CHRISTIAN MONTCOUQUIOL "NIMEÑO II" (1954 - 1991)

Christian Montcouquiol “Nimeño II”, hermano del novillero Alain Montcouquiol “El Nimeño”, queda hasta hoy como la más grande figura del toreo que ha tenido Francia. Ayudado desde su niñez por su hermano Alain, Christian, el de Nimes quiere ser alguien en el toreo y trabaja mucho para eso. Tras su novillada del 17 de mayo de 1975 en Nîmes, obtiene la ayuda del gran apoderado Manolo Chopera y se abre puertas en España, triunfando en las plazas de importancia. Después de su alternativa “Nimeño II” torea con todas las figuras de su época, sumando 42 actuaciones para su primera temporada de matador y 38 en 1978. Hasta 1982 torea un buen número de corridas obteniendo importantes trofeos tanto en su país como en España y América, donde su cartel en México es importantísimo.  En 1982 se separa de Manolo Chopera y eso le afecta.  

Con la ayuda de su fiel hermano, “Nimeño II” sigue luchando y reencuentra la moral en las corridas toreados en México. Pero no consigue abrirse paso y triunfar como quiere tanto en Francia como en España. En 1989, ya apoderado por José Luis Segura, el torero por fin puede exprimirse en corridas y cosos de categoría. La baja de Víctor Méndez  en un mano a mano en Nimes el 14 de mayo de 1989 le deja matar a Christian un corridón de Guardiola y salir por la Puerta de los Cónsules con el mayoral, después de una corrida de antología.  

El 10 de septiembre de 1989 (era su corrida n° 428 desde la alternativa) hace el paseo en Arles con Víctor Méndez y Rafael Perea “El Boni” para estoquear toros de Eduardo Miura. Su segundo enemigo, "Pañolero", Toro de la divisa de D. Eduardo Miura  Fernández, Estaba marcado con el nº 26, era cárdeno de capa y playero de cuerna (con más de un metro de pitón a pitón) y pesó 549 kilos. Le propina una voltereta de la cual Christian cae sobre las cervicales. Herido de gravedad, lucha durante muchos días contra la muerte y muchos meses para rehabilitarse; pero después de tantos meses si salva la vida queda definitivamente inútil para la profesión. Toda la afición francesa sigue día a día la evolución de Christian porque quiere de manera impresionante a su torero. Pero él no soporta no poder ya enfundar el traje de luces. Cuando todos pensaban que el matador había reencontrado la moral para seguir viviendo con su familia, alejado de los ruedos, eso sí,  pero siempre presente en el mundillo, Christian decide quitarse la vida y se suicida el 25 de noviembre de 1991 en el garaje de su casa. Eso fue un verdadero terremoto en Francia donde Christian esta aun presente.

El maestro tiene su estatua cerca de la Plaza de Toros de Nimes, donde cada año se otorga el "Trofeo Nimeño II" a un joven triunfador de las novilladas sin picadores. La plaza de Eauze lleva el nombre de “Nimeño II” y en las plazas de Arles, Mont de Marsan, Beziers, así como en Aguascalientes (México) hay placas o azulejos recordando momentos de triunfos de la vida de esta gran figura del toreo. En octubre de 2000 la plaza del pueblo de Caveirac, donde vivía (a algunos kilómetros de Nimes), ha sido bautizada "Plaza Christian Nimeño".

 

Foto de Nimeño II cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

LOS 3 MUERTOS EN LA CORRALEJA DE CHINÚ, COLOMBIA (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Foto que ilustra las añosas Corralejas en la Ciudad de Montería (Capital del Departamento de Córdoba, en Colombia) Cortesía de © Carlos Crismatt Mouthon

MAYRA ARRIETA (BANDERILLERA)1964-1991

JOSÉ ANDRÉS DÍAZ  (MANTERO) 1969-1991

SILVIO BETRÁN COABAS  1949-1991

 

Refiere don Antonio (el Toño) Sánchez,  en una brillante  editorial publicada el  27 de noviembre de 1991 en “El Tiempo.com” (Noticias de Colombia), que acaecieron tres muertes y 27 heridos en el inicio de las “Corralejas” celebradas en Chinú, Córdoba, Colombia. La nota textual dice: << el luto, la sangre y las cogidas aparatosas volvieron a teñir la arena el redondel de las corralejas de Chinú (Córdoba), donde tres personas perdieron la vida y 27 más resultaron heridas en las fiestas de 1991. Un toro, conocido como el hijo del celebre “Viruta”, un bayo, de más de 600 kilos y con cornamenta impresionante, hizo cachichí (desastre): mató a una banderillera muy conocida en las plazas de Sucre y Córdoba, de nombre Mayra Arrieta de 27 años, e hirió a varios espontáneos. Los otros muertos fueron el mantero José Andrés Díaz, de 22 años, natural de Chimá, quien llevaba once años recorriendo las ferias de la Costa, y Silvio Beltrán Cuabas, de 42 años, natural de Chinú y sepulturero de la localidad. "

 

Un promedio de 20 participantes mueren cada año en varios festivales, conocidos como las corralejas, que se han realizado anualmente durante más de un siglo y medio en pueblos de las sabanas del norte colombiano.

 

El libro: “Historia de las Corralejas”, de Juan Santana Vega, en referencia a algunos toros famosos que llenaron de sangre la historia de las añosas Corralejas Colombianas al dar muerte a más de 45 personas, relata que:

 

EL CHIVO MONO: Toro de raza criolla del ya fallecido ganadero Vinicio Cordero S. La mezquindad de su estampa no denunciaba la malicia que escondía en su ser, ya que parecía un buey, cuando pastaba en su dehesa, hiciera que muchas personas que nunca le vieron en corralejas se tomaran equivocados conceptos de su mal genio. Ha sido uno de los toros que más ha enlutado hogares en todos los pueblos del departamento donde hacía sus presentaciones y al nivel de la Costa. El Chivo Mono era de una cornamenta ligeramente defectuosa. Lo que lo ayudaba a ser más rápido para coger a sus víctimas y propinarles sus pitonazos. Fidel Madera da testimonios que éste toro tenía la particularidad de golpear la corraleja y abrirse un tanto para ver quien caía de los racimos humanos que se hacían en las vallas y así poder cobrar una víctima. Fue una tarde del 10 de Diciembre es unas fiestas patronales en Sahagún, mandó al hospital a más de cuatro personas, entre manteros y espontáneos. Fue una masacre horrenda. Esa tarde llamó la atención fue la manera o pericia con que el toro hundía el cuerno una vez que tenía a la víctima a merced suya.

La matanza más grande propinada por el Chivo Mono en los largos años de su carrera mortuoria en las plazas, la realizó en una fiesta en Planeta Rica. Esa tarde mató a siete personas entre ebrias y sobrias. Durante esa matanza, el toro le mantuvo dándole de cornadas en el aire sin dejar caer al suelo sus cuerpos, mientras que sus intestinos iban quedando regados por toda la plaza, por toda la arena.

Años después don Vinicio Cordero se lo regaló a don Jerónimo Berrocal, quien lo llevó por última vez, a una fiesta en Santa Lucía. Ya era un toro que se le notaba la fatiga en los ojos cansados que tenía. Esa vez se resistía a salir de los chiqueros porque prefería que la muerte la siguiera ejecutando otros de su especie y de las nuevas generaciones. Más tarde, don Jerónimo Berrocal, se lo obsequió a don Orlando García quien se lo llevó a su hacienda "Tequendama" donde vivió los últimos días de su vida. De aquel despiadado y maligno toro sólo quedan sus inmemorables presentaciones en las plazas del departamento. De él sólo queda su cabeza disecada, empotrada en las paredes del comedor de la casa de don Orlando García, en la ciudad de Cereté. Quien dio muerte al toro fue Melanio Murillo, quien fue en su vida novillero, rejoneador de cartel, hacedor de toreros grandes como Pepe Cáceres y Alfonso Vásquez (Vázquez II) y además taxidermista de reconocida trayectoria Nacional, y embalsamó su testuz, porque se había hecho viejo y había perdido la vista. Allí permanece como un adorno grotesco, mirando con sus ojos muertos y amenazando con su cuerno un tanto caído hacia delante y abierto un poco hacia fuera, a los dueños de casa y a los visitantes.

EL BARRAQUETE: Fue uno de los toros más famosos que se han jugado en las corralejas del departamento de Córdoba. Su fama está basada, más que todo, en su criminalidad y en la facilidad con que alcanzaba a las personas de arriba de los palcos de la corraleja. Una vez que hacía su entrada a la plaza empezaba a recorrerla en un trote muy particular, se dice que lo hacía como especie de rastreo para ver que personas se habían enganchado mal en la valla y poder cogerles. “El barraquete” era un toro criollo, de pelambre negra que sabía valerse muy bien de sus dos cuernos así como de sus cuatro patas ya que también hacía uso de ellas para matar. Era como tener cuatro cuernos más.

Este toro cometió una serie de actos criminales durante el período que se mantuvo yendo a las corralejas, de los cuales se desprende la razón para tomarle como el toro más asesino y despiadado que ha pisado las plazas del departamento. El acto más cruel que cometió el Barraquete en su carrera de muerte, lo hizo en una plaza de Cereté. Esa tarde mató a un muchacho imprudente que quiso alcanzar uno de los billetes que los ganaderos les tiran a sus toros para que éstos tengan mayor oportunidad de cogerles o de matar. El muchacho tenía una edad entre los 16 y 17 años, el cual casi nadie lo conocía. El muchacho recibió una horripilante cornada en la parte baja de sus costillas falsas, que le produjo la muerte instantánea. La cornada le destrozó el hígado y los intestinos. Una vez que el toro le mató, su cadáver fue llevado al anfiteatro del hospital local a esperar que lo reclamaran, pasaron tres días y nadie lo reclamó. Al cuarto día cuando se le iba a dar sepultura, apareció su padre, un señor de apellido Cuello quien resultó ser una persona adinerada y que andaba en busca de su hijo pródigo.

El propietario del toro, Miguel Soto, dueño de la hacienda "Cuba Libre", se lo dejó como herencia a su hijo Rafael Soto quien a su vez se lo obsequió o vendió a don Alejandro Saibis Sossa para que le sacara cría. Así ocurrió, el rico ganadero logró que le diera seis toretes con las mismas características físicas del padre; color, tamaño, y unas cornamentas por el mismo estilo, pero no tenían la bravura ni la malignidad del viejo reproductor.

EL 016: Toro de color negro con un alto porcentaje de la raza miura, nacido y criado en la Hacienda El tomate, propiedad del ganadero cereteano, Laguando Barguil Rubio. Este toro pudo haberse hecho célebre por su bravura como lo son los astados nacidos en estas propiedades; pero lastimosamente fue famoso porque dio muerte a don Eugenio Sánchez Artega, hijo muy querido de Lorica; ciudad que lloró con lágrimas de dolor y con sentimiento de cariño su inesperada desaparición. La muerte de Sánchez Artega ocurrió cuando se desempeñaba como gerente de la Lotería de Córdoba, y todos los días, en las horas de la tarde, un a vez finalizaba sus labores en Montería, se desplazaba a la ciudad de Lorica donde tenía su hogar. Por aquellos días se realizaban fiestas de toros en la localidad de Cotorra. Una de esas tardes de corralejas un toro negro que resultó ser "El 016", escapó del escenario de la corrida y siguió los rumbos de su dehesa sin que fuera perseguido por las personas encargadas de resolver estas situaciones; se olvidaron o quisieron ignorar el gran peligro que este animal representaba en aquellos caminos. Cerca de la localidad de Carrillo, el toro encalambró, allí en plena vía permaneció hasta las horas de la noche. En ese lugar le encontró el infortunado funcionario quien al verlo se bajó de su auto y quiso poner unas ramas para advertir a los demás conductores de su presencia en la vía, pero con tan mala suerte que el toro se puso de pie y le propinó un pitonazo en el estómago y le destrozó el hígado lo que le ocasionó una grave hemorragia y con ella la muerte. El chofer al ver el hecho quiso ayudarle pero casi corre con la misma suerte, entonces tuvo que esperar que el toro se alejara un poco, el chofer pudo rescatar al herido y conducirlo al hospital de su ciudad. En vano fueron los esfuerzos que se hicieron para salvarle la vida.

