Los toros dan y quitan

RAMÓN RAMOS "RAMITOS " (1896 - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

“Banderillas”

Acuarela del pintor español Álvaro Alejandro Peña Saezmurcia

Rehiletero que fue cogido por toro el 13 de marzo de 1921, falleciendo a resultas de las lesiones el día 15 siguiente. Abundando sobre su vida, el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere de sus indagatorias en los libros  que << Ramón Ramos (Ramitos), fue un banderillero nacido en Viver (Castellón de la Plana) en 1896, falleció el día 15 de marzo de 1921, -toreando a las órdenes de “Gonzalito de Valencia”- a los 25 años de edad, al ser alcanzado dos días antes, por el marrajo, de nombre “Farolero”, de la ganadería foránea de "El Chato de Torreblanca", que le infirió una tremenda cornada en el vientre, falleciendo el citado día, víctima de la peritonitis, en Madrid. Sin salir de su provincia se desarrolló su vida taurina muy modesta. "

 

De la pluma del maestro Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre cronista taurino, nos enteramos que << poco conocido fuera de su región levantina, Ramón Ramos (Ramitos) moriría, el 15 de marzo de 1921, como resultado de la cornada recibida el día 13 del mismo mes al intervenir en un festejo de modesta condición celebrado en la ciudad de Burriana (Castellón). "

JOSÉ GRANADOS "VENENO " (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos
Nótese la clase de porrazos que reciben los picadores al salir despedidos de sus cabalgaduras.

Picador de toros de renombre que fue lesionado de muerte, según algunas crónicas, al caer de su cabalgadura al embate de un toro el 13 de marzo de 1921. En relación a su deceso refieren que los médicos intentaron desesperadamente una especie de cirugía cerebral para salvarle, más todo fue en vano; sin embargo, otras crónicas más descriptivas como la de don José María Rojas Guillén comentan el trágico acontecer de la siguiente manera <<El 25 de marzo de 1921, José Granados “Veneno” sufrió una cornada en la cara en la Plaza de Madrid, por las astas del toro llamado “Soriano”, de Moreno Santamaría, que le infirió una gravísima cornada en la región maxilar izquierda, misma que le ocasionó la muerte a las cuarenta y ocho horas del suceso, es decir, el día 27 de marzo de 1921" (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Por su parte el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta infortunada víctima de la fiesta, que << el 27 de marzo de 1921 recibió tan importante cornada en el maxilar izquierdo José Granados (Veneno) en la plaza de Madrid, propinada por el toro “Soriano”, de la vacada de Moreno Santamaría, que a sus resultas habría de morir  dos días más tarde. De valor contrastado y reconocido pundonor, llegó “Veneno” a figurar en el plantel de subalternos de Juan Belmonte. "

 

En el estudio “Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941 de los doctores Puertas y Celis”, refieren que la cogida ocurrió el 13 de marzo de 1921,  -coincidiendo con la fecha que refiere el cronista Zaldívar Ortega- , y la fecha de su muerte refieren vagamente que ocurrió,  “días después”. 

"Don Víctor", el cronista coetáneo del Blog en la Internet: "A los Toros", refiere que el 27 de marzo de 1921 se celebró en Madrid, Pascua de Resurrección, la corrida inauguración de la temporada. Se lidiaron seis toros de Moreno Santamaría por Luis Freg, Pedro Carranza "Algabeño II" y Ricardo Anlló "Nacional". Luis Freg resultó cogido al entrar a matar y pasó a la enfermería con una herida de quince centímetros en el muslo derecho. También el picador "Veneno" resultó cogido por este toro que le infirió una herida de ocho centímetros de extensión en la orbital izquierda, con fractura del borde superior del maxilar del mismo lado. Se le ingresó en el Sanatorio Villa Luz, al día siguiente tras agravarse su estado los doctores acordaron practicarle una trepanación para comprobar si había lesiones internas. Falleció el día 29 a las cuatro y media de la tarde.Este mismo toro cogió al entrar a matar a Luis Freg, le infirió una herida de quince centímetros en el muslo derecho. Era natural de Málaga y se presentó en Madrid el año 1904, trabajó suelto hasta que Julio Gómez Cañete "Relampaguito" lo incorporó a su cuadrilla. En 1911 estuvo en la de Isidoro Martí Flores, al año siguiente formó parte de la del malagueño Francisco Madrid Villatoro. En 1915 ingresó en la de Juan Belmonte donde permaneció hasta colocarse en la del mejicano. La Unión de Picadores se hizo cargo de todos los gastos. "Veneno" había sido mozo de cuadra en la plaza de toros de la carretera de Aragón. Tenía fama de temerario en el ejercicio de su profesión, arriesgaba mucho al tomar el palo muy corto.

LORENZO OCEJO "OCEJITO" (XXXX - 1921)

Novillero Bilbaíno corneado en la Plaza de Toros de Valencia por un utrero de Andrés Sánchez el 1 de mayo de 1921, y quien falleció al día siguiente a consecuencia de sus heridas.

 

Abundando sobre las andanzas taurinas de este lidiador, el historiador Juan José Zaldívar Ortega refiere que,  fue un << matador de novillos, natural de Bilbao, hermano de Ignacio y de Bernardo Ocejo. Se dio a conocer en la Plaza de su ciudad natal en la primera decena del siglo XX, presentándose en Madrid el 3 de junio de 1920, dando la impresión de ser un buen torero y logrando  bastantes ajustes, si bien terminó la temporada con sólo dieciocho novilladas toreadas en  Barcelona, Madrid, Málaga, Granada, Valencia, Bilbao y otras plazas, pero el interés que despertó al principio se desvaneció pronto. Su campaña de novillero fue breve, y la mayor parte de sus actuaciones tuvieron lugar en la plaza madrileña de Tetuán de las Victorias. En 1921 su cartel decayó considerablemente, hasta el punto de que sólo toreó dos tardes, las del  3 y 17 de abril de 1921, en la plaza de Barcelona. Actuando en la Plaza de Toros de Valencia, el día 1 de mayo de 1921, el astado de nombre “Orfeón” u “Orejón”, de la ganadería de Andrés Sánchez y Sánchez, le infirió una cornada muy grave en el triángulo de Scarpa, lado derecho, con rotura de la vena safena, de la que murió al siguiente día. "

 

Por su parte,  el erudito taurino Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << Miembro de una modesta dinastía de novilleros, no llegó el bilbaíno Lorenzo Ocejo (Ocejito) a alcanzar un puesto descollante entre los diestros de su tiempo. Por el contrario, su destino fue lamentable. Toreando en la plaza de Valencia el 1 de mayo de 1921, en unión de Antonio Márquez y Braulio Lausín (Gitanillo), una res de la ganadería de Andrés Sánchez le empitonó por el muslo izquierdo, produciéndole una profunda herida con rotura de la safena, lo que ocasionó su muerte la madrugada del día siguiente. "

 

JOSÉ TALET (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Valencia tras la muralla de la ronda

Cortesía del Archivo histórico de don Julio Cob

El empleado de la plaza de toros de Valencia José Talet era mortalmente herido en la citada capital el 5 de mayo de  1921. (Fuente: Crónica de don Juan José de  Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

FRANCISCO VIDAL LLERENS (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

“Natural”

Obra del pintor madrileño José Damián Arribas Aroca

Novillero en ciernes, de nombre FRANCISCO NIDAL LLORENS  que en una capea celebrada el 19 de mayo de 1921 en Alcalá de Chisbert, recibió una mortal cornada  (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra detalla en su obra, “Vícitimas de la Fiesta”, que FRANCISCO VIDAL LLERENS, diestro que no pudo superar la calificación de principiante, encontró el término de su existencia el 20 de mayo de 1921 como consecuencia de las heridas que le produjo un astado, el día anterior, en la plaza de Alcalá de Chivert (Castellón). "

 

Cabe aclarar que Chisbert, Chisvert, Chivert, y Xivert, son misma cosa. Se trata de un Municipio de la Provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana, de España. Pertenece a la Comarca del Bajo Maestrazgo y cuenta con 7,358 habitantes (INE 2007).

ERNESTO PASTOR LAVERGNE (1892 - 1921)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros nacido en Puerto Rico el 4 de abril de 1892.  Le creyeron mexicano por haberse criado allí desde muy joven, en cuya Plaza de Toros de Guadalajara (Jalisco) se estrenó el 16 de febrero de 1911 en una novillada, alternando con Arcadio Ramírez. Toreó presentándose en Barcelona España el 14 de mayo de 1916 y en 1918 toreó treinta y siete corridas por los más importantes circos españoles, entre ellos el de Madrid, donde hizo su aparición el 1de septiembre de 1918 para después doctorarse el 17 de septiembre de 1919 en Oviedo de manos del famoso y desventurado  “Joselito”  despachando a un toro de Vicente Martínez llamado “Cerezo”. El infortunado Agustín García “Malla” le confirmó la alternativa en Madrid el 30 de mayo de 1920, cediéndole la muerte de un morlaco de Miura.  El 5 de junio de 1921 en la Plaza de Oviedo (otros cronistas como d. Juan José de Bonifaz refieren que fue en la Plaza de Madrid) fue corneado cuando toreaba de muleta en el muslo derecho por el jabonero “Bellotero”, toro del Marqués de Villagodio, esto le provocó una grande herida de 12 cm de profundidad y una gran hemorragia con complicaciones de septicemia gaseosa y que le causó ceguera antes de morir, lo que le llevó a preguntar “¿Quién apagó las luces?” antes de fallecer.  Murió a las tres de la mañana del día 11 o 12  de junio de 1921. Esa aciaga tarde toreaba con “Alcalareño” y Ángel Fernández “Angelete". Bien advierte “Bastonito” en su hermosa página web de Taurofilia, la rara coincidencia que tanto Pastor, como Joselito y Malla, sus padrinos de alternativa y confirmación respectivamente, perecieran por cornada.

