JOSÉ SOLER "SOLERITO" (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos “Torero”
Ignacio Zuloaga Zabaleta (España 1870 – 1945)

Refieren en el portal de Internet del Club Cocherito de Bilbao, que un 9 de marzo de 1930 moría el novillero José Soler “Solerito” como consecuencia de una grave cogida sufrida días antes en un tentadero.
Fuente:
http://www.clubcocherito.com/corporativa/opinion.aspx?4Nd22lWVP56vqza43nm22Sq8hyPbZKr62346789b

En la revista "La Fiesta Brava" (Semanario Taurino), Año V, No. 174, Barcelona, 14 de marzo de 1930, refieren: La pasada semana falleció en Madrid, el antiguo picador de toros Francisco Vega "Aceitero". El mismo día y también en la corte, dejó de existir el modesto banderillero valenciano José Soler "Solerito".

FRANCISCO VEGA "ACEITERO" (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Picador
Antonio Navarrete

Refieren en el portal de Internet del Club Cocherito de Bilbao, que un 9 de marzo de 1930 falleció el conocido picador Francisco Vega “Aceitero”, por cornada sufrida en la víspera.
Fuente:
http://www.clubcocherito.com/corporativa/opinion.aspx?4Nd22lWVP56vqza43nm22Sq8hyPbZKr62346789b

En la revista "La Fiesta Brava" (Semanario Taurino), Año V, No. 174, Barcelona, 14 de marzo de 1930, refieren: La pasada semana falleció en Madrid, el antiguo picador de toros Francisco Vega "Aceitero". El mismo día y también en la corte, dejó de existir el modesto banderillero valenciano José Soler "Solerito".

JORGE DÍAZ (1847 - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Peralta, Navarra, España
http://www.atalayadeperalta.com/

Me comenta don Rafael Gómez Lozano, un acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 19, "Curiosidades de la Temporada"/ Fallecimientos de 1930, anotan que, "el 2 de noviembre de 1930, en un accidente de campo en el término de Peralta (Navarra) fallece el ganadero don Jorge Díaz".

Dicho fallecimiento también lo reseña el Semanario Taurino "La Fiesta Brava" (Barcelona), Número 209, 14 de noviembre de 1930, Página 7, donde citan: El ganadero Jorge Díaz ha muerto.- En Peralta, víctima de un sensible accidente, murió el sábado pasado el en un tiempo famosísimo ganadero de reses bravas don Jorge Díaz, que tenía ahora ochenta y tres años de edad. Salió, a dar un paseo por el campo y al llegar al lugar denominado "Atalaya", y debido a la ceguera casi absoluta que padecía, dio un paso en falso y se despeñó por un precipicio de cuarenta metros, de altura, quedando muerto en el acto. El camarada "CH " se ocupa del finado y le dedica una brillante crónica en su tribuna del "Diario de Navarra". Del excelente cronista son los siguientes párrafos: "Junto con el nombre de don Jorge Díaz, va ligado el fin profesional de figura tan destacada como "Guerrita". De don Jorge Díaz fue el último toro que mató "Guerrita" en la plaza de toros de Zaragoza hace 31 años. Con don Jorge Díaz se firmaron los últimos contratos en los que una corrida de seis toros, costaba 12.000 reales -¡lo que cuesta hoy un toro!- y una manta de Tarrasa que había que entregar al conocedor que los conducía por cañadas y veredas durante muchos días de caminata, desde Soto Gil, de Funes, hasta la plaza en que habían de ser lidiados. Con don Jorge Díaz desaparece la época romántica en que el ganadero era Un señor, cuando las corridas de toros eran fiestas de majeza y valentía y no habían caído sobre ellas en figuras de toreros, ganaderos y empresarios las mil "pegas" que la han mixtificado llenándola de lacras de propagandas encubiertas y mercantilismos claros. Un convencimiento honrado de ganadero escrupuloso le llevó a don Jorge Díaz a deshacerse de su ganadería; lo mismo hubiera sido lo contrario, porque al ver después, lo que veía don Jorge Díaz en sus andanzas por las plazas de España, le habría impulsado a hacer lo mismo por no aguantar las imposiciones de los toreros. ¡Era un carácter! Con Frascuelo y Lagartijo, con Guerrita y Mazzantini, hasta con Bombita y Machaquito transigía... Después de esos, "Joselito -decía- es el "único torero que se puede tratar". Los demás, de entonces acá, no le interesaban absolutamente nada. Toreros que se avergonzaban de la profesión en que se encumbraron con gloria, y dinero, desposeyéndose de cuanto les caracterizaba, suprimiéndose hasta la coleta, los despreciaba con toda la energía de sus entusiasmos sectarios por los toros. Pero aun con todo, medio ciego como estaba en estos últimos tiempos, aún iba a ver las corridas y aún repetía la vieja cantinela con que comentaba una tarde aburrida de toros: " ¡aún estamos por ver lo peor!" Así repetía una y mil veces convencido de que los toros es de lo que ni aburre ni envejece, por malos que sean los toreros y por antigua que sea la fiesta".

SEBASTIÁN ANTONIO MORETA (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Edificio del Ayuntamiento de La Alberca, Salamanca, España.
www.ayuntamiento.org

Me comenta don Rafael Gómez Lozano, un acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) que el 10 de Enero fallece en La Alberca (Salamanca) el vecino Sebastián Antonio Moreta, a causa de las heridas que le causó el toro que se escapó de la plaza.

El sitio taurino en Internet "Cultoro" publica el 6 de enero de 2016, las efemérides del 6 de enero, dentro de las cuales cita: 1930 - Tragedia en La Alberca (Salamanca): Se celebró en la plaza mayor de la localidad de La Alberca (Salamanca) una corrida de toros. El que se jugaba en segundo lugar, dando un gran salto, franqueando las vallas, subió por las escaleras del edificio del ayuntamiento. El toro penetró en el salón de sesiones, donde se había refugiado el espectador Sebastián Antonio Moreta, lo alcanzó y le dio una cornada gravísima, a causa de lo cual falleció el siguiente día 11.
Fuente:
http://www.cultoro.com/cultorizate/ayer/2016/1/6/cumple-siglo-nacimiento-torero-poeta-actor-mario-cabre-14778.html

PABLO CORTÉS (1918 - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia de San Pedro en el Centro Histórico de Cuajimalpa en México.
Foto cortesía de don Alejandro Linares García.

Me comenta don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el 2 de Marzo, en Guajinialpa, Méjico, (debe ser seguramente Cuajimalpa de Morelos, Distrito Federal, México) un niño de 12 años, llamado Pablo Cortés, se tira al ruedo torear un becerro, que le ocasionó una herida en el sexto espacio intercostal izquierdo, de la que fallece casi instantáneamente.

FRANCISCO CAMPS MOLLÁ (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Església de Santa Maria la Major d'Oliva, la Safor, Valencià.
Cortesía de Joanbanjo

Me señala don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el 30 de Abril, en Oliva (Valencia), el vecino Francisco Camps Mollá le ocasiona una "vaquilla" una herida de 15 centímetros, penetrante en el cuero cabelludo hasta la masa cigomática, luxación en las vértebras cervicales quinta y sexta y otra en el muslo derecho de 12 centímetros de extensión, falleciendo de dichas heridas en su casa al día siguiente.

PEDRO VALENTÍN (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Toro echado
Obra del renombrado artista Francisco Benjamín López Toledo

Me comenta don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el 4 de Mayo, en Monrier (Francia), el aficionado Pedro Valentín sufre una herida que le perfora el pulmón, de la que fallece en el hospital de Arlés.

HILARIO SALAS MÁRQUEZ (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Chiva, Valencia.
Cortesía de Joaquim/Panoramio.com

Me ilustra don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 17 de agosto en Chiva, una "vaquilla" coge al espontáneo Hilario Salas Márquez, hiriéndole en el muslo derecho, con dos trayectorias. Trasladado al Hospital de Valencia; fallece al día siguiente.

FRANCISCO GINER FERRER (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia de San Pedro en Benifaió, Valencia, España.
Cortesía de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias

Me instruye don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 31 de Agosto, en Benifayó, Valencia, una "vaquilla" coge al vecino de Bolbaitre, Francisco Giner Ferrer, produciéndole una herida penetrante en el vientre de la que fallece en el Hospital de Valencia el día 2 de Septiembre.

JUAN GENOVAR (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos Vista de Tortosa, Tarragona, España Cortesía de Manuel Zaera

Me señala don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 8 de septiembre de 1930, en la municipalidad de Tortosa (Tarragona, España), al dar una estocada el espada Manolo Martínez, salta el estoque y se le clava al espectador Juan Genovar, hiriéndole en el tercer espacio intercostal, interesando la crosta, falleciendo en el acto.

RAMÓN ALEPUZ MONFORT (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Vista de Vilafamés (Castellón), Plana Alta, Comunidad Valenciana, España.
Cortesía de Espencat

Me indica don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 9 de septiembre de 1930, en Villafamés (Castellón), en una becerrada benéfica se arroja al ruedo Ramón Alepuz Monfort, siendo alcanzado por un novillo, que le ocasiona una herida en el vientre, de la que fallece al ingresar en el hospital de Castellón.

PATRICIO CAMPS (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Bétera, Valencia, España.
Foto cortesía de www.senyals.es

Me cuenta don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 19 de octubre, en Bétera (Valencia), el vecino Patricio Camps es herido por una "vaquilla", de cuyas resultas fallece en el hospital de Valencia al día siguiente.

ADRIÁN MARTÍ (XXXX - 1930)

Solo para efectos ilustrativos
Vista del Palacio Real de Olite, Castillo de los Reyes de Navarra.
Cortesía de don César Viteri Ramírez

Señala don Rafael Gómez Lozano, el acreditado historiador taurino mexicano, que en la revista "El Clarín" (Almanaque para 1931), Página 36/ "Los muertos por cogida" (se refieren a los de la temporada de 1930) citan que, el día 4 de Noviembre, en Navarra, al pastor Adrián Martí, al quitarle una banderilla a un marrajo, es cogido, infiriéndole tan graves heridas de las que fallece al día siguiente.

ANTONIO SANCHO MAGELI (XXXX - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Catedral-Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza (Aragón, España)

Cortesía del Sitio Web: http://.hoteles-en-zaragoza.com/

Antonio Sancho Mageli fue un aficionado herido el 31 de agosto de 1931, en Zaragoza, por un novillo de don Antonio Pérez Tabernero, falleciendo a resultas de las lesiones, el siguiente 3 de junio de 1931. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 195)

EUGENIO SOTO "SOTITO " (1891 - 1931)

Solo para efectos ilustrativos
“Desencierro”


Obra del pintor salamanquino José Antonio del Castillo Martín 

Rehiletero que fue cogido y muerto por un novillo el 28 de junio de 1931.