EL TAPA E’TUSA: Toro de pelo negro retinto y adornado con una lista blanca que le recorría el lomo desde la cruz hasta el rabo. De raza criolla pura. Criado en la ganadería Quibdó de propiedad del ya fallecido don Rafael Páez. Esta hacienda está ubicada en la región de la Madera, corregimiento de San Pelayo. Era un toro que se destacaba por su valentía en las plazas y por su mansedumbre en su dehesa.

Una vez en el municipio de San Antero, mató a siete personas entre manteros y espontáneos. Otra tarde que se llevó a la población de tres palmas, mató a tres personas, y cierto día que se le sacó a El Carito, le arrebató la vida a cuatro más, sin incluir el número de heridos. De sus otras presentaciones, en las plazas de provincia, no se puede dar una lista completa de las muertes que llevó a cabo, pero es muy posible que haya ocasionado el entierro de muchas personas más.

Este toro logró acabar con muchas vidas, pero también tuvo un final muy curioso, ya que al parecer, un pariente de alguna de las víctimas tuvo el deseo de venganza por la afrenta de la desdicha, y decide un plan macabro, pensó matarle de un balazo. Dicho lo iba a cumplir cuando se le diera la oportunidad y esa oportunidad se le cumplió en la hacienda "Las Manuelitas" también de propiedad del señor Rafael Páez, el astado recibió la descarga mortal en plena cabeza, la que le ocasionó, además de espantosos y lastimosos bramidos, una desesperada carrera que lo llevó a los rodeos de la hacienda "Quibdó", donde murió con las luces del día.

EL PLUMA EN EL AIRE: Fue un toro de la ganadería "Cielo Azul", propiedad de don Nando Otero; criollo, de cuernos bien formados y con una pelambre del color de la melcocha. Su nombre se debe a la facilidad con que levantaba a sus víctimas al aire aprovechando su cornamenta bien formada. El hecho más destacado de este toro lo realizó una tarde de febrero en la corraleja de Cereté. Donde logró coger a un hombre imprudente y lo levantó a lo alto, le esperó con los pitones levantados, sin dejarle caer al suelo. El hecho se repitió por tres veces seguidas. Al parecer la víctima pudo haberle causado su muerte la caída de cabeza que tuvo ya que las cornadas no hubiesen sido suficientes para acabar con su vida.

EL POLLERA AZUL: Toro de la ganadería de don Nando Otero. Poseía un hermoso color negro azabache, adornado con pequeñas manchas blancas. De raza criolla como "El pluma en el Aire". Tenía una cornamenta perfecta y temible, con la que logró dar muerte a una veintena de hombres y desfondar a muchos caballos.

EL CAMARRENGA: Este toro criollo, hosco y bragado; tomó su nombre de la ganadería donde era oriundo hacienda "Camarrenga". De propiedad del ya fallecido, doctor Eugenio Giraldo R. Este toro integra la cuarteta de toros más asesinos que se han presentado en las corralejas del departamento. Estos toros son: "El Chivo Mono", "El Barraquete", "El Tapa E’Tusa" y "El Camarrenga".

Han existido muchos otros toros famosos, pero que es casi imposible relacionarlos en detalles. Sin embargo, los que más relucen son: "El Lechuza", negro azabache, de raza criolla y de propiedad de don Clímaco Espinosa. "El Viruta", de propiedad de Nando Otero. "Nacho Vive", de la hacienda El caucho, propiedad de Vitaliano Cárdenas. Toro de color azorrado. Una tarde de un Diciembre, en la corraleja de Sahagún, hirió de gravedad a Catalino Pérez; el popular "loco Catalino". Tenía este astado una particularidad especial, no permitía el acercamiento de personas extrañas. Su amo lo llevó a muchas plazas entre ellas las de Sincelejo, Sampués, Colomboy, etc.

Por su parte refiere el historiador Diego Andrés Rosselli Cock, MD que don Arturo Cumplido (fallecido en agosto de 2009, e hijo del legendario ganadero Hermógenes Cumplido) criador de toros criollos y de media casta en Santa Teresa, cerca de Tolú, era el dueño del famoso toro BALAY, el más solicitado en las corralejas por haber dado muerte a más de 40 personas, El animal murió en San Pelayo, envenenado por un rehiletero que vengó con una banderilla emponzoñada la muerte de su hermano (días antes muerto por Balay en una corraleja en Corozal, Sucre). Este famoso toro, al que incluso le compusieron un “porro”, por asesino, era bayo, bajito, y sencillo, pero con unos cuernos de fortaleza. Se paseó por todas las plazas, desde Turbaco, pasando por Sincé, su plaza sincelejana, hasta la cereteana y jamás perdió batalla.

 

El Diario Eltiempo.com del 13 de noviembre de 2009, en una editorial de nombre: Corralejas: Muerte en la arena, refiere que <<José Madera Maderita , toda una leyenda del capote, la muleta y las banderillas, recuerda la tristemente célebre historia de los toros Tapa e Tuza, El Chivo Mono, El Barraquete y La Escoba. Los cuatro sumaron 53 muertos, así: 27, 16, 6 y 4, respectivamente. Al Tapa e Tuza lo mataron en la finca de Rafael Páez cuando destruía una cosecha de maíz. Otros toros con renombre fueron El Llorón, de Santos Cogollo y El Barcino de Marco España.Ultimamente han hecho historia El Masamorro, El Perro, El Policía, El Aviléz, Sarampión, Perrazo y el Siete Cajas, el más temible de todos. De antaño, Chivo Mono, con más de 30 muertos en sus cuernos; El Barraquete, El Murciélago, El Cocao, El Arrancatete, Jabonero y Fidel Castro. Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-59521

 


25 MUERTOS EN "LA MACARENA" DE MEDELLÍN, COLOMBIA (XXXX - 1991)

Plaza de Toros de Medellín, Colombia

Cortesía de http://imagecache.artistrising.com

El 16 de febrero de 1991 un atentado terrorista en las cercanías de la  Plaza de Toros “La Macarena” de Medellín arrojó un saldo de 25 víctimas mortales. La Policía señaló a los diarios, en ese entonces, como posibles culpables, al cartel de Medellín de Pablo Escobar Gaviria, o a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El trágico suceso acaeció al explotar un coche  bomba en cercanías de la Plaza de Toros. Unos 35 vehículos y diez casetas quedaron totalmente destruidos. El carro bomba explotó en la Autopista Sur, bajo el puente de la Avenida San Juan, sobre el Río Medellín, a unos cincuenta metros de la Plaza de Toros. La explosión se registró a las 6:18 de la tarde, minutos después de terminar la octava corrida de la “Feria Taurina de Medellín”. Muchas personas aún no habían acabado de evacuar los alrededores de la plaza, y otras departían en las casetas instaladas en los alrededores. En una amplia área quedaron esparcidos los cadáveres, los heridos,  y los restos de los vehículos destruidos. Según la policía, el explosivo fue dejado debajo del vehículo en el que los agentes del F-2 se disponían a movilizarse, el Mazda WD 6415, adscrito a la institución. Se informó que el artefacto fue accionado a control remoto. (Fuente: Diario El Tiempo) 

JOSÉ ANTONIO MORA " EL CHATO " (1926 - 1991)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jos%C3%A9%20Antonio%20Mora%20%22El%20Chato%22

El matador de toros mexicano José Antonio “El Chato” Mora, muere el 12 de noviembre de 1991 en la Ciudad de México luego de ser atropellado por un automóvil.

(Fuente: Efemérides taurinas del 12 de noviembre/ http://suertematador.com)

Citan en el diario ABC de Madrid del  23 de agosto de 1946, que alterna en una novillada dominical en la Plaza de Toros de Madrid con “el Belmonteño” y el fino torero Gabriel Pericás con toros de don Eugenio Marín, y donde refieren, como antecedente, que el torero mexicano arrancó grandes ovaciones el día de su presentación por su valor sereno y tranquilo, lo cual es muestra de su calidad, porque este diario, por veraz,  nunca ha sido afecto a obsequiar halagos inmerecidos.

 

Asimismo encontré en la página web, “Suerte Matador.com” (Editorial del 25 de octubre de 2009 de Alejandro Escárcega) que  torea el 25 de diciembre del año de 1952 en Puruándiro, Michoacán, México: 6 toros de Rodrigo Tapia  para el maestro potosino Fermin Rivera, el diestro Luis Procuna "El Berrendito de San Juan", y José Antonio  Mora "El Chato".

Don Rafael Gómez Lozano, el historiador taurino contemporáneo que mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos" cita de este malogrado personaje de la fiesta:

JOSE ANTONIO MORA GARCIA.- Matador de toros. Nació en Morelia, Michoacán, México, el 29 de agosto de 1926. Se presentó en la Plaza de toros México el 16 de septiembre de 1947, con el novillo "Bordador" de la ganadería de Santo Domingo. Alternó ese día con Jorge "El Ranchero" Aguilar y Edgar Puente.

Toma su primera alternativa el 6 de febrero de 1949, en Morelia, Michoacán, en la plaza de toros "El Rancho del Charro", siendo apadrinado por el legendario matador Lorenzo Garza y de testigo Manuel Capetillo, siendo el toro de su doctorado "Manguito" de Santa Marta.

Su segunda alternativa la consigue el 28 de mayo de 1950 en Trujillo, Perú, siendo apadrinado, en mano a mano, por el diestro Jesús Córdoba, con toros de La Viña.


Recibiendo los trastos de matador del inmenso torero Lorenzo Garza
"El Ave de las Tempestades"

RONNIE ROSSEN (1936 - 1991)

Ronnie Rossen

Cortesía del Sitio Web:

http://www.billingsgazette.com/sports/article_ec816464-28ed-5c40-9765-2906431f8aaa.html

Fue un extraordinario montador de toros norteamericano nacido en Ogallala, Nebraska, en 1937, el segundo de cinco hermanos. Todos sus dientes delanteros fueron eliminados antes de que terminara la escuela secundaria. Se unió a RCA en 1956 y en su primera Final Nacional se le fracturó la mandíbula cuando un toro le pegó en la cara, pero con gran coraje y decisión ganó dinero la última noche de rodeo con su mandíbula cosida con alambre. Tenía una fuerza tremenda y la habilidad de ignorar por completo el dolor.  Calificó ocho veces para las finales nacionales de rodeo, siendo Campeón Nacional en 1964 y 1965 y  Campeón del Mundo en 1961 y 1966. Perdió la vida el 16 de agosto de 1991 montando un toro en una competencia profesional para mayores celebrada en  Rodeo Viejo en Rocky Ford, Colorado, cuando fue pateado por un toro en el pecho. Tenía cincuenta y cinco años de edad al fallecer. Al ser golpeado sufrió tremendas hemorragias en zonas cercanas al corazón que no pudo superar, falleciendo a escasas 2 horas del accidente. Una muestra de su gran corazón y nobleza se vio  cuando después de jubilado abrió unas escuelas de monta, y al fallecer uno de sus estudiantes en un accidente, cerró la escuela y vendió sus bienes para entregar el dinero a la familia del joven vaquero.

