FRANCISCO PUERTA CANTOS "TITO " (1852 - 1903)

Solo para efectos ilustrativos

Foto de Valdepeñas de Jaén Cortesía de J. Alfaro-Panoramio

 

Novillero, natural de Jaén,  nacido el 7 de julio de 1882, trabajando en Plazas de Toros de Andalucía de escasa importancia; falleció el 8 de septiembre de 1903 a  consecuencia de la gravísima cornada que sufrió, que resultó mortal, toreando en una novillada en la Plaza de Toros de Valdepeñas de Jaén, el día anterior, cuando contaba con  21 años de edad. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

El ilustre cronista, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de este personaje, que << también a temprana edad le llegó su última hora al jienense Francisco Puerta Cantos (Tito) , herido en un festejo de ínfima categoría celebrado en Valdepeñas de Jaén el 14 de septiembre de 1903. El morlaco homicida ya había sido toreado en el mismo ruedo aquella mañana. El fallecimiento tuvo lugar el siguiente día.

AMADOR LÓPEZ NIETO << BORINQUEÑO >> (1884 - 1903)

Cuadrilla infantil almeriense. Sentados: Amador López (Borinqueño)
y Francisco Moreno (España). De pie: Julio Gómez (Relampaguito),
Nicolás Visiedo (Tiroliri), Juan Beltrán (Fosforito), Jerónimo García
(Chicharito) y Manuel Alarcón (Cofre).

Amador López Nieto (Borinqueño), torero español nacido en Almería a finales del siglo XIX muy posiblemente entre los años de 1884 a 1885. Comenzó su formación toreril en la "Cuadrilla de Niños Almerienses", una de las muchas agrupaciones juveniles de la época, organizada por el banderillero local Francisco Aloy Caldera, y en la que coincidió con grandes de la época: Francisco Moreno (España). De pie: Julio Gómez (Relampaguito), Nicolás Visiedo (Tiroliri), Juan Beltrán (Fosforito), Jerónimo García
(Chicharito) y Manuel Alarcón (Cofre). Debió presentarse al público hacia 1899. Con sus primeros ingresos compró una máquina de coser a su madre. Participó en la inauguración de la plaza de Huércal Overa el 27 de octubre de 1901, junto con Julio Gómez "Relampaguito". En esta jornada se dio la curiosa circunstancia de que uno de los toros, de la ganadería de Rafael Moreno, saltó hasta el tendido causando el pánico entre el público, teniendo que ser abatido a tiros por la Guardia Civil Española. El 3 de marzo de 1902 forma parte de la cuadrilla "Niños almerienses" con Relampaguito, Ciérvana, Cofresí, Correita y Tiroliri. Fruto de múltiples cogidas tuvo que ser operado y le fue sustituida alguna costilla por una prótesis de plata, lo que adelantó su retirada y precipitó su prematuro fallecimiento a principios del siglo XX. (Fuentes: Don Alberto Navarro, http://es.wikipedia.org, http://www.elecodealhama.com)

 

Refiere el ilustre historiador Antonio Sevillano, que la inicial cuadrilla de infantes estuvo compuesta en primera instancia por Francisco Moreno "España" y Amador López "Borinqueño" (primeros espadas), Juan Beltrán "Fosforito" (¿sobrino de Caldera?), Jerónimo García "Chicharrito", Julio Gómez "Relampaguito", Nicolás Viciedo "Tiroliri" y (puntillero) Manuel Alarcón Vizcaíno "Cofresí". Entre altas y bajas, debemos resaltar la incorporación de otros nombres: Correa, Ciérvana, Leal y El Cuqui como los más destacados; o la competencia con colleras dirigidas por Cristóbal Guerrero "Azafranero" y Joaquín Moreno "Manganote de Algeciras". Capitaneados por España y Borinqueño debutaron en el coso de la Avda. de Vílches el 2 de enero de 1898 lidiando dos becerros del río de Guadix (en otras ocasiones lo hicieron con reses encastadas de la Vega, Aulago Alto, Orán o el marquesado del Cenete). Dado su luctuoso desenlace, cabe detenerse brevemente en referir el percance sufrido por el pequeño Borinqueño tras "atropellarlo" un novillo-toro de Concha y Sierra el 4 de agosto de 1901, tarde en que los Niños debutaban con picadores: "El Amador. En la faena del primer bicho, después de dos estocadas bien señaladas, surgió una cogida, cayendo delante del estribo de la barrera en el 2º tendido, con tan mala suerte que el toro al hacer por él le causó la fractura del esternón en la base del apéndice xifoides, dos contusiones de primer grado en el pecho y otras dos análogas en la espalda, según le pudieron apreciar los médicos señores Fernández Viruega, Peralta y Mazatti que fueron quienes reconocieron al diestro en la enfermería". Con las debidas precauciones fue trasladado en una camilla no al Hospital Provincial como sería lo lógico, si no a su casa en la calle Reinaldo, 3, del barrio de San Sebastián. Sorprendentemente, pese a la gravísima lesión se repuso aparentemente y siguió toreando, pero recayó y en diciembre de 1903 falleció en su domicilio.

A solicitud de parte, el erudito taurino, Rafael Gómez Lozano (Dientefino) me refiere que en el "Cossío" anotan LÓPEZ (AMADOR), Borinqueño, Matador de novillos, natural de Almería. Figuró como segundo espada en la cuadrilla de niños almerienses organizada por Francisco Aloy (Caldera) en 1897. En 1902, y ya disuelta la cuadrilla, toma parte el 2 de agosto en Almería en una corrida de novillos, la primera formal con picadores que había de torear. Uno de los novillos, de Concha y Sierra, le cogió, infiriéndole diversas contusiones, y de ellas, la más grave un pisotón en el pecho, del que se resintió ya el poco tiempo que vivió. No puede volver a torear hasta 1903, y este año tan solo lo hace en una novillada celebrada en Carabanchel Bajo y en una becerrada en la plaza de Madrid. Cada vez más quebrantada su salud, desiste de seguir actuando, y el 12 de diciembre del mismo año de 1903 fallece en Almería. En el tiempo que figuró en su cuadrilla infantil fue la promesa de un buen torero, y grande la ilusión que los aficionados almerienses habían depositado en él. Sin la cogida del novillo de Concha y Sierra es seguro que hubiera llegado a ser una figura distinguida en el toreo.

Ilustración Cortesía de la Enciclopedia el "Cossio"

JOSÉ MARTÍNEZ GALINDO (1856 - 1903)

Refiere el esforzado historiador José Antonio Román Romero en su Blog en la Red: "De Hombres, Toros y Caballos", que Antonio Cabezas "Pajarero" nació en Madrid en 1860, comienza "Pajarero" su vida artística picando novilladas en 1884, desde entonces su labor es constante en la plaza de Madrid hasta que toma la alternativa, picando en tanda con “Agujetas”, en la corrida extraordinaria del 22 de Junio de 1887, en la que Mazzantini, repuesto de sus heridas de Sevilla se presentó al público de Madrid. De allí en adelante, "Pajarero" trabaja mucho en corridas de toros como reserva, suplente o agregado. En la corrida del 12 de Mayo de 1889, el quinto toro ("Tostonero" de Gallardo, retinto) se le coló suelto recién salido del toril y en un derrote lo sacó de la silla, volteándolo y dándole un puntazo de seis centímetros de extensión en la mandíbula izquierda. De plantilla solo figuro en la de Valentín Martin en las temporadas de 1888 a 1893, pero su principal labor aun hallándose en la cuadrilla fueron las novilladas y el puesto de agregado en las corridas de Madrid y de provincias. Desde 1893 su labor fue menos frecuente. Fue un picador muy aficionado a la zarzuela, tenía tan mala memoria para recordar los títulos de las obras que veía representar que las bautizaba a capricho si bien en forma que se hacía entender por los que lo escuchaban, por ejemplo a “La Mascota” la llamaba la de los pavos, a la “Guerra Santa” batalla de rusos. Cierta noche en el desaparecido y Madrileño “Café de España” interpretaba el pianista una fantasía de “El anillo de Hierro” la zarzuela del mallorquín Maestro Marques, y al llegar al motivo de la popular frase que dice: “Ven Rodolfo, ven por Dios” exclamó el Pajarero: “¡Eso lo canta una gachí que está mochales por un tío con pasta y la función se llama…Don Rodolfo el pecador!” En la noche del 10 de Junio de 1898, en Las Acacias, en la puerta de la taberna de Pedro Blanco, Ramón de la Calle Castillo, como resultas de una riña no se sabe por qué ni quien la empezó, le disparó en el pecho con un revolver causándole una herida que le interesó el pulmón izquierdo y la pleura, produciéndole la muerte a las 9 horas del suceso. El agresor pasó 12 años en la cárcel y pagó 2000 pesetas de la época de indemnización, tenía 38 años cuando murió.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2015/11/antonio-cabezas-pajarero.html

