Los toros dan y quitan

ANTONIO OLMEDO VÁZQUEZ "VALENTÍN " (1874 - 1914)

Antonio Olmedo "Valentín"

Paisano de Reverte, nació en Alcalá del Río (Sevilla) el 27 de junio de 1874 y el arrojo y la tranquilidad de que hacía gala delante de los toros le abrieron paso rápidamente como matador de novillos. Mozo de campo y desbravador de caballos antes de ser torero, al decidirse a vestir el traje de luces y luego de torear en Sevilla, se presentó en Madrid el 2 de febrero de 1898 para estoquear ganado de Veragua con (el Jerezano) y Ricardo “Bombita”. Sus frecuentes cogidas le impidieron torear no pocas novilladas contratadas en dicho año y en 1899; por causa de las mismas se fue entibiando su valor, y antes de que se le acabara éste tomó la alternativa en Murcia el 8 de septiembre de 1900. Se la dio Mazzantini, se corrieron toros de don Esteban hernández y actuó Quinito como segundo espada. Pronto quedó relegado al olvido; como toreaba poco, hizo frecuentes viajes a América, dode permaneció largas temporadas, y al repatriarse por última vez, en 1913, con la corrida que toreó el 21 de septiembre de tal año en Carabanchel terminó su vida taurómaca. Un tiro que recibió en una riña le ocasionó la muerte en su pueblo natal el 1º de enero de 1914. ¡Ah! Confirmó su alternativa en Madrid, de manos de Antonio Fuentes (mano a mano), con toros de Palha, el 20 de junio de 1901. (Fuente: Crónica de la página web: http://.historiadeltorero.com)

Refiere el competente historiador, Rafael Gómez Lozano (Dientefino), que lo distinto que aporta "el Cossío" a lo que se ha detallado por la fuente anterior, es que: Hacia 1893 tomó parte en fiestas taurinas en pueblos de la provincia de Sevilla, y su paisano Antonio Reverte, que lo vio, lo alentó y lo protegió, consiguiendo que el joven torero se presentara en Sevilla el 23 de agosto de 1896, alternando con Cayetano Leal y "Guerrerito". A los sevillanos pareció bien el desmesurado arrojo que mostró el muchacho aquella tarde, se hicieron lenguas de su temeridad, y Olmedo toreó bastante por las plazas andaluzas antes de presentarse en Madrid el 2 de febrero de 1898. Bajo la protección de Antonio Reverte, toreó por plazas de Portugal, Francia y México. En América toreó mucho, permaneciendo alejado de los ruedos españoles por un buen número de años. Volvió a España en 1913 y siguió toreando, sufriendo varias cornadas serias. Al finalizar ese año se retiró a su pueblo, muriendo poco después, en forma trágica, "en una riña con arma blanca", lo que contraviene lo dicho en el párrafo precedente.

Más adelante, 14 de noviembre de 2011, recibí de nueva cuenta una carta de don Rafael Gómez Lozano donde me envía una foto de Antonio Olmedo "Valentín" y refiere como complemento de sus indagatorias, haber leído en la revista "6TOROS6" (No 340 del 2 de enero de 2001), en las efemérides de don Fernando García Bravo, donde consigna que: El 2 de enero de 1914, por cuestiones amorosas, Manuel de los Santos Millares mató de tres disparos de revólver al matador Antonio Olmedo "Valentín". Los dos se encontraron en una taberna de Sevilla y, por antiguos resentimientos, se insultaron mutuamente. Salieron desafiados a la calle y, una vez en ella se produjo el asesinato.

JUAN SUÁREZ "CARAPRIETA " (18XX - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“A los Toros”

Serafín Martínez del Rincón (1840-1890)

 

Matador de novillos peruano, cuyo nombre no es recogido por don José María de Cossío, pero que contamos con la referencia de su trágica muerte acaecida en la Plaza de Toros peruana del Acho (Lima), por el toro, de nombre “Candela”, de la ganadería de El Olivar, que bajo el peso de un pisotón le fracturó el cráneo, perdiendo a la vez un ojo, cuando alternaba con “El Bravo” y “Carbonero”, la tarde del 15 de febrero de 1914. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Por su parte,  el estudioso cronista peruano Dikey Fernández Vásquez, refiere de este valeroso lidiador que << Juan Suárez "Cara Prieta" torero peruano, murió en la ciudad de Lima el 18 de febrero de 1914, víctima de una cornada el día anterior recibió en la Plaza de Toros de Acho por un toro de la ganadería "El Olivar" de propiedad de Manuel Celso Vásquez. "

 

El ilustre historiador, don Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra “Víctimas de la Fiesta” refiere de este lidiador, que << El joven novillero peruano Juan Sánchez (Caraprieta) encontró su fin como consecuencia de una cornada penetrante por la órbita ocular izquierda que fracturó la base del cráneo propinada por el astado “Candela”, de la divisa de El Olivar. La triste efeméride se produjo el 15 de febrero de 1914 en la limeña plaza de Acho y el deceso acaeció al día siguiente. "

"Caraprieta" en la enfermería de la Plaza de Acho

"Caraprieta" convaleciente

RAMÓN ARIZA "CHIRRINGA " (18XX - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“Juegos a Caballo” (2009)

Acuarela del pintor español José del Olmo

Matador de novillos que actuando como tal en la Plaza de Toros de Algeciras (Cádiz), la tarde del 17 de junio de 1914, sufrió una cornada mortal, sin que tengamos noticia de la región orgánica en que la recibió, ni el nombre de la ganadería a la que pertenecía el astado. (Crónica del erudito Juan José Zaldívar Ortega/ de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Por su parte,  el célebre historiador,  Juan José de Bonifaz Ybarra,  lo relaciona en su compendio de víctimas de la fiesta y dice de él brevemente que" en los comienzos de su andadura por los ruedos encontró la muerte, en la gaditana ciudad de Algeciras, el principiante Ramón Ariza (Chiringa), herido por un morlaco el 17 de junio de 1914. " 

UN DIFUNTO EN LA PLAZA DE TOROS DE MADRID EN ( - 1914)

Solo para efectos ilustrativos
Obra  la excelente  pintora portuguesa Maria Antonieta de Bastos Janeiro Alves Pena-Ramos é natural de Lisboa

Refiere el aplicado cronista, don Guillermo Salas Alonso, del Diario Universal de México, que << la tragedia ocurrió en la plaza de toros de Madrid, el 12 de julio de 1914, en una becerrada matinal para los zapateros, que dirigía Antonio Boto (Regaterín), un estoque saltó al tendido y se clavó en el corazón de un espectador que murió en el quirófano, donde, de forma insólita, había llegado por su pie."

En abundamiento a la tragedia ocurrida, el 23 de enero de 2015 recibí un amable correo electrónico del historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano, que mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde adjunta, la digitalización de la revista taurina "Palmas y Pitos", del 13 de julio de 1914, y donde en su página 10, "El Tío Paco" describe: Madrid, 12 de julio de 1914. Día aciago.- Un espectador y Miguel Freg muertos y un herido grave.

Por la mañana en "La Becerrada de los Zapateros" con gran alegría y animación se lidiaron una becerra y cinco becerros, siendo infinito el número de revolcones. Presidieron las guapísimas Aurora y Pilar Molina, Anita García, Manolita Gómez, Pepita Masegosa y Concha Montes. ¡De allí al cielo! De los matadores se destacó José Díaz, que es un "vivo" con mucho salero.

Incidentes:

Uno de los lidiadores se clavó una banderilla en el pecho.

A un joven espectador, llamado Ángel Herencia, le ocurrió un gravísimo percance. "Regaterín" intentó el descabello en el último becerro y el estoque, saltando velozmente, fue a clavarse en el pecho del infortunado Ángel, interesándole el corazón. Cuando llegó a la enfermería, trasladado por otros espectadores, era ya cadáver.