Fuentes:

Joe Kusec/The Gazette Staff

Gail Hughbanks Woerner

http://www.rodeoattitude.com/dir_hd/gail/ch_10_05.htm

FRANCOIS ANDRÉ (1921 - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Anfiteatro Romano de Arles, Francia ( fue construido hacia los años 80-90)

http://www.ladonia.net/new_herald/wp-content/uploads/2006/10/arles%20over.jpg

 

Refiere el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) que un sábado 1 de Junio de 1991, el reconocido ganadero francés FranÇois André, de 70 años, muere en su finca, próxima a Arles, a consecuencia de un accidente mientras tomaba un baño en la piscina.

 

El 1 de octubre de 1962 fue creado el  Sindicato de Ganaderos Franceses, agrupando únicamente a los criadores de toros de raza española. La sede era el Café de la Bourse  en Nimes Francia  y don François André su secretario. El 27 de febrero de 1968, este sindicato cambia de apellido y se le nombra  Asociación des Eleveurs de Taureaux de Race Espagnole, cambiando su sede en la Chambre d’Agriculture de Arles y constituyendo una nueva junta donde don François André fue su Vice-Presidente, repitiendo en su puesto en la nueva junta de esta Asociación formada el 26 de mayo de 1990. Hoy  la  Asociación des Eleveurs Français de Taureaux Brave está reconocida como asociación poseedora del libro genealógico de la raza brava, enseguida al aviso favorable emitido el 10 de enero de 1996 por el Comité Bovino de la Comisión Nacional de Amelioracion Genetica del Ministerio francés de Agricultura, Pesca  y Alimentación. La Asociación cuenta actualmente con 38 miembros quienes hierran sus productos con una F de Francia. 

Fuente:

http://portaltaurino.com/ganaderias/asociaciones/asociacion_francesa.htm

HIJO DE CIPRIANO PIRIS BORRALLO (1978 - 1991)

Refiere el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) que un miércoles 5 de junio de 1991, un hijo de trece años de don Cipriano Piris Borallo, uno de los hermanos propietarios de la ganadería Herederos de Bernardino Piris Carvallo”, se cayó del caballo en el campo, y tras veinte días en coma, falleció en esta fecha.

 

La ganadería de Badajoz, España, “Herederos de Bernardino Píriz Carvallo”, con divisa celeste, roja y oro, de cuya procedencia sabemos que fue formada en 1941 por Juan Sánchez Rodríguez. En 1950 y por fallecimiento de éste se divide la ganadería y pasa a sus hijos. El lote de Sinfo Sánchez Martín es llamado "Los Hoyos Verdes" y en 1951 comprado por Bernardino Píriz, que en ese año compra vacas y sementales a Rafael Peralta. En 1968 adquiere un semental de Juan Pedro Domecq, eliminando lo anterior en 1969, formando con vacas y sementales de Alberto Cunchal Patricio, procedentes de Pinto Barreiros y Tamarón, encaste que se mantiene.

Fuente:

http://portaltaurino.com/ganaderias/b_piriz.htm

ERNESTO AGUADO GALIPIENZO (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de toros la “Chata de Griseras” en Tudela

http://www.fiestasdetudela.com/taurino/

El 25 de julio de 1991 hubo un encierro muy aciago en la plaza de toros la “Chata de Griseras” en Tudela, España. Después de lanzar los cohetes indicando que los astados ya habían salido, un toro se volvió hacia los corrales. Alcanzó al lanzador de los cohetes, Jesús Lasheras "Ancianillo" y a Marián Díaz, a quienes dio varias cornadas. No fue fácil introducir al animal en el camión y el ganadero tuvo que emplear dos dardos anestésicos para doblegar al astado. Ese mismo día, en los corrales de la plaza, otro toro alcanzó por el pecho al pastor murchantino Ernesto Aguado Galipienzo estando presente su hijo, también pastor, que nada pudo hacer. Murió en el acto.

Fuente:

http://www.diariodenavarra.es/20080729/fiestas/las-cogidas-importantes-siglo-xx.html?not=2008072901405717&idnot=2008072901405717&dia=20080729&seccion=fiestas&seccion2=fiestas&chnl=50

El segundo Anuario Taurino Internacional que amablemente me envía el erudito taurino don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) consigna que el 25 de julio de 1991 fallece por asta de toro, el mayoral Ernesto Aguado Galipienzo en la Plaza de Tudela por un astado de la ganadería de Lahuerta.

FERNANDO RAMÍREZ << EL GATO >> (1953 - 1991)

Foto cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

http://torerosmexicanos.blogspot.com/2010/04/fernando-ramirez-el-gato.html

 

Espada mexicano que encontró la muerte en accidente carretero, alternativado como matador el 18 de diciembre de 1977 en la Ciudad de Riobamba (La Sultana de los Andes),  en la hermana  República de Ecuador.

Intentando ahondar sobre la tragedia, le pedí socorro al excelente historiador, don Rafael Gómez Lozano, “Dientefino”,  quien amablemente me envió una foto y una nota del Diario el ESTO, de México D.F., del 27 de noviembre de 1991, donde refieren en las notas taurinas del cronista Francisco Lazo, que << La parca continuó su paso implacable y se llevó al matador de toros en retiro Fernando Ramírez “El Gato”, quien viajaba en un auto compacto en Ocampo, Guanajuato, rumbo a San Miguel Allende para desembarcar los astados que iban a lidiarse en el festival de ayer. Estaba trabajando con el matador Manolo Espinosa “Armilla”, quien se hará cargo de los gastos del sepelio. Fernando de 38 años de edad, nacido en esta capital, se hizo matador de toros en Ambato, Ecuador. Fue llevado a Aguascalientes, donde vivía con su esposa Concepción, y será sepultado hoy, en el panteón de esa ciudad. Descansa en paz. >>

Fuente:

Don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

LA MUERTE DE LAS NIETAS DE DON ÁLVARO DOMECQ Y DÍEZ (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos
D. Álvaro Domecq Díez  lee la noticia de la muerte de Manolete. Había estado con él hasta el momento de su muerte, pues le unía una gran amistad.
Cortesía de: http://portaltaurino.com/rejoneadores/alvaro_domeq_diez.htm

 

El 22 de marzo de 1991 fallecen en accidente de carretera cuatro nietas del ex rejoneador, empresario, escritor, político y afamado ganadero de reses bravas don Álvaro Domecq y Díez. El desgraciado accidente de las hijas de don Luis Fernando de Domecq e Ibarra y de doña Fabiola Domecq y Romero, se produjo, cuando se dirigían desde Jerez de la Frontera (Cádiz) a la finca “Los Alburejos” propiedad del ganadero. Las victimas se llamaban María José Domecq y Domecq, de 21 años, que conducía el vehiculo,  y sus hermanas Valvanera, de 15 años, Esperanza de 13 y Patricia de 11. También murió en el accidente de las hermanas Domecq Domecq, su profesora Manoli Puerto Galindo de 29 años.
Fuente: http://detoros.mforos.com/829521/8302961-efemeridfes-taurinas-2-tal-dia-como-hoy/?pag=22

Las cuatro jóvenes, acompañadas de su señorita de compañía, Manuela Puerto Galindo, de veintinueve años, se dirigían en un Opel Kadett familiar a la finca “Los Alburejos” propiedad de su abuelo Álvaro, donde el diestro “Paco Ojeda” iba a torear unas vaquillas. En el kilómetro 13 de la carretera comarcal 440 (Jerez-Los Barrios) a la altura de la venta “El Mata”, en el término municipal de Medina Sidonia,  cuando en una peligrosa curva, el coche ocupado por las nietas  de don Álvaro Domecq chocó contra la parte trasera de un Renault 21, que se frenó inesperadamente, cuando, al parecer, intentaban adelantarle. Esto provocó que el turismo ocupado por las jóvenes se desplazase hacia la parte izquierda de la calzada y chocase frontalmente  con un camión. Los conductores de los otros dos vehículos involucrados en el accidente resultaron ilesos. Como consecuencia de la violenta colisión, el Opel Kadett quedó completamente destrozado, y sus cinco ocupantes quedaron aprisionados en el mismo, por lo que fue necesaria la presencia de los Bomberos. Al lugar del accidente se desplazaron don Álvaro Domecq Díez y don Álvaro Domecq Romero, que llegaron cuando los cuerpos de sus nietas y sobrinas estaban aún en el interior del vehículo. Una de las jóvenes fue sacada del turismo aún con vida, si bien murió cuando era trasladada al Hospital de la Seguridad Social de Jerez. A este centro sanitario fueron también llevados los cuerpos de las otras cuatro víctimas que, después de haberles sido realizada la autopsia, fueron trasladados al domicilio de don Álvaro Domecq Díez, donde durante toda la noche quedó instalada la capilla ardiente. El sábado 23 de marzo más de dos mil personas acudieron a la parroquia de Fátima en Jerez para acompañar a la familia Domecq. Después de celebrarse el funeral, oficiado por el Obispo de Jerez, Rafael Bellido Caro, los cuatro féretros fueron trasladados al Cementerio de La Merced.
Fuente:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1991/03/24/061.html

Los padres de las fallecidas, que tienen otros siete hijos, son Fabiola Domecq Romero y Luis Fernando Domecq Ibarra. Este sufrió hace algunos años un accidente de tráfico en el que perdió una pierna. Las cuatro hermanas fallecidas eran sobrinas del ex rejoneador y director artístico de la Real Escuela del Arte Ecuestre, Álvaro Domecq Romero.
Fuente:
http://www.elpais.com/articulo/espana/DOMECQ_DIEZ/_ALVARO/2000/personas/asisten/Jerez/funeral/nietas/Domecq/elpepiesp/19910324elpepinac_1/Tes

La vida de don Álvaro Domecq y Díez (1917-2005), huérfano de madre a los 4 y de padre a los 20 años de edad,  estuvo marcada por la gloria y la tragedia. Enterró a catorce de los diecinueve hijos que tuvo con doña María Josefa Romero Sánchez (a cuenta de accidentes, problemas del factor Rh y disentería),  y a cuatro de sus nietas, que fallecieron en un trágico accidente de tráfico. Otros de los momentos más duros para el ilustre rejoneador, fueron sin duda la muerte de su amigo, el torero Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”; en 1966 por la muerte del rehiletero Antonio Rizo Pastor, que fue cogido por el toro “Bolero”, (número 176, berrendo en cárdeno, de hermosa lámina de don Álvaro Domecq, en Bilbao) y otra más que se agrega, a este rosario insufrible de tragedias, y que hablan de su admirable fortaleza, cuando seis de los doce caballos toreros de sus nietos fueron brutalmente abrasados en el camión cuando regresaban de torear de la madrileña feria de Las Ventas.
Fuentes:
http://www.trofeocaballo.com/noticia/1184/Otros-reportajes/muere-alvaro-domecq-diez.html
http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/327/1135964567.html
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81lvaro_Domecq_D%C3%ADez

JOSÉ HORTA (HIJO) (XXXX - 1991)

El 17 de septiembre de 2012, recibí una amable carta de mi amigo y cronista taurino, Rafael Gómez Lozano, sin duda uno de los coadjutores más prolíficos de este humilde compendio necrológico de tragedias taurinas, donde me cuenta generosamente de sus investigaciones, que un momento de profundo pesar para el Grupo de Forcados Amadores de Montijo, fue el que vivieron en el mes de mayo de 1991, cuando al regreso de un torneo en la línea de Pegões, el valeroso forcado José Horta fue víctima de un brutal accidente vehicular que le segó la vida. José Horta, un esforzado forcado natural de Montijo que venía despuntando por sus cualidades, era hijo de una popular leyenda entre los forcados portugueses, llamado José Luís Horta-"Maxinó", quien alineó durante años en el Grupo de Forcados Amadores de Montijo. Dios le tenga entre los justos.