Al respecto de su infortunio, el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que <<Eugenio Soto (Sotito), fue un banderillero en novilladas nacido en Cádiz el 23 de febrero de 1891. Residía en Madrid, y cuando llevaba varios años en su profesión, el 28 de junio de 1931, cuando contaba 40 años de edad, un novillo de Rubio le cogió en la Plaza de Toros de Haro,  infiriéndole tan grave herida en el vientre que falleció en la enfermería de la plaza. Era valiente y se le tenía en mucho aprecio entre los de su profesión. "

Al respecto de su tragedia, el erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en forma por demás sucinta que << el 28 de junio de 1931, en la plaza riojana de Haro, resultó mortalmente herido por un novillo, de la vacada de Rubio, el gaditano Eugenio Soto (Sotito). El deceso se produjo pocos minutos después de su entrada en la enfermería del recinto. "

El 28 de junio de 1931 el banderillero Eugenio Soto "Sotito" de Cádiz, subalterno de Raimundo Serrano, recibió una cornada en el vientre, que le hizo fallecer en la enfermería de la plaza.
Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Plaza_de_toros_de_Haro

MIGUEL OLZA ZUNZARREN "VAQUERÍN" (1910 - 1931)

Miguel Olza Zunzarren "Vaquerín"
http://despobladosnavarra.blogspot.mx/2010/05/muguetajarra.html

Al respecto de este lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Miguel Olza (Vaquerín), matador de novillos, nacido en Pamplona en 1910, falleció en 1931, a los 21 años de edad. El 30 de julio de 1931 toreó en la Plaza de Toros de Calasparra (Murcia), sufriendo una grave cogida en un muslo. Trasladado a un hospital de Madrid, falleció a consecuencia de presentarse en la zona afectada gangrena gaseosa el día 1 de agosto de 1931. Había sido bastante castigado por los novillos, pese a su corta vida profesional, si bien sus condiciones y estilo no auguraban, ni mucho menos, una gran figura. Su primera actuación como tal fue en la Plaza de Toros de Talamanca de la Sierra (Madrid) en 1924. Los años siguientes toreó en Plazas de escasa importancia, y muy frecuentemente en la madrileña de Tetuán de las Victorias, en la que llegó a ser elemento muy útil. El 13 de marzo de 1927 se presentó en la Plaza de Toros madrileña de Vista-Alegre (Carabanchel Bajo), lidiando novillos de Abente. Estuvo valiente nada más. Este año toreó 10 novilladas. El 29-de julio de 1928 se presentó en la Plaza de Toros de Madrid, sin lograr destacar. Cada vez toreaba menos y en festejos de menor categoría, olvidándose casi totalmente su nombre en el mundo taurino. Cuando en 1931 volvió a sonar falleció ese mismo año. "

 

Por su parte, el erudito taurino Juan José de Bonifaz Ybarra, cita en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << ya con bastante veteranía fue a torear el pamplonés Miguel Olza Zunzanen (Vaquerín) el 30 de julio de 1931 a la localidad murciana de Calasparra. Allí fue corneado seriamente por un novillo de la vacada de García Zeballos y se dispuso el rápido traslado al Sanatorio de Toreros, de Madrid, donde expiró el posterior 1 de agosto al gangrenarse la herida. El apodo que siempre utilizó en los carteles era debido a que, en su adolescencia, cuidó ganado en una finca del conde de la Lisea. "

 

Nació en Muguetajarra en 1910; un torero que tiene entrada propia en el Cossío. Se llamaba Miguel Olza, pero se incorporó a los carteles con el sobrenombre de “Vaquerín”. Toreó su primera corrida en Talamanca de la Sierra (Madrid) en 1924 y trasteó después con más entusiasmo que estilo en varias plazas de tercera, hasta que un toro lo empitonó mortalmente en Calasparra (Murcia), el 30 de julio de 1931. Su trágica muerte no impidió que la enciclopedia taurina resumiera su trayectoria en términos que quizá se ajusten a lo que hubo, pero que hoy se antojan crueles: "Aunque murió muy joven, sus condiciones y su estilo no auguraban, ni mucho menos, una gran figura". (Fuente: El Pueblo de un Torero- JMC-WebBlog: Cosas de Cumbres)


Miguel Olza Zunzarren "Vaquerín"
http://despobladosnavarra.blogspot.mx/2010/05/muguetajarra.html

Por su parte, el erudito taurino Juan José de Bonifaz Ybarra, cita en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << ya con bastante veteranía fue a torear el pamplonés Miguel Olza Zunzanen (Vaquerín) el 30 de julio de 1931 a la localidad murciana de Calasparra. Allí fue corneado seriamente por un novillo de la vacada de García Zeballos y se dispuso el rápido traslado al Sanatorio de Toreros, de Madrid, donde expiró el posterior 1 de agosto al gangrenarse la herida. El apodo que siempre utilizó en los carteles era debido a que, en su adolescencia, cuidó ganado en una finca del conde de la Lisea. >>

Nació en Muguetajarra en 1910; un torero que tiene entrada propia en el Cossío. Se llamaba Miguel Olza, pero se incorporó a los carteles con el sobrenombre de “Vaquerín”. Toreó su primera corrida en Talamanca de la Sierra (Madrid) en 1924 y trasteó después con más entusiasmo que estilo en varias plazas de tercera, hasta que un toro lo empitonó mortalmente en Calasparra (Murcia), el 30 de julio de 1931. Su trágica muerte no impidió que la enciclopedia taurina resumiera su trayectoria en términos que quizá se ajusten a lo que hubo, pero que hoy se antojan crueles: "Aunque murió muy joven, sus condiciones y su estilo no auguraban, ni mucho menos, una gran figura". (Fuente: El Pueblo de un Torero- JMC-WebBlog: Cosas de Cumbres)


http://despobladosnavarra.blogspot.mx/2010/05/muguetajarra.html

El historiógrafo Mikel Zuza Viniegra, refiere en la revista "Club Taurino", de 2009, que el pasado tres de marzo se cumplieron cien años del nacimiento del torero navarro Miguel Olza Zunzarren “Vaquerín”. Buen motivo para recordar su esforzada trayectoria por el planeta de los toros. Quien habría de ver su nombre anunciado en los carteles de plazas postineras, abrió sus ojos al mundo en 1909 en Muguetajarra, pequeña población en las estribaciones de la peña Izaga, perteneciente al valle de Unciti. Fue bautizado en la aldea cercana de Izánoz (valle de Izagaondoa), y recibió en la pila el nombre de Miguel, que llevaban también su abuelo materno y muchos otros habitantes de la zona, por ser el arcángel quien preside desde su imponente atalaya románica el discurrir vital de sus vecinos. Fue el primer hijo del matrimonio formado por Martín Olza, natural de Lizarraga, y de Alfonsa Zunzarren, natural de Ardanaz. Muy pronto nacerían dos hermanos más: Inocencio y Manuela. En ese mismo entorno en el que muchas generaciones de su familia se habían sucedido, vivieron todos hasta 1916, cuando decidieron trasladarse a Madrid, concretamente a Torrejón de Ardoz, donde don Martín había conseguido empleo en una vaquería, ocupación que andando el tiempo habría de originar el apodo torero de su hijo Miguel. Probablemente el niño llevó siempre dentro de sí la afición taurina, pero es en esos primeros años en Madrid cuando aquella se asienta definitivamente hasta terminar por llevarle, cuando apenas roza la adolescencia y para desesperación de sus padres, a intervenir en capeas y festejos populares donde en alberos improvisados, y ante bestias cien veces toreadas, va dejando muestras de su arte y valor, adquiriendo la experiencia que le permitirá torear en 1924 su primera corrida en la plaza de Talamanca de la Sierra (Madrid), cuando sólo contaba 15 años de edad. Abrirse paso en la profesión no le resultó nada sencillo, más aún en aquellos años en los que la fiesta de los toros vivía su auténtica edad de oro, y los toreros salían hasta de debajo de las piedras. A pesar de ello consiguió ir haciéndose un nombre, y toreó los años siguientes en bastantes plazas, sobre todo en la de Tetuán de las Victorias de Madrid. El 13 de marzo de 1927 debutó en la Plaza de Vista Alegre de Carabanchel, lidiando novillos de Abente que no le permitieron dejar más que pinceladas de su valía. Al año siguiente, el 29 de julio de 1928, consigue alcanzar lo que todo torero sueña: su presentación en la Monumental de Madrid, teniendo por compañeros de terna a José Pastor y a Eladio Amorós. Estuvo tan valiente como de costumbre, y cosechó muchas ovaciones del exigente y entendido público madrileño.

Es a partir del año 1929 cuando los contratos empiezan a acumularse en la taleguilla de Miguel Olza, que llega a torear 30 novilladas, como él mismo reconoce a “Ch.”, crítico taurino del Diario de Navarra, que le entrevista con gracejo en su edición del 24 de diciembre: “Tenemos a la vista una estadística de las treinta novilladas que ha toreado en esta última temporada el torero Vaquerín, un pinturero muchacho con deje madrileño y figura de galán joven de compañía teatral de las caras, que días pasados, cuando vino a visitarnos en la redacción, nos dejó estupefactos al saber por él que era navarro. -¿Pero usted es navarro? –sin querer dar crédito a su acento y a su porte un poco echado “p’alante” que le encontramos. -Si señor, de Muguetajarra. -¿Qué, de ahí, un pueblecito pequeño que hay por Izagaondoa? -Si señor, de ahí mismo, y no crea usted que por casualidad, que mis padres eran también navarros, y hasta mi abuela vive en Idoate. -¡Su abuela! Nunca lo hubiéramos creído. Y, sin embargo, así tiene que ser porque su nombre y sus apellidos no pueden ser más navarros. ¡Como que se llama Miguel Olza Zunzarren! Pues este Vaquerín, desconocido de nosotros como torero porque no le habíamos visto y como paisano porque no nos lo habían presentado hasta ahora, tiene una hoja de servicios sin tacha ni mal remiendo, como para hablarse de tú a tú con las figuras más destacadas de la novillería andante. Total 30 novilladas y 46 orejas. ¡Es un tío!-dicho sea en el tono más elogioso de la palabra. ¡Palabra!

