Los toros dan y quitan

FERNANDO ROMERO MARÍN "LAGARTIJILLA " (1879 - 1909)

Rehiletero que fue cogido y muerto el 25 de abril de 1909. Fue “Merino” un toro de la dehesa de la viuda de Concha y Sierra, lidiado en Madrid el 25 de abril de 1909, que tomó cinco varas, mató un caballo, volteó al diestro mexicano Rodolfo Gaona y dio una terrible cornada en el cuello al banderillero Fernández Romero “Lagartijillo”, que le produjo la muerte instantánea.

 

Al respecto del mismo garapullero, me encontré en la hemeroteca del diario La Vanguardia de España  del día 26 de abril de 1909 una columna que dice << La fiesta nacional: El día del toreo de hoy puede marcarse con tinta negra, ó mejor con tinta roja por los defensores de la bárbara fiesta nacional. En la plaza de toros de Madrid, al lidiarse .el sexto toro fue cogido el espada Gaona, encornado por la pantorrilla derecha y volteado; por fortuna no fue la herida de grande daño, pues pudo acabar su misión. En cambio fue cogido también el banderillero Fernández Romero, (a) "Lagartijillo"; le tiró al suelo y dióle una cornada en el cuello. Fue trasladado inmediatamente á la enfermería, comprendiéndose enseguida que la herida era gravísima, pues el doctor Hurtado ordenó que se le administrara la Unción. El cuerno del toro había lesionado la columna vertebral. Minutos después había dejado de existir. Era el difunto natural de Cádiz. E1 cadáver quedó en la enfermería. "

 

A efecto de aclarar dudas sobre el nombre del lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Fernando Romero (Lagartijilla) -banderillero, nacido en Alcalá de los Gazules (Cádiz)- fue herido de muerte en la Plaza de Toros de Madrid el 25 de abril 1909, por un toro de don Joaquín Pérez de la Concha y Álvarez, llamado “Merino” no sin antes haber volteado a Rodolfo Gaona. Desde muy joven se dedicó al toreo, pasando a México, donde procuró ganarse la vida, unas veces de banderillero y algunas de matador. Deseoso de volver a España, y no teniendo dinero para el pasaje, consiguió que le llevara Rodolfo Gaona en 1909, con su cuadrilla, habiendo de satisfacer el gasto con su trabajo como banderillero. Toreó en Madrid con Gaona la corrida de inauguración, mereciendo ser notada su labor en la brega. "Cuando pierda el justificado temor de la plaza madrileña ha de saber hacerse notar entre muchos", escribió de esta corrida Ginés Carrión (Sol y Sombra, 1909, número 677). Volvió a la Plaza de Toros madrileña, tras una escapada a su pueblo natal, el citado 25 de abril de 1909 a torear el ganado reseñado. Alternó con su matador Gona, Vicente Pastor y Rafael (el Gallo). Al banderillear el sexto toro, se quedó algo en la suerte Lagartijilla, y al querer salirse, tropezó, cayendo al suelo, y al incorporarse le asestó el de Pérez de la Concha una terrible cornada en el cuello lanzándole despedido a dos metros de distancia. Quedó rígido el desgraciado torero, saliendo a borbotones la sangre por la herida, y sólo una fuerte convulsión evidenció el final de todo. Pocas cogidas habrán producido una impresión dramática más intensa. El cuerno le produjo la fractura de la columna vertebral, sección de la médula y de las arterias vertebral y cervical. Amortajado el cadáver, permaneció en la enfermería hasta el día 26, en que fue llevado al depósito judicial. El 27 se verificó el entierro. La impresión y el sentimiento fueron unánimes y se testimoniaron en tal acto "

 

Lo anterior se ratifica al leer también la crónica del erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, quien refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el lecho de muerte de Fernando Romero (Lagartijilla) no fue otro que la arena de la plaza de toros de Madrid, al cornearle un astado del hierro de Concha y Sierra  en el cuello, con sección de la médula espinal. El luctuoso hecho ocurrió el 25 de abril de 1909. Hacía poco que había retornado de México, al ser incluido en la plantilla del espada Rodolfo Gaona. "

Don Antonio Martínez, propietario de la hermosa página en la Internet “Toros and Bulls”, consiguió mediante los buenos oficios del erudito Jesús Cuesta Arana, la fecha de nacimiento de este lidiador, directamente de su partida de nacimiento en el Registro Civil, y la cual refiere que dicho suceso ocurrió el 8 de marzo de 1879 en Alcalá de los Gazules (Cádiz), por lo que sabemos ahora que falleció a los 30 años de edad.

Fernando Romero “Lagartijilla”
Cortesía de don Jesús Cuesta Arana
http://www.torosandbulls.com

"Don Víctor", el docto taurino propietario del Blog "A los Toros" refiere de su desventura, que el 25 de abril de 1909, se lidian esa tarde en Madrid, tercera corrida de abono, toros de la viuda de Concha y Sierra por los espadas Vicente Pastor, Joselito y Rodolfo Gaona. El toro que cerró plaza, "Merino", era negro y no muy grande, entró cinco veces a los piqueros matando un jamelgo. El público pidió a los matadores que banderillearan y el mejicano tomó los palos ofreciéndoselos a Joselito. Este no acepta y Rodolfo al intentar clavar al cambio es cogido y volteado. Se retiró por su pie a la enfermería, pero sin entrar volvió al ruedo repuesto de la conmoción que le había causado el porrazo. Toman los banderilleros los palos y "Aguilita" pone un par aceptable, Fernando Romero "Lagartijilla" cierra con otro, escurriéndose y cayendo al suelo a la salida de la suerte. Cuando intentaba levantarse el toro hizo por él empitonándole por el cuello y arrojándole a corta distancia. Cuando era conducido a la enfermería tuvo unos movimientos convulsivos que hicieron adivinar un rápido desenlace funesto. Por desgracia, así ocurrió. Colocado en la cama de operaciones fue reconocido por el doctor don Jerónimo Hurtado, ayudado por los alumnos señores Martín Fernández y Talegón y los clínicos Milano y Taboada, que intentó reanimarlo aplicándole inyecciones de cafeína y suero, expiró a las seis y treinta y cinco minutos, en aquel momento terminaba la corrida. El parte facultativo decía: "Fernando Romero "Lagartijilla" ha ingresado en esta enfermería a las seis y diez minutos de la tarde, en estado agónico, y al proceder a cohibir la abundante hemorragia que de la parte izquierda del cuello se producía por una herida de asta de toro que interesaba el cuerpo de las vértebras cervicales, que estaban fracturadas, teniendo destruida la médula espinal cervical y la arteria vertebral izquierda y vena yugular interna del mismo lado, falleció en el acto de curarle, a consecuencia de las lesiones mencionadas." El facultativo de guardia: Doctor Jerónimo Hurtado. Fernando Romero tenía veintisiete años. Cuando contaba con veintidós años marchó a Méjico, logró hacerse un buen cartel como banderillero e ingresó en la cuadrilla de Gaona., con el que vino a España. En Madrid debutó un mes antes en la corrida de la Prensa del 25 de marzo. En Madrid residía junto a su madre en la calle Aduana 13. Fue enterrado en el cementerio madrileño de Nuestra Señora de la Almudena.