Figuro muchas veces como sobresaliente en las corridas en las que Lagartijo figuraba como primer espada, cruzó el charco varias veces actuando tanto como espada como banderillero. Inauguró la plaza de toros Carlos III de la Habana Cuba el 15 de Noviembre de 1885 como segundo espada en unión de Juan Ruiz “Lagartija”. Falleció anticipadamente a los 47 años de edad en una ardua travesía, de 3,349 kilómetros de Lima Perú a Valparaíso, Chile en 1903.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2015/11/jose-martinez-galindo.html

En la revista taurina "El Arte de Los Toros", Madrid, Año II, número 12, del 8 de marzo de 1897 (6 años antes de su muerte), citan que en atención a que casi todos los periódicos taurinos se han ocupado de una manera bien extensa de este simpático torero, no reseñaremos su vida, ciñéndonos á detallar minuciosamente lo mucho que encierra; sólo con el propósito de rendir un tributo de cariño, diremos breves frases del que en 1856 nació en esta villa para bien y honra de los toreros madrileños, pues todos los aficionados saben que desde que empezó á torear en la plaza de los Campos Eliseos, en 1875, hasta que ya hecho un buen torero trabajó formando parte de las cuadrillas de Lagartija, Gallo y Lagartijo en el circo levantado a la derecha de la ex-carretera de Aragón, supo demostrar que era un buen peón de brega, excelente banderillero y, cuando se dedicó a estoquear, dio a entender bien a las claras que no desperdició el tiempo cuando estuvo toreando al lado de los citados maestros, por la razón de que llegó á ponerse al nivel de los más aplaudidos matadores de novillos de aquella época, y a lograr que su nombre figurara por mucho tiempo como medio espada y sobresaliente en los carteles de las corridas de abono, en que tomaba parte como primer espada Rafael Molina (Lagartijo). Esto en cuanto a torero; como particular es muy apreciado y querido, pues su gran educación y afable trato son las envidiables cualidades que le adornan; por esto nada de extraño es que en su casa tenga, al lado de los bártulos de torear y de los carteles de raso y divisas, colocado el cuadro en que aparece que tiene bien ganado y con notas de sobresaliente el honroso título de bachiller en artes. En la actualidad se halla toreando en Colombia, en donde, según la prensa de aquella localidad, está ganando dinero y obteniendo ruidosos y continuados triunfos.
Fuente:
https://bibliotecadigital.jcyl.es/i18n/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=10101162

Citan en el sitio en la Red "Portal taurino que en 1875 había en la isla de Cuba 5 plazas de toros: La Habana (imagen), Regla, Cienfuegos, Matanzas y Trinidad. En México ese año solo había cuatro. Inauguración: El 15 de noviembre de 1885 se inaugura la plaza de toros de La Habana (Cuba), plaza llamada Carlos III. Su construcción era totalmente de madera y tenía capacidad para 10.000 espectadores. Actuaron los diestros Juan Ruiz “Lagartija” y José Martínez Galindo. Incendio: El 11 de diciembre de 1897 se incendia la plaza de toros Carlos III, en la Habana (Cuba). En veinte minutos quedó la plaza totalmente destruida, al estar construida totalmente de madera.


Plaza de toros Carlos III en la Habana Cuba (1885-1887)
inaugurada el 15 de nov de 1885 por Juan Ruiz “Lagartija” y José Martínez Galindo.
http://www.portaltaurino.net/enciclopedia/doku.php/plazas_de_cuba

FERNANDO AUGUSTO d´ OLIVEIRA (1859 - 1904)

Foto cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Famoso rejoneador natural de Benavente (Santarém-Portugal) que nació en 1859, debutando ante el público en la Plaza de Santa Ana de Lisboa en 1887 y que durante las temporadas de 1888 a 1903 se da a conocer en España y en Brasil; murió en el ruedo el 11 de mayo de 1904 montando a "Preitona" al ser derribado por un toro de nombre  "Corveiro" o “Ferrador”  de la dehesa del Marqués del Castelho Melhor, en el coso Lisboeta de Campo Pequeño de Lisboa Portugal, soportando la caída y terribles pisoteos  y enviando en su tiempo señales de alarma contra el desarrollo de la fiesta, por la hórrida manera en que fue difunto, y también porque los reyes de Portugal presenciaron el trágico festejo.


Cortesía de
Don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/fernando-de-oliveira.html

El docto escritor y médico veterinario zootecnista de la Universidad de Córdoba,  don Juan José Zaldivar Ortega, quien radicó 20 años en México, describe así, de sus búsquedas, la tragedia acaecida: << El 12 de mayo de 1904  se celebró una corrida en la plaza de Campo Pequnho, de Lisboa, donde el caballero rejoneador Fernando Augusto d´Oliveira era considerado como el mejor de su época en Portugal. La empresa que la organizó tenía dispuestos diez toros, cinco del Marqués de Castillo Melhor y cinco de una ganadería nueva, de don Victoriano Froes. Los caballeros rejoneadores fueron: José Bento, Fernando de Oliveira, Joaquín Alves y Simoes Serra. Los espadas fueron “Bombita Chico” y Manuel Jiménez “Chicuelo”. El segundo toro, “Ferrador”, colorado y bragado, de bastante tamaño, con el número 39 del Marqués de Castillo Melhor, correspondió a Oliveira, quien realizó los primeros encuentros con gran habilidad y derrochando valor. El toro quedó tardo, aguardando al de a caballo para entrarse en su terreno, cosa que hizo el rejoneador, pero el caballo salió cogido, cayó al suelo y rodó sobre el caballero, quedándose inerte sobre el suelo Oliveira... cuando lo llevaron a la enfermería tenía fracturada la base del cráneo, que dejó de existir al llegar al Hospital San José, en Lisboa. "


Cortesía de
Don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/fernando-de-oliveira.html

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su infortunio, que <<el 12 de mayo de 1904 sufría mortal caída en la plaza de toros de Lisboa el rejoneador Fernando Augusto d´Oliveira, producida por un toro de la vacada de Castelho Melhor. Este veterano caballero había nacido en 1859 y se presentó en el coso madrileño de la carretera de Aragón el 27 de octubre de 1892. "


Cortesía de
Don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/fernando-de-oliveira.html

Respecto de este distinguido personaje, don José Antonio Román Romero, el historiógrafo español, nos cuenta que fue un célebre rejoneador que nació en Benavente el 12 de Marzo de 1859; desde su juventud se aficionó al toreo portugués, especialmente al rejoneo, donde se hizo pronto una notabilidad, por su precisión al colocar los rejones y su maestría en el cabalgar. Inventó la forma de rejonear llamada "de la Grupa", que consiste en colocar el caballo muy próximo al toril, vuelto, y cuando sale el toro, haciendo uno matemática evolución, clava el rejón y sale de escape; ésta suerte sólo la ha ejecutado él lucidamente, pues otros han querido imitarle y han sido revolcados con sus caballos. Ha rejoneado en todos los circos portugueses, en el Brasil, y en Madrid, cuando el centenario de Colón en 1892, gustando mucho su trabajo.

El 12 de Mayo de 1904 se celebraba una corrida en Lisboa, y en el segundo toro, llamado "Ferrador", de la vacada del Marqués del Castillo Malor, puso dos rejones Oliveira siendo ovacionado, y entre los aplausos del público puso el ultimo rejón de su vida, siendo el caballo enganchado por los cuartos traseros y derribado en tierra, donde el toro le corneó de nuevo; en esta posición el caballo empezó á cocear para defenderse del toro, teniendo la desgracia de alcanzar á su jinete en la cabeza. Acudieron al quite los espadas Bombita chico y Chicuelo, y llevaron al rejoneador á la enfermería, donde los médicos le apreciaron la fractura del cráneo y otras heridas gravísimas, ordenando se le trasladara al Hospital de San José, falleciendo en el camino.


Cortesía de
Don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2013/09/fernando-de-oliveira.html

MANUEL BALLESTEROS "EL MECO " (1881 - 1904)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

El día 12 de mayo anterior se lidiaron reses de don Fernando Pérez Tabernero, grandes y con mucho armamento. La corrida iba en camino de ser un desastre, animándose en el tercer toro, de nombre “Saltador”  al que “El Meco  puso un admirable par al quiebro. Al querer repetir la suerte, el toro debió quedar avisado del primer par, le enganchó y campaneó horriblemente, recibiendo una herida mortal en el vientre. Trasladado al hospital falleció a las tres de la madrugada.