Abundando sobre los hechos referidos, el cronista Pedro Julio Jiménez Villaseñor refiere que Ernesto Pastor Lavergne, después de contraer matrimonio, retorna a España en donde se le anuncia el 5 de junio en Madrid, para alternar con “Alcalareño” y Ángel Fernández, “Angelete”, con tres de “Marqués de Villagodio” y tres de “Concha y Sierra” , tocándole en suerte “Bellotero”, de la primer dehesa mencionada, Pastor toma la muleta y resulta cogido al intentar instrumentar un natural, un puntazo de 12 cms de extensión, continua en la lidia y pasa a la enfermería hasta dar muerte al astado,  donde después de las curaciones requeridas es trasladado al domicilio que habitaba. El torero se quejaba de fuertes dolores en el miembro herido, altas temperaturas le acompañaban y por lo mismo es que el día 11 se deciden a intervenirlo de nueva cuenta de la supuesta pequeña herida y ante la sorpresa de quienes lo intervenían, encontraron restos de la ropa de torear dentro de sus carnes y que le ocasionaron una fuerte septicemia gaseosa que le mandó a la tumba la día siguiente.

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, reseña de su tragedia, que << Ernesto Pastor Lavergne llegó a disfrutar en los cosos hispanos de cierta cotización. Doctorado en Oviedo (17 de septiembre de 1919) por “Joselito” y confirmada  la categoría en Madrid por “Malla” (30 de mayo de 1920), seguiría los pasos de sus padrinos, siendo el también una víctima de la fiesta. El 5 de junio de 1921 torea en Madrid y al muletear al jabonero “Bellotero”, del hierro del marqués de Villagodio, fue prendido por el muslo derecho, sin que el espada se retirara a la enfermería hasta dar muerte al astado. Se le apreció una herida de doce centímetros de extensión, a la que no se concedió demasiada importancia. Pese a ello, al infectarse la cornada hubo de ser operado en la noche del siguiente día 11 produciéndose el óbito del espada en la siguiente mañana, al presentarse una septicemia, el 12 de junio de 1921. " 

Don Adiel Armando Bolio, el respetado cronista, lo refiere en sus efemérides taurinas que publica en la página de Internet "Suerte Matador", como originario de Ponce, Puerto Rico, y nacido el 6 de abril de 1893, siendo considerado o confundido como torero mexicano, por su larga residencia en nuestro país desde que era un niño.

El docto cronista David Lomelí , refiere entre otras cosas en una hermosa editorial titulada "Ernesto Pastor, notable diestro mexicano" publicada en el diario El Sol de San Luis Potosí, México, el 4 de abril de 2012 que.- Te diré algo de este valiente e infortunado diestro aunque nacido en San Juan, la capital de Puerto Rico, la bella isla, o "Borinquen, la tierra del Edén, la que al pisar el gran Gautier llamó la Perla de los Mares...", como cantó el jibarito Rafael Hernández, siempre se le ha considerado mexicano, pues como lo hace notar don Alfonso de Icaza, aquí se hizo torero y aquí se crío y como mexicano obraba. En cierta ocasión y en relación con lo anterior, Ernesto declaró lo siguiente: "Si Puerto Rico fuera independiente quizás me sintiera mitad mexicano y mitad puertorriqueño, pero siendo yanqui, soy mexicano de pies a cabeza".
Ernesto Pastor Lavergne es torero nuestro, mexicano, muy nuestro. Vino a nuestro país siendo muy niño e hizo sus estudios teniendo como condiscípulos a chamacos de la colonia Guerrero, donde vivía. Al terminar el sexto año le dio por la fotografía y abrió un taller propio cuyos ingresos le daban para vivir, y en eso le picó el mosquito transmisor del mal de montera, empezando por asistir a encerronas, pero maletilla al fin anduvo por pueblos aledaños a la capital formando parte de alguna cuadrilla en calidad de subalterno. Llegó a presentarse como novillero en El Toreo de la Condesa en el tiempo en que actuaban, entre otros, Alfonso Zambrano, Cayetano González, etcétera. Con todo esto en esa época ya era valiente, pero no sabía torear, aunque sólo tenía empaque toreo. "Ojo", cronista y crítico exigente, en su biografía nos dice que Ernesto así lo comprendió "e hizo las gestiones necesarias para inscribirse en la escuela del maestro "Ojitos", el maestro de Gaona, clases que le fueron bastante provechosas, pues cuando le vimos de nuevo en la placita de Tlalnepantla, a fines de 1919, era ya un torero". Y ya como matador de toros marchó a España toreando lucidamente como novillero, debutando en Barcelona (14/V/16). En 1918 toreó allá 37 tardes en las más importantes plazas, asienta Cossío. Recibe la alternativa en Oviedo (17/IX/19), de manos de Joselito "El Gallo", y la confirmó en Madrid (30/V/1920) de manos de "Malla". En Madrid (5/VI/21), al muletear al toro Bellotero, del Marqués de Villagodio recibió una cornada de doce centímetros en el muslo derecho, sin retirarse a la enfermería hasta dar muerte al astado. No se le dio demasiada importancia a la cornada, y pese a ello, al infectarse la herida hubo de ser operado en la noche del 11 de junio, y al presentarse la septicemia murió al día siguiente. Había nacido el (4/IV/1897).
De él dijo "Don Ventura": Su silueta ante los toros tiene rasgos estéticos de su paisano Gaona; hay tipo y hay hechuras; lo hace todo y todo lo hace bien, pues está suelto y enterado..."; y el puntilloso don José de Cossío: Fue Ernesto Pastor uno de los diestros más notables llegados del lado Atlántico (...), le adornaban excelentes cualidades físicas, y toreaba, banderilleaba y manejaba el estoque con elegancia y valentía", Hoy te recordamos, valiente. Descansa en paz.

ANTONIO GONZÁLEZ (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Valencia en 1875

Cortesía de don Julio Cob/Valenciablancoynegro.blogspot.com

En la plaza de toros de Valencia, el 12 de junio de 1921, falleció por herida de asta de toro el guardia Antonio González. (Fuente: Crónica de don Juan José de  Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

 

FERNANDO MADURGA (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Zaragoza (1764)

Es también conocida como "La Misericordia" o el "Coso Pignatelli"

Cortesía del Sitio Web: http://upload.wikimedia.org

El mozo de estoques Fernando Madurga dejaba de existir al ser cogido, el 10 de julio de 1921 en Zaragoza. (Fuente: Crónica de don Juan José de  Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

 

En la hemeroteca del Diario ABC de Madrid, del martes 12 de julio de 1921, encontré una nota de Zaragoza del  día 11 de julio, donde refiere que << Un novillo mata en el callejón a un mozo de estoques: En el debut de la cuadrilla de niños sevillanos capitaneados por Antoñito Posadas y Pepito Belmonte, estoqueando seis novillos de la viuda de Gallardo. El tercer novillo saltó al callejón, cogiendo al ayudante del mozo de espada Fernando Madurga, que se hallaba arreglando un capote y le dio una cornada en el noveno espacio intercostal derecho. Desde el primer instante vióse que el percance revestía suma gravedad. El herido fue conducido a la enfermería con las ropas empapadas en sangre y con el rostro cubierto por una palidez cadavérica. Los médicos vieron que aunque la herida era pequeñísima (el toro era astifino) había desgarrado el pulmón. Cuando el herido llegó a la enfermería sufría un colapso, y los doctores Ariño Cepa y Pérez Serrano le pusieron varias inyecciones con objeto de reanimarle; pero todo fue inútil, pues el infeliz falleció poco después de terminar la corrida. Habiendo recibido los Santos Sacramentos. Al sacerdote que le administró encargóle el herido que diera un beso a su madre. Fernando Madurga era un excelente muchacho de oficio hornero, y con el fin de ganar más pesetas se dedicaba a ayudante de mozo de espada. Parecía como si este muchacho estuviera predestinado para un final trágico, pues recientemente, en Vitoria, adonde le llevaron los Charlots zaragozanos, un novillo que saltó al callejón le dio un puntazo en el cuello…>

PEDRO FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (1866 - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia en Brunete (Madrid)

Cortesía de hhgarnica/Sitio Web: http://.panoramio.com 

El 12 de agosto de 1921 era corneado y muerto en Brunete (Madrid) el ganadero Pedro Fernández. (Fuente: Crónica de don Juan José de  Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)

 

A mayor abundamiento sobre la tragedia, encontré en la hemeroteca del Diario ABC de Madrid ( Viernes 5 de agosto de 1921, edición de la mañana, Página 17), una nota editorial donde informan que << el vecino de Chapinería Pedro Fernández Rodríguez, de cincuenta y cinco años, dueño de una ganadería de reses bravas en Brunete, al dirigir ayer el apartado de varios toros, fue alcanzado por una de las reses que se desmandó, corneándole bárbaramente; cuando pudo ser liberado de la furia del astado fue trasladado al hospital de la Princesa, de esta corte, en gravísimo estado. El Juzgado de guardia se personó en el benéfico establecimiento y tomó declaración al herido. "

 

JOSÉ MERA (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros México en el Distrito Federal

Cortesía de Carlos Ruiz/ Sitio Web: http://.mapasmexico.net

Del varilarguero José Mera no he encontrado más dato que el de su fallecimiento, ocurrido en México el 11 de septiembre de 1921, año funesto en la historia de España a la par que en la taurina, como consecuencia de una cogida. (Crónica del erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra de su libro “Víctimas de la Fiesta” -Apartado de Picadores)

REGINO VELASCO (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos
Plaza de Toros de Madrid de la carretera de Aragón
Cortesía del Sitio Web: La Aldea de Tauro/ http://1.bp.blogspot.com

Disfrutaba de extraordinaria popularidad el impresor y jefe de personal de la plaza de toros de Madrid, la llamada de la carretera de Aragón, Regino Velasco, cuando halló su trágico fin en el callejón del mencionado coso, al saltar la barrera un toro del marqués de Melgarejo, la tarde del 4 de septiembre de 1921. Su manifiesta obesidad impidió que tuviera la necesaria rapidez de movimiento para poderse poner a salvo. (Fuente: Crónica de don Juan José de  Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 191)


