WILIULFO GONZÁLEZ CARBAJAL (1894 - 1941)

Foto cortesía del matador Óscar Mejía / http://omfiestabrava.blogspot.com

Refieren en la Gaceta Taurina (Año II/Julio 97, No 12)  de don Salvador García Bolio en editorial titulada “Murió don Raúl González González Carbajal, Ganadero de Piedras Negras (1933-1997)”,  que el  padre de éste, don Wiliulfo González, esforzado ganadero de bravo, falleció en un accidente en el campo.Siendo más precisos, el 21 de agosto de 1941, en un coleadero en la plaza de tienta de Piedras Negras, muere en una caída del caballo, Wliulfo González Carbajal, ( con 47 años de edad).

En sus orígenes la hacienda de San Mateo Huiscolotepec servía de paso a los viajeros que cruzaban del puerto de Veracruz a la ciudad de México y viceversa. En 1835 fue adquirida a los padres Betlehemitas por don Miguel de Miranda y éste se la arrendó a don Mariano González Fernández, hasta que la compró en 1856. Desde entonces es propiedad de la familia González. Un hijo de don Mariano, don José María González Muñoz fundó ahí, en 1874, la Ganadería de Piedras Negras, con vacas criollas que pastaban en el Rancho de Zacatepec, una fracción de la hacienda, y sementales de bravo que adquirieron de San Cristóbal la Trampa él y su primo José María González Pavón, quien fundó Tepeyahualco. Al principio le ayudaron sus hermanos, don Manuel y don Carlos González Muñoz, quien despúés formaría, con su parte de Piedras Negras, en 1907, Coaxamaluca, en una fracción de la hacienda. Con ellos empezó a tentar a campo abierto los primeros productos pero logró resultados poco alentadores. Se presentó en la ciudad de México, en la Plaza San Rafael, el 30 de octubre de 1887 con dos toros de Arriba Hermanos y tres de Piedras Negras para Diego Prieto “Cuatro Dedos” y Carlos Borrego Zocato. Ese año, en la temporada de la Plaza Colón de la misma ciudad, se realizó una corrida benéfica y quedó un sobrero de Pablo Benjumea, que fue el primer semental español en padrear en Piedras Negras y ligó muy bien. Después agregaron uno de Miura en 1895 y 9 de Murube, 3 en 1896 y 6 en 1905. Don José María dejó a sus sobrinos, don Lubín y don Romárico González, al frente de Piedras Negras. En 1905 pasó a manos de don Lubín, quien agregó 10 vacas y 2 sementales del Marqués de Saltillo en 1908 y administró la ganadería hasta su muerte, el 2 de agosto de 1928. Entonces, por convenio especial con los otros herederos, fue su sobrino, don Wiliulfo González, el que se encargó de ella. Por su parte, don Romárico había formado La Laguna en 1908, con vacas de Tepeyahualco y un semental de Ibarra. Piedras Negras fue la primera ganadería mexicana que se presentó en España. Lo hizo en San Sebastián en 1929. Don Wiliulfo González falleció el 21 de agosto de 1941 y su hijo mayor, don Romárico González González vio por ella hasta 1952, cuando don Raúl González González se puso al frente. Al morir don Raúl, heredó la ganadería a su hijo don Marco Antonio quien con profundo respeto y amor por sus antepasados sostiene muy en alto los colores de esta divisa madre de la ganadería brava mexicana. Rafael Ortega en Guadalajara indultó a un toro cárdeno marcado con el número 43 en el año 2000. (Fuente: Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México/ PIEDRAS NEGRAS/Tetla Tlaxcala/ Divisa Negro y Rojo/ Fundación 1874)

En las efemérides taurinas de la página de Internet de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia de México (ANCTL) refieren que el día 21 de agosto de 1941 muere en Apizaco el ganadero de Piedras Negras Wiliulfo González a consecuencia de una caída del caballo en su ganadería.


Wiliulfo González
Cortesía del cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

MANUEL RUÍZ CAMINO ARRUZA (1918 - 1941)

Novillero nacido el 10 de septiembre de 1918 en el puerto de Santander, España, hijo de don José Ruiz Arruza y de doña Cristina Camino Galicia. Manolo fue el segundo hijo de este matrimonio, que desde su enlace se estableció en la Ciudad de México. Era hermano de Carlos Arruza “el Ciclón Mexicano”. En 1939 asisten por primera vez Manolo y Carlos a lo que sería su primera corrida de toros, gracias a que sus padres eran amantes de la fiesta. El Cartel estaba conformado por los maestros Domingo Ortega y Fermín Espinosa "Armillita Chico" con toros Piedras Negras. Ante el derroche de luminosidad que resulta este evento, Manolo y Carlos deciden convertirse en matadores de toros, renunciando a sus estudios,  algo que lograron por supuesto después de muchos intentos fracasados por sus padres para impedirlo y tras varias expulsiones escolares en donde demostraban su rebeldía, Don José decide apoyar a sus dos hijos menores, Manolo y Carlos, en su afición a los toros a los 13 y 14 años de edad respectivamente. El apoyo no solo consistió en la parte moral sino también en la económica, pues Don José arriesgó por sus hijos la venta de su primer negocio, invirtiendo el 50% del capital en las aspiraciones de sus hijos a pesar de los temores y oposición de su esposa Doña Cristina, dándose así el  nacimiento de la pareja de becerristas  "Los Hermanos Arruza" como se anunciaban. Una vez que se convirtieron en novilleros, cada uno comenzó a torear de manera opuesta y paralela, aunque llegaron a coincidir en varios eventos. Estudiaron hasta la secundaria, viéndose ésta interrumpida tras una invitación del Maestro Samuel Solís de participar en una gira en México y siendo el Estado de Jalisco, en donde sus actuaciones resultaron exitosas dando origen a una exhaustiva gira por otros estados de provincia que les impidió continuar con la escuela, tomando clases particulares que fueron impartidas por su padre. Manolo se encontró con el problema de que pronto estalló la Guerra Civil Española, por lo que ninguno de los dos pudo actuar en ruedos españoles. A los dos días del inicio de la Guerra Civil, Doña Cristina que los acompañaba en su aventura por España,  sale rumbo a México para reencontrarse con su hijo mayor Pepe y hacerse cargo de los negocios. El resto de la familia vivió en un ático en Madrid ubicado en la Calle Meléndez Pelayo, atrás del parque del Retiro. Don José cae gravemente enfermo, años más tarde se diría que el mal que le afectó fue cáncer, leucemia, por lo que el 19 de marzo, día de San José, Carlos salió de Madrid rumbo a Francia para reencontrarse con su madre, teniendo que dejar a su hermano Manolo y a su padre en condiciones lamentables como lo resultan ser las que se dan en una guerra. Carlos Arruza padeció lo indescriptible en ésa travesía, en donde por cuestiones del destino se encontró en Barcelona con su tío León Felipe quien le apoyó con lo que pudo para continuar con su viaje debido a que en cuestión de días, el costo de vida en España había aumentado de manera considerable. Llega Carlos Arruza en abril de 1937 a México y sería hasta cinco meses después, que lograron salir Manolo y su padre, quien aun continuaba gravemente enfermo. Para que se diera ésta salida con éxito, Doña Cristina tuvo que vender las acciones (50%) de la sociedad que tenía su marido a su gran socio y amigo Benjamín Burillo, por lo que a partir de ése momento el negocio se llamó "Sastrería Burillo". Una vez reunida de nuevo la familia, Carlos comenzó a torear como novillero y Manolo también lo pudo hacer gracias a un permiso que le fue otorgado pues continuaba el problema del boicot, aunque sus actuaciones lo limitaban a solo pisar ruedos de segunda y tercera categoría sin poderse presentar en plazas de primera. El 10 de abril de 1939 murió Don José Ruiz Arruza, un hombre de gran calidad humana, pensamiento propio, alegre, amante de la vida y la aventura. Un padre y esposo adelantado a su época, pero sobre todo uno de los principales pilares de Manolo y Carlos, sus dos menores hijos y por quienes fue más allá de todo lo establecido. En Portugal obtienen éxitos insospechados. Carlos decide continuar en el país lusitano su carrera novilleril, más no así Manolo que decide viajar a España en busca de la realización de su sueño. Al llegar a la madre patria se hospeda en casa de su tío y hermano de su madre, el Doctor Julio Camino Galicia quien vivía con su amada esposa Josefina y sus dos hijas casaderas, Margarita y Esperancita. Debutó en Madrid el 30 de Julio de 1940 con novillos de Concha y Sierra, alternando con López Lago y Francisco Casado. Desgraciadamente ésa tarde no hubo suerte y algo que le dificultó llevar una carrera ascendente en tierra hispana. En noviembre de 1940 regresa a México y el 1 de diciembre de ése año, funge como apoderado de su hermano Carlos una vez que toma la alternativa en El Toreo de la Condesa bajo la empresa del Doctor Alfonso Gaona y Carcho Peralta con toros de la ganadería mexicana de "Piedras Negras". El "boicot del miedo" de 1936 tiene dos grandes fundamentos que dejan al descubierto los intereses de algunos matadores de toros que lideraban lo mismo que su celo profesional así como su pasión política. Éste lamentable suceso se debió a que políticamente era una forma de castigar al gobierno mexicano a cargo del Presidente General Lázaro Cárdenas quien no sólo contrajo un acuerdo de recibir cerca de 500 infantes en México y que serían conocidos como los "Niños de Morelia" para salvaguardarlos de la guerra, sino que además, recibió cerca de 22,000 españoles exiliados con derecho y libertad a obtener la nacionalidad mexicana y entre los cuales se encontraban los más grandes intelectuales de la época, produciéndose así el gobierno republicano español en el exilio en México. Esto llevó a limitar la presentación del Maestro Fermín Espinosa "Armillita", quien comenzaba a dar la pelea a los toreros hispanos que no estaban dispuestos a cederle "sus" plazas por el temor a verse desplazados en el favor del público, al igual que otros toreros aztecas, como Luis Castro "El Soldado", y el maestro Lorenzo Garza "El Ave de las Tempestades". El 12 de junio de 1941, un fatal accidente que dejaría graves secuelas familiares, trunca su vida a la edad de 22 años, siendo éste un golpe lamentable para su madre Doña Cristina, León Felipe, el Doctor Julio Camino y para su hermano y compañero de grandes batallas, Carlos Arruza. Manolo Arruza fue llamado por la prensa mexicana del interior del país como "El Niño del Estoconazo de Fuego" debido a contar con la agilidad, facilidad, elegancia y certera forma de realizar la suerte suprema. En Portugal durante sus presentaciones en la temporada de 1939 se fue invicto al no haber pinchado a uno solo de sus toros durante las siete actuaciones en que se presentó, incluyendo Lisboa. La Prensa lisboeta le auguraba un éxito rotundo ya que contaba con clase y estilo propio para lidiar, e indiscutiblemente alabó lo que se convirtió en su mayor atributo, la suerte de matar.