 

Por su parte el cronista, don Juan José Zaldívar Ortega,  apunta sobre la vida de este lidiador, que fue un << banderillero, nacido en Córdoba el 30 de enero de 1881, y que falleció el 12 de mayo de 1904, a los 23 años de edad. Su verdadero nombre fue BALDOMERO SOTO GABALDÓN, pero siempre se anunció con el primer nombre. Se dio a conocer en Valencia en 1903, toreando en novilladas económicas que organizaba la empresa en aquella ciudad, actuando como banderillero habilidoso y decidido. El 12 de mayo de 1904 se lidiaron reses de don Fernando Pérez Tabernero, grandes y con mucho armamento. La corrida iba en camino de ser un desastre, animándose en el tercer toro, al que el Meco puso un admirable par al quiebro. Al querer repetir la suerte, el toro debió quedar avisado del primer par, le enganchó y campaneó horriblemente, recibiendo una herida mortal en el vientre. Trasladado al hospital falleció a las tres de la madrugada. Las simpatías que había sabido ganarse en Valencia fueron bien manifiestas en el concurrido entierro y en las generales manifestaciones de  sentimiento. "

 

El maestro Juan José de Bonifaz Ybarra refiere de esta víctima de la fiesta, que << siempre utilizó en los carteles el nombre de Manuel Ballesteros, cuando en realidad el verdadero era el de Baldomero Soto Gabaldón (el Meco). Intenta colocar un par de banderillas al quiebro a un astado de la divisa de Fernando Pérez Tabernero, el 12 de mayo de 1904, en el coso de Valencia y es corneado en el vientre de tal consideración que fallece a las tres horas de la siguiente madrugada. "

JESÚS AMADEO SÁNCHEZ LAHOZ "PERLITA " (XXXX - 1904)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx

Jesús Amadeo Sánchez Lahoz "Perlita", fue un banderillero que el 21 de agosto de 1904 se celebró en la plaza madrileña una corrida en la que alternaron los diestros "Revertito" y "Mazzantinito", y novillos del Duque de Veragua XIV y de don Santiago Muriel; el sexto novillo, llamado "Americano", cárdeno oscuro y abierto de cuerna, le atropelló al echarle un capote en el tercio de banderillas, y al intentar el torero levantarse lo enganchó el cornúpeto y le corneó contra la barrera. En la enfermería se le apreciaron una cornada en el muslo derecho que le seccionó la femoral. A las pocas horas dejó de existir el modesto banderillero, desangrado a pesar de que los facultativos le colocaron pinzas en la herida para contener la hemorragia. En una carroza tirada por cuatro caballos fue conducido su cadáver al cementerio en medio de una enorme manifestación de duelo. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, resume así su trágico devenir, al citar en su libro "Víctimas de la Fiesta" que " no había llegado a conseguir notoriedad el zaragozano Jesús Amadeo Sánchez Lahoz (Perlita) cuando encontró su fin en las astas del novillo "Americano", cárdeno oscuro y corniabierto, del hierro de Muriel, el 21 de agosto de 1904, en la plaza madrileña. El pitón de la res seccionó la femoral en el muslo derecho del peón, quien expiró pocas horas más tarde. "

"Don Víctor", el cronista coetáneo propietario del Blog taurino en la Internet "A los Toros" refiere que el 21 de agosto de 1904 se lidiaron en la plaza de toros de Madrid tres novillos de Veragua y tres de Muriel para Tomás Alarcón "Mazzantinito" y Manuel García Reverte "Revertito". Durante la lidia del tercer astado fue cogido y volteado el banderillero Amador Sánchez "Perlita"; volvió a ser cogido por el sexto, "Americano", de Muriel, sufriendo una cornada en el muslo izquierdo y llevado a la enfermería con una tremenda hemorragia, falleció a las nueve y media de la noche. La Empresa costeó su entierro en Madrid, lugar donde residía, y al mismo acudieron numerosos toreros, aficionados y amigos del finado.


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/

Refiere el historiador taurino, don José Antonio Román Romero de esta infortunada víctima de la fiesta, que cuando ya Mazzantinito se disponía a dar fin del último novillo, “Americano”, de la vacada de Muriel, el banderillero Amador Sánchez, "Perlita", fue perseguido por el bicho al tirar un capotazo y alcanzado junto a las tablas frente a los toriles, sufriendo una terrible cornada, que le seccionó una de las arterias más importantes del muslo izquierdo, por la que salían grandes borbotones de sangre, imposibles de contener. Vista la gravedad de la herida y lo intensísimo de la hemorragia, el médico do servicio Sr. Bourkais, dispuso que se administraran al infortunado diestro los auxilios espirituales. A las nueve y media de la noche, completamente desangrado y después de una agonía breve y tranquila falleció Amador Sánchez, dejando en el mayor desamparo a su amante esposa, en vísperas de ser madre, y una niña de corta edad. El cadáver quedó depositado en la cama n. 3 de la enfermería de la plaza, donde acudió gran número de aficionados, amigos y compañeros del difunto.

El infortunado banderillero era natural de Eplia (Zaragoza), y habitaba accidentalmente, en compañía de su esposa e hija, en la calle de Núñez de Arce. Entre varios amigos y compañeros del finado surgió la idea de organizar una novillada en beneficio de la familia, brindando su generosa cooperación los matadores malagueños, Platerito y Regaterín. Se inició también la idea de abrir una suscripción con el mismo benéfico objeto, encargándose de allegar fondos los diestros Calerito, Manuel Fernández, Levita, el picador Cerrajas y los banderilleros Pinturas, Rubito y Pinturas chico. El entierro se verificó el martes 23 de Agosto de 1904, dos días después de la cogida, costeado por la empresa, y resultó una cariñosa manifestación de duelo y simpatía.
Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/04/jesus-amadeo-sanchez-lahoz-perlita.html

TOMÁS FERNÁNDEZ "MONAGUILLO > (XXXX - 1904)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Medina del Campo (Valladolid) España

Cortesía del Sitio Web: http://.cope.es

Banderillero en novilladas, de probable escasos méritos, del que sólo tenemos referencia de que murió trágicamente en la plaza de toros de Medina del Campo, la tarde del 4 de septiembre de 1904, sin saber qué clase de percance padeció. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega).

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra,  el afamado historiador, refiere de este personaje de la Fiesta, que << el novel torero, Tomás Fernández (Monaguillo), resultó cogido y muerto el 4 de septiembre de 1904 en la ciudad vallisoletana de Medina del Campo. " 

RAFAEL MELO "MELITO" (1864 - 1904)

Cortesía de
José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/07/rafael-melo-melito.html

Banderillero, nacido en León de los Aldama, Estado de Guanajuato (México) en 1864. Hacia 1884 toreó a las órdenes del espada Muñoz León. En 1885 alternó las banderillas con el estoque, haciendo esto último en corridas de poca importancia. Más tarde figuró en las cuadrillas de Ponciano Díaz, José Basauri, “Ecijano”, “Cheché” y después en la del “Reverte Mexicano”. Su labor era muy bien aceptada, pues aunque carecía de recursos, era muy valiente. El cronista Ángel Villatoro refiere que el toro “Zaragatero”, cárdeno, bragado y con mucho poder, que fue lidiado el 30 de noviembre de 1904 en la plaza de toros de Guadalajara en Méjico, pertenecía a la dehesa de Arroyo Hondo, pero debía referirse a la de San Mateo, de los hermanos don Antonio y  don Julián Llaguno González. Sea como fuere, el toro demostró gran codicia y ligereza, tomando seis puyazos, dejando cuatro jamelgos para el arrastre. Al salir de un par,  “Melito”, fue perseguido, dándole alcance “Zaragatero” al saltar el olivo. Lo prendió y lo llevó al ruedo, adonde lo arrojó con gran violencia. Ya sobre la arena, le dio una terrible cornada en el cuello que le seccionó la yugular, produciéndole una muerte casi instantánea. Tendría bastante con esto “Zaragatero” para inscribir su nombre en los anales de la Fiesta, pero no acabaron ahí las desdichas que ocasionó, pues éstas continuaron incluso después de muerto. La cabeza de este toro fue disecada, y durante algún tiempo adornó las paredes de uno de los billares propiedad de don Francisco Martínez, gran aficionado al espectáculo taurino. Ocurrió que una de las alcayatas se venció por el peso, cayendo la cabeza de “Zaragatero” sobre uno de los pacíficos clientes que presenciaba una partida de carambolas. Fue la caída con tan mala fortuna, que un pitón llegó a clavársele con mucha fuerza en la sien del parroquiano, que falleció allí mismo. Por el año 1884 toreó ya a las órdenes del espada Muñoz León. En 1885 alternó las banderillas con el estoque, haciendo esto último en corridas de poca  importancia. Más tarde figuró en las cuadrillas de Ponciano Díaz, José Basauri, “Ecijano”, “Cheché” y después en la de “el Reverte Mexicano”. Su labor era muy bien aceptada por los mexicanos, pues, aunque carecía de recursos, era muy valiente. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

Del  valiente rehiletero azteca, don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino, refiere que << había figurado en buenas cuadrillas, comenzando en la del mítico Ponciano Díaz, el mexicano, de León de los Aldamas, Rafael Melo (Melito), e incluso había intentado, sin éxito, utilizar el estoque en modestas funciones. En el coliseo de la Guadalajara azteca fue herido en el cuello, el 30 de noviembre de 1904, por un cornúpeta de la ganadería de Arroyo Hondo, que le rompió la yugular, por lo que momentos después dejaría de existir. "