Por la tarde el cartel era: Seis novillos (desecho de tienta) de D. Juan Centreras, para "Valencia", Miguel Freg y el debutante "Hipólito". El segundo se llama "Saltador", de capa negra (núm. 8), apretado de pitones y de bonita estampa. Justifica su nombre porque toda la lidia la hace nerviosillo, pero dando la cara. Miguel Freg se abre de capa y le saluda con unas verónicas de valiente y metiendo el cuerpo entre los pitones. Una de las verónicas, marca belmontina, hizo levantar de sus asientos al público, y el diestro fue objeto de una ovación estruendosa y merecida. Banderilleado el "Saltador" por Rivera y el hermano de Freg, pasa a manos de Miguel (de encarnado y oro) que da unos naturales apañaditos, para un pinchazo en buen sitio. "Saltador" salta de un lado á otro como un saltamontes. Vuelve Freg á pasar y, en cuanto iguala el morucho, se tira junto á los toriles, resultando enganchado y arrollado aparatosamente. Freg se levanta echándose la mano al cuello, que aparece lleno de sangre. Por su pie se dirige al callejón y pasa á la enfermería, sin que nadie crea que la cornada sea grave. Continúa la lidia, pues "Valencia" coge los trastos y de dos metidos hace que el toro doble. Llegó Freg á la enfermería casi sin alientos, pronunciando estas frases: ¡Me ahogo! ¡Me muero! Pudo administrársele la Extremaunción. Veinte minutos después de su entrada en la enfermería, falleció. Parte facultativo.-"El espada Miguel Freg ha ingresado en esta enfermería, padeciendo una herida contusa en la región infracoidea derecha de doce centímetros de extensión, con rotura del esternoideomastoideo, llegando hasta las apófixis transversas cervicales, dejando al descubierto el paquete vásculo-nervioso del cuello; lesión que le impide continuar la lidia. -Doctor Mateo Milano".

MIGUEL FREG CASTRO (1890 - 1914)

Novillero mexicano que fue a probar fortuna a España; cuentan que Miguel tuvo una horrible pesadilla que le hizo despertar sobresaltado la mañana del 12 de julio de 1914, esa tarde actuaría en la vieja Plaza de Madrid: “Soñé que un toro castaño me mataba esta tarde”, le dijo a su hermano Alfredo con el que compartía una modesta vivienda. “Un mal sueño, nada más”, acordaron. Poco más tarde, los gritos aterradores que se oían en la calle les obligaron a asomarse al balcón sólo para ver a una mujer envuelta en llamas que había decidido quitarse la vida de esa manera. “Mala señal”, pensaron. Pero estaban decididos a presentarse a las pocas horas en la plaza. Ya iban para el coso taurino cuando un aficionado, con mal tino, les contó lo que había sucedido en ese mismo escenario durante el festival que se celebró por la mañana. Una espada de descabellar voló al tendido e hirió de muerte a un aficionado. Miguel Freg, tal vez sugestionado, pero decidido, cumplió y se presentó a torear. Por su propio pie entró al ruedo, pero no salió de la misma manera pues el toro “Saltador” le asestó una mortal cornada en el cuello. En la corrida de la tarde del 12 de julio de 1914 en la Plaza de Toros de Madrid, el segundo, que correspondía al novillero Miguel Freg, de nombre “Saltador”, fue tan manso como el anterior, pero mucho más peligroso. Llegó al  último tercio incierto, reservón, tirando cornadas, refugiado en las tablas donde se defendía, y sólo atacaba con peligrosas y rápidas arrancadas. Miguel Freg lo trasteó como pudo, pero el toro buscó la querencia de la puerta de toriles, y allí se perfiló Freg para entrarle a matar. Le dio un pinchazo, y tras breves pases intentó nuevamente la estocada. Pero el novillo le esperaba, le cortó el viaje, le tiró unos  hachazos secos, uno de ellos le  alcanzó el cuello y le trompicó sin derribarle, causándole una gran herida en la región infratiroidea, que llegaba hasta la apófisis de las vértebras cervicales. Miguel se llevó las manos a la parte herida, de la que fluía mucha sangre, y por su pie entró en la inmediata enfermería.  Nadie supuso que la lesión fuese mortal, pues a los 15 minutos del accidente dejaba de existir. Otra desgracia inmediata sucedió con su deceso al suicidarse su novia Inés Olmos, fue la mañana del 15 de julio, en la Alameda Central de México D.F. Se suicidó con un balazo en la sien. Miguel era hermano del valeroso matador Luis Freg, que sobrevivió a más de 50 cornadas durante su larga carrera, y que vino a terminar fatídicamente cuando zozobró la embarcación en la que disfrutaba de un viaje familiar por el río Palizar en el Estado de Veracruz México el 10 de noviembre de 1934, otras fuentes refieren en contrario, que paradójicamente falleció ahogado, siendo un gran nadador. Fue en La Laguna del Carmen en el Río Palizar, en Campeche. Trató de salvar a unos niños que desesperados y llenos de terror en su lucha contra el agua se aferraron a sus piernas arrastrándolo hacia el fondo.


Última foto que se hizo vestido de torero
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

Por su parte, el reputado cronista don Juan José Zaldívar Ortega resume así la biografía de este ilustre novillero mexicano: << matador de novillos, natural de Méjico, donde nació el año 1890, hermano de Alfredo, de Luis y de Salvador, falleció en Madrid el domingo 12 de julio de 1914, a los 24 años de edad, por astas de un toro de don Juan Contreras. Volvió a torear en Madrid el domingo siguiente, el citado día 12. Fue su última corrida: salió el novillo que le correspondía en primer lugar, y se dirigió a su encuentro ansioso de hacer grandes cosas. Con el toro ceñido a la cintura, realizó cinco verónicas superiores, y los aplausos sonaron estruendosos. El novillo llegó receloso al último tercio, y Freg, que vio que huía de los pases, le dio un pinchazo en cuanto lo halló igualado; la res se situó, buscando defenderse, junto a la puerta del chiquero, y allí, en el terreno escogido por el toro, comenzó Miguel una valiente faena de muleta. No tomando en cuenta el peligroso terreno en que iba a estoquear, se perfiló, y entrando despacio dejó una estocada, pero el toro le vio venir, y en uno de los derrotes que tiró al hacerse con él, le alcanzó la punta de un pitón el cuello, causándole una gran herida en la región infratiroidea, que llegaba hasta la apófisis de las vértebras cervicales. Freg entró rápidamente en la enfermería con las manos en la herida, y a los quince minutos del accidente dejaba de existir. Durante la lidia del cuarto novillo cundió por la plaza la noticia de su muerte, y el público hizo que se suspendiera la corrida, cosa que se realizó aquella tarde por vez primera en la Plaza de Toros de Madrid. Y así, con 24 años de edad, se frustró una esperanza de las más grandes y el torero mexicano más completo de aquellos tiempos. Abandonó pronto sus estudios por el capote, y comenzó el arriesgado ejercicio en las hacienda de nuestra República. Más tarde toreó en las plazas de los Estados mexicanos y se hizo aplaudir calurosamente por el valor y arte que prodigaba.  En la Plaza de Toros “El Toreo”, en una novillada, alternando con “Llaverito”, Samuel Solís y “Chanito”, obtuvo dos premios: uno para el mejor diestro, y otro para el más certero estoqueador. Fue tan brillante la labor de Miguel, que logró los dos premios en medio de una ovación clamorosa. A poco vino a España, Miguel, con sus hermanos Luis y Alfredo, y su primera actuación tuvo lugar en la Plaza de Toros bilbaína de Vista-Alegre el 12 de abril de 1914, con novillos de Surga, afirmando la buena fama que tenía en América. "


