Los toros dan y quitan

EMILIO RUIZ "LAGARTIJITO" (XXXX - 1890)

Obra del ilustre pintor bilbaíno Luis García Campos (1928-2011)

Un 30 de Marzo de 1890 se suicida el novillero Emilio Ruiz "Lagartijito" a consecuencia del fracaso que había obtenido en su actuación en Madrid
Fuente:
http://www.mediaveronica.com/Curiosidades-del-Toreo_es_23.html
http://www.cultoro.com/Noticias/17551/debuta-picadores-cordoba-fernando-cepeda-1986

En contraposición con la afirmación anterior, el diario "El País" del 14 de agosto de 1996 publicó una editorial de nombre "Los Toros de Agosto" donde cuenta entre otras cosas que: También agosto ha visto cosas tristes, como el suicidio de Emilio Ruiz, "Lagartijito", el 3 de dicho mes de 1890. La historia se remonta a marzo, cuando el joven Ruiz se presentó ante don Jacinto Jimeno, empresario de la plaza de Madrid, para exigir que le pusiera en una novillada. Según lo cuenta don Ventura, "no llevó carta alguna de recomendación, ni el señor Jimeno le conocía, ni había oído su nombre hasta entonces; pero vio en su firme actitud y en su mirada algo tan extraño que no vaciló en acceder a sus deseos". "Lagartijito" actuó en una novillada el 30 de marzo. Se vio enseguida que había equivocado la vocación. Estuvo torpe en todo, y sus dos enemigos fueron devueltos vivos al corral. Un público enfurecido le bombardeó con naranjas (el refresco más común en los toros de aquellos tiempos), y el presidente le multó con 50 pesetas por no retirarse al estribo al aparecer los cabestros. También fue multada la empresa por presentar tan lamentable espectáculo. "Después de aquel fracaso, vagó el desdichado Emilio Ruiz por Madrid triste y agobiado, por el recuerdo de su derrota". El 3 de agosto entró en el Café Continental de la calle de San Bernardo. Cenó, escribió dos cartas y se pegó un tiro en la sien. Murió en el acto. Cuando se enteró don Jacinto, el empresario, palideció. "El tiro que se ha disparado me lo hubiera soltado a mí de no haber accedido a su petición el día que me visitó para que le pusiera en el cartel. Lo leí en sus ojos. ¡De buena me libre!".
Fuente:
http://elpais.com/diario/1996/08/14/madrid/840021854_850215.html

En la revista "Los Toros", No 37 (publicada en Madrid, el 20 de enero de 1910)/ Sección Averiguador Taurino (página 21) citan que: "durante 1890 debutaron en Madrid los novilleros: Juan Antonio Cervera el 9 de marzo; José Rogel (Valencia) el 23 del mismo mes; Emilio Ruiz "Lagartijito", el 30, y Manuel Comeche "Espartero de Valencia" y "Bonarillo", el día 24 de agosto". (Fin de la Nota), con lo que se invalida la fecha de fallecimiento del 30 de marzo de 1890 que manejan varios cronistas en sus efemérides taurinas, siendo más veraz la información que provee el diario "El País".
Fuente:
http://www.bibliotecavirtualmadrid.org/bvmadrid_publicacion/i18n/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=1032353

MAGÍN FRANCH "MINUTO" (1868 - 1890)

Solo para efectos ilustrativos
“Toreros esperando el momento de salir al ruedo”
Luis Garay (1893-1956)

El 26 de agosto de 2014 recibí un amable correo electrónico del historiador Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", para allegarme una digitalización del madrileño semanario gráfico de los toros "El Ruedo", número 694, del 10 de octubre de 1957, donde en una editorial de "Don Ventura" de nombre "Remembranzas Taurinas- Sucesos raros y curiosos" refiere que pequeñito de cuerpo, ágil, valiente y habilidoso, Magín Franch, "Minuto", fue uno de los toreros catalanes que más sobresalían en su época. Banderilleaba con seguridad y rapidez, y después de meter los brazos y clavar, salía de la suerte dando saltitos de alegría. Toreó por última vez en la novillada verificada en Barcelona el 3 de agosto de 1890, en la que se lidiaron toros de la Viuda de Gota, y actuaron como matadores José Rodríguez Davié "Pepete", y Juan Gómez de Lesaca. A una de dichas reses dio Magín Franch el cambio de rodillas de una manera admirable por lo que fue objeto de una gran ovación. Ya no volvería a vestir el traje de luces. Pocos días después fue a la barcelonesa playa de San Carlos a bañar un caballo del administrador de la Plaza, don Mariano Armengol; arrastrado dentro del agua por dicho animal (por no querer soltar la cuerda con que lo sujetaba), se vio pronto cubierto por las olas, y al pedir socorro a grandes voces a unos amigos que presenciaban lo que estaba ocurriendo compareció un hombre que dijo impasible -con exposición de mi vida salvé hace poco a uno que se estaba ahogando, y no me han dado ni las gracias-. A todo esto, el desventurado Magín salió dos veces a la superficie, para desaparecer en seguida, y cuando llegó un hombre de buena voluntad que se metió en el mar para salvarle, le sacó muerto. Solamente contaba veintidós años.

De él se dijo: "Minutillo" era un banderillero muy pequeño de cuerpo, pero muy grande como torero"
Fuente: Revista "La Lidia" taurina, del 29 de enero de 1917