Cita don José Antonio Román Romero en su visitado Blog en Internet: "De Hombres, Toros y Caballos", que El domingo 30 de noviembre de 1904, en la plaza de Guadalajara (México), el primer toro de Arroyo Hondo, cogió al banderillero mexicano Rafael Melo, "Melito", infiriéndole una cornada en el cuello, que le dividió la yugular, causándole la muerte instantáneamente. El finado, hermano del picador Aurelio Melo, era natural de León (Guanajuato), donde comenzó su carrera taurina el año de 1884 en la cuadrilla de Muñoz de León, de la que llegó a ser jefe, actuando como tal durante los años del 85 al 87. Estuvo después como banderillero en las cuadrillas de Ponciano Díaz y Pepe Basauri durante algunos años, hasta la formación de la "Cuadrilla. Mexicana" organizada por Juan Jiménez "el Ecijano", quedando a la muerte de éste bajo las órdenes del espada cubano José Marrero, "Cheché de la Habana". Disuelta esta cuadrilla, de la que también formaban parte como banderilleros Juanito Zamora, Fajerito, el Gallo y Carlos Laus, toreó bastante por cuenta de las empresas, en las plazas del interior de la República. Por último formó parte de una de tantas cuadrillas como ha tenido el Reyerta Mexicano. Era un banderillero que cumplía, notándosele más facilidades, como a los toreros antiguos del país, para banderillear los toros que se le arrancaban, que a los que tenía que anclarles hasta la cara.

JOAQUÍN LEONARD "MORENITO " (1868 - 1904)

Solo para efectos ilustrativos

Vista aérea de Ronda, en primer término el puente nuevo y a la izquierda la Plaza de Toros

Matador de novillos, nacido hacia el año 1868 en España, falleció en México en 1904, sin que sepamos la causa. Ese mismo año marchó a México, donde murió. (Crónica de don  Juan José Zaldívar Ortega)

BLAS PEDRINAZI "CASTELAR " (1890 - 1904)

Solo para efectos ilustrativos
Puente de Triana
Cortesía del Sitio Web: http://.salir.com

Blas Pedrinazi (Castelar), matador de novillos sevillano, nacido hacia 1880, que comenzó a torear en 1900. En 1904, con 24 años de edad, y por cuestiones del empleo que desempeñaba, tuvo una disputa con uno de sus jefes, quien en la reyerta le disparó un tiro que acabó con su vida. (Fuente: Anuario Taurino/ http://.fiestabrava.es) 

Refiere el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario del visitado Blog Taurino "Toreros Mexicanos", haber leído textualmente en la enciclopedia el "Cossío" (Tomo 3, Página 718), que PEDRINAZI (BLAS), Castelar. Matador de novillos sevillano. Hacia 1900 comenzó a torear, y no bastando esta actividad, en la que no se mostraba excesivamente hábil, para ganarse la subsistencia aceptó un modesto empleo de vigilante de Consumos en Granada, que no fue incompatible con su primer oficio. En 1904, y por cuestiones del empleo que desempeñaba, tuvo una disputa con uno de sus jefes, quien disparó un tiro contra él que acabó con su vida.

ANTONIO FERNÁNDEZ (EL CUCO) (XXXX - 1904)

Solo para efectos ilustrativos
Corrida de Toros (1900)
Pastel del inmortal pintor español Pablo Picasso

Refiere el afamado historiógrafo taurino, don Luis Ruiz Quiroz (LRQ), autor de la obra "De Ponciano Díaz a Arturo Gilio" (1992), en sus efemérides taurinas que se publican en la página de Internet “Campo Bravo-México”, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que 20 de Marzo 1904,  fallece el novillero Antonio Fernández “El Cuco” a consecuencia de una cornada en el vientre en Ciudad Juárez, Chihuahua, México.

CELESTINO NAVARRO (XXXX - 1905)

Solo para efectos ilustrativos

“Alternativa”

Del pintor madrileño José López Fernández (Canito) 

Novel banderillero que fue herido de muerte por “Armerito”, novillo de don Eduardo Ibarra, lidiado en una becerrada en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla el 6 de mayo de 1905, al banderillearle. (Crónica de don  Juan José Zaldívar Ortega)

MANUEL MONTAÑO MUÑOZ (1878 - 1905)

Cortesía del historiador Antonio Román Romero

Banderillero sevillano, nacido hacia el año 1878, falleció en la enfermería de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla el 17 de julio de 1905, a los 27 años de edad, día que se celebró en dicha plaza una corrida de toros de don Anastasio Martín; a poco de salir el primer toro, de nombre “Playero”, persiguió al banderillero Montaño; éste buscó el burladero, pero antes de lograr ocultar su cuerpo fue alcanzado por un derrote del animal, hundiéndole en el costado derecho casi todo el pitón. El  banderillero entró en el callejón creyendo que sólo había recibido un fuerte hocicazo sin importancia, y cuando observó que la sangre manaba abundantemente de su cuerpo, cayó al suelo medio muerto ya, dejando de existir a los pocos minutos de ingresar en la enfermería. Montaño Muñoz no fue mucho banderillero, pero no se quedó en muy poco. Era suelto para la brega, y con los palos cumplía bien. Manuel Montaño, banderillero que tuvo como tantos otros, aspiraciones de matador,  por tientas y herraderos se ejercitó en sus comienzos,  y luego en plazas de último orden en las provincias de Huelva, Cádiz,  y sur de Extremadura, trabajó como matador de novillos, pero con tan poco éxito y en tan contadas ocasiones, que se reintegró a su oficio de herrero, abandonando aquellas correrías. José Claro “Pepete”, que había trabajado con él de banderillero en algunas corridas que toreó, le hizo un lugar en su cuadrilla, y así se separó otra vez del yunque para encontrar la tragedia.  (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

Al respecto de su trágica singladura taurina, el maestro Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere que <<  también había iniciado como modesto novillero su caminar por la senda del toro Manuel Montaño Muñoz. Ya como subalterno ingresó en la plantilla de José Claro (Pepete), quien, curiosamente, había sido banderillero suyo. Un ejemplar de la ganadería de Anastasio Martín, de nombre “Playero”, corneó a Montaño, el 16 de julio de 1905, en el ruedo maestrante de su Sevilla natal. La herida, en el costado derecho, determinaría su rápido fallecimiento en la misma enfermería del coso. " 

Refiere don José Antonio Román Romero en su Blog Taurino "De Hombres Toros y Caballos", que, todas la crónicas en sus escasos datos indican que Manuel Montaño Muñoz nació en Sevilla y que murió en 1905 con 27 años de edad por lo que se deduce nació en 1878, aprendió el oficio de herrero e hizo sus primeras prácticas taurinas en las capeas" como novillero, Incorporándose como banderillero a la cuadrilla de José Gallego Mateo, o José Claró, "Pepete III de quien fue compañero en sus inicios. En la novillada del 16 de Julio de 1905 celebrada en Sevilla, Pepete vio morir a su banderillero Manuel Montaño, a cuyo lado comenzase a torear. Fue en el primer capotazo al primer toro (Playero, de Anastasio Martín, negro) al tomar un burladero. Cuestión de un instante. Rematar el bicho alto y con ímpetu; el cuerno que penetra casi en su totalidad por la axila derecha del diestro, llegando al cuello, y la muerte minutos después en la enfermería. Muy poca gente se dio cuenta de la gravedad del percance, que no tuvo aparato alguno. Ni aun siquiera perdió tierra el banderillero. La corrida siguió Pepete mató valentísimamente al causante de la catástrofe, sufriendo un ligero pitonazo en el pecho.
El parte facultativo decía que el diestro Manuel Montaño fue reconocido de una herida de cuatro centímetros de extensión en la cara anterior de la articulación del hombro derecho en dirección de abajo a arriba y de fuera a dentro, que interesaba todos los tejidos de la región anterior, parte superior de la región lateral del pecho, haciéndose penetrante al parecer por debajo de la clavícula, llegando a despejar los tejidos de la región anterior del cuello, falleciendo a poco de haber ingresado en la enfermería.

MIGUEL VILLALONGA RAMÍREZ "FABRILITO" (1886 - 1905)

Solo para efectos ilustrativos

"La vista de la plaza de toros, extramuros de Madrid en la ocasión de una corrida de ellas" (1791) Obra del eximio grabador Antonio Carnicero

Refiere André Lopez Lorente (Nomenclature en hommage aux victimes du toreo édité par la Société Taurine "La Muleta" 2007) que fue un novillero que falleció en  Nimes Francia por un toro de la dehesa de Bosco Papinaud.