JUAN GONZÁLEZ "SANGARUTO " (18XX - 1909)

 

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia en Zocoalco de Torres, Jalisco, México

Cortesía del Sitio Web: http://es.wikipedia.org / Alejandro 24

Banderillero, tal vez mexicano, que actuaba por las plazas de la República a las órdenes de novilleros. El 30 de mayo de 1909, al intentar recortar con el capote a un novillo del país, en la Plaza de Toros mexicana de Zocoalco, le cortó la res el terreno y lo enganchó, infringiéndole una grave cornada de la que falleció a poco de entrar en la enfermería (Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

 

Con respecto a este lidiador, el célebre historiador don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere que << el mexicano Juan González (Sangaruto) murió en la enfermería del coso taurino de Zocoalco (México), el 30 de mayo de 1909, a poco de ser herido por un novillo de una vacada azteca. "

Refiere el eximio cronista Ángel Villatoro en su "Antología Taurina Mexicana", que << JUAN GONZÁLEZ (SANGARUTO), fue un banderillero muy diestro en la brega y rápido con los palitroques. Más que en la capital de la República, donde sus actuaciones fueron las menos, la zona de sus funciones fueron los Estados. Su final fue desgraciado, pues su nombre vino a incrementar el de las víctimas del toreo. En la plaza de Zocoalco (Estado de Jalisco, en México) el 30 de mayo de 1909, al recortar un novillo criollo capote al brazo, le cortó el terreno y lo enganchó, dándole una cornada, de la que murió al entrar en la enfermería. >>

TOMÁS FERNÁNDEZ ALCALDE "ALFARERITO " (1883 - 1909)

Cortesía de la hemeroteca del diario ABC de Madrid -11 de junio de 1909: Entierro del “Alfarerito”. La comitiva fúnebre al salir del depósito judicial para trasladar el cadáver del infortunado torero a Vallecas.

Refiere don Juan José de Bonifaz Ybarra, el historiador,  en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << el 7 de junio de 1909 fallece en Madrid Tomás Fernández Alcalde (Alfarerito), como consecuencia de la cogida sufrida la víspera en el coso carabanchelero de Vista Alegre. El novillo “Cuquito”, de la ganadería de García Bueno, fue el causante de la desgracia, al cebarse en su presa, pese a que, por su manifiesta mansedumbre, había sido condenado a banderillas de fuego"


Tomás Fernández Alcalde (Alfarerito)
Cortesía de don Rafael Gómez Lozano

Don Juan José Zaldívar Ortega, en su obra “Víctimas del Toreo” (Apartado de Banderilleros), refiere que fue un << banderillero de toros, nacido en Vallecas (Madrid) el 17 de agosto de 1883, falleció por astas de toro la tarde del 7 de junio de 1909, a los 26 años de edad. Comenzó a torear en novilladas y capeas de los alrededores de Madrid, figurando después en la cuadrilla del matador de novillos Agustín García Malla. Con éste toreó en algunas plazas de segundo orden, destacando Alfarerito por su valentía. El 6 de junio de 1909 se dio una corrida en la plaza madrileña de Vista-Alegre, lidiándose toros de García Bueno, de Salamanca, por las cuadrillas de Luis Mauro, Alfonso Cela (Celita) y Agustín García Malla. En último lugar salió el toro, llamado “Cuquito”, que resultó ser manso; en vista de ello, el presidente ordenó que fuese banderilleado con las de fuego. “Alfarerito” clavó bien el primer par, y al intentar clavar el otro salió perseguido, siendo alcanzado al tratar de saltar la valla y fue lanzado dentro del callejón. El animal, de la ganadería de los Hermanos Arriba, saltó tras él, volteándole y enganchándole; seguidamente hirió al picador gaditano Rafael Alonso Bertolesi (el Chato), hirió a tres policías, contusionó a un guardia civil; hirió a un municipal; contusionó a un sereno y mató a “Alfarerito”; como estaban abiertas las puertas, el cornúpeto entró nuevamente en el redondel llevando al torero en la cabeza y arrojándole frente a la puerta de entrada. Llevado a la enfermería se le apreció una herida de seis centímetros de extensión situada en la parte posterior inferior del muslo izquierdo, interesándole todo los tejidos blandos, atravesándole el asta por debajo el paquete muscular. Murió en su domicilio a las seis de la tarde del día siguiente. “Recortes”, al hacer la semblanza del infortunado diestro, dijo: "Este desgraciado muchacho hubiera sido con el tiempo un buen banderillero; era muy valiente y procuraba agradar al público." ".


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/

Cita el historiador José Antonio Román Romero en su Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", que Tomas Fernández (Alfarerito) cambió las seguridad del sueldo que en su oficio ganaba por los toros, y ansiando llegar a conseguir gloria y dinero, llevó durante muchos años la triste vida del que sin medios ni elementos pretende abrirse paso en profesión tan peligrosa. Tomó parte en infinidad de capeas, y cuando ya se consideró con los conocimientos suficientes lidió en plazas de alguna importancia al lado de novilleros de cartel. Posteriormente quiso probar fortuna e intentó hacerse cantador; pero bien porque espontáneamente reconociese que carecía de condiciones para ello, ya porque el público se encargara de disuadirle, es lo cierto que Alfarerito volvió a figurar como banderillero en las cuadrillas de los que toreaban en las plazas de Carabanchel, Tetuán y otros pueblos de esta provincia.

Tomas había también toreado en Madrid, al lado, como ya hemos dicho, de diestros que hoy son matadores conocidos, como Cocherito, Mazzantinito, y otros; pero su modesta categoría lo tenía alejado hace ya mucho tiempo de aquellos que fueron sus maestros. Toreando en la plaza de Carabanchel, Alfarerito colocó un par de banderillas al sexto toro, que pertenecía a la vacada de García Bueno, y al salir de la suerte fue perseguido por el bicho, viéndose obligado a saltar la barrera. El toro saltó tras a, y lo estrelló contra una columna de piedra, recogiéndolo después del suelo, corneándolo y zarandeándolo horriblemente. Conducido a la enfermería, se practico al infeliz muchacho una cura provisional, y en una camilla fue trasladado a su domicilio. En un principio se creyó que no tenía más que un puntazo atrás del muslo, y ésta fue la herida que el facultativo de la plaza le apreció; pero al día siguiente sintió en el pecho tales dolores, que la familia hubo de llamar al médico de la Casa de Socorro para que lo reconociera y aplicase algún calmante. Por la tarde visitaron también al herido un ayudante y el médico de la plaza, a las seis y media, del día 7 de junio de 1909 en medio de agudísimos dolores, falleció Alfarerito. El Juzgado se trasladó, a la calle de la Ruda, núm. 3, donde habitaba el desdichado banderillero, tan pronto como tuvo noticia de su muerte, y ordenó la conducción del cadáver al Depósito. Tras el furgón marcharon Malla, a cuya cuadrilla pertenecía Alfarerito, y Claudio y Pedro Fernández, hermanos del difunto. Estos tres velaron el cuerpo del torero durante toda la noche. Tomas Fernández (Alfarerito) contaba treinta y un años de edad y era natural de Vallecas. Estaba casado dejo un hijo, y a su mujer encinta. La precaria situación de la familia del pobre banderillero obligo a Malla, Infante, Celita y otros diestros a abrir una suscripción para socorrer a la viuda e hijo del torero muerto.

