Los toros dan y quitan

MANUEL LUQUE ARCAS (1845 - 1880)

Solo para efectos ilustrativos
Aguafuerte en color del excelso pintor español  Daniel Merino

Manuel Luque Arcas, picador de toros, nacido en Sevilla el 25 de febrero de 1845, estuvo muy ocupado en la temporada de 1880, ya que los días 12 y 25 de abril  volvió a trabajar en Madrid con éxito, siendo muy aplaudido por una soberbia vara que colocó al sexto de la tarde de la segunda corrida, llamado “Pichichi”, de la ganadería de don José Antonio Adalid, antes de don Ildefonso Núñez de Prado, que aguantó ocho varas por cuatro caídas y tres caballos muertos. La labor brillante que venía realizando en la plaza de la Corte duró poco tiempo, pues el 9 de mayo de 1880 salió a picar por última vez en dicha plaza, en una corrida de seis toros, dos de don Ildefonso Núñez de Prado, dos de Pérez de la Concha, dos de Anastasio Martín y uno de don Ignacio Roquete; los seis primeros para “Lagartijo”, “Currito” y “Frascuelo”, y el último para Hipólito Sánchez Arjona. El primer toro, llamado “Agachaito”, negro y corniapretado, de don Ildefonso Núñez de Prado, dio una caída a Manuel Luque, que ya le había puesto tres puyas, y entró por su pie a la enfermería con una fuerte contusión en el vientre que al caer se produjo con la perilla de la silla. Ni el público dio importancia a la lesión, ni los médicos que le reconocieron tampoco. Arcas, pues, marchó a caballo a su hospedaje, con simples molestias, y a la mañana siguiente se declaró la peritonitis, muriendo el 11 de mayo de 1880. Fue Manuel Luque un varilarguero de los bueno, arrebatado a la vida cuando llegaba a la perfección su arte. Buen jinete y con grandes conocimientos de las reses, sobresalió en seguida por su decisión y su coraje, y se le olvidó injustamente a poco de morir. (Crónica del Dr. Juan José Zaldívar Ortega)

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere del trágico acontecer de este lidiador en su obra “Víctimas de la Fiesta” que << una peritonitis traumática, como consecuencia de una caída ocurrida en Madrid, el 9 de mayo de 1880, fue la causa del fallecimiento de Manuel Luque Arcas. El toro causante del siniestro atendía por “Agachaito” y lucía la divisa de Núñez de Prado. El deceso tuvo lugar en la madrugada del posterior día 12 de mayo de 1880 "

Refiere "Don Victor", el historiógrafo propietario del Blog en la Internet: "A los Toros" que el 9 de mayo de 1880, en la corrida celebrada esa tarde en la plaza de toros de la carretera de Aragón de Madrid, al picador Manuel Luque Arcas le correspondió picar al sexto toro, "Agachaíto", negro, corniapretado y pequeño, de la ganadería de don Ildefonso Núñez de Prado; debido a su escasa presencia el público se encolerizó pidiendo que fuera devuelto a los corrales. El animal, que arremetió con bravura a los jamelgos, tomó nueve puyazos, Manuel Luque le puso tres siendo derribado en el último, en la caída sufrió un fuerte golpe en el vientre con la perilla de la silla. Una vez asistido en la enfermería se trasladó montado a caballo a la fonda de la calle Gorguera -hoy Núñez de Arce- donde se hospedaba junto con el resto de sus compañeros de cuadrilla. Salió a cenar con ellos y ya de madrugada empezó a notar dolores y a tener algo de fiebre, horas más tarde se le declaró la peritonitis. Falleció en la madrugada del día 12. Su entierro fue presidido por Francisco Arjona Reyes "Currito" y por el empresario de la plaza Rafael Menéndez de la Vega, entre ambos costearon los gastos del sepelio.

NICOLÁS FUERTES Y LÓPEZ "EL POLLO" (1851 - 1880)

Banderillero de toros, nacido en Bañón (Teruel) el 6 de noviembre de 1851). Su primer oficio fue de mozo de fonda, y después de esquilador. Se dedicó al toreo, y tras actuar en diversas novilladas, se presentó en Madrid en corrida formal, el 9 de julio de 1876, a las órdenes de Manuel Fuentes “Bocanegra”. Toreó bastante, generalmente suelto, lo mismo en novilladas que en corridas de toros. En la corrida regia del 25 de enero de 1878 salió a las órdenes de Cayetano Sanz. Y no sólo toreó en España, sino que hizo una temporada en Montevideo. El 15 de agosto de 1880, a los 29 años de edad,  murió “El Pollo” de una tremenda cornada, el día que se celebró una novillada en Madrid con ganado de don Donato Palomino, de la dehesa de Chozas de la Sierra, que habían de estoquear Gabriel López  “Mateíto” y Tomás Parrondo “Manchao”. A la salida de una vara, el primer toro, de nombre “Valenciano”, o “Temeroso”, retinto, albardado y con cabeza, se arrancó hacia los chiqueros. Vaciló el banderillero Nicolás Fuentes y López y fue arrollado, cayendo al suelo. Pudo levantarse para volver a caer, arrojando sangre por el pecho. El novillo le había inferido una cornada mortal, a consecuencia de la cual falleció a poco de entrar en la enfermería. El matador Gabriel López “Mateíto” tuvo que rematarlo, imponiéndose con gran serenidad al pánico que el accidente causó en las cuadrillas.

