ANTONIO BENÍTEZ EGEA (1893 - 1926)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Murcia España

Banderillero, nacido en Murcia España,  el 28 de diciembre de 1893, y que falleció en el año de 1926, a los 33 años de edad a consecuencia de una cornada que le infirió un toro en una plaza cercana a Madrid. Formó en la cuadrilla del novillero Castrejón.  (Fuente: Juan José Zaldívar Ortega)

 

El erudito taurino, don  Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere al igual, confusamente,  que << en fecha imprecisa del año 1925 moriría el murciano Antonio Benítez Egea como consecuencia de las heridas que le produjo un novillo en un modesto festejo celebrado en una plaza de un pueblo de las cercanías de Madrid. Todo es nebuloso en relación con tan lamentable suceso. "

PASCUAL GONZÁLEZ SAUZ << ALMANSEÑO >> (1871 - 1926)

Album de Toreros "La Fiesta Nacional"

Matador de toros, nacido en Almansa (Albacete) el 22 de abril de 1871, falleció el día 8 de febrero de 1926, a los 55 años de edad, como postreras consecuencias de una grave cornada y de la enfermedad que contrajo cuando toreaba en América. Anduvo en un principio por las capeas en las regiones de Murcia y de La Mancha, trasladándose después a la provincia de Sevilla, por cuyos cerrados y tentaderos se entrometió capote en mano. En 1898 empezó a trabajar de banderillero en cuadrillas de matadores y de novilleros. El 11 de septiembre de 1898 se presentó en la Plaza de Toros de Orihuela (Alicante) como matador de novillos, desde entonces alternó las banderillas con el estoque en cuantas ocasiones se le presentaban. Estoqueó bastante por los ruedos levantinos, y el 24 de junio de  1903 hizo su presentación en la Plaza de Toros de Madrid, alternando con Potoco y Corchaíto en la muerte de novillos de Pacheco y Moreno Santamaría. No produjo buena impresión su labor, y volvió a su campaña por provincias. Actuó en los circos más importantes de España, México, Perú y Venezuela con los más famosos novilleros. El 19 de diciembre de 1909 recibió la alternativa en la Plaza de Toros de Puebla de los Ángeles (México) de manos de Antonio Boto Recatero (Regaterín). En 1910, sin que sepamos el día, volvió a tomar la alternativa en Villarrobledo (Albacete), de manos de Tomás Alarcón (Mazzantinito), que le cedió el primer toro, de nombre Mulato, colorado, de don José del Amo, de Villamanrique de la Condesa (Sevilla). En los ruedos españoles despertaba poco interés y volvió a los países americanos, cuyas Plazas de Toros recorrió nuevamente, pero con menos fortuna que otras veces. Había perdido facultades, como consecuencia de la grave cogida que sufrió en Ondara (Alicante) y de la enfermedad adquirida en América y resolvió abandonar la profesión, regresando a su pueblo, donde tenía una expendería de carne, al frente de la cual le sorprendió la muerte.

Fuente:

Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega

http://www.fiestabrava.es/pdfs/SANP-3.pdf

 

Sobre esta víctima de la fiesta, don Juan Moreno Castro, el erudito taurino español,  refiere, que << "ALMANSEÑO" (Pascual González Saus): Nació en Almansa (Albacete) el 22-4-1871. Tomó la alternativa en Puebla (México) el 19-12-1909; tomó otra alternativa en Villarrobledo (Albacete) el 3-9-1910 y la última en Hellín el 24-9-1911. Falleció en Almansa el 8-2-1926. >>

Fuente:

http://blancoyoro.blogspot.com/2010/01/toreros-de-albacete.html

 


Los hermanos Pascual y José González Saúz
Cortesía de
Juan José Zaldivar Ortega
Víctimas del Toreo (Tomo I-página 105)


Solo para efectos ilustrativos
Almansa (Albacete), España
http://www.entrepueblos.com/municipio-almansa/

El lunes 16 de septiembre de 2013, recibí una amable carta del historiador coetáneo José Javier Banovio García, desde Almansa, España, donde refiere: En primer lugar felicitarle por su magnífico trabajo de la página web "Los toros dan y quitan", que aunque no soy un gran aficionado a los toros sí lo soy a la historia y desde ese punto de vista valoro la importancia de su trabajo. Me gustaría comentarle sobre la figura del torero Pascual González "Almanseño", pues éste no es el torero muerto a consecuencia de la infección por una cogida en América sino su hijo Juan González Martínez "Almanseño II".

No hace mucho tiempo hice un pequeño resumen de algunas publicaciones de la prensa de la época sobre la vida de Pascual González Sauz y su hijo Juan González Martínez. En su web pude comprobar que se confunde al padre con el hijo y las fechas tampoco son las correctas. Si está interesado le puedo enviar dicho resumen y la documentación y así poder rectificar, si lo estima conveniente, lo referente a la tragedia de Pascual González Sauz "Almanseño". Reciba un cordial saludo. Al respecto le invité cordialmente a que nos comentara sobre sus investigaciones y esto es lo que me contesta:

Muchas gracias por su pronta respuesta y su interés don Leopoldo.

Realmente me había dado cuenta de que siempre nombra fielmente la fuente de la noticia pero al leer, que esto es un compendio de aportaciones de historiadores le tengo que confesar que me produce un cierto retraimiento pues yo no soy historiador, solamente soy una persona con cierta curiosidad al que le gusta la historia y especialmente la más cercana, la de su ciudad.

He pensado que como hablamos de dos figuras diferentes le voy a enviar dos correos porque me va a resultar más sencillo de explicar y separar los archivos que le adjunto de cada uno de los personajes. En primer lugar le envío algunas notas que tomé sobre Pascual González "Almanseño" las cuales compartí con un pequeño grupo en la red social facebook:

Pascual González Saus, "Almanseño" nació en Almansa el 24 de abril de 1877. Empezó a torear en 1897 y su primera actuación en Madrid fue el 24 de junio de 1903. El 23 de Abril de 1905 al hacer un cambio de rodillas, en Ondara (Alicante) recibió una grave cornada en la mano derecha. Toreó con gran éxito, en Venezuela y Méjico donde se doctoró. En Linares (Jaén) volvió a ser cogido el año 1908, y tomó otras dos alternativas ambas en 1911 y en la provincia de Albacete: el 3 de septiembre en Villarrobledo, de la mano de Joaquín Capa (Capita), y el 24 en Hellín del granadino José Moreno (Lagartijillo chico). Era apañadito, de nombradía y estilo. Se retiró en 1913 y puso un modesto negocio en su ciudad natal. Gozaba de simpatías y amistades. Murió en Almansa el 24 de febrero de 1936. Fiesta Nacional publicó en 1.905 el Álbum de toreros con 49 fototipias coloreadas de un tamaño de 18 x 26 cms. En la serie II, número 4, aparece la figura de Pascual González "Almanseño".

El semanario taurino La Fiesta brava (Barcelona). 6-3-1936, n º 446 hace una semblanza de Pascual González "El Almanseño, padre". Como podrá leer, en ella da la fecha de nacimiento, 1877, dice que se retiró en 1913 y que murió en 1936. También hace referencia a la muerte de su hijo, que trataré en el siguiente correo. También le remito una hoja manuscrita en la que se lee su historial de novillero, publicada por el historiador almanseño Luis Albertos Martínez en el boletín municipal de Almansa "El pasaje" Núm. 33 en 1990, donde la fecha de nacimiento coincide con la de La fiesta brava.


A pesar de no saber el motivo del fallecimiento de Pascual González, "Almanseño" no he encontrado nada que me indique que murió como consecuencia o relación al mundo taurino.

En esta segunda parte voy a tratar la figura, que yo considero, murió a consecuencia de una tragedia taurina. Juan González Martínez, "Almanseño II". Aquí le expongo el pequeño resumen que hice de las diferentes publicaciones que leí, acerca del malogrado torero.


Juan González Martínez "Almanseño II" nació en Almansa en 1898 y fue hijo del torero Pascual González Saus "Almanseño". Debutó en la plaza vieja de la Barceloneta el 14 de abril de 1918 con tan buen éxito que toreó siete novilladas seguidas. En Madrid hizo su presentación el 16 de junio de aquel mismo año, en el que llegó a sumar 30 corridas, 12 de ellas en Barcelona. En Barcelona logró tener "Almanseño II" muchos admiradores. Fue éste uno de sus públicos más adictos pues aquí dio el torero sus mejores tardes. Lidiador completo y de finísimo estilo, Juan González "Almanseño II", tuvo su época de novillero puntero y fue un artista notable pero su falta de decisión le impidió ocupar un puesto entre las grandes figuras del toreo. Hizo varios viajes a América y en los últimos años trabajaba junto a Rafael "el Gallo" a quien sirvió de mucho, siendo para éste una verdadera providencia, sufriendo con Rafael sinsabores y alegrías. Toreando en América con "el Gallo" en 1934, sufrió una cogida, de la que resultó con varias costillas fracturadas, motivando una lesión en la pleura que fue la que determinó su muerte, precipitada por la defección de Rafael, que abandonó a su amigo leal apenas pisó España. La prensa de la época se hacía eco de su enfermedad, del abandono de "el Gallo" y del dinero que le debía a "Almanseño II". Antes de empezar una corrida en Córdoba se presentan del Juzgado y retiran 10.000 pesetas de la retribución de "el Gallo" como deuda a su antiguo apoderado "Almanseño II", y el 9 de julio de 1934 "La voz" de Madrid publica: "El Gallo y Almanseño" Este gana el pleito y recibe 25.000 pesetas del "divino calvo". Dinero que Almanseño II le había prestado durante su gira por América. "Almanseño" fue un hombre bueno, afable, muy inteligente y simpático en su trato. Murió en Almansa a los 36 años, el 27 de julio de 1934. La revista taurina "La Lidia" el día 8 de Julio de 1918 le dedicaba su portada y el pie de foto dice así: Juan González, "Almanseño II", que está obteniendo grandes éxitos en cuantas fiestas actúa.