ANTONIO GOUVEIA (1966 - 1991)

Cortesía de
Grupo de Forcados Amadores de Montijo

El 17 de septiembre de 2012, recibí una amable carta de mi amigo y cronista taurino, Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario de la enciclopedia virtual en la Internet "Toreros Mexicanos", donde me comparte de sus indagatorias, que el forcado portugués Antonio Gouveia nació en Alcácer do Sal el 4 de Agosto de 1966, era hijo del mayoral de la Ganadería de Branco Núncio. Goveia comenzó a pegar toros a los 19 años de edad en el Grupo de Forcados Luistanos comandados por Francisco Costa. Más delante paso a alinear con los Forcados Amadores de Montijo, cuyo líder era José Luís Figueiredo. En gira por las Azores con los Amadores de Montijo, Gouveia pegó el 3 de agosto de 1991 en Praia da Vitória un toro de la Ganadaria de don Paulo Caetano. Al día siguiente, 4 de agosto de 1991, justo cuando cumplía 25 años de edad, participaron en una corrida realizada en Angra do Heroísmo (Ilha Terceira). António Gouveia intentó pegar un toro de la ganadería de don Gaspar Baldaya (con fierro de Rego Botelho), con peso de 500 Kgs., que ya había sido lidiado por el caballero rejoneador local João Carlos Pamplona. Cogido de gravedad, fue enviado para el Hospital de San Miguel, adonde iría a fallecer víctima de traumatismo craniano, fractura de columna y diversas lesiones internas que habían resultado de la brutal cogida. António Gouveia era casado y dejó en la orfandad un hijo de apenas 20 meses. La consternación estaba patente en el rostro de los innumerables amigos que lo acompañaron hasta su última morada en su tierra natal de Alcácer do Sal.
Fuente:
http://gfamontijo.jimdo.com/forcados-na-escrita/em-mem%C3%B3ria-de/

JOSÉ MANUEL CALVO BONICHÓN " MONTOLIU" (1954 - 1992)

Nació el 15 de agosto de 1954 en Valencia; debut con caballos en Algemesí, 21 de septiembre de 1986 (donde corta dos orejas) con novillos de Giménez Indarte, compartió cartel con Javier Buendía y Juan Diego. Debut en Las Ventas el 30 de julio de 1989 (festejo nocturno), novillos de Antonio San Román, compartió cartel con  Cruz Ordóñez y Rafael de Julia. Temporada 1987: 11 novilladas, 26 orejas; Temporada 1988: 12 novilladas, 12 orejas; Temporada 1989: 4 novilladas, 1 oreja. A partir de esta  fecha se emplea como banderillero de reconocidos matadores. El día 1 de mayo de 1992, en la Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla, un toro de los Señores  herederos de don Atanasio Fernández Iglesias de nombre “Cubatisto” de una cornada en el costado derecho le partió el corazón. Era el toro  marcado con el número 27, negro zaino de capa, que pesó 596 kilos quien le causo una: "Herida inciso contusa en la base y cara interna del tórax derecho. Rompe las arterias suprahepáticas, rompiendo también la base del pulmón derecho y el pericardio atravesando el ventrículo derecho del corazón y la aurícula izquierda, rompiendo el lóbulo superior del pulmón izquierdo llegando hasta la base izquierda del cuello. Ingresó en la enfermería prácticamente cadáver, sin reflejos, sin respiración. Inmediatamente se procedió a abrir el tórax, a realizar maniobras de resucitación sin que se pudiera lograr en ningún momento la resucitación del paciente". El tal toro de los Herederos de don Atanasio era un "tiarrón". Negro, altote, más bien basto que fino, con fiereza de enterado en el fulgor de su espabilada mirada. Monstruosa la exageración de su peso, pues le faltaron cuatro kilos para llegar a los seiscientos. ¡Toro anormal, ilógico, irracional y tremendamente astifino!

Se recreó —en banderillas— con exceso Montoliu e hizo la suerte por afán de hacer las cosas bien hechas, con demasía en la despaciosidad. Perdió una milésima de espacio en el momento del embroque y en ese instante, al desequilibrarse, le prendió el toro que ya conocía el olor de la sangre. El toro, con el pitón izquierdo, el que le clavó a Montoliu hasta abrirle el corazón en dos hojas como si fuera un libro, en frase del doctor Vila, que en realidad lo único que pudo hacer es certificar el hecho de que era el aún caliente cadáver de Montoliu lo que entró en la enfermería. Escenas patéticas en la enfermería. Sobran todas las palabras. Se notifica que el resto de la corrida se suspende —se arría la bandera y toque de duelo en el clarín— por la muerte de Montoliu.

VIDEOTECA DE TRAGEDIAS TAURINAS:
http://www.youtube.com/watch?v=c9vP8IZ3WrY&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=WO4WnD6m5w0&NR=1

RAMÓN SOTO VARGAS (1951 - 1992)

Foto de Ramón Soto Vargas (Semanario El Ruedo), de la Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Novillero y rehiletero gitano de 41 años originario de Camas (Sevilla) murió en la Plaza de Toros de La Real Maestranza de Caballería de Sevilla al ser corneado por el tercer novillo del festejo celebrado el 13 de septiembre de 1992 (y que le correspondió su lidia y muerte al novillero Leocadio Domínguez). A la salida del tercer par de banderillas empitonó al banderillero Ramón Soto Vargas. Como consecuencia de la cogida, el infortunado torero dejó de existir unas horas después en la enfermería de la plaza. El toro de nombre “Avioncito”, No. 5, negro listón de capa de 458 Kg. de peso, era de la ganadería del Conde de la Maza. Tres horas después de la cogida, ocurrida hacia las 19.55, el cirujano jefe de la plaza, el doctor Ramón Vila, con el rostro desencajado, anunciaba la muerte del subalterno, debida a las heridas en el hemitórax, que le afectaron el corazón.

 

Ramón Soto debutó sin picadores en 1971 y con caballos en Sevilla en 1973. Tras su paso por el escalafón de novilleros vistió el traje de plata a la órdenes de matadores como Antonio Chenel "Antoñete", Curro Romero, Rafael de Paula y el novillero Marcos Sánchez Mejías. No pasó de la media docena de funciones anuales ninguna temporada, salvo la de 1974 en que hizo el paseíllo en dieciséis ocasiones, anotándose triunfos sonados más de una tarde. Sirva de ejemplo la del 12 de mayo de 1974 en la Plaza de Toros de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), donde cortó cuatro orejas y un rabo a un novillo de don Rufino Santamaría, alternando con Antonio Vargas y Manuel Ruiz (Manili), o la del 21 de mayo de 1974 en la Plaza de Toros de Aracena (Huelva) donde le concedieron tres orejas y un rabo de sus enemigos, del hierro del conde de la Maza, alternando con Luis Sánchez (Guerrita) y Jesús Franco (Cardeño). No fue menor el éxito alcanzado en su patria chica al alternar en un mano a mano con su paisano Antonio Chacón, el  2 de julio de 1974 y obtuvo tres orejas y un rabo del tercero de su lote.  Según el parte medico del día de su tragedia, la cornada que sufrió en la cara anterior del hemitórax izquierdo, penetra en cavidad pulmonar con rotura de hilio pulmonar y desgarro de vasos hiliares. Herida penetrante en pericardio con rotura del infundíbulo pulmonar y tronco de arteria pulmonar. Parada cardiorrespiratoria y shock hemorrágico. "Se procede a la Intervención", sigue diciendo el parte, "con transfusiones masivas por tres vías de sangre y plasma en 2,600 centímetros cúbicos, bicarbonatado y fisiológico. Se procede a la sutura de la brecha cardiaca y cateterización auricular lográndose sacarlo de la parada, debiéndose proceder a varias desfibrilaciones por fibrilación ventricular. A los 20 minutos de estabilización cardiaca, se procede al cierre de la herida dejando drenaje pleural. En ese momento entra de nuevo en fibrilaciones ventriculares repetitivas, sin que se puedan controlar, falleciendo el paciente". El doctor Ramón Vila señaló que en el momento de la cogida no se dio cuenta de la gravedad de la herida, aunque el torero llegó a la enfermería con la expresión de Montoliu, el banderillero trágicamente fallecido en este mismo coso el pasado 1 de mayo. Añadió que el paciente había sangrado muchísimo y que había resultado decisiva la falta de riego cerebral. "Este es un año gafe o es que estamos gafados", concluyó, "dos cornadas y las dos en el corazón". La cogida de Ramón fue una de las muchas que sufren los banderilleros. El novillo, con trapío de toro y 458 kilos de peso, manso como todos sus hermanos, fue muy reservón en el segundo tercio. Sin apuros, pero sin lucimiento, habían colocado banderillas Soto Vargas y Juan de Triana. Al cerrar el tercio, el primero de ellos fue arrollado tras clavar los garapullos y cayó al suelo junto a la barrera del tendido 7. El novillo hizo por él en un instante. El banderillero se levantó por su propio pie y fue su compañero Juan de Triana quien se percató de que tenía manchado de sangre el forro de la chaquetilla. Trasladado inmediatamente a la enfermería, nada hacía pensar en un fatal desenlace. La capilla ardiente quedó instalada en la sala de prensa del coso, y velaron su cadáver su esposa, familiares, compañeros y amigos; entre otros, los diestros Espartaco, José Antonio Campuzano y el rejoneador Álvaro Domecq. Los novillos del Conde de la Maza estuvieron bien presentados, con problemas para una terna inexperta y sin grandes recursos, la formaban Antonio Vázquez, que dio una vuelta al ruedo, Juan de Félix, ovacionado en uno de sus toros, y Leocadio Domínguez, que dio vuelta al ruedo en los dos. (Fuente: Diarios y Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega) 

"Avioncito" derriba a Soto Vargas y hace por el en el suelo, Instantes después se produciría la mortal cornada.
Semanario El Ruedo/ 22 de septiembre de 1992/ Época IV, No. 75

FERNANDO " EL CHAYOTE " (XXXX - 1992)

Solo para efectos ilustrativos

Panteón de Tequesquitlán, Jalisco

Cortesía del Sitio Web: http://tequesquitlan.com

Reconocido jinete de jaripeos rancheros que falleció un jueves 30 de enero de 1992 en la Plaza Providencia del poblado de Tequesquitlán, Municipio de García Barragán, Jalisco, México, a consecuencia de las lesiones que le causó un toro de nombre “el  Guacho”  del hierro de Arias,  recia crianza del Rancho La Copa, de Villa Purificación.