 

Al respecto del  trágico suceso otra reputada fuente informativa detalla  de manera distinta la suerte de “Valenciano” al precisar que: - A la salida de una vara, el primer toro, de nombre “Valenciano”, retinto, albardado y con cabeza, se arrancó hacia los chiqueros. Vaciló el banderillero y fue arrollado, cayendo al suelo. Pudo levantarse para volver a caer, arrojando sangre por el pecho. El novillo le había inferido una cornada mortal, a consecuencia de la cual falleció a poco de entrar en la enfermería. El matador Gabriel López “Mateíto” no tuvo que rematarlo, ya que fue retirado al corral, pues aunque el expresado “Mateíto” realizó con “Valenciano” una faena de muleta muy aceptable, no llegó a estoquearlo, porque así lo pidió el público, tanto por la emoción que produjo la cogida como por el temor que llegó a inspirar dicha res, la cual, en uno de los seis saltos formidables que dio al callejón, faltó poco para que cayera en el tendido (El Ruedo, Nº 224, del día 7 de octubre de 1948)

 

Don Juan José de Bonifaz, el erudito taurino, de manera muy sucinta resume así su trágica singladura taurina: <<Muy poco después de ingresar en la misma enfermería de la plaza madrileña, exhaló su postrer suspiro Nicolás Fuentes López (el Pollo), víctima de una cornada en el pecho inferida, el 15 de agosto de 1880, por el novillo “Valenciano”, retinto y albardado, de la divisa de Donato Palomino. "

Refiere "Don Víctor", del afamado sitio en la Internet "A Los Toros" , que un 15 de agosto de 1880 , para festejar el día de la Virgen de la Paloma se celebró en el coso de la carretera de Aragón de Madrid una novillada con reses de don Donato Palomino, salieron bravas y con poder. El segundo astado, "Valenciano", negro albardao, astifino y con pies, al salir del primer encuentro con el caballo tropezó con el banderillero NICOLÁS FUERTES "El Pollo" al que le prendió por el pecho. Trasladado a la enfermería falleció al instante de ingresar, la herida se la produjo en la parte anterolateral izquierda y le destrozó el corazón. El mismo novillo que mató a Nicolás cogió a su vez al picador Pedro Ortega que resultó con conmoción cerebral y al banderillero "El Morenillo", contusión en la región inguinal derecha.

Por su parte el historiador José Antonio Román Romero cita en su Blog taurino en Internet: "De Hombres, Toros y Caballos", que, Nicolás Fuertes López "El Pollo" nació en Bañon (Teruel) el 6 de Noviembre de 1851; criado en Zaragoza, después de haber sido mozo de fonda y esquilador se aficionó al toreo, y como no era cobarde, no tardó en darse a conocer como un buen banderillero, recorriendo importantes plazas de España y Montevideo con muy buenos matadores, entre ellos Lagartijo y Frascuelo, en Madrid trabajo diferentes veces siendo la primera en las corridas reales de 1878 donde formó sin banderillear en la cuadrilla de Cayetano Sanz.

El 15 de agosto de 1880 se anunció una novillada en Madrid, en la que además de unos embolados, se lidiarían dos novillos de don Donato Palomino, los cuales serían estoqueados por “Mateíto” y “el Manchao” , apenas salió el primer novillo llamado “Valenciano”, a la salida de una vara que le puso “El Ronco” cogió descuidado al “Pollo” que dudo entre echarle el capote o salir corriendo y en ese momento le ocasionó una tremenda cornada en el pecho, que le atravesó el corazón, falleciendo en el acto .El novillo causo terror entre los espectadores pues saltó bastantes veces a la barrera y poniéndose de manos tiraba derrotes a los que ocupaban los primeros asientos por lo que a petición pública fue retirado al corral cuando Mateíto se disponía a estoquearlo, vestía de encarnado y oro El parte facultativo, dado por el doctor D. Antonio Alcaide, decía así: "Ha ingresado en esta enfermería durante la lidia del primer toro el diestro Nicolás Fuertes (el Pollo), con una herida penetrante de pecho, situada en la parte anterior y lateral izquierda del mismo, con destrozo del centro cardíaco, a consecuencia de la que ha fallecido sin darle tiempo que para recibir la Extremaunción". Fue enterrado el día 17 siguiente en presencia de su esposa Dña. Manuela Moreno y su hija de 7 años, presidiendo el duelo Salvador Sánchez “Frascuelo”, Gabriel López “Mateíto” y el caballero portugués José Bento d´Araujo a la conducción del cadáver al cementerio de la Patriarcal acudieron más de 1000 personas.