De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Por su parte, la Gacetilla Taurina de la página web,  La Plaza Real, refiere del trágico suceso, que << El (…1921), actuó en Madrid el banderillero Pablo Marcos González (Marquitos); al banderillear de segunda al último astado de la novillada, del marqués de Melgarejo, fue perseguido por el bicho, saltando tras él la barrera y cogiendo en el callejón al popular impresor y a aficionado don Regino Velasco, a consecuencia de lo cual murió en el mismo callejón…, porque corridas hay en que, proporcionalmente, hay más gente ocupándolo,  que en los tendidos de la plaza." Fuente:
http://.laplazareal.net/gacetilla30.htm

Abundando sobre la tragedia, "Don Víctor", el docto cronista madrileño que mantiene en la Internet el visitado Blog taurino "A los Toros", refiere en sus efemérides, que un 4 de septiembre de 1921, se celebró en Madrid una novillada en la que se lidiaron seis reses de don Juan Terrones y dos de don Francisco Trujillo para los diestros Gregorio Garrido, Uriarte, Carralafuente y Dorruti. El festejo resultó aburrido y no hubiese tenido mayor trascendencia de no haber sido porque el último de la tarde, "Hortelano", manso y fogueado, saltó al callejón por el tendido 9, siguiendo hacia el 8. Entre ambos tendidos se encontró con Regino Velasco que fue cogido y empitonado con el cuerno derecho por la región glútea y lanzado contra uno de los pilarotes de la barrera. En la enfermería los doctores Vigueras y Segovia le apreciaron una herida de veinte centímetros de profundidad, con grandes destrozos; otra en la región occipital y fuerte conmoción cerebral y visceral. Le aplicaron inyecciones de suero fisiológico y adrenalina, intentando también la respiración artificial; pero todo ello sin éxito. Don Santiago Carrasco, coadjutor de la parroquia de Covadonga, le administró la Extremaunción; a las ocho y veinticinco dejaba de existir. Contaba setenta y cuatro años y desde hacía más de cuarenta era el jefe de personal de la plaza; su imprenta de la calle Marqués de Santa Ana era famosa en todo Madrid. Sobre las dos de la madrugada se trasladó el cadáver del infortunado Regino al domicilio de la calle en donde tenía ubicada su imprenta.

EMILIO MORENO "MORENITO DE VALENCIA " (1882 - 1921)

Solo para efectos ilustrativos
“Rejoneador”
Obra del pintor madrileño Miguel García Sáez 

Rehiletero de finos modos que fue cogido en el muslo derecho, en la boca del burladero, por un toro de Miura llamado “Abutardo” en San Sebastián de los Reyes, España, el 15 de agosto de 1921 y que falleció el 15 de septiembre de 1921.

Al respecto de este garapullero, don Juan José Zaldívar Ortega,  enriquece su historia  en detalles al referir que " Emilio Moreno (Morenito de Valencia), banderillero y pintor en sus mocedades,  nació  en Massanassa (Valencia) el 17 de febrero de 1882. El 30 de abril de 1920, toreando reses de Villamarta en Jerez de la Frontera, con "Joselito", Belmonte y "Chicuelo II", fue cogido y campaneado horriblemente al poner banderillas al quinto toro. En la enfermería se le apreció una grave herida en la región ilíaca derecha, pasando por la hipogástrica y terminando en la escrotal, de 40 centímetros de extensión, con orificio de salida. Continúo su rodaje taurino después de recuperarse de tan grave lesión para Fallecer el 15 de septiembre de 1921, cuando contaba 39 años de edad. El infortunado banderillero, a quien no pudo salvar ni la amputación de la pierna herida, dejaba de existir en una Casa de Salud del valenciano Camino de Grao el citado día. Fue un buen banderillero y subalterno, de grato recuerdo para quienes le vieron sus dimensiones artísticas. Figuró en las cuadrillas de los famosos diestros Vicente Pastor, Rodolfo Gaona, Juan Belmonte y del también desventurado diestro sevillano Manuel Varé (Varelito). Fue cogido mortalmente por un toro de los Hermanos Miura la tarde del 18 de agosto de 1921, en la coso de San Sebastián. Morenito de Valencia, fue otro de los diestros que perdió la vida como consecuencia de la lesión que le infirió un toro de la famosa ganadería sevillana de Miura. Quienes fueron testigos del percance que determinó la muerte de “Morenito de Valencia”, dicen que su causa se debe a la existencia o no de los burladeros, de los que tanto se ha hablado y escrito. Perseguido “Morenito”  por el toro de Miura, se refugió en el burladero existente ante la barrera de la parte izquierda a la Presidencia, ocupado con exceso por otros toreros, y ya dentro de él, el cornúpeta, metiendo uno de los cuernos, le atravesó la pantorrilla izquierda. Dejó de existir en una Casa de Salud del valenciano Camino de Grao. Es el momento de subsanar el involuntario olvido en que incurrieron cuantos al ocuparse de los toreros que fallecieron al ser cogidos por reses de la tristemente célebre ganadería de Miura, omitieron el nombre de un famoso banderillero valenciano. "

El célebre erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el haber figurado en las cuadrillas de Vicente Pastor, Juan Belmonte y Manuel Varé (Varelito) indica, bien a las claras, la categoría que llegó a alcanzar Emilio Moreno (Morenito de Valencia). El 15 de agosto de 1921 torea en la plaza de El Chofre, de San Sebastián, siendo herido en la pierna derecha por un toro del hierro de Miura. Parece mejorar de la cornada, se traslada a Valencia y allí surgen complicaciones que obligan a los facultativos que le asisten a proceder a la amputación del miembro afectado, lo que se lleva a cabo el día 14 de septiembre de 1921. No se consigue con la operación atajar el mal y la muerte se presenta el siguiente 15 de septiembre de 1921. "

El docto historiador, “Don Víctor”, del Blog taurino “A los Toros” refiere sobre los detalles de esta víctima de la fiesta, que << el 15 de septiembre de 1921, murió en el valenciano Sanatorio del Camino de Grao, horas después de habérsele amputado una pierna, el banderillero Emilio Moreno “Morenillo de Valencia”; toreando en San Sebastián fue herido en su pierna derecha por el toro “Abutardo” en la tarde del 15 de agosto anterior. El cartel de esa tarde anunciaba ocho toros de Veragua para Luis Freg, Ricardo Anlló “Nacional”, Manuel Varé “Varelito” y Manuel Jiménez “Chicuelo”. Nació en Masanasa (Valencia) el 17 de febrero de 1884. Banderillero de confianza que fue de Belmonte, hasta el 1915 lo había sido de Vicente Pastor, en la aciaga tarde era “Varelito” su jefe de filas. >>

PEDRO LÓPEZ HINOJOSA (1889 - 1921)

Pedro López Hinojosa

Cortesía del Sitio Web: http://.historiadeltorero.com

El 4 de noviembre de 1921, puso fin a su vida Pedro López e Hijosa, diestro mejicano nacido en León de los Aldamas el 3 de septiembre de 1889. Tomó la alternativa en Marsella el 26 de septiembre de 1909, al no ser válidas las tomadas en Francia repitió doctorado en Barcelona el 1o de octubre de ese año teniendo como padrino a “Moreno de Alcalá” y de testigo a “Machaquito”, a Carlos Lombardini que también tomaba parte en la corrida e igualmente recibía la alternativa le doctoró Rafael González.
Sin apenas torear regresó a su país, siendo en Guadalajara (Méjico) donde se suicidó.


Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

Torero nacidó en León de los Aldamas, Méjico,  el 3 de septiembre de 1889. En la misma corrida que Lombardini tomó la alternativa en Barcelona, la recibió López de manos de (Moreno de Alcalá); se fue al hoyo, y muy oscuro debió de ver su porvenir, el pobre hombre, a juzgar por su trágico fin, pues se suicidó en Guadalajara (Méjico) el 4 de noviembre de 1921. Fue torero basto.


Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

El 4 de noviembre de 1921, agobiado por las deudas, el torero leonés Pedro López decide quitarse la vida a los 33 años de edad de manera insólita, a cabezazos contra una pared, en Guadalajara, Jalisco.
(Fuente: Efemérides Taurinas del 4 de noviembre: http://suertematador.com)

Gacetilla taurina "Respetable Público" del 11 de julio de 1909 que anunciaba la presencia en España de la Cuadrilla Juvenil Mexicana. El segundo sentado de izquierda a derecha es Pedro López, seguido de Carlos Lombardini y del ex-matador y empresario Eduardo Margeli Curcó, también fallecido trágicamente http://laaldeadetauro.blogspot.com/2010/06/una-estampa-del-pasado-v.html

Por su parte el historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) refiere en su afamada página de Internet: "Toreros Mexicanos", que PEDRO LÓPEZ HINOJOSA, nació el 3 de septiembre de 1889 en León, Gto, México, tomando su primera alternativa como matador de toros el 26 de Septiembre de 1909 en Marsella Francia, siendo su Padrino Manuel Torres "Bombita III" y llevando de Testigos a Ángel Carmona "Camisero" y a Carlos Lombardini, siendo "Buscachicas" de Benjumea el toro de su doctorado, para después, a pocos días, tomar una segunda alternativa, el 10 de Octubre de 1909, en Barcelona España, siendo su Padrino en esa ocasión, "Morenito de Alcalá" y como testigos Rafael González "Machaquito" y Carlos Lombardini, mediante la cesión del toro "Gargantillo" de la ganadería de Esteban Hernández.

LUIS ALONSO "LITRI" (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos
“Tarde de Toros” (2003)
Obra del pintor español Francisco Castillo de las Heras

Novillero corneado el 6 de noviembre de 1921 y que fue muerto el 8 del mismo mes de noviembre de 1921 a consecuencia de las heridas.