ANTONIO ANDRÉS "EL TRUENO" (1885 - 1909)

Antonio Andrés (el Trueno), ese fatídico día al salir de su casa.
Cortesía de don José Antonio Román Romero

Novillero natural de Sevilla,  que en junio 6 de 1909 en la plaza de Sevilla  recibió una grave cornada en el esfínter anal, de un toro de nombre “Abaniquero” de don José Atanasio Martín, falleciendo el 19 de junio de 1909.


ANTONIO DE ANDRES "EL TRUENO"
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero

El maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere de este lidiador en su obra “Víctimas del Toreo”, que <<Antonio Andrés (el Trueno), novillero sevillano, hizo su aprendizaje en el Matadero de Sevilla y comenzó sus andanzas taurinas en Salamanca y Valladolid, haciendo su presentación en esta plaza, donde toreó más y fue más conocido que en su natal Andalucía, el 10 de junio de 1906, con ganado de Castro. En este año y en el siguiente se le repitió en los carteles de Valladolid. En la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla toreó dos novilladas a final de la temporada de 1909. En la segunda, en la que alternó con Eligio Hernández (Serio) y José Álvarez (Tello), en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, el 6 de junio de 1909, lidiando reses de la señora viuda de don José Atanasio Martín, fue cogido y lanzado al aire, resultando con una grave cornada en el esfínter anal. Aunque se diagnosticó como grave, a todos sorprendió su muerte, acontecida a consecuencia de aquel accidente, el 19 de junio de 1909. Tello, por su parte, estuvo ignorante y torpe, pasándose la mitad de la corrida en el aire, tal y como si fuese un palomo zacatecano y la otra mitad sobre la arena y arrastrándose, dejando al descubierto su valor temerario. Tuvo Antonio Andrés una especialidad sobresaliente: la de recortar capote al brazo. Su serenidad y seguridad en esta suerte era asombrosa. Posiblemente en el él se malogró un torero de primera categoría. "

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra al escribir sobre la tragedia de este lidiador, cita  que << sus primeros triunfos los alcanzó Antonio Andrés (el Trueno) por tierras del antiguo reino de León, y más concretamente en Valladolid. Pero cuando se presentó en su Sevilla natal renovó allí sus éxitos. En el albero de la Real Maestranza sevillana hace el paseo el 6 de junio de 1909, y al intentar dar muerte a su primer enemigo, del hierro de José Anastasio Martín, es herido en la región anal, falleciendo a consecuencias de ello en la citada capital andaluza el día 19 del mismo mes de junio de 1909, con sorpresa de la afición que no esperaba tal desenlace. "


El infortunado diestro es conducido a la enfermería.
De la hemeroteca de don José Antonio Román Romero

Refiere don José Antonio Román Romero en su Blog taurino De Hombres Toros y Caballos que Antonio de Andrés, "el Trueno", nació en Sevilla, en la “Puerta de la carne”, hacia 1885, su aprendizaje es en el Matadero de Sevilla y comenzó sus andanzas taurinas en Salamanca y Valladolid, Debuta en Valladolid el 10 de junio de 1906, con ganado de Castro. En este año de 1906 y en el siguiente se le repitió en los carteles de Valladolid. Debuta en Sevilla En la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla debutó en una de seis aspirantes el 21 de junio de 1908 y repitió el 5 de julio junto a Jaqueta y Copao con novillos de Coruche. El 6 de junio de 1909 es cogido en Sevilla cuando ya había matado a sus dos novillos cogido por el sexto “Abaniquero” de Anastasio Martín que correspondía a El Serio que estaba en la enfermería. Durante toda la novillada había estado muy valiente, fue varias veces volteado e ingresó en la enfermería, donde se hallaban sus dos compañeros, los otros dos matadores; pudo excusarse de seguir toreando, pero un punto de vista de honra torera le impulsó a salir a matar al sexto novillo., un tremendo torazo, tuerto del derecho y de kilométricos pitones. Vestido con una blusa -pues su chaquetilla había quedado destrozada- se dispuso a estoquear a "Abaniquero", y éste le dio la cornada mortal. La cogida ocurrió al entrar a matar. Murió en, la mayor miseria. El autor de "Treinta años de crítica taurina" en "El Liberal de Sevilla", inició una suscripción para la familia del desgraciado diestro, que encabezó con 25 pesetas. Antonio de Andrés, "el Trueno", había despertado simpatía entre sus paisanos. Contaba veinticinco años de edad era huertano y vivía con su abuela y una hermana soltera. Su pundonor profesional le arrastró al fin trágico que tuvo. Muere el día 19 de junio de 1909.

DIEGO AINA RODRÍGUEZ "MARINERO" (1875 - 1909)

Rehiletero cogido y muerto por un novillo el 29 de junio de 1909 (Accidentes oculares en la Tauromaquia I  de (1801-1941) de los doctores Puertas y Celis.)

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino, disiente de esta fecha, al decir que << el 20 de junio de 1909, era mortalmente herido en la plaza de Carabanchel Bajo el malagueño Diego Aina Rodríguez (Marinero), al perder el estribo en el momento de intentar saltar la barrera. El novillo de Carreros que le perseguía le empitonó por la espalda y prácticamente le atravesó. El deceso se produjo al entrar a la enfermería del recinto. "

Por su parte, don Juan José Zaldívar Ortega, refiere de este lidiador, que << Diego Aina Rodríguez (Marinero), banderillero malagueño, nacido en 1875, falleció por asta de toro el 20 de agosto de 1909 a los 34 años de edad. Comenzó a trabajar como tal hacia 1895. Le correspondió, en una corrida, celebrada el citado día, banderillear el quinto toro, de la ganadería de Carreros, en la plaza de toros de Vista-Alegre, en Carabanchel Bajo (Madrid), y al retrasarse en la salida del par, el novillo le persiguió de cerca, llegando apurado a la barrera, y sin duda por la precipitación y el azoramiento, resbaló al pisar el estribo, en el momento en que el novillo se cernía sobre el bulto y, derrotando con furia, ensartó al infortunado, causándole una horrible cornada en la espalda, con salida del cuerpo por el pecho, mortal de necesidad.  Muriendo antes de llegar a la enfermería de la plaza. "


Diego Aina Rodríguez "Marinero"
Cortesía del Blog Taurino "A los Toros"

Refiere D. Víctor, en su Blog taurino en la WWW: "A los Toros", que el 20 de junio de 1909 fue corneado mortalmente en la plaza de toros de Vista Alegre de Madrid el banderillero Diego Aina Rodríguez (Marinero). Tras clavar un par de banderillas al quinto de la tarde fue alcanzado junto a tablas, sin tener tiempo para saltar la barrera fue herido en la región dorsal penetrando el pitón en más de su mitad, le atravesó el pecho. Trasladado a la enfermería nada pudo hacerse por salvar su vida y sólo pudo recibir los Santos Óleos.