El siguiente es también un buen año para nuestro torero, que en la revista “El Clarín: semanario taurino defensor de la verdad” del 3 de mayo de 1930, contesta de este modo tan torero a la pregunta “¿Cuál ha sido el momento más feliz de su vida?”: -El día en que mi apoderado don Miguel Torres, me dijo que para el año actual había firmado para mí un capicúa: año 30…, 30 novilladas. Y luego las que yo me gane… En esa misma revista, verdadera “hoja de combate taurina”, con cabeceras tan rotundas como éstas: “La propaganda es indispensable para el artista, pero es preciso también arrimarse al toro”, “Exigir chotos es propio de cobardes” o “Quien esté falto de redaños no puede ser torero”, que demuestran que no era publicación que regalase los aplausos fácilmente, se publica unos meses más tarde un reportaje fotográfico sobre Miguel cuyo pie de foto, como puede leerse en la ilustración, es el siguiente: “A los aficionados de paladar, a los fetén que chanelan un rato largo de las cosas de toros, brindamos estas tres fotos, en las que un tal Miguel Olza “Vaquerín”, demuestra lo buen torero que es y la clase de arte que se trae. Con cualquiera de estas tres fotos podría el gran Ruano pintar un cartel soberano que serviría seguramente para demostrar, a los muchos enemigos de la fiesta, que el toreo es un arte magnífico y admirable. Y tanto como lo es: no hay más que ver torear a Vaquerín.” Y nuevamente “Ch.”, en el Diario de Navarra del 2 de septiembre de 1930 se rinde a la evidencia: “Vimos una gran novillada en Calahorra y nos dimos el gusto de ver torear a Vaquerín, un excelente novillero navarro, y pudimos comprobar que todo cuanto se dice de él, en su elogio, no es más que la verdad. Es torero fino, banderillea estupendamente y tiene gran dominio de la muleta y el estoque. En sus toros estuvo trabajador y lucidísimo, siendo ovacionado y premiado con las orejas y el rabo del cuarto de la tarde. Vaquerín es desconocido aquí en Pamplona, a pesar de ser un gran torero, que disfruta de un gran cartel en Madrid. Es un torero de valor y sentido que, como todos, podrá tener más o menos fortuna -esto no depende de la voluntad- pero que siempre sale a la plaza a ganarse a pulso el pan que come. No como otros, que lo roban.” Y el mismo crítico repite su juicio un mes más tarde, el 22 de octubre, cuando describe un encuentro que debió llenar de ilusión a Miguel: “Y a propósito de torero navarro, tenemos que destacar el papel lucidísimo y de confianza que al lado de Marcial Lalanda hizo como sobresaliente suyo el valiente torero navarro Miguel Olza, Vaquerín. Este novillero, que aunque criado y considerado como de Vallecas, es de Muguetajarra –ahí, cerca de Monreal- de padres y abuelos navarros, con familia que aquí reside, es un torero muy cuajado y de los que más se considera en Madrid.” El domingo, en Barcelona, intervino con Lalanda en varios quites y banderilleó superiormente por delante de Marcial y alternando con éste en el último toro, siendo aplaudidísimo. Pues este torero que aquí en Navarra muy pocos conocen, aún está por venir a Pamplona, con las ganas locas que sabemos que tiene por darse a conocer aquí. Ya es tarde para pensar en esta temporada, pero en la que viene, Vaquerín, que es muy buen torero y además torero navarro, será de los que se impongan en todas las plazas que se estimen un poquitín. Y malo será que la de Pamplona cierre los ojos a su propia conveniencia y al interés que hay por verle torear aquí.”

1931 empieza también con fuerza. Debe ser el año de su despegue y también el de la anhelada presentación en Navarra, que parece concretarse con la firma de un contrato para las fiestas de agosto en Tafalla, que quizás le sirviese de puente para alcanzar por fin el acariciado sueño de tomar la alternativa en las fiestas de San Fermín de 1932. Sin embargo, un cruel destino le sale al paso y el 28 de julio ha de torear en la feria de la localidad murciana de Calasparra una novillada de la ganadería de Zaballos. Le corresponde en suerte un torazo enorme, de siete años, de los que no se atreven a torear los ases, y que había sembrado previamente el terror en la plaza al saltar al tendido. A pesar de ello no le perdió la cara y lleno de pundonor lo lanceó bien de capa, pero en la suerte de muleta resultó volteado aparatosamente, y el toro, cebándose con mucho sentido en su víctima, le propinó una tremenda cornada en la parte anterior del muslo izquierdo, con tres desgarros interiores que le produjeron tal hemorragia y desmayo que para reanimarle hubo que inyectarle suero y cafeína en vista de su postración. Fue atendido en la misma plaza por el doctor Serra, que quiso trasladarlo a Murcia, pero la voluntad del diestro fue que le llevasen al Sanatorio del Montepío de Toreros de Madrid, donde fue operado por el doctor Jacinto Segovia, quien al principio creyó que, dada la fortaleza y juventud del herido, su curación sería cosa de 20 días, pero que al no advertir mejoría decidió una segunda intervención que constató la presencia de gangrena gaseosa, certificándose el fallecimiento de Miguel Olza el 1 de agosto, a última hora de la tarde, en brazos de su querida madre y rodeado de su familia y de los miembros de su cuadrilla. Tenía solamente 22 años. Su hermano Inocencio, al que había contagiado la afición, y que servía de sobresaliente en su cuadrilla, afectado por la tragedia cambió los trastos de torear por los fogones y sacó adelante un restaurante en Torrejón que homenajea a su hermano desde su mismo nombre: Vaquerín, y donde a día de hoy sus descendientes, además de servir una comida excelente, siguen manteniendo viva la memoria de uno de los contados navarros que merecen una entrada en el Cossío. Pero don José María se mostró implacable con Miguel Olza, al que tras unos datos bastante inexactos, que contrastan con los que he recogido en este artículo, despachó con un cruel comentario: “Aunque murió muy joven, sus condiciones y estilo no auguraban, ni mucho menos, una gran figura.” En la familia del diestro siempre se ha comentado que ese juicio se debió a cierta inquina personal del escritor al torero, por haberse cruzado una mujer entre ambos, que prefirió antes al matador que al polígrafo. No es fácil saber a 70 años vista qué puede haber de cierto en ello. Lo que sí sé es que nunca han de faltar defensores de la imparcialidad de los criterios taurinos de Cossío, pero que yo estoy obligado a reivindicar la figura y el mérito artístico de Miguel Olza Zunzarren, porque la sangre que empapó la arena de Calasparra es la misma que corre por las venas del que estas líneas suscribe, porque esa abuela que Miguel venía a visitar todos los años a Idoate era también mi bisabuela: doña Manuela Goñi, y porque las fotos y recortes antiguos que mi familia ha conservado desde hace tantos años, junto con los recuerdos de mi padre, Fermín Zuza, primo carnal de Miguel Olza, al que tuvo la fortuna de conocer cuando era niño, son los que me han permitido evocar ahora, cien años después, su estampa de torero de los buenos. Muguetajarra es hoy un despoblado cuyas casas se vienen abajo invadidas por la hiedra, de Izánoz ni siquiera eso queda, pero un poco antes de llegar a la cumbre de la peña, la efigie de San Miguel continúa vigilante en su refugio de piedra. Su expresión parece más grave y sombría desde aquel maldito 28 de julio de 1931, cuando no pudo llegar a tiempo de salvar a su paisano: ¡Calasparra queda tan lejos de Izaga! Pero no por ello olvida a un niño de apenas 7 años que, en el raso de la Cruz, con una manta de pastor por muleta, torea imaginarios morlacos mientras por entre hayas y robles el viento parece entonar “La Gracia de Dios”, y los lirios abanican con su femenino aleteo violeta la faena del maestro en ciernes. Y allá arriba, desde su palco cubierto por bóvedas de cañón y crucería, el arcángel saca de debajo de sus alas tres pañuelos blancos, abriéndole la Puerta Grande.

JOAQUÍN GIRADO GARCÍA "TERREMOTO " (1884 - 1931)

Cortesía del historiador José Antonio Román Romero

Picador de toros nacido en Córdoba el 25 de agosto de 1884. De familia humildísima, pasó su juventud haciendo de jornalero. Parece que ya entonces se le conocía por su apodo, pues con sus fuerzas hercúleas arrollaba en todo y a todos en los momentos que así lo requerían los trabajos. Hizo el servicio militar en un regimiento de artillería y al licenciarse tenía ya el decidido propósito de ser picador, anhelando redimirse de las penurias que lleva consigo su primer oficio. Tampoco le fue muy propicia la fortuna en sus comienzos de picador, costándole grandes esfuerzos y no poco tiempo conseguir una situación regularmente destacada. Se presentó a picar por primera vez en Córdoba, como reserva, en una novillada, en el año 1910. De reserva y agregado a las cuadrillas de novilleros o modestos matadores de toros pasa diez años. En 1920 consigue que Ricardo Anlló (Nacional) le dé un puesto fijo en su cuadrilla a la que pertenece hasta la temporada de 1924, que pasa a la de Juan Anlló (Nacional II) en la que figura hasta la muerte de éste, acaecida al terminar la de 1925. En 1926 va en la de Braulio Lausin (Gitanillo). En las temporadas de 1927 y 1928 en la de Manuel del Pozo (Rayito). Torea mucho, pero sin cuadrilla fija, en los años siguientes, figurando en la de Saturio Torón el poco tiempo que éste fue matador de toros. En una de las corridas de la feria de Valencia, el 22  de julio de 1931, sufrió un fuerte porrazo contra la barrera. Le imposibilitó seguir toreando y se le trasladó a su casa de Madrid, no concediéndosele extraordinaria importancia ni máxima gravedad. Pero, a consecuencia de éste golpe falleció el siguiente 7 de agosto. Durante el ejercicio de su profesión no había sufrido cornada ni puntazo alguno, pero sí, más de una vez, fracturas y dislocaciones. Fue Terremoto un picador que cumplió siempre bien con las obligaciones de su oficio, sobre todo a partir de su ingreso en las cuadrillas de los Nacionales. Era hombre modesto, apercibido del papel que debía desempeñar fuera del ruedo, y no se salió nunca de él, lo cual ya acusa una inteligencia clara, era gracioso en su decir, de un acento cordobés puro y cerrado. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << en la feria de julio de 1931 de Valencia, concretamente el día 26, un astado del hierro de Indalecio García Mateo lanzó contra la barrera a Joaquín Girado García (Terremoto), sin que se concediera demasiada importancia al hecho. Sin embargo, de sus resultas fallecería en su domicilio de Madrid el posterior 6 de agosto del mismo año de 1931. "