 

El cronista Juan José Zaldívar Ortega comenta de Miguel Villalonga Ramírez (Fabrilito), que fue un << matador de novillos, nacido en Cirat (Castellón de la Plana) el 15 de abril de 1886, habiendo fallecido en 1905, cuando contaba 19 años de edad. Toreó por primera vez en la Plaza de Toros de Ondarra (Valencia) en 1901, cuando tenía 15 años de edad y estoqueó con algún éxito cuatro novillos. Desplegó sus actividades en las novilladas económicas de la Plaza de Toros de Barcelona, y en Gerona, Castellón y Valencia y algunas Plazas de Toros del Mediodía de Francia, y su buena voluntad y su valentía se hacían aplaudir de los públicos, que veían en él una gran promesa. El 6 de agosto de 1905 se celebró en la Plaza de Toros francesa de Nimes una novillada con cuatro toros del país, de la ganadería de Papinad; después de señalar la muerte del último de la tarde con una banderilla y al intentar arrancársela, se le echó la res encima y le dio una cornada en el bajo vientre. Declarada la peritonitis, murió al siguiente día. "

 

Por su parte el erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere que << el castellonense Miguel Villalonga Ramírez ( Fabrilito), que pese a su corta edad ya había obtenido éxitos en la zona mediterránea y en el sur de Francia, participó en el festejo incruento celebrado en el circo francés de Nimes el 6 de agosto de 1905. Al tratar de desprender la banderilla con la que se había simulado la suerte suprema, fue corneado en el vientre por el astado de la vacada de Papinand que lidiaba. Declarada la peritonitis, expiró el siguiente día. "

EUGENIO GABARDÁ LIZANDRA (XXXX - 1905)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia Parroquial de Alcásser (Valencia), cortesía de Pepe Lacreu

Banderillero en novilladas que falleció la tarde del 4 de diciembre de1905 en la Plaza de Toros de Alcásser (Valencia) , al recibir una cornada en el vientre, por el toro, de nombre “Droguero”, de la ganadería Vicente (el Obrés). (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo).

 

Respecto de su infortunio, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << Eugenio Gabarda Lizandra, hermano de Emilio (Gabardito), pasó a mejor vida el 17 de diciembre de 1905 en un hospital de Valencia, como resultado de una herida recibida en el bajo vientre, el anterior día 4 en Alcácer –en la provincia citada- , inferida por el astado “Droguero”, de Vicente (el Obrer). "

JUAN TORRADO MESA (1886 - 1905)

Faena del diestro José Luis Galloso

Obra del genial pintor español del Puerto de Santa María, Paco Arniz.

Refiere don Enrique Bartolomé, en una brillante editorial publicada en el Diario de Cádiz, España,  el 15 de marzo de 2009 - Muerte de un torero-, que << Juan Torrado Mesa nace en El Puerto el día 12 de abril de 1886, hijo de José Torrado Lorenzo y Luisa Mena Monroy, vio la luz en una casa de vecinos del barrio alto, concretamente en el número 6 de la calle Arena. Desde pequeño, cuando se escapaba a jugar, no lo hacía detrás de un balón como la mayoría de los chavales, Juanito se perdía camino de Jerez en las dehesas de Bolaños o en la Vega de Los Pérez. Su afición a los toros era tal que todas las noches soñaba con ser un gran torero. Año tras año, se aventuraba a vestirse de luces, y lo consiguió. Así, con más pena que gloria, entre el anonimato y rabia contenida, anduvo toda su corta vida. A los 19 años, sin apenas disfrutar de las mieles del triunfo, Juan Torrado Mena es empitonado por un toro en la Plaza Real, el 20 de marzo de 1905. A las 5 de la tarde, la fuerte cogida le llevó a la enfermería inconsciente. Ya no despertó y en la madrugada expiraba, rodeado de los suyos. La prensa de la época recogía en sus ediciones del día después lo acontecido en la plaza. La Revista Portuense del 21 de marzo de 1905  destacaba: "en la madrugada última ha fallecido el joven torero Juan Torrado Mena, muy conocido entre nosotros por haber tomado parte en varias ocasiones en becerradas y espectáculos taurinos. Descanse en paz y reciban sus padres las expresiones de nuestro pésame".El sepelio, al que acudió numerosos portuenses y aficionados taurinos de la provincia, tuvo lugar a las 6 de la tarde del día siguiente. El féretro fue conducido en hombros por los amigos más cercanos y la comitiva la formaban los ancianos del Asilo de San José, La hermandad de Nuestra Señora de los Milagros y el clero parroquial con Cruz Alzada. Y es que el joven torero participaba en cuantos acontecimientos taurinos se organizaban en El Puerto con fines benéficos. En El Puerto, ese fatídico 20 de marzo de 1905, a las cinco de la tarde el joven de 19 años Juan Torrado Mena sufría una cogida mortal. Pocos se enteraron. >>

Fuente: Enrique / Bartolomé / Abogado/El Diario de Cádiz /España/

 http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/374584/muerte/torero.html

DON JOSÉ CERÓN MORAVER Y UN TORERO (XXXX - 1905)

Plaza de Toros “La Taurina” de Huamantla, Tlaxcala, México.

Cortesía del Sitio Web:

http://www.viajestonalli.com.mx/page_1199004359406.html

Refiere el cronista del “Diario Intolerancia”, de Puebla México, don José Alberto Vázquez Benítez en una editorial del 30 de agosto de 2010, titulada: La Huamantlada, expresión taurina de un pueblo mágico, que << La tradición taurina de este pueblo se pierde en los años de los siglos XVIII y encontramos referencias certeras en documentos que resguarda el Archivo Histórico de Tlaxcala de que a finales del XIX ya se lidiaban de manera formal toros en la plaza de Huamantla; los carteles archivados hablan de toros de Atezquilla y La Caldera. Los toros se traían arreándolos a caballo, por lo que curiosamente relata la tradición oral un hecho en 1905 —15 de agosto— muy de mañana al frente de la cuadrilla de arreadores montados, venía don Miguel Cerón Caballero, coronel retirado de las fuerzas de Porfirio Díaz, y con él Pepe Cerón Moraver, y el carnal de éste, Cruz Cerón. Un toro castaño se les escapa y va a la barranca, donde acorrala a los de a caballo, yéndose sobre el de Pepe, echándolo abajo y matándolo; don Miguel logra lazar al toro, apergollándolo contra un árbol y va al pueblo por refuerzos, para llevar el toro a la plaza; durante la corrida por la tarde, sale el toro y mata a quien iba a ser su matante, teniendo entonces el primer banderillero de la cuadrilla o peón de confianza Rafael Limón “Limoncito”, que tiene que matar al toro de marras. Aquella primera plaza curiosamente era de madera; redondel y tribunas, con techos en los tendidos construidos con tejamanil, algo muy propio por la cercanía con la sierra. Pero lo más curioso era su conformación: rectangular, que va contra los dictados más elementales de la tauromaquia, ya que plazas con este tipo de trazas dan lugar a que los toros en lidia puedan “aquerenciarse” en alguno de los ángulos de la geometría aquella; de ahí que se prefieran y predominen las plazas de redondel —vaya la perogrullada— “redondo”. Se ubicaba en las afueras del poblado y al desaparecer dio lugar a la “nueva” de mampostería, cal y canto, localizada en el lugar de la actual; se dice que la muy pinturera y actual “Taurina” es un crecimiento de la anterior, que se limitaba a tres o cuatro hileras de tendidos y techada también con estructura de tejamanil, pero sin redondel. Vino después la que permaneció mucho tiempo y luego fue techada o —mejor dicho— entoldada, como está actualmente, después de la última ampliación hace una docena de años hasta darle la configuración actual, amplia y cómoda, con capacidad para 5 mil aficionados

 

Fuente: http://www.intoleranciadiario.com/2009/despliegue-noticia.php?Noticias-Puebla-La-Huamantlada,-expresion-taurina-de-un-Pueblo-Magico&id=62811

LUIS ROURA "EL MALAGUEÑO" (XXXX - 1905)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx

Cita el acreditado historiógrafo taurino, don José Antonio Román Romero, en su Blog en Internet: "De Hombres Toros y Caballos", que en Febrero de 1905 la prensa de Sevilla daba la noticia del fallecimiento en el término de Gerena (Sevilla) del banderillero Luis Roura, "El Malagueño", en circunstancias que rodean de misterio la repentina desgracia. He aquí cómo da cuenta del suceso el Noticiero de Sevilla: El banderillero de la cuadrilla de Antonio Fuentes, Luis Roura, "El Malagueño", parece que ha sido víctima de un accidente desgraciado. Únicamente sabemos, con respecto al suceso, que se encontraba dicho diestro en cacería de espera, y que al pasar junto al puesto que Malagueño ocupaba, algunas personas que a éste conocían, encontraron el cadáver, y a su lado, vacía, la escopeta que llevó para cazar. Malagueño comenzó a figurar en cuadrillas en forma desde el año 1893, que embarcó para América y estuvo en Puerto Rico, donde mató algunos toros en unión de Chicorro y Jerezano. Regresó pronto a España, y el año 1891 toreo con Lesaca; formó parte en la cuadrilla de "Jerezano" durante el año 1895, y al siguiente toreo algunas corridas con Faico y con "Espartero".