La fatal cogida
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

El célebre historiador español, Juan José de Bonifaz Ybarra, le dedica al esforzado novillero mejicano,  la siguiente crónica << de brava estirpe torera, el mexicano Miguel Freg Castro había sabido colocarse en el breve pelotón de cabeza de la novillería de su tiempo. El 12 de julio de 1914 hace el paseíllo en la plaza de Madrid junto a José Roger (Valencia) y José Sánchez (Hipólito). Era la segunda vez que actuaba en el coso de la vieja carretera a Aragón, ya que allí había realizado su presentación el domingo anterior. Su primer enemigo, de la vacada de Contreras, le produjo tan graves heridas en el cuello al recibir una estocada en el siempre comprometido terreno de chiqueros, que la muerte no tardó más de un cuarto de hora en llegar. Enterado el público del fatal desenlace, solicitó y obtuvo de la presidencia la inmediata suspensión del espectáculo, lo que ocurrió por vez primera en las plazas madrileñas. "


Cadáver en la enfermería
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

Don Víctor, el conocido historiador propietario del Blog Taurino "A los Toros "en la Internet, comenta al respecto de la muerte de Miguel Freg Castro el 12 de julio de 1914, que << …No fue sola esa la desgracia que ocurrió aquel día en la Plaza de Toros de Madrid, ya que por la mañana en la becerrada de los zapateros, Antonio Boto y Recatero "Regaterín" se encontraba auxiliando a los aficionados encargados de lidiar las reses, al ir a descabellar a uno de los becerros, el estoque salió despedido hiriendo en el pecho tan gravemente a un espectador que se encontraba viendo el espectáculo en una barrera que falleció a los pocos minutos (Tragedia incluida por separado en esta necrología) .… Y otra más, en dicha becerrada uno de los participantes se clavó una banderilla falleciendo poco después como consecuencia de la herida que se produjo. >>

El afamado historiógrafo taurino, don Luis Ruiz Quiroz, refiere en sus leídas efemérides, que el 29 de septiembre de 1897 nace en la ciudad de México el matador de toros Miguel Freg, contraviniendo así a otros cronistas que lo hacen de 1890.

JOSÉ SÁNCHEZ RODRÍGUEZ "HIPÓLITO " (1895 - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“LES PERROQUETS”  (1966-67)

Obra del ilustre pintor universal Salvador Dalí

Novillero natural de Sevilla,  que nació en el barrio de San Bernardo, el 15 de enero de 1895, y que  falleció en 1914.

 

El 2 de agosto de 1914, “Hipólito”, a la sazón novillero, sufrió un percance mortal en la plaza de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). El segundo toro de la tarde, de nombre “Veneno”, castaño, y de la ganadería de Moreno Santamaría, le cogió al lancearle de capa, infiriéndole una terrible cornada, en la que entrando el asta por la región molar izquierda le fue a salir por el ojo derecho, vaciándosele totalmente. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”) 

Incompatiblemente con lo explicado anteriormente por estos historiadores, que quizá lo confundieron con su hermano Hipólito Sánchez Rodríguez, muerto en Úbeda por un toro de Anastasio Martín en 1915 (e incluido en esta necrología); don Víctor, propietario del afamado Blog Taurino "A los Toros", precisa en sus efemérides que << el 2 de agosto de 1914 en la Plaza de Toros de Sanlúcar de Barrameda el segundo toro de la tarde, "Veneno", castaño, de Moreno Santamaría, cogió a JOSÉ SÁNCHEZ RODRÍGUEZ "Hipólito", infiriéndole una cornada en la región molar izquierda saliéndole el pitón por el ojo derecho que se lo vació por completo (sin resultar muerto por ello). Nacido el 15 de enero de 1895 en el barrio sevillano de San Bernardo logró presentarse en Madrid el 12 de julio de 1914 para lidiar novillos de Contreras, junto a "Hipólito" alternaron José Roger "Valencia" y Miguel Freg, su primero fue manso y resultó volteado al tirarse a matar por segunda vez, no pudo despachar al sexto ya que la corrida se suspendió por la muerte en la enfermería del mejicano Miguel Freg, que había sido cogido por el primero de la tarde. Los toros le cogían con demasiada frecuencia y a pesar de sus aptitudes y su gran tenacidad no consiguió abrirse camino en su profesión. El 15 de agosto de 1922 y sin apenas torear recibió la alternativa de manos de Manuel García "Maera" que le cedió el toro "Avión" de la ganadería de Surga, fué en la plaza de Sanlúcar. Buscando mayor suerte cruzó el charco pero siguió toreando poco con diversa fortuna, regresó a España y acuciado por la necesidad se hizo banderillero, tampoco llegó a destacar. Murió en su ciudad natal el 11 de febrero de 1957. >>

FERMÍN MUÑOZ GONZÁLEZ CORCHADO "CORCHAÍTO" (1882 - 1914)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros que nació en el Viso de los Pedroches, Provincia de Córdoba, el 10 de octubre de 1882, aunque otros biógrafos refieren que nació el 11 de octubre de 1883. Se presentó como novillero en Madrid el 5 de abril de 1903, para después tomar su alternativa el 8 de septiembre de 1907 en esta misma capital de manos de Vicente Pastor, atestiguando Rafael “el Gallo”, dando muerte al toro “Mediabanda”, de la ganadería de Murube.  Fue cogido en la Plaza de Cartagena (Provincia de Murcia) por el toro "Distinguido", retinto, salido en segundo lugar, y  de la ganadería de d. Félix Gómez el 9 de agosto de 1914, desgraciadamente el gran decoro del que hizo gala durante toda su carrera fue exactamente la causa de su muerte, no llegando a ser una figura destacada en el escalafón taurino de su tiempo. Llegado al final del tercer tercio, “Distinguido” se echó junto a las tablas en la querencia de un caballo muerto; mandó Corchaíto levantarlo a sus peones, y ya en pie el animal, le dio un pinchazo, el cornúpeto se acostó nuevamente; Corchaíto se negó tercamente a que interviniese el puntillero, que era lo más lógico. Tras varios descabellos fallidos, el toro volvió a echarse y lo levantaron de nuevo. El matador le dio una estocada innecesaria, porque el toro ya estaba acabado y bastaba la puntilla, y fue enganchado de improviso por la ingle girando el cuerpo sobre ésta y recibiendo después otra cornada contra la barrera en la región precordial con el pitón izquierdo, hiriéndole en el corazón y cayendo desplomado al suelo. Traslado en volandas a la enfermería, pronunció estas palabras: ¡Me ha matado! Fue su orgullo exagerado y en el pecho un enorme boquete por donde la sangre manaba como un torrente. Murió en unos minutos en la enfermería de la plaza. Esta enterrado en Córdoba. Esa tarde toreaba con José Moreno "Lagartijillo Chico" y Alfonso Cele, "Celita". (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega).