Refiere don José Antonio Román Romero en su Blog taurino en la Red "De Hombres, Toros y Caballos", que a Joaquín Girado ya le apodaban "Terremoto" antes de ser picador de toros. Si el terremoto propiamente llamado es una sacudida del terreno, ocasionada por fuerzas que actúan en lo interior del globo, las fuerzas de Girado consistían en cargarse, cuando era joven, unos sacos con una cantidad de peso que no los levantaría una grúa Titán. Por eso le pusieron en Córdoba de apodo el nombre de dicho fenómeno sísmico. Y fue en Córdoba precisamente porque allí nació Joaquín en 24 de agosto del ario 1884, y, además, en la parroquia de Santa Marina, de la que han salido no pocos toreros. Hijo de humilde familia, humildes fueron también sus ocupaciones al dedicarse al trabajo, pues ejerció éste como jornalero, hasta que le reclamaron los deberes militares. Fue al servicio, que prestó en un regimiento de artillería, y una vez licenciado pensó en ser picador. Se presentó en su ciudad natal como reserva en una novillada, allá por el año 1910, y como reserva siguió varios años en una vida obscura y poco envidiable, hasta que poco a poco comenzó a actuar a las órdenes de diferentes diestros en novilladas sueltas. Estas modestas actividades de Terremoto duraron lo menos diez temporadas. ¿Conseguiría algún día labrarse una reputación? ¿Lograría salir de aquella esfera en la que se desenvolvía demasiado anónimamente? Dos lustros sufriendo porrazos y rodando entre las patas los caballos sin vislumbrar un decoroso puesto es un aprendizaje tanto más largo cuanto mayor es su dureza, y la de dicho ejercicio hay que convenir en que no puede serlo más. En el año 1920 consiguió Terremoto colocarse con Nacional I, que era matador de toros; ir colocado en la cuadrilla de un espada de alternativa supone ya un avance considerable en la carrera de un subalterno, y logrado esto, Olido navegar en, franquía. De la cuadrilla de Ricardo Anlló, pasó a la de su hermano, Nacional II, a la que perteneció durante los años 1924 y 1925, y fallecido Juan Anlló, se incorporó a la de Braulio Lausín (Gitanillo de Ricla), con cuyo espada toreó durante la temporada de 1926. Luego se alistó con el espada Manuel del Pozo (Rayito), a quien acompañó en los años 1927 y 1928, picó suelto posteriormente, sirviendo a distintos matadores, y actualmente pertenece a la cuadrilla del diestro navarro Saturio Torón. Ha sufrido Terremoto varios percances ejerciendo su profesión. El primero fue en Aranjuez, el 30 de mayo de 1917, en una corrida en la que tomaron parte Manolete, Malla y Punteret. Un toro del Duque de Tovar le infirió una cornada en la axila derecha. Toreando a las órdenes de Emilio Méndez, en San Sebastián, el 2 de agosto de 1925 un toro de Villagodio le produjo la fractura de la clavícula derecha. En la misma corrida resultaron lastimados el espada Luis Freg y el banderillero Niño de la Audiencia. El 7 de junio de 1927, en Madrid, toreando con Rayito, sufrió una patada de un caballo que equivalió a una cornada. Y el 7 de abril de 1929, en Madrid, al sufrir una caída proporcionada por un toro de Santa Coloma, resultó con una dislocación que le tuvo mes y medio sin poder torear. Ya hemos dicho que es dura la profesión de picador de toros; pero creemos que no le hubiera ido mejor a Terremoto continuando en Córdoba de jornalero, de cuya esclavitud consiguió manumitirse al ser reclamado por el servicio militar. En la feria de Valencia de 1931 sufrió un fuerte golpe que le hizo retirarse. Aunque los médicos no le detectaron ninguna herida de gravedad en las revisiones posteriores, falleció el 7 de agosto en Madrid. Dejó viuda y cinco hijos "en penurias" por lo que sus amigos organizaron un festival del que cuenta el tenor Miguel Fleta que actuó de mozo de espadas en aquella ocasión: Un fraternal compañero mío en "La Nación". Modelo de hombres buenos y de amigos cordiales, con un corazón que no le cabía en el pecho, y había pecho para muchos, Carlos Revenga "Chavito", impresionado por la situación tristísima en que había quedado el modesto hogar del picador cordobés, organizó un festival taurino para socorrer a la familia de Terremoto. Los matadores de toros a quienes acudió se prestaron gustosos a la benéfica obra. Pero no recuerdo quiénes fueron exactamente. Creo que toreó Domingo Ortega y también Mariano Rodríguez y Fuentes Bejarano y Félix Rodríguez II. Del que estoy seguro es de Manolo Bienvenida, porque su becerro -novillo de hoy por el tamaño- le cogió contra las tablas y le hirió de alguna consideración. Como que el tal becerro resultó ser un toro enano, con la edad reglamentaria, un poder insospechado en su menguado aspecto y una picardía de persona mayor. Para mayor aliciente del festejo, "Chavito" seleccionó un grupo de bellísimas presidentas, todas ellas artistas, y pensó que actores y cantantes escogidos sirvieran las "espás" a los matadores. El propio "Chavito" lo solicitó de Miguel Fleta con quien le unía una fraternal amistad, y del también magnífico tenor Juanito García, y yo su cooperación al popular maestro Guerrero y al graciosísimo primer actor Rafael L. Somoza. Todos accedieron. Mi querido compañero en el periodismo y en el teatro Luis Muñoz Lorente y yo fuimos a buscar a las maravillosas presidentas para llevarlas a la Plaza en una "jardinera" que procedía de las cocheras de S. A. R. la infanta madrileña doña Isabel de Borbón. Y poco antes de comenzar el festejo, a plaza llena nos hicimos esa foto en compañía de tos mozos de ''espás''.

MARIANO LÓPEZ "REGIONAL" (1907 - 1931)

Solo para efectos ilustrativos
“Toroscape 28”
Obra de la pintora francesa Miki

Novillero que fue cogido por un novillo en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias (Madrid) el 9 de agosto 1931, y que  fue difunto el día 11 del mismo mes. Abundando  sobre su vida taurina el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Mariano López “Regional”, fue un matador de novillos, natural de Bilbao, donde nació el año de 1907, falleciendo en 1931, a los 24 años de edad. Modesto espada que en una de sus escasas corridas, la del 9 de agosto de 1931 en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias (Madrid), le cogió un novillo de Lerdean, recibiendo un fuerte golpe en la cabeza, de resultas del cual murió a los dos días. "

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << el 9 de agosto de 1931, en la plaza de Tetuán de las Victorias, inmediato a Madrid pero entonces con municipio propio, es cogido el bilbaino Mariano López (Regional) por una res de la ganadería de Lerena. Se le aprecia en la enfermería una contusión medular, de pronóstico grave. Y lo era, ciertamente, pues moriría a primeras horas de la noche del inmediato día 11 de agosto de 1931 en el Hospital General Madrileño. "

Cita el cronista madrileño "Don Víctor", propietario en la Red del Blog taurino "A los Toros", que el 9 de agosto de 1931 se celebró una novillada sin caballos en la plaza de toros de Tetuán de las Victorias en la que con novillos de José Lerena se las entendieron los principiantes Alejandro Izquierdo, Mariano López (El Regional) y José Gómez. Los novillos, abantos y mansos, no se cansaron de tirar continuas tarascadas por lo que la terna anduvo casi toda la tarde en peligro, fueron unos moruchos en toda regla. El segundo de la tarde cogió aparatosamente a "El Regional" al darle los primeros pases, lo llevaron conmocionado a la enfermería sin que nadie pudiese pensar que dos días más tarde iba a perder la vida en el Hospital Provincial de Madrid a consecuencia de los golpes recibidos. Alejandro Izquierdo tuvo que despachar cuatro novillos ya que José Gómez también hubo de ingresar en la enfermería tras la lidia de su primero. El sexto fue un barrabás que en cada acometida se llevaba un lidiador por delante, al darle Alejandro un segundo pinchazo salió perseguido y, al saltar la barrera, cayó de cabeza al callejón, también lo llevaron conmocionado a las dependencias sanitarias.

FRANCISCO VEGA DE LOS REYES "GITANILLO DE TRIANA" (1904 - 1931)

Nacido el 23 de diciembre de 1904 en Sevilla (no confundir con su hermano Rafael, del mismo apodo, que estuvo en la terna de la trágica tarde de la muerte de Manolete);  murió el 14 de agosto de 1931, como consecuencia de una terrible cogida que sufriera en la Plaza de Madrid el 31 de mayo anterior del toro "Fandanguero" de Graciliano Pérez Tabernero, suceso que presenció Ernest Hemingway quedando profundamente afectado.  Gitanillo tomó la alternativa en el Puerto de Santa María el 28 de agosto de 1927 de manos de Rafael Gómez "el Gallo", y recibió la confirmación de Juan Belmonte poco después.  Ya en 1928 se situó en el segundo puesto del escalafón, y obtuvo en México la preciada Oreja de Oro, continuando su carrera triunfal hasta la aciaga tarde del 31 de mayo de 1931. 

Nadie sabe hasta donde hubiera podido llegar este torero gitano querido de la afición, preciosista en los lances de capa, y elegante con la muleta, torero de arte, sentimiento y valor. En la revista  “Fiesta Brava”  se describió la infausta tragedia que ocasionó “Fandanguero”. El día 31 de mayo de 1931, se presentó Francisco Vega de los Reyes (Gitanillo de Triana o Curro Puya) en la Plaza de Madrid compartiendo cartel con “Chicuelo” y Marcial Lalanda.  Al dar un pase de muleta alto a “Fandanguero”, negro y con presencia del ganadero charro Graciliano Pérez Tabernero y corrido en tercer lugar, fue enganchado, derribado y corneado terriblemente. La celeridad con que Marcial Lalanda acudió al quite no fue suficiente para impedir que el toro le infligiera varias gravísimas cornadas: "Las heridas principales que sufrió el pobre torero de Triana fueron: una en cada muslo y otra cerca de la cadera; ésta última, con rotura de la arteria glútea, penetró rompiendo el borde del sacro en la pelvis, arrancando el nervio ciático en sus orígenes de inserción. Esta herida era gravísima por sí y por las posibles complicaciones, por lo que fue trasladado al sanatorio del Doctor Crespo, cercano al coso. En efecto, al poco tiempo se presentó una abundante eliminación del jugo encefalorraquídeo y síntomas meníngeos, todo lo cual pudo en parte controlarse, pero no así la intensa bronconeumonía. Todo se complicó: lesiones nerviosas, retención de orina, derrames, fiebre constante, alteraciones de las constantes sanguíneas, entre ella la albúmina, complicaciones de las funciones renal y hepática, entrando “Gitanillo de Trianaen una larga agonía, sin perder el conocimiento, dejando de existir el 14 de agosto de 1931, a las siete y media de la mañana, cuando no cumplía 28 años" (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega de su obra “Víctimas del Toreo”.)