Cogida de Luis Roura (La Lidia)
Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx

Desde 1897 venía figurando en la cuadrilla de Fuentes donde llevaba casi solo el peso de las corridas, pues era banderillero de ambos lados y su trabajo resultaba siempre concienzudo y meritorio. En sus primeras épocas prefería que los toros se le arrancasen para banderillearlos, pues tenía valor para verlos llegar y medía los terrenos con mucha precisión y habilidad. Durante la Corrida de Beneficencia efectuada en Madrid el 1 de Junio de1900, el toro "Rubito", de doña Celsa Fontefrede, le infirió una terrible cornada por debajo de la clavícula derecha, que puso en peligro la vida del simpático banderillero. Era un excelente peón de brega, y su Intervención como tal aliviaba mucho el trabajo de los espadas, que siempre tuvieron en Roura un eficaz auxiliar de no escasos conocimientos en la lidia.

Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/04/luis-roura-el-malagueno.html

JOSÉ BAYARD CORTÉS "BADILA" (1858 - 1906)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

Famoso varilarguero que nació en Tortosa el 19 de marzo de 1858, era hijo de padre francés y de madre madrileña, pero fue criado en Madrid, donde laboró como sirviente en la casa de “Frascuelo”. Con tan sabia enseñanza a mano, a  los 12 años picó por primera vez en Santander bajo las órdenes de Gonzalo Mora y pronto por sus habilidades y fuerza le apodaron  “Brazo de Hierro”. Por ser muy serio y parco de habla, decían que parecía que se había tragado el palo de una badila, y como  esto le pareció en gracia, decidió cambiar su apodo por el de “Badila”.


El 15 de abril de 1877 resultó cogido de gravedad “Frascuelo”, y “Badila”, que actuaba de mozo de espadas, saltó la barrera y recogió al herido apartándole del peligro. Agradecido, le redimió del servicio militar dándole trabajo como picador de reserva en su cuadrilla, y más tarde le apadrinó al recomendarlo con los espadas, Valdemoro, Ángel Pastor y  Felipe García,  para que lo consideraran  en sus cuadrillas. Con Manuel Martínez “Agujetas” entró a formar parte en la cuadrilla de Ángel Pastor, llegando a ser considerados como la pareja más brillante. El día de la despedida de “Frascuelo”, además de picar los seis toros, banderilleó a caballo al cuarto de la tarde.


Su afición fue más allá de ser picador, ya que actuó de matador en múltiples becerradas. Cuando era derribado del caballo quebraba a los toros a cuerpo limpio y, en ocasiones, cogía por una punta el capote del compañero que le estaba haciendo el quite y aprovechaba para torear al alimón. En cierta ocasión, junto con “Algabeño”, después de torearlo de esa guisa, se plantaron los dos de rodillas de espaldas al toro.  En su afán de adquirir cultura aprendió el francés, y a tocar el piano y actuaba cuando se terciaba como actor dramático. Llegó a cantar ópera haciendo gala de una portentosa voz. Actuó no solo en España sino que también lo hizo en: Cuba, Montevideo, Francia, Méjico, Argelia y Portugal, tanto en su faceta dramática como lírica. Ídolo de los públicos era el punto fuerte en las cuadrillas en que actuaba.  Picó por última vez en el coso madrileño el 24 de septiembre de 1905,  el toro  se llamaba “Señorito”, colorado, y pertenecía a la dehesa de Doña Francisca Bañuelos. En la mañana del 28 de febrero de 1906, a la edad temprana de 48 años,  falleció de una congestión cerebral  seguramente a resultas de golpes en la cabeza mal atendidos en su domicilio de la calle Silva de Madrid, logrando pasar a la historia como uno de los mejores varilargueros. (Crónica del historiador, don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

ANTONIO DÍAZ SANTOS "EL SEÑORITO " (1872 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del genial pintor español Baldomero Romero Ressendi (1924-1977)

Rehiletero que fue cogido por un novillo el 15 de abril de 1906 y que falleció el día 17 siguiente. Ese día alternó con José González “Serranito” banderilleando con los novilleros José Gallardo “Coquinero” y Antonio Gavira “Gavira Chico” que alternaron en la plaza de Lima (Perú) el 15 de abril de 1906, lidiando ganado del país. Aquella tarde, al darle “Gavira Chico” al segundo astado un cambio de rodillas, fue enganchado y arrastrado sin consecuencias; el mismo diestro intentó dar el salto de garrocha y recibió un fuerte varetazo en la región frontal que le impidió seguir toreando. Se hizo con el animal el espada “Coquinero”, y al torearlo de capa, salió perseguido, y alcanzado en el momento de tomar la barrera, viéndose arrojado contra el burladero, resultando con la pierna dislocada por la tibia con salida del hueso, pasando a la enfermería. El desconcierto se apoderó de los toreros restantes. Salieron a banderillear José González “Serranito” y “El Señorito”; el primero colocó un par a la media vuelta y sufrió un revolcón, y al intentar Antonio Díaz colocar un par al cuarteo fue cogido y volteado; en el suelo, metió los cuernos la terrible fiera, lo empitonó de nuevo y lo campaneó furiosamente. El infortunado banderillero resultó con una cornada grande en el bajo vientre, con salida de intestinos, y con varias lesiones en el pecho y en la cara. A los dos días, el 17 de abril de 1906, falleció en el hostal donde se hospedaba.

 

Respecto de este lidiador, el historiador Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Antonio Díaz Santos “El Señorito”, fue un  banderillero, nacido en Sevilla el 23 de abril de 1872, y que falleció en su domicilio por astas de toro el 17 de abril de 1906, dos días después de haber sufrido una terrible cornada, a los 34 años de edad. Al colocar un par al cuarteo fue cogido y volteado; en el suelo, metió los cuernos la terrible fiera, lo empitonó de nuevo y lo campaneó furiosamente. El infortunado banderillero resultó con una cornada grande en el bajo vientre, con salida de intestinos. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador taurino, refiere de su trágica suerte, que << bien lejos de su natal Sevilla, en el Quito ecuatoriano, encontraría el final de su existencia Antonio Díaz Santos (el Señorito), el 17 de abril de 1906. En la novillada que allí tuvo lugar dos días antes, una fiera res del país, que ya había herido a los espadas José Gallardo (Coquinero) y Antonio Gavira (Gavira chico) y al banderillero José González (Serrantito) , le abrió el vientre, con salida del paquete intestinal, lo que provocó el reseñado deceso. "

MIGUEL FERNÁNDEZ MIÑEA "ARIJA " (1883 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“Natural” (2004)

Obra de la pintora mexicana Virginia Maury 

Novillero nacido hacia el año 1883, falleció el 26 de junio de 1906 de una cogida el día anterior, cuando contaba 23 años de edad. Comenzó a trabajar como tal en 1901, y pese a ser muy modesto, fue muy valiente en cuantas novilladas tomó parte, hasta el 25 de junio de 1906 en que sufrió una grave cogida en la Plaza de Toros de Villaverde (Madrid), a  consecuencia de la cual dejó de existir al día siguiente, con el silencio y el heroísmo de los lidiadores anónimos. Desconocemos la región anatómica en la que se produjo el percance. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)

 

El erudito español, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”,  que << madrileño de Getafe, el espada Miguel Fernández Miñea (Arija) no pasó nunca de los primeros escalones de su arriesgada profesión, ya que los escenarios en que logró actuar fueron los difíciles cosos pueblerinos. En el de Villaverde, en los aledaños de la capital de España, recibió tan importante cornada el 24 de junio de 1906 que pasó a mejor vida al día siguiente. "

JERÓNIMO GÓMEZ "CURRINCHE " (XXXX - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“Toros”

Obra del pintor mexicano Rafael Sánchez de Icaza

Banderillero de novillos, nacido en Noblezas (Toledo), empezó en 1904 a dar muestras de trastorno mental. Recluido en el Manicomio de Ciempozuelos, donde falleció en el mes de junio de 1906. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)

FRANCISCO BAENA FERNÁNDEZ "CHICO " (1876 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

Gacetilla Taurina de Zaldivar-Serrano Tomo II

Picador que fue cogido y muerto el 14 de octubre de 1906 en la Plaza de Sevilla por un toro de nombre “Rebolao” de la dehesa de don Antonio Adalid.

 

Abundando sobre la vida de este lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”,  que << Francisco Baena (Chico), picador nacido en Sevilla el 5 de enero de 1876, que el 14 de octubre de 1906 actuó en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla una novillada, y al poner una vara al toro “Rebolao”, de don José Antonio Adalid, sufrió una caída que le produjo tan tremendo golpe en el vientre que murió en unos momentos. "

 

El novillo “Rebolao”, del hierro de José Antonio Adalid, fue el causante de la muerte de Francisco Baena Fernández (el Chico) en el coso maestrante de su Sevilla natal, el 14 de octubre de 1906. La conmoción visceral que produjo la violenta caída tuvo fatales e inmediatas consecuencias. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro Víctimas de la Fiesta).