Por su parte el erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este personaje de la fiesta, que << de corta estatura, valor comprobado y una vergüenza torera que le llevaría a la tumba, no pudo, sin embargo, Fermín Muñoz Corchado (Corchaíto) llegar a ser una figura destacada de la torería de su tiempo. El 9 de agosto de 1914 se organizó en Cartagena (Murcia) una corrida de toros en la que se lidiarían reses de Félix Gómez por José Moreno (Lagartijillo chico), Corchaíto, y Alfonso Cele (Celita). El salido en segundo lugar, el retinto “Distinguido”, fue estoqueado por Fermín y, doblada la res, obligó a sus peones a que la levantaran para practicar de nuevo la suerte suprema en un rasgo de pundonor profesional bien poco frecuente. Al entrar de nuevo a matar, fue corneado de tanta importancia en la región precordial que la muerte se produjo en escasos minutos. "

El aplicado cronista madrileño "Don Victor", que mantiene en forma gratuita en la Internet el visitado Blog Taurino "A los Toros", refiere en sus efemérides que el 9 de agosto de 1914 en la plaza de toros de Cartagena fue cogido mortalmente el viseño Fermín Muñóz González "Corchaíto", ataviado de azul y oro. La tragedia ocurrió en el segundo de la tarde, "Distinguido", retinto oscuro, manso, de don Félix Gómez. Tras clavar una estocada perpendicular entró de nuevo y tras otro pinchazo el toro dobló; levantaron al morlaco y entró nuevamente a matar sesgado a los tableros y estando el toro humillado, fue cogido sufriendo una cornada en el corazón. Le acompañaban esa tarde el granadino José Moreno "Lagartijillo Chico" y el lucense Alfonso Cela "Celita". El festejo no fue suspendido a pesar de estar "Corchaíto" yacente en la enfermería. El infortunado diestro parecía estar gafado en esa localidad, ya que se dio la circunstancia de que cuatro temporadas atrás, en el mismo tercio de su fatal cogida, había sufrido una rotura de peroné, y que por rotura de un eje del coche que le trasladaba junto a su cuadrilla desde la estación a la fonda, sufrió un vuelco el día anterior a su último paseillo. Se agregan dos fotos cortesía del Blog taurino "A los Toros".

Refieren en el portal en Internet de la Asociación Taurina "El Corchaíto" de El Viso (Córdoba) que Fermín Muñoz González "Corchaíto" nace en El Viso (Córdoba) el 11 de octubre de 1883. Con ocho años llega a Córdoba, debido a la muerte de sus progenitores. Desde los primeros años de su juventud quiere emular a los chavales del Barrio del Matadero Viejo aspirado a ser torero.

A la edad de dieciséis años estoqueó su primer becerro en Almodóvar del Río, presentándose posteriormente en plazas de pueblos como becerrista, a los diecinueve años se viste de luces como banderillero en la cuadrilla de Chicuelo, pero en calidad de matador lo hizo en 1902, en las plazas de Palma del Río, La Carolina y Córdoba. En esta última plaza actuó el 15 de agosto de1902 con los diestros cordobeses Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete" (Padre) y Ángel Martínez Ruiz "Cerrajillas" con novillos del Marqués de Tamarón. Tuvo un buen éxito y fue contratado en septiembre del mismo año en el sevillano coso de Écija.

Dio el salto a Madrid, presentándose el 5 de abril de 1903, formando cartel con Corchaíto de Bilbao y Mazzantinito con ganado de Biencinto. Fue excelente la impresión causada a los aficionados, hasta el punto de salir a hombros. Actuó por primera vez en Sevilla el 21 de junio de1903 para lidiar novillos de Otaola, en unión de Reverte y Bienvenida. La presentación en la Maestranza fue afortunada, de forma que le salieron dos nuevos contratos en la misma plaza. Terminó la temporada en los puestos más altos del escalafón novillero con cuarenta y dos actuaciones.

Cuatro temporadas permaneció "Corchaíto” como novillero, llegando a tomar la alternativa el 8 de septiembre de 1907, en la plaza de Madrid, siendo su padrino Vicente Pastor que le hizo cesión del toro Mediabanda de Murube, teniendo como testigo a Rafael "El Gallo". Aquella temporada terminó con 27 corridas entre España y Méjico. Sus actuaciones en este país le valieron el ser contratado en sucesivas temporadas así como en Caracas, Lima y Montevideo.

Hay un acontecimiento en la historia torera de “Corchaito” que es digno de mención; fue con motivo de la corrida celebrada en San Lucas de Barrameda en vísperas de su alternativa. Se lidiaba una novillada en la tarde de 18 de agosto de 1907, con toros de Miura, el primero un berrendo en negro de nombre "Agujero", hirió de muerte en la tráquea al novillero sevillano Faustino Posadas, falleciendo en la enfermería. Entre la impresión del público “Corchaíto” entró a matar al toro criminal, el cual, le cogió de una manera aparatosa, de forma que tuvo que ingresar también en la enfermería para ser asistido de diversas lesiones y contusiones. Salió de nuevo al ruedo, y con una entereza insuperable, se enfrentó con los cinco restantes cornúpetas de la corrida. Esto le valió el ser reconocido como un torero de gran pundonor.

El 25 de agosto de 1912, inauguró la plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba) conocida como "El coso de los Llanos", junto al sevillano Curro Martín Vázquez, este último en sustitución de Manuel Rodríguez Manolete (Padre), que había sufrido un percance el día anterior en Bilbao. Lidiaron ganado de la viuda de Soler.

Pero llegó la tarde trágica de su carrera taurina. Actuaba en la plaza de Cartagena el 9 de agosto de 1914 alternando con Lagartijillo y Celita. Vestía “Corchaíto” un traje terno azul y oro, había estoqueado con valentía a su primer toro, el segundo de la lidia llamado "Distinguido", retinto oscuro de la ganadería de Félix Gómez, tras una breve faena pero decidida, entró a matar logrando una estocada delantera y atravesada. Se echó el animal a la querencia de las tablas, no satisfecho Fermín, mandó a sus peones levantarlo profiriéndole un nuevo pinchazo, del cual, se acostó de nuevo en las tablas. “Corchaíto” tercamente se negó a que el puntillero acabara con el astado levantándolo nuevamente, entró a matar innecesariamente y fue alcanzado en un arranque de "Distinguido", con la mala fortuna de recibir dos cornadas, una en la ingle y otra en el pecho. Trasladado a la enfermería diría: - ¡Me ha matado! Los facultativos no pudieron hacer nada por la vida del diestro, pues del pecho manaba sangre a borbotones y en pocos minutos falleció.

Fue trasladado el cadáver a Córdoba el 12 de agosto de 1914, donde el sentimiento popular se desbordó en su entierro. Entre los asistentes se encontraba Sánchez Mejías; recibiendo sepultura en el cementerio de San Rafael.

Fue Fermín Muñoz “Corchaíto”, un torero valiente muy castigado por los toros, con muchos arrestos y pundonor, se enfrentaba a las fieras con denso sabor torero, aunque no efectuara a la perfección las faenas, ya que su temperamento nervioso le quitaba gallardía. Se distinguió con el estoque, que lo manejaba hábil y certeramente entrando a matar en corto y por derecho. Su muerte se debió a un arranque de pundonor ingenuo, lleno de vergüenza torera.

Hoy su patria chica, El Viso de los Pedroches, lo venera. Existe una peña taurina que lleva su nombre y el Ayuntamiento, en una decisión muy acertada, ha decidido que la nueva plaza de toros portátil de propiedad municipal lleve el nombre de este su insigne hijo, Fermín Muñoz González ''CORCHAITO''.

LAURINTIO PEREIRA (XXXX - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

Forcados de Arruda Dos Vinhos

Cortesía del Sitio Web Toros para Todos de Enrique Romero

Refiere el acreditado cronista taurino español don Fernando García Bravo, que << Laurintio Pereira era un forcado natural de Portugal que falleció el 17 de agosto de 1914 en la plaza de toros de Vinhos. Un toro le dio un fuerte testarazo del que falleció poco después.

 

Por su parte, el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << análoga desventura (se refiere a la que le sucedió también al portugués Antonio Javier Delgado) le ocurrió a LAURENTINO PEREIRA cuando tomó parte en una función taurina que tuvo lugar el 17 de agosto de 1914 en la población portuguesa de Vinhos. " 

MANUEL GÁRATE HERNÁNDEZ "LIMEÑO CHICO" (1897 - 1914)

El 25 de agosto de 1914 murió a consecuencia de una grave cogida, producida por el toro "Gitano" de la ganadería de Fernando Álvarez Delgado, el novillero y rehiletero  sevillano “Limeño Chico”, que aquella tarde en la Plaza de Santa Olalla del Cala (Huelva) iba de banderillero con su hermano José “Limeño”,  que también moriría después muy joven, con veintisiete años,  pero de una angina de pecho. La muerte de este jovencísimo  diestro  de 17 años consternó a toda Sevilla, dedicándole a su memoria la letra de una sevillana: 

El capote de Limeño, su madre se lo bordó, y en la plaza de Sta. Olalla, lleno de sangre se vio.