El erudito taurino,  Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere del inolvidable artista sevillano, que << le llamaban Curro Puya, pero no era ese el sobrenombre con que siempre figuró en los carteles Francisco Vega de los Reyes (Gitanillo de Triana). Torero genial, su  manera de manejar el capote, muy recogido, esta presente en el recuerdo de los viejos aficionados. El 31 de mayo de 1931 hace el paseíllo en el ruedo madrileño entre “Chicuelo” y Marcial Lalanda, para estoquear astados de Graciliano Pérez Tabernero. El corrido en tercer lugar, “Fandanguero” le empitonó en el último tercio, infiriéndole tres cornadas: una en el muslo derecho, otra en el izquierdo y la restante en la región sacrocoxígea, penetrante ésta en la cavidad pelviana. Trasladado al sanatorio del doctor Crespo, cercano al coso, sufrió allí un largo y doloroso proceso postoperatorio en el que, consumidas sus no muy sobradas facultades físicas, expiró en la mañana del siguiente 14 de agosto de 1931, a los dos meses y medio de la tarde de su percance. El toreo de capa quedaba así sin su mejor intérprete. "

"Don Víctor", el cronista coetáneo, consigna en su leído Blog Taurino "A los Toros", que el 31 de mayo de 1931 se celebró en Madrid la octava corrida de abono en la que se lidiaron seis toros de Graciliano Pérez Tabernero para los diestros Manuel Jiménez "Chicuelo", Marcial Lalanda y Francisco Vega de los Reyes "Curro Puya". El tercero de la tarde, "Fandanguero", cogió a Francisco cuando comenzaba la faena de muleta muy cercano en tablas, le infirió dos cornadas gravísimas en el muslo y otra en la cadera. Después de ser asistido en la enfermería de la plaza fue trasladado al sanatorio Crespo. A los cuatro días se le presentó síntomas de meningitis, que pudieron vencer; más tarde le sobrevino una bronconeumonía, dos roturas de la femoral y una lesión en el riñón, que hicieron que su estado se agravase en extremo. El doctor Segovia intentó vencer todas las complicaciones, pero al final todo resultó inútil. Se le presentaron tres hemorragias por la herida de la cadera y tuvo derrames de líquido raquídeo. Tras una penosa agonía dejó de existir el día 14 de agosto, a las siete y media de la mañana. Había nacido en el barrio sevillano de Triana el 23 de diciembre de 1904, hasta los veinte años estuvo trabajando como herrero en el taller de su padre. En Madrid se presentó como novillero el 30 de julio de 1926 estoqueando reses de Coquilla y de Tovar, con Francisco Royo "Lagartito" y Julio Mendoza. El 28 de agosto de 1927 tomó la alternativa en el Puerto de Santa María de manos de Rafael El Gallo que le cedió el toro "Vigilante", de Concha y Sierra, Juan Belmonte actuó de segundo espada. La confirmó en Madrid el 6 de octubre del mismo año, con idénticos diestros. El año de su mortal cogida llevaba toreadas 16 corridas.
Videoteca:
http://www.youtube.com/watch?v=P6rIFY8aW9o&feature=player_embedded
http://josemanuellopez.blogia.com/temas/libros.php


Contrario a lo que anotan la mayoría de sus biógrafos,
su mausoleo refiere como fecha de nacimiento el 23 de septiembre de 1903
Cortesía de: http://josemanuellopez.blogia.com/temas/libros.php

JUAN SARRIÁ (XXXX - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Xátiva (Valencia)

Cortesía del Sitio Web: http://.interempresas.net

Un componente de la  banda musical “Emplas-3”, tan en boga en aquellos tiempos en los espectáculos cómico-taurino-musicales, Juan Sarriá, resultó cogido por un becerro el 17 de agosto de 1931 en la plaza de Játiva (Valencia), dejando de existir el día siguiente, 18 de agosto de 1931. Este luctuoso suceso demuestra que ni existe enemigo pequeño ni profesión tranquila. " (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

FRANCISCO HUELVES CARABIAS (XXXX - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Virgen de la Antigua en Vicálvaro (Madrid), España

Novillero aficionado, fallecido en el Hospital Provincial de Madrid, el 19 de agosto de 1931, como consecuencia de una cornada recibida en el vientre al tirarse como espontáneo en un festejo que se celebraba aquel día en Vicálvaro (Madrid). (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere que << Francisco Huelves Carabias dejaría de existir el 19 de agosto de 1931, como consecuencia de las lesiones que le produjo una vaquilla cuando se lanzó como espontáneo en un modesto festejo que se celebraba en la localidad madrileña de Vicálvaro. " (Fuente: “Víctimas de la Fiesta”, capitulo 7, Página 195)

FRANCISCO LLOPIS JAVALOYES (1899 - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor mexicano

Francisco Montes Flores (1919-1984)

(Pancho Flores)

Rehiletero que fue cogido por un astado el 14 de septiembre de 1931, falleciendo el día 17 del mismo mes a resultas de las heridas.

 

El ilustre cronista, Juan José Zaldívar Ortega refiere, que <Francisco Llopis Jabaloyes, fue un banderillero de modestas aptitudes, nacido en Crevillente (Alicante) el 4 de octubre de 1899, que fue cogido por un novillo en la placita de Parla (Madrid), el 14 de septiembre de1931, falleciendo en Madrid a la corta edad de 32 años, a consecuencia de la misma el 17 de septiembre de 1931, que le provocó una peritonitis, por lo que cabe pensar que se trató de una cornada o contusión en el vientre."

 

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz, se refiere que << no alcanzó cotas elevadas en su quehacer en los ruedos el alicantino, de Crevillente, Francisco Llopis Javaloyes, siendo conocido solo por su muerte, ocurrida en Madrid el 17 de septiembre de 1931, como consecuencia de la herida en el vientre que le infirió un novillo, en la localidad madrileña de Parla, el anterior día 14. "

Refiere el docto cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino), que en el ejemplar No. 376 de la revista (6TOROS6) del 11 de septiembre de 2001, citan textualmente que el 14 de septiembre de 1931, durante una novillada celebrada en Parla (Madrid), un novillo de Pedro Hernández cogió al banderillero Francisco Llopis, que al poner un par salió perseguido por el astado. Al intentar refugiarse en un burladero, que estaba lleno de gente, no pudo introducirse, resultando cogido y corneado en el escroto, herida que le provocó la muerte en tres días.

RAFAEL RUIZ "RAFAELILLO " (1899 - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Un excelente par del finado Manolo Montoliú  

Banderillero sin perfil alguno, nacido en Madrid el 1 de junio de 1899, formó parte como Botones de la cuadrilla cómico-taurina de Lerín Charlot. Toreando en un pueblo de los alrededores de Madrid, y en una cogida, se produjo un rasguño en la frente, a consecuencia del cuál se le declaró el tétano y murió en Madrid el 3 de octubre de 1931. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega).

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este infortunado lidiador que << pocos datos nos han llegado de la vida y muerte del madrileño Rafael Ruiz (Rafaelillo), ni siquiera el pueblo de los alrededores de Madrid en que resultó lesionado. Se produce una pequeña herida en la región frontal y, declarada el tétanos, fallece en su patria chica el 3 de octubre de 1931. "

 

CARMELO PÉREZ GUTIÉRREZ (1908 - 1931)

Matador de Toros, nacido en Texcoco (Méjico) el 23 de diciembre de 1908.  Tomó la alternativa el 28 de agosto en el Puerto de Santamaría (Cádiz), y falleció en Ciudad Real (Madrid),  el 18 de octubre de 1931.

La tarde del 17 de noviembre de 1929 en su segunda corrida como matador de toros,   Carmelo Pérez alternaba con el torero español Antonio Márquez y con el tapatío Pepe Ortiz el bien llamado “Orfebre Tapatío” en el coso de la Plaza de Toros "El Toreo" de la Colonia Condesa de México, D.F; en la lidia de astados de la vacada mexiquense de San Diego de los Padres propiedad de D. Nicolás González Jáuregui,  el hispano Antonio Márquez había triunfado con el cuarto de la tarde haciendo derroche de elegancia y de dominio. Cortó merecidísima oreja en medio de un ambiente tempestuoso, porque las pasiones de aquella tarde estaban desatadas en los tendidos y cuando salió el astado, sexto de la tarde de nombre “Michín”, castaño de poderosa cornamenta, que le correspondía a Carmelo, éste apenas dejó que los peones lo corrieran y le salió al paso con lances de verónicas, pero; se veía que el toro empujaba fuerte hacia las tablas y de esa manera se invertía su dominio sobre el torero, y no al revés. Carmelo quería salir de la plaza emparejado en trofeos con el español Márquez y de esa manera impetuoso, ciego de celo y coraje apenas lanceó al astado que corría suelto por el anillo, tomó al toro muy cerrado en tablas y éste que era bravo de verdad, fiero y codicioso que fue comiéndole el terreno de lance a lance,  en la tercera verónica le enganchó por el muslo izquierdo y... lo que vino después fue aterrador pues las embestidas y las cornadas sobre Carmelo se multiplicaban de manera continua y ni la intervención de los subalternos, de los matadores que inclusive Márquez estaba "coleando" al toro, pudieron quitarle a Carmelo la fiereza de ese astado.  Luego de verdaderos y largos momentos, por fin  el toro fue llevado a otra parte del ruedo mientras que las asistencias recogían aquél cuerpo sangrante, deshecho, hecho un guiñapo y con la ropa hecha jirones, siendo llevado a la enfermería de la plaza advirtiendo los médicos que tenía dos cornadas graves: La más era la que tenía en el tórax del lado derecho, llegando el cuerno hasta desgarrar la pleura y la menos una cornada grande en el muslo izquierdo y otras tres de menor gravedad.
Pero; las manos maravillosas de los médicos Xavier Ibarra y José Rojo de la Vega lograron sacar adelante al diestro, y luego vendría una convalecencia desesperante y sin que la herida aquella del tórax pudiera ser cerrada según consejo de los mismos médicos mexicanos. Carmelo así se fue a España con la intención de confirmar su alternativa en Madrid cosa que hizo estando herido el 4 de junio de 1931en la Plaza de Toledo, en la que Manuel Jiménez “Chicuelo” le concedió la alternativa, en presencia de Domingo Ortega, al cederle al toro de nombre “Presidente” de la dehesa de d. Juan Terrones,  y de paso para ponerse en manos de un médico, pues aquella fístula en la región torácica no le dejaba en paz. Y en cuanto pudo Carmelo se puso en manos del reputado doctor español Jacinto Segovia que se animó a operarle, con resultados previamente diagnosticados por los médicos mexicanos. Le vino entonces una complicación bronquial que pese a los esfuerzos, a la pericia y ciencia del médico español, puso término a su vida el 18 de octubre de 1931 en un hotel madrileño. Sólo la generosidad del afamado matador de toros español Manuel Mejías <<Bienvenida",   los restos de Carmelo Pérez fueron enviados a México costeando él todos esos gastos. Y en llegando a Veracruz fue una odisea para Silverio Pérez, su hermano, el poder rescatar de la Aduana Marítima el cuerpo embalsamado de “Carmelo”, por venir documentado con el nombre de “Carmelo” siendo que su verdadero nombre era el de Armando Pérez Gutiérrez. Llevado finalmente a México, fue sepultado finalmente en el Panteón Civil de Dolores. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