Respecto de este lidiador,  el cronista Juan José Zaldívar Ortega apunta que fue un << matador de novillos madrileño, que actuó el 6 de noviembre de1921, en la plaza madrileña de Carabanchel Bajo, llamada Vista-Alegre, y un novillo del marqués de Valdelagrana, le infirió una cornada, al dar un pase de muleta, produciéndole una herida en la región epigástrica de la que falleció el día 8 de noviembre de 1921, es decir, dos días después en el Hospital General de Madrid. Su nombre no aparece en el Cossío, pero sí el de otro llamado Luis Alonso, sin apodo, que puede ser el mismo, y que como tal actuaba en la temporada de 1918 en plazas de modesta categoría, en las que se hizo aplaudir. Su primer apodo fue el de “Madrileño”; pero al ser contratado en 1921 para torear en Villarobledo, la empresa lo anunció con el de “Litri”... que él gustoso aceptó por parecerle más atractivo. Fue ese mismo año en el que, abandonando las habituales capeas, logró contratar algunas novilladas y el citado día  6 de noviembre, se produjo la tragedia. Con el citado apodo de “Madrileño”, hizo su presentación como novillero en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla el 16 de junio de 1912, alternando con Manuel Martín Vázquez y “Corcito” en la muerte de reses de de don Eduardo I Miura. Mató a su  primero después de sufrir muchos revolcones, y su segundo lo revolcó y además volvió al corral. "

Por su parte el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su trágico andar por los ruedos, que << el madrileño Luis Alonso (Litri) es herido de gravedad en la región epigástrica por un cornúpeta de la tristemente famosa vacada de la viuda de Ortega, el 6 de noviembre de 1921, en la plaza de Vista Alegre, de Carabanchel Bajo, entonces municipio independiente del de Madrid. El óbito tuvo lugar el día 8 del mismo mes en el madrileño Hospital General. Quede constancia de que este desventurado espada comenzó apodándose  “Madrileñito”. "

El respetado cronista español "Don Víctor", propietario del Blog Taurino "A los Toros" refiere de su trágica singladura taurina que << el 6 de noviembre de 1921 el novillero Luis Alfonso "Litri" resultó cogido de gravedad en la plaza de toros de Vista Alegre de Madrid por el tercero de la viuda de Ortega, negro, manso con peligro y cornigacho; trasladado al Hospital General fue atendido por el doctor Ortíz de la Torre, aunque la impresión de los médicos, caso de no sobrevenir complicaciones, no era tan pesimista como en los primeros momentos dejó de existir a los dos días de la cogida. Acompañaban esa tarde al infortunado "Litri" el caballero rejoneador sevillano Rafael Guillén que rejoneó dos novillos de Bedoya, y el novillero alicantino Navarro, valiente y decidido las más de las veces pero poco habilidoso con los engaños. El novillo fue condenado a banderillas de fuego, y los banderilleros clavaron palos sueltos en todas partes menos en el morrillo del animal. "Litri" no acertó a encontrar el sitio y fue alcanzado por el bicho que le corneó aparatosamente quedando inmóvil en la arena. En la enfermería los doctores Lama y Naya le apreciaron una herida en la región epigástrica, de seis centímetros de extensión, penetrante en la cavidad abdominal, y una contusión en el diafragma que milagrosamente se salvó de ser perforado. La primera cura resultó ser muy dolorosa siendo preciso reanimar al torero con inyecciones de cafeína y aceite alcanforado, fue conducido en camilla al Hospital General.

ISIDORO MARTÍ FLORES FERRANDO "FLORES" (1884 - 1921)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Nace en Alfarrasí (Valencia) un 12 de mayo de 1884, empero siendo infante, sus padres se mudan a Francia, donde estudia comercio antes de interesarse en los toros.  El 6 de febrero de 1900 actúa como banderillero de Anastasio Escobar “Juanerito” en una corrida en Valencia, y el 12 de octubre de 1900 cambia la plata por el oro para actuar como novillero también en Valencia. El 15 de julio de 1906 Madrid le observa de luces e inicia una escalada que le llevará a encabezar el escalafón menor hasta 1910, año en que recibe la alternativa el 29 de septiembre en Sevilla de manos de “Quinito”  cediéndole al toro “Obispero” de la dehesa de d. Anastasio Martín  y llevando como testigo de lujo a  Rafael “El Gallo”.  En 1911y 1912  viaja a América y hace temporada en México y el 15 de septiembre de este último año confirma su alternativa en Madrid de manos de Rafael “El Gallo”. Durante 1913 a 1915, actúa en pocos festejos, siendo hasta 1916 cuando bajo el cobijo del inmenso “Joselito” incrementa su número de actuaciones, descendiendo a la muerte del Califa de Gelves. Un toro de nombre “Aceituno” de don Alipio Pérez Tabernero Sanchón le propinó una grave cornada en la región pectoral derecha, perforándole el pulmón,  al entrar a matar el 26 de junio de 1921 en la Plaza de Béziers (Francia),  sin embargo, y mal recuperado de la grave cornada, se embarcó de nueva cuenta hacia América para cumplir compromisos, toreando exitosamente en Perú, Colombia y Venezuela, pero agravándose de las secuelas de la herida de Béziers, a grado tal que murió en Caracas Venezuela el 6 de diciembre de 1921. Don José María de Cossío refiere de su persona diciendo que << fue un excelente torero y un estoqueador seguro, a quien no se dio la importancia que en realidad tenía. Era valiente y pundonoroso, por lo que jamás hizo un mal papel en la plaza. Modesto y serio por naturaleza, no sabía ponerse en efusivo contacto con los públicos, que atienden fríamente al final,  a quien no les miente una sonrisa, y un valor del que a veces se carece. "


Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosespanoles.blogspot.mx/search/label/Isidoro%20Mart%C3%AD%20Flores

Don Nilson Guerra Zambrano, historiador taurino de Venezuela, con información del estudioso investigador, don Víctor José López  "El Vito" ("El toreo en Venezuela", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007) me comenta que << Isidoro Martí Flores Ferrando “Flores”, falleció en el Hospital Vargas de Caracas, en la céntrica Parroquia  San José.  Está enterrado en el Hospital  General del Sur, en Caracas Venezuela. "

Esta información, tan presisa como trascendente, del erudito venezolano Nilson Guerra Zambrano y basado en las investigaciones del cronista Víctor José López, contraviene la versión del reconocido erudito español Juan José de Bonifaz, y plasmada en su aclamada obra “Víctimas de la Fiesta”, editada en 1991 por la casa ESPASA-CALPE, y donde comenta que posterior a la cogida sufrida el 26 de junio de 1921 en el coliseo francés de Béziers: << Aparentemente mejora de la lesión y viaja a Lima, ya que en los ruedos de Perú, Venezuela y Colombia había actuado, con éxito, en anteriores campañas invernales. Y en la capital peruana encontraría su fin el espada valenciano el 6 de diciembre del mismo año. "

Abundando sobre la controversia del lugar del fallecimiento, el cronista venezolano, don Nilson Guerra Zambrano ha encontrado una interesante mención sobre el lugar de residencia de este matador en la fecha de su fallecimiento en el libro del cronista Carlos Salas titulado,  “La Fiesta Brava en Caracas – Cuatro Siglos de Historia”, Editada por el Concejo Municipal del Distrito Federal en Caracas, y que en su página 83 textualmente dice: <<Ese mismo día (se refiere  al cuatro de diciembre de 1921),  a la una de la tarde, dejaba  de pertenecer a este mundo el diestro Isidoro Martí Flores en su casa, situada en Sabana Grande, en la calle Real;  lo que hoy es la Avenida Abraham Lincoln. Flores murió a consecuencia de las dolencias que venía sufriendo por la cornada recibida en Beziers (Francia)  el 26 de junio de 1921. El toro que le causó  la herida  atendía al nombre de  "Aceituno" y era  de la ganadería de  don Alipio Pérez Tabernero. Isidoro Martí  Flores  había nacido en Valencia (España)  el 12 de Mayo de 1884. En el cementerio General del Sur, en Caracas,  reposan  los restos del infortunado diestro. Paz  a sus restos", con lo que queda más que demostrado que su óbito se produjo en Caracas.

A manera de confirmación de lo anterior, la página taurina “Historia del Toreo” refiere  que, << En Alfarrasí (Valencia) nació este diestro el 12 de mayo de 1884, torero enterado del oficio, conocedor de los secretos de la profesión y con buenas maneras para imprimir cierta elegancia a las suertes. Entre los inteligentes, disfrutó de muy buen concepto. Presentación en Madrid: el 15 de julio de 1906 con Platerito y Chiquito de Begoña. Alternativa: el 28 de septiembre de 1910, en Sevilla, de manos de Quinito, con Rafael el Gallo de testigo y toros de Anastasio Martín. Confirmación en Madrid: el 15 de septiembre de 1912, otorgada por dicho Rafael, en la misma corrida que éste dio la alternativa a Paco Madrid. Toreando en Béziers (Francia) el 26 de junio de 1921, un toro de Alipio Pérez T. Sanchón le produjo una herida grave en la región pectoral, con lesión del pulmón derecho, y este percance fue la causa generatriz de su muerte, ocurrida en Caracas (Venezuela) el 6 de diciembre del mismo año.

(Fuente: http://.historiadeltorero.com)

MANUEL VÁZQUEZ "EL CHATÍN O EL CHATO" (XXXX - 1921)

Solo para efectos ilustrativos
“Templando al Toro”
Obra del pintor madrileño Enrique Cruz- Calonge

Matador de novillos, natural de México, que el 12 de diciembre de 1920, alternando con Dionisio Marín (Jardinero) y Jaime Rodríguez Zamacona, en la Plaza de Zumpango de la Laguna (Estado de México), fue cogido y muerto por uno de los novillos. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra, “Víctimas del Toreo”- Apartado de Novilleros).

