Los toros dan y quitan

LOS SEIS MUERTOS DE ALCALÁ LA REAL (XXXX - 1957)

LOS SEIS MUERTOS DE ALCALÁ LA REAL

Foto de la plaza portátil derrumbada (Archivo de don Manuel Aceituno)

En la feria de 1957 la plaza se instaló en la Magdalena, junto a la Carretera de Granada, y el cartel anunciaba al rejoneador Bernardino Landete y a los novilleros Rafael García y José Urquiza "Pepete", este último ídolo local. Los precios de las entradas anduvieron entre las 35 pesetas en tendido general de sol y las 75 pesetas en barrera numerada de sombra. Con un lleno casi absoluto (más de tres mil personas), a las 5 de la tarde del 22 de septiembre de 1957 dio comienzo el festejo. Landete abrió plaza y toreó a caballo al primer novillo; le siguió el granadino Rafael García y cerró la primera tanda "Pepete" con una faena que encandiló a la afición y que fue premiada con dos orejas, rabo y hasta una de las cuatro patas del toro, junto con una ovación tan generosa que mantuvo en pie a sus paisanos durante varios minutos. En ese momento, cuando "Pepete" recibía el caluroso aplauso del público, se oyó un crujido seco que prevenía del cinturón de acero que afianzaba el armazón de la plaza. Había reventado. Eran las cinco cuarenta y cinco, y en cuestión de segundos la plaza se abrió como un abanico atrapando a cientos de alcalaínos en su interior. En los primeros instantes la confusión se apodera del gentío, pero con las estructuras vencidas y conscientes de lo sucedido, la serenidad fue imponiéndose y rápidamente los ilesos procedieron a sacar de las entrañas de la plaza a los heridos, la mayoría situados en la parte superior de los tendidos. Todos los coches disponibles en la zona comenzaron a trasladarlos al Hospital Civil, que se vio obligado a desalojar gran parte de la casa cuna para dar cabida a la ingente cantidad de afectados que recibía. A pesar del trabajo frenético de médicos, enfermeras y de todo aquel que con conocimientos básicos de medicina se prestó a ayudar, los heridos se amontonaban y la situación empezó a desbordarse. Ante la magnitud de la tragedia, D. José Garnica, alcalde de la ciudad, pidió auxilio a los pueblos mas cercanos y a las autoridades de Granada y de Jaén, que a lo largo de la noche enviaron varios equipos de transfusión de sangre, médicos y ambulancias para recoger a los heridos mas graves y trasladarlos hasta los centros hospitalarios de ambas ciudades. Al mismo tiempo la Iglesia de Consolación abría sus puertas ante la avalancha de devotos en plegaria por la suerte de los heridos y el Altar Mayor se llenaba de velas como nunca después se ha vuelto a ver. El templo permaneció abierto durante toda la noche. Fallecieron en el Hospital Civil de la calle Rosario: D. Pedro Lizana Veja, de sesenta años; D. Juan Antonio Sánchez Salas, de veinte años y natural de Montefrío, y D. Juan Garrido Martín, de veintidós años. Fueron enterrados el día 23 a las doce y media de la mañana en una ceremonia celebrada en la iglesia de Consolación y a la que asistieron las autoridades provinciales. El comercio local cerró y se suspendieron los días que quedaban de fiestas. Días después fallecían en los sanatorios de la Salud y de la Purísima de Granada: D. Marcelo López Castillo y D. José Romero Nieto. Francisco Ramírez Ruíz lo hacía en Jaén. En cuanto a los heridos, las crónicas no llegan a cuantificar el número exacto aunque lo eleva por encima del centenar, ya que muchos, los más leves, fueron atendidos en farmacias y en casas particulares escapando al control médico. Como suele decirse en cada tragedia, la cosa podría haber sido peor y la suerte jugó un papel fundamental. En el momento que cayó la estructura el único toro que había en el ruedo estaba muerto, mientras que los toriles se mantuvieron en pie, lo que evitó que los dos que aguardaban en su interior quedaran libres y la emprendieran a cornadas con los aterrados alcalaínos, que ya tenían bastante con reaccionar a lo sucedido. El día 4 de octubre de 1957 se celebró un funeral por las víctimas y se rezó una salve de acción de gracias. Inmediatamente la justicia abrió diligencias en busca de los responsables del accidente. Puede que la ruptura del cinturón de acero, al margen de la masificación, se debiera a un cúmulo de fatales circunstancias entre las que no cabe desdeñar el posible mal estado del cinturón, la irregularidad del terreno o el montaje defectuoso de la estructura. Según narraron a la prensa algunos testigos, nada más iniciada la corrida, varias puertas quedaron sin vigilancia y un gran número de personas lograron entrar sin localidad, lo que pudo sobrecargar la estructura de la plaza. Por otro lado, el hecho de producirse el derrumbe en el momento exacto en que el público se encontraba en pie y ovacionando al diestro local "Pepete", hace pensar que el movimiento de los espectadores pudo ayudar a desestabilizar la plaza y provocar el derrumbe. (Fuente: Página web: llanillo.com y Página web: Blanco y Oro,  del cronista, don Juan Moreno Castro)