 

T. R. SPRAGUE (XXXX - 1992)

Solo para efectos ilustrativos

2009 Shawnee Rodeo

Cortesía de

http://www.flickr.com/photos/smantrom/3958667712/

El editorialista Bryan Painter del prestigiado diario norteamericano “News OK/The Oklahoman”, refiere en un artículo publicado el 6 de julio de 2008, y titulado “Las tragedias impulsan el uso de cascos y vestimentas de seguridad para la monta de toros”,  que: << el Departamento Estatal de Salud informó de 75 lesiones traumáticas del cerebro y 6 de médula espinal en los eventos de rodeo celebrados en  Oklahoma desde 1992 hasta 2003. - Esto suma 81 lesionados en 12 años, para un promedio de casi 7 accidentes por año en un solo estado de la Unión Americana, lo que da una idea del grave peligro que representa la monta de toros.- En julio de 1992, el doctor Mark Brandenburg, quien ha sido un impulsor del uso de protecciones, estaba trabajando en la sala de emergencias del Centro Médico de Oklahoma, cuando un joven cowboy de Colorado llamado T. R. SPRAGUE  fue remitido por vía aérea para su atención medica desde el auditorio donde se celebraban las Finales Nacionales de Rodeo Escolar en Shawnee. El toro que T.R. Sprague había estado montando saltó realmente alto y se volvió atrás. El toro echó la cabeza en el aire y el impulso causó que el vaquero se inclinase hacia delante para encontrarse cara a cara con la bestia. Desgraciadamente Sprague no estaba usando casco protector (muy pocos, o ninguno de los cowboys los usaban en aquellos días), por lo que sufrió  una grave fractura de cráneo con hundimiento que le causó la muerte al día siguiente. >>

Fuente:

http://newsok.com/tragedies-push-use-of-bull-riding-safety-vests-helmets/article/3266361 Oklahoman

 

JUAN MIRANDA (XXXX - 1992)

Solo para efectos ilustrativos
Catedral de San Servasio en Valladolid Yucatán.
http://www.mexicoenfotos.com/?seccion=8&clave=MX12182418407161

El 15 de noviembre de 1992, en la carretera entre Valladolid y Mérida, Yucatán, México muere el banderillero Juan Miranda.
Fuente: El cronista (LRQ) de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México (ANCTL). http://www.campobravo.org/efemerides.php

OSCAR MARTÍN LOZANO (1969 - 1992)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Torrelaguna, Madrid, España
http://es.wikipedia.org/wiki/Torrelaguna#/media/File:Torrelaguna3.jpg

El afamado diario español "El País", del miércoles 14 de octubre de 1992, informó de la pluma de José Antonio Hernández, que el juez de Torrelaguna encargado de investigar la muerte de Oscar Martín Lozano, de 23 años de edad, al que un toro cogió en el primer encierro de las fiestas de Torrelaguna, Madrid, sin que hubiera nadie que le echara un capote, no ha emprendido todavía la investigación judicial del caso. Han pasado 37 días desde entonces, y el magistrado, Antonio Moreno de la Santa, sigue esperando a que le envíen la autopsia y el resto de diligencias practicadas en Madrid. Oscar ingresó cadáver en el Ramón y Cajal. Cuando reciba las diligencias, el juez de Torrelaguna (2,500 habitantes, al norte de la región) ofrecerá a los familiares de Oscar Martín la posibilidad de emprender acciones judiciales, según fuentes próximas a su juzgado. El trágico final de Óscar Martín puede ser constitutivo de un delito de imprudencia, temeraria o simple; todo depende del resultado de la autopsia.

Infracción administrativa:

El reglamento taurino exige la presencia en los encierros de al menos un doblador, experto en esquivar al animal. Tal misión se le encomendó a Leonardo Jesús Moreno. Pero éste, cuando se produjo la cogida, no estaba en el coso.

En función de la autopsia, el juez de Torrelaguna investigará cómo influyó la ausencia de doblador en la muerte de Óscar Martín. Era el 6 de septiembre de 1992 cuando éste tropezó en un desnivel de la plaza y el bragado "Seguidillo", de tres años, le enganchó por una pierna y lo volteó a su antojo. Oscar intentó incorporarse, pero el astado volvió a arremeter contra él, sin que hubiera nadie acreditado que le auxiliara. El corredor se incorporó de nuevo, pero el toro regresó para cornearle por tercera vez.

Ya no se levantó:

El magistrado Antonio Moreno se limitó a decir ayer: "Todavía no se ha podido hacer nada porque falta por llegar al juzgado el resultado de la autopsia y las otras diligencias que se practicaron en Madrid. Desgraciadamente, en Madrid (los juzgados) tienen mucho trabajo. Pero es normal que no hayan sido remitidas todavía esas diligencias". Fuentes del Instituto Anatómico Forense señalaron ayer que desconocían por qué no se había enviado todavía la autopsia al juzgado de Torrelaguna. Estos medios añadieron que este organismo, en cualquier caso, no interviene para nada en la transmisión de esas diligencias. Salvo que el fiscal decida actuar de oficio, la inexistencia de dobladores durante el encierro sólo cabe subsumirla como infracción administrativa. Y una eventual sanción competería a la Administración, según los citados medios judiciales.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1992/10/14/madrid/719065459_850215.html

Nota: La real villa de Torrelaguna es un municipio de España perteneciente a la Comunidad de Madrid. Tiene una población de 4,828 habitantes (INE 2014) y una superficie de 43,40 km². Su densidad poblacional es de 113,55 hab./km².
Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Torrelaguna)

Este mismo diario español "El País", del sábado 19 de septiembre de 1992, había informado previamente de la pluma de Ana Alfageme, que Leonardo Jesús Moreno López, el banderillero que figuraba como director de lidia en los festejos taurinos de Torrelaguna, ha dicho a este periódico que no sabía que ocupase tal cargo y que, obviamente, no estaba allí. Durante las fiestas del pueblo (de 2,500 habitantes) murió Oscar Martín, un joven de 22 años, corneado varias veces y en sucesivas embestidas por un novillo, sin que nadie le auxiliara. El trabajo del director de lidia y sus ayudantes -entre ellos el propio concejal de Fiestas- consiste, según el Reglamento Taurino, en auxiliar a los mozos que corren el encierro. La identidad de Moreno López, un novillero que pasó a ser banderillero, aparece en la documentación del permiso que el Ayuntamiento de Torrelaguna, de mayoría socialista, pidió para las fiestas que se celebraron en el pueblo la semana del 6 al 13 de septiembre. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, entre la documentación que fue presentada por el Ayuntamiento a la Policía de Espectáculos, figura el número de su carné de identidad, y un contrato firmado con su nombre. Moreno López conversó con este periódico el pasado jueves y manifestó que desconocía ser el director de lidia de las fiestas taurinas de Torrelaguna. "He sido jefe de lidia de Colmenarejo", afirmó, "pero no en Torrelaguna". Este periódico intentó ayer localizar sin éxito -y después de dejar, telefónicamente, varios mensajes- a la alcaldesa de Torrelaguna, María Paz Miguel Morena y al concejal de Fiestas, José María Ruiz Reina, quien, según un compañero de consistorio, Juan Sanz Corral, fue el responsable de los aspectos taurinos de los festejos. Ambos ediles -y otros concejales- se negaron desde el principio a facilitar información sobre el encierro en el que murió Óscar Martín, el domingo 6 de septiembre. El muchacho, un mensajero nacido en el pueblo, resbaló a la entrada de la plaza y fue corneado una y otra vez por "Seguidillo", un novillo nacido en 1989. Nadie le auxilió y el chico murió de camino a Madrid. Sanz Corral, edil del Partido Popular, supervisó los aspectos sanitarios de las fiestas taurinas y afirmaba ayer que, durante las fiestas, el cirujano de la plaza estuvo en todos los festejos, "o alguien de su equipo"; los veterinarios examinaron a los animales y éstos cumplían la normativa. "Pero de los aspectos taurinos, se hizo cargo Ruiz Reina", comentaba. El juez de Torrelaguna dijo ayer que esperaba aclarar las causas de la muerte cuando recibiese la autopsia.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1992/09/19/madrid/716901854_850215.html

El toro "Seguidillo", un cárdeno bragado nacido en febrero de 1989, pinchó a Óscar Martín Lozano en una pierna después de que el joven resbalase a la entrada de la plaza portátil de Torrelaguna. El chico cayó al suelo, pero intentó levantarse y seguir. La secuencia, captada por un aficionado en vídeo, fue emitida por Telemadrid.En la primera imagen de la secuencia (arriba, a la izquierda), el cámara aún no había reparado en que Seguidillo, de la ganadería Sanz Colmenarejo, de Colmenar Viejo, tenía enganchado a Óscar (rubio, con pantalones claros) por una pierna. El animal se lo llevó hacia las vallas (arriba a la derecha) le dio la vuelta y luego le abandonó (centro, izquierda). El joven se movió y otros mozos intentaron acercarse para recogerle, pero Seguidillo volvió a por él (centro, derecha) y todos emprendieron la huida. El aficionado captó también la imagen del astado con el chico boca abajo, colgado de un muslo (izquierda abajo). Por fin (imagen de la derecha, abajo) los mozos consiguieron arrastrarle hacia un burladero. El joven fue atendido en la enfermería y trasladado después al hospital Ramón y Cajal, pero ya ingresó cadáver. Tenía una cornada en la parte derecha del pecho, en la ingle y un traumatismo craneoencefálico, según el parte médico.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1992/09/08/madrid/715951464_850215.html

FÉLIX ENRIQUE PADILLA BUSTAMANTE (1968 - 1993)

Solo para efectos ilustrativos
Panorámica de Planeta Rica, Colombia (1885)
Cortesía del Sitio Web: 

Aficionado de 25 años, oriundo del barrio de Santander, en la periferia de Planeta Rica, Colombia, que fue cogido y muerto en 1993 por un toro en el primer día de las fiestas de la corraleja de “La Virgen de la Candelaria”. El fallecido trabajaba de carpintero en la ebanistería de don Carlos Pérez, quien consiguió una caja mortuoria que se la regaló el alcalde Carlos Angulo y su papá, don Santiago Padilla, pagó la bóveda, para que no fuera enterrado en la tierra. A Félix lo cogió un toro que le dicen (el Siete Cajas), porque ya mató a siete personas entre manteros profesionales, banderilleros, aficionados y espontáneos. Incluso, hay gente que ya no le dice Siete Cajas, sino Nueve Cajas. Esto porque se supo que un muchacho del barrio Palma Soriano, que también fue cogido ese mismo día murió, no se sabe dónde. Esta versión no la confirmó el puesto de policía. El ahora, (Nueve Cajas),  es un toro grande, fuerte, de color barcino que, según el veterano mantero Ubadel Acosta, se conoce todas las corralejas de Córdoba y Sucre. Que se recuerde, los muertos más recientes en corralejas han sido Jesús “El Indio” Salguero, mantero oriundo de Montería, fue corneado durante las festividades de Sincé (Sucre); Francisco Reyes, también mantero de Sahagún, muerto en la región de Río Verde Vijao; Andrés “Chimá” Humanes, de Arache, muerto por un toro en las corralejas de Chinú. Todos ellos padres de familia y cuyos hogares han quedado desamparados. Después de los toros en Planeta Rica, las corralejas siguen a otras plazas. La temporada taurina en corralejas solo finaliza en abril en la población loriquera de Cotorra, famosa por sus tardes de toros. La historia de las corralejas en Córdoba y Sucre registra varios casos de muertes. José Madera Maderita, toda una leyenda del capote, la muleta y las banderillas, recuerda la tristemente célebre historia de los toros “Tapa e Tuza”, “El Chivo Mono”, “El Barraquete” y “La Escoba”. Los cuatro sumaron 53 muertos, así: 27, 16, 6 y 4, respectivamente. Al “Tapa e Tuza” lo mataron en la finca de Rafael Páez cuando destruía una cosecha de maíz. Otros toros con renombre fueron “El Llorón”, de Santos Cogollo y “El Barcino” de Marco España. Últimamente han hecho historia, “El Masamorro”, “El Perro”, “El Policía”, “El Aviléz”, “Sarampión”, “Perrazo” y “El Siete Cajas”, el más temible de todos. De antaño, “Chivo Mono”, con más de 30 muertos en sus cuernos; “El Barraquete”, “El Murciélago”, “El Cocao”, “El Arrancatete”, “Jabonero” y “Fidel Castro”.