IGNACIO SÁNCHEZ "SALERITO" (XXXX - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“La Estocada”

Aguafuerte de Pablo Picasso (1957

En 1904 se construyó el segundo coso en Cali Colombia en la calle 12 con carrera 3a, que era apenas un remedo de circo. A partir de 1906 aparecen los nombres de "Piedra", "Relámpago", el antioqueño Luciano Jaramillo, y el infortunado caleño Ignacio Sánchez "Salerito", quien murió por cornada. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El docto historiador taurino Pablo Rodríguez Jiménez, profesor de historia de la Universidad Nacional de Colombia, cita en su ensayo: "La Fiesta de Toros en Colombia entre los siglos XVI - XIX", que en las arenas colombianas perdieron la vida muchos toreros. Allí cayeron corneados, entre otros, Ignacio Sánchez, “Salerito”. Este banderillero caleño, de humilde cuna, se inició en los toros trabajando en el matadero. En la tarde soleada del once de noviembre de 1906 recibió mortal cornada en el muslo izquierdo. Pocas horas más tarde falleció desangrado en una casita de calle estrecha. Su traje verde oscuro, hecho hilachas, fue guardado y convertido en motivo de devoción por su viuda y sus amigos.
Fuente:
http://www.taurologia.com/imagenes%5Cfotosdeldia%5C1672_ensayo__la_fiesta_de_toros_en_colombia.pdf

ANTONIO MONTES VICO (1833 - 1907)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros nacido  en Sevilla el 20 de diciembre de 1876 en la calle Pureza del barrio de Triana. Una temprana sordera y una taciturna personalidad, lo hicieron refugiarse en la ocupación de sacristán del templo de Santa Ana en el barrio de su nacimiento.  Recibe su alternativa el 2 de abril de 1899 en Sevilla de manos de Antonio Fuentes, atestiguando “Bombita” con toros de la dehesa de Otaolaurruchi, marcando un interesante caso para la historia taurina de esos días, pues pasó por el escalafón de la novillería sin ser banderillero anteriormente. Pronto va a llamar la atención su manera de hacer el toreo, quizás no considerado artístico para aquellas fechas, pero demostrativo de un gran valor, pues paraba a los toros y los hacía volver para intentar ligar las suertes en un mismo terreno, considerado por muchos el precursor del toreo bellmontino, que llegaría para afincarse en todos los cosos del mundo.

Cogido al entrar a matar en la Plaza de Toros México de la entonces Calzada de La Piedad que acabó por ser de Ramón López,  por el toro,  cárdeno oscuro,  "Matajacas", segundo de la tarde,  de la ganadería de Tepeyahualco, el 13 de enero de 1907.  Toreaba esa aciaga tarde con Antonio Fuentes y Ricardo Torres (Bombita). Falleció cuatro días después (al amanecer del día 17 de enero de 1907) en el Hotel Edison de esa capital mejicana,  a causa de infección por cornada punzo contundente en el glúteo izquierdo, interesando todos los planos musculares, penetrando en la cavidad ciática y causándole grande hemorragia al interesar un vaso venoso; cuando se le realizó la autopsia de rigor se encontró que la cornada tenía una extensión de 40 centímetros y que llegaba internamente hasta el hipocondrio derecho. Una herida mortal por necesidad.


Cortesía de
http://torerosespanoles.blogspot.mx/search/label/Antonio%20Montes

Su cadáver fue depositado en el Panteón Español en espera de su traslado a Sevilla, y tras varios días de espera, por caída "accidental" de los blandones encendidos del catafalco en el que lo tenían, sin darse cuenta nadie, se incendió el ataúd y el propio cadáver, al cual se le apreciaba después, ennegrecido del rostro y de las manos, con arriscamiento del cuero cabelludo y las cuencas de los ojos vacías. Posterior a la tragedia continuaron las desgracias, pues sucedió que al estar embarcando su ataúd en el barco que lo llevaría a Sevilla, se rompieron de improviso los cables que sujetaban al nuevo ataúd cayendo al agua, de donde fue rescatado. Finalmente descansa en paz en el cementerio de San Fernando en Sevilla donde se puede apreciar su tumba. El ilustre cronista Juan José de Bonifaz, refiere que en razón de haberse carbonizado el cuerpo del torero, en el incendio declarado en el depósito, solo fueron sepultadas sus cenizas en el cementerio sevillano, contrastando lo anterior con el resto de las crónicas mejicanas, quienes detallan que solo se quemó en parte, y que se le embarcó hacia España de cuerpo completo en un ataúd.


Cortesía de don José Antonio Román Romero

Refiere el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra que << el sevillano Antonio Montes Vico, al más que un tratadista taurino considera el precursor del toreo belmontino que poco después acabaría imponiéndose en todas partes, marcha a México para intervenir en la temporada invernal de 1906-1907. Le agrada retornar a tierras aztecas, donde sus partidarios forman legión. En el Distrito Federal hace el paseíllo el 13 de enero de 1907 junto a Antonio Fuentes y Ricardo Torres (Bombita) para despachar ganado de la divisa de Tepeyahualco. El segundo de la tarde, el cárdeno oscuro “Matajaca”, le cornea, al entrar a matar, en la región glutea izquierda y a consecuencia de tal herida muere el siguiente 17 de enero de 1907en el Hotel Edison de la capital mexicana. Su cadáver fue depositado en el Panteón Español, en espera de su traslado a Sevilla, resultando carbonizado en un incendio declarado en el depósito, por lo que fueron sus cenizas las que recibirían sepultura en el sevillano cementerio de San Fernando. "

Al respecto de lo anterior, esta confirmado que se envió a España su cadáver achicharrado  y no en cenizas, según se desprende del informe sobre su muerte publicado en  Gaceta Taurina de Salvador García Bolio/ Enero de 1997/ Número 6 (http://.bibliotoro.com/gacetas/Gac_2-06.pdf)


http://laaldeadetauro.blogspot.com/2010/01/antonio-montes-103-anos-de-su-muerte_13.html

Sobre la muerte de Antonio Montes cuenta don José Antonio Román Romero en su Blog en Internet "De Hombres Toros y Caballos", que mala sombra tuvo en México el cartel formado por Antonio Fuentes, Antonio Montes y Ricardo Torres. El 14 de Enero de 1906, los anuncios que llenaban las calles, leídos con inmensa satisfacción por millares de aficionados, rezaban que Fuentes, Montes y Bombita, juntos por vez primera, torearían en la plaza mejicana, causando ese cartel entusiasmo tan vivo, que el circo resultó pequeño para contener tanta gente. Y aquella tarde un toro de Piedras Negras cogió a Bombita al intentar cambiarle de rodillas y le lastimó gravemente. Un año después, día por día, el 13 de Enero de 1907, los mismos prestigiosos nombres figuraban por segunda vez en el cartel. Los partidarios del toreo clásico, serio, elegante, maravilloso, tenían singular adalid en Fuentes; los que gustaban del arrojo sin límites, los que gustaban de emociones tremendas, veían en Montes la encarnación más acabada de la temeridad, y, finalmente, aquellos que gozaban con los jugueteos, con los primores y galas del toreo alegre, encontraban en Bombita a la personificación de su ideal. Y allá se fue a la plaza la gente entusiasmada y llenó los palcos, tendidos y barreras, y alborotó con su algazara y animó la fiesta con su alegría.


Cortesía de don José Antonio Román Romero

La bravura y nobleza del primer toro de la tarde, del marqués del Saltillo, proporcionó a Fuentes lucido triunfo, que le premió el concurso con palmas y vítores. Y Montes, con el natural afán de emular las excelencias del toreo de Fuentes, en cuanto vio salir de los chiqueros al segundo toro, de Tepeyahualco, acudió a él, haciendo gala de esos arrestos suyos que arrebataban al público. Tan en corto y tan ceñidos fueron los lances con que le burló, que el toro se le metió debajo, le empitonó y le arrojó al suelo, sin más desavío ,que la taleguilla destrozada, que reparó el mismo Montes atándose en ella un pañuelo. Los aplausos le enardecían, y con valentía que rayaba en locura, se metió a los quites, alardeando., muy justamente de inacabable temeridad. Y después, en el trasteo de muleta, cada pase arrancaba un grito de entusiasmo y de susto. En el instante de cuadrar, y cuando se disponía el matador a arrancarse sobre el toro, Fuentes le gritó: "aligera". Fuentes notó que el de Tepeyahualco estiraba el cuello, que humillaba, defendiéndose; por lo tanto, había que entrar a matar de cerca y con todos los pies. De ahí su aviso, o no oyó Montes la advertencia o no hizo caso de ella, confiado en su valor. Entró despacio, muy por derecho, con imponente valentía y admirable vergüenza. El toro, que vio adelantar lentamente la figura del matador, no hizo más que alargar la gaita, y cuando Montes le hundía en lo alto del morrillo el acero, le cogió, le levantó en vilo y le enganchó nueva-mente, volteándole y metiéndole toda el asta por la nalga izquierda. La estocada era de muerte. Allí mismo quedó el toro sin vida, en tanto que el desdichado lidiador era conducido a la enfermería. Era la herida tremenda, herida de caballo. Tanta sangre brotó de ella, que el calzón blanco de uno de los monos que le levantó de aquella arena, quedó tinto en rojo, el mozo volvió al ruedo con aquella inmensa mancha sangrienta, y el público, horrorizado, le obligó a gritos a retirarse. Fuentes apoyó la frente sobre la barrera y lloró, a la vez que Ricardo Torres, pálido y con la tremenda impresión retratada en el semblante se quedó un buen rato inmóvil. Y al fin, dominándose uno y otro, y bajo la impresión de dolor y de conmiseración hacia el pobre compañero, a quien curaban en tanto.