"Manolo siempre fue mejor torero que yo. De no habérselo llevado Dios, estoy seguro que él sería uno de los grandes de México, bueno, y de España que era su patria. De todos los matadores que vi matar a sus toros, Manolo fue uno de los mejores que yo recuerdo en todos los tiempos" (Carlos Arruza).
Fuente:
Fotografía y crónica compendiada de Don Fernando M. Cadenas
http://www.leonfelipe.org.es/BiografiaManoloArruza.html

La muerte prematura de este diestro se dice que fue un accidente, el día 12 de Junio de 1941, un disparo acaba con la vida de Manolo Arruza, contaba 22 años de edad.
Fuente:
Aquilino Sánchez Nodal - Empresario taurino/El Fundón Hermanos Arruza
http://www.plazamonumental.com/?p=710

DOLORES GASTAMINZA (1891 - 1941)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del pintor español Aurelio Urquizu Muñoz

Consignan en el Blog informativo en la Internet "Sanferminencierro.com", que el 12 de julio de 1941, sucede un accidente fatal durante el encierro, un caso mortal de mala suerte. Una vecina de la calle Tejería 15 llamada Dolores Gastaminza de cincuenta años, soltera, que marchó a ver el paso de los toros a casa de una amiga de la calle Estafeta 81, no había hecho más que verlos pasar cuando al asomarse por la saliente de la azotea de dicha casa donde se hallaba asomada, se venció y cayó de cabeza a la calle después de haber quedado contenida un rato de los cables de la luz eléctrica que a su peso se rompieron soltando chispazos. La desventurada mujer dejó de existir a los pocos momentos.
Fuente:
http://sanferminencierro.com/index.php/elencierro/features/historiaencierro/histotiaepocamoderna.html

RAFAEL FERNÁNDEZ GORDILLO "BELMONTE DE MÁLAGA " (1912 - 1942)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Quito Ecuador

Rafael Fernández (Belmonte de Málaga), matador de novillos, nacido hacia el año 1912, falleció el 14 de junio de 1942, a los 30 años de edad, por cornada sufrida en la Plaza de Toros de Quito (Ecuador). De él sabemos que toreaba por plazas de Andalucía entre los años de 1930 a 1933, sin que lograra sobresalir, de ahí que se fuera a buscar fortuna en las plazas sudamericanas. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega).

 

Por su parte,  el afamado historiador taurino español,  don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra Víctimas de la Fiesta, que << llevaba varias temporadas toreando en cosos sudamericanos Rafael Fernández (Belmonte de Málaga) cuando encontró su fin al ser herido de muerte el 14 de junio de 1942 en la plaza de Quito Ecuador. "

Un nieto de este novillero, al parecer radicado en Colombia, donde este valeroso lidiador dejó descendencia, informa que su abuelo se apellidaba por lo materno, Gordillo, y que pereció por cornada en la mítica plaza Belmonte, antiguamente llamada "La Vieja", en Quito.

Al poco tiempo, leí en el diario virtual de Quito "Hoy.com.ec/Solo deportes" del 9 de junio de 2010, que el maestro, después de ser herido en plaza Belmonte, falleció en el Hospital San Juan de Dios.

Esta plaza Belmonte está ubicada en la calle Antepara, sector de San Blas. Fue construida por Don Abel Guarderas y se inauguró dos veces: en 1918 y en 1920. Tenía una capacidad para 2.500 personas. En la corrida inaugural en 1920 estuvo Manuel Mejías Rapella "El Papa Negro", de la famosa dinastía de los Bienvenida, cuyo apodo lo debe a un periodista llamado José de la Loma, "Don Modesto"; lo acompañó José Rodríguez Báez "El Litri". Era una plaza en la que el límite del ruedo era de piedra, frente al cual se levantaban los burladeros; no existía callejón. Por aquí pasó, en 1929, Rafael Gómez "El Gallo", a quien le llamaban el "divino calvo", hermano de José Gómez Ortega, "Joselito". En esta plaza se presentó el primer rejoneador que se recuerda haya visitado el país: Antonio Couchet. En este ruedo recibió una cornada mortal Rafael Hernández "Belmonte de Málaga", quien murió en el hospital "San Juan de Dios". Actualmente, reconstruida en el mismo lugar, le pertenece al Municipio de Quito y en ella se realizan festivales taurinos y espectáculos artísticos.

Esta misma fuente precisa más adelante, que quienes atendieron en el trance al valeroso novillero, fueron el doctor Elías Gallegos Anda, el famoso "Barril Gallegos", quien era el jefe de servicio de cirugía y médico de la plaza Belmonte y como su asistente estaba el ahora insigne cirujano taurino don Guillermo Acosta Velasco. Una cornada hirió letalmente a Rafael Hernández "Belmonte de Málaga", quien murió pocos minutos después, en su camino al hospital. Eran épocas en las que el servicio médico era un palco bajo en las plazas quiteñas.

En la segunda década de este siglo se inauguró la plaza Belmonte, llamada así en homenaje a Juan Belmonte, conocido como el "padre del toreo clásico". En la gráfica, una foto antigua de una tarde de lleno en el ruedo del barrio de San Blas.