El parte facultativo facilitado por el doctor Pamplona decía: "El banderillero Diego Rodríguez (Marinero); herido por el quinto toro, ingresó en la enfermería con una herida inciso-contusa penetrante, de seis centímetros de extensión y en el límite inferior de la región dorsal izquierda, cerca de la columna vertebral; la herida lleva la dirección de abajo a arriba, midiendo una profundidad apreciada de doce centímetros. En el trayecto de la herida se ha apreciado la fractura de la décima costilla izquierda penetrando en el tórax e interesando la base del pulmón izquierdo."

Los seis astados lidiados, grandes y con desarrollada cornamenta, pertenecían a la ganadería de Carreros. Todos tuvieron peligro ya que cuando acudían a los engaños lo hacían defendiéndose y buscando al torero, llegaron a la muerte descompuestos y con la cabeza alta. "Marchenero" fue cogido por el primero recibiendo un puntazo en el muslo derecho. "Agujitas Chico" mató cuatro toros y en su haber estuvo la brevedad con que se deshizo de ellos. "El Segoviano" sólo mató el tercero de pinchazo y una buena estocada.También resultaron heridos "Chatín", con contusiones en la frente y muslo derecho; el picador "Zurito Chico", con contusiones en la frente, con equimosis; "Magritas", con una herida contusa en el labio superior y Antonio Jiménez, con contusión de ligamentos en el pié izquierdo.

La revista taurina "El Enano", No 21, del 24 de junio de 1909 refiere: Carabanchel, 20 de junio. Cogida y muerte de Marinerito.- Con una gran entrada se ha celebrado esta tarde la corrida lidiándose ganado de Carreros. Los toros fueron grandes y con madera bastante. "Agujetas hijo" quedó muy mal en todo, demostrando mucha ignorancia. "Segovianito" estuvo trabajador y afortunado con el estoque. En el quinto toro, después de dar un buen par Marinerito, salió perseguido por el bicho hasta las tablas, que intentó saltar, perdiendo el estribo y fue encornado por la espalda. Recogido por varios empleados de la plaza, fue conducido á la enfermería y reconocido por los médicos, éstos ordenaron que le administraran la unción. Unos instantes después fallecía el desgraciado banderillero.
He aquí el parte de las heridas que sufrió el desventurado Marinero: "El banderillero Diego Rodríguez (Marinero) ingresó en esta enfermería durante la lidia del quinto toro con una herida inciso contusa de seis centímetros de extensión en el límite inferior de la región dorsal izquierda cerca de la columna vertebral. La herida lleva la dirección de abajo á arriba y de otras adelante, midiendo una profundidad apreciable en unos doce centímetros; en el trayecto de la herida se ha apreciado la fractura de la décima costilla izquierda. El cuerno ha penetrado en el tórax, interesando la base del pulmón izquierdo. Dr. PAMPLONA." Descanse en paz el desventurado torero. El entierro del banderillero Marinero, muerto en la plaza de Vista Alegre el domingo último, se verificó el martes 22. El cadáver fue conducido en un modesto coche da dos caballos. Varias coronas de sus compañeros veíanse sobre el féretro con dedicatorias. Hasta el cementerio de Carabanchel llegaron los matadores de novillos Platerito, Carbonero, Montes y Agujetas hijo, muchos banderilleros, picadores y amigos del finado, donde recibió sepultura el infortunado torero.

ALFREDO SÁNCHEZ ROMERO "ROMERITO DE ASTURIAS" (1875 - 1909)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de La Condesa en Ciudad de México (1907-1946)

Cortesía de don Xavier González Fisher/ Sitio Web: http://laaldeadetauro.blogspot.com

Rehiletero español cogido y muerto por un burel de nombre “Almanaque”, el 27 de junio de 1909, era  el segundo de la tarde y pertenecía  a uno de los seis novillos de la Ganadería de San Diego de los Padres, destinados a Antonio Ortiz “Morito”, Joaquín Delgado Vela y Jesús Tenes, y fue el causante de la muerte del banderillero español Alfredo Sánchez “Romerito de Asturias”. Al colocarlo en suerte para que fuese picado, el ejemplar alcanzó violentamente a Sánchez, que al incorporarse, el astado tiró seco derrote que le dio en el pecho. Cuando era colocado en la mesa de operaciones, el banderillero hispano dejó de existir. Nada pudo hacer la ciencia, salvo dar fe de su fallecimiento.

El maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere sobre este lidiador, que << Alfredo Sánchez Romero (Romerito de Asturias), fue un banderillero de novillos, nacido en Oviedo (Asturias) hacia el año 1875 y quien falleció en 1909, con 34 años de edad. El día 7 de junio de 1909 se dio en la Plaza de Toros de El Toreo de la Condesa (ciudad de México, D. F.), una corrida de toros de la ganadería azteca de San Diego de los Padres,  actuando de estoqueadores los diestros sevillanos Antonio Ortiz (Morenito) y Joaquín Delgado Vela, y el mexicano Jesús Tene, El segundo toro le enganchó al pretender incorporarse, corneándole sobre seguro en pleno pecho, interesándole el pericardio, la pleura y los pulmones. A pesar de la mortal cornada que recibió, Romerito tuvo aún fuerzas para levantarse y tirarse al callejón. Conducido a la enfermería, vivió en ella veinticinco minutos. No llegó a tener grandes facultades de torero, pero sí era valiente, y por ello creía, sin duda, ser invulnerable ante las astas de los toros, animales que llegado el momento, nadie les detiene y se cumple irremediablemente el destino. Para librarse de las quintas o para conquistar allende de los mares fama y dinero, se embarcó para México, dedicándose al principio a dependiente en un comercio, oficio éste muy propio allá entre asturianos, gallegos y santanderinos. Se aficionó a torear, abandonando el mostrador por los toros, empezando a poner banderillas en 1897, a las órdenes de modestos espadas, hasta que falleció. "

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino, cuenta de su suerte, que << en la capital mexicana,  el 27 de junio de 1909, actúa en una novillada el ovetense Alfredo Sánchez Romero (Romerito de Asturias) en la que se corren reses de la vacada de San Diego de los Padres. Es tan gravemente herido en el pecho, que fallece a la media hora de haber sido ingresado en la enfermería de la plaza. "

JUAN MARTÍNEZ (18XX - 1909)

Solo para efectos ilustrativos

Ciudad de Sidi Bel Abbés, Argelia

Cortesía del Sitio Web: http://.panoramio.com

Matador de novillos, del que sólo contamos con la referencia de su trágica muerte acaecida en la Plaza de Toros de Sidi-Bel-Orbes (Argelia), la tarde del 5 de julio de 1909, a consecuencia de una cornada en el cuello. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega,  de su obra “Víctimas del Toreo”).