Le adjunto los diferentes periódicos, en los cuales me basé para escribir esto, todos ellos descargados de la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España. http://hemerotecadigital.bne.es/index.vm?o=&w=almanse%C3%B1o&f=text&t=%2Bcreation&l=600&l=700&s=0&lang=es

Por todo esto he llegado a la conclusión de que Juan González Martínez, "Almanseño II" fue la verdadera víctima de una tragedia taurina.

Asimismo le comento que Pascual González Saus tuvo otro hijo Llamado Quiliano González Martínez (Almanseño III) quien debutó como novillero en una función mixta en la plaza de Alicante, y que falleció el 29 de septiembre de 1928, pero a consecuencia (según dos periódicos) de un golpe que se dio jugando al futbol en un partido amistoso. Entre otros, el diario "El Clarín" publicaba la noticia en un pequeño artículo el cual concluía con la siguiente frase "No puede salir bien nada que se hace con los pies". Otra fuente refiere que su muerte se debió a una infección tífica.

Espero que todo haya sido de su interés y me tiene a su disposición. Atentamente, José Javier Banovio García.

ENRIQUE BERENGUER "BLANQUET (1881 - 1926)

Cortesía de
http://miguelitonews-miguelitonews.blogspot.com/2010/05/entre-todas-las-alcunas-taurinas.html

Enrique Berenguer, conocido por el apodo de “Blanquet”, fue banderillero de tres inmortales maestros: En Talavera de la Reina, aquel 16 de mayo de 1920, a la hora de hacer el paseíllo “Blanquet” estaba visiblemente nervioso, por lo que le comento a su compañero de cuadrilla Enrique “El Almendro”, primo hermano de José Gómez Ortega “el Gallo” (el Rey de los Toreros), que percibía un fuerte olor a cera,  y a medida de avanzaba la lidia aquel olor se hacia mas fuerte. Al llegar al quinto toro, “Bailaor” mataba a José. Dos  años después en mayo de 1922, “Blanquet” formaba parte de la cuadrilla  de Manuel Granero Valls, que toreaba en Madrid. Camino de la plaza el diestro ordenó parar el coche de caballos y entró en una tienda de un fotógrafo para hacerse una fotografía vestido de luces. “Blanquet”, le comento a su compañero de cuadrilla “el Mella”, que olía mucho a cera, que estaba asustado, es mas, le comento al matador. "Te acabas de hacer la última foto de tu vida ",  siendo duramente recriminado por el mal fario del comentario. Aquella tarde Manuel Granero recibía una de las más terroríficas cornadas de la historia de la tauromaquia española a manos del toro “Poca Pena” del duque de Veragua y moría brutalmente en el ruedo. Desde ese momento “Blanquet” horrorizado, por ese extraño don que desconocía su procedencia y para no sufrir mas ni hacer sufrir a sus compañeros, abandonó el mundo  de los toros dedicando se otras actividades. Así llegamos al 15 de Agosto de 1926, en una corrida de toros en la Maestranza en la festividad de la Virgen de los Reyes, donde Ignacio Sánchez Mejia torea incluyendo en su cuadrilla a “Blanquet”, al que logra convencer para que vuelva a los ruedos, que a pesar de sus extraños poderes, tenía un gran prestigio como hombre de plata. “Blanquet”, se pone muy alterado pues dice volver a oler cera, es mas se llega a producirse un pequeño altercado en el callejón al tratar el banderillero  de impedir , para protegerlo, que salga al ruedo el matador de toros , mientras lo sujetaba y repetía visiblemente alterado  : "Tu serás  el próximo" . La corrida finaliza con normalidad y sus compañero de cuadrilla  se burlan de sus malos augurios, al subirse en el tren en dirección a su próximo compromiso taurino,  “Blanquet” cae muerto, lo que hace detener el tren y llevarlo urgentemente a un hospital en Sevilla donde ingreso cadáver. Había profetizado su propia muerte y la de Ignacio Sánchez Mejía  en el ruedo seis años después. Enrique Berenguer, “Blanquet”, si saberlo,  poseía lo que se llama la clariesencia u osmogénesis y que es la percepción extrasensorial de olores sin justificación alguna, con un origen desconocido que son preludio de alguna otra manifestación,  como en estos casos, la  muerte.

Fuente:

Crónica de Don Julio Domínguez Arjona

http://www.galeon.com/juliodominguez/2009b/joselito.html

 

El "Blanquet" famoso, no de una manera relativa, sino de un modo absoluto, fue Enrique Berenguer Soler, considerado como el banderillero-peón de confianza más poderoso y eficaz de todos los tiempos. Nació en Valencia al año 1881. Como tantos otros, intentó ser matador, para lo cual montaba el estoque con la siniestra mano, porque era zurdo. Actuó posteriormente como banderillero en diversas cuadrillas hasta llegar finalmente a la de Joselito “el Gallo", de quien fue peón de confianza, de toda confianza, que es mucho decir tratándose de un maestro tan sabio. "Blanquet" sirvió sucesivamente a Joselito, a Granero, y a Ignacio Sánchez Mejías, todos los cuales murieron trágicamente por asta de toro. El falleció de repente en 1926. En cuanto a su mote, lo cierto es que, cuando empezó a torear, formando parte de una Cuadrilla de Niños Valencianos, representada por don Ventura Espí, éste le impuso el nombre de "Blanquito", como eco del entonces renombrado banderillero Manuel Blanco; pero, al cabo de pocos años, los carteles ya consignaban el remoquete en la forma diminutiva valenciana, tan reciamente incorporada ahora a la historia taurina.

Fuente:
http://miguelitonews-miguelitonews.blogspot.com/2010/05/entre-todas-las-alcunas-taurinas.html

Videoteca:
http://www.youtube.com/watch?v=E1HN_dVRx3A

 

PASCUAL FERRO (1897 - 1926)

Pascual Ferro
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2012/05/pascual-ferro.html

Refieren en las efemérides taurinas de la página de Internet, Campo Bravo-México de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 7 de febrero de 1926 fallece asesinado en México el banderillero Pascual Ferro.  Apenas 14 años antes, el 2 de febrero de 1912,  había vestido por primera vez de luces en San Juan de los Lagos,  en la cuadrilla del novillero Francisco Aranda. (LRQ)

Hacia el 16 de agosto de 1925, en la plaza de Toros “El Toreo”, participa en una Novillada Extraordinaria, por el debut de la Ganadería de XAJAY, de divisa verde y roja, propiedad de los señores Edmundo y Jorge Guerrero, vecinos de San Juan del Río, Querétaro. Los integrantes de las cuadrillas, subalternos que deben ser recordados por su profesionalismo fueron: PICADORES: Adolfo Aguirre, "Conejo Grande", Juan Aguirre, "Conejo Chico", Arturo Fontana, Felipe Mota, Luis Martínez y Guadalupe Rodríguez. ESPADAS: Porfirio Magaña y José Ortiz. BANDERILLEROS: Agustín Muñoz, Pascual Ferro, Zenaido Espinoza, José López, Antonio Conde y Francisco Gómez. Como complemento se obsequió al público un par de toretes de Xajay, que lidió Fermín Espinosa "Armillita Chico".
Fuente: David Lomelí
http://www.oem.com.mx/e loccidental/notas/n964896.htm


Pascual Ferro
Cortesía del historiador Rafael Gómez Lozano

El 10 de mayo de 2012, recibí con el gusto de siempre, una carta desde Tijuana la bella, de mi amigo el cronista taurino don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario del Blog amigable en la Internet "Toreros Mexicanos" (Enciclopedia ilustrativa que recién estrena, para su ensanchamiento, la adición de picadores y rehileteros), y como es usual en las escasas personas de su encomiable estirpe, por lo generosas, me envía la fotografía y necrología de este egregio banderillero mexicano llamado Pascual Ferro y donde citan que fue un Banderillero de toros, nacido en León, Guanajuato, el 17 de mayo de 1897. Debutó en la plaza de toros "El Toreo" en 1916. El 19 de junio de 1921 hizo su presentación en España toreando en Carabanchel, actuando en la cuadrilla del novillero José Ramírez "Gaonita", y por su excelente desempeño salió en hombros. Perteneció a las cuadrillas de los matadores de toros Juan Silveti y Rodolfo Gaona. Falleció asesinado el 7 de febrero de 1926.

"...todas las ovaciones de la tarde fueron para él -Gaonita- y para su cuadrilla que es también una cosa muy seria. La pareja de banderilleros formada por Crescencio Torres y Pascual Ferro, ambos mejicanos, a juzgar por el color bronceado de sus rostros y por lo maravillosamente que clavan los rehiletes, escuchó una imponente y justa ovación por la forma y rapidez de colocar cuatro pares de banderillas al sexto toro de la tarde. Ambos rehileteros son asimismo dos peones formidables, de esos que rara vez torean a dos manos, y que siempre están bien colocados y saben ser sobrios con el capote".
Fuentes:
Crónica de P.T., en el diario ABC de Madrid del 20 de junio de 1921.
Foto de la revista "La Lidia" del 8 de marzo de 1926, propiedad de la Biblioteca Nacional de España.

MUERE AFICIONADO EN PUNGARABATO GRO. MÉXICO (XXXX - 1926)

Catedral de Fray Juan Bautista Moya en Cd. Altamirano, Pungarabato, Guerrero, México
Cortesía de Mitrush (2005)

El 21 de octubre de 2011 recibí una carta del cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino) donde comenta haber leído en la revista "6TOROS6" No. 334 del 21 de noviembre del año 2000, donde apuntan que el 25 de noviembre de 1926, en la plaza de Pungarabato (un municipio mexicano al noroeste del estado de Guerrero), un novillo de procedencia desconocida, cogió muy grave al novillero Pedro de la Rosa, dio una tremenda cornada al banderillero Cuevas y mató de una cornada en el corazón a un valeroso aficionado que salió en auxilio de los toreros. (QEPD).