Crónica y Foto Cortesía de http://www.hoy.com.ec/especial/lidia/fasc02.htm

SIXTO GARCÍA HERNÁNDEZ (1902 - 1942)

Solo para efectos ilustrativos

Fachada y Torre Mudéjar de la Iglesia de Paniza (Zaragoza)

Cortesía de Miguel Ángel Latorre/ Sitio Web: http://.aragoneria.com

Sixto García Hernández, cuarentón aficionado leonés, fue a encontrar su destino, el 10 de septiembre de 1942, en la localidad zaragozana de Paniza, en el transcurso de una capea. Falleció el inmediato día 13 de septiembre de 1942, en el Hospital Provincial de Zaragoza. . (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra,  de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 196)

MIGUEL HERNÁNDEZ GILABERT (1910 - 1942)

Miguel Hernández Gilabert retratado por Antonio Buero Vallejo
(Revista Pájaro de Fuego)

http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Hern%C3%A1ndez

 

Nacido en Orihuela (Alicante) España  el 30 de octubre de 1910, es hoy en día, por la calidad de su producción literaria,  por su hombría,  y firmeza de convicciones, uno de los poetas y dramaturgos más encumbrados  de la humanidad. Fue en un tiempo, entre otras cosas, seleccionado como secretario y redactor asistente de la más afamada y completa enciclopedia taurina,  “Los Toros”,  de don José María de Cossío, quien después fuera su amigo, protector y admirador. Al término de la Guerra Civil, por su militancia en el bando republicano, fue víctima del revanchismo de las huestes Franquistas, habiendo estado preso de 1939 hasta su muerte temprana en marzo 28 de 1942 en Alicante, víctima primero de bronquitis,  luego de tifus, y finalmente de tuberculosis, por las condiciones infames de su cautiverio.  Fue enterrado este mártir de España, en el nicho número mil nueve del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante.

ARTURO DE LEÓN GARCÍA (XXXX - 1942)

Iglesia de los 3 Reyes Magos en Tizimín, Yucatán, México.
Foto Cortesía de : Grzegorzmielczarek (Flickr).

El 5 de Mayo de 1942, fallece el valeroso novillero Arturo de León García,  por cornada recibida días antes en Palmas de Tizimín, Estado de Yucatán, en México.
Fuente: http://www.campobravo.org/efemerides.php

Refiere el ilustre cronista Luis Ruiz Quiroz, en sus leídas efemérides que publica la página de Internet Campo Bravo-México, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 3 de mayo de 1942, el novillero yucateco Arturo de León García recibe mortal cornada en Palmas de Izamal en tarde en que alterna con "Poblanito" y muere dos días después.

CARLOS ROJAS (XXXX - 1942)

Solo para efectos ilustrativos
“Los toros y la luna”
Obra del excelso pintor peruano
Goyo Menaut

Refiere don Luis Ruiz Quiroz, el afamado historiógrafo taurino, en sus efemérides de la página de Internet “Campo Bravo-México”, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 14 de marzo de 1942,  fallece el caporal de la ganadería de “Las Animas”,  Carlos Rojas,  a consecuencia de una cornada.

JAIME HURTADO SERNEGET "PAMPLINAS " (1910 - 1943)

De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano
Toros y toreros en 1943 y 1944. Don Luis.
Páginas 333-336.

Novillero en festejos cómicos, nacido en 1910, y fallecido el 9 de mayo de 1943, en la Plaza de Toros de Valencia. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra, “Víctimas de la Fiesta”, acerca de este personaje, que << al ser trasladado al Hospital Provincial de Valencia Jaime Hurtado Serneget, el 9 de mayo de 1943, fallecía como consecuencia de las lesiones que le produjo un astado en la plaza valenciana. El finado, que utilizó en sus últimos tiempos el alias de (Pamplinas), había usado anteriormente los de (Ramper II) y (Guerrita) e intervenía en un festejo cuyo principal atractivo era la intervención de la banda taurina “El Empastre”, regida en aquella época por el popular “Llapisera”. "

FÉLIX GUZMÁN (1923 - 1943)

La extrema pobreza en la que vivía le hizo pensar a Félix Veglio Schopenhauer (o Helglei) en que sería la práctica del toreo, la que le pudiera sacar de la inopia en la que vivía con su hermana y su madre, que a base de privaciones, de abandono del padre de sus hijos, le obligaba a lavar ropa ajena de los vecinos del barrio de la Barranca del Muerto, en Mixcoac, D.F. Pero esa misma extrema pobreza en la que vivían hizo que la madre empezara por perder la razón, y era común para los habitantes de esa parte de la Ciudad de México, verle caminar por las calles hablando sola, cuando se trasladaba de su humilde habitación que consistía en una choza cubierta con láminas de cartón y piedras encima del techo para evitar que alguna ráfaga de viento se lo llevara de esa humildísima vivienda, cuando salía  rumbo a la casa de algunos de ellos que accedían a tomar sus servicios.


Desde luego su apariencia andrajosa, ocultaba quizás una belleza, de pelo rubio y ojos azules. Era muy alta, delgada, aunque su mirada extraviada y su aspecto de limosnera no causaba mucha confianza, pues además se expresaba en español con una dificultad manifiesta, dado su origen alemán y eso a veces era un impedimento de comunicación con el vecindario en el que habitaba aunque algunas almas caritativas, le daban el trabajo que lo hacía bien. Y el 29 de julio de 1923, trajo al mundo a un hijo de bella presencia y cabellos rubios, nació pues en el taurinísimo barrio de Mixcoac en donde nacían los toreros o se hacían en él. Y Félix, andando el tiempo y mirando la extrema pobreza en la que vivía, se decidió a hacerse torero por amor a su madre y a su hermanita menor. Y así cuando apenas contaba con 16 años de edad, vistió por primera vez el traje de luces en la plaza de Tehuacan, Puebla; en calidad de banderillero el 1° de octubre de 1939. Teniendo amigos que deseaban ser toreros, no fue raro que se enrolara con ellos y en alguna tarde fue a dar a la placita "Ford" de por la Calzada a la Villa de Guadalupe y ahí poco a poco se hizo notar por su extremo valor y decisión en lo que hacía, aunque carente de la técnica adecuada. Sin embargo ahí se hizo un ídolo al lado de Luis Procuna Montes "El Berrendito de San Juan", de Fernando López "El Torero de Canela", de Rafael Osorno aquél que se inmortalizara pegando 45 naturales seguidos a un astado llamado "Mañico" y de otros novilleros que llegaron luego a ser famosos toreros en México, D.F. El empresario de la Plaza de Toros "El Toreo" Anacarsis Peralta "Carcho" para sus amigos;  asistía con frecuencia a ese lugar en donde entrenaban y jugaban al toro incipientes chamacos que deseaban ser matadores de toros y de entre ellos destacaba Félix que en su palmarés, por aquellos años ya contaba con treinta festejos toreados y fijándose en él, se lo llevó a la Plaza de Toros "El Toreo" de la Colonia Condesa en la capital del país y lo debutó allá el 13 de junio de 1941, bautizándole como "Félix Guzmán" .De esa manera y con su deseo de ser, pronto se distinguía por su valor y entrega, convirtiéndose a poco en un ídolo de la afición taurina de la capital del país, repitiéndolo el empresario por sus actuaciones en plan grande y pronto era el torero favorito de México. Y desde luego la gente que le quería bien, en una tarde de esas en la que había realizado un faenón a un toro de la ganadería de Caltengo, la afición no se conformó con obligarle a dar la vuelta al ruedo en el coso, sino que fue por él al ruedo y lo trepó al tendido en donde de brazo en brazo, y como algo inusitado y nunca más visto,  dio; cargado así la vuelta a la plaza en medio de la euforia general. Pero; carente de la técnica necesaria que aprendía a trancos, en cada actuación; de la misma manera sufrió varias cornadas graves, una en el vientre, otra en la boca, pero; como era un novillero muy taquillero  el empresario iba y lo sacaba materialmente con las heridas aún sin sanar, para ponerlo a torear en otro festejo, lo que nunca debió de aceptar su apoderado "El Chato Armilla". Y el tiempo pasaba y su vida transcurría así y a su lado pasaron en triunfo los Luises Procuna y Briones, Antonio Velázquez, Rafael Osorno, Juan Estrada y otros. Y aquél 30 de mayo de 1943, reapareció aún herido en el coso de la Colonia Condesa alternando con Pepe Luis Vázquez el de Matehuala, S.L.P. y con Arturo Fregoso en la lidia de astados de la ganadería de don Heriberto Rodríguez.  El astado llamado "Reventón" muy apenas estiró el cuello y le pegó una cornada en la ingle, sin que gran parte del público se diera cuenta, pues la cornada no era aparatosa ni el momento fue de tragedia.
El chaval siguió toreando impertérrito y en esos momentos nadie intuía que tuviera a la postre tan graves consecuencias. Le metió la espada al toro y por su propio pié se fue caminando a la enfermería de la plaza. Tenía una cornada de 15 centímetros en el Triángulo de Scarpa de la que se dijo tardaría no más de quince días en sanar, salvo complicaciones, según decía el parte médico. Pero; éstas llegaron, y mucho se dijo después si había sido un descuido de los médicos, el caso es que se presentó la septicemia gaseosa que pronto minó su débil organismo y 76 horas después de ser corneado, moría el simpático y juvenil torero. El terrible torrente de mala suerte que le deparaba el destino, no fue soportado por su señora madre que enloqueció, perdió la razón... ¡Un triunfo sensacional que se pagó a un precio demasiado alto!