 

Por su parte,  y en abundamiento de la información anterior, el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << Juan Martínez no sobrepasó la categoría de novillero principiante y escasísimas son las noticias que se tienen de su quehacer en los ruedos. Sí se conoce que al tomar parte en un festejo modestísimo en la localidad argelina de Sidi Bel Abés, el 4 de julio de 1909, fue herido de tan extrema gravedad  que su fallecimiento se produjo el siguiente día. "

 

Como cultura general, este autor ha investigado que Sidi Bel Abbés (en árabe: ولاية سيدي بلعباس ), es uno de los vilayatos o provincias de Argelia. Su capital es la ciudad de Sidi Bel Abbés. Se sitúa al noroeste del país. 

MIGUEL BELLO (18XX - 1909)

El valeroso Miguel Bello
Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Picador en ratos libres, era caporal y también guarda plaza de El Toreo de la Condesa. El 16 de julio de 1909, en la plaza del Toreo de La Condesa se desencajonó, una novillada de Piedras Negras. Uno de los novillos alcanzó el callejón del coso y se encontró con Miguel Bello, infiriéndole una cornada penetrante de vientre, mortal por necesidad. La novillada se realizó el 18 de julio de 1909 con el cartel que conformaron Samuel Solís y Pascual Bueno, con los novillos tlaxcaltecas de Piedras Negras. No sucedió nada extraordinario en el festejo. El día 20, martes para ser exactos, dejó de existir este singular personaje en la enfermería del gran coso, donde se le estaba atendiendo.

Al respecto de este personaje de la Fiesta,  el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”, que << Miguel Bello, fue un picador mexicano, que en la corrida celebrada en la ciudad de México el 17 de julio de 1909, recibió una cornada en el vientre propinada por una res de la ganadería de Piedras Negras, a cuyas resultas falleció en la misma ciudad el 20 de julio de 1909. "

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que, << al desencajonar una corrida en México, el 16 de julio de 1909, el conserje de la plaza capitalina, Miguel Bello, fue herido de tal gravedad que el fallecimiento no tardó en producirse. "

Don Ángel Villatoro, el erudito taurino, refiere en su "Antología Taurina Mexicana" (página 96), que << Miguel Bello. Banderillero. Actuó bastante en la capital, y sobre todo en los Estados. El espada Manuel Caballero lo llevó a sus órdenes en las corridas que lidió en Atlanta, Georgia (U.S.A) en 1895. Retirado de la profesión ocupó el cargo de conserje de la plaza "El Toreo" de México. Al desencajonar una corrida en dicha plaza el 16 de julio de 1909 fue cogido por un toro, dándole tal cornada, que lo mató en el acto. >>


El banderillero, picador, mayoral y guarda plaza Miguel Bello
Cortesía del historiógrafo taurino Dr. José Francisco Coello Ugalde
https://ahtm.wordpress.com/2011/06/page/2/

JOSÉ MARRERO BÁEZ "CHECHE DE LA HABANA" (1870 - 1909)

Foto cortesía de don Armando Moncada
http://pulquesfinoslavirtud.blogspot.com/2009/08/blog-post.html

Matador de Toros que nació en la Habana Cuba el 19 de marzo de 1870.  Tomó la alternativa en la Ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León (Méjico), el 31 de julio de 1892 de manos del famoso matador mexicano Ponciano Díaz.  Fue mortalmente corneado en el pecho cuando entraba a matar por "Carito", un toro de la dehesa de Chapadero el 9 de agosto de 1909 en Ciudad Jiménez (Estado de Chihuahua en Méjico).  Murió dos días después, a resultas de sus heridas, el 11 de agosto de 1909. No actuó nunca en España. (Crónica del historiador Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo).

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  lo siguiente respecto a su andadura taurina" no actuó nunca en España, pero si había tomado la alternativa en el coliseo mexicano de Monterrey el cubano José Marrero Báez (Cheché de La Habana), quien sería mortalmente herido por un astado de la ganadería de Chapadero, cuando actuaba en la plaza de toros de la localidad azteca de Jiménez, en el estado de Chihuahua, el 9 de agosto de 1909. El óbito ocurriría dos días más tarde. "

La página taurina Historia del Torero refiere de este lidiador, que fue un << Matador de toros nacido en La Habana (Cuba) en 1870. Toreó a las órdenes de Andrés Pérez. En 1889 marchó a México y acompaño a Pociano Díaz, quien el 31 de julio de 1892 le concedió la alternativa en la plaza de Monterrey. En la corrida que se celebró en Ciudad Jiménez (Chihuaua) el 9 de agosto de 1909, el tercer toro de la tarde, “Curito”, de El Chapadero, le hirió en el pecho de tal gravedad que falleció dos días después. " (Fuente: http://.historiadeltorero.com)

José Marrero Báez,"Cheche de la Habana", modesto torero cubano que, si bien no tuvo la gloria de ser figura, fue muy conocido en la provincia mexicana, particularmente en el norte el país. Cheche llego a México en 1889 buscando oportunidades en nuestra fiesta brava, ya que en la isla eran muy limitadas. Había nacido en La Habana el 19 de marzo de 1870 y desde pequeño quiso ser torero. Tras de correr la legua en muchas plazas del territorio nacional, se coloco como media espada en la cuadrilla de Ponciano Díaz, mismo que le otorgo la alternativa en Monterrey, en 1892. Poco se sabe de su quehacer taurino y no se tienen referencias de actuaciones suyas en las plazas de la capital. Alcanzo fama en la frontera norte, particularmente en Tijuana y Cd. Juárez. En 1905 el empresario y magnate norteamericano Tim Wolfe construyo una plaza y organizo corridas en Gillette, Colorado, cerca de Denver, en las que Cheche participo, llevando como banderilleros a Carlos García y Antonio Setrea. Contrajo matrimonio con Maria Aguirre"La Charrita Mexicana", rejoneadora y torera nacida en Zamora, Michoacán en 1875 y viuda de Timoteo Rodríguez, otro torero de la legua que había fallecido por cornada en Durango, en 1895. El 9 de agosto de 1909, toreando en la plaza de Ciudad Jiménez, población del sur de Chihuahua, el tercer toro de la corrida, de nombre"Curito" o"Carito" perteneciente a la ganadería de Chupadero o Chapadero, al entrar a matar le propino una cornada de suma gravedad en el pecho, a consecuencias de lo cual perdió la vida dos días mas tarde.
Fuente: Don Armando Moncada http://pulquesfinoslavirtud.blogspot.com/2009/08/blog-post.html