Pungarabato (que significa Cerro de Plumaje en purépecha) es un municipio guerrerense en la región de tierra caliente, cuya cabecera es Ciudad Altamirano y en donde otras localidades importantes son: Tanganhuato, Las Querendas, Sinahua y Santa Barbara

El 12 de octubre de 2018, recibí una nueva carta electrónica de D. Rafael Gómez Lozano donde me allega la digitalización de la revista "Toros y Deportes" (El Universal Taurino) No 269, de diciembre 20 de 1926, México D.F., publicando una nota sobre la referida tragedia: La primera corrida de feria, verificada la tarde de ayer en Pungarabato, resultó trágica. Hubo animación por presenciar las corridas de feria para las cuales fueron contratados el matador Pedro de la Rosa y su cuadrilla. La fiesta se iba desarrollando, sin el menor incidente y sin que, por la mente de los espectadores pasara la idea de que algo terrible, inenarrable, pudiera suceder. El segundo toro, un bicho imponente, fue el causante de la tragedia que tiene consternados a todos los habitantes de este lugar.

Pedro de la Rosa fue cogido por el morlaco en forma espantosa, sufriendo dos cornadas de caballo: una entre las dos vías y otra en el escroto. El mismo bicho no contento con su primera hazaña, alcanzó al banderillero Cuevas, al cual le infirió un cornalón de quince centímetros en la región glútea y le partió la pierna derecha. El bicho se había aquerenciado con el herido y le tiraba terribles gañafones: un espectador bajó al ruedo, a fin de apartar a la fiera del lado del caído y fue alcanzado por el toro que, de una cornada en el corazón, lo mato.

Como sucede en todos estos pueblos, la enfermería mal atendida y unos cirujanos que no saben sus deberes; los heridos fueron pesimamente mal curados. El general Castrejón dio órdenes terminantes de que se procediera a buscar a un buen doctor para que se hiciera cargo de los lesionados pagando él, de su peculio, todos los gastos que origine dicha cura. La acción del mencionado militar ha causado una grata impresión entre todos los habitantes del lugar que no se separan de los alrededores de la casa donde se hallan recluidos los dos infelices toreros. El médico que se ha encargado de ellos hace esfuerzos sobrehumanos por salvarles la vida. (El Corresponsal)

JOSÉ GARCÍA Y GARCÍA "VARETAS" (XXXX - 1926)

Solo para efectos ilustrativos
Encierro de campo en finca salamantina.
Fotografía de Venancio Gombau (1861-1929).
De la hemeroteca de Juan Tomás Muñoz Garzón

El 14 de marzo de 2014, recibí un amable correo electrónico del investigador y periodista español, don Juan Tomás Muñoz Garzón, quien me dice:
Quiero darle conocimiento de otra tragedia taurina acaecida en Ciudad Rodrigo el 15 de mayo de 1926, cuando en una plaza de carros montada en el entorno del ex convento de Santo Domingo, para celebrar los agricultores y ganaderos mirobrigenses la festividad de San Isidro Labrador, fue corneado el joven José García García, alias "Varetas", quien, pese a los cuidados médicos y las operaciones realizadas, falleció poco después en el Hospital de la Pasión rodeado de familiares y amigos.

Le doy cuenta de la información que fue publicada por el desaparecido semanario local 'El Eco del Águeda' del 20 de mayo de 1926: “En este mismo número hacemos referencia a los desgraciados sucesos que acaecieron durante las capeas con que los labradores de Ciudad Rodrigo celebran el día de San Isidro. Ampliemos detalles.-En la tarde del día 15, durante la corrida que siguiendo una antigua costumbre se celebra en la plaza de Santo Domingo, del arrabal de San Francisco, fue alcanzado por uno de los toros que se lidiaban José García y García (Varetas), de las Huertas de Santa Cruz. La herida, en los primeros momentos, adquirió proporciones alarmantes. Después de una cura de urgencia practicada por el doctor Briega, fue trasladado al hospital, donde después de recibir los auxilios espirituales que le prestaron don Romualdo Sánchez Iglesias y el magistral de la Catedral don José Manuel Sánchez, y de practicarle una nueva y laboriosa operación quirúrgica los doctores Yepes y Mirat, auxiliados por los practicantes señores Vegas y Galán, falleció rodeado de su familia y amigos. El entierro del desgraciado joven constituyó una imponente manifestación de duelo, pues se congregó el pueblo entero a rendir el último tributo al fallecido. Descanse en paz. En el Arrabal del Puente también durante la capea sufrió la fractura de un brazo la joven Valentina Giménez, cuyo estado actual es de franca mejoría. Lamentamos en el alma las desgracias y acompañamos en su dolor a la familia del desgraciado joven”. No tengo material vinculado a este suceso para ilustrar la información. No obstante, le adjunto una foto genérica de un encierro de campo, realizada por Gombau, en una finca salmantina por si viniera al caso o pudiera utilizarla para alguna otra información. Un afectuoso saludo. Juan T. Muñoz.

ENRIQUE CANO IRIBORNE "GAVIRA" (1893 - 1927)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Nació en Cartagena (Murcia) el 9 de enero de 1893.  Alternativa el 22 de abril de 1923 en Cartagena.   El 3 de julio de 1927 fue corneado este respetado torero por "Saltador" de la dehesa de  Pérez de la Concha, al entrar a matar en la plaza de Madrid en su primera corrida del año.  Murió mientras era conducido a la enfermería. El 3 de julio de 1927–día en que se presentó la ganadería de los señores hijos de don Tomás Pérez de la Concha, biznietos de don Joaquín-, salió al redondel madrileño para torear su primera corrida aquella temporada con ganado de Pérez de la Concha y en unión de Ángel Nava (Gallito de Zafra) y Manuel Álvarez (el Andaluz). La cogida mortal de Gavira: Uno al Sesgo y “Don Ventura”, nos relatan así los pormenores de la cogida mortal que sufrió el diestro cartagenero. Anodina y vulgar había sido la intervención de Gavira en lo que iba de corrida, el citado día, cuando pisó la arena el toro tercero, “Saltador”  de nombre y ostentando en los lomos el número 47. Era grande, con mucha cuerna, bastante astifino y manso de solemnidad. Lo capotearon insistentemente los peones y el propio Gavira, sin lograr que el bicho pasase un solo momento, y en vista de ello, la presidencia ordenó que se foguease, menester que cumplieron Rufat y Toreri, sobresaliendo este último. Andaluz devolvió los trastos a Gavira, y terminada la ceremonia, y cuando ambos diestros se disponían a estrecharse las manos (Enrique Cano confirmaba la alternativa aquel día al Andaluz), hallándose Gavira dando la espalda al sitio en que estaba el toro, se arrancó éste de improviso, y gracias a las voces del público, corrieron los dos espadas unos metros, y no ocurrió en percance. Lleváronle a “Saltador” los peones, y al fin, con el consabido apretón de manos, terminó la devolución de espada y muleta que hizo el nuevo doctor a su padrino. Gavira saludó a la presidencia y retrocedió, con la montera en mano, hasta los terrenos del 1, parándose frente a la barrera que ocupaba don José Semprun Alzurena, a quien brindó la muerte del toro. Fue hacia el burel y aliñó unos cuantos pases y medios pases, entre carreras, sustos y capotazos de los peones. El toro había llegado muy bien a la muleta; pero el diestro, o no lo veía, o no quería hacer otra cosa que lograr cuadrarlo, lo que no consiguió. En vista de ello, y cuando habían transcurrido tres o cuatro minutos del brindis, Gavira, estando el toro adelantado de la mano izquierda, arrancó desde largo, entrando a matar excesivamente despacio por falta de facultades, dejando materialmente muerta la mano izquierda, y agarró un volapié superior, en todo lo alto, a cambio de ser cogido por el vientre y volteado. La cornada fue seca y dada con el cuerno derecho en la parte izquierda del hipogastrio del espada, que se puso en pie, se sujetó con las dos manos la parte herida y se dejó caer en brazos de las asistencias, diciendo: ¡¡Me ha matado!! Y agarrado con una mano al cuelo de un monosabio y con la otra al hombro de una de las asistencias que lo llevaba en brazos a la enfermería, frente al tendido 2, antes de pasar frente al 3, cayeron inermes los brazos del infortunado torero, y su cabeza se abatió sobre el lado derecho. En aquel preciso momento debió fallecer. “Saltador”, a los pocos segundos, rodaba hecho una pelota... He aquí el parte facultativo: "Durante la lidia del tercer toro ha ingresado en esta enfermería el cadáver del diestro Enrique Cano (Gavira), que presenta una herida por asta de toro en la fosa ilíaca izquierda. El fallecimiento fue debido al shock traumático.- Doctor Segovia." Fuente: Crónica del historiador Juan José Zaldívar Ortega.