 

El ilustre cronista Juan José de Bonifaz Ybarra refiere de esta víctima de la fiesta, que << hijo de alemán e italiana, apellidado Helglei y nacido en Mixcoac (México), figuró siempre en los carteles con el nombre artístico de Félix Guzmán. El 30 de mayo de 1943 torea, junto al azteca Pepe Luis Vázquez y Arturo Fragoso, en la plaza de El Toreo de la capital mexicana. El astado corrido en cuarto lugar, el cárdeno “Reventón”, de la divisa de Heriberto Rodríguez, le hiere en el triangulo de Scarpa del muslo izquierdo y, aunque el correspondiente parte facultativo no es alarmante, fallecería en el sanatorio del doctor Ibarra el siguiente 2 de junio de 1943, al presentarse una septicemia. "

Foto que ilustra ya muerto al infortunado diestro "Félix Guzmán"

Nos cuenta el respetado y muy querido historiógrafo taurino español, don Rafael González Zubieta (el Zubi) en una muy completa editorial de su autoría titulada "Félix Guzmán: La efímera y trágica gloria de un novillero a 70 años de su muerte", que Félix Guzmán pudo ser un matador de toros de los que marcan una época, incluso de haber vivido unos años más podría haber competido con Manuel Rodríguez “Manolete”, pero por desgracia sólo quedó en un valiente novillero que perdió su vida en la plaza del Toreo de la Condesa en México, tras la cornada de "Reventón", un novillo de Heriberto Rodríguez. Su paso por esta profesión dejó honda huella en la memoria histórica de la Tauromaquia mexicana. Tanto, que sesenta años después de su desaparición, su recuerdo aún sigue latente en el pensamiento y en la memoria de los que le vieron torear y en las crónicas taurinas de su país, por su hondo sabor del toreo dramático e infantil de un crío payo, guapo y rubio, que armaba la revolución cada vez que se vestía de luces. Que además tenía pasta de figura y que pago con su vida el intento inconformista de romper con el destino negro que desde un principio le marcaron los hados. El público y la prensa capitalina, tan dados a bautizar de manera especial a sus toreros, le señaló como "El Torero Niño". La infancia de Félix Guzmán fue difícil, triste y miserable. Su carrera taurina, efímera pero brillante. Toreaba de forma impresionante, con mucho valor, pero pocos recursos, por lo que su toreo resultaba emocionante y angustioso. Los públicos le veían siempre cogido y lo tachaban de inexperto. Pero lo cierto es que causaba sensación una tarde sí y la otra también. Su arte era dramático, con chispazos de pureza clásica, era una auténtica bomba en manos de un chiquillo indoctrino, irresponsable y arriesgado. Su verdadero nombre era Felice Kutmann Schopenhauer y nació en Mixcoac (México) el 29 de julio de 1923. Murió con diecinueve años, casi veinte, casado con su mujer, Carmen Rovira, embarazada de un hijo que finalmente nacería muerto.

El filósofo y pensador alemán Arthur Schopenhauer tenía una visión pesimista y desencantada de la existencia humana. Pensaba que la vida es dolor y que el tedio y el aburrimiento era la base de la sociabilidad de los humanos: “el tedio –decía el filósofo alemán- hace que los hombres, que se aman tan poco entre sí, se busquen incitados por el deseo, lo que produce la cohesión”…. También predicaba en su obra lindezas como que las mujeres eran seres inferiores: “pelos largos ideas cortas…” venía a decir. Nunca se hubiera imaginado el pensador de Danzig (Alemania) que su propio pesimismo impregnaría genéticamente la vida taurina de su sobrino nieto Felice Kutmann Schopenhauer, que vivió en los ruedos la gloria y la tragedia, nunca el tedio, precisamente.

Félix Guzmán, era hijo de padre italiano y madre alemana (hija de un hermano de Arthur Schopenhauer), españolizó fonéticamente su apellido Kutmann cambiándolo en los carteles como Guzmán. José Mª de Cossío dice en su enciclopedia que el apellido de Félix era Heglei, y que era hijo de padre alemán y madre italiana. Ignoro de dónde sacó Cossío estos datos, que yo he recabado de la propia bibliografía mexicana. En todo caso, Félix Guzmán era un joven de tez pálida, pelo rubio y rizado, nariz afilada, tez marmórea y bien parecido. Un ario. Sus rasgos de tristeza infantil, le valieron el apodo del público mexicano de “El Torero Niño”. Su madre, una mujer rubia y alta, desgarbada, de ojos claros, con rasgos típicamente arios, marcó desde niño a Félix, pues se crió en la más absoluta pobreza. Su madre era pobre de solemnidad. Lavaba ropa por horas por las casas y fregaba suelos. Su única esperanza para salir de la miseria era la carrera taurina de su hijo. Los días de corrida, cuando toreaba Félix Guzmán, la mujer pasaba las dos horas que duraba el espectáculo, dando vueltas y más vueltas alrededor de la plaza de toros, a grandes pasos, recitando en voz alta padrenuestros y avemarías, que iba desgranando de un rosario que llevaba entrelazado entre las manos, poniendo mucha atención tanto al rezo como a los murmullos de la plaza, a los olés y a los “aysss”. Cuando surgían estos últimos se abalanzaba a las puertas para preguntar desesperadamente a gritos por la suerte de su hijo. Una vez que sabía que no había pasado nada malo, seguía con sus rezos y sus vueltas a la plaza como un robot autómata, caminando hasta que surgía otro ¡Ay! y se repetía de nuevo la escena.