MARRERO DÍAZ, José (Cheché de la Habana), matador de toros, nacido en la hermosa ciudad de La Habana en 1870, falleció el 11 de agosto de 1909, a los 39 años de edad. El día 9 de agosto, toreando en la Plaza de Toros de Jiménez (Chihuahua), al matar un toro, llamado “Carito”, de la ganadería del Chapadero, tercero de la tarde, fue cogido, sufriendo una gravísima cornada en el pecho, a consecuencia de la cual falleció dos días después. Se aficionó al toreo a consecuencia de su oficio de matarife, que le permitió ensayar todas las suertes con el ganado destinado al sacrificio en el rastro. A los dieciocho años se presentó en la plaza cubana de Regla, en la cuadrilla de su paisano Andrés Pérez, a quien acompañó en muchas corridas en la isla. En agosto de 1889 se fue a nuestro México, y allí, en la cuadrilla de Ponciano Díaz, éste matador muchas veces le cedió algún toro para que probara sus actitudes de lidiador. Tales pruebas fueron tan satisfactorias, que una tarde del 15 de septiembre de 1890 o 91, como tuvo ocasión de comprobar la noble y entendida afición zacatecana de aquellos años, cuando Ponciano Díaz, lo llevó en su cuadrilla a torear a la Plaza de Toros San Pedro (Zacatecas, México), en la que le cedió un toro, quedando mejor que su jefe. A raíz de esos éxitos el propio jefe y maestro Ponciano Díaz le confirió la alternativa en la Plaza de Toros mexicana de Monterrey, en la corrida celebrada allí el 31 de julio de 1892. Ese mismo año y en una de las corridas de la Feria Taurina de Zacatecas debió presentarse como matador en la citada Plaza de San Pedro. Y así fue, pues tal presentación tuvo lugar el 21 de enero de 1900. Desde el principio fue muy querido de los aficionados zacatecanos y su recuerdo ha pasado de generación en generación.
Fuente:
Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega
http://www.fiestabrava.es/pdfs/SANP-3.pdf

El afamado historiógrafo Luis Ruiz Quiroz refiere que el 13 de marzo de 1982 se inaugura la plaza de toros de Tula Hidalgo y torean Ponciano Díaz y José Marrero Cheche que matan toros de Cazadero.

Es menester, para empaparse a fondo sobre del rodaje taurino de este personaje de la fiesta, el leer los trabajos de investigación del docto historiador taurino, Francisco Coello Ugalde, quien mantiene dadivosamente para la humanidad, en la Internet, una bellísima y muy completa página virtual llamada: "Aportaciones Histórico Taurinas Mexicanas" y donde presenta una detallada recopilación de las andanzas del matador de alternativa José Marrero "Cheché de la Habana".
Fuente:
http://ahtm.wordpress.com/2011/01/31/de-figuras-figuritas-y-figurones/

ANTONIO LUQUE "GORDO " (XXXX - 1909)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del eximio pintor español Joaquín Sorolla Y Bastida

Cortesía de Archivo imágenes Oronoz.

Picador que actuando en Murcia el 7 de septiembre de 1909, sufrió una caída y cayó en los mismos pitones, y el diestro se levantó echándose las manos al vientre y gritó: "Cogerme, que me muero" y así fue. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega/ de su obra “Víctimas del Toreo”.) 

JOSÉ PACHECO "VENENO" (1844 - 1909)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor coetáneo español Emilio Fernández Galiano 

Picador de toros, natural de El Puerto de Santa María, donde nació en 1844, siendo su última corrida la del 17 de julio de 1887, y falleció de un disparo a la cabeza el día 16 de noviembre de 1909. No pasó de ser un picador de segundo orden,  pero era bien acogido por el público, y en su labor resultaba práctico por la gran fortaleza de su brazo.

 

Fue un piquero de segundo orden, pero práctico para la lidia por su fortaleza más que por su decisión. Fue primero encerrador en el matadero de dicha población, ocupación que abandonó a los veintiséis años de dad para comenzar a picar en novilladas en la temporada madrileña;  el 20 de marzo de 1870 hizo su presentación en Madrid en una corrida de novillos, en la que, tras la lidia de embolados y la mojiganga “Las fraguas de Vulcano”, se corrieron cuatro toros en puntas del ganado de don Agustín Solís, que fueron estoqueados por Gregorio López Calderón y Pedro Capón.

 

Figuró con frecuencia en novilladas y a poco aparecido en los carteles con el apodo de Veneno. Siguió actuando las temporadas siguientes y en la de 1875 picó toros por primera vez en la Plaza de Toros de Jerez de la Frontera, y el 24 de septiembre de 1876 alternó por primera vez en tan en la nueva Plaza de Toros de Madrid, picando en unión de Julio Fernández seis toros de don Ildefonso Núñez de Prado, que estoquearon Manuel Carmona y Luque “El Panadero”, Rafael Molina “Lagartijo” y José Lara “Chicorro I”.

 

Desde entonces trabajó mucho en corridas formales, unas veces como reserva, otras sustituyendo a algún compañero lesionado, y saliendo con un espada a quien la empresa proporcionaba el personal. En tal categoría trabajó en la temporada de 1877. Su nombre aparece de continuo en la Plaza de Madrid de 1876 a 1887, siendo su última corrida la del 17 de julio de 1887, en la que estoquearon “Lagartijo, “Frascuelo” y Mazzantini. En 1879 figuró en la cuadrilla de Felipe García a intentó suprimir su apodo por las burlas a que daba lugar. La revista El Toreo empezó a llamarle “Solimán el Magnífico”, y “Veneno” optó por quedarse con el que tenía. Figuró en las Corridas Reales de 1878 y 1879. Le concedió el 11 de julio de 1880 la alternativa a Juan Moreno “Juanerito”. De las razones de su muerte nada se explica más que el hecho de haber recibido muchos golpes en su azarosa profesión. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

JUAN MORENO CASTRO << JUANERILLO > (1848 - 1909)

Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

Juan Moreno Castro más conocido por “Juanerillo”, nace en año 1848. Entró a formar parte de los subalternos de la fiesta de los toros en el año 1872 como torero de a caballo que era como se le denominaba a los picadores en el siglo XIX.  Actuó en Córdoba por primera vez con el espada Manuel Molina Sánchez, hermano de "Lagartijo". A los 25 años debuta como picador en Madrid figurado posteriormente en las cuadrillas de los espadas cordobeses Rafael Guerra Bejarano "Guerrita" y Rafael Bejarano Carrasco "Torerito”.  Era muy robusto y fue adquiriendo una gordura tan extraordinaria que decían los aficionados, les parecía imposible que hubiera caballo que pudiera sostener aquella corpulencia tan descomunal.  Como picador cubría todas los requisitos necesarios para el buen hacer de su oficio, tenía valor, era robusto, sabía montar como jinete y conocía el arte de la torería. Muere en Córdoba en año de 1909 de una forma trágica.