El conocido cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”,   que << Manuel Gárate (Limeño chico), banderillero, natural de Sevilla, en cuya ciudad nació 1896, y falleció por asta de toro el 25 de agosto de 1914, cuando contaba 18 años de edad. El trágico suceso sucedió en la Plaza de Toros de Santa Olalla y el toro pertenecía a la ganadería de don Fernando Parladé. Alternaba aquella tarde con José Gárate (Limeño). Empezó a torear en becerradas muy niño, haciéndolo por primera vez con Gallito y “Limeño” (José Gárate) en 1909. Con José Puerta (Pepete chico) formó en 1913 una cuadrilla de Niños Sevillanos, y con Andresito, al poco tiempo, otra de Niños Valencianos. Vistió por primera vez el traje de luces en Córdoba en una becerrada celebrada el 12 de enero de 1913, y quedando el público satisfecho de su labor, volvió a torear otra vez. Fue de banderillero con su hermano José a la Plaza de Toros de Santa Olalla (Huelva), y lo persiguió un toro, hiriéndole de muerte. A las pocas horas dejaba de existir. "


De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta” que << hermano de José, matador de toros, Manuel Gárate Hernández (Limeño chico) dejó de existir a las pocas horas de haber sido herido en Santa Olalla (Huelva) el 25 de agosto de 1914. El toro agresor llevaba grabado a fuego el hierro de Parladé. "

SANTOS ALVOR (XXXX - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

Braga Portugal

Cortesía del Sitio Web: http://absolutportugal.com

Banderillero portugués de quien carecemos de datos referentes a su vida profesional y del que sólo se tiene el dato de haber sufrido una cogida en la Plaza de Toros de Braga (Portugal), a consecuencia de la cual falleció por asta de toro en agosto de 1914. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega).

 

El erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra, relata en su obra “Víctimas de la Fiesta”, de este rehiletero, que << el portugués Santos Alvor halló el final de su existencia como consecuencia de la cogida que sufriera en la ciudad de Braga (Portugal) en fecha no concretada del mes de agosto de 1914, sin que pueda facilitar más datos de tan lamentable suceso. " 

JAIME BALLESTEROS JAIME < HERRERÍN II > (1891 - 1914)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

El 6 de septiembre de 1914, era herido de muerte en la cuarta plaza de toros de La Hoyanca de Cádiz, el novillero aragonés Jaime Ballesteros "Herrerín II", que alternaba con Chanito, José Díaz Domínguez y Amuedo. Fue “Almejito”, un toro negro, bien puesto de defensas y algo bizco del derecho de la dehesa de López Plata, el novillo que corneó al torero maño vestido de rosa y oro y que murió el día 9 del mismo mes. Era el primero de la suelta, le correspondía a Díaz Domínguez y alcanzó a “Herrerín II” al hacer un quite con el capote.

Fue la segunda y última víctima del toreo en este ruedo. La primera había sido el picador Francisco Cazalla Moreno "Caito" que el 30 de mayo de 1869, actuaba en la cuadrilla de Julián Casas "Salamanquino" cuando fue herido de muerte en la cabeza por el toro "Enamorado" de Joaquín Castrillón. Moriría el 14 de junio siguiente.


Jaime Ballesteros en la enfermería
Cortesía de don José Antonio Román Romero

El eximio cronista d. Juan José Zaldívar Ortega detalla la vida de este lidiador al referir que fue un <<matador de novillos, nacido en Villanueva de Gállego (Zaragoza) el día 8 de junio de 1891, falleció en la plaza de toros de Cádiz el 6 de septiembre de 1914, a los veintitrés años de edad, en cuya corrida el novillo de la ganadería de López Plata, de pelaje negro, bien puesto de defensas y algo bizco del derecho, que se llamó “Almejito", le hirió de muerte al capotearle al novillero aragonés. Jaime era el adversario en los ruedos de Zaragoza y su provincia, de su paisano Florentino Ballesteros, por lo que todos los partidarios del desgraciadamente desaparecido se sumaron incondicionales, en las huestes ballesteristas. Dejó de haber competencia. Zaragoza se unió a  Florentino Ballesteros, le idolatró y con él compartió las alegrías de sus éxitos y las tristezas de sus tardes malas. Es "el torero de la tierra", como le llamaba con acierto Juan José Lorente en su libro. Aprendió el oficio de herrero en el taller que su padre poseía en Zaragoza, en el popular barrio de Las Tenerías. En 1901 comenzó a actuar como banderillero, y en la tradicional corrida de Pascua de Resurrección de 1910, en Barbastro,  actuó como matador por primera vez. El día 9 de junio de 1910 apareció en Zaragoza como sobresaliente, y al ser herido el espada “Perlita” tuvo que estoquear los novillos, haciéndolo serena y afortunadamente. En 1911 toreó en Zaragoza bastantes novilladas económicas y en ellas maduró mucho. El 16 de mayo de 1912 fue de sobresaliente a Tafalla (Navarra) con “Calerito”, y herido éste espada, tuvo, como dos años antes en Zaragoza, que estoquear todos los astados, saliendo el público complacido de sus actuaciones. "


Cortesía de don José Antonio Román Romero

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su libro, “Víctimas de la Fiesta”, que << Jaime Ballesteros Jaime (Herrerín), otro espada de campanillas, zaragozano de Villanueva de Gállego, que mantuviera con Florentino Ballesteros una fuerte rivalidad por tierras aragonesas, sería también víctima de nuestra fiesta nacional. El 6 de septiembre de 1914 interviene en una corrida benéfica celebrada en la plaza de Cádiz, y una res del hierro de López Plata le cornea en el pecho, produciéndole fractura de varias costillas e interesando el hígado. En la madrugada del día 9 de septiembre de 1914 exhaló su último suspiro en un centro sanitario gaditano. "


Tumba del valeroso novillero aragonés Jaime Ballesteros Jaime (Herrerín),
Cementerio de Torrero de Zaragoza
http://www.zaragoza.es/ciudad/cementerio/enlace/artepublico/itinerarios/cementerio/detalle_ArtePublico?id=141

RAMÓN URIZAR (18XX - 1914)

Ramón Urizar
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Novillero nacido en Bilbao, falleció el 8 de septiembre de 1914, en la Plaza de Toros de Parada de Rubiales, en la que recibió una cornada mortal, en un modesto festejo. En la Plaza de Toros de Indauchu toreó por primera vez en la temporada de 1912, actuando después como tal en diversos cosos de la región, no pasando en todas sus actuaciones de regular, tanto como valiente o atendiendo a sus conocimientos taurinos. (Fuente: Crónica de don  Juan José Zaldívar Ortega.)