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, relata en su libro “Víctimas de la Fiesta”  de su trágica jornada, que" el fogueado “Saltador”, de la ganadería de Pérez de la Concha, mató en Madrid, el 3 de julio de 1927, al modesto espada cartagenero, Enrique Cano Iriborne (Gavira). En tal función apadrinó a Manuel Álvarez (Andaluz) al confirmarle la alternativa en presencia de Ángel Navas (Gallito de Zafra), y la efeméride ocurrió al propinar una estocada hasta la bola al toro, quien, a su vez, introdujo su cuerno derecho en la fosa ilíaca izquierda de su matador. El óbito se produjo en el callejón de la plaza, cuando era conducido por las asistencias a la enfermería. Por ello pudo escribir el doctor Segovia, prestigioso cirujano-jefe del coso madrileño, en el correspondiente parte facultativo, que había ingresado en la enfermería el cadáver del espada. "

Entierro de Enrique Cano
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=227144

SANTIAGO MARTÍNEZ ZUFÍA (1893 - 1927)

Cortesía de
http://sanferminencierro.com/index.php/elencierro/features/historiaencierro/fallecidos.html

Corredor de toros pamplonés que es herido de muerte en los festejos de San Fermín en el encierro del  8 de julio de 1927 por un toro de la ganadería de don Celso de la Cruz del Castillo que se ladeó en la entrada a la plaza y lanzó un derrote en uno de los burladeros. El vecino de Pamplona, de 34 años, casado y peón de albañil, recibió una cornada en el vientre. (Fuente: diariodenavarra.es)

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su trágica singladura taurina, que << en el encierro que tuvo lugar en Pamplona el 8 de julio de 1827 fue cogido, en el mismo ruedo de la plaza, el aficionado Santiago Martínez Zufía, por una res de la ganadería de Celso Cruz del Castillo. Las heridas recibidas determinaron su fallecimiento aquella misma tarde. "

FRANCISCO FERRER Y RODRÍGUEZ "PASTORET " (1884 - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Vera (Almería), en el Llano del Mojigato

Cortesía del Sitio Web http://.indalia.es

Francisco Ferrer y Rodríguez (Pastoret), matador de toros que falleció en un accidente automovilístico el 20 de julio de 1927 en Narros del Castillo (Salamanca). En este mismo accidente murió el novillero Antonio Álvarez (Alvarito de Córdoba).  (Fuente: Hemeroteca del Diario ABC de Madrid del 9 de noviembre de 1976).

 

Matador de toros. Nació en Sidi Bel Abbes (Orán) el 10 de septiembre de 1884. Su primer oficio fue el de pastor, pero le abandonó pronto, porque desde niño sintió la afición al toreo. Su aprendizaje fue duro, haciéndole en las capeas de los pueblos con todas sus calamidades. Toreó en novilladas modestas por la región de su nacimiento, y el 27 de agosto de 1911 se presentó en Madrid alternando con Torquito y Rosalito en la muerte de seis novillos de Olea. Se le aplaudió con profusión aquella tarde. Toreó mucho como novillero, y, gastado ya como tal, decidió tomar la alternativa, que le fue otorgada por el espada Manuel Mejías Rapela, Bienvenida, en la plaza de Vistalegre (Carabanchel Bajo, Madrid), el 21 de octubre de 1917, matando toros de Juan Sánchez, de Carreros (Salamanca). Fue un triunfo rotundo el de Pastoret en aquella tarde, pues cortó las orejas a sus tres toros y fue llevado en hombros hasta cerca de Madrid. Torea el siguiente año, 1918, ocho corridas. Entre estas una nocturna en Madrid, el 11 de julio, en que el espada Matías Lara, “Larita”, le confirma la alternativa, cediéndole el toro Italiano, de don Fernando Villalón. Mataron los dos solos y nuestro biografiado quedó muy bien. En la temporada de 1919 torea 10 corridas. Otras tantas en la de 1920. Marcha a México y hace una campaña que no pasa de regular, toreando cinco corridas. En España, en la de 1925, alterna en cuatro. En la de 1922, siete. No llega a este número en la de 1923. Pero, pese a sus esfuerzos, a su buena voluntad y a sus alardes de valor, no conseguía, no ya sobresalir, sino ni siquiera sostenerse en un plano que le permitiera vivir decorosamente. Y en 1924 renuncia a la alternativa y actúa como novillero. Torea en esta temporada once novilladas. Parecidas o iguales fueron sus actuaciones en provincias. Quince torea en la temporada de 1925 y catorce en la de 1926 con idéntico resultado. Empieza la de 1927 toreando el 27 de marzo en Madrid, y torea el 3 de julio en Gerona. “Pastoret”, convencido de que solo toreando no podía sostener su vida, la ayudaba con negocios taurinos modestos. El día 20 del mismo mes de julio se dirigía, conduciendo un pequeño automóvil de su propiedad, a la alquería de Calzadilla de Mendigos (Salamanca), para escoger unos novillos que había comprado al ganadero don Ignacio Sánchez. Acompañaba a “Pastoret” Antonio Álvarez, conocido con el apodo de “Alvarito” cuando fue novillero y que cuando murió apoderaba a varios matadores. Marchaba el auto a una velocidad exagerada, y en la carretera de Villacastín a Vigo, en el término de Narros del Castillo (Salamanca), sufrió un accidente que costó la vida, en muerte instantánea, a los dos ocupantes. Cifró “Pastoret” su característica como torero en aparecer valiente, y puede decirse que lo fue; la calidad y el tamaño de los toros que mató lo demostraban; era muy aficionado, y de ello hacía ostentación, a los platos fuertes; su especialidad eran los toros de Palha, Concha (don Luis Patricio) y Miura, anunciando estas corridas de modo truculento. Matar pronto y con facilidad fueron sus únicas virtudes taurómacas, y no son despreciables. Pero su toreo con el capote y con la muleta, y con las banderillas, eran tan sosos, tan bastos, tan ordinarios, seguramente reminiscencias de su aprendizaje, que se reputaban por inaceptables. Y esta fu la causa de no poder sobresalir regularmente en ninguna de sus actuaciones artísticas. (Fuente: Historia del Torero/ http://.historiadeltorero.com)


Francisco Ferrer Rodríguez (Pastoret)
Cortesía de don Rafael Gómez
http://torerosespanoles.blogspot.mx/

ANTONIO ÁLVAREZ GAVILÁN "ALVARITO DE CÓRDOBA " (1880 - 1927)

Cortesía de Don Antonio Román Romero
Blog taurino: De Hombres, Toros y Caballos

"Alvarito", fue el nombre artístico del matador de toros Antonio Álvarez Gavilán, nacido en Córdoba en 1880 y fallecido en 1927. Tras tardes de lucimiento en su ciudad natal, se doctora en Sevilla el 15 de agosto de 1915 con toros de Miura. Ya retirado, falleció el 20 de julio en accidente de tráfico cuando se dirigía a comprar toros a Salamanca en compañía del matador Francisco Ferrer y Rodríguez (Pastoret).
Fuente:
http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Alvarito

Cita el historiador Antonio Román Romero en su Blog taurino en la Red, De Hombres, Toros y Caballos, que, Antonio Álvarez Gavilán nació en Córdoba en 1880 se apodó Alvarito de Córdoba cuando era novillero y era natural de dicha ciudad; vistió por vez primera el traje de luces en 1907, toreó mucho en plazas de poca importancia, estuvo dos años en América, y cuando su aprendizaje iba siendo largo debutó en Madrid el 31 de agosto de 1913, estoqueando un toro de Bañuelos que fue saltado por los toreros landeses Waillant y Campagnola. En la misma novillada estoquearon seis Muñagorri, Larita y Serranito de Córdoba. Periódicos ha habido que han dicho que Alvarito fue un novillero de los primeros de su época y que se retiró de la profesión algún tiempo después de tomar la alternativa. Nada de esto. Decir que Alvarito fue un novillero modesto que no logró abrirse paso, no implica agravio alguno a su memoria, y en cambio es dejar las cosas en su lugar. 

Aunque hubo algunos años que sumó bastantes corridas, no eran frecuentes sus actuaciones en las plazas importantes, y convencido de que no le esperaba un brillante porvenir como lidiador, tuvo el buen sentido de abandonar el traje de luces, hace nueve años aproximadamente. Cuando era torero, demostraba una gran actividad con la pluma asediando a empresas y amigos con frecuente correspondencia en demanda de corridas, y esto hizo germinar en él la idea de escribir para otros y hacerse apoderado de toreros. Conocía bien el negoció y los resortes que están entre bastidores, y como no era torpe, bien pro adquirió prestigio en su nueva profesión. Apoderaba, entre otros al matador de toros Chaves y a los entonces novilleros Barrera y Sussoni. Falleció en un accidente de circulación el 20 de julio de 1927 en Narros del Castillo (Ávila) junto al matador de toros Francisco Ferrer y Rodríguez (Pastoret) cuando iban a escoger novillos para un próximo festejo a la ganadería de Ignacio Sánchez, en Calzadilla (Salamanca).La carretera de Villacastín a Vigo se convirtió en su tumba tras volcar el "Bugatti" descapotable conducido por Pastoret, al parecer a gran velocidad. El accidente se produjo a las nueve de la noche.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2017/05/alvarito-de-cordoba.html

ANTONIO MARÍN PERALES (1899 - 1927)

Antonio Marín Perales
De la hemeroteca de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-marin-perales.html

Banderillero que fue cogido por un novillo el 19 de agosto de 1927, muriendo al día siguiente a resultas de sus heridas.