El maestro Juan José de Bonifaz refiere de su muerte que << siempre se ha considerado que el fallecimiento de Carmelo Pérez Gutiérrez, ocurrido en un hotel madrileño el 18 de octubre de 1931, fue como consecuencia de la grave cogida que sufrió toreando en su país, concretamente  en la plaza de El Toreo del Distrito Federal mexicano, el 17 de noviembre de 1929. El toro agresor atendía  por “Mechín” (otros cronistas lo tienen por “Michín”) y lucía la divisa de San Diego de los Padres. En España este espada azteca tan solo intervino en una corrida que tuvo por marco la plaza de Toledo, con fecha del 4 de junio de 1931, en la que Manuel Jiménez (Chicuelo) le concedió la alternativa, en presencia de Domingo Ortega, al cederle la muerte del toro “Presidente”, del hierro de Juan Terrones. Tras esta única actuación se resintió de la herida aún no totalmente curada, debiendo ser de nuevo intervenido quirúrgicamente, y la complicación de una pulmonía acabó  con la vida de esta firme promesa del toreo ultramarino. "

Refiere el docto cronista, don Antonio Casanueva, que Carmelo, cuyo verdadero nombre era Armando, el que había cambiado deliberadamente para evitar que su madre doña Asunción Gutiérrez, mas conocida por el cariñoso apelativo de "Doña Chonita", se enterara que andaba dando tan malos pasos, es decir que había decidido convertirse en torero. Nació en Pentecostés, una pequeña población aledaña a Texcoco en el Estado de México, en 1908, pasando su infancia y los primeros años de su juventud en la casa con sus padres con quienes compartía la preparación y venta de barbacoa y con frecuencia asistía a la celebración de corridas de toros en diversas plazas aledañas a su lugar de residencia ya que su padre; don Alberto Pérez, era un apasionado seguidor del llamado "Indio Grande " Rodolfo Gaona por esas fechas, era nada menos que la gran y mas importante figura de la torería nacional.

Fue seguramente en esas idas a diferentes plazas en compañía de su padre, en donde le nació la afición y posteriormente decidiera olvidarse de la barbacoa para dedicarse profesionalmente a dicha actividad, siendo inicialmente ayudado por el "Ciego" Jesús Muñoz, para debutar formalmente vistiendo por primera vez el terno de luces en la Plaza "Merced Gómez", la que se encontraba en el barrio de Mixcoac de la ciudad de México, el 20 de noviembre de 1927, alternando con Gonzalo Marcué, a quien apodaban "Montalbán I" con novillos de Múzquiz, novillada que fuera el principio de una triunfal trayectoria novilleril que lo llevó a tomar una primera alternativa, el 13 de enero de 1929 en "El Toreo" de Puebla, de manos del español Joaquín Rodríguez "Cagancho" y conocido mundialmente como "El Gitano de los ojos Verdes" siendo testigo de la ceremonia Heriberto García, quienes se enfrentaron a un encierro de San Nicolás Peralta, renunciando a dicha alternativa poco tiempo después.

Al renunciar a esa primera alternativa seguramente para llegar a ella, posteriormente mejor preparado y en óptimas condiciones. Fue entonces cuando debutó en la plaza capitalina de "El Toreo" para que luego de una brillante campaña como novillero retomara la alternativa en ese mismo coso, el día 3 de noviembre 1929 de manos nuevamente del ya mencionado "Cagancho", repitiendo como testigo nuevamente Heriberto García, con el toro de nombre "Granadino" de Piedras Negras.

Pocos domingos mas tarde, precisamente el día 17 de noviembre, fecha que conmemoramos con esta triste efeméride, en la misma plaza capitalina, Carmelo reapareció durante la quinta corrida de la temporada 1929-1930 en un cartel en que actuaban el español Antonio Márquez, Pepe Ortiz, llamado "El Orfebre Tapatío" y Carmelo Pérez y 6 toros de San Diego de los Padres .

Estando muy mal este último en el tercero de la tarde, al grado de parecer un "sonámbulo", siendo fuertemente abucheado, según lo comenta en sus libros Don Heriberto Lafranchi, conocido y prestigiado recopilador de la historia taurina de nuestro país.

Según los textos de don Heriberto, en aquella tarde para la salida del sexto, al que Carmelo recibió muy pegado en tablas, sucediendo lo inevitable: El toro se le venció, tirándolo violentamente a la arena, donde lo cogió, permaneciendo por largos momentos sobre el torero, en que estuvo jugando macabramente con su cuerpo, tal y se tratara de un muñeco de trapo, impidiendo que las asistencias se le acercaran y pudieran hacerle el quite, ya que "Michín", un codicioso ejemplar que no soltaba a su presa, pudiendo finalmente, alejar a la fiera del lugar de la tragedia y cual piltrafa humana, el torero fuera llevado por las asistencias a la enfermería de la plaza en donde los doctores le apreciaron dos cornadas tremendas, una en el muslo izquierdo y la otra en el tórax de la que manaba profusamente un líquido sanguinolento de horrible aspecto.

Luego de una larga y difícil recuperación, Carmelo, quien pese a las graves cornadas recibidas en aquella tarde y tras un verdadero viacrucis, innumerables atenciones y visitas a los médicos que le atendían salvó su vida, Carmelo quien insistía en continuar con su carrera, reapareció el 4 de enero de 1931 en el mismo coso en donde había sido tan tremendamente corneado, por cierto que aparentemente recuperado volvió a confiarse, tuvo diversas actuaciones exitosas, incluyendo una en Guadalajara en donde realizó gran faena a un toro de Zacatepec con el que enloqueció a ese público, al dar 27 naturales en varias tandas, así como otros muchos derechazos ambos magníficamente rematados, según lo recuerdan tanto los viejos aficionados del lugar, como las crónicas periodísticas de la época, actuando por última vez en México, el 22 de de febrero, en la plaza capitalina de "El Toreo".

Posteriormente viajó a España en donde confirmó su alternativa en Toledo el 4 de junio del mismo año de 1931, de manos de Manuel Jiménez "Chicuelo, siendo testigo de la ceremonia Domingo Ortega con el toro "Presidente" de la ganadería de don Juan Terrones, siendo ésta y de acuerdo con las notas recibidas de España, su postrer actuación vistiendo el terno de luces. Para entonces, las heridas recibidas en México, especialmente las del tórax, le seguían molestando por lo que debió ser intervenido nuevamente en donde se le apreció una fístula, declarándosele posteriormente, una grave pleuresía, falleciendo el 18 de octubre de 1931, siendo sus restaos embarcados de regreso a nuestro país.

Fuente de la crónica e Ilustraciones (4) cortesía de: Don Antonio Casanueva
http://by154w.bay154.mail.live.com/default.aspx?rru=inbox#fid=1&fav=1&n=473249761&rru=inbox&mid=0538c628-1524-11e1-a9d5-00237de461b8&fv=1

MANUEL CRESPO CRESPO "CRESPITO " (1884 - 1931)

Ilustración que aparece en el cartel de la corrida de toros de la Plaza de Toros de Brihuega del 17 de agosto de 1929, cortesía del Sitio Web: http://.brihuega.org

Matador de novillos y banderillero de toros, nacido en Sevilla, en el barrio de Triana, el 17 de octubre de 1884, falleció el 28 de octubre de 1926 (*), por asta de toro, a los 42 años de edad. Toreando el  17 de julio de 1926 en la Plaza de Toros Monumental de Barcelona, en fiesta nocturna, un novillo de Santos le causó una grave herida en el bajo vientre. Siguió en la brega a pesar de los años y el 20 de septiembre de 1926 acudió a torear en Torrelaguna, un novillo de Torres le cogió, infiriéndole una gran cornada en un muslo. Trasladado tardíamente a Madrid, al Sanatorio de Torero, hubieron de amputarle la pierna, falleciendo el veterano luchador el día 28 de octubre de 1926(*). Era sobrino del picador Manuel Crespo y del matador Joaquín Navarro (Quinito). En su cuadrilla trabajó los años 1901-02. En este último se dedicó a matar novillos, haciéndolo con variada fortuna, pero sin conseguir consolidar un puesto aventajado. Actuó en plazas tan importantes como Barcelona, Sevilla y Valencia. En esta última sufrió una grave cornada. Por esta época se apodaba en los carteles “Quinito chico”. Fijó por entonces su residencia en Marsella, y toreó con frecuencia en plazas del Mediodía francés, entre los años de 1903-1924. No lograba sobresalir como novillero, pero como peón de brega y banderillero cumplía ampliamente. Se esfumó unos años y en 1924 aparece como banderillero y toma su residencia en Madrid. “Los Valencias” y otros matadores utilizaron sus servicios. Curiosamente, en una publicación aparece la fecha de su muerte hacia el 20 de septiembre de 1931, en cuyo caso tendría 47 años de edad. (Fuente: Con información de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito Juan José de Bonifaz refiere de este lidiador que << en otra plaza de la provincia de Madrid, en la de Torrelaguna, sería herido en un muslo el sevillano Manuel Crespo Crespo (Crespito), quien tiempo atrás fuera aceptable novillero. El suceso ocurrió el 20 de septiembre de 1931, y siendo trasladado con alguna demora al Sanatorio de Toreros madrileño, donde, pese a serle amputado el miembro perforado, dejaría de existir el 28 de octubre siguiente. "

(*) Respecto de la divergencia en la fecha de su muerte, estimo que el erudito Bonifaz esta en lo correcto, dado que he encontrado en la web un cartel de la plaza de toros de Brihuega del 17 de agosto de 1929, con toros de la ganadería de José Escolar ( de Fuenlabrada) donde comparten cartel  los matadores Rafael Rubio (Rodalito) y Justino Mayor, de Renera, y como sobresaliente de espada Francisco Borjabad y como banderilleros: Manuel Crespo (Crespito), José Roldán, Tomás García (Andaluce), y Vicente García (Mellaito). "Don Víctor" el respetable cronista del Blog Taurino "A los Toros" coincide con la opinión, que la fecha de su fallecimiento del 28 de octubre de 1926 es errónea, ya que apunta << Los datos de su cogida y fallecimiento en 1926 parecen ser erróneos si nos atenemos a lo que con fecha 1º de enero de 1932 el diario ABC publicaba en su sección taurina. Don Gregorio Corrochano citaba a aquellos toreros que con mayor o menor fortuna habían sido víctimas de los toros en el año que acababa de expirar. En el apartado de fallecidos figuraban: Eugenio Soto "Sotito", banderillero, murió a consecuencia de la cogida que sufrió toreando en Haro, el día 29 de junio; Miguel Olza "Vaquerín" murió por la cogida del 30 de julio en Calasparra; Francisco Vega "Gitanillo de Triana", cogido en Madrid el 31 de mayo. Isidoro Toró "Alcalareño", muerto a consecuencia de la cogida en Madrid el 23 de agosto; Francisco Llopis, banderillero, herido en Parla el 14 de septiembre; Rafael Ruíz "Rafaelillo", murió a consecuencia del tétanos; MANUEL CRESPO CRESPO "CRESPITO", banderillero, murió a consecuencia de la cogida sufrida en Torrelaguna el 20 de septiembre; Mariano López "Regional", murió en el hospital a consecuencia de una cogida en Tetuán; Carmelo Pérez, mejicano, a consecuencia de una cogida que traía. Total nueve muertos. Avala el presunto error el hecho de que en el mismo diario, de fecha 24 de octubre de 1931, y en su página 5, se publica una fotografía en la que está el infortunado Crespito acompañado de su esposa en una habitación del Sanatorio de Toreros, el texto que la acompañaba decía: "En el Sanatorio de Toreros ha fallecido el banderillero Manuel Crespo "Crespito". Crespito sufrió hace tiempo una gravísima cogida en Torrelaguna. Su esposa no se apartaba un momento de su lecho. Ahora el fallecimiento le ha sobrevenido a consecuencia de una miocarditis". >>