 

El erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su trágico infortunio lo siguiente << el bilbaíno Ramón Urízar es prácticamente conocido tan solo por su trágica muerte, registrada el 8 de septiembre de 1914 como consecuencia de las heridas que le produjo un astado en un modesto festejo celebrado en la localidad salamanquina de Parada de Rubiales. "

 

FRANCISCO CABELLO (18XX - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“El arte de Curro”

Del pintor español Enrique Pastor

Fue un matador de novillos, del que escasamente sabemos que toreando en la Plaza de Toros de Guillena (Sevilla), sufrió una fatal cornada una tarde de la temporada de 1914. Es cuanto podemos citar. (Fuente. Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de este lidiador en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << en fecha indeterminada de 1914 dejaba de existir, a consecuencia de una cogida, el espada Francisco Cabello. El suceso tuvo lugar en la villa sevillana de Guillena. "

MANUEL SERRANO Y GARCÍA VAO " DULZURAS " (1863 - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“Tauromaquia” 1977

Óleo sobre lienzo del ilustre pintor español Juan Barjola (1919-2004)

El 17 de marzo de 1914 falleció a los 51 años en el sanatorio del doctor Esquerdo, perturbadas sus facultades mentales, el crítico taurino don Manuel Serrano y García Vao,  “Dulzuras”;  quien adoptó dicho seudónimo ya que de muchacho estuvo trabajando en una repostería. Comenzó a cubrir la crónica taurina del diario ABC en 1908, siempre portaba un reloj en la mano pues era muy meticuloso en eso de controlar el tiempo que empleaba el torero en completar la lidia y de lo que tardaba el toro en morir una vez estoqueado. Relacionaba el número de pases que tenía que dar el matador para dominar al toro antes de tirarse a matar con la dificultad del animal o con la torpeza del torero, en sus crónicas narraba con objetividad lo sucedido en el ruedo. A partir de 1909 tuvo a su cargo la sección fija titulada “Los Toros” que se publicaba en el dominical del semanario “Blanco y Negro”.

Fuente: Blog taurino A los Toros/Don Víctor TBC

Refiere el afamado historiador español, Rafael González Zubieta "el Zubi", en su muy leída página de Internet "Larga Cordobesa" – Historia de la Prensa Taurina desde Finales del XVIII a nuestros días- , que "Otro periodista taurino de importancia en esos años fue Manuel Serrano García Vao "Dulzuras", seudónimo que se puso porque desde muy joven y durante bastantes años trabajo como aprendiz y dependiente en una confitería de Madrid. Trabajó en la redacción de El Enano. Compró el semanario taurino El Tío Jindama y en 1903 Suárez de Figueroa se lo llevó al Diario Universal donde adquirió gran prestigio durante un lustro. De ahí pasó a El Mundo y más tarde entró en ABC donde permaneció hasta su muerte. Dirigió la revista Los Toros que durante 1909 y 1910 cautivó a los aficionados, llevando también las secciones taurinas de Blanco y Negro y Actualidades, ambas publicaciones de la empresa Prensa Española. Comenzó a escribir el anuario estadístico famoso Toros y Toreros, que a su muerte continuaron "Recortes" (Bruno del Amo), "Marcelo" (Marcelino Álvarez), "Uno al Sesgo" (Tomás Orts), "Don Ventura" (Ventura Bagües) y en su última época "Don Luis" (Luis Uriarte). Era partidario de Bombita y Machaquito, y tan trabajador incansable que acabo loco en el manicomio. " Fuente: http://rafazubi52.blogspot.com/search/label/Historia%20del%20Perdiodismo%20Taurino

LEANDRO SÁNCHEZ DE LEÓN " CACHETA " (1861 - 1914)

Leandro Sánchez de León << Cacheta >>
Cortesía de la Página Web:
http://blancoyoro.blogspot.com/2009_11_01_archive.html

Matador de toros español, oriundo de Bolaños (Ciudad Real), nacido el 13 de mayo de 1859,   toma su alternativa en Madrid el 14 de octubre de 1888, donde fue cogido por un toro de Solís, no pudiendo seguir en la lidia. Viajó a Ultramar durante mucho tiempo  en busca de éxito y de plata, y actuó  entre otras ciudades, en Valparaíso Chile, falleció en condiciones misteriosas, que hicieran suponer un asesinato, en Bogotá, Colombia en 1914.

Refieren que Don Eduardo Camacho poseía una gran extensión de tierras en la calle 67, conocida como “La Quinta Camacho”, cerca del matadero. Su mansión, ubicada en la carrera 13 con  calle 68, tenía un aspecto misterioso, habiendo muerto en ella el torero Leandro Sánchez, conocido como “Cacheta”, sin esclarecerse la causa verdadera de su deceso.

Fuente: Bogotá: Panorama turístico de 12 localidades/Alcaldía Mayor de Bogotá-Instituto Distrital de Cultura y Turismo/Compilación de Clara Inés Sánchez.

El excelso cronista don Abel Murillo Adame refiere que, <<Este torero nació en Bolaños (Ciudad Real) el 13 de mayo de 1861  y tomó la alternativa sin otra habilidad que la de saber dar un salto de cabeza a rabo y no siempre con limpieza. Se presentó en Madrid como novillero el 23 de noviembre de 1884, y “Currito” le dio la alternativa en la misma plaza el 14 de octubre de 1888, al cederle el toro “Mayoral”, de Solís. Pasó la mayor parte del tiempo en Ultramar, y falleció en Bogotá (Colombia) en el año 1914. Al matar de una estocada muy buena a un toro rejoneado en la corrida patriótica celebrada en Madrid el día 12 de mayo de 1898, el público pidió para él la oreja, medio en broma medio en serio, y el presidente se la concedió, cosa inusitada en tal época, sin otro precedente que el de la concedida a “Chicorro” veintidós años antes. >>


Cortesía de D. José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

En el Blog en la Red "De Hombres, Toros y Caballos", propiedad del historiador taurino D. José Román Romero comenta que, cuando de escritores y artistas se trata, nadie ignora cómo la distancia del tiempo divorcia las primeras obras, atropelladas y juveniles, de aquellas otras robustas, vehementes equilibradas y firmes que años después componen la inspiración, la experiencia y el estudio. Por otra parte, el tiempo va de prisa; con el trasiego incesante de impresiones y de modas, nuestros gustos cambian, los del público se alteran también, y estas renovaciones impiden que la misma emoción nos parezca igualmente bella en dos situaciones cronológicas distintas. El que no cambia, el que no progresa y evoluciona, el que no asimila ni se renueva, pierde el mucho o poco crédito que alcanzara y aumenta, indefectiblemente, el montón de los fracasados, que fue lo que ocurrió con el matador de toros Leandro Sánchez de León, "Cacheta", tan torpe y atropellado cuándo empezó como tres lustros después.

Nació en Bolaños (Ciudad Real) el 13 de mayo de 1861, de cuyo pueblo era veterinario su padre, don Faustino; desde sus primeros años se advirtió lo irreflexivo de su carácter, y así le vemos cadete de infantería en Toledo, voluntario en un batallón de cazadores después, más tarde estudiante de veterinaria, y, para "sentar la cabeza", se hizo, finalmente, torero, cuyos primeros pasos como tal los dio acompañando al "Lavi" (hijo) y al "Pescadero", y siguiendo después a "Villarille" por tierras francesas, donde, al ver a los "écarteurs" practicar el salto de testuz, quiso emularles con miras a que tal especialidad le diera nombradía y provecho.

Así lo hizo en Madrid, al actuar como banderillero en la novillada que se verificó el 30 de marzo de 1884, tan pronto como apareció el toro tercero de la tarde. Al salir de una vara le esperó capote al brazo, y al llegar dicho astado a jurisdicción dio un salto de frente y fue a caer por la cola, acto impulsivo y ligero que le valió una ovación y al que si unos le dieron el nombre de "Salto de Cacheta", atribuyéndole su invención, otros le llamaron "Salto de la eternidad", fundándose los que lo calificaron de esta segunda manera, en las consecuencias desagradables que tal "suerte", podía tener para él, pues en varias ocasiones fue arrollado por las reses que pretendía burlar. Su aspiración era la de hacerse matador, y como novillero hizo su presentación en el ruedo madrileño el 23 de noviembre de aquel mismo año 1884, para estoquear reses de don Fernando Gutiérrez, de Benavente, alternando con "El Niño", un matador de novillos, llamado también Fernando Gutiérrez, que fue el último torero con patillas de boca de hacha. Es decir, no alternó en tal ocasión, pues, cogido y lesionado, no pudo dar muerte a ninguno de sus toros. Fue tan decidido y arrojado como inepto; las funciones de muletero y estoqueador le venían anchas, pero el público aplaudía la temeridad que representaba aquel salto, y esto fue bastante para que los empresarios solicitasen su concurso; y no sólo en la Península, sino en Francia y en la isla de Cuba (posesión española entonces), en donde hizo provechosas campañas. Así pasó cuatro temporadas seguidas, dando saltos que no siempre resultaban limpios y haciendo faenas casi siempre sucias, pues si se mostraba torpe con la muleta, al esgrimir el estoque no eclipsaba la luz de un candil; pero se había propuesto hacerse matador de toros, y a pesar de su carencia de arte, de sus impulsos violentos, y de su falta de reflexión vio adornado con la borla de doctor, doctorado que, en un diestro de tal condición, resultaba un tanto irónico.