El historiador Juan José Zaldívar Ortega, en su obra “Victimas del Toreo”,  refiere que << Antonio Marín Perales, fue un banderillero probablemente valenciano, fallecido en 1927;  del que dice don José María de Cossío que "… si bien en lo que adquirió alguna  personalidad y por lo que fue conocido es actuando como botones en la cuadrilla bufa o mojigangas de Rafael Dutrús (Llapisera)." Antes de entrar en ella había ya hecho, algunas excentricidades del toreo, como matar toros, rejonear en una bicicleta, etcétera. El 19 de agosto de 1927 se celebró en Montserrat (Valencia), una novillada, a la que asistió como espectador y con el único fin de pasar alegremente la tarde. Llevado por su afición, y quizá instado por algunos de sus amigos, quiso banderillear a uno de los toracos, llamado “Jardinero”, novillos que le infringió tan grave cornada en el vientre, que aunque fue pronta y solícitamente tratado, los auxilios de la ciencia no pudieron evitar, ante la magnitud y destrozos de la cornada, que falleciera al siguiente día, recibiendo sepultura el 21 de agosto de 1927, dejando viuda y tres hijos. "

Del infortunado rehiletero nos ilustra  el afamado cronista don Juan José de Bonifaz Ybarra, que << “Jardinero”, un torazo oriundo de la vacada de la viuda de Ortega, que ya había sido toreado en más de una ocasión, propinó una cornada en el vientre, el 19 de agosto de 1927, en la localidad valenciana de Montserrat, a Antonio Marín Perales, de tal gravedad que habría de morir en la madrugada del posterior día 21. El finado, muy conocido en la región levantina, había figurado, años antes, como “Botones” en la cuadrilla cómica que encabezaba Rafael Dutrús (Llapisera).  Cabe precisar que José María de Cossío (Tomo 3, Pág. 540), refiere Perales como segundo apellido de este banderillero. "

Refiere el acreditado historiador y cronista hispano avecindado en México, don Antonio Román Romero, que mantiene generosamente en la Red el visitado blog taurino: "De Hombres, Toros y Caballos", acerca de esta víctima de la Fiesta, que el día 19 del agosto de 1927, durante la corrida de "marrajos" celebrada en el vecino pueblo de Montserrat, y al intentar clavar un par de banderillas, el diestro Perales, a causa de estar muy toreada la res, fue empitonado por el vientre, recibiendo tan tremenda cornada, que el asta del toro, penetrando por el vientre hizo horribles destrozos, hasta llegar a producir orificio de salida por el pecho. Una cornada horrible, inmediatamente fue asistido por los médicos titulares, señores Peiro y Lazaro, y en vista de la gravedad avisaron telefónicamente al doctor Serra, el que sin pérdida de momento, se trasladó a Montserrat reconociendo al infortunado Perales y comprobando que la cornada era de muerte y que la ciencia no podía corregir los destrozos producidos por el asta de toro. Así sucedió, y a la una y treinta de la madrugada del día 20 dejo de existir el infortunado banderillero, rodeado de su esposa, hijos y hermanos. Al día siguiente se verificó el entierro constituyendo una sentida manifestación de pésame.

El toro causante de la muerte de Perales tenía siete años y medio y se llamaba "Cañero" (otros citan Jardinero), procedente de la ganadería de Talavera de la Señora viuda de Ortega y según decían había herido a 42 individuos y causado 2 muertes, ésta y otra anterior. Antonio Marín Perales había nacido en Valencia, en el popular barrio de "El Carmen", el 21 de Marzo de 1899, tenía 28 años cuando murió. Por la afición de los toros se escapo de casa, y por los pueblos demostró que tenía valor suficiente para ser torero. A su padre le llego noticias de las cualidades que reunía su hijo para ser torero y queriendo probarlo compro un toro, que Perales mató en la plaza de Manises. A partir de esta fecha Perales se dedicó por completo al toreo, y lo intento todo. Fue botones en la "troupe" de Llapisera, montador de toros, imitó a los charros mexicanos echando el lazo y de banderillero. Se caso en 1919 con Josefa Pitarch y tuvieron tres hijos a los que dejó en la miseria al no pertenecer al Montepío de Toreros.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-marin-perales.html

DANIEL BENITO GÓMEZ (1899 - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de S.S. Pío XII, San Agustín de Guadalix, Madrid

Cortesía del Sitio Web: http://mediateca.educa.madrid.org

 

Banderillero, nacido en Palancares (Guadalajara) el 11 de diciembre de 1899, falleció el 19 de septiembre de 1927, cuando contaba 28 años de edad, en la Plaza de Toros de San Agustín (de Guadalix), a consecuencia de una cornada recibida en el muslo izquierdo, por un toro de la ganadería de Torres, cuando se hallaba vestido de paisano en una novillada. En su día fue muy poco conocido. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

A mayor abundamiento sobre la vida de este lidiador el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << el 19 de septiembre de 1927 se celebró una novillada económica, con ganado de Victorio Torres, en el pueblo madrileño de San Agustín de Guadalix. Para ayudar a los incipientes torerillos contratados, bajó al ruedo Daniel Benito Gómez, que siempre figuró en la cuadrilla de su gran amigo Lorenzo de la Torre, para colocar un par de banderillas, lo que llevó a cabo con la mala fortuna de ser corneado en el muslo izquierdo. Se envía al herido a Madrid, donde muere a primera hora de la siguiente madrugada, como consecuencia de la sangre perdida. "

FÉLIX MERINO OBANOS (1894 - 1927)

Foto de Félix Merino Obanos

Cortesía de Don Juan Moreno Castro

http://blancoyoro.blogspot.com/search/label/Toreros%20matados

El más famoso muerto en la Plaza de Toros de Úbeda es Félix Merino Obanos. Alguien lo ha calificado como una medianía en el torero. En cualquier caso es un torero que levanta melancolías y tristezas, pues la suya es la vida de un fracaso. Nació en Valladolid el 25 de febrero de 1895 (otras fuentes lo refieren de 1894). Debutó como torero en Madrid en una novillada nocturna celebrada el 31 de agosto de 1916, a la que siguió una brillante cosecha de éxitos que lo catapultó como una promesa del toreo. Tanta fue su fama como novillero, que el 16 de septiembre de 1917 tomó la alternativa en Madrid, con toros de Pérez Tabernero, siendo su padrino Joselito “El Gallo” y su testigo Juan Belmonte : los dos más grandes toreros de la historia quisieron refrendar con su presencia la promesa que era Félix Merino. Pero aquella tarde cosechó su primer fracaso, estrepitoso. La desilusión fue seguida por campañas cortas y deslucidas y, amargado, volvió a ser novillero: perdida la gloria quedaba tan solo la necesidad de conseguir el pan.

Como novillero llegó a Úbeda para lidiar unos novillos de Palha. La corrida era el día de San Francisco de 1927. Félix Merino abría un cartel en que también figuraban Pepe Iglesias y Sanluqueño, que sustituía a Cantimplas. Los novillos –grandes, bien armados– habían llegado a los corrales la madrugada del 2 de octubre. Luego, en la plaza, fueron peligrosos. Dicen las crónicas de la época que la tarde fue “de susto, cogidas, carreras, y pánico al por mayor.”

Comenzó la tragedia cuando rompió la tarde de San Francisco sus acordes de pasodoble. En el tercio de varas –aún no llevaban peto los caballos– el primer novillo derriba al rocín y le da una cornada en la ingle al picador Rafael Trajero. Acto seguido, coge a Félix Merino por la parte media del muslo derecho. La cogida es gravísima: El pitón atraviesa el muslo de parte a parte. Lo retiran a la enfermería urgentemente y donde  es operado,  y desde el Hospital de Santiago, al anochecer, lo trasladan al Hospital de Toreros de Madrid. ¡Qué trágico traslado por aquellas carreteras de entonces! ¡Qué lenta la agonía, qué largo camino! (En el cuarto toro, José Iglesias tuvo que entrar a la enfermería con rasguños y arañazos en la cara por un revolcón del toro). Y allí, en Madrid, moriría Félix Merino el día 8 de octubre de 1927, al amanecer. Fue enterrado en Valladolid, donde vivía. En la plaza de San Nicasio había dejado su vida, víctima de una pasión por torear que le dio alguna gloria y muchas amarguras.  Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

Por otra parte, el erudito taurino Juan José de Bonifaz, refiere de esta víctima de la fiesta, que<< había tomado una alternativa postinera el vallisoletano Félix Merino Obanos. La efeméride se produjo en la plaza de Madrid el 16 de septiembre de 1917, con los colosos José Gómez (Gallito)  y Juan Belmonte de compañeros de cartel y toros de Graciliano Pérez Tabernero en los chiqueros. Más, como no abundan los ajustes, renuncia en 1926 al doctorado para retornar al escalafón novilleril. El 4 de octubre de 1927 hace el paseíllo en el coso de Úbeda (Jaén) en unión de José Iglesias y “Sanluqueño”, para dar cuenta de una poderosa novillada de la ganadería de José Pereira Palha. El astado que abrió plaza  propinó a Merino una cornada grande y limpia en un muslo que no afectó órganos importantes, por lo que se autoriza su traslado a Madrid aquella misma noche. Ingresa en el Sanatorio del Perpetuo Socorro y allí deja de existir, por asistolia, el día 8 del indicado mes de octubre de 1927. "


Cortesía de Jim Forrest

JOSÉ TORRES "SALMONETE " (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Almería (inaugurada en 1888)

Cortesía del Sitio Web: http://.hotelsevillaalmeria.es

En su ciudad natal, Córdoba, encontraría el término de su existencia el picador de toros José Torres (Salmonete), el 15 de octubre de 1927, como resultado de la fractura del fémur derecho sobrevenida al ser derribado con violencia en Almería el anterior 27 de agosto. El morlaco, autor del porrazo, pertenecía al hierro de Alipio Pérez T. Sanchón (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”).