Félix Guzmán se inició en los toros enrolándose en una cuadrilla de niños toreros que iban de capea en capea, dejándose la vida de “novenario en novenario” por esos pueblos mexicanos, lidiando lo que les echaban: toros criollos, bravos y nobles a veces, y muy toreados y mansos casi siempre. También se enfrentaban a moruchos y cebús de media casta que llegaban al festejo con un historial luctuoso de otras ferias o plazas. Unos comienzos bastante duros y difíciles, pues había que tener una gran habilidad para conservar la vida enfrentándose a estos “pájaros”. Escuela no le faltaba. En 1939 se vistió de luces por primera vez en Tehuacán, en la plaza Ford, semillero de muchos toreros. Se presentó actuando junto a Manolo Urbina y Ángel Procuna “Angelillo”. El turno de gloria comenzó para Guzmán en la plaza de la Colonia de la Condesa el 6 de julio de 1941, lidiando seis novillos de "La Trásquila" con Antonio Rangel y Mario Sevilla padre, con novillos de "Caltengo". Guzmán cortó orejas y rabo, dándose el caso insólito aquel día de ser sacado a hombros, no por el redondel, sino por los tendidos, pues todo el mundo quería aclamar y abrazar al Niño Torero. Toreaba de forma impresionante, con muchísimo valor pero con pocos recursos y poco oficio, circunstancia por la que los toros le pegaban más de la cuenta. Tuvo en su corta carrera muchos percances y cogidas que le pararon sus temporadas y le restaron muchos contratos. Sufrió una herida en la boca y otra en el estómago, pero como tenía mucho tirón con el público, a penas se curaba o estaba mejor de los percances, ya está de nuevo toreando. Salía cada tarde a entregar su vida y rivalizaba así con todos los novilleros punteros de esa época en México: Carlos Vera “Cañitas”, Manuel Gutiérrez “Espartero de Tacubaya”, Pepe Vela o José Antonio Mora “Chatito”. El 17 de agosto de 1941 cuaja una faena extraordinaria al toro Tucito de Rancho Seco, y tras un trasteo recibe una cornada muy grave en el vientre. Corta las dos orejas y pasa a la enfermería. El periódico taurino El Redondel titulaba la edición al día siguiente así: “Faena de milagro de Félix Guzmán”. Tras el parón por esta herida, Guzmán consigue que el 1941 fuera su año cumbre. No ocurrió igual en el 1942, cuando surgen novilleros importantes con los que tuvo que competir como Procuna, Briones, Estrada, Jesús Guerra y Rafael Osorno.

En este clima de gran competencia toreril llega el 30 de mayo de 1943. En los carteles del Toreo anuncian cuatro novillos de Heriberto Rodríguez y dos de "Santín" para Félix Guzmán, José Luis Vázquez (novillero mexicano que realmente se llamaba José Luis Vargas) y Arturo Fregoso. Aquella tarde se le veía a Félix Guzmán impaciente y con ganas de recuperar el tiempo perdido por las cornadas. Iba vestido con un traje de luces burdeos y oro, bordado en cordoncillos de seda blanca. Estuvo muy bien en el primero de su lote, de la ganadería de "Santín". Su segundo fue de la ganadería de Heriberto Rodríguez de nombre Reventón, un cárdeno, bragado y playerón, que a la postre le reventaría la vida. Félix salió muy dispuesto, se lució con el capote y las banderillas. Comenzó la faena de muleta con un pase por alto y luego dos naturales y al dar el tercero, el toro le infirió una cornada en la ingle izquierda. Guzmán continuó toreando dando cojeadas. Era sin duda un torero de casta y rabia. Mató de una certera estocada, y a pesar de estar gravemente herido dio una vuelta al ruedo con sus trofeos y se fue por su pie a la enfermería. El parte facultativo de los doctores Ibarra y Rojo de la Vega decía que había recibido “una cornada de cinco centímetros de extensión y una trayectoria en profundidad de 20, que le llega la fosa ilíaca, siendo el pronóstico grave, que requiere una curación de tres semanas”. Dos días después, el primero de junio, se le declara una gangrena gaseosa y fallece al día siguiente, el día 2 de junio a las 20 horas y 37 minutos, en el sanatorio del doctor Ibarra. Igual que Ernesto Pastor y otros toreros mas, Félix Guzmán murió por descuido y negligencia médica, pues cuando le realizaron la autopsia al cadáver le encontraron en el fondo de la herida varios trozos de la taleguilla.

Su muerte causó hondo pesar en la afición mexicana, donde aun hoy se le recuerda, pues era un torero que apuntaba muy alto. En aquellos días la afición mexicana le dedicó poemas, corridos y artículos necrológicos en los periódicos. Fue una verdadera lástima. De no haber muerto de manera tan trágica seguramente se hubiera cruzado en el camino del cordobés Manuel Rodríguez “Manolete”, pero el destino no quiso que se conocieran. Lo más triste del caso, es que la mujer de Félix Guzmán, Carmen Rovira, que estaba embarazada, dio a luz un mes más tarde y el hijo en el que el torero tenía puestas todas sus esperanzas nació muerto. Todas estas circunstancias llenaron de dolor a la madre del torero que a raíz de esos dos acontecimientos, la muerte del hijo y del nieto, perdió la cabeza y se desquició por completo. Cuentan en México que pasó el resto de su desgraciada vida vagando por las calles de la capital azteca, como una mendiga, preguntando a gritos a todo aquel que pasaba por su lado: “¡Mi hijo!, ¡mi hijo! …¿dónde está mi hijo? La imagen de la madre de Félix Guzmán era desgarrada y patética, modelo y arquetipo para cualquier director de cine neorrealista.

AFICIONADO APODADO "RUBIO EL DE LOS QUINOS " (XXXX - 1943)

Solo para efectos ilustrativos

Robleda (Salamanca) España

Cortesía del Sitio Web: http://personal.iddeo.es

En una capea que tuvo lugar el 29 de junio de 1943 en el pueblo salamantino de Robleda, halló la muerte un aficionado apodado (Rubio el de los Quinos). (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 196.)

JOSÉ GARCÍA CÁRDENAS (1903 - 1943)

De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano
Al centro el banderillero José García Cárdenas
Toros y toreros en 1943 y 1944.
Don Luis.
Páginas 333-336.

Banderillero de toros, nacido en Sevilla el 24 de junio de 1903, falleció la tarde del 19 de septiembre de 1943, a los 40 años de edad,  de una cornada en un muslo, por un toro de don Plácido Hernández, en la Plaza de Toros portuguesa de Viseu. Toreó en la cuadrilla de rejoneador portugués Simao da Veiga. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega).

Por su parte el célebre historiador Juan José de Bonifaz refiere que <<en la plaza portuguesa de Viseu fue herido por un toro de la vacada de Plácido Irmâos, el 19 de septiembre de 1943, el sevillano José García Cárdenas, al intentar penetrar en un burladero. Se le diagnosticó perforación intestinal, que le llevó a la tumba al día siguiente. "

JOAQUÍN PUCHADES DORBA "TABERNERITO " (1903 - 1943)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Parroquial de Albocácer (Castellón), España

Cortesía del Sitio Web: wikimedia.org

Banderillero vallisoletano, nacido el año 1903, falleció en 1943. Toreaba Joaquín Puchades Dorba la tarde del 18 de octubre de 1943 en la Plaza de Albocácer (Castellón), en la que un astado de casta morucha le causó lesiones de gravedad, que le ocasionaron la muerte el día 31 del  mismo mes. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra, “Víctimas del Toreo”).

 

El erudito Juan José de Bonifaz lo refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta” como JOAQUÍN PUCHADES MESTRES << TABERNERITO", refiriendo de él, que << el valenciano fue corneado en la axila derecha, brazo izquierdo y escroto cuando tomaba parte en una novillada que se celebró el 18 de octubre de 1943 en Albocácer (Castellón). Se le envía, para ser debidamente atendido, a la enfermería de la plaza de toros de Valencia, en la que dejaría de existir el día 31 del mismo mes de octubre de 1943. "

IGNACIO NUÑEZ (XXXX - 1943)

Foto de la revista La Lidia
De la hemeroteca de Don Rafael Gómez Lozano

Banderillero de toros mexicano. Era hijo del antiguo diestro del mismo nombre. En la temporada de 1943, en el mes de diciembre, en la plaza de toros mexicana de Caldereyta, un toro le dio un testarazo en el pecho, falleciendo a consecuencia de él. Curiosamente el Cossío no reseña a su padre y en el libro “Antología Taurina Mexicana”, de don Ángel Villatoro, no cita a ninguno de los dos. (Fuente: Crónica del historiador d. Juan José Zaldívar Ortega).

 

Al respecto, el ilustre historiador español d. Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << en día no concretado del mes de diciembre de 1943, el mexicano Ignacio Núñez recibió tan fuerte golpe en el pecho en la población azteca de Caldereyta, que el tan irreversible desenlace no se hizo esperar demasiado. "

 

Como cultura general, hay que aclarar que en México no existe un poblado con el nombre de Caldereyta, sino 2 con el nombre de “Cadereyta”;  uno en el estado de Querétaro (Cadereyta de Montes),  y otro en el estado de Nuevo León (Cadereyta de Jiménez), por lo que resulta  materia de estudio en un futuro,  el investigar a que estado de la república mexicana  se refieren los historiadores, porque el 9 de agosto de 1931 se inauguró la plaza de toros de Cadereyta Jiménez Nuevo León, con el mano a mano entre "El Tato" y  Heriberto García;  luego esto quiere decir, que para la temporada de 1943 ya  había coso taurino en esta población.