DESCONOCIDO MUERTO EN SOTILLO DE LA ANDRADA (XXXX - 1931)

Solo para efectos ilustrativos

Antigua foto de un festejo taurino en la Villa de Sotillo de la Adrada (Ávila), España

http://www.sotillo.net/galerias.php?op=Antiguas

Refiere el conspicuo historiador taurino, don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), haber leído en  la revista (6TOROS6) ejemplar  No. 375,  del 4 de septiembre de 2001, que en Sotillo de la Andrada (Ávila), el 6 de septiembre de 1931, durante la celebración de una novillada ocurrió un accidente del que resultaron un muerto y cien heridos. Cuando el segundo novillo estaba en el ruedo, se hundió el tendido, cayendo los espectadores al ruedo, que fueron embestidos por el animal. El novillero Ramón Lacruz tomo un estoque y, tras dar unos pases, descabelló a la res.

ELÍAS ÁLVAREZ PELAYO (1913 - 1932)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Novillero natural de Granada España, nacido el 31 de julio de 1913, y que fue muerto apenas crecía su fama en los ruedos;  fue corneado en Madrid en los intestinos a la hora de clavar la espada a su enemigo el 6 de marzo de 1932 y fue muerto hacia el día 17 de marzo de 1932 a los 19 años de edad.

Al respecto de este lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega amplía la información sobre esta víctima del toreo, al referir que << Elías Álvarez Pelayo, matador de novillos, nacido en Granada el 31 de julio de 1913, falleció por asta de toro en Madrid el 17 de marzo de 1932, a los 19 años de edad. Hizo el bachillerato, y llevaba la contabilidad de una fábrica de estuches para azúcar que poseían sus padres. El 7 de julio de 1929 se presentó en el coso de Granada como becerrista, y como novillero el 5 de octubre de 1929. En 1930 toreó veintitrés novilladas y en su natal ciudad ganó la medalla de la Virgen de las Angustias en una novillada-concurso, en la que alternó con “Atarfeño”, “Perete” y Paco Rodríguez, siendo el ganado de don Francisco Sánchez, de Coquilla. En 1931 actuó en once novilladas, perdiendo ocho por dos percances sufridos en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y en Granada. En mayo de 1931 se instaló con su familia en Madrid. El 6 de marzo de 1932 fue herido mortalmente la tarde de su presentación como novillero en Madrid, falleciendo el 17 de marzo de 1932, en el Sanatorio de Torero de la Capital. El novillo citado, de la ganadería de Garrido Altozano, le causó "una herida situada en la región pubiana con dirección hacia arriba que rompió la aponeurosis del músculo oblicuo mayor y tendón conjunto, penetrante en la cavidad abdominal, perforando el ciego", de pronóstico muy grave, según el parte facultativo del doctor Segovia."

El cronista, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esa víctima de la fiesta, que << se presentaba en el coso de la madrileña carretera a Aragón el granadino Elías Álvarez Pelayo, aquella tarde del 6 de marzo de 1932, para alternar con Rafael Moreno y Félix Rodríguez II  en la lidia de un encierro de Salvador y Francisco Garrido Altozano. Al practicar la suerte suprema con su primer enemigo, el negro zaino “Galápago”, resulto corneado en la región pubiana, con herida penetrante en la cavidad abdominal, de la que murió el día 17 del mencionado mes en el Sanatorio de Toreros, de Madrid. "

El afamado blog "A Los Toros" de don Víctor TBC, refiere que " el 6 de marzo de 1932, resultó cogido mortalmente en Madrid cuando se presentaba como novillero, el granadino Elías Álvarez Pelayo. La cogida le sobrevino cuando le resbaló la espada sobre una banderilla en el momento de ejecutar la suerte suprema; el asta le penetró en el abdomen perforando el ciego, falleció en el Sanatorio de Toreros de Madrid a las siete de la mañana del día 18, tenía dieciocho años. El astado que salió en tercer lugar y que fue el causante de la tragedia respondía por "Galápago", negro zaino, y pertenecía a la ganadería de Garrido Altozano; le acompañaban esa tarde Rafael Moreno y F. Rodríguez II. Novillero pundonoroso y valiente, era diestro con los aceros y habían depositado en él grandes esperanzas, a pesar de estar herido mortalmente se negó a ir a la enfermería en brazos de las asistencias. Hijo del novillero "Tabernito" trabajaba como contable, era bachiller, en la fábrica de estuches de azúcar que poseía su padre. La temporada anterior había toreado once novilladas. " Fuente: http://alostoros.blogsome.com


Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Cita D. José Antonio Román Romero en su Blog en la Red "De Hombres Toros y Caballos", que, Elías Álvarez Pelayo, nació en el granadino barrio de San Matías el 31 de julio de 1913 se hizo bachiller y llevaba la contabilidad en la fábrica de estuches para azúcar propiedad de su padre, en Granada. En su pueblo apareció, de becerrero, el 7 de julio de 1929 y ascendió a novillero el 5 de octubre. Toreó 23 novilladas en 1930, y en una de ellas el 12 de octubre en Granada, ganó la medalla de la Virgen de las Angustias, alternando con Miguel Morilla (Atarfeño), Manuel Zarzo (Perete) y Paco Rodríguez, en la muerte de ocho salamanquinos, de Coquilla, de Francisco Sánchez. Once novilladas despachó en 1931 y perdió ocho por dos percances graves: uno en Valencia, el 15 de marzo, siendo la res sevillana, de Antonio Flores Tassara, y el otro en Granada, el 10 de mayo y también sevillana de los hijos de Pérez de la Concha. Pocos días después fijó su residencia con los suyos, en Madrid. Allí fue su primera novillada y primera del año 1932, el domingo, 6 de marzo, con este cartel: Rafael Moreno, de Valencia; Félix Rodríguez II, de Fuentesaúco, él y cinco de Salvador y Francisco Garrido, de 1a Carolina (Jaén) y uno de Florentino Sotomayor, de Córdoba.


Cortesía de D. José Antonio Román Romero

Al matar Elías, lo cogió el tercero, de los Garrido, "Galápago", 56 negro entrepelado, bragado y alto de astas, causándole una herida, en la región pubiana, hacia arriba, que rompió las aponeurosis del oblicuo mayor y tendón conjunto, penetrante en la cavidad abdominal y perforadora del ciego, pronóstico gravísimo. Curado, en la enfermería, por el doctor Segovia, se le llevó al Sanatorio de Toreros, calle de Bocángel, 19, donde falleció el 17 del mismo mes, once días después de la cogida y a los 19 años de edad.


Cortesía de D. José Antonio Román Romero

FRANCISCO LÓPEZ PAREJO "PAREJITO" (1899 - 1932)

Foto  de la toma de su alternativa cortesía del sitio taurino Who`s Who - Dale Pierce

El 24 de junio de 1925 en la Plaza de Toros de Cabra, toma la alternativa el torero lucentino (de Lucena, Córdoba)  Francisco López Parejo “Parejito” de manos de Ignacio Sánchez Mejías, actuando de testigo “El Algabeño”. Fue cogido del vientre con lesión de intestinos por un novillo el 20 de abril de 1930, siendo muerto el 5 de abril de 1932 por complicaciones resultantes  de la misma cogida.

Al respecto de la vida de este lidiador, el maestro, Juan José Zaldívar Ortega,  en su obra “Víctimas del Toreo”,  refiere que << Francisco López (Parejito),  matador de novillos andaluz, nacido en 1899, falleció el 20 de abril de 1930, a los 31 años de edad, a consecuencia de la cornada recibida en el, vientre, por un toro de la ganadería de don Antonio o Agustín García, en la Plaza de Toros de Jaén, cuando alternaba con Escrivá y Tirado. "

El erudito Juan José de Bonifaz viene a aclararnos lo acontecido con este novillero, al referir en su inmortal obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << No tardó en renunciar el cordobés, de Lucena, Francisco López Parejo (Parejito) a aquella alternativa que le concedió Ignacio Sánchez Mejías el 24 de  junio de 1925 en Cabra (Córdoba). Por cierto que durante la posterior campaña actuó en lugares tan insólitos como Roma y Budapest. Nuevamente como novillero actúa en Jaén el 20 de abril de 1930, siendo herido de consideración en el vientre por un astado de la ganadería no asociada de A. García. Se le practican diversas intervenciones quirúrgicas y, al no mejorar, cuando van nuevamente a operarle, fallece en el Sanatorio del Rosario, de Madrid, el 5 de abril de 1932. Los niños que le vimos triunfar en el verano de 1920 en la localidad serrana de Cercedilla (Madrid) le consideramos siempre, en nuestro brumoso recuerdo, como un dios de la tauromaquia. "

"Don Víctor", propietario del Blog taurino "A los Toros", refiere de sus andanzas en la fiesta, que el 5 de abril de 1932 falleció en el madrileño Sanatorio del Rosario el lucentino Francisco López Parejo "Parejito". Toreando en Jaén el 20 de abril de 1930 sufrió una gravísima cornada en el vientre, que mal curada se le complicó al cabo del tiempo ocasionándole la muerte. Toreaba esa tarde novillos de A. García en unión de Escrivá y Tirado. Natural de Lucena (Córdoba), nació el 3 de septiembre de 1899. Se presentó en Madrid el 15 de junio de 1922 estoqueando reses del duque de Tovar con Carralafuente y Villalta, al ser cogidos sus compañeros hubo de estoquear cinco novillos. Tomó la alternativa el 24 de junio de 1925 en Cabra (Córdoba) de manos de Ignacio Sánchez Mejía, Algabeño-hijo actuó de testigo, las reses eran de Conradi. Sin haberla confirmado en Madrid volvió a las filas novilleriles en 1926.