BENITO BIENCINTO (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

“El Quite”

Obra del pintor español Leopoldo González Andrades

Picador o garrochista de la Plaza de Toros madrileña de Vista-Alegre (Carabanchel Bajo), que en el apartado de una novillada, de la ganadería de Paulino de la Morena, al mediodía del 6 de noviembre de 1927, fue corneado por una res que le produjo tan graves heridas, que falleció aquella misma tarde en la Casa de Socorro de Carabanchel. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Al respecto, refiere el erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << Benito Biencinto, garrochista de la plaza de toros de Vista Alegre, en Carabanchel (Madrid), fue herido de muerte, el 6 de noviembre de 1927, al ser alcanzado por un novillo de la vacada de Paulino de la Morena. " 

JUAN ANAYA CASTELLANOS (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia en Getafe (Madrid)

Cortesía del Sitio Web: http://.madrid.org

En fecha imprecisa de 1927, moría el aficionado Juan Anaya Castellanos, al resultar herido en una capea celebrada en la villa madrileña de Getafe. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra, “Víctimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 193) 

Refieren en la revista "El Clarín" (Almanaque 1928), Página 2/ Víctimas de las capeas en 1927.- Son innumerables las víctimas ocasionadas por estos festejos, pero solamente mencionaremos las más importantes: 8 de junio.- En Getafe (Madrid), un torerillo fue alcanzado por un toro, que le hundió el cuerno en el pecho y lo arrojó contra las tablas. Trasladado a la enfermería se le apreció una tremenda herida en el noveno espacio intercostal, que le atravesaba el pulmón y probablemente el corazón, con gran hemorragia interna. A los seis minutos de su ingreso en la enfermería falleció. Era natural de Benagaldón (Málaga), de 21 años de edad y llamado Juan Amago Costillares según unos y Juan Anaya Castellanos según otros.
Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

FRANCISCO RUIZ REYNA (XXXX - 1927)

Puente de Isabel II en Sevilla

Cortesía del Sitio Web: http://img247.imageshack.us/i/isabeliisb2.png/

Refiere el madrileño diario ABC del 28 de julio de 1927, en nota informativa  procedente de su corresponsal en Sevilla, fechada el día 27, que  << El ex picador de toros Francisco Ruiz Reyna se cayó desde el pretil del puente de Isabel II al muelle y se mató. >>

 

El diario independiente de la mañana, El Día de Cuenca, del 28 de julio de 1927, informa que, el día anterior en Sevilla, << El ex picador de toros Francisco Ruiz Reyna, se cayó desde el pretil del puente de Isabel II, quedando muerto en el acto. >>  

" ESPARTERILLO " (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

“Tauromaquia 4”  (2003)

Obra del excelente pintor español Borja Pinilla Valverde

Refiere el ilustre cronista “José Alameda” en su libro “Crónica de Sangre-400 Cornadas Mortales y algunas más” (Editorial Grijalbo/1981-Pág. 62) que << en agosto 7 de 1927, un banderillero conocido como “Esparterillo” sufrió una cogida mortal en la plaza de Málaga, siendo la ganadería del toro homicida la de Molina. >>

ANTONIO VARGAS "NEGRET" (1881 - 1927)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2014/07/el-sabado-dia-l-de-enero-de-1927-y.html

Refiere el historiador contemporáneo José Antonio Román Romero en su visitado Blog en Internet: "De Hombres Toros y Caballos", que el sábado, día l de Enero de 1927, y a primeras horas de la madrugada falleció en Barcelona -de un accidente traumático- el que fue popular banderillero catalán de etnia gitana, Antonio Vargas "Negret". Tuvo Antonio una época brillantísima y que no sostuvo por su carácter y temperamento de inadaptado. Surgió a la vida taurina en la cuadrilla de niños barceloneses organizada por Mariano Armengol allá por el año 1896 de la que eran espadas "Patata" y "Palmita". De aquella semilla de toreros catalanes fue, indudablemente "Negret" el que mejor fructificó. Por su figura y por su arte pudo brillar y alcanzar un buen puesto entre la novillería y de aquí a la alternativa, se abandonó y anduvo siempre suelto y no pasó.


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2014/07/el-sabado-dia-l-de-enero-de-1927-y.html

Celebre fue la riña que sostuvo con el pendenciero "Faico Chico" que fue saldada a tiros y de la que dió buena cuenta el artículo publicado por el diario en catalán "La Veu de Cataluya", el dia 27-8- 1902 y que reproduzco traducido e integro:

ENTRE TOREROS

"Ayer, a las cuatro de la tarde, se produjo una extraordinaria alarma en la Plaza Real, a consecuencia de las rencillas entre dos de esos toreros que haraganean por Barcelona, pasando días y noches en cafés y tabernas. A dicha hora se encontraba justo enfrente del café Espanyol, hablando con varias personas, el banderillero de novilladas Antoni Vargas (a) Negret, cuando de repente vio aparecer por la misma plaza un coche en el que iba el espada novillero conocido como Faíco Chico junto con una mujer. Entre ambos toreros había rivalidades y odios antiguos por cuestiones del "oficio". El Negret, en cuanto vio llegar al otro, se levantó bruscamente, agarró el primer bastón que tuvo a mano, y que por cierto no era nada liviano, y se plantó de un salto junto al coche, empezando a apalear a Faíco Chico con verdadera furia. Este saltó del vehículo, y poniendo en práctica aquel dicho popular en Barcelona "larguémonos, al estilo torero", huyó entre los pórticos de la plaza, metiéndose entre los concurrentes del café, perseguido por el otro, que seguía apaleándole. Los presentes, espantados, corrían de un lado a otro para no ser víctimas de aquellos dos airados individuos, y la alarma alcanzó su grado máximo cuando vieron que el Faíco Chico sacaba un revolver de gran calibre. Entonces la gente se refugió donde pudo, metiéndose en el café, en las escaleras, en las tiendas, en la calle Dels Tres Llits, etc., etc. A todo esto, el Negret se quedó a cierta distancia del Faico y éste le apuntó con el revólver. El Negret, con toda la furia, le lanzó el bastón con la intención de hacerle saltar el revólver, pero al ver que no lo conseguía, y que el otro seguía apuntándole, se metió en el Café Espanyol, saltando por el marco de una vidriera, sin cristal en verano, y en un lugar donde se encontraban muchas personas. Entonces el Faíco disparó su revólver y alcanzó a su contrincante en el brazo derecho. Un mozo del café se lanzó sobre el agresor, impidiéndole volver a disparar y enseguida llegaron un inspector de policía y un municipal, que desarmaron al torero y se lo llevaron preso. El Negret se dirigió hacia el dispensario de la calle Barberá, donde el doctor Coll le curó una herida contusa en el brazo derecho, región deltoidea. Al parecer la bala le alcanzó de rebote, y fue una gran suerte que no hubiera más desgracias puesto que, como ya hemos dicho, el café estaba muy concurrido en aquel momento. El Faico tiene fama de pendenciero y se cuentan muchos hechos que confirman esta fama. Desde hace tiempo, este enjambre de toreros había elegido el café Espanyol como lugar de encuentro, pero según parece, el dueño del establecimiento, que no está para escándalos, ha dado órdenes terminantes a los mozos de que a partir de hoy no se sirva nada a los individuos de esta calaña."

ALFONSO GUASCH (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos
Barcelona, España.
www.mcgill.ca

Refieren en la revista "El Clarín" (Almanaque 1928), Página 2/ Víctimas de las capeas en 1927.- Son innumerables las víctimas ocasionadas por estos festejos, pero solamente mencionaremos las más importantes: 24 mayo.- En Alpóns (Barcelona) una vaquilla hirió mortalmente al comerciante don Alfonso Guasch. Falleció al siguiente día.
Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

FRANCISCO RIVERO (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos
Salamanca, España.
Cortesía de don Alejandro Flores

Refieren en la revista "El Clarín" (Almanaque 1928), Página 2/ Víctimas de las capeas en 1927.- Son innumerables las víctimas ocasionadas por estos festejos, pero solamente mencionaremos las más importantes: 25 mayo.- En Salamanca, un estudiante llamado Francisco Rivero al intentar capotear una res salió cogido, falleciendo al poco rato.
Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

ROJO DE SALAMANCA (XXXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos

Refieren en la revista "El Clarín" (Almanaque 1928), Página 2/ Víctimas de las capeas en 1927.- Son innumerables las víctimas ocasionadas por estos festejos, pero solamente mencionaremos las más importantes: 5 de junio.- En Arévalo (Salamanca) un toro de capea cogió y mató al cantador de flamenco "Rojo de Salamanca".
Fuentes:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/
La Niña de los Peines en la casa de los Pavón/ Manuel Bohorquez, Manuel Bohórquez Casado/Pagina 92

JOSÉ ZARCO GARRIDO (XXX - 1927)

Solo para efectos ilustrativos
Plaza del Triunfo en Granada, España.
http://laalacenadelasideas.blogspot.mx/2009/06/plaza-de-toros-de-granada.html

Refieren en la revista "El Clarín" (Almanaque 1928), Página 29, que, el primer espontáneo muerto en 1927 fue el aficionado José Zarco Garrido, nacido en Macarena, que la tarde del 8 de mayo en la plaza de Granada durante la lidia del sexto novillo se echó al ruedo, siendo alcanzado por la res, sufriendo una cornada a la altura del triángulo de Scarpa con rotura de la femoral derecha y la safena. El mismo día a las ocho de la noche falleció.
Fuente:
Don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

PEDRO DÍAZ MENDIETA "PEDRIN " (XXXX - 1928)

Pedro Díaz Mendieta "Pedrín"
De la hemeroteca de D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/pedro-diaz-mendieta-pedrin.html

Banderillero cuyo nombre no figura en el Cossío y del que únicamente tenemos la referencia de su muerte, acaecida el 5 de junio de 1928 en la Plaza de Toros de Villalba, en la que un toro de don Pedro Hernández le propinó en el curso de una novillada, una cornada mortal en el vientre. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega de su obra “Víctimas del Toreo”).

 

Al respecto de su suerte, don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador, nos ilustra que << en otra población madrileña, en la de Villalba, sería herido en el vientre Pedro Díaz (Pedrín) por un novillo del hierro de Pedro Hernández el 5 de junio de 1928. Se le traslada urgentemente a un centro sanitario de Madrid, y allí expira bien poco después. No había conseguido destacar en la profesión torera. "

Cabe aclarar que en el madrileño diario ABC del 7 de junio de 1928, lo refieren como Pedro Díez Mendieta (Pedrín), mientras que en el mismo diario, el día 6 de junio, lo nombran como Pedro Díaz, por lo que su primer apellido me queda un poco confuso.