El mismo cronista Juan José Zaldívar Ortega en su obra “Víctimas del Toreo”-Apartado de Banderilleros,  edición 2009 en la web señala que << Manuel Vázquez (Chapín, o Chato), banderillero de toros o de novillos, que falleció cuando actuaba como tal, la tarde del 12 de diciembre de 1921, en la plaza de toros mexicana de Zumpango, en la que un novillo le produjo un amargo rosario de lesiones, a consecuencia de las cuales dejó de existir. Su nombre aparece por primera y única vez en carteles de la plaza de toros mexicana de Tehuacan, toreando entre los años 1910 a 1921, aproximadamente, sin que  sepamos si era español o mexicano. "

El erudito español, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  en su laureada obra “Víctimas de la Fiesta” señala que << el mexicano Manuel Vázquez (el Chato) encontró el fin de sus días el 12 de diciembre de 1921, al ser empitonado por un novillo de la vacada de “Tenetates” en la localidad azteca de Zumpango de la Laguna. "

Como cultura general, el municipio de Zumpango de la Laguna se localiza en la parte noreste del estado de México. Limita al norte con los municipios de Tequixquiac y Hueypoxtla; al sur, Teoloyucan Cuautitlán, Nextlalpan, Jaltenco, y Tecámac; al oriente, Tizayuca y Tecámac y al poniente, Cuautitlán, Teoloyucan, Coyotepec y Huehuetoca; todos del estado de México, excepto Tizayuca que pertenece al estado de Hidalgo. Los primeros pobladores sedentarios se asentaron al oriente de la Laguna de Zumpango en los años 200 a.C. –100 d.C.

El erudito taurino Ángel Villatoro, en su "Antología Taurina Mexicana", (Página 237) , refiere que Manuel Vázquez (Chato), la tarde del 12 de diciembre de 1920, toreando en la plaza de Zumpango de la Laguna, Estado de México, en compañía de Jaime Rodríguez (Zamacona) y de Dionisio Marín (Jardinero), resultó cogido y muerto por una res.

El dedicado cronista (LRQ) de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México, en las efemérides de la página de Internet Campo Bravo-México, refiere que el 12 de diciembre de 1921, muere en Zumpango Manuel Vázquez (Chatín) víctima de una cornada por un novillo de la ganadería La Laguna.

Resulta extraño que este mismo destacado cronista, don Luis Ruiz Quiroz, refiera en sus efemérides de octubre, que el día 12 de octubre de 1921 muere en Zumpango el banderillero "El Chato" por cornada de un toro de "Tenetates".
El sábado 22 de octubre de 2011, recibí una carta del consagrado cronista taurino don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) donde me envía copia de la revista "6TOROS6" Número 337, del 12 de diciembre del año 2000, y donde consigna que: El 12 de diciembre de 1920 se celebra una novillada de toros en Zumpango de la Laguna (Estado de México), en la que tomaron parte los novilleros mexicanos Dionisio Martín "Jardinero" y Jaime Rodríguez "Zamacona". Entre el público se encontraba Manuel Vázquez "El Chato", que pidió y obtuvo permiso para bajar al ruedo; al hacer una suerte recibió una cornada en el muslo que le produjo la muerte casi instantáneamente. El novillo pertenecía a la hacienda de Tenetates.


Cortesía de don Rafael Gómez Lozano

El 25 de marzo de 2017 recibí un nuevo correo electrónico de actualización del reconocido historiador taurino Rafael Gómez Lozano donde me adjunta el siguiente material: Manuel Vázquez "Chatín".- Matador de novillos y banderillero nacido en Puebla. Falleció por cornada propinada por un astado de la ganadería de Tenetates, en la plaza de toros de Zumpango, Estado de México. "El Chato" se encontraba en el tendido y solicitó su intervención en el festejo. En esa novillada llevada a cabo el 12 de diciembre de 1920, alternaban Dionisio Martín "Jardinero" y Jaime Rodríguez "Zamacona". "Delgado como una hebra; moreno, zancón. Con dos ojitos bailadores y oblicuos. Es el último banderillero que ha dado Puebla y el que como torero llegó a apuntar más alto. Era un torerito fino de mucha inventiva. Antes que el Bomba y el Gallo, ya Manuel Vázquez había hecho con los toros el pase afarolado. De salón era uno de los toreros más elegantes y muchas de las suertes que hacía delante del espejo, las consumaba con los toros. Después llegó a figurar como novillero y se esperaba mucho de él. Pero... se enamoró de unos ojazos azules que le quitaron la afición. Esos ojazos no se fijaban en él y comenzó a tomar para olvidarlos. Una tarde, la del 12 de diciembre de 1920, presenciaba Manuel en Zumpango de la Laguna, una fiesta de toros. El gusano de la afición lo empujó al ruedo y sucedió lo inevitable; recibió una "cornada" que le rompió la femoral matándolo inmediatamente. Ya él lo había dicho: debía morir en las astas de un toro". Nota aparecida en El Universal Taurino del 16 de marzo de 1925.

LOS QUE NO LLEGARON MANUEL VAZQUEZ “CHATIN” Por Puyazos.

Se había lanzado en mitad del Arroyo; el alcohol era en los últimos tiempos de su vida, uno de sus mayores placeres,quizá el único. No viviría ya sino para el vino, que era mayor de sus anhelos y la más grande de sus aspiraciones. Desde que perdió la esperanza que encarnaba su amor, se plantó en las cuatro esquinas del vicio. Era un muchacho alto, delgado, moreno, flexible; tenía un gran corazón y era una valiente. La muerte tenía para él reflejos de oro, que él traducía en destellos de Gloria, pues gustaba de ofrendar su valor y su arte, en holocausto de las locas muchedumbres. El arte bullía en Manuel Vázquez “Chatín”. Aquel muchacho parecía tener dentro un pájaro azul… Un torero fino, “largo” y elegante, un torero alegre que habría llegado al pináculo de la gloria, a no haberse interpuesto entre él y su estrella, una mujer, una mujer rubia, de ojos grandes y azules… ¡Pobre Manuel!... No quiero recordarlo. La visión de su toreo me crispa los nervios, me anonada, me fascina. Cuando recuerdo cómo toreaba ese muchacho, parece que veo torear a Manuel Jiménez, pero con más valor. Muchos aficionados lo conocieron, pero los más ignoran quién fue Manuel Vázquez “Chatín”, porque no tuvo oportunidad de venir a torear nunca a México. El testimonio de los pocos es bastante. Ellos mejor que yo, saben de cuánto era capaz el infortunado torero, que al fin, fue asesinado por un toro, en la capea de un pueblo rabón. Eso me desespera, porque si hubiese muerto aureolado por la gloria, a la que tenía derecho porque era hijo suyo; con su muerte se habría ceñido la codiciada corona de laurel. Manuel Vázquez habría llegado a subir alto, muy alto, hasta la Montaña del Triunfo. Pero la parca lo sorprendió en su nido de ilusiones, lo arrebató de las cuatro del vicio, y lo llevó lejos, muy lejos; al país desconocido y misterioso… al país de la muerte.

COMO MURIO MANUEL VAZQUEZ

Se había organizado en Zumpango de La Laguna, una corrida de toros. Era el doce de diciembre de 1921. En la plaza: gritos, sonar de aplausos, música y alegría. Sol quemante y emoción palpitante en todos los pechos. Congojas simuladas en los rostros de las hembras; gestos insolentes y duros en los semblantes bronceados de los hombres, que querían sangre, sí, mucha sangre, para quedar satisfechos de la fiesta. Se diría, la ferocidad ante la fiereza, el choque de la necedad y del valor, la lucha de la muerte de la vida; la gloria, frente, a un paso del precipicio del peligro… Todo esto, en el revuelo de las capas de los lidiadores. El primer toro de la tarde pasó sin novedad. Salió el segundo, un berrendo, recogido de pitones, ligero de patas, burriciego y por añadidura toreado. Un toro de procedencia ignorada. Del tendido se descolgó un hombre, un espectador… ¡La muerte reía imaginándose el festín! ¡La tragedia se agitaba con desesperación…! Aquel hombre plegó un capote a su brazo, se paró firmemente en la arena; la bestia le acometió y el torero –que era un torero el intruso- recortó soberbiamente capote al brazo hasta dos veces. La muchedumbre rugió entusiasmada, cayeron al ruedo muchos sombreros y sonó la música. Pero a poco, se contuvo la respiración en todos los pechos, La bestia se había revuelto en un palmo de terreno. El torero no había podido o no había querido huir, y fue enganchado por la pierna izquierda, recibiendo mortal herida que le destrozó la arteria femoral, vaciándolo horriblemente.

XXX

Era el desenlace. La muerte había hecho su presa. Todo había concluido para aquel valiente, que después de "corneado", en un supremo instante de vergüenza torera, se arrodilló frente al toro que se había empurpurado los cuernos con su sangre. Y cuando lo llevaron al burladero próximo, se desplomó cerrando los ojos para siempre. En el burladero quedó un gran manchón de sangre, cual manto purpurino de la temeridad de Manuel Vázquez “Chatín”.

XXX

Manuel comenzó a torear allá por el año 1906. Era originario de Puebla y pertenecía a una familia acomodada de la levítica ciudad de los cien campanarios y las calles rectilíneas. Primero que Rafael Gómez “El Gallo” y primero que “Bombita”, practicó con los toros el pase afarolado. Primero que Manuel Jiménez, toreó en muchas ocasiones como torea éste. Con las banderillas era algo serio; levantaba los brazos y cuadraba gallardamente en la propia cabeza; con las banderillas cortas al cuarteo, sólo he conocido a uno tan ágil como él para ponerlas, o sea José Cantoral. Cuando Manuel se ponía de rodillas para cambiar, ya tenía el público que aplaudirle tres o cuatro cambios, y cuando le daba por no moverse de un sitio al torear a la verónica, Manuel era cosa más seria todavía. Desgraciadamente, antes de venir a México, y habiendo toreado sólo en la plaza de Puebla con éxito, clamoroso, y en algunas otras de ese Estado y el de Veracruz, Cupido logró aprisionarlo, para abandonarlo más tarde en brazos de una decepción horrorosa, que lo dejó en las cuatro esquinas del vicio, al que se aferró su vida. Parece que la tarde trágica había tomado alcohol, mucho alcohol y que en gran parte a eso se debió la desgracia… De todas maneras, rindamos un tributo de admiración y de cariño al que pudo llegar a ser un gran torero mexicano. Nota publicada en "Toros y Deportes", del 11 de agosto de 1925. Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2014/07/manuel-vazquez-el-chato.html

FRANCISCO POSADAS CARNERERO (1893 - 1921)

Cortesía de
Don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

Matador de toros nacido en Sevilla en el barrio de Triana el 10 de marzo de 1893; era hermano del también Matador de toros Antonio Posada. Debuto en público el 2 de mayo de 1902, en la plaza de Sanlúcar Barrameda (Cádiz). Tiempo después, debuta en Las Ventas el  26 de marzo de 1913, con Juan Belmonte y reses de Santa Coloma (5) y 1 de Salvador García de la Lama.