Fuente:
http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Juan_Moreno_Castro_%22Juanerillo%22

Cita don José Antonio Román Romero, el historiógrafo taurino, que mantiene generosamente en la Red el Blog Enciclopédico: "De Hombres, Toros y Caballos", que una vez más la desesperación impulso a un ex diestro a quitarse la vida. Indudablemente reveses de fortuna o alguna enfermedad de esas que; al presentarse en la vejez, amenazan con ser crónicas, fue la causa de que un desgraciado haya puesto fin a su existencia. El sábado, se suicidó en Córdoba el que fue picador de toros Juan Moreno (Juanerito). Realizó su trágico propósito en su domicilio, calle Mayor de Santa Marina, núm 22, acostándose en su lecho y haciéndose un disparo de revólver en la sien derecha, que produjo la muerte. No se conocen los móviles del suicidio.

Nació Juan Moreno en Córdoba y era hijo de un guarda de ganado, llamado también Juan, y de Dolores Castro. Abandonó el oficio de su padre, y a los dieciocho años de edad actuó como picador en una novillada que se celebró en Córdoba, en la que estoquearon reses de Barbero los entonces novilleros Manuel Díaz (Lavi) y Manuel Molina. José Calderón le dio la alternativa de picador en la plaza de Madrid el año 1879 en una corrida de reses de D. Antonio Hernández, en la que fueron espadas Lagartijo, Currito y Frascuelo. No fue una notabilidad en su arte, y quizá se opusiera a ello la excesiva obesidad que adquirió cuando aún podía, por su edad, haber realizado actos de arrojo y agilidad. Hacía unos veinte años que le habíamos visto por última vez, y parecía imposible que hubiera caballos de picar que pudieran sostener aquella enorme corpulencia, mayor aún que la del entonces inmenso Emilio Bartolesí.

No figuró mucho tiempo en cuadrillas fijas, pero picó mucho con Lagartijo, Frascuelo, Bocanegra, Manuel Molina, Guerrita y Torerito. Con los dos últimos citados fue con los que más trabajó en los últimos años de ejercicio, no como picador fijo, sino en aquellas ocasiones en que tenía que substituir a otro o cuando en corridas cercanas a Córdoba, había que aumentar el personal de las cuadrillas. Dos percances sufrió durante su profesión, y ambos fueron idénticos en Madrid, el día que tomó la alternativa, en una caída se fracturó el brazo izquierdo, y al año siguiente, en la plaza de Valencia, volvió a sufrir igual fractura.

JULIO BONILLA (RECORTES) (1855 - 1909)

Solo para efectos ilustrativos
“El lecho de muerte” (1895)
Obra del genial pintor y grabador  noruego de la angustia y los tormentos
Edvard Munch (1863-1944)

Julio Bonilla “Recortes”, cronista taurino mexicano que habiendo nacido en Jalapa Veracruz (México) el 31 de marzo de 1855, fallece trágicamente  en la Ciudad de México,  el 1 de marzo de 1909, como consecuencia de haber sido atropellado el día anterior al dirigirse a la corrida en El Toreo de México.
Fuentes: (LRQ) Cronista de la ANCTL; (ADARBO) Página Suerte Matador

Como muestra de su gran calidad profesional, vale destacar que fue corresponsal en México del semanario madrileño “El Toreo”, asimismo, desde 1884, propietario, fundador y director del reconocido diario taurino “El Arte de la Lidia”  que se publicó durante años y donde sus comentarios eran considerados en ese entonces como artículo de fe y de que gozara de un especial reconocimiento de los taurinos, incluso todo parece indicar que don Julio Bonilla (Recortes) es quien convence a Ponciano Díaz de incursionar en España, para mostrar sus habilidades charro-taurinas, y a donde le acompaña  como su representante, solo para toparse con la crítica española, respecto de Ponciano Díaz como matador de toros, al ser generalizado el juicio que no esta muy suelto en el manejo de la muleta, razón por la que en este concepto es poco artístico su trabajo; pero que en cambio reúne gran certeza para herir en lo alto, y suma facilidad para practicar la suerte aguantando. Es, además,  excelente conocedor de la lidia de las reses, y no tiene rival clavando banderillas a caballo…
Fuente: Don Jesús Torres Briones
http://www.vozcharra.com/22419

El matador de toros mexicano Ponciano Díaz
http://www.flickr.com/photos/lostoros/856370971/sizes/m/in/set-72157600916193782/

MARÍA LUISA NOECKER (XXXX - 1909)

Solo para efectos ilustrativos
“El grito”
Obra del genial pintor y grabador  noruego de la angustia y los tormentos
Edvard Munch (1863-1944)

En el libro íntimo “Mis Veinte Años de Torero”, publicado en 1924, Rodolfo Gaona y Jiménez, “el Califa de León”  (1888-1975),  contó al escritor Carlos Quirós “Monosabio”, que una señorita hija de alemanes, María Luisa Noecker, se aficionó a los toros y se hizo “gaonista", pretendiendo conocer al torero a través de un hermano de Refulgente Álvarez (de nombre Cirilo Pérez y quien tenía un puesto de huevo y otros artículos en el mercado de San Juan) y de Enrique Frutos, sobrino de “Ojitos”, quienes la invitaron a una fiesta, a la que supuestamente asistiría Rodolfo. Al parecer, la dama asistió al festejo de marras, bebió más de la cuenta y después alguno de los asistentes abusó de ella aprovechándose de su estado inconveniente, lo que motivó que ella optara por suicidarse (entre 1909 y 1910). Entre las cosas que se encontraron en la cercanía de su cadáver, estaba un retrato de Gaona y un medallón con una fotografía del diestro. Al iniciarse las averiguaciones del hecho, se logró saber que para trasladar a la señorita Noecker a la fiesta, se presentó un automóvil en su domicilio y el conductor indicó que iba de parte de Rodolfo Gaona, motivo por el cual, se le llamó a rendir declaración ante las autoridades investigadoras, pero al establecer fehacientemente que estuvo en el teatro y en algún restaurante acompañado de Remigio Frutos “Algeteño”, su mozo de estoques, fue dejado en libertad. Los periódicos “El Imparcial”, “El Heraldo” y “El País” iniciaron de inmediato una campaña en contra del torero, exigiendo su detención y enjuiciamiento y así, se libró en su contra una orden de captura, por lo que fue ingresado en la cárcel de Belén, donde fue compañero de celda de “El Tigre de Santa Julia”. Rodolfo Gaona y Jiménez fue dejado en libertad veintiún días después de su captura, al quedar claro para la autoridad judicial que no había tenido absolutamente nada que ver en los hechos que culminaron con el suicidio de María Luisa Noecker. Dijo el Petronio al respecto: A los veintidós días, una mañana me dijeron que estaba libre, por… falta de méritos. Me privaron de la libertad, me difamaron, me escarnecieron y luego: Puede usted retirarse, porque no hay méritos… La justicia ni siquiera me dijo ‘Usted dispense’… A las puertas de Belén me esperaban como dos mil personas que, cuando me vieron aparecer en las puertas de la cárcel, me dieron una ovación. Esa ovación no podré olvidarla. Es de las que más he agradecido: era la satisfacción que se me dio por lo que la prensa y la justicia me habían hecho…
Fuentes:
Don Xavier González Fisher
http://crisolplural.com/2008/10/30/posada-y-los-toros/
Don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Rodolfo Gaona
Rodolfo Gaona
http://www.mediotiempo.com/mas-deportes/noticias/2010/03/15/rodolfo-gaona-un-idolo-revolucionario