Fue en la corrida verificada en Madrid con fecha 14 de octubre de 1888; actuaron en ella "Currito", "Cara-Ancha" y el neófito, y se lidiaron tres toros de don Agustín Solís y otros tres de don José Clemente, a cuyo nombre se lidiaron éstos en tal día por primera vez en la capital de España, pues antes habían pertenecido a don Ángel González Nandín. Y ocurrió que "Currito" cedió a Leandro el primer toro de la tarde, de los de Solís, llamado "Mayoral", un bicho bravo y noble hasta dejarlo de sobra, del que el recipiendario no supo sacar partido con la muleta, y si bien dejó una buena estocada, fue cogido, por no vaciar bastante, y perseguido luego hasta las tablas, en las que sufrió varios derrotes y por milagro no sacó más que tres heridas en la pierna derecha, las cuales, aunque no de mucha gravedad, le impidieron continuar la lidia. Al juzgarle por su labor en esta corrida, escribió "El Toreo" lo siguiente: "No basta, para ser matador de toros, tener valor suficiente para colocarse delante de las reses y entrar con frescura en el peligro. "Cacheta" tiene valor, pero desconoce el arte, y esto lo demostró ayer con el único toro que estoqueó." Y "La Lidia", por su parte, se expresó en estos términos: "Podríamos demostrarle que no ha pasado por su mente peor pensamiento que el puesto en práctica ayer tarde, asegurando al mismo tiempo que ningún auxilio prestará a la fiesta nacional, tal necesitada hoy de toreros inteligentes". Un inciso en verdad que tenía salero "La Lidia" al decir que no había toreros inteligentes en 1881 cuando se contaba con "Lagartijo", "Currito", "Frascuelo", "Cara-Ancha", Fernando "El Gallo", Ángel Pastor y "Guerrita", y el arte de tales diestras (algunos ya en decadencia, es cierto) se aplaude tanto (hogaño) como (antaño) con las estocadas de Mazzantini y el arrojo del "Espartero". ¡Qué viejo achaque es el de volver la vista al pasado y menospreciar lo presente!

Pero sigamos con "Cacheta". En posesión de la alternativa, toreaba cuatro o cinco corridas cada año y a veces alternando con novilleros, y viendo el escaso fruto que aquí le daba la profesión, se trasladó a América, para ver si allí lo alcanzaba más abundante y rico y no debió de irle mal cuando fijó allí su residencia durante algunos años, concretamente en Colombia. Olvidado lo tenían los públicos de aquí, y en Madrid se encontraba circunstancialmente cuando; al celebrarse en esta capital una gran corrida patriótica el 12 de mayo de 1898, fue designado para dar muerte al primer toro de la tarde, de Udaeta, previamente rejoneado por don Antonio Fernández de Heredia y don Rafael Rodil -caballeros no profesionales-, y se dio el caso peregrino de que le concedieran una oreja de dicho res, en una época en que no era costumbre, hacer tales concesiones. ¿Fue porque "Cacheta" realizo algo extraordinario? Teniendo en cuenta lo que de él podía esperarse, ¡sí!, pues luego de dar medio docena de pases, con la ayuda de "Guerrita" recetó una estocada en lo alto que mató sin puntilla, y tal sorpresa produjo aquello, tratándose de él, que el público, medio en broma medio en serio, solicitó dicho apéndice, y el conde de Romanones -que presidía el espectáculo- se lo concedió en un rasgo de buen humor. Siguió tan olvidado como antes pues todo mundo se dio cuenta de haber sido una chiripa lo que tal "triunfo" le deparó, y marchó de nuevo a Colombia para atender un pleito que allí tenia. No hubo más noticias de él ni su familia las recibió, y bastante tiempo después de su muerte se supo que ésta ocurrió en el año 1914, en la quinta llamada de Camacho, del barrio de Chapinero, en Bogotá. La quinta de la familia Camacho estaba situada en la carrera 13 con calle 68, y era una amplia casona rodeada por jardines con pinos y eucaliptos. Entre los bogotanos se rumorea que en la mansión había sido asesinado el famoso torero Leandro Sánchez de León, conocido como "Cacheta", quien visitó la ciudad para las corridas de Santa Fe y quien después de hospedarse en la Quinta de los Camacho jamás volvió a ser visto. “Por ese motivo, a cuantos pasaban por allí inspiraba terror no solo el aspecto fúnebre de la mansión, sino el semblante triste y taciturno del dueño, que hacía pensar en que sin duda lo carcomía algún remordimiento”, afirma el historiador Daniel Ortiga Ricaurte en sus "Apuntes para la historia de Chapinero".

AGUSTÍN VELASCO "FUENTES MEXICANO" (1875 - 1914)

Foto de Agustín Velasco “Fuentes Mexicano”
http://4.bp.blogspot.com/_gbiGOkCQfqE/S-jqxW3IoLI/AAAAAAAABPQ/wGaYeyKSMak/s1600/Agust%C3%ADn+Velasco+%28Fuentes+Mexicano%29.jpg

En el año de 1902 toreó en España Agustín Velasco, que fue quien inauguró el gran coso El Toreo de la Condesa (22/IX/1907) al estoquear el primer toro, previa cesión de trastos que le hiciera el espada hispano Manuel González "Rerre". Nació en León, Gto. En 1891 y a pesar de que no toreaba mal, nunca tuvo personalidad relevante. A este torero guanajuatense le gustó apoderarse "Fuentes Mexicano", el apellido de Antonio Fuentes, el diestro sevillano, de quien dijo don Alfonso de Icaza, "Ojo", periodista capitalino, que "por verlo en los descansos, recargado en la barrera, podía pagarse". En nuestro país fue sin duda uno de los toreros españoles de más cartel de su tiempo.
Fuente:
Don Rafael Zubieta (El Zubi)/ Los apodos taurinos de todas las épocas…
http://desde-el-tendido.blogspot.com/2009/12/los-apodos-taurinos-de-todas-las-epocas.html

Me comenta el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario de la extraordinaria página taurina en la Internet "Toreros Mexicanos", a pregunta expresa sobre la suerte de este diestro, que en un suplemento dominical del mexicano "Diario Esto" , de enero de 1988, apareció un largo artículo de Don Francisco Lazo titulado "La de León, Guanajuato, una afición Brava, pero justiciera". En el dice: "En 1875 nació en León Agustín Velazco "Fuentes Mexicano", torero elegante que en 1914 fue ahorcado por los villistas..." En esa misma página asienta don Rafael, que con fecha 22 de septiembre de 1907, en México, en la plaza de El Toreo de la Condesa, con toros de Tepeyahualco (los Miuras Mexicanos), le reconfirma su alternativa de matador de toros el diestro español Manuel González "Rerre".