Foto del cadáver de Antonio Montes
Cortesía de D. José Antonio Román Romero

JOSÉ MELO DE LA CRUZ "MELITO " (1881 - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

“Torero y Toro”  (1985)

Obra del pintor toledano Eustaquio Carrasco Carrasco

Banderillero de toros, nacido en Carabanchel Alto (Madrid) el 3 de noviembre de 1881,  y que  falleció el 7 de febrero de 1907 a los 26 años de edad. El día 4 de febrero de 1907 acudió  como espectador de la novillada que tradicionalmente se celebra en la Plaza de Toros de Valdemorillo (Madrid). El toro destinado a la muerte era grande y cornalón, además de manso. Melito, al observar las dificultades con que tropezaban los modestos  banderilleros para cumplir su cometido, se lanzó a la plaza y puso un par magnífico, saliendo cogido y volteado. He aquí cómo narró el percance “Sol y Sombra”: "El muchacho paró demasiado y el morlaco le trompicó, haciéndose con él y le lanzó a una altura considerable después le recogió en el suelo dos veces, entre la confusión y el pánico que es de suponer." Trasladado a Madrid, falleció tres días después. El astado le había inferido dos tremendas cornadas: una que le atravesada de parte a parte el muslo derecho y otra en un costado. Así acabó este buen banderillero, que había hecho concebir grandes esperanzas a la afición. Tras una serie de ensayos en las plazas de la provincia madrileña, hizo su presentación en la Plaza de Toros de Plasencia el 8 de junio de 1902. En Madrid vistió por primera vez el traje de luces el 23 de noviembre de  1903, en la cuadrilla del banderillero vallisoletano Anastasio Castilla. Desde esa fecha trabajó con frecuencia en la Corte y provincias, ya con novilleros, ya con matadores d e alternativa. Consiguió sobresalir del nivel medio de los banderilleros, pero la desgracia cortó su carrera de manera inesperada. (Fuente: Crónica del historiador, don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Por su parte el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de este valeroso rehiletero que << asistía como espectador José Melo de la Cruz (Melito) al modesto festejo que se celebraba en Valdemorillo (Madrid) el 4 de febrero de 1907, cuando viendo las dificultades que pasaban los torerillos en la lidia de una difícil res, se lanzó al ruedo y colocó un par de rehiletes. El astado le cogió y recogió, dándole dos cornadas, una en un costado y la otra en el muslo derecho, al que atravesó totalmente. Trasladado a Madrid, allí expiró el posterior día 7 del mismo mes de febrero de 1907. Había nacido en Carabanchel Alto, entonces municipio independiente al madrileño. "

RAFAEL SANZ "NUEVO GUERRA " (XXXX - 1907)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Matador de novillos, nacido en Córdoba, lugar donde hizo el aprendizaje en capeas y novilladas de poca categoría. El 2 septiembre de 1906  se presentó en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias (Madrid), mostrándose afortunado en la lidia de un novillo de Bertólez y otro de don Francisco Sánchez, de Coquilla, que le correspondieron. En vista de su buen éxito, le contrataron para corridas sucesivas, saliendo bien de todas ellas. El 24 de mayo de 1907 de mayo del año siguiente se celebró en Segovia una novillada en la que alternó con Hilario González (Serranito), siendo los novillos de  don Victoriano Cortés, de Guadalix de la Sierra (Madrid). Uno de los cornúpetos empitonó y volteó al torerillo cordobés, sin que al parecer le causara heridas de importancia..., pero el daño mortal estaba hecho en su interior. Trasladado a Madrid para que fuera mejor atendido, se encargó de sufragar los gastos que se ocasionasen su paisano Machaquito. A poco de estar en la Corte se agravó de tal manera el herido, que dejó de existir a los tres días de traerlo de Segovia. Rafael Sanz apuntaba algunas condiciones toreras, y sin duda hubieran llegado a cuajar con un poco de método y una buena dirección. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ De su obra, “Víctimas del Toreo”- Apartado de Novilleros)

 

El historiador Juan José de Bonifaz Ybarra lo contempla entre las víctimas de la fiesta compendiadas en su excelsa obra, al decir que << nada menos que “Nuevo Guerra” fue el apodo utilizado por el cordobés Rafael Sanz en su aventura torera. Al tomar parte en la corrida celebrada en Segovia el 24 de junio de 1907, fue empitonado por una res del hierro de Victoriano Cortés, sin que a la herida se le diera mayor importancia. Sin embargo, ya en Madrid, surgen complicaciones que finalizan con la muerte del novillero el día 27 del mismo mes de junio de 1907. "

JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ "EL BILLETERO " (XXXX - 1907)

Foto de José García Domínguez, tomada del semanario ilustrado, "Respetable Público",
No 37, del 27 de diciembre de 1908, cortesía de Don José Antonio Román Romero

Banderillero de escasos méritos, natural de la República del Paraguay, del que tenemos la única referencia de su cogida mortal por un astado criollo, la tarde del  2 de agosto de 1907, en la Plaza de Toros de Asunción. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre cronista taurino, refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << en la remota Asunción, capital de la República de Paraguay, emprendió el viaje sin retorno, el 2 de agosto de 1907, José García Domínguez (el Billetero), pues fue mortalmente herido por un morlaco del país. En sus andanzas por tierras hispanoamericanas había actuado alguna vez como novillero. " 

El 2 de abril de 2017 recibí una amable carta del historiador José Antonio Román Romero, propietario del Blog taurino en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", donde me anexa una publicación madrileña del Semanario Ilustrado, "Respetable Público", No 37, del 27 de diciembre de 1908, donde reportan, desde Asunción, Paraguay, que, "en este mes habrá dado comienzo la temporada taurina en ésta; la Empresa Sres Urruty y Campos se halla en trato con novilleros de bastante fama en España. El ganado que se lidie pertenecerá a la estancia de Don Pancho Campo, por ser los que más juego dieron en la temporada pasada (se refiere a la de 1907). Los toros de esta ganadería fueron, a su vez, los que ocasionaron en una misma tarde la muerte del novillero José García, "Billetero", y la grave cogida del banderillero Juan García, Lavi. Los toros de dicha ganadería son de lámina excelente y bastante bravura."


Foto de Juan García, Lavi, tomada del semanario ilustrado, "Respetable Público", No 37,
del 27 de diciembre de 1908, cortesía de Don José Antonio Román Romero

JUAN ZAMORA (XXXX - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

Antigua Plaza de Toros de Cartagena (Murcia), España. (1853)

La plaza se construyó apoyando su estructura sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro romano.

Se verá reconvertida en 2012 en el Museo de Arte Contemporáneo de la Región de Murcia.

Cortesía del Sitio Web: http://.spain-2.com

Refiere el ilustre cronista, don Juan José de Bonifaz Ybarra, en su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página 189, que << el 4 de agosto de 1907 en el coso de Cartagena (Murcia) murió el carpintero del inmueble, Juan Zamora, como resultado de las heridas que le produjo un toro de la ganadería de Coruche. " 

FRANCISCO RUBIO "SARGENTO " (XXXX - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

Foto de la vieja Plaza de Toros de Badajoz, ahora Palacio de Congresos

Cortesía del Sitio Web: http://img60.imageshack.us

En la plaza de toros de Badajoz resultó gravemente herido el 16 de agosto de 1907 el picador de novilladas Francisco Rubio (Sargento), al sufrir una tremenda caída. Trasladado a Madrid, expiró en un hospital pocas fechas más tarde. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro Víctimas de la Fiesta).

 

Como un tributo a los ejecutados durante los horrores de la Guerra Civil Española en Badajoz, vale recordar por lo vil, que en ese infausto sitio, sucedieron nutridos fusilamientos de inocentes. (Fuente: http://franciscopilo.blogspot.com)