágicas consecuencias para 14 de los paseantes y 3 toreros fallecidos: Luis Freg, "Armillita IV" y "Juanillo";  las labores de rescate se complicaron debido a la falta de energía eléctrica en La Puntilla, lo cual se trató de remediar colocando los vehiculos de la época a la orilla de la playa con los faros alumbrando hacia el mar para orientar a los naufragos. Este evento se conoce en la historia de Ciudad del Carmen como "LA TREGEDIA DE LA MANIGUA" y fue conocido a nivel nacional.

Fuente: http://historiacarmelita.blogspot.com/ Tragedia de La Manigua/ Documento de Colección Particular Carmelita, AÑOS 30s

ALBERTO PÉREZ " JUANILLO " (XXXX - 1934)

Cocoteros Finca de la Manigua, Campeche, 1970

Cortesía de la Galería Pública de don Efraín Caldera 

El 10 de noviembre de 1934, después de voltearse la lancha, en Laguna del Carmen, Campeche (Méjico) , en la que viajaba de excursión con otras personas, y cansado tras haber salvado la vida de varios de sus acompañantes, el valiente diestro Luis Freg muere ahogado junto con el novillero Ignacio González “Armillita IV” y el banderillero Alberto Pérez “Juanillo” . Habian toreado los tres, sin saberlo, la última corrida de su vida en la plaza de Ciudad del Carmen, Campeche, el anterior 4 de noviembre de 1934.

Fuente: Efemérides Taurinas del 4 y 10 de noviembre/ http://suertematador.com

 

El 4 de Noviembre de 1934 se presentaron en Ciudad del Carmen Campeche (Méjico) en la Plaza de Toros "La Beneficencia" en donde las gradas eran de cedro y caoba y ocupaba terreno en lo que hoy se encuentra la Escuela Central, el torero Luis Freg "Don Valor", el novillero Ignacio González "Armillita IV", el bandillero Alberto Pérez "Juanillo" y dos peones de brega, con 4 toros de "Chichicaste" en una temporada relámpago de dos domingos: el 4 de Noviembre y el 11 de Noviembre debido al gran exito de la temporada. Durante la semana intermedia los toreros permanecieron en Ciudad del Carmen siendo objeto de atenciones como paseos en playa, banquetes y diversas reuniones, una de ellas planeada en la finca de "La Manigua" por los empleados de la Aduana para cual se habilitaron dos lanchas de inspección de la Aduana "El Hiram" y "La Marina" mismas que partieron del muelle fiscal al mediodia del sábado 10 de Noviembre de 1934 día previo a la segunda corrida donde los que no alcanzaron cupo fueron en vehiculos hasta la "Puntilla" para cruzar el arrollo de los franceses a nado a pesar de las corrientes fuertes; a las cinco de la tarde los paseantes decidieron regresar antes de que anocheciera, en el retorno a una de las lanchas le falló el motor y hubo que amarrarla acoderada con la otra nave, pero como los paseantes continuaron bailando y festejando, el peso se recargó en los costados de las lanchas, lo cual, aunado a una turbonada repentina frente al área de La Puntilla, hizo que las embarcaciones se volteran con trágicas consecuencias para 14 de los paseantes y 3 toreros fallecidos: Luis Freg, "Armillita IV" y "Juanillo";  las labores de rescate se complicaron debido a la falta de energía eléctrica en La Puntilla, lo cual se trató de remediar colocando los vehiculos de la época a la orilla de la playa con los faros alumbrando hacia el mar para orientar a los naufragos. Este evento se conoce en la historia de Ciudad del Carmen como "LA TREGEDIA DE LA MANIGUA" y fue conocido a nivel nacional.

Fuente: http://historiacarmelita.blogspot.com/ Tragedia de La Manigua/ Documento de Colección Particular Carmelita, AÑOS 30s

FRANCISCO CABALLERO (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos Fermín Espinoza Armillita, Domingo Ortega, y a su siniestra Manuel Rodríguez "Manolete" en la Plaza de Acho en 1946. Tomado de Enciclopedia Temática del Perú. Tomo XVI. Pág. 172. Cortesía de: http://www.flickr.com/photos/vladimirteran/2974133871/

Comandante de Caballería que se accidentó de muerte el 7 de agosto de 1934 al despeñarse el coche en el que viajaba  con el  diestro Domingo Ortega y con el empresario Dominguín y el banderillero Salvador García. El coche que conducía a Madrid a Domingo Ortega y a sus amigos iba a bastante velocidad, por haber recibido Ortega la noticia del fallecimiento de un hermano suyo, cayó a un barranco, de bastante profundidad, resultando Ortega herido en una pierna y en la cara; en un pié y en una mano el empresario Dominguín; en una pierna el banderillero Salvador García; el chofer una fractura de muñeca,  y un pariente de Domingo Ortega, su cuñado y Comandante de Caballería don Francisco Caballero, sufre la fractura de una clavícula y otras lesiones de carácter grave, por lo que son trasladados al Hospital de Lugo, donde fallecería.