Wikipedia, "La enciclopedia libre" en la Red, consigna cuando se busca en LUCENA, que el único torero que llego a triunfar de la localidad fue Francisco López "Parejito", que lidió su primer becerro en Cabra y llegó a presentarse en Madrid en 1922, alternando con José Carralafuente y Nicanor Villalta, alcanzando un éxito fugaz que le llevó a tomar la alternativa tres años después con Ignacio Sánchez Mejías, torero del 27, como padrino. Después marcharía a Méjico, donde alternó con Rafael Gómez El Gallo, y también a Francia, Portugal, Italia y Hungría. Fue Parejito un torero valiente que llegó a ser recibido por Mussolini y el papa Pío XI; tuvo varias cogidas graves y, la más grave de todas (una cornada de un novillo en el bajo vientre), mal curada poco antes de su boda y no cicatrizada, le llevó a la muerte en Madrid en 1932. Parejito, natural de Lucena, demostró de nuevo sin saberlo que la suya era una tierra no tanto de destino como de partida ineludible.


Cortesía de don Rafael González Zubieta, "el Zubi"

El muy respetado cronista taurino Rafael González Zubieta "el Zubi", hacia febrero de 2010, publicó una muy completa editorial titulada: "Parejito" llevó la fiesta de los toros a Budapest y a Roma y fue muy admirado por Benito Mussolini; donde refiere: Francisco López Parejo "Parejito", fue un matador de toros cordobés, nacido en Lucena (Córdoba) el 3 de septiembre de 1899. Murió a los 33 años en un hospital de Madrid a consecuencia de la cornada que un novillo le dio dos años antes en Jaén. A "Parejito" se le tenía como de la capital, porque desde muy joven vivió en ella, pero él era de Lucena. Precisamente ha sido el único matador de toros que ha dado esta ciudad cordobesa. Toreó por primera vez como novillero el 6 de abril de 1919 en Córdoba junto a "Josito de Córdoba", donde triunfó y creó muchas esperanzas pues tuvo una etapa novilleril muy brillante. Sobre todo sonó mucho su apoteósico triunfo en Madrid el 15 de junio de 1922, junto a Villalta y Carralafuente. A partir de 1923 comienza a languidecer su fama, aunque el 24 de junio de 1925 Ignacio Sánchez Mejías le concede la alternativa en la Plaza de Cabra (Córdoba), completando la terna de matadores con "El Algabeño". Lidiaron ganado de Conradi.

Según los críticos de la época "Parejito" tiene el mérito de haber llevado la fiesta de los toros a Budapest y a Roma, donde se le admiraba mucho siendo el jefe del Gobierno italiano Benito Mussolini, uno de sus más entusiastas seguidores por su valiente y artístico modo de torear. Toreó mucho también en Francia y Portugal. Tras esta etapa y sin saberse aún bien las causas, "Parejito" renuncia a su alternativa en 1927, y torea de nuevo novilladas. Comienza muy bien para él la temporada de 1930, pero el 20 de abril, toreando una novillada en Jaén junto a Escrivá y Tirado, un novillo de Antonio García le infirió una gravísima cornada en el bajo vientre, que tras dos años de horribles sufrimientos, le produjo la muerte el 5 de abril.

Mi padre, Francisco González Huertas, que además de ser un gran aficionando a los toros era de Lucena, tuvo cierta amistad con "Parejito", seis años mayor que él. Me contó en cierta ocasión que estuvo con él en Madrid unos días antes de que muriera. En 1932 mi padre estudiaba en Madrid la especialidad médica de oftalmología en el Instituto Rubio, y al parecer se encontró con "Parejito" un día por la calle la Montera, poco antes de que le operasen por última vez. Al parecer caminaba con mucha dificultad. Estuvieron un rato hablando. Parejito estaba muy desmejorado y su salud estaba muy deteriorada. Le contó a mi padre que había venido a Madrid para operarse, porque no acababa de cicatrizarle la herida del vientre que le ocasionada tremendos dolores. Al parecer, el matador lucentino murió varios días después de este encuentro con mi padre. Exactamente el 5 de abril de 1932 en el Sanatorio del Rosario. Tal vez mi padre fuera al último lucentino con quien hablase este singular torero. Los cronistas de su época no acabaron de comprender que ocurrió con "Parejito", un torero que tantas expectativas creó en sus comienzos, y que finalmente decepcionó de manera terminante y radical. Dicen los cronistas que "Parejito" cuando empezó en esto de torear tenía valor y ejecutaba perfectamente cuanto intentaba, pero de pronto lo perdió todo y no llegó a nada quien parecía que iba a ser mucho.

Juan José Bonifaz, dice de él en su libro "Víctimas de la fiesta": "...los niños que vimos a 'Parejito' triunfar en el verano de 1920 en la localidad serrana de Cerdedilla (Madrid), le consideramos siempre, en nuestro brumoso recuerdo, como un dios de la tauromaquia..."

El 24 de junio de 2000 se cumplieron 75 años desde que el pequeño-gran torero de Lucena, Francisco López Parejo "Parejito" tomara la alternativa en la Plaza de Toros de Cabra, de manos del legendario Ignacio Sánchez Mejías, actuando de testigo Joselito García "Algabeño", y con toros de la ganadería de Juan Bautista Conradi. El diestro lucentino, cuentan que se vistió para tal ocasión de verde y oro, y que la corrida, con ceremonia de padrinazgo incluida, fue un éxito absoluto, para los tres matadores. Las entradas de 'general de sombra' costaban catorce pesetas y las de 'sol' seis. Dicen las crónicas de la época que aquel día de San Juan de 1925 la ciudad egabrense se vistió con su mejores galas y la plaza de toros registró un lleno hasta la bandera, por la expectación que concitó el diestro de Lucena y la presencia del mítico Ignacio Sánchez Mejías ( "¡Qué gran torero en la plaza! ¡qué buen serrano en la sierra!" que diría años más tarde de él Federico García Lorca). Me pregunto ahora en la distancia, qué tipo de relación hubo entre el lucentino "Parejito" y el sevillano Sánchez Mejías... Tuvieron que ser sin duda buenos amigos, para que Ignacio fuera a Cabra a apadrinar al lucentino. Fue aquel, por muchas circunstancias, un acontecimiento importante.

Por cierto que el aniversario de su alternativa pasó completamente desapercibido en su ciudad natal, Lucena. Una ciudad emprendedora y rica, que vive de espaldas a su propia historia y cultura, y que trata con ignorancia e indolencia en muchas ocasiones, a sus hijos más ilustres. Y digo esto porque "Parejito" ha sido el único matador de toros que ha dado esta ciudad, que ya apenas si lo recuerda. No ocurrió igual en Cabra, donde hay una grande y honda afición a lo taurino y a recordar lo importante acaecido en su ciudad a lo largo de la historia. El 3 de junio la ciudad de Cabra dedicó un homenaje especial a la alternativa de "Parejito" con la IV Becerrada de "Manolete", donde cinco chicos y una chica, intentaron tocar la gloria con sus dedos. En Cabra aún se recuerda el paso de Ignacio Sánchez Mejías, además se da la circunstancia de que es era la primera alternativa que se concedía en esa plaza.

Esta fecha de la alternativa de "Parejito" hace días que me ronda con dolor en el corazón, y por dos razones muy claras, que brevemente se las voy a explicar. Bueno, la primera ya ha quedado expuesta. La indolencia y el olvido imperdonable de la ciudad de Lucena por un hijo ilustre que deslumbró hasta al mismísimo Benito Mussolini, y que dejó boquiabiertos con su arte a media Europa. Pero otro olvido imperdonable es el que se viene manteniendo hacia un lucentino llamado Juan López "Juanele" que nació en 1928 y que desde que hizo la "mili" en Barcelona, vive allí llevando a Lucena en el corazón. El caso de "Juanele" es excepcional. Un extraordinario crítico taurino de prestigio internacional que se hizo a sí mismo (es autodidacta) y que a pesar de sus setenta y cinco años y algunos achaques de salud, sigue al pie del cañón, llevando a diario Lucena y Andalucía al corazón de los andaluces que viven en Cataluña, a través de los micrófonos de la emisora "Radio Sant Boi". Juan López "Juanele" además, dirige en Barcelona la revista taurina "Caireles" y tiene además el mérito, de haber publicado la única biografía sobre el diestro lucentino Francisco López Parejo "Parejito". Queda dicho desde "Larga cordobesa", que en esta fecha tan señalada, un lucentino como yo se acuerde con cariño del pequeño gigante de la torería que fue "Parejito", y también de su apasionado biógrafo, mi amigo en la distancia "Juanele". Un recuerdo emocionado a "Parejito" y un abrazo para ti "Juanele".

JOSÉ ANDRÉS "ANDRESILLO " (XXXX - 1932)

Solo para efectos ilustrativos
Del pintor mexicano “Pancho Flores”
1919-1984

Rehiletero que fue cogido y muerto por un toro de la dehesa de Lescot en Auch, Francia, el 17 de julio de 1932. (Fuente Accidentes Oculares en la Tauromaquia I de 1801 a 1941 de los doctores Puertas y Celis).

El cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo” que José Andrés (Andresillo)  fue un << banderillero y novillero, natural de Gandía (Valencia). Intentó ser matador, pero desistió y continuó como banderillero. Vivía en Barcelona. El 17 de julio de 1932 toreando novillos de A. Lescot, en la Plaza de Toros de Auch (Francia), fue cogido y herido, falleciendo a consecuencia de ello en el hospital de dicha población el mismo día. "

 

Por su parte el ilustre historiador Juan José de Bonifaz Ybarra, advierte que tuvo una pesada agonía, al reseñar en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << un novillo de la ganadería gala de Lescot corneó al valenciano de Gandía, José Andrés (Andresillo), el 17 de julio de 1932, en la plaza de Auch (Francia). Surgen complicaciones y le llega la muerte el posterior 3 de agosto de 1932, en un centro asistencial en la reseñada población francesa. "

En la revista taurina "El Clarín" (Almanaque 1933), Pagina 21, incluyen en el apartado: "Toreros Muertos por Cogida en 1932", el día 3 de agosto en Anch (Francia), de las heridas sufridas el 17 de Julio en la misma plaza, el banderillero catalán José Andrés "Andresillo". Sufrió la cogida al hacerle un quite un compañero.

ALEJANDRO IZQUIERDO (XXXX - 1932)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor colombiano Fernando Maldonado

Novillero muerto el 4 de agosto de 1932 en la antigua Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias  y que operó de 1900 a 1936, siendo derruida en 1939 a consecuencia de los destrozos causados por la guerra civil.

 

El historiador taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << en la corrida del 9 de agosto de 1931 en la plaza de toros de Tetuán de las Victorias (donde resultó mortalmente herido Mariano López “Regional”), actuaba como primer espada Alejandro Izquierdo, que también fue herido de consideración por otro astado de Lerena. Tardó mucho tiempo en restablecerse, al menos aparentemente, y durante la posterior campaña intervino en un festejo, en el que se resintió de la anterior herida.  Fue, por ello, nuevamente operado, ahora en el Hospital de Bilbao, y allí dejó de existir el 4 de agosto de 1932. Quede constancia de que en una misma corrida se produjeron dos cogidas de irreparables consecuencias. "