 

Por otra parte, Cadereyta de Montes en Querétaro, es una población antiquísima. Se le dio a este poblado la denominación de Cadereyta en memoria del Virrey don Lope Diez de Armendáriz, marqués de Cadereyta en el año de 1642,  y hasta el año de 1904 se le agrega el apellido del ilustre coterráneo Lic. Ezequiel Montes,  y quedó establecido como Cadereyta de Montes, mostrando en su escudo de armas incluso, dos toros pasantes,  esto indica, por lo añoso,  que ahí también pudo haber fallecido. De cualquier manera, en mucho agradecemos,  a estos ilustres eruditos españoles, que nos dejen la tarea de investigar más sobre nuestros difuntos.

En el Blog en la Red "Toreros Mexicanos" de Don Rafael Gómez Lozano, refiere: Ignacio Núñez.- Matador de toros y banderillero originario de San Luis Potosí, fue hijo del matador Juan Núñez, torero que actuaba por San Luis Potosí a mediados del siglo XIX. Según Saturnino Frutos "Ojitos" - el maestro de Rodolfo Gaona, que fue el mejor de los toreros mexicanos-, Juan Núñez solía ir en la cuadrilla de su paisano Pedro Nolasco Acosta.
Fuente: Federico Garibay Anaya, El "Feudalismo Taurino" Mexicano. 1991.

FELIPE FERNÁNDEZ VALDEMORO (XXXX - 1943)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del maravilloso pintor de Tetuán
Antonio Guzmán Capel

Refiere el ilustrado historiógrafo taurino, don Luis Ruiz Quiroz, en sus efemérides de la página de Internet “Campo Bravo-México”,  de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL),  que el 13 de marzo de 1943,  fallece en accidente en la carretera México-Puebla,  el periodista taurino Felipe Fernández Valdemoro.

PEDRO GONZÁLEZ "PERIQUILLO" (1906 - 1943)

Cartel de Fiestas en Villadiego del 14 al 17 de agosto de 1930 donde alineó en la escuadra del espada
Fernando Domínguez
http://www.villadiegotoros.es/historia/1930/1930.htm

Publicó el diario ABC de Madrid el 11 de agosto de 1943, página 12, del fallecimiento de un ex banderillero que fue herido en riña.- Valladolid, día 10 de agosto, a las 10 de la noche. A los 37 años de edad ha fallecido en el hospital provincial el que fue destacado banderillero Pedro González "Periquillo". Actualmente estaba alejado de la profesión por inutilidad a causa de un accidente sufrido hace varios años. Días pasados ingresó en el hospital con la fractura del cráneo, ocasionada en riña. "Periquillo" que era primo del malogrado matador Félix Merino, había figurado en las cuadrillas de Fernando Domínguez y Victoriano de la Serna, entre otros. Hoy le será hecha la autopsia y mañana será trasladado su cadáver al cementerio municipal. Deja mujer y dos hijas.-CIFRA.
Fuente:
D. Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.com/

MÁXIMO BERROCAL MONTES (XXXX - 1943)

En el programa de la fiesta del año 1927, en la que toreó también Máximo Berrocal, se
muestra seguidamente un recorte del cartel que anunciaba las fiestas de ese año, viéndose
que los novillos-toros eran de la ganadería de Luciano Florez.
http://www.conocermoralzarzal.es/fiestasp.htm

Me comenta el historiador taurino Rafael Gómez Lozano que el 5 de noviembre de 1943, en Madrid, fallece Máximo Berrocal Montes, ex novillero, a consecuencia de un accidente.
Fuente: 
Toros y toreros en 1943 y 1944.
Don Luis.
Pags. 333-336.
Familia de lugareños de Moralzarzal era Máximo Berrocal Montes, del que cuentan que en tiempos de la guerra civil española cobraba 30 duros por matar un toro (equivalente a 90 céntimos de euro) y que un día un familiar le advirtió que el "bicho" era muy grande, a lo que él contestó que cuanto más grandes, mejor.
Máximo era nativo de Moral y su padre Julián también, así como su abuelo Toribio, siendo su madre del pueblo abulense La Hija de Dios. Tuvo un hermano, Julián, que también se dedicó al mundo del toreo, el cual se retiró después de sufrir una cogida de la que se quedó cojo. Máximo tuvo el bar "La oreja de oro", que estaba en la esquina que hacen las calles de la Cruz y la de Victoria, de Madrid. 
Fuente:
http://www.conocermoralzarzal.es/fiestasp.htm

ENRIQUE MONTESINOS GARCÍA "NEGRET " (1888 - 1944)

Solo para efectos ilustrativos
Plaza de Toros de Alicante al poco de construirse
Cortesía del Sitio Web: http://.alicantetotal.com/

Banderillero valenciano, nacido hacia el año 1888, del que sabemos que comenzó a trabajar como tal en la temporada de 1906 y que toreando en la Plaza de Toros de Alicante, recibió una mortal cogida en febrero de 1944. Fue trasladado al Hospital Provincial de Valencia, donde falleció, cuando contaba aproximadamente 56 años de edad. Por las fechas que hemos citado, todo hace suponer que trabajó como banderillero 38 años. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

Don Juan José de Bonifaz, el afamado historiador taurino,  refiere poco de este lidiador al citar en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << tampoco existen muchos datos sobre el fallecimiento del valenciano Enrique Montesinos García (Negret), ocurrido en su ciudad natal en febrero de 1944 como resultado de una cogida que sufriera en la plaza de Alicante. "

Dentro de la información que aparece en el libro "El Genocidio Franquista en Valencia- Las Fosas Comunes del Cementerio" de Editorial Icaria 2008 (ISBN: 978-84-7426-996-3), consignan que el 2 de febrero de 1944 fue sepultado en el Cementerio Civil de Valencia (Fosa Común, Sección 5ª Izquierda, Cuadra 1, Fila 23, Letra K, Sitio 1) el Sr Enrique Montesinos García de 63 años de edad, procedente del Hospital Provincial, fallecido a causa de Uremia. Como todo resulta coincidente con lo que refieren las crónicas de los maestros Bonifaz y Zaldívar respecto del nombre, mes, año y lugar de fallecimiento, nos lleva a suponer se trata del mismo personaje de la Fiesta, con la diferencia que el maestro Zaldívar lo hace de 56 años de edad, mientras que ahí lo consigan de 63, luego, de ser cierta esta información, quiere decir que nació hacia 1881 y falleció en 1944.

ENRIQUE COSÍO "CHARIFAS " (XXXX - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Despuntado

Cortesía del Sitio Web: http://.ganaderiamurilloconde.com 

El que fuera en sus años mozos matador de novillos Enrique Cosío (Charifas), dedicado posteriormente a tareas de apoderado de toreros, dejaría de existir en su México natal en abril de 1944, cuando intentaba despuntar a un cornúpeta de la divisa de Atenco. (Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

Hacia 1941, el actor cómico Fernando Soto Astol (Mantequilla), trabajando con el genial mimo, Mario Moreno (Cantinflas),  en la película “Ni sangre ni arena”, interpreta el papel del “Charifas”, de donde muy seguramente los aficionados tomaron el remoquete para bautizar a Enrique Cosío.