Refiere don Antonio Román Romero, el historiógrafo taurino coetáneo, propietario del Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", acerca de Pedro Díaz Mendieta "Pedrín".- Se corrieron unos cuantos moruchos, toros placeados en distintas ocasiones, encargándose de la lidia y simulación de muerte, profesionales de los de más modesta categoría. Y ahora viene lo inicuo del caso, en estos festivales se autoriza a los mozos del pueblo a lanzarse al ruedo y dar al bicho los lances más inverosímiles y extemporáneos que pensarse pueda. En uno de estos lances, quitar una banderilla al toro, fue cogido un infeliz maletero llamado Joaquín Sánchez Martínez y apodado "el Mudo", con tan mala suerte que el pitón le entró por el pecho interesándole el corazón y dejándolo muerto en el acto. Antes el mismo astado había cogido al banderillero, Pedro Díaz "Pedrín" quien al querer refugiarse en un burladero, no pudo lograrlo por estar ocupado por los improvisados toreros pueblerinos.

El desgraciado "Pedrín" recibió una cornada en el vientre y otra en el muslo, siendo trasladado al Hospital de la Princesa de Madrid, donde falleció el viernes día 8 de Junio de 1928."La fiera arremetió contra el infortunado muchacho. Uno de los cuernos se hundió casi por entero tras la empalizada; volvió a cornear y entonces fue cuando alcanzó al infortunado banderillero. El pitón había desaparecido a la altura del vientre. Como pudieron, los compañeros del herido lograron distraer al novillo. En la arena, y en medio de un charco de sangre, yacía Pedro Díaz.


Cadáver de Joaquín Sánchez Martínez "El Mudo"
De la hemeroteca de D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/pedro-diaz-mendieta-pedrin.html

En su semblante, lívido, había una mueca de horror". En Collado Villalba (barrio de la Estación) se organizan unos festejos para conmemorar la festividad de la Santísima Trinidad. Uno de los números fuertes de este programa, es la celebración de dos corridas de toros. Este año, según rezaban los carteles anunciadores de la fiesta, el primer día, el 4 de junio, era el espada encargado de la lidia Alcalareño II. En este día, se soltaron antes dos novillos para todos los mozos que quisieran lidiarlos. Si No hubo que lamentar ninguna desgracia. En el segundo día de fiesta, se celebraba otra corrida, en la que era espada Morenito de Madrid. Concurrió numeroso público.


Vista de la plaza de toros, más que plaza, embarcadero.
De la hemeroteca de D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/pedro-diaz-mendieta-pedrin.html

Resultó un hombre muerto y otro gravemente herido. El herido ingresó, cerca de las diez de la noche, en el Hospital General de Madrid, donde fue operado inmediatamente. Por Madrid corrieron rumores de que el toro había tenido que ser muerto a tiros por la Guardia Civil. . La enfermería de la plaza, la situaban en una casa de planta baja en la que no había más que una salita con dos camas y una cocina ,la dueña, una señora de setenta y tantos años tuvo que prestar hasta las sabanas y mantas que se utilizaron a cambio de "tres duros por dejarles que instalen aquí ese servicio"."Me he quejado a la justicia de que se me han llevado las ropas; pero no me han hecho caso". Ganado de D. Pedro Hernández, de. Salamanca, Cuatro novillos-toros; uno solamente de muerte. Espada, Antonio Diez (Morenito de Madrid). Banderilleros: Eloy Llorente y Máximo García. Sobresaliente de espada, sin perjuicio de banderillear, Antonio García (Rubito), así rezaba el programa de aquel día.


Lugar donde fue cogido "Pedrín"
De la hemeroteca de D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/pedro-diaz-mendieta-pedrin.html

"Entierro del banderillero Pedrín: A las seis de la tarde de ayer se verificó el entierro del malogrado banderillero Pedro Díaz Mendieta (Pedrín), que trágicamente halló la muerte en una capea de Collado Villalba. Durante el día velaron el cadáver en el Depósito Judicial su viuda, Pilar Sáez; sus hermanos Rufino y Ángel Díaz Mendieta y sus compañeros y amigos Maximino García Bilbao, Enrique Guisasola, Antonio Buiz. Antonio Diez (Morenito de Madrid), que actuó de espada en la trágica corrida, y Rafael Mira (Minuto), que han dedicado una artística corona a su malogrado amigo y mejorado el ataúd y el coche fúnebre, aumentando un tiro de caballos. Según nos dijeron cuando estuvimos en el Depósito Judicial, han recaudado para la viuda 420 pesetas en la colecta hecha el domingo durante la corrida en Tetuán; 254 en Vista Alegre, 103 en la plaza de la Ciudad Lineal y 50 en la de Pastrana. Como decimos, a las seis de la tarde fue trasladado el cadáver desde el Depósito Judicial al cementerio de la Almudena, presidiendo el duelo los hermanos del desventurado Pedrín, al que asistieron los matadores de toros Villalta y Valencia II y Numerosos aficionados".

ANTONIO RUIZ "REVERTE II " (1900 - 1928)

Cortesía de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-ruiz-reverte-ii.html

Novillero que fue cogido y muerto por un novillo el 14 de julio de 1928, en la antigua Plaza de Toros de Tetuán y que operó de 1900 a 1936, siendo derruida en 1939 a consecuencia de los destrozos causados por la guerra civil.

Al respecto de este lidiador, don Juan José Zaldívar Ortega,  refiere que fue un << banderillero y matador de novillos, nacido en Alcalá del Río (Sevilla) en el año de 1900, y que falleció en 1928, cuando contaba 28 años de edad. El 14 de julio de 1928, actuando como tal en la Plaza de Toros madrileña de Tetuán de las Victorias, un novillo de la ganadería de Zeballos le infringido una cornada mortal, en una novillada nocturna. El ser paisano de Antonio Reverte fue la causa de la adopción de su apodo. Hacia 1906 empezó a darse a conocer en capeas y tentaderos andaluces, y en las tradicionales corridas de septiembre, de 1907, en la Feria de San Miguel se presentó en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, gustando por su  extraordinaria valentía. Banderilleaba muy bien al quiebro, dejando llegar al toro de manera impresionante. Le repitieron y logró nombradía. Así se presentó en la Plaza de Toros de Madrid el 25 de julio de 1908, con ganado de don Manuel Olea, y Pacomio Peribáñez y “Punteret” como compañeros. Defraudó al público, si bien mostró su habilidad y valor toreando con el capote al brazo y banderilleando al quiebro. No volvió más a Madrid. En Sevilla lo hizo el  23 de mayo de 1909. El cuarto novillo, de don Eduardo I Miura, lo enganchó e infirió una grave cornada que interesó la pleura. Para don José María de Cossío "no volvió, que sepamos, a torear". Lo que debió ocurrir es que aquella lesión le mantuvo varios años alejado de la profesión y cuando volvió fue para morir.

Respecto de su mala ventura, el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en forma sucinta que << se había retirado ya del toreo activo Antonio Ruiz, pero volvió a los ruedos para torear la noche del 14 de julio de 1928 en la plaza de toros de Tetuán de las Victorias, en el arrabal madrileño. Uno de los utreros corridos, de la vacada de Zeballos, le hirió de tanta consideración que dejaría de existir pocas horas más tarde. "


Cortesía de don Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-ruiz-reverte-ii.html

Refiere el historiógrafo taurino Antonio Román Romero en su blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", que Antonio Ruiz "Reverte II", muere en la enfermería.- Antes de llegar el diestro a la enfermería se encontraban en ella el doctor Fernández Almiñaque y sus compañeros. Antonio Ruiz conservaba el conocimiento. En el trayecto se lamentaba de su mala suerte, diciendo: —Me la ha dado. ¡Qué mala suerte! Ahora sí que va de verdad. ¿Qué será de mis hermanitos? Llegó sonriente. Contrastaba su tranquilidad con la preocupación de que daban muestras los doctores. Rápidamente se le quitó la taleguilla; más bien, para abreviar, fue rota. Por momentos decayó el ánimo del herido, y mientras unos reconocían la lesión, otros aplicaban cafeína y otros estimulantes. No se logró reanimar al paciente. Se provocó la respiración artificial, con resultado negativo. Puestas las gomas para contener la hemorragia, los doctores reconocieron la lesión. Era tremenda; había seccionado todo el paquete vascular y partido la femoral por varios sitios. No había forma de ligar ni contenerla hemorragia. Como la pulsación se hiciera cada vez más débil, se dio aviso a un sacerdote, quien, en artículo mortis administró la Extremaunción al infortunado Antonio Ruiz.

Con voz débil como un quejido, Antonio Ruiz pronunció varias palabras. Sus labios pretendían esbozar una sonrisa, que resultaba, en definitiva, una horrible mueca de terror. Se lamentó de no pertenecer al Montepío de Toreros, calificándolo de tonterías que se cometen, y expresaba la pena que le producía morir dejando solas a sus dos hermanitas. Y, pensando en ellas, Antonio Ruiz, modelo de buenos hermanos y de hombres honrados, exhaló el último suspiro. Pegado a la puerta de la enfermería, lleno de angustia, se hallaba Ángel Ruiz, hermano del muerto, que había ido a la plaza en calidad de mozo de estoques. Nadie se atrevía a darle la fatal noticia, y el pobre muchacho, con los ojos llorosos, las manos cruzadas, elevaba su mirada al cielo. De sus labios salían estas palabras a modo de plegaria; — ¡Dios mío, no me arrebates a mi segundo padre! De fuerza fue comunicar a Ángel la fatal noticia. Al recibirla prorrumpió en amargo llanto, y a viva fuerza entró en la enfermería, y abrazado al cadáver, cubriéndole de besos, cayó víctima de un síncope. Los facultativos auxiliaron al desdichado joven, y antes de que recobrara el conocimiento le trasladaron a otra habitación, en la que permaneció varias horas abatidísimo.