Recibe su Alternativa en el coso de la Misericordia de Pamplona, el 13 de julio de 1913, por San Fermín, siendo su padrino Antonio Fuentes y fungiendo como testigo: “Lagartijillo Chico” siendo el toro de su alternativa “Receloso”, del duque de Tovar. Fue el primer torero que se doctoró en Pamplona (en la antigua Plaza Vieja). Iba ese día vestido con un terno de luces en amarillo y oro. Hacia 1921 y probablemente a resultas de  golpes mal atendidos en la cabeza,  en el ejercicio de su oficio, muere loco y tuberculoso a los 38 años de edad.

Refiere don Daniel Tapia, en su obra "Breve Historia del Toreo" publicada en 1947, que el espada sevillano << FRANCISCO POSADAS, confirma su alternativa en Madrid el 12 de abril de 1914, con toros de don Eduardo Olea. En 1916 tomo parte en cuarenta y nueve corridas, actuando en Madrid el 15 de mayo con Vicente Pastor y "Joselito", resultando cogido. En 1916 toreó menos y a fines de 1917 sufrió un ataque de enajenación mental, por lo que hubo de ser recluido en un manicomio. En 1918 vuelve a torear, considerándosele curado, pero en mayo de 1921 moría en Sevilla víctima de tan cruel dolencia. Fue un torero fino y valiente, pero poco dominador. >>

Don Antonio Román Romero, el docto historiógrafo taurino coetáneo, escribe de este desventurado personaje de la fiesta: FRANCISCO POSADAS CARNERERO "FRANCISCO POSADAS".-Matador de toros español, nacido en Sevilla el 10 de marzo de 1893, y muerto en su ciudad natal en el mes de mayo de 1921. Era hermano de otro torero hispalense, Antonio Posada Carnerero. Apenas contaba nueve años de edad cuando se le presentó la ocasión de matar una becerrada en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. Corría, a la sazón, el día 2 de mayo de 1902, fecha en la que el todavía niño Francisco Posada Carnerero hizo ver a la afición sanluqueña que se hallaba ante una gran figura del toreo en ciernes. A raíz de este prometedor comienzo, siguió curtiéndose bravamente en el duro aprendizaje del oficio, preparación que le llevó a tierras mejicanas durante las campañas de 1910 y 1911. Allí completó su formación torera, por lo que decidió regresar a España y mostrar ante sus paisanos los adelantos que había logrado en su técnica y en su hacer artístico. En efecto, a partir de 1912 comenzó a recibir un buen número de contratos procedentes de las principales plazas del país, entre las que resulta obligado destacar las de Bilbao, Barcelona y San Sebastián, donde Francisco Posada cosechó grandes éxitos y ganó fama de torero valiente y eficaz en el manejo de la espada. Así las cosas, los ruidosos rumores que estos triunfos iban levantando a su favor le condujeron a la mismísima plaza de toros de Madrid, para que un 26 de mayo de 1913 hiciera su primer paseíllo ante la principal afición del mundo. Aquella tarde (en la que, en compañía del genial sevillano Juan Belmonte García, se enfrentó con un encierro procedente de las dehesas de Santa Coloma), el joven Francisco Posada no defraudó las expectativas del público de la Villa y Corte, a pesar de que anduvo especialmente desafortunado en la lidia de uno de los novillos de su lote. Pero poco días después (concretamente, el 10 de abril de aquella misma campaña de 1913), volvió a vestirse de luces en la capital de España, donde confirmó que se trataba de una de las promesas más sólidas del momento. La empresa de Madrid gustaba de repetir ese cartel en el que alternaban los jóvenes sevillanos Posada y Belmonte, por lo que el día 12 de junio de la referida temporada de 1913 ambos novilleros volvieron a hacer el paseíllo en la arena madrileña. En aquella ocasión resultó herido el que luego sería unánimemente reconocido como "El Pasmo de Triana", accidente que obligó a Francisco Posada a despachar en solitario todo el encierro de novillos; y era tal la soltura que ya había adquirido en el Arte de Cúchares, que salió muy airoso de tan difícil trance, habiendo escuchado constantes ovaciones durante la lidia de todas las reses. De ahí que, un mes más tarde, ya estuviera en condiciones de pasar al escalafón de los matadores de toros. En efecto, el día 13 de julio de aquel año preñado de grandes acontecimientos en su andadura torera compareció el animoso Francisco Posada ante la bulliciosa afición de Pamplona, para tomar la alternativa que había de otorgarle su padrino y paisano, el afamado coletudo Antonio Fuentes y Zurita; el cual le cedió los trastos con los que había de dar lidia y muerte a estoque a un toro que atendía a la voz de Receloso, marcado con el hierro del duque de Tovar. Ya en la campaña siguiente, el día 12 de abril de 1914 confirmó en la plaza de toros de Madrid este doctorado, frente a un encierro procedente de la ganadería de don Eduardo Olea. Una vez doctorado, emprendió una briosa andadura torera que se tradujo en cuarenta y nueve ajustes cumplidos durante la temporada de 1915, año en el que resultó herido en Madrid el día 15 de mayo, cuando alternaba con el madrileño Vicente Pastor y Durán y con el sevillano José Gómez Ortega ("Joselito" o "Gallito"). La talla de los matadores con los que formaba cartel Francisco Posada Carnerero ofrece una buena muestra de las cotas que alcanzó su toreo, que por aquellos años podía competir con el de las primeras figuras del escalafón. Pero a finales de 1917 resultó afectado por una cruel enajenación mental que interrumpió bruscamente su carrera y obligó a ingresarlo en un sanatorio mental, del que salió al año siguiente creyendo que se hallaba totalmente recuperado. Volvió, incluso, a vestirse de luces, a veces en ocasiones tan señaladas como la de la tarde del día 6 de junio de 1918, cuando se inauguró la plaza de toros Monumental de Sevilla, con un cartel en el que también se anunciaban el diestro sestaotarra Diego Mazquiarán Torróntegui ("Fortuna") y el ya mencionado José Gómez Ortega ("Joselito" o "Gallito"). Sin embargo, en 1921 experimentó una brusca recaída que, por el mes de mayo, acabó con su corta existencia.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html


Cortesía de
http://lafiestaprohibida.blogspot.mx/p/gestos-toreros.html

ISIDRO RUELAS << REVERTITO >> (XXXX - 1921)

Postal antigua de Agua Prieta, Sonora, México
Cortesía del Sitio Web:
http://www.mexicoenfotos.com/?seccion=8&clave=MX12502770538292
El nombre de AGUA PRIETA, como se le comenzó a decir al lugar por sus primeros pobladores, se tomó de la palabra ópata BACHICUY que traducida quiere decir precisamente “agua morena o agua oscura”. Los ópatas así llamaban a esa franja de México, Bachicuy, debido a que en ese terreno había un gran charco de agua que servía para darle de beber a los animales y que cuando los hombres llevaban sus bestias a ese lugar, el agua del charco permanecía negruzca por muchas horas hasta que poco a poco se volvía a aclarar. Agua Prieta, data de 1899.
(http://es.wikipedia.org/wiki/Agua_Prieta)

Don Ángel Villatoro refiere en su famosa “Antología Taurina” que << Isidro Ruelas (Revertito) fue un modesto novillero mexicano, que apenas iniciada su carrera, muere asesinado por el matón Alfredo Arias en Agua Prieta (muy seguramente en el Estado de Sonora, México), el 7 de abril de 1921. >>

NIÑO MUERTO EN JERSEYVILLE AUSTRALIA (1912 - 1921)

Solo para efectos ilustrativos

Cruce de ganado en Jerseyville, Nueva Gales del Sur, Australia

http://www.travelpod.com/photos/0/Australia/Hat%20Head.html

El viernes 28 de octubre de 1921 una fatalidad terrible se informó desde Kempsey; Australia (ciudad en la región central de la costa del estado de Nueva Gales del Sur),cuando un niño de 9 años que  jugaba en un campo cerca de Jerseyville,fue corneado por un toro en la cabeza y abdomen, por lo que falleció antes de que llegaran las asistencias médicas.

FERNANDO ANCIRA SÁNCHEZ (1877 - 1921)

Lic. Fernando Ancira Sánchez
Foto propiedad del Museo del Gran Hotel Ancira
http://www.youtube.com/watch?v=bX7i2Zht5Nc

Don Fernando Ancira Sánchez murió a resultas de un desventurado accidente mientras presenciaba una corrida de toros el 2 de febrero de 1921, a la edad de 43 años, de los cuales, los últimos trece, que vivió en Monterrey, Nuevo León, México, los dedicó a sus negocios, a la diputación en el Congreso de la Unión (fue su presidente en 1914 en el efímero y turbulento periodo huertista), y a la dirección del Gran Hotel Monterrey (como se le llamó, a este hotel en un principio).