GREGORIO JIMÉNEZ GONZÁLEZ "ESPARTERO" (1840 - 1880)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del afamado torero y pintor colombiano

Diego Ramos

Matador de novillos, natural de Priego de Córdoba (Provincia de Córdoba) y nacido el 25 de mayo de 1840, que falleció el 23 de agosto de 1880, a los 40 años de edad, un día después que se celebró en su pueblo natal una corrida de vacas multitoreadas, y al torear de capa a una de ellas, fue cogido y arrojado contra la puerta de los tendidos, falleciendo del extenso derrame cerebral que sufrió. Se le considera un espada de modesta categoría. (Fuentes: Los cronistas, don Juan José de Bonifaz Ybarra y don Juan José Zaldívar Ortega)

RAFAEL ARDURA CAMPAGO "QUICO" (1850 - 1880)

Solo para efectos ilustrativos
“Salida de Corrales”
Francisco Iturrino (1864-1924) 

Banderillero español oriundo de Aranjuez (Madrid) nació el 24 de octubre de 1850 y fue muerto por las astas de un toro de la dehesa de Ayuntamiento de Moncayo, llamado “Centinela”, retinto y bien desarrollado, de casta Navarra, pues era de sangre procedente de la vacada de don Raimundo Díaz, de Peralta (Navarra) y, por lo tanto, receloso, astuto, ágil y de encendido carácter, tal que  acabó con la vida de “Quico”.

Refieren las crónicas que el suceso inició su singladura trágica el 12 de octubre de 1880, día que se celebró una novillada en Tarazona de Aragón. “Quico”, que estaba en la cuadrilla del diestro Lorenzo Quilez, iba confiado en su aquilatada experiencia a colocar su primer par de banderillas. El toro se arrancó suavemente, con evidente astucia, como a la espera de cazarlo, cortándole la salida, y, tan pronto se sintió herido, salió violentamente en persecución del indefenso banderillero, alcanzándole en el preciso momento de tomar el olivo, corneándole la pierna derecha. Trasladado al hospital, le fue practicada la primera cura. El herido pareció mejorar, pero se presentó la gangrena, y el 16 de octubre de 1880 falleció el infeliz rehiletero a escasos días de poder  cumplir  30 años de edad. A una suscripción para socorrer a su viuda contribuyeron los más caracterizados toreros y aficionados de aquel tiempo. (Crónica del historiador, don Juan José Zaldívar Ortega).

El maestro, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de la suerte de este banderillero que << madrileño, de Aranjuez, Rafael Aradura Campago (Quico) fue alcanzado, el 12 de octubre de 1880, en Tarazona de Aragón, por el novillo “Centinela”, procedente de la vacada navarra de Raimundo Díaz, que le produjo una herida en la pierna derecha. Parece que es posible superar el revés, más se presenta la gangrena y fallece el 17 del mismo mes de octubre de 1880. "

"Don Víctor", el cronista madrileño propietario del Blog taurino "A los Toros", refiere en sus leídas efemérides del 16 de octubre, que un día como éste en 1880 fallece el banderillero Rafael Ardura Campago "Quico" a consecuencia de la cornada recibida en Tarazona de Aragón el 12 de octubre de ese año. El novillo "Centinela", propiedad del Ayuntamiento de Moncayo y procedente de don Raimundo Díaz, de Peralta (Navarra), le prendió cuando iba a tomar la barrera tras haberle puesto un par de banderillas y le corneó en la pierna derecha, cuando parecía reponerse se le presentó la gangrena produciéndose el óbito en la fecha indicada. Nació en Aranjuez (Madrid) el 24 de octubre de 1850. En 1869 se dio a conocer en carteles modestos. El 4 de noviembre de 1877 su nombre aparece anunciado en Madrid en la novillada en la que alternaban Gabriel López "Mateíto", Francisco Sánchez "Frascuelo" y Gregorio Alonso "El Toledano", pareó al cuarto de nombre "Calceto", de la viuda de Manjón, en unión de Leandro Guerra, al novillo lo mató el primer espada citado. La primera corrida de toros en que tomó parte en Madrid fue la celebrada el 26 de enero de 1878. En unión de Joaquín Vega "El Chato" banderilleó a "Corzo", de Saltillo, que fue estoqueado por José Antonio Suárez.