La página "Suerte Matador" del 28 de agosto de 1904, refiere que: << Agustín Velasco "Fuentes Mexicano" alternativa al andaluz Antonio Vargas "El Negrito" en el coso Chapultepec de la Ciudad de México, con toros del campo bravo de Santín >>
Fuente:
http://suertematador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1524&Itemid=312

Este mismo portal de Internet pero del 4 de septiembre de 1904 refiere que Antonio Vargas “El Negrito” mata cinco astados de la finca de Atenco en la plaza Chapultepec del Distrito Federal por haber resultado herido su alternante Agustín Velasco “Fuentes Mexicano”.

Un hecho histórico que tuvo como escenario el coso de Matehuala, San Luis Potosí, México, y que consigna en su libro "Imagen del Mexicano en los Toros", don Armando de María y Campos fue cuando una dama hizo la suerte del "Tancredo". Veamos: "...una mujer, Josefina Ruvalcaba, "Doña Tancreda", se arriesgó en tal empresa en Matehuala, el cinco de agosto de 1906, durante una novillada que dedicaba a las negociaciones mineras La Paz, Dolores, Esmeralda, y Nodriza. Lidió a su beneficio el popular Agustín Velasco, "Fuentes Mexicano", matando toros potosinos del Sotol."
Fuente:
Don David Lomelí/La Plaza Antonio Montes
http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n997183.htm

La primera Plaza de Toros de Cuatro Caminos fue inaugurada en 1894, era de madera y tenía capacidad para 7000 personas. Estuvo situado en la Colonia Condesa en las calles de Durango, Salamanca, Valladolid, Colima y se le conocía como el "Toreo de la Condesa", fue inaugurado el 22 de Septiembre de 1907 por Manuel Gonzales "Rerre", Agustín Velazco "Fuentes Mexicano" y los novilleros integrantes de la "Cuadrilla Juvenil Mexicana" con 8 astados de la ganadería tlaxcalteca de Tepeyahualco.
Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Toreo_de_Cuatro_Caminos

La plaza de toros "El Toreo", la inauguraron, todavía sin construir, el 22 de septiembre de 1907, los espadas Manuel González Rerre, Agustín Velasco "Fuentes Mexicano" y los novilleros Samuel Solís y Pascual Bueno (estos últimos de la cuadrilla juvenil de Enrique Merino "El Sordo"), lidiando ocho reses compuestas (4 toros de la divisa de Atenco y 4 novillos de Tepeyehualco). Fue desmontada también esta plaza, la mayor de América, que ocupaba terrenos de la colonia Condesa. Se construyó entonces la Monumental, la mayor plaza de toros del Mundo, en ladrilleras de la colonia Noche Buena, al sur de la ciudad, muy alejada del centro de la ciudad.
Fuente:
http://www.golf.com.mx/admininfole/notinoticias.cfm?p=2&idt=319&q=Plaza
http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=73076&tabla=deportes

Bravo y noble fue el primer toro lidiado en esa plaza (se refiere al Toreo de la Condesa el 22 de septiembre de 1907). Alberto Cossío "Patatero" le dio el primer capotazo y lo corrió por derecho. Cuatro varas en forma conjunta tomó el astado (El primer puyazo estuvo a cargo del picador Arturo Frontana "Portugués Chico"), arrancándose de largo, El primer par de banderillas lo clavó Eduardo Limón "Limoncito" y pasó después a manos de "Fuentes Mexicano", a quien se confirmó la alternativa en esa tarde (ya había actuado, en calidad de matador de toros, en algunas plazas de los Estados). Su faena de muleta fue valiente y excelente la media estocada con que hizo morder el polvo al bicho. "Rerré" (matador de toros españoles que debutó esa misma tarde) estuvo muy desaforadamente en su actuación. En cambio a Samuel Solís se le ovacionó repetidas veces. Pascual Bueno y las cuadrillas fueron asimismo ovacionados.
Fuentes:
Don Alberto Lázaro/ La Lidia de México/ Noviembre 28 de 1947
http://www.bibliotoro.com/gacetas/Gac_2-16.pdf
http://www.temascalli.com/jyasu/Muestra_Nota.asp?Seccion_ID=83&Noticia_ID=1777

Sin estar totalmente terminada su construcción la plaza se estrenó el 22 / IX / 1907, o sea el mismo año de su inicio, con una corrida mixta de 4 toros y otros tantos novillos de la ganadería de Tepeyahualco que estoquearon los matadores Manuel González "Rerre" (español) y Agustín Velazco, "Fuentes Mexicano" y la Cuadrilla Juvenil capitaneada por Samuel Solís y Jesús Tenes (los dos primeros novillos) y el resto los mató Pascual Bueno. El primer toro que pisó la arena de El Toreo se llamó "Barrilito".
Fuente: "El Gatomontes"
http://www.oem.com.mx/ESTO/notas/n161761.htm

El afamado historiador y escritor taurino Luis Ruiz Quiroz, refiere en sus leídas efemérides, que un 10 de agosto de 1914, Agustín Velasco "Fuentes Mexicano", muere durante la revolución en el estado de Guanajuato.

En las efemérides del 10 de agosto de 1914, cita el acreditado cronista Armando Bolio (ADARBO), que el diestro Agustín Velasco "Fuentes Mexicano", por tener algunas cuentas pendientes, es ahorcado por un grupo de villistas en Valle de Santiago, Guanajuato.

LUIS VILLANUEVA FERRANDO "BLANQUET" (1844 - 1914)

Solo para efectos ilustrativos

“Verónica”

Obra del eximio pintor español Salvador Pérez Bassols

Luis Villanueva Ferrando, nacido en Valencia el año 1844, el cual actuó con dicho apodo como novillero en su ciudad natal, en Madrid y en otras partes. Al casarse fijó su residencia en Palma de Mallorca, donde, al dirigir una becerrada benéfica, fue cogido por una res y falleció a consecuencia de la cogida.

Fuente:

http://miguelitonews-miguelitonews.blogspot.com/2010/05/entre-todas-las-alcunas-taurinas.html

 

El historiógrafo taurino, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), siempre comedido con su servidor  a apoyar el perfeccionamiento de esta humilde cronología,  me comenta en amable carta,  que en el Tomo III de la prestigiosa enciclopedia el “Cossío”  de él se dice: VILLANUEVA (Luis), Blanquet. Matador de novillos y banderillero de toros. Era valenciano. Comenzó como banderillero, pero ambiciosamente quiso ser matador y se dedicó a matar novillos. Llegó a torear como espada en Madrid, donde se presentó el 6 de septiembre de 1891. No interesó su toreo. Lo mismo le sucedió en otras plazas, y en vista de ello volvió a las banderillas. Aunque en esta categoría tampoco logró ser  una figura sobresaliente, toreo bastante, suelto siempre, y sobre todo en la plaza de Valencia, e indistintamente en novilladas y corridas de toros. En las cuadrillas de “Lagartijo”, “Frascuelo” y “Espartero” se le vio actuar en ocasiones. Desde 1896 estaba retirado de los toros. Falleció en el año de 1914 en Palma de Mallorca, donde residía desde algunos años antes y donde tuvo en arriendo la plaza de toros diversas veces.

LEONCIO AVISTU "CHICO DE LA VOZ" (XXXX - 1914)

Cortesía de D. José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

El 18 de febrero de 2017, recibí una amable carta del historiador taurino y amigo D. José Antonio Román Romero, donde me cuenta, que recuerda haber leído, que Leoncio Avistu "Chico de la voz" fue un novillerete que el día 04 de Enero de 1914 se trasladaba desde Vitoria a Logroño (cosa de 62 kilómetros) donde se lidiaban unas vaquillas, y por alguna razón (emparentada con la necesidad), asaltó un tren en marcha para llegar más pronto a su destino, pero el estribo, con la nieve, estaba muy resbaladizo, y el torero resbaló, cayendo a la vía, siendo aplastado por el convoy.