Antonio Ruiz era un muchacho que contaba veintiocho años de edad. Su padre fue propietario de una mantequería establecida en la plaza Mayor. Al morir, la familia fue a menos y el establecimiento traspasado. Esto aconteció cuando Antonio cumplía con sus deberes militares. La afición a los toros costó a Antonio Ruiz más de una reprensión por parte de sus parientes. Tanto el padre como la madre se oponían a que fuese torero. Pero esa afición que ahora le ha costado la vida pudo más que los buenos consejos, y Antonio se lanzó por los pueblos, tomando parte en numerosas capeas. La primera corrida que toreó fue en Sotillo de la Grada, y la segunda, en Piedralaves. Compañeros de correrías eran, entre otros, el que fue apoderado de toreros Francisco Fiñana (Madriles) y el infortunado Pedrín, que hace poco -más de un mes cayó víctima de una cornada en Collado Villalba. Por cierto que Antonio Ruiz, al saber el fin de su compañero, y conocedor de la situación en que quedaban su viuda y sus hijos, fue quien recorrió cafés y peñas donde se reúnen toreros y aficionados recaudando las cantidades necesarias para aliviar de momento con unas monedas su situación angustiosa. Y tanto celo puso en ello, que muy pronto se verificaron encuestas que dieron como resultado la suma de varios centenares de pesetas. Hacía poco más de un mes que Antonio Ruiz perdió a su madre, y a los quince días a una hermana. Bajo el amparo de Antonio quedaban dos pequeñuelas, una de siete años y otra de diez. Constituido en padre, se desvivía, por ellas y aconsejaba al mayor, al que facilitó trabajo de albañil. Antonio Ruiz era empleado de la Unión General de Ganaderos, donde prestaba sus servicios en calidad de cobrador. Ganaba un sueldo de 150 pesetas mensuales, con cuya cantidad tenía que subvenir a los gastos de su pobre hogar.

En el parte facultativo suscrito por el Dr. Fernández Almiñaque se decía que el pitón había desgarrado por completo todo el paquete vascular. La muerte sobrevino a consecuencia de una anemia aguda. Fuente: http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-ruiz-reverte-ii.html

VICTORIANO ONTÍN "ZOQUITA " (1895 - 1928)

Solo para efectos ilustrativos

“Taurinas”

Acuarela del pintor  murciano “Pepe Franco”

Banderillero de toros  natural de Madrid, nacido en 1895 y que falleció en 1928 a los 33 años de edad. El 15 de julio de 1928, en Madrid, en una corrida de ocho toros de don José Pereira Palha para Luis Freg, Valencia, Carnicerito y Andaluz;  “Zoquita” intentó fijar a un sobrero a su salida del toril, llamado “Vinagre”, pero no atendió para nada al capote y se fue directamente al banderillero madrileño, al que enganchó por el vientre, le derribó sacudiéndose a su víctima, que se incorporó, dio unos pasos hacia la barrera y se desplomó; pero esta vez acertaron los agoreros de los tendidos, llevaba un cornalón, estaba muerto. 

El banderillero Victoriano Ontin (Zoquita) salió en la cuadrilla del (Andaluz), a pesar de no figurar en los carteles, sustituyendo al (Cuco de Cádiz). El octavo toro fue protestado por cojo, y retirado al corral dieron suelta al sobrero, de los herederos de don Manuel García Aleas, por nombre "Vinagre", negro y cornalón, que llevaba año y medio en los corrales, y había sido enchiquerado en varias ocasiones. Zoquita intentó fijarlo a su salida del toril, pero "Vinagre" no atendió para nada al capote y se fue directamente al banderillero, al que enganchó por el vientre, le derribó sacudiéndose a su víctima y siguió corriendo, huyendo, sin duda atemorizado porque la maldad de su mansedumbre no le impidió saber el daño que había hecho. Ontin se incorporó, dio unos pasos hacia la barrera y se desplomó. Falleció al entrar en la enfermería. Fue secretario de la "Asociación de Banderilleros y Picadores". Tras varios años de acudir a capeas y encontrándose muy placeado, consiguió que Melchor Delmonte lo agregara a su cuadrilla la tarde del 26 de agosto de 1926 en Madrid. Logró de sus paisanos dos unánimes ovaciones al poner dos pares a uno de los novillos de don Pacomio Marín en esta su presentación en la plaza madrileña. Conocido ya su nombre figuró en las cuadrillas de José Roger (Valencia), Andrés Mérida, Mariano Rodríguez, recibiendo con frecuencia ovaciones por su acierto en la brega y por sus buenos pares de banderillas, haciéndolo con finura y arte. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra "Víctimas del Toreo".) Respecto de la trágica singladura de ese aciago día, don Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que "se emplazó en el centro del ruedo de la plaza de Madrid, el 15 de julio de 1928, el toro "Vinagre", un sobrero de la divisa secular de Manuel García-Aleas, corrido en el último lugar aquella tarde. Por él fue el subalterno madrileño Victoriano Ontín (Zoquita), quien es corneado profundamente en el vientre, por lo que el fallecimiento se produce momentos más tarde en la propia enfermería del coso. "

ALFONSO GARCÍA GARCÍA (XXXX - 1928)

Solo para efectos ilustrativos
Convento de las Carmelitas Descalzas en
Jesús, antigua pedanía de la ciudad de Tortosa, actualmente denominada EMD Raval de Jesús, en Tarragona, España
Cortesía del Sitio Web:
http://.turismedia.com

En el barrio de Jesús y María de la ciudad tarraconense de Tortosa  fue herido de muerte el principiante Alfonso García García el 15 de agosto de 1928. El fallecimiento ocurrió el día 17 en la citada ciudad catalana. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

SEBASTIÁN ORTUÑO "COLORAO " (1892 - 1928)

Sebastián Ortuño "Colorao"
De la hemeroteca del historiógrafo taurino, D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/sebastian-ortuno-colorao.html

Picador de toros cogido por un novillo el 12 de agosto de 1928 y que falleció el día 17 siguiente a resultas de las heridas.

Don Juan José Zaldívar Ortega, el célebre cronista taurino, refiere que << Sebastián Ortuño (Colorao), picador, nacido en Tecla (Murcia) en 1892, falleció el 12 de agosto de 1928. En 1928 fue a Madrid, y en la lidia del tercer toro fue derribado, de cuyo batacazo falleció. "

El erudito taurino, Juan José Bonifaz Ybarra, refiere de este personaje en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << Una imprudencia del novillero Pedro Montes (que al igual que su hermano Mariano fuera víctima del toreo, y de ello queda aquí constancia) motivó que, el 12 de agosto de 1928,  fuera corneado en la plaza de Madrid, en el pulmón derecho, por un novillo de José Pereira Palha, Sebastián Ortuño (Colorao). No pudo ser superada la gravedad de la herida, produciéndose el deceso el inmediato día 17 de agosto de 1928 >>

Refiere el docto historiador contemporáneo, D. Antonio Román Romero, en su Blog taurino en Internet: "De Hombres, Toros y Caballos" que: El domingo, día 12 de Agosto de 1928, en la plaza de toros de Madrid y durante la lidia del tercer toro, el picador "Colorao", de la cuadrilla de Pedro Montes, fue cogido por el bicho que lo derribó al ponerle una puya y volviéndose sobre él estando aun en el suelo, al salir del quite que le hizo Montes con adversa fortuna, ya que en vez de alejarlo del sitio de peligro, lo llevó a él, dando ocasión al lamentable incidente. Sufrió el infortunado picador una gravísima cornada en la región axilar, penetrante de tórax que interesó la pleura y pulmón, ocasionándole la muerte, que tuvo lugar el viernes siguiente, día 17 de agosto, en el Hospital Provincial, a donde fue trasladado desde la enfermería de la plaza de toros. Sebastián Ortuño "Colorao" era natural de Yecla, provincia de Murcia; contaba 36 años de edad y era muy conocido de la afición catalana, por haber estado aquí en ejercicio de sus funciones durante 12 años.


Sebastián Ortuño cuando era intervenido
De la hemeroteca del historiógrafo taurino, D. Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/sebastian-ortuno-colorao.html

Picador modesto y bella persona, aquí empezó a picar toros, estando una porción de años al servicio de la empresa de caballos. A principios de la actual temporada se fue a Madrid, a instancias de "Cartagena", que lo protegía, haciendo que el infortunado "Colorao" saliera a picar en casi todas las funciones que en dicha plaza se efectuaron en la temporada de 1928. ¡Cuán lejos estaba el modesto picador de que iba a encontrar la muerte en dicha plaza!

ciéndose el deceso el inmediato día 17 de agosto de 1928  "

ANTONIO FERNÁNDEZ (XXXX - 1928)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción en Valdepeñas (Ciudad Real)

Cortesía del Sitio Web: http://.lacerca.com

 

Otro corralero, ahora del coso taurino de Valdepeñas (Ciudad Real), dejó de existir el 3 de septiembre de 1928, al resultar prendido por un toro de la ganadería de Alipio Pérez Tabernero. Se llamaba el desdichado empleado Antonio Fernández. (Crónica de don Juan José Bonifaz Ybarra, , de su obra Víctimas de la Fiesta, Capítulo 7, Página 193).

RAMÓN LÓPEZ LÓPEZ "SALIVILLA " (1896 - 1928)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de San Juan del Mercado, Benavente (Zamora) España.

Cortesía del Sitio Web: http://upload.wikimedia.org

Banderillero de novillos, nacido en Almagro (Ciudad Real) el 23 de diciembre de 1896, falleció en 1928, cuando contaba 32 años edad. Cuando llevaba algún tiempo en la profesión, toreando en la Plaza de Toros de Benavente (Zamora) el 7 de septiembre de 1928, fue cogido de gravedad. Trasladado a Madrid, para mejor atender su cura, murió allí el 16 del mismo mes. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega de su obra Víctimas del Toreo).

 

El ilustre cronista, Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << había toreado frecuentemente a las órdenes de Julián Sainz (Saleri II) el manchego Ramón López López (Salivilla). Tomó parte en la novillada que se celebró el 9 de septiembre de 1928 en la ciudad zamorana de Benavente, en la que es herido de consideración. Se le traslada a Madrid y allí dejaría de existir el día 14 del mencionado mes de septiembre de 1928 "