Sus múltiples ocupaciones y las vicisitudes de los tiempos revolucionarios no le permitieron concluir su proyecto a plenitud, ni siquiera salvarlo de la hipoteca que aún gravitaba amenazante sobre el inmueble. Es a raíz de su muerte, que su familia continúa con la administración del edificio y cambia el nombre original por el de Gran Hotel Ancira, como un tributo a su memoria. Su epitafio reza como mudo testigo de su bonhomía, desprendimiento, y don de gentes: "¡En verdad os digo que vale más dar que recibir!". En el mismo lote yacen otros parientes. D. Felipe B. Martínez fue el realizador de esta tumba que se encuentra ubicada en el Panteón del Carmen en Monterrey N.L., México (Zona-Serie 1a, Fracción 10, Sección- Acon 2).
Fuentes:
http://es.scribd.com/doc/66287181/Historia-Del-Hotel-Ancira
Panteones del Carmen y Dolores: Patrimonio cultural de Nuevo León, Juan Manuel Casas García y Víctor Alejandro Cavazos Pérez.
Diccionario Biográfico de Nuevo León, Israel Cavazos, UANL, Monterrey, 1984
http://books.google.com.mx/books?id=sgZrDVt0U-gC&printsec=frontcover&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false


Añosa fotografía del Gran Hotel Monterrey (después Gran Hotel Ancira)
Diseño de los arquitectos franceses Henri Sauvage y Charles Sarazin, con ornamentos de Michele Giacomino, planeado y edificado entre 1909 a 1912. La cimentación
del edificio la realiza personal del ejército mexicano bajo el mando del ingeniero militar Victoriano Huerta.
http://biblioteca.mty.itesm.mx

Hombre de mundo y de gran clase, Fernando Ancira Sánchez, era originario de Santiago del Ojo del Agua, en Saltillo, donde nació el 19 de septiembre (otros biógrafos citan noviembre) de 1877, habiendo sido bautizado el 11 de abril de 1878 en la Iglesia de San Esteban Protomártir, de Saltillo Coahuila. Hijo de Don José Miguel Valeriano Ancira-Ibarra y Doña Genoveva Sánchez Flores, tuvo al parecer dos hermanas, María e Irene; él se educó con los jesuitas en el antiguo Colegio de San Juan (allí estudiaron Francisco I. Madero y algunos de sus hermanos, los también hermanos Alessio Robles, y Carlos Pereyra, entre otras distinguidas personalidades que dejaron honda huella en nuestro país, como el mártir de la industrialización mexicana, D. Eugenio Garza Sada, que estudió también por allá una década después).


Museo de las Aves de México, en la ciudad de Saltillo, Coahuila, en las instalaciones del antiguo Colegio de
San Juan que operó de 1878 a 1914

Don Fernando Ancira en su primera juventud realizó parte de sus estudios en los Estados Unidos de Norteamérica y luego se fue al viejo continente, estableciéndose en París, donde se tituló como Licenciado en Derecho, y para el año de 1904 sirvió como segundo secretario en la Embajada de México en Bruselas, Bélgica.

A su regreso al país en 1906, se avecinda en Monterrey hacia 1908 donde destaca como prominente abogado, y donde adquiere en 1910, mediante traspaso de su amigo y poeta "Ricardo Arenales" (cuyo nombre real era Miguel Ángel Osorio Benítez) el periódico "El Espectador"(hecho que se presume que más bien lo hizo por ayudar al reyista Ricardo Arenales, que andaba metido en graves problemas políticos en esas fechas a causa de sus escritos contra el porfiriato, porque a los pocos meses don Fernando cierra el periódico). Aquí en Monterrey se entera del acontecer cotidiano de una incipiente urbe llena de vigor y conoce a muchos hombres de negocios e intelectuales, ganándose su amistad y confianza con el ejercicio de sus servicios de abogacía, detectando que la ciudad carecía de hoteles con todas las molicies que demandan los empresarios y turistas que la visitan, sobre todo los europeos, acostumbrados a otras comodidades.

Con esta idea en mente, hacia mayo de 1909 compró una propiedad en el corazón de Monterrey, a la vera del viejo camino real (hoy avenida Hidalgo) esquina con la calle del Teatro (hoy Escobedo); propiedad que el albacea Pedro Lambretón había adquirido años atrás de la familia Quirós Gutiérrez, y comienza la planeación de su gran sueño, un hotel de cinco pisos del mismo nivel que el Hotel Ritz de Paris, el cual pudiera ofrecer el mejor servicio, comodidad, lujos, y atención a la gente de negocios que viniera a Monterrey. Cabe mencionar que en agosto de 1909, la ciudad de Monterrey sufre una catastrófica inundación al desbordarse el río Santa Catarina, falleciendo más de 5,000 personas y la destrucción de infinidad de casas y edificios, sin embargo como el hotel se empezó a construir en mayo ya estaban edificados los primeros sótanos y no le afectó.

Fernando Ancira Sánchez inauguró el lujoso hotel de estilo neoclásico el 26 de Julio de 1912, con orquesta y chefs franceses, contando con la presencia del entonces Presidente de la República D. Francisco I. Madero, su esposa Doña Sara Pérez, el gobernador Viviano L. Villarreal, y el alcalde de la ciudad D. Alfredo Pérez. En Estados Unidos de Norteamérica, el Gran Hotel Monterrey ya era conocido como uno de los escasos “One Million Dollar Hotel” (Hotel con costo superior al millón de dólares). Era famoso por su belleza y desbordantes lujos.


Foto del Gran Hotel Monterrey, de don Fernando Ancira en 1912
Cortesía de Carmen Marchegiani

Su dueño, Don Fernando Ancira Sánchez, era uno de los cabecillas del partido reyista que apoyaba al anterior gobernador Bernardo Reyes -insurrecto contra Madero- y muerto en acción bélica cuando intentaban liberarlo de prisión el 9 de febrero de 1913, en México, D.F. En esta tesitura, Ancira, su amigo el poeta maldito Ricardo Arenales (quien al poco se cambiaría el nombre a Porfirio Barba Jacob), y los demás reyistas, se vieron precisados, por el agitado clima político, a mudarse a San Antonio, Texas, USA, para zanjar revanchas y reordenar alianzas e ideas.

Luego, tras el asesinato el 22 de febrero de 1913, de D. Francisco I. Madero y José María Pino Suárez por el usurpador Victoriano Huerta (quien había realizado la cimentación del hotel de don Fernando), tropas carrancistas contrarias a Huerta intentaron el 23 y 24 de octubre de 1913 tomar el palacio de gobierno de Monterrey, pero fueron fieramente resistidos, siendo hasta el mes de abril de 1914 cuando finalmente los revolucionarios toman la ciudad de Monterrey. Para esas fechas el régimen de Victoriano Huerta se encontraba en franco desmoronamiento, lo que provocó el triunfo del movimiento revolucionario constitucionalista. Don Fernando Ancira fue diputado y presidente de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión en 1914 en el efímero y turbulento mandato huertista -que finaliza el 15 de junio de 1914, no sin antes haber disuelto el Congreso y asesinado a varios diputados inconformes con su mandato-. Hay evidencia que en esos meses de barbarie de 1914, tropas revolucionarias se instalaron, obviamente sin pagar, cerca de dos meses en el Gran Hotel Monterrey, quien sufre grande pérdida económica por el atropello de la mesnada.

El 13 de marzo de 1915, estando D. Fernando Ancira en Monterrey, el general Francisco Villa acompañado de los generales Felipe Ángeles y José Rodríguez, llega de improviso a la ciudad con la idea de llevarse a como diera lugar un millón de pesos para su campaña revolucionaria contra Carranza, dinero que posteriormente iría a exigir a los integrantes de la Cámara de Comercio e industriales. Fue entonces cuando se dirigió de la estación de ferrocarril La Unión con sus "Dorados" hacia el Gran Hotel Monterrey, donde cuentan que entró a caballo hasta el patio central del hermoso hotel causando conmoción en quien presenciaba ese acto de poder y dejando el recuerdo en la memoria colectiva. Las caballerizas del hotel se encontraban en la parte trasera del inmueble y una posibilidad es que Villa haya entrado a caballo hasta el patio central por el lado donde bellas damas y renombrados caballeros descendían de sus carruajes; sin embargo, dado el temperamento de Villa, no se puede dudar que la otra opción es que realmente haya irrumpido a caballo por la entrada principal del hotel y dirigido hasta el patio central. Hay testimonios que en la fragosa estancia de sus tropas, destruyeron un hermoso y costoso vitral de cielo traído ex profeso de París, amén de dejar daños terribles en los cuartos del hotel que ocuparon.

El general Villa escogió el hotel de Ancira como centro de operaciones, donde la mayor parte de su calamitosa hueste, conformada por generales y dorados, se hospedó. La realidad es que el lujoso hotel se volvió la casa de la "División del Norte", durante los once días que el máximo líder ‘dorado’ pasó en Monterrey. Se cree que a su compañero de afanes, Emiliano Zapata, le explica ahí, los últimos aconteceres de sus acciones y planes el 18 de marzo de 1915. Asimismo durante su estancia, Villa tuvo una pelea y disparó una bala sobre la extraordinaria barra de madera que en aquél entonces se acababa de construir, dejando un balazo en la famosa cantina que posteriormente obtuvo el nombre de “Bar 1900”, siendo testigos mudos las bellas caras "art nouveau" que vigilan en las alturas de sus paredes. Lo cierto y lo atroz, es que la posterior reparación de los innumerables destrozos causados por las tropas del Centauro del Norte, costaron una fortuna al golpeado negocio.

En 1982, se le concedió merecidamente a este histórico hotel, que vivió en carne propia los estragos de la revolución mexicana, la nombradía de “Monumento Artístico y Patrimonio Cultural de la Nación”.
Fuentes:
http://www.hotel-ancira.com/nosotros/
http://www.playersoflife.com/articulo.php?id=581
Antonio Guerrero Aguilar
http://www.elsiglodetorreon.com.mx/movil/?n=899296
Eduardo Cázares-Monterrey en la Revolución Mexicana-La Batalla
http://www.diariocultura.mx/2012/08/la-gran-inundacion-de-monterrey-en-agosto-de-1909/
https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:NXS5-K7C

Don Fernando Ancira Sánchez, primer dueño de este centenario hotel, requirió una inversión inicial de $500,000 Pesos, zanjados con un financiamiento bancario de $400,000, y el resto con aportación personal y de miembros de su familia. Después de su inesperada muerte, a resulta de un accidente sufrido en una corrida de toros el 2 de febrero de 1921, el edificio fue manejado por su familia, pero a causa del pesado servicio de la deuda, el hotel -que ya había sido intervenido por el banco acreedor muchos años-, pasó a propiedad, mediante compra de la hipoteca en 1929, de D. José Torrallardona Mercader, originario de Montbuy, Cataluña, y llegado a México en 1901, quien durante algún tiempo formó sociedad con Don Ángel Cueva (el mismo gerente que había puesto don Fernando, y quien lo siguió manejando por más de 40 años). Más adelante, a la muerte de don José Torrallardona en 1946, don Arturo, su hijo, continuaría administrando y engrandeciendo el hotel, que ya su padre había recuperado para sí por completo.