Fuente: Diario ABC de Sevilla de los días 7 y 14 de agosto de 1934

 

Esta nefanda concatenación de sucesos en la vida del fino diestro de Borox, Domingo López Ortega, da origen a una tercera tragedia, la más bruna y doliente, al solicitársele a su amigo, Ignacio Sánchez Mejías, que lo supliera, por encontrarse imposibilitado para actuar, en una corrida comprometida para el 11 de agosto de 1934 en Manzanares, donde un toro de los Ayala llevó a la tumba a Sánchez Mejías,  sufriendo así tres pérdidas irreparables que seguramente templaron el grande espíritu de Ortega hasta su muerte natural  a los 82 años. De ahí que se escuche, que algunos los sigue la muerte, pero no se los carga pronto, como si penitencia fuere, el ver partir a los cercanos, y hacerles sentir su presencia.

CHARLES BURTON IRWIN (1877 - 1934)

Afamado empresario y ganadero, proveedor de bestias y equipamientos necesarios para operar espectáculos de rodeo, que hacia 1915 llegó a manejar hasta 18 vagones de ferrocarril para mover ganado y equipamientos para abastecer y organizar rodeos en América del Norte. Se cuenta que le agradaba organizarlos personalmente, por ejemplo,  uno muy famoso en honor del Presidente Theodore Roosevelt. Este dinámico empresario nació el 16 de agosto de 1877, en Chillocothe, Mo., empezando a trabajar como herrero en Colorado Springs, Co.,  y más tarde como agente de fletes, acelerando la circulación del stock necesario para la operación de rodeos. Finalmente, con su hermano, William, adquirió propiedades que creció hasta 80,000 acres para el desarrollo de su Rancho “N Bar V” ubicado en Horse Creek, Wyoming, punto de partida para la crianza de su propio ganado y para su operación de proveedor de Rodeos. La carrera y vida de uno de los productores líderes de rodeo de su época terminó cuando C.B. Irwin  desgraciadamente falleció en un accidente automovilístico en 1934. Fue entronizado al Salón de la Fama del Rodeo Profesional de Colorado Springs Colorado, USA en 1979.

 

Fuente:

http://www.prorodeohalloffame.com/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=35%3Ai1&catid=9&Itemid=24#cbirvin

JEAN GERBAUD (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia en Mouriés, Francia
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Eglise_de_Mouri%C3%A8s_3.JPG

La página de Internet de la FFCC (Federación Francesa de la Corrida Camarguesa) consigna en sus archivos de decesos de "raseteurs" que fueron víctimas de cornadas de toros, que el 14 de octubre de 1934, un esforzado raseteurs, en Mouriés (una localidad y comuna de Francia, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, departamento de Bocas del Ródano, en el distrito de Arlés y cantón de Eyguières) , llamado Jean Gerbaud fue muerto al enfrentar a un furioso toro de nombre "Napaqua" de la manada de Saurel.
Fuente:
http://www.ffcc.info/article743.html

El medio informativo en la Internet: "EXPATICA.COM", publicó el 7 de septiembre de 2006 una descriptiva editorial titulada "Corridas de Toros, no solo para los españoles", donde abordan el tema de las añosas Corridas de Toros de Camargue, deporte practicado sin matar al toro en el sur de Francia, en el que los participantes intentan captar los atributos adjuntos a los cuernos de un toro. Este juego es un deporte muy popular en el Gard, Herault, una gran parte de los Bouches-du-Rhone, y en algunas comunas de la Vaucluse, donde cada año tres torneos captan la atención de los aficionados: El prestigioso "Medallón de Oro de Arles", "La Palma de Oro Beaucaire" y "Los ases del trofeo final" que se celebraran alternativamente en Nimes y Arles. El juego, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, se catalogó oficialmente como deporte en 1975, año en que las normas se estandarizan, se entregan a los jugadores premios, y se les otorga el beneficio de contar con seguro médico y de vida, de manera que se ha convertido en un importante evento en cuatro departamentos que comprenden tales destinos turísticos bien conocidos como son Arles, Nimes, Avignon, Montpellier y Marsella. En la tauromaquia Camarguesa, un equipo de hombres vestidos de blanco, conocido como "raseteurs", corren por la arena tratando, con la ayuda de un pequeño gancho, para arrebatar borlas y cordones de cinta alrededor de los cuernos de su adversario.