Fuente: Crónica de Toño Sánchez, Diario El Tiempo del 1 de marzo de 1993

El mismo diario El Tiempo.com de Colombia, había divulgado el 12 de febrero de 1993, una nota editorial del cronista NULLVALUE: "Muere torero en corralejas de Córdoba" donde anota que: El mantero Félix Padilla Amante, de 25 años de edad, murió ayer en su tierra, Planeta Rica, después de participar en las corralejas de Sampués, Ciénaga de Oro, Garzones y San Pelayo (Córdoba). Durante el primer día de corralejas, Padilla Amante, bravo con la muleta y las banderillas, que ponía sentado en tierra, recibió una cornada cuando enfrentaba un toro, de la ganadería de Elías Muñoz, que se le coló por la derecha. Murió en su ley, dijo "El Negro Rocha", el más grande coleador de toros de las corralejas de la Costa. Cuatro personas que resultaron heridas fueron atendidas en el Hospital San Nicolás, de Planeta Rica, donde se habían suspendido las corralejas hacía dos años. Las festividades terminarán el próximo lunes. Ayer se iniciaron fiestas de corralejas en Purísima, zona del bajo Sinú, las cuales se prolongarán hasta el domingo 14, en donde los toreros seguirán jugándose la vida. Allá se jugarán toros criollos y con un cuarto de casta de propiedad de Elías Guerra Tulena, Miguel Ignacio Montes, Tulio Patrón, Manuel Esteban Usta y Aníbal Paternina. El trofeo a la mejor ganadería de las corralejas de San Pelayo en la que murió corneado otro torero, que finalizaron la semana pasada, lo ganó por segunda vez José Banda.

ALBERTO BRICIO VILLASEÑOR (1970 - 1993)

De la hemeroteca de don César Gutiérrez
(Sastre de toreros)

Novillero mexicano muerto por “Fistol”, novillo de la ganadería de Yturbe Hermanos que se lidió en la Plaza Nuevo Progreso de Guadalajara, el 6 de junio de 1993. “Fistol” corneo al joven espada cuando este se había arrodillado en los medios para instrumentar un farol. Recibió cuatro cornadas del terrible berrendo. Al día siguiente a consecuencia de las cornadas falleció en un hospital de la localidad.


Cortesía de
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

El afamado cronista hispano-zacatecano, d. Juan José Zaldívar relata así su trágica  suerte << Alberto Bricio Villaseñor, novillero mexicano, hijo del también matador de novillos de igual nombre,  y hermano de otros dos, Arturo y Diego. Había comenzado su andadura taurina en los años de la década de 1980, y en la temporada de 1987 ya figuró en una novillada en el escalafón de los novilleros mexicanos. En las siguientes campañas figuró en un número reducido de festejos, que fueron 3 en 1988, 2 en 1989, 1 en 1990 y 3, tanto en 1991 y 1992. En 1993 había  participado en 2, cuando, el 6 de junio, en la Plaza de Toros Nuevo Progreso de Guadalajara (Jalisco, México), hizo el que luego sería su último paseíllo. Alternó aquella tarde con Joel González, Eligio García, Sergio del Alto, Humberto Eguiarte y César Garza, en una novillada que prologó el rejoneador Oscar Orta. Se lidiaron seis novillos de la ganadería de Yturbe Hermanos y uno, el de rejones, de la divisa de Cerro Viejo. Al intentar Bricio un farol de rodillas en los medios de la plaza, el novillo de nombre “Fistol”, marcado con el número 9, le infringió cuatro cornadas graves que le provocaron la muerte el día siguiente 7 de junio de 1993. La gravedad de las heridas hizo necesaria una larguísima intervención quirúrgica. A las tres y  media de la madrugada del día 7 todavía se le estaba interviniendo, pero no pudiendo superar el tercer paro cardíaco, se produjo su óbito. Fue una tragedia anunciada, ya que él  mismo dijo: "Voy a salir a morirme..." y se murió. Algunos de sus subalternos le indicaron que estaba mal colocado. El novillo se le arrancó y ya encima, se detuvo incomprensiblemente... estamos seguros que reflexionó en el engaño y se fue por el diestro... una vez más la tragedia la produjo un novillo que había quedado fuera de la reseña y que, por tanto, había sustituido a otro burel. Era el destino de Alberto. Tampoco la corrida en la que tenía que lidiarse “Islero” era la programada. Contaba el novillero veintitrés años de edad. A sus restos mortales les dieron póstuma vuelta al ruedo en el coso en el que recibió las fatídicas cornadas, entre la ovación cerrada de sus amigos, compañeros y aficionados. 

La madrugada del 6 al 7 de septiembre de 2013, recibí una amable carta del sastre de toreros César Gutiérrez, donde me adjunta esta editorial publicada en su tiempo en la revista "El Castoreño" del picador ahora fallecido Israel Vázquez y donde cuenta:

Cita el docto cronista taurino Rafael Gómez Lozano, en su Blog enciclopédico en Internet: "Toreros Mexicanos", que Alberto Bricio Villaseñor, "Alberto Bricio (hijo)", nació en Guadalajara, Jalisco, México, en 1970. Hijo del novillero del mismo nombre y hermano del matador de toros, y en la actualidad banderillero, Diego Bricio. Debutó como novillero en 1987. El 6 de junio de 1993 hizo el paseíllo en la plaza de toros "El Nuevo Progreso" de Guadalajara acompañado de Joel González, Eligio García, Sergio del Alto, Humberto Eguiarte, César Garza y el rejoneador Oscar Orta, para enfrentarse a un encierro de la ganadería de Yturbe Hermanos. Al intentar dar un farol de rodillas al novillo "Fistol", recibió las heridas que le causaron su deceso la madrugada siguiente.

BENJAMÍN DURON " EL CARITAS " (XXXX - 1993)

Foto del torero bufo "El Caritas" o "Carita" como lo refiere el señor Abraham B. Bitar de la Revista "El Redondel", que es de donde proviene la foto, autoría del matador de toros Armando Rosales "El Saltillense" (q.e.p.d.). Cortesía de don Rafael Gómez Lozano.

El 7 de enero de 1993 muere asesinado en la ciudad de Aguascalientes, México, el torero cómico Benjamín Duron “El Caritas”.(Adarbo)

El afamado historiógrafo taurino don Luis Ruiz Quiróz refiere en sus leídas efemérides, que el 7 de enero de 1993 muere asesinado en Aguascalientes el torero cómico Benjamín Duron "El Caritas".

BENJAMÍN DURÓN "EL CARITAS"

La tarde de un domingo desolado de 1972, entramos Jorge Ferreira y yo al Bar Fausto del Hotel Francia de la ciudad de Aguascalientes, que a esas horas, en ausencia de corridas de toros, debería de ser uno de los sitios más solitarios del planeta. No fue así en aquella ocasión. El único cliente que estaba ante una mesa era Benjamín Durón, (a) El Caritas, quien, instalado en esas remotas alturas de la inspiración que nos proporcionan los dolores del alma y que sacan a relucir unos tragos de alcohol, graznaba para sí mismo, la tonada de Alberto Cortés que reza: “Me gusta estar tirado siempre en la arena…”, estribillo que repetía una y otra vez, entre cavilosos silencios que lo remontaban a quien sabe qué territorios del ensueño a los que todos nosotros hemos acudido en algún momento de ensoñación sentimental. Visto desde afuera, el espectáculo tenía algo de grotesco y de simpático. Habiendo andado nosotros mismos repetidas veces en lo mismo, nos causaba gracia el estado en el que se encontraba nuestro amigo, mismo que, por cierto, no tomó nota de nuestra presencia pese a que le pasamos por enfrente. El Caritas era un muchacho de cuerpo breve, de rostro feo, pero con una enjundia muy particular para expresarse verbalmente y trabar rápido contacto con la gente, conocida o desconocida, y fue un tipo que cobró rápida celebridad en aquellos tiempos por lo inusitado de su facha y su persona. Conocí a algunos de sus otros hermanos que estuvieron vinculados con la Secundaria 70. Alberto, uno de los mayores, era todo lo contrario de nuestro personaje: Seco, reposado y de presencia grata, laboraba de profesor de Educación Física en esa escuela en la que yo impartía la materia de Civismo -de Cinismo, me decía mi colega Ramiro Aranda González, el Marqués del Valle de Los Conos- y allí mismo había cursado su secundaria otro de los carnales de menor edad. Tuve conocimiento de que uno más, estudiaba para profesor de deportes en la ciudad de México.
El caso es que El Caritas quería ser torero y a ello dedicaba toda su energía, su voluntad y su quehacer. Ocasión hubo en que el profesor Felipe Pipo Ventura Rodríguez le dio chamba en el plantel secundario, fue una breve temporada en la que se dio a conocer con los muchachos mostrando la facilidad que tenía para comunicarse. Se encargaba de vigilar la puerta, pero le dio por practicar pases toreros a los transeúntes que pasaban por la calle, los cuales se quejaron y fue así que le cambiaron de turno, convirtiéndolo en velador del plantel.
El campeonato de Fútbol de 1970 fue transmitido por televisión y el director de la escuela puso un receptor en el local, con el que el personal pudo ver los partidos. Como parte de los festejos, se realizó una corrida de toros y estaban viéndola cuando se lanzó al ruedo un espontáneo. Del corro de profesores se dejó oír la voz de Alberto que gritó: “Es mi hermano…” y efectivamente, era Benjamín que quería triunfar en los ruedos y se metió de lleno en el festejo mundialista. Una muestra del pundonor de El Caritas, la da el hecho de que era costumbre que la empresa taurina pusiera a los aspirantes a toreros a vender boletos para las corridas, a lo que el aludido respondía indignado: “Yo no soy boletero, yo soy matador”. Llevado de su afición, nuestro amigo una tarde se lanzó de espontáneo durante una corrida en la plaza de San Marcos, con tan mala suerte que fue cogido, no por el toro, sino por los cumplidos agentes del orden que lo remitieron a la cárcel de la calle de Colón, en la que coincidían los sujetos a prisión preventiva, los arrestados, los sentenciados y a falta de manicomio, aún los locos, bueno, algunos de ellos, porque otros seguimos sueltos por ahora. Esta penitenciaria constaba de un patio al que desembocaban unas habitaciones y la zona de distinción estaba compuesta por dos cuartos con ventanas que daban a la calle. En ellos se hacinaban unos quince sujetos por recinto, quienes contaban con cobijas y recibían alimentos y cigarrillos de sus familiares y amigos desde la banqueta. La suerte de Durón estuvo sellada porque el implacable e inolvidable alcalde Carlos Macías Arellano, impuso el arresto inconmutable de tres días para los transgresores de las corridas taurinas, así que ese fue el tiempo que duró la reclusión del aspirante a matador. El Caritas no se arredró por el castigo. El lunes, su entusiasmo lo llevó a liderar a todos los reclusos; los puso en fila, ayudó a pasarles lista, los hizo marchar por algunas horas y los organizó en competencias deportivas, de tal modo que se les acortaban las horas disponibles para la ociosidad. Había en el penal unos 110 internos, y todo ocurría ante el pasmo del alcaide y de los custodios que vieron cómo, en el curso de unos cuantos minutos, el penal adquiría la formación de un establecimiento disciplinado en el que el material humano llevaba a cabo tareas inverosímiles, ajenas a la molicie acostumbrada. Me acuerdo que mi oficina en el Palacio de Gobierno, daba al ala Oriente del edificio y pasillo de por medio, era vecina del penal. Por las noches me llegaban las dolientes notas de alguna guitarra y una voz que entonaba tristísimas canciones que hablaban de sentimientos intensos, y esos cantos que subían por la oscuridad hacia sitios inalcanzables; por lo pronto me caían a mí, dejándome en el alma retorcimientos atroces y un pesar insoportable por esas fatigas del alma que no estamos en posibilidad de remediar. De seguro, este tipo de sufrimientos se calmaban con las acciones que emprendía el torero que había sido sorprendido en la borrasca de su desmedida afición taurina. Así transcurrieron los tres días del Caritas en la cárcel, y tuvo que salir dejando en los internos, en los custodios y aún en el mismo Presidente Municipal, una cierta desazón porque la pena hubiese transcurrido tan rápidamente. Hubo una sensación de soledad con la libertad de Benjamín y su hazaña pronto recorrió los cafés y los bares y desde luego, los centros de reunión de la torería, que celebró entusiasmadamente las puntadas de uno de sus miembros de número más sobresalientes. Cabe decir que El Caritas llegó a torear en algunos festivales taurinos, y el público acudía gozoso a ver sus hazañas en el viejo y breve coso de San Marcos. Él se proponía ser una figura en serio, pero sea por su lenguaje muscular, por sus tics nerviosos, por la manera de desplazarse, resultaba un torero bufo que en mucho recordaba a Cantinflas y de allí se originó el apodo de Cantimplas; por más que trataba de igualar a Paco Camino o a Manolo Martínez, sus faenas eran coronadas con el regocijo y las carcajadas del público. Era un cómico involuntario, pero así es el destino, una cosa es la que nos proponemos y otras muy diferentes las que alcanzamos. Según me refirió el profesor Felipe Ventura, el licenciado Joaquín Cruz Ramírez, vecino de la escuela, un día se fue a quejar porque el velador no lo dejaba dormir. “Es raro, replicó el mentor, si los veladores lo que hacen es dormir”. El caso es que una noche se apareció en la escuela y descubrió que la cancha de básquetbol se hallaba totalmente iluminada y que el tocadiscos hacía sonar a todo volumen música de pasodobles, mientras un grupo de alegres taurinos entrenaba suertes en el coso improvisado, y de allí que el vecindario tuviera festejo hispano nocturno contra su voluntad. Había un trabajador llamado Pedro que tenía frecuentes disputas conyugales, y muy seguido se veía obligado a pasar la noche fuera de su casa. Así, le pidió al velador que lo dejara trasnochar en la escuela: el solicitado accedió con la condición de que Pedro la hiciera de toro en los entrenamientos, éste aceptó la oferta con el resultado de que durante el día se tenía que esconder para reponer el sueño del que se había privado por la noche, empujando la cara del astado. De todo esto tomó cuenta el director del plantel y dio por terminadas las incursiones taurinas de nuestro personaje. El Caritas, ante la negativa de los empresarios a darle oportunidades, se declaró en huelga de hambre, la cual duró varios días y un ganadero le regaló un toro. Dice el profesor Ventura que al término del ayuno, el matador había subido tres kilos de peso y que apenas tuvo el cuadrúpedo en su poder, lo vendió y encabezó una ruidosa juerga con sus colegas. Desde entonces, se le cerraron definitivamente las puertas en la plaza de la ciudad. A consecuencia de ello, El Caritas formó un grupo con El Praga y El Cañas amén de otros taurinos, con los que organizaban un espectáculo que consistía en que convertido en Cantimplas, Benjamín hacía el torero bufo, mientras que El Praga toreaba en motocicleta. Este show lo promovía en el norte de la República y repartían propaganda en las ciudades del sur de Estados Unidos, hasta que la Asociación de Matadores les impidió que continuaran con estas charlotadas. Todavía tuvo Durón arrestos para organizar el grupo de Enanitos Toreros que en el mismo tono festivo, llevaron a cabo espectáculos con toros. En 1974 me vine a vivir a la ciudad de México y dejé de ver a ese simpático personaje, pero un día, caminando por alguna de esas calles de Dios, me topé con él -con El Caritas, no con Dios, por supuesto. Nos dio mucho gusto encontrarnos. Me platicó que su hermano menor había sufrido un terrible accidente; que practicando gimnasia en la Casa de la Juventud se esforzaba por dominar un salto muy complicado; que su hermano el profesor de Educación Física le había dicho que no lo hiciera hasta que él en una visita posterior, pudiera dirigirlo, pero queriendo sorprender a su instructor con sus adelantos, lo intentó con tan mal resultado que cayó mal, se hizo múltiples fracturas que le iban a dejar paralítico el cuerpo prácticamente desde el cuello para abajo; que estaba internado en el Hospital Colonia de los ferrocarriles y que él, El Cantinflitas, lo estaba acompañando. Caminamos un buen rato. No recuerdo si me visitó en mi oficina, pero sí que platicamos con amplitud. Me dijo que se había ido a vivir a Ciudad Juárez y a Tijuana, que había andado la legua en ganaderías y plazas de toros; que lo conocían personajes importantes del medio; que en una ocasión un ganadero lo retó a que ante numeroso público, hiciera un salto a la garrocha sobre una bestia, al estilo de los inicios de la tauromaquia. Francisco de Goya y Lucientes nos ha dejado testimonios gráficos de ello, y El Cantimplas aceptó el desafío; realizó la suerte a la perfección sobre un animal inmenso y se ganó una lana. Durante esos viajes tuvo algún amor y fue al regreso de una gira que nos lo encontramos en el Bar Fausto. Llevaba un traje verde chillante con corbata y, a lo mejor, destinaba sus entrecortadas romanzas a la dama ausente como un juglar abandonado en el laberinto de la vida. Compré un libro, creo que fue Juan Salvador Gaviota de Richard Bach, y se lo llevé de regalo al herido al Hospital. Las salas de rehabilitación de traumatología son impresionantes con sus resmas de personas lastimadas, sus tinas de aluminio y el trajinar de paramédicos y pacientes. Obviamente, El Cantimplas se movilizaba con agilidad y las enfermeras le dedicaban sonrisas cariñosas. Imagínense ustedes a este tipo toda simpatía, todo chispa andaluza, en medio de las hieráticas mestizas de la megalópolis, cargando espiritualmente todavía el peso de las piedras con las que construyeron las pirámides. Fuimos con su hermano, lo cubrió con una sábana, lo hizo taquito y en un diestro lance se lo echó al hombro; lo llevó a una tina y allí estuvo haciéndole los complicados ejercicios de rigor, con la maestría que hubiese desarrollado un profesional en la materia. Me acordé de aquellos versos de León Felipe que dicen más o menos: “Para enterrar a un muerto, cualquiera, cualquiera sirve, menos el sepulturero…” aludiendo a que quien hace diario una operación, la realiza rutinariamente. Cantimplas se dolió -me lo dijo- de que la tragedia de su hermano le hubiese ocurrido a una edad tan temprana que le iba a impedir actividades románticas; él, de un alma tan sensual, imaginaba qué tipo de vivencias le iban a estar vedadas a su carnal. No lo volví a ver. Pasaron los años y en alguna reunión pregunté por este personaje tan pródigo en manifestaciones de vitalidad, de buenos sentimientos y de desprendimiento generoso. Me platicaron que una noche salió de alguna cantina y se fue caminando a su casa, que a lo mejor se equivocó de domicilio, pero que lo encontraron al amanecer en el quicio de una puerta atravesado el vientre por un arma verduguillo. Se desangró soñando en la noche y no alcanzó a ver la luz del día. Me imagino el cuadro de sus despojos ante el susto de los primeros viandantes matutinos. Nadie que lo vio pudo imaginar que esa cabellera ensortijada, esos párpados cerrados, hubieran pertenecido a un cuerpo tan entregado a los mejores valores del espíritu. Ojalá que desde el cielo, El Cantimplitas se asome pa’ ver estas líneas que quieren subir a donde está, para hacerle llegar nuestro homenaje cariñoso. Gracias Cantimplitas, porque te me cruzaste en el camino.

Fuente:
Pluralismo-Aguascalientes: “EL PRI ERA UNA FIESTA”: Cultura aguascalentense en el DF
http://www.pluralismo.mx/ags/opi/col/6186-prifiesta

GERARDO DIDIER GÓMEZ (XXXX - 1993)

Solo para efectos ilustrativos
Cortesía de Juanca46
http://www.flickr.com/photos/colomargen/

Fue un valeroso periodista, locutor y cronista taurino colombiano, quien trabajaba por su cuenta y para "Radio Todelar", y quien fuera masacrado presuntamente por encargo de un particular, en febrero 11 de 1993, mientras conducía su automóvil entre las ciudades de Cali y Buga. Le dispararon desde una motocicleta. Desde entonces su muerte permanece en la impunidad. Su caso no aparece en el archivo de la fiscalía, y el móvil del crimen jamás se esclareció. Uno más de los 177 periodistas asesinados en Colombia. Dios lo tenga en su Santa Gloria y proteja a los periodistas colombianos amantes de la verdad.
Fuentes:
http://issuu.com/periodismodehoy/docs/06.udea
http://www.monografias.com/trabajos80/balazos-muertos-responsabilidad-social-periodista/balazos-muertos-responsabilidad-social-periodista.shtml

IMANOL CARRERA (1965 - 1993)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Pasaia (Guipúzcoa), España.
Cortesía de Josugoni euskarazko Wikipedian

El acreditado diario "El País" del 11 de junio de 1998, publicó de la pluma de su corresponsal en San Sebastián, Aurora Intxausti, que habían sido absueltos los tres acusados por la muerte de un joven en un encierro.- Un acuerdo entre los procesados y la rebaja de la petición fiscal posibilitó ayer que tres imputados en la muerte de un joven en un encierro en Pasaia (Guipúzcoa), a los que inicialmente se les acusaba de un delito de imprudencia temeraria, fuesen absueltos.