Hay indicios, que poco antes de la muerte del empresario Fernando Ancira, acaecida, como se comentó, el 2 de febrero de 1921, cuando Monterrey era una ciudad de apenas 88,479 habitantes, éste habría vendido en marzo de 1920, quizá para aminorar el pasivo del hotel, o para asegurarse del cumplimiento servicio de la hipoteca, o por otras razones desconocidas, dos plantas productoras de ladrillos, con sus consiguientes edificios y maquinaria, a una nueva empresa en formación llamada en aquellos años Ladrilleras Unidas S.A., cuyos propietarios eran Alfonso Madero (hermano de los mártires de la Revolución Mexicana, Francisco y Gustavo), José A. Treviño, Eugenio Zambrano y Elías Villarreal, quienes aportaron un capital de $80,000 Pesos para realizar esta compra. La historia apunta que el ramo de la construcción fue revitalizado a partir de la nueva década. El 8 de junio de 1920, cinco miembros del clan Zambrano, dos de la dinastía de los Madero -Alfonso y Salvador-, y Santiago Belden, entre otros, constituyeron la compañía Cementos Portland Monterrey, S.A. Esta compañía adquirió un terreno mayor a las 16 hectáreas del empresario Vicente Ferrara para el inicio de sus operaciones.
Fuente:
Óscar Flores/Monterrey en la Revolución 1909-1923/ UDEM
http://issuu.com/oflores/docs/mty_en_la_revolucion_completo-1/216
http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080087238/1080087238_24.pdf

Al cumplirse el primer centenario de iniciada la construcción del edificio más emblemático de la hotelería nacional, la familia Torrallardona sigue siendo la propietaria del inmueble, aunque concesionada, desde 1986, la administración del mismo, a la cadena Intercontinental, y a partir de 1991, a la cadena Radisson, y ostenta desde entonces el nombre de Radisson Plaza Gran Hotel Ancira.
Fuentes:
Flores Salazar, Armando V., "El primer centenario del Gran Hotel Ancira"/ Ciencia UANL, Vol. XII, Núm. 3, julio-septiembre, 2009, pp. 245-250, Universidad Autónoma de Nuevo León.
http://www.redalyc.org/pdf/402/40211814003.pdf

A pesar de que el necesario lampreado de la modernidad ha venido afrentando, sin desearlo, la elegancia sin rival de sus ancestrales atalajes, se percibe aún, en este hermoso palacio, un halo de magia y de leyenda viva inexpresable. Una joya en nuestra ciudad. El sueño de un gran hombre preservado en el tiempo por otro gran hombre y su familia.

Miguel Ángel Osorio Benítez, alias "Ricardo Arenales"(después "Porfirio Barba Jacob"), el insigne poeta colombiano de los 4 nombres, amigo del licenciado Fernando Ancira Sánchez, dedicó en los diarios "El Imparcial de Texas" (San Antonio Texas, 10 de febrero de 1921) y en el diario "El Porvenir" (Monterrey, N.L., los días 13 y 14 de febrero de 1921) una hermosa elegía titulada: "A la muerte del licenciado Fernando Ancira", que es un largo artículo que contiene muchos datos auto-biográficos del poeta, y donde dedicara al Lic. Ancira, recién sepultado el día 3 de febrero de 1921 en el Panteón del Carmen de Monterrey, estos soberbios versos -que no atino a descifrar, por mi desconocimiento gordal de los antecedentes de su relación afectiva con éste y con otros poetas e intelectuales de su época-:

"Cuando crucé el campo, a las dulces flores les di una orgullosa mirada real; cuando crucé el bosque, oí sonatinas a rosas divinas que sólo presiente el turpial; y a las aves mágicas y al pavo irreal les di una orgullosa mirada real.

Y honrando una noche la paz de la aldea en ella entré, en la aldea; y sin tomar nada de la paz que había a mí me decía: ¡Qué armoniosa idea! Y al hondo paisaje del linde rural le di otra orgullosa mirada real."

También cita ahí, el poeta Arenales, profundo, en su alegórica elegía -que demanda que sus lectores tengan imaginación y hayan leído alguna versión del añoso cuento latinoamericano de "la flor de lilolá", para que puedan entender su sensible deseo-:

"Y todo va en el turbión de la muerte, de la ignorada muerte... Somos briznas llevadas del huracán. Tu esquife azul flotó raudo, a impulso del último viento, hacia el país donde crece la flor de lilolá".

Fuentes:
http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/15/TH_15_123_079_0.pdf
Barba Jacob "El Mensajero"/Biografía de Fernando Vallejo.
http://www.cuentosdedoncoco.com/2012/10/la-flor-de-lilola-cuentos-de-flores.html

Tratando de indagar a detalle el fatal accidente a resultas del cual perdió la vida D. Fernando Ancira Sánchez, le escribí al historiador taurino y amigo, D. Xavier González Fisher, quien me recomendó amablemente, entre otras cosas, indagar en la hemeroteca digital del añoso periódico jalisciense "El Informador", y en él precisamente encontré, página 5, del viernes 4 de febrero de 1921, sección "Revista Breve de los Estados- Nuevo León", que: "Durante la corrida de toros que se efectuó el último domingo (30 de enero), el Licenciado Fernando Ancira, conocido capitalista de Monterrey, se rompió totalmente un pié al salvar una barrera, pues él se encontraba en el callejón a donde saltó el toro, habiendo esquivado la presencia del animal pasándose al redondel. Como la fractura que sufrió fue gravísima e infecciosa los médicos le amputaron toda la pierna". Posteriormente, el día 6 de febrero de 1921, este mismo medio informativo jalisciense publicaba en su sección "Revista Breve de los Estados": "Se encuentra fuera de peligro el Lic. Fernando Ancira quien, a causa de una caída, tuvo que sufrir la amputación de una pierna". No fue sino hasta el 9 de febrero cuando publicaron que: "El Señor Licenciado Fernando Ancira, quien sufrió un accidente en la plaza de toros de Monterrey, falleció a consecuencias de la quebradura del pié que le resultó del citado accidente". Lo cierto es que había expirado desde el miércoles 2 de febrero, sepultándolo al siguiente día en el Panteón del Carmen en Monterrey.
Fuente:
http://hemeroteca.informador.com.mx/

Respecto al sitio donde ocurrió la desgracia, fue en la "Plaza de Toros Monterrey" antigua, que estaba ubicada donde hoy es la calle de Porfirio Díaz casi esquina con Ruperto Martínez. Esta plaza de toros había sido construida por el Arquitecto inglés avecindado en Texas, Alfred Giles (1853–1920), con cupo para 7,000 personas con costo de $60,000 Pesos, siendo inaugurada el 16 de febrero de 1908, con una corrida de Malpaso para los diestros españoles Rafael Gómez "El Gallo" y Enrique Vargas "Minuto". La plaza fue demolida en 1929. Ahí por la calle Porfirio Díaz, frente al Hospital de San Vicente, aún puede notarse lo que serían los medios del ruedo, pues las casas fueron construidas tal vez sin saberlo, respetando la forma de la plaza, ahora formando el patio central de una típica y tranquila vecindad. (DGarzaPaiz). Curiosamente, el diseño del Panteón del Carmen (abierto al público en 1901), donde reposan los restos de don Fernado, fue realizado por el arquitecto Alfred Giles.
Fuente:
http://htaurinam.blogspot.mx/2012/11/plaza-de-toros-monterrey-antigua.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Alfred_Giles_(architect)

En relación a los sitios donde eventualmente fuera atendido médicamente don Fernando Ancira, del 30 de enero al 2 de febrero de 1921, acaso sería, por la urgencia, el Hospital de San Vicente (sito en la calle de Ruperto Martínez Poniente No 1200), fundado en 1902, por estar justo enfrente de la Plaza de Toros Monterrey (antigua). De no ser así, entonces debieron llevarlo al Hospital Civil de Monterrey, conocido ya para entonces, a la muerte del Dr. José Eleuterio González (Gonzalitos) en 1888, como Hospital González, ubicado sobre la ahora Avenida Pino Suárez cruz con Juan Ignacio Ramón.


Teatro del Progreso
(Foto de 1930 de Jesús R. Sandoval)
http://biblioteca.mty.itesm.mx

Como ejemplo del gusto que tenía don Fernando Ancira de alentar el desarrollo de las bellas artes, cabe mencionar que el 19 de diciembre de 1908, se estrenó el Teatro del Progreso en la calle de Zaragoza (dado que se había quemado en marzo de 1908 el Teatro Zaragoza, propiedad de don Patricio Milmo y del cual eran empresarios los hermanos don Adolfo y Antonio Rodríguez). Se hizo a todo costo: $ 80,000 de aquellos pesos. Tenía localidades de lunetas, plateas, palcos y galerías. Decorado con lujo y muy confortable. Lo inauguró la compañía de zarzuela de Prudencia Grifell. Por cierto que la noche de su inauguración se sirvió un banquete de 200 personas, siendo obsequiadas cada una por la empresa de don Fernando Ancira, don Modesto Martínez y los Hnos. Rodríguez, con monedas de oro, de las llamadas "Hidalgos", de $ 10.00, a las que se grabó la fecha de la inauguración del teatro. En este teatro se celebró el Consejo de Guerra de don Pablo González en 1920. Curiosamente se incendió el 2 de septiembre de 1931 y estaba situado en el lugar en el que posteriormente se edifico el Teatro Elizondo, mismo que fue demolido en 1982, porque el predio entró a formar parte de la Gran Plaza de Monterrey.
Fuente:
http://resenahistoricateatromexico2021.net/transcripciones/831_501201.php?texto_palabra=
http://www.diariocultura.mx/2012/08/historia-del-teatro-en-monterrey/


Gran Hotel Ancira
Ocampo No 443 Oriente, Centro, Monterrey, N.L., México