HIRAM BEMENT JR. (1833 - 1909)

Solo para efectos ilustrativos
Cementerio Foster en Galena, LaPorte, Indiana
Cortesía de Holly Jenks.

Refieren en el diario “Michigan City News” del día 13 de octubre de 1909 (página 4, columna 1): “Corneado a muerte en su finca la noche anterior”. Se trata de Hiram Bement  Jr., de 76 años de edad, que fue atacado por un toro bravo y tan terriblemente herido que le causó la muerte el martes 12 de octubre. Hiram Bement, uno de los más conocidos agricultores residentes de Galena (Indiana, USA) sufrió una terrible muerte anoche al ser atacado por un toro bravo en su finca cerca de Three Oaks (Michigan). El anciano fue herido gravemente y vivió sólo una hora o dos después que las lesiones fueron infligidas. El Sr. Bement salió al corral a eso de las 6 de la tarde para cuidar las tareas ordinarias de la noche, pero a pocos minutos de estar fuera de casa, un toro bravo, que por lo mismo había sido descornado, lo embistió con su cabeza, lanzándolo al aire y para después pisotearlo y seguir atacándolo con su encornadura mocha, aplastándole el pecho e infiriéndole otras heridas hasta dejarlo inerte. El predicamento del anciano llamó la atención de un transeúnte, quien alejó al toro con un palo, pero su heroica ayuda resultó tardía.  El Sr. Bement fue recogido del suelo y llevado a casa y un médico de Three Oaks fue llamado, pero sus daños eran de carácter grave y su muerte se produjo en una hora o dos, poco después de la llegada del doctor. El Sr. Bement, de 76 años de edad, había vivido en Galena casi toda su vida, su condición económica era saludable y era muy conocido en la parte noreste del condado. Le sobrevive su Viuda sin hijos. Los servicios fúnebres del difunto tuvieron lugar en su casa en Galena, y le ofició misa el Reverendo C. H. Hickman de la Iglesia de  Rolling Prairie M. E. siendo sepultados sus restos en el Cementerio Foster.
Fuente:
http://www.dunelady.com/laporte/cemeteries/Foster/Foster.htm

RAFAEL MARTINEZ "CERRAJILLAS" (XXXX - 1909)

Rafael Martínez "Cerrajillas"
Foto y Crónica del historiador José Antonio Román Romero

Rafael Martínez, “Cerrajillas” debutó como banderillero en una corrida toreada, el año 1884, en Córdoba por "Bebe chico" y "Pesca", se lo llevo después Bocanegra, y con él y otros elementos formó la cuadrilla de niños cordobeses que dirigieron los antedichos matadores. Durante los años 90, 91 y 92 trabajó al lado de "Bebe chico", llamando extraordinariamente la atención de los públicos en banderillas al quiebro. Citaba muy cerca de la cara de los toros, les andaba, hasta el centro de la suerte, y, flexible como un junco, mete los brazos y sale limpio. Lo ejecutaba con toros banderilleados ya y que parecían carecer de condiciones para ello. Lo pudieron comprobar los que tuvieron la dicha de presenciar la corrida que se dio en Córdoba para, con su producto, redimirle del servicio militar, y a los que presenciaron una corrida en Pascua de Navidad en la misma plaza, en cuyas funciones banderilleó como quiso, y mató, en la de Pascua, de una soberbia estocada, un hermoso toro del señor Marqués de los Castellones. Otras Veces ha empuñando "Cerrajillas" las armas toricidas alternando con "El Salamanquino", "Murciano", Parrao y "Algabeño". Desde 1893 figuró en la cuadrilla de Antonio de Dios, "Conejito". En el terreno particular tenia, el defecto de ser demasiado alegre, juerguista Incorregible, decían.

El 13 de Mayo de 1909 puso fin a su vida hiriendo gravemente a su esposa, he aquí el relato de los hechos publicado en "ABC" el 14 de mayo del mismo año: "Rafael Martínez (Cerrajillas), banderillero de la cuadrilla de "Lagartijo", llegó a su casa a las cinco de la mañana, después de pasar una noche borrascosa de colmado en colmado, acompañado de unos cuantos amigos de buen humor. Al entrar en la casa tropezó con su mujer, y sin mediar palabra ni disgusto alguno, sacó un revólver y disparó dos tiros sobre su mujer, Josefa Menstanza, la cual cayó al suelo bañada en sangre y gravemente herida. Creyendo "Cerrajillas" que la había matado, volvió el revólver contra sí y se disparó un tiro en la sien derecha, quedando muerto en el acto."


Publicada en "El Enano", el 14 de abril de 1901
Cortesía de don Alberto Gay Heredia
http://decastroero.blogspot.mx/2011/07/bandoleros-facinerosos-bandidos-y_21.html

"Rafael Martínez (Cerrajillas) era natural de Córdoba. Desde muy niño demostró sus aficiones por el arte de "Cúchares", tomando parte en cuantas capeas y novilladas se organizaban en los pueblecitos de Córdoba y Jaén. En 1890 entró a formar parte de la cuadrilla de "Bebe-Chico", con el cual vino a Madrid. Cuatro años más tarde, en la temporada de invierno de 1893-94, se presentó como matador de novillos; después, convencido de que por este camino no iba a ninguna parte, volvió a las banderillas, entrando en la cuadrilla de "Conejito". En la temporada de abono de 1900, al colocar un par, le cogió un toro de Benjumea causándole una gravísima herida en un pulmón, que le dejó resentido para toda su vida. Actualmente era banderillero de "Lagartijo". "Cerrajillas" era un torero pundonoroso y valiente; tañía muchas simpatías en la afición y entre sus compañeros."

Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/04/rafael-martinez-cerrajillas.html