Este festejo se realiza en recintos cerrados y en la mayoría de los casos fijos, como las plazas de toros españolas pero que en esta región reciben el nombre de Arenes (arenas). El ruedo cuenta con una forma de elipse y la barrera es baja para facilitar el salto de los razeteurs, en los muros de las gradas barras y peanas ayudan a librarse de las embestidas y posibles saltos del animal. El festejo comienza con el desfile de una banda de música, le siguen un grupo de mujeres ataviadas con el traje típico arlesín y a continuación los representante de cada manade (ganadería) montados a caballo, juntos forma un pasillo por el que atraviesan los razeteurs atraviesan al son de la música de "Carmen" para saludar a los miembros de la presidencia, a este desfile-presentación de le denomina Capelado. Llegados a este punto conviene destacar que existen varias categorías y tipos de corridas: As Elite 1 (algo así como la primera división), Avenir, Etalons, Protection. En estas categorías los animales participantes son toros capones pero también hay otras course en las que toman parte vacas y toros aun sin castrar. Lo mas normal es que cada toro participante, siete en toda la tarde, sea de una ganadería diferente y los toros tienen una preferencia por encima de los razeteurs en la elaboración de los carteles, son animales que gozan de mayor fama que las vacas de nuestra zona y arrastran tras de si años de experiencia en diferentes ruedos. En todos los casos el orden que se sigue en una corrida camarguesa es el mismo: Al primer toque de trompeta se abre la puerta del toril y sale el toro al ruedo. Durante un minuto el animal tiene la oportunidad de desplazarse a sus anchas para reconocer la plaza. Cuando suena el segundo toque, los "razeteurs" comienzan a realizar los razets (recortes) que tienen por objetivo quitarle los atributos sujetos en los cuernos del toro, con la ayuda de un crochet (gancho).
El orden para quitar los atributos es inamovible:
Coupe de la cocarde (corte de la divisa o escarapela) : hay que cortar el pequeño trozo de tela rojo sujeto por una hilo y situado en medio de la testuz.
Cocarde (divisa o escarapela): la cinta roja.
Glands (borlas): pequeños pompones de lana blanca sujetos por una goma, cada una en un cuerno.
Frontal: cordel que une los cuernos entre ellos en la parte de la nuca.
Ficelles: son una serie de hilos que rodean los cuernos del toro en su cepa.

El presidente de la corrida va dando los premios a medida que se desarrolla la corrida. Estos son donados tanto por simpatizantes del club taurino organizador como por cualquier otra persona que lo desee. La cuantía de los premios aumenta dependiendo de la categoría e importancia del festejo y también por la dificultad que presenta el toro. En la lidia del animal, que se alarga en un cuarto de hora, los razeteurs cuenta con la ayuda de los torneurs, hombres que colocan al toro en la mejor situación. Al finalizar se realiza un recuento de los atributos quitados y permiten a los razeteurs contabilizar el dinero y los puntos obtenidos. Con esos puntos se realiza una clasificación ya que al igual que los toreros y novilleros, también existe un escalafón de razeteurs. Detrás de una course camarguaise hay mucho trabajo y bien organizado gracias a la Federación Francesa de la Course Camarguaise www.ffcc.info , en su web pueden comprobar con meses de antelación el calendario de festejos con los toros participantes, razeteurs, precio de las entradas e incluso quien será el presidente del festejo. Todo un ejemplo de eficacia.
Fuente:
Víctor Manuel Giménez Remón
http://www.festejospopulares.net/reportajes/2007/la_camarga/camarga.htm

EDUARDO FERNÁNDEZ "COPITA" (XXXX - 1934)

Solo para efectos ilustrativos
“MIGUEL LÓPEZ GORRITO, MONTADO SOBRE ZANCOS, MATA UN TORO EN LA PLAZA DE SEVILLA” (1862)
Grabado al acero del genial ilustrador francés Gustave Doré (1832-1883)
Propiedad de GrabadoAntiguo.com (Miseria & Cía.)

El 11 de julio de 2014, recibí un saludo y amable carta del historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en Internet para delicia de los aficionados, el Blog Enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde me adjunta, del semanario Fiesta Brava (de Barcelona, España) número 388, del 26 de octubre de 1934, una editorial que dice: De nuestros corresponsales (Noticias Breves) - Víctima de los Sucesos.- La mala racha porque atraviesa la torería en el año actual, ha venido a aumentarse una víctima más: el modesto banderillero Eduardo Fernández "Copita" quien, en ocasión de hallarse presenciando desde el balcón de su domicilio, Antillón, 8, una algarada callejera durante el último período revolucionario, recibió un balazo que le causó la muerte. El infortunado diestro deja viuda y tres hijos, a quienes acompañamos en su justo dolor.