Don Ángel Villatoro, el afamado cronista, refiere en su "Antología Taurina Mexicana" (página 124), que << Enrique Cosio (Charifas) fue un matador de novillos sin más renombre. Se retiró pronto. Lo que no le pasó en los ruedos le ocurrió en la ganadería de Atenco, donde un toro le propinó una cornada, matándolo en el acto. >> Luego refiere el mismo maestro Villatoro, en la página 349 del mismo libro, que << fue cogido y muerto en la ganadería de Atenco cuando estaba apartando una corrida.>>

El 11 de octubre de 2013, recibí una amable carta del cronista Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog Enciclopédico en Internet "Toreros Mexicanos" donde cuenta: Usted lo enlista (se refiere a Enrique Cosio "Charifas") en 1944, pero don Guillermo E. Padilla en su obra "Historia de la Plaza El Toreo, época de oro (1929-1946)" dice al final del capítulo de 1943, en sus efemérides: Septiembre 23.- Fallece Enrique Cosio "El Charifas", popular taurino, a quien un burel de Atenco infiere mortal cornada en una de las corraletas de "El Toreo".
Habría de validarse entonces la fecha del fallecimiento real y el sitio, pues los cronistas Bonifaz y Villatoro anotan que su muerte acaeció en la ganadería de Atenco, mientras que Padilla anota que fue en las corraletas de la plaza "El Toreo" el año inmediato anterior.

ÁNGEL REVUELTA SERRANO "ANGELILLO " (1896 - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Andujar (Jaén) España

Cortesía del sitio web Pueblos-espana.org

Matador de novillos y banderillero, nacido en Madrid el 20 de abril de 1896, falleció en 1944, a los 48 años de edad. El 29 de junio de 1944, toreando en la Plaza de Toros de Andujar (Jaén), a las órdenes del Manuel García (Celita II), al banderillear uno de los bureles, fue arrollado por la res y, al caer, tuvo la mala fortuna de clavarse un rehilete en el vientre. Trasladado a Madrid, le fue diagnosticada peritonitis aguda y lesión visceral, a consecuencia de cuyas lesiones falleció en el Sanatorio de Toreros el 2 de julio siguiente. Este desgraciado subalterno usó posteriormente el apodo de “Angelillo” y era hijo del también banderillero, Ulpiano Revuelta (el Melonero). Toreó en una nocturna en la Plaza de Toros de su ciudad natal el 31de julio de1926, matando un novillo de don Gumersindo Llorente, sin que después volviera a verse su nombre por parte alguna. Después se hizo banderillero, y actuó en festejos de escasa categoría. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

 

Al respecto de su suerte don Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << el 2 de julio de 1944 moría en el Sanatorio de Toreros de Madrid, villa que le viera nacer, Ángel Revuelta Serrano (Angelillo), al presentarse una peritonitis aguda como consecuencia de que el anterior 29 de junio tuviera la desgracia de clavarse una banderilla en el vientre cuando intentaba parear a un novillo de los hermanos De la Torre, en un modesto festejo celebrado en Andújar (Jaén). "

FRANCISCO EMBÍ MARTÍNEZ "EL CHÓFER " (1890 - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de los Mártires en Málaga, España. 

Picador nacido en Almería el 2 de octubre de 1890, falleció el 9 de agosto de 1944  en la Plaza de Toros de Málaga, cuando contaba 54 años de edad, a consecuencia de la fractura de la columna vertebral que le causó el novillo, de nombre “Cicatero”, de la ganadería del Marqués de Villamarta. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega"

Refiere el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, de ésta víctima de la fiesta, que << el toro “Cicatero”, de la ganadería del marqués de Villamarta, al derribar, el 9 de agosto de 1944, en el coso malagueño a Francisco Embí Martínez (El Chófer), le produjo conmoción medular, con fractura de la columna vertebral y parálisis consecutiva de brazos y piernas. El óbito sobrevino dos días después en el Hospital Noble, de la mencionada capital andaluza. " 

RAFAEL TOBO DEL PINO (1890 - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Málaga, España

Cortesía del Sitio Web: Guiapolis.com

Rafael Toboso del Pino, novillero sevillano, nacido el 14 de junio de 1890, falleció el 12 de septiembre de 1944, cuando contaba con 54 años de edad, por lo que  probablemente recibió un fuerte golpe cuando manejaba ganado bravo, una de cuyas reses le produjo tan fuerte conmoción cerebral que falleció a consecuencia de ello. Toreando como tal en la Plaza de Toros de Málaga la tarde del 13 de junio de 1915, fue cogido por un novillo de López Plata, llamado “Pedroso”, que le dio una cornada de nueve centímetros en extensión por diez de profundidad en el muslo derecho. El 8 de septiembre de 1917, se presentó en Madrid, alternando con “Pastoret”  y “Nacional”, siendo el ganado de don Félix Gómez. Su labor fue, en general, bastante mala. Dos años antes, el 9 de mayo de 1915, se presentó por primera vez en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla alternando con Rafael Alarcón y Manuel Álvarez en la muerte de novillos de Gallardo. Rafael gustó mucho, llevándole al final en hombros hasta su domicilio en el barrio de Triana. Desde que se presentó en Madrid con el cartel que había adquirido en anteriores actuaciones en funciones andaluzas lo perdió con rapidez. Fue un torerillo discreto, que se defendía con el capote, lo mismo que con el estoque, sin hacer cosas notables, pero con la muleta lucía más. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”).

 

VECINO APODADO "EL CHUGALELO " (XXXX - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Cintruénigo (Navarra)

Cortesía del Sitio Web: http://felicuybruno.blogia.com

Una vaquilla de las corridas el 8 de septiembre de 1944 en Cintruénigo (Navarra), tras la celebración del encierro de los novillos que habrían de lidiarse el día siguiente, ocasionó la muerte del vecino de dicha villa apodado (el Chugalelo) Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 196.

 

Fueron días terribles para Cintruénigo, los de septiembre del 44, donde fallecieron el vecino (el Chugalelo), y Tomás Azcárraga Martínez (el Improvisao), del que se hace mención más adelante, para honrar su memoria.  

RAFAEL TOBOSO (XXXX - 1944)

Solo para efectos ilustrativos

Alcalá del Río (Sevilla), España.

http://.sol.com

El aficionado Rafael Toboso, hallaría el fin de sus días el 13 de septiembre de 1944, como consecuencia de las heridas  que sufrió en la capea mantenida en Alcalá del Río (Sevilla) el día anterior. Fuente: Don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 196.

TOMÁS AZCÁRRAGA MARTÍNEZ "EL IMPROVISAO " (XXXX - 1944)

De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano

Actúa el zaragozano Tomás Azcárraga Martínez (el Improvisao) como sobresaliente de espada de Fernando Sesma en el festejo celebrado el 10 de septiembre de 1944 en la villa navarra de Cintruénigo. Al adornarse en un quite le empitona por el vientre una res de la ganadería de Nicasio Casas. Se le traslada primeramente a un hospital de Pamplona y, más tarde, al Civil de Zaragoza, donde deja de existir el posterior día 22 del mismo mes de septiembre de 1944.
Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”
Toros y toreros en 1943 y 1944.
Don Luis.
Páginas 333-336.

BASILIO MARTÍNEZ RUÍZ "NIÑO DE VALENCIA " (1907 - 1944)

De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano
Toros y toreros en 1943 y 1944. Don Luis.
Páginas 333-336.

Basilio Martínez Ruiz (Niño de Valencia), matador de novillos y banderillero, nacido en Requena (Valencia)  el 28 de febrero de 1907, falleció en 1944, cuando contaba 37 años de edad. Actuando en tal especialidad el día 30 de julio de 1944, en el coso balear de Inca, a las órdenes del novillero Ángel Vicente (Morenito de Belmonte), fue herido en el escroto por el sexto novillo, llamado “Atrevido”, de la ganadería de don Bernardino Giménez. El pronóstico primero no era de gravedad, pese a lo cual se fue agravando y falleció el día 30 de septiembre siguiente; es decir, a los sesenta días del percance. Se presentó en la Plaza de Toros de Madrid el 4 de agosto de 1935, alternando con Emeterio Arrebas “Corchaíto”, Miguel Báez “Litri II” y José Chalmeta Buch, lidiando reses de don Anastasio Martín. Toreó el “Niño de Valencia” ésta y tres novilladas más esa temporada, sin que sus actuaciones hicieran prever en él futuros laureles taurinos. En 1934 toreó 10 novilladas por los pueblos de la región valenciana. Seguidamente abandonó el estoque, toreando como banderillero. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Por su parte el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el puntazo hondo que el 30 de julio de 1944 propinara en la región glútea un novillo de Bernardino Jiménez a Basilio Martínez Ruiz (Niño de Valencia) en el ruedo del coso mallorquín de Inca, fue calificado por los facultativos que primeramente le atendieron como de pronóstico reservado. Se le traslada a Palma de Mallorca y más tarde en Valencia, donde surgen complicaciones que acabarían con su existencia el 30 de septiembre de aquel mismo año de 1944. " 