La juez Carmen Zubimendi absolvió al ex alcalde de Pasaia Xabier Portugal, de Herri Batasuna; al jefe de la Unidad de Espectáculos de la Ertzaintza, Alfredo Nájera, y al ganadero Pedro Jesús Domínguez como responsables de la muerte de Imanol Carrera Sigüenza, de 28 años de edad, casado y padre de una niña, quien falleció tras ser corneado por un toro en un encierro en las fiestas locales de 1993. El acuerdo entre las partes implicadas se consiguió después de varios meses de conversaciones entre los representantes legales y tan sólo 24 horas antes de que se celebrase el juicio. El acuerdo económico quedará recogido en la sentencia que dictará la juez en los próximos días. La familia del fallecido retiró la acusación tras llegar a un acuerdo con los procesados y las aseguradoras y conseguir una indemnización de 31.5 millones de pesetas.

El Ayuntamiento de Pasaia (ó Paseo, un municipio costero y portuario de la provincia vasca de Guipúzcoa, España). y el Gobierno vasco ofrecieron a la viuda la citada cantidad, que será abonada a partes iguales por esas dos instituciones. Además, en el acuerdo se pedía que el representante de la acusación pública rebajase el tipo de delito y lo calificase como una falta. La Fiscalía aceptó la petición y acordó que los procesados eran responsables de una falta. Astas sin despuntar. En la vista oral celebrada ayer en el Palacio de Justicia de San Sebastián la magistrada Zubimendi escuchó a cada una de las partes implicadas en el suceso y acordó dictar una sentencia absolutoria. Ante la renuncia expresa de la acusación pública y de acuerdo con el tipo penal que se aplicaba no podía existir otro fallo que el absolutorio. Los hechos que derivaron en un proceso judicial se produjeron el 7 de julio de 1993 en Pasai Antxo durante un encierro que se celebraba por la tarde, cuando uno de los astados corneó a Imanol Carrera Sigüenza, de 28 años. Hasta que se produjo el suceso, la víctima había permanecido en un bar y tras el paso de un grupo de reses salió a la calle sin percatarse que no había cruzado el recinto toda la manada. Uno de los astados alcanzó con el pitón a Imanol Carrera y le seccionó la arteria y la vena subclavias izquierdas (le corneó a la altura del cuello y el pecho, falleciendo al poco en el Hospital de Aránzazu). El encierro, según los informes de la Fiscalía, incumplía la normativa que regula la celebración de espectáculos taurinos tradicionales, ya que las reses sobrepasaban el peso máximo permitido y no tenían las astas despuntas o emboladas. Los toros, que pesaban 500 kilos, sobrepasaban con creces los 320 kilogramos que permite la legislación para actos festivos. A pesar de los informes que recomendaban la suspensión del encierro, el alcalde ordenó que se celebrase y la fiesta acabó en tragedia.
Fuentes:
http://elpais.com/diario/1998/06/11/paisvasco/897594006_850215.html
http://elpais.com/diario/1998/06/08/paisvasco/897334812_850215.html

OCTAVIO HERNÁNDEZ (1949 - 1994)

Solo para efectos ilustrativos
Plaza de toros "El Toreo", de Cuatro Caminos
news.urban360.com.mx

El 13 de octubre de 2016, recibí una amable carta de mi amigo, el historiador taurino, don Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog "Toreros Mexicanos", y quien me hizo llegar un recorte de periódico ESTO del 4 de agosto de 1994, donde citan en el encabezado: Falleció el cornado en "El Toreo".- Fuimos informados que ayer dejó de existir el señor Octavio Hernández, de 45 años de edad, cornado el pasado sábado en las corraletas de la plaza de toros "El Toreo", de Cuatro Caminos (en los límites de la Ciudad de México (Distrito Federal) y el municipio de Naucalpan de Juárez, Estado de México), cuando se hacía la labor de enchiqueramiento para el festival taurino del PRI, que se realizó por la tarde. El finado deja a su esposa y dos hijos, de 14 y 18 años de edad, y el cuerpo fue trasladado a Almoloya de Juárez para ser sepultado.

Después de que fue herido, sufriendo tres cornadas, una de ellas calificada de mortal en el cuello, pues al parecer el pitón le llegó al cerebro, fue llevado a la clínica del Seguro Social de Lomas Verdes, sección de traumatología, donde no le querían admitir por no estar afiliado. Según versiones, esta persona era únicamente empleado de la plaza El Toreo, sin ningún conocimiento en el manejo de reses bravas. Ese día, llevaba en una mano un aparato de los llamados "walki-toki" cuando enchiqueraban el astado de José Julián Llaguno, que le correspondió a Eloy Cavazos, y dejó una de las puertas abiertas y él estaba adentro del corral. Descuido que le costó las cornadas y finalmente la muerte.

No lo podemos comprobar, pero empezaron a hacerse las especulaciones y aseguran que en principio hubo negligencia y falta de atención médica, pues además estaban contratados los servicios médicos del doctor Antonio Salcedo Cóppola. Se sabe que el percance fue antes del sorteo y aún no llegaban los médicos y se lo llevaron a la clínica los organizadores del festejo.

VÍCTOR MORA (XXXX - 1994)

Solo para efectos ilustrativos
Catedral de Aguascalientes, Aguascalientes, México.
Cortesía de Ernesto

El 15 de octubre de 2016, recibí una amable carta del historiador Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red, la enciclopedia taurina "Toreros Mexicanos" y quien me allega un recorte del diario "ESTO", del 27 de septiembre de 1994, donde citan bajo el encabezado de "Notitas" lo siguiente: El tío del novillero Jorge Mora, Víctor Mora, quien también fue novillero, dejó de existir ayer (ahogado). La camioneta que manejaba se atascó en un río y se lo llevó la corriente, cuando viajaba de Villa García a Aguascalientes. Ayer mismo lo sepultaron en el panteón Los Eternos de Aguascalientes.

RANDY LINQUIST (XXXX - 1994)

J.R. Linquist (Bullrider)
Montador de toros hijo del valeroso jinete Randy Linquist (Q.E.P.D.)
Cortesía de http://www.albertleatribune.com

El martes 17 de septiembre de 2013, publicó el medio noticioso norteamericano "Albert Lea-Tribune.com", de la pluma del Sr. Micah Bader, una interesante editorial de nombre "8 segundos de furia", donde J.R. Linquist, un novel montador de toros, le confiesa su valiente intención de seguir los pasos de su padre en los Rodeos.

La monta de toros es un deporte peligroso que J.R. Linquist, de 20 años de edad, conoce de primera mano. Infortunadamente en 1994, su padre, Randy Linquist, murió a causa de las heridas sufridas cuando lo aplastó un caballo después de montarlo a pelo en un rodeo en la locación de Albert Lea, en Minnesota.

Linquist padre, se rompió la mayoría de sus costillas cuando el caballo cayó sobre él, sufriendo aparte, un grave traumatismo craneoencefálico que le causó la muerte.

Que Dios lo tenga en su Gloria y que desde ahí ayude a su hijo para que nada malo le pase; por lo pronto yo le aconsejo que siempre use casco y chaleco antes de montar estas bestias, que con sus patas o cachos le pueden quitar la vida.

Fuente
http://www.albertleatribune.com/2013/09/17/8-seconds-of-fury/

ANTONIO DURÁN (1958 - 1994)

Solo para efectos ilustrativos

Encierro de los años 70 en Navas del Madroño (Cáceres)

Cortesía del Sitio Web: http://www.pueblos-espana.org

Antonio Durán, corredor de encierros de 36 años, natural de la localidad de Navas del Madroño (Cáceres), murió en la madrugada del lunes 15 de agosto de 1994 en los festejos taurinos de esta localidad, al ser cogido por un novillo durante el transcurso de un encierro. La víctima, casado y con dos hijos, fue empitonada pasadas las cuatro de la madrugada en la calle principal de este pueblo, y a continuación fue trasladado a un centro hospitalario, donde falleció momentos después. (Fuente: Diario El Mundo, No 1742, del 17 de agosto de 1994

JOSÉ M.R.P. (1971 - 1994)

Solo para efectos ilustrativos

Foto del Diario La Opinión de Zamora, del 15 de agosto de 2009 en el mismo poblado de Argujillo (Zamora) del momento en que el astado empitona por el muslo al afcionado Jesús Santos de 57 años quien resultó herido.

El joven corredor de encierros de 23 años, José M.R.P.,  falleció el 16 de agosto de 1994, en la localidad de Argujillo (Zamora) tras ser embestido por un toro durante el último de los encierros celebrado en su pueblo con motivo de la festividad de la Asunción de la Virgen. El suceso ocurrió cuando el joven corría por una plaza de la localidad, junto con otros muchachos del pueblo, delante de los toros. En un momento de la carrera resbaló y tras caer al suelo, fue embestido por un toro que le provocó heridas de extrema gravedad.La fuerza de la embestida del astado aplastó al joven contra una valla de hierro. El muchacho, cuya familia es natural de Argujillo, fue trasladado al hospital del Insalud de Zamora, donde ingresó ya cadáver. (Fuente: Diario El Mundo, No 1742, del 17 de agosto de 1994)

ARIEL BARRETO SÁNCHEZ " EL PERRO DE APATLACO " (XXXX - 1994)

Instante en el que se desata la tragedia a la caída de  “el Bombero”

Cortesía del Sitio Web: http://www.youtube.com/watch?v=IdmQtDTsfvY&feature=related

 

Fue un afamado y valiente  jinete de jaripeos rancheros oriundo de San Pedro Apatlaco, Morelos, México,  que falleció a las siete de la tarde del 2 de diciembre de año 1994 en Santa Bárbara, Estado de Morelos, por los embates de un toro llamado “el Bombero”.  Tuvo la desgracia en su vertiginosa monta, que el pesado animal tropezara y se azotara de improviso y de forma por demás violenta contra el suelo, golpeándole en la  cabeza,  y que además, se zarandeara encima de su frágil humanidad la bestia, al tratar de incorporarse, causándole la muerte. 


Cortesía de
https://www.facebook.com/Jaripeo.RancheroOficial

BRENT CULLEN THURMAN (1969 - 1994)

Brent Cullen Thurman

Cortesía de Kay Thurman

Fue un afamado jinete norteamericano de rodeos nacido en Austin Texas, USA, el 3 de marzo de 1969 y que falleció a resultas de los daños recibidos por un toro en las finales nacionales de Rodeo en Las Vegas, el 17 de diciembre de 1994. Su carrera de jinete la inició a los 8 años en la Arena Cecil Hills  de Austin TX, participando después en Rodeos Juniors, High School Rodeos, y Rodeos abiertos para principiantes, convirtiéndose en montador profesional en 1989. Ya para 1993 calificó para las finales nacionales de rodeo, finalizando en el quinto lugar del escalafón, y también compitió tres veces en las finales del circuito tejano. El año de su fallecimiento, en 1994,  termino en el noveno lugar  del escalafón nacional de la PRCA. El competía en promedio en 125 Rodeos anuales de la PRCA, más otras 15 actuaciones en diversas plazas de EE.UU. y Canadá. Descansan sus restos mortales en el cementerio Austin Memorial Park, en Austin, Condado de Travis, en Texas, EE.UU.

 

Refieren testigos presenciales de la desgracia, que el toro empezo a dar giros y más giros, sacando de balance al jinete, que fue a dar debajo del toro para ser aplastado por la pata trasera derecha de la bestia en la mitad inferior de su cabeza, tronandosela materialmente por el enorme peso de la bestia. Menos de una semana más tarde fallecía este valeroso jinete.

Fuentes:
Rodeo Roundup/Kendra Santos;
http://www.fortunecity.com/olympia/wolfpac/51/id17.htm