MANUEL GARRIGÓS CORTÉS (1926 - 1944)

Foto del novillero cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Manuel Garrigós Cortés, matador de novillos, del que sólo sabemos que el trágico día 28 de septiembre de 1944 sufrió una cornada que resultó días después mortal. El novillo del percance llevaba un bonito pelaje sardo, llamado “Bellaflor”, de la vacada de Frías Hermanos, que el citado día le propinó, en la Plaza de Toros de Algemesí (Valencia) una cornada, de cuyas consecuencias falleció el infortunado diestro en la capital levantina el siguiente 14 de octubre de 1944. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito, Juan José de Bonifaz Ybarra refiere de esta víctima de la fiesta, que <<  parecía un niño grande aquel Manuel Garrigós Cortés, que en los carteles nunca incluyó el apellido paterno. Madrileño de nacimiento y valenciano de adopción, fue en Barcelona donde alcanzó sus mejores triunfos y donde sus partidarios formaron más numerosa legión. El dato de que en 1944 interviniera  en la ciudad condal en ocho festejos  es harto significativo. Aún se recuerdan sus reiteradas largas afaroladas que diera a un albaserrada en la plaza de Las Arenas, frente a chiqueros, en un mano a mano celebrado el 3 de agosto de 1944 con Pepín Martín Vázquez, a punto éste de tomar la alternativa, corrida en la que por otra parte, sería herido de consideración Manolo Cortés. Estaba escrito que no terminaría con vida esta temporada. El 28 de septiembre de 1944 es herido de gravedad por un novillo de la vacada de Frías en Algemesí (Valencia). Se le conduce a la capital valenciana y allí es preciso amputar el miembro afectado, la pierna izquierda, el posterior día 30. Perdido el torero, ni así es posible salvar al hombre, que muere el 14 del siguiente octubre de 1944. Corto de talla, escaso de carnes, con su sonrisa entre triste y tímida, efectivamente, este malogrado diestro parecía un niño grande. "

El ilustre cronista "José Alameda" lo refiere en su obra "Crónica de Sangre" como el novillero "Manolo Cortés", quien fuera cogido de muerte el 28 de septiembre de 1944, en la plaza de Algemesí, por un toro homicida de la ganadería de Frías.

Cabe aclarar, que gracias a los buenos oficios del erudito taurino mexicano Rafael Gómez Lozano (Dientefino), descubrió que la foto de este novillero, que se muestra arriba, -y que el cronista norteamericano Dale Pierce tiene considerada como de MANOLO GARRIDOS CORTÉS en el sitio (Who´s Who)-, es en realidad de MANUEL GARRIGÓS CORTÉS.


Cortesía de Don José Antonio Román Romero

El cronista madrileño "Don Víctor", propietario del Blog virtual "A los Toros", refiere de este personaje de la fiesta, que en octubre 14 de 1944 el novillero Manuel Garrigós Cortés falleció en una clínica de Valencia a consecuencia de las heridas sufridas cuando toreaba el 28 de septiembre anterior en la plaza de toros de Algemesí; un novillo de Frías le corneó de tanta gravedad en el tercio superior del muslo izquierdo que hubo necesidad de amputarle la pierna, no logró recuperarse y dejó de existir en la fecha indicada. Nació en Madrid el 5 de mayo de 1926. Toreó por primera vez de luces en mayo de 1943, en Albacete. Se presentó en Madrid como novillero el 25 de julio de 1944 con Francisco Peris y Gallito chico y reses de Ignacio Sánchez.

MIGUEL LLUCH ANDRÉS "EL ESPONTÁNEO " (XXXX - 1944)

Al centro Miguel Lluch "Espontáneo" y a la derecha el matador Paco Céster, fallecido en Zaragoza en ese
mismo año de 1944

El 15 de octubre de 1944 moría en Valencia Miguel Lluch Andrés (el Espontáneo),  como secuela de un golpe que había recibido el anterior 15 de julio del mismo año cuando participaba en un festejo cómico celebrado en la plaza de toros de Las Arenas, de Barcelona. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra, “Víctimas de la Fiesta”-Capítulo 5- Toreros Cómicos, página 180)

Me comenta el historiador Taurino Rafael Gómez Lozano que el torero bufo Miguel Lluch "Espontáneo" murió el 15 de octubre de 1944 en Valencia, España, de un golpe que sufrió contra un burladero el 15 de julio anterior en Barcelona.
Fuente:
Toros y toreros en 1943 y 1944.
Don Luis.
Páginas 333-336.


Charlot y Llapisera dieron nombre a los espectáculos cómico taurino llamados charlotadas
Cortesía de Valentinus-Sitio Web: http://img188.imageshack.us

MANUEL SOLER GISBERT "VAQUERITO " (1892 - 1944)

Manuel Soler Gisbert "Vaquerito"
De la hemeroteca de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx

El 19 de marzo de 1892 nació este diestro en Valencia, y el 17 de agosto de 1913 se presentó en Madrid como novillero, estoqueando reses de Pérez de la Concha con Algabeño II y Valencia. Era corto de talla, pero no de conocimientos, y con la habilidad propia de todos los toreros de baja estatura. Cuando ya había dado de sí cuanto llevaba dentro, tomó la alternativa en Valencia, de manos de Juan Belmonte, el 24 de junio de 1921, con Granero de testigo y toros del duque de Tovar. En el hoyo cayó aquella misma tarde, y para ver si sacaba algún provecho, renunció a la alternativa en el año 1925. Pero sin resultado. Obtuvo un empleo en el Ministerio de Agricultura, y recluido años después en el Manicomio Provincial de Valencia, por haber perdido la razón, allí falleció el 27 de diciembre de 1944.

GABINO AGUILAR (Padre) (XXXX - 1944)

Gabino Aguilar (Padre)
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2013/06/gabino-aguilar.html

Matador de novillos, natural del estado de Tlaxcala (en México). Tuvo por las plazas del interior algunas actuaciones de interés que lo llevaron a debutar en la plaza “El Toreo”, de la capital de la República, hecho que aconteció el 22 de octubre de 1933, consiguiendo un éxito aceptable, que le valió repetir en el mismo coso, refrendando su primer triunfo. Sin embargo, cuando más esperanzas tenía puestas en él la afición como posible diestro a escalar primeros lugares, inexplicablemente se vino abajo, desapareciendo de la profesión. A consecuencia de las heridas recibidas en un accidente de automóvil, producido el 16 de enero de 1944, falleció en la capital de la República.
Fuente:
Crónica del insigne historiador, don Ángel Villatoro, de su obra “Antología Taurina Mexicana”, pagina 73.

Abundando en su andadura taurina, comenta el cronista coetáneo Rafael Gómez Lozano (Dientefino), que Gabino Aguilar (Padre) se presentó en la plaza de toros "El Toreo" de la colonia Condesa en México D.F. el 23 de abril de 1933, alternando con Emiliano Vega, José Salas "Sirio", Silverio Pérez, Jesús Merino y Mario Sevilla con novillos de Albarrada, volviendo al coso capitalino el 22 de octubre de ese mismo año acompañado de Paco Gorráez, Julián Rodarte, Agustín García Barrera y Jesús González "El Indio", y Gabino cortó una oreja al novillo de La Laguna que lidió. Cerró la temporada el 12 de noviembre de 1933 en la lidia de novillos de Piedras Negras junto a Manuel Molina y Ricardo Torres. Un gran triunfo obtuvo el 7 de julio de 1935 al cortarle las orejas y el rabo a un novillo de La Laguna. Alternó con Fermín Rivera y Salvador Hernández "El Chale". Falleció en México D.F. el 6 de enero de 1944 a consecuencia de un accidente automovilístico. Padre del matador de